Sie sind auf Seite 1von 10

EL SONIDO Y SUS CARACTERISTICAS Y SUS CUALIDADES

Cualidades del sonido

Generalmente se utilizan cuatro cualidades subjetivas para describir un sonido


musical: intensidad, tono, timbre y duración. Cada uno de estos atributos depende
de uno o más parámetros físicos que pueden ser medidos.

Desde el punto de vista de la intensidad, los sonidos pueden dividirse en fuertes


y débiles. La intensidad depende principalmente de la presión sonora (intensidad),
pero también del espectro de parciales y de la duración.

El tono o altura es la cualidad que nos permite distinguir entre un sonido agudo o
alto y otro grave o bajo. Para un sonido puro el tono viene determinado
principalmente por la frecuencia, aunque también puede cambiar con la presión y
la envolvente.

El timbre de un sonido es la cualidad en virtud de la que podemos distinguir dos


sonidos de igual frecuencia e intensidad emitidos por dos focos sonoros
diferentes. El timbre se debe a que generalmente un sonido no es puro y depende
principalmente del espectro. Pero también depende en gran manera de la
envolvente y de la frecuencia.

La duración física de un sonido y la percibida están muy relacionadas aunque no


son exactamente lo mismo. La duración percibida es aquel intervalo temporal en
el que el sonido persiste sin discontinuidad.

Características del sonido:

1. Vibraciones
El sonido se genera por vibración de algún tipo de cuerpo. El sonido es un fenómeno físico. La
acústica es la parte de la física que analiza este fenómeno.
2. Medio de transmisión
El sonido necesita para transmitirse de algún medio, este puede ser sólido, líquido o gaseoso.
3. Propaga energía
El sonido es una onda que propaga energía.
4. Intensidad
El sonido tiene intensidad. La intensidad se refiere a la fuerza con que se percibe, que depende de
la amplitud del movimiento oscilatorio. En forma subjetiva, decimos que un sonido es fuerte o
débil. Cuando subimos el volumen de la radio, lo que hacemos es aumentar la intensidad del
sonido. La intensidad se mide en decibeles. Un murmullo se ubica en unos 25 decibeles; una
explosión puede tener una intensidad de 140 decibeles y dañar al oído.
5. Tono o altura
El sonido tiene tono (o altura). El tono de un sonido depende de su frecuencia, es decir, del número
de oscilaciones por segundo. A mayor frecuencia, más agudo resulta el sonido, a menor frecuencia
tendremos un sonido más grave.
6. Timbre
El sonido tiene timbre. El timbre es lo que permite diferenciar el foco emisor del sonido y depende
de las características de la fuente de aquel. Gracias al timbre podemos distinguir sonidos, aun
cuando estos tengan igual intensidad y tono (por ejemplo, somos capaces de distinguir voces
humanas entre sí, el sonido de diferentes instrumentos musicales, etc.).
7. Duración
El sonido tiene duración. Se refiere al tiempo que dura la vibración; puede ser largo, como una
sirena de bomberos, o corto, como un chasquido de dedos.
8. Eco
El sonido se puede reflejar. Es lo que conocemos como eco y se produce cuando la onda vibratoria
encuentra superficies perpendiculares a su paso. Estas superficies reflectantes deben estar
separadas del foco sonoro a más de 10 metros.
9. Aparato Auditivo
El sonido se percibe gracias al funcionamiento del aparato auditivo. En el interior de nuestros oídos,
las ondas sonoras hacen mover unos pequeños componentes llamados huesecillos que transmiten
el movimiento del tímpano al oído interno. El oído interno es luego responsable de transmitir las
señales al cerebro, mediante el sistema nervioso.
10. Velocidad del sonido
La velocidad del sonido es la rapidez en la que se propagan las ondas sonoras, bajo ciertas
condiciones conocidas de temperatura, en un medio determinado. Mientras más solido el medio
por el cual viaja el sonido, más veloz será. También, mientras más alta sea la temperatura, el
sonido viajará mejor.

EL SONIDO
El sonido (del latín sonĭtus, por analogía prosódica con ruido, chirrido, rugido, etc.), en física, es
cualquier fenómeno que involucre la propagación de ondas mecánicas (sean audibles o no),
generalmente a través de un fluido (u otro medio elástico) que esté generando el movimiento
vibratorio de un cuerpo.

El sonido humanamente audible consiste en ondas sonoras y ondas acústicas que se producen
cuando las oscilaciones de la presión del aire, son convertidas en ondas mecánicas en el oído
humano y percibidas por el cerebro. La propagación del sonido es similar en los fluidos, donde el
sonido toma la forma de fluctuaciones de presión.1 En los cuerpos sólidos la propagación del
sonido involucra variaciones del estado tensional del medio.

Representación esquemática del oído, propagación del sonido. Azul: ondas sonoras. Rojo:
tímpano. Amarillo: Cóclea. Verde: células de receptores auditivos. Púrpura: espectro de frecuencia
de respuesta del oído. Naranja: impulso del nervio.
La propagación del sonido involucra transporte de energía sin transporte de materia, en forma de
ondas mecánicas que se propagan a través de un medio elástico sólido, líquido o gaseoso. Entre
los más comunes se encuentran el aire y el agua. No se propagan en el vacío, al contrario que las
ondas electromagnéticas. Si las vibraciones se producen en la misma dirección en la que se
propaga el sonido, se trata de una onda longitudinal y si las vibraciones son perpendiculares a la
dirección de propagación es una onda transversal.