Sie sind auf Seite 1von 77

Fiesta de la niña pequeña y la víspera de Año

Nuevo - Una historia de amor


- por Alvo Torelli, Año Nuevo, 2017

(Mg, con)

Jodido A, pensé, ¿cómo me dejé hablar en esta fiesta de Nochevieja?

Tomé otro trago, el tercero ya y comencé a vagar, sin hacer contacto visual
con ninguno de los muchos juerguistas en la fiesta de Año Nuevo. Intenté
hacer una pequeña charla, pero estaba en el mal humor para tratar con
extraños. La única persona que conocía en todo el lugar era Derik, que me
había obligado a venir a "darme la espalda". No podía ver que prefería
revolcarme en casa, solo, lamiendo mis heridas sobre Sheena. Agregando
insulto a la lesión, Derik había encontrado un rincón oscuro aislado para
engancharse con una pelirroja. Realmente deberían ir a buscar una habitación.

Derik era mi viaje, así que me quedé atascado en la puta fiesta a menos que
quisiera conseguir un Uber. Pero en consonancia con la total tormenta de la
noche, mi teléfono estaba muerto. Bebida en mano, decidí ir a buscar un
teléfono. Estaba bastante seguro de que una persona aún podía pedir un taxi,
aunque no tenía experiencia con nada más que una aplicación.

Entonces, estaba vagando de una habitación a otra, con gente feliz de fiesta
por todas partes. Levanté la vista hacia la cima de una gran escalera de caracol
y vi una cara, apenas visible en la oscuridad, asomándose alrededor de una
columna ornamentada. Era una cara muy bonita, pensé. Pero en el segundo
que miramos a los ojos, la cara se echó hacia atrás y desapareció en la
oscuridad. Al no tener suerte en la planta baja, decidí subir las escaleras y
echar un vistazo al teléfono de arriba, y además, me intrigaba que al menos
otra persona en la casa no participara en las festividades. Fue solo después de
que yo estaba en el piso de arriba, vagando por pasillos aparentemente
interminables y oscuros, que comencé a darme cuenta de qué castillo era la
casa.

"¿Quién eres tú?" De la oscuridad vino una pequeña voz, joven. Casi
tintineó. Me giré, pero no la vi.

"Uh, soy Eric", le dije a la habitación con poca luz. "Lo siento. Sólo estaba,
uh, ¿buscando un teléfono?"

"¿Por qué no estás en la fiesta?" Una voz tan bonita, como música suave y
asustada.
"Yo, bueno, no lo estaba pasando muy bien en la fiesta. Supongo que quería
irme".

"¿Por qué?"

"Uhm, es una larga historia. Y es algo personal. Quiero decir ..."

"Es casi medianoche."

Miré mi teléfono, todavía muerto. "¿Lo es?" Le pregunté a la voz sin cuerpo,
intrigante.

"Todos se besarán, eso es lo que hacen a medianoche".

"Uhm, sí, eso es algo de la tradición", respondí. ¿Quién demonios era ella?

"¿Tienes a alguien a quien besar?"

"Una vez más, un poco personal. Pero bueno, no, no, no. Eso es parte del
problema, supongo". Esta era ahora, oficialmente, la conversación más rara de
todas.

Hubo silencio por varios segundos y luego la vi. Se apartó de la oscuridad de


una esquina de la habitación, su rostro apenas iluminado por la tenue luz que
venía de la habitación contigua. ¡Qué hermosa cara! Más cerca ahora, estaba
mirando la cara más bonita que jamás había visto. Mejillas, una nariz pequeña
y afilada y labios carnosos. ¡Delgado, curvando las cejas sobre los ojos más
grandes! Puede que haya gritado en voz alta, porque ella se echó hacia atrás,
solo por un segundo, antes de inclinarse hacia atrás en la semiligera.

La niña dio un paso vacilante hacia adelante y su pequeño cuerpo salió a la luz
tenue. Apenas medía más de cuatro pies y medio. Su cabello era negro
azabache y caía hasta su pequeña cintura, con un cuerpo suave en todo su
grosor, de modo que parecía girar a su alrededor incluso cuando ella no se
movía. Ella era impresionante. Era muy joven, demasiado joven. Su cuerpo
estaba envuelto en una especie de vestido blanco sin forma y sin forma, con
múltiples capas de tela blanca translúcida y transparente que flotaba a su
alrededor mientras se movía. Insinuaba la forma debajo, pero la cubría desde
el cuello hasta los pies, dejando solo sus delgados brazos desnudos.

Me di cuenta de que estaba boquiabierto y abruptamente cerré la boca.

"Lo siento, me entrometí ..." comencé.

"Soy Eve", me interrumpió. Ella parpadeó esos grandes ojos oscuros y mi


pulso saltó dos latidos.
"Oh. Bueno, hola Eve", dije estúpidamente. Mi cerebro no estaba funcionando
bien. "Uhh, Eve ...?"

"Galón," dijo Eve. "Eve Gallon".

"¿Esta es tu casa, Eve?"

"Vivo aquí, con mi mamá".

"Uh, y tu papá?"

"No tengo un papi". Dijo Eve La declaración parecía equivocada de alguna


manera, pero la dejé ir.

"Eres muy bonita, Eve", dije y me arrepentí al instante de mi estupidez


continua. No puedes decirle a una niña pequeña, en un espacio tranquilo,
aislado y oscuro, que es bonita. Joder, ¿quería que me arrestaran o algo? "Lo
siento ..." Pero ya era demasiado tarde. Eve había palidecido y se había puesto
la mano en el pecho.

Pensé que Eve iba a saltar, como un conejo asustado, pero un momento
después dijo: "Es casi medianoche".

"Uh, claro, supongo." ¡Ah, qué conversadora deslumbrante! Idiota. Traté de


recuperarme. "Uhm, Eve, no me refiero a hacer palanca pero, ¿cuántos años
tienes?"

"Es mi cumpleaños", dijo ella.

Parpadeé de sorpresa. "¿Tu cumpleaños es víspera de año nuevo? Y tú eres ..."

Esos grandes ojos me miraron y ella se mordió el labio, vacilando, luchando


con la respuesta. No entendí del todo su temor. "Tengo once, hoy."

¿ONCE? Jesus jodido cristo

"Wow. Está bien. Bien, feliz cumpleaños, Eve." Me las arreglé para
tartamudear.

Me di cuenta de algo muy muy malo. No sé cómo había sucedido, pero de


alguna manera, mientras hablábamos, Eve y yo nos habíamos acercado más y
más, paso a paso. Yo estaba mirando hacia abajo en su hermoso
rostro. ¿Cómo se acercó tanto? ¿Por qué sus labios estaban tan llenos y cómo
brillaban sus ojos oscuros tan ferozmente en la luz tenue? ¿Por qué me miraba
como si se suponía que debía estar haciendo algo?
"Es casi medianoche."

Escuché el primer timbre de un gran reloj, en algún lugar no muy lejano, un


bajo y retumbante "¡Bong!"

"Lo es", dije y de alguna manera estábamos aún más cerca. Su rostro se volvió
hacia arriba y se inclinó y luego una mano delgada estaba descansando
suavemente contra mi pecho.

"Lo harías, ¿podrías ... oh, me besarías? ¿Por suerte?"

'Bong!'

Esa vez mi corazón se detuvo.

"¿Estás seguro?"

'Bong!'

"Sí por favor." Había tanto anhelo en su infantil tintineo musical. ¿Cómo
podría decepcionar a una niña tan dulce?

'Bong!'

Me doblé. Nuestros labios se tocaron, apenas, suavemente. Un dulce y suave


beso para una dulce niña a medianoche en la víspera de Año Nuevo. Quería
simplemente rozar sus labios con los míos, pero ...

'Bong!'

Mis brazos rodearon su pequeño cuerpo, mis rodillas se doblaron y la levanté


en mis brazos, nuestros labios aún apenas, apenas tocándose. Ella dio un
suspiro torturado y sus labios se separaron ...

'Bong!'

Y nuestro beso se hizo profundo y sorprendente. Deslicé un brazo debajo de


su culo y muslos para sostener su cuerpo ligero, girando sus piernas hacia un
lado mientras sus temblorosos brazos se envolvían alrededor de mi cuello. Tan
pequeño y sin peso. Tan apasionado

'Bong!'

Labios apretados firmemente, acariciando con avidez unos a otros. Lenguas


tocando ligeramente, luego explorando ...
'Bong!'

Aplasté el pequeño cuerpo contra mi pecho. Yo estaba temblando. Ella estaba


temblando

'Bong!'

Mis dedos se entrelazaron en su grueso cabello largo. Bebí en su boca. Nunca


iba a dejar ir. Yo iba a...

'Bong!'

Eve gimió y apretó sus brazos alrededor de mi cuello. Sin hablar ella rogó por
algo ...

'Bong!'

La desesperación creció. Esto era una locura. ¿Qué estaba haciendo? Rasgué
mis labios y me incliné para ponerla de nuevo en el suelo. ¡No puedes estar
besando apasionadamente a un niño de once años! Me dije a mi
mismo ¡Ciertamente no puedes estar haciendo las otras cosas horribles que tu
polla quiere hacer!

Sentí, en lugar de escuchar, el suspiro desesperado cuando los brazos de Eve


comenzaron a soltarme el cuello.

'Bong!' La medianoche había terminado. El año nuevo estaba aquí.

Por un breve momento las manos de Eve me agarraron del cuello. Sus dulces
labios estaban justo al lado de mi oreja y susurró, casi demasiado bajo para
escuchar, "¡Gracias, Eric!" Su anhelo y mi nombre, en su voz musical,
enviaron un shock a través de mi sistema que no se desvaneció.

"Uh, creo que será mejor que regrese a la fiesta, Eve", dije. "Pero me alegro
de haberte conocido".

Eve solo me miró con esos enormes ojos oscuros y mordisqueó nerviosamente
su labio inferior. Pero luego dejó caer sus ojos al suelo, incapaz de mirarme
más, y una mirada de decepción inundó su joven rostro. Por primera vez me di
cuenta de lo pequeña, delgada y joven que era. ¡Le di las gracias a mi suerte
de que nadie se hubiera acercado a nosotros!

"Está bien", dijo Eve al suelo. "Debería estar en la cama de todos modos,
antes de que mamá me encuentre. Pero, bueno, ... gracias". Y luego ella se fue
sin otra palabra, su ropa fluida revoloteaba a su alrededor. La vi desaparecer
en una esquina del largo pasillo y luego oí que se cerraba una puerta.
De repente me sentí muy solo.

La fiesta estaba en pleno apogeo ahora que había llegado el nuevo año. Era
notable el grado en que las personas se habían emparejado. Me estaba
sirviendo otra bebida cuando escuché una cálida voz femenina, con un ligero
y sexy acento, diciendo: "No creo que nos hayan presentado". Me enderezé y
me convertí en el rayo de una sonrisa encantadora.

"Oh, hola, eh, soy Eric - Eric Prehn. Vine con Derik".

El agarre de la mujer era fuerte, pero su mano era suave y suave. "Disculpe.
Soy una terrible anfitriona por dejarte ir sin ser bienvenido por tanto tiempo.
Soy Chloe. Encantada de conocerte Eric".

La sonrisa de la mujer era atractiva y acogedora. En circunstancias normales,


me habría sentido atraída por ella, bastante atraída. Solo había un problema:
mirándola a la cara, todo lo que podía ver era a la hermosa niña de once años
que había dejado arriba. Chloe era obviamente la madre de Eve, y ver la cara
de la niña tan claramente representada en su madre fue discordante, por decir
lo menos.

"Esta es una gran casa", dije para hacer una conversación.

"Oh, sí, gracias", respondió Chloe. "Es agradable, ¿no? Aunque es mucho para
los dos de nosotros hacer ruido. Lo extrañaré".

"¿Te lo perderás?"

"Sí, nos vamos a mudar pasado mañana. Tenemos que volver a Europa, a
Francia. Estamos volando a París".

Inesperada alarma inundó mis venas. ¿Por qué debería importarme si esta
mujer se estaba alejando? No quería admitir la razón para mí mismo: era
irracional, ridículo, equivocado, incluso peligroso. Pero aún...

"Wow, ¿vas a llevar a Eve a Francia?"

Oh, mierda. No acabo de decir eso, ¿verdad? ¡Mierda!

Sorpresa, luego la alarma y la sospecha iluminaron el rostro de Chloe. "¿Eve?


No creo que haya mencionado el nombre de mi hija".

Varias mentiras revolotearon por mi cerebro, pero permanecer cerca de la


verdad es siempre la mejor mentira. "Oh, sí, la conocí. Estaba, uh, arriba,
buscando un teléfono y me encontré con ella. Sabes, creo que estaba tratando
de echar un vistazo a la fiesta. De todos modos, muchacha encantadora.
Parecía muy dulce."

Chloe entrecerró los ojos y miró hacia el techo, como si pudiera ver a través
de la madera y dirigirse hacia donde estaba su hija. "¡Zut! ¡El pequeño
scamp!"

Solté un suspiro de alivio. Chloe quería ir a ver cómo estaba su hija, pero yo le
ofrecí una bebida y ella dudó, luego aceptó. Lo hice un cóctel fuerte y
dulce. Muy pronto hablamos animadamente sobre su nuevo trabajo, su
entusiasmo por ver a su familia en Francia, junto con el dolor de tener que irse
de Estados Unidos y vender la gran casa que había heredado cuando su esposo
murió tres años antes. Amaba a Los Ángeles y deseaba poder quedarse, pero
sin la visa de trabajo de su esposo, ya habían pasado demasiado tiempo en su
bienvenida a los Estados Unidos. Más alcohol siguió reduciendo la reticencia
inicial de Chloe. Eventualmente, incluso descubrí algunos detalles sobre Eve,
sobre cómo fue educada en el hogar y protegida, y probablemente demasiado
ingenua para su edad.

Era fácil hablar con Chloe. Incluso describí mi ruptura con Sheena y no había
pensado que estaba lista para hablar de eso con nadie. Perdimos la noción del
tiempo. La fiesta estaba terminando, con solo unos pocos fiesteros de núcleo
duro aún por ahí. No había ni rastro de Derik: me había abandonado, de
nuevo, ¡el imbécil! Probablemente me vio hablando intensamente con Chloe e
hizo suposiciones.

Chloe tuvo otra de mis mezclas fuertes antes de que finalmente me hiciera un
pase. Afortunadamente, había estado bebiendo cerveza de raíz durante un par
de horas y, a pesar de lo atractiva que era, Chloe no era la chica en la que
estaba centrado mi cerebro. Todo lo que podía ver eran los grandes ojos
oscuros de otra persona. La rechacé educadamente, porque no quería
aprovecharme de alguien que había bebido tanto, ni me interesaba una
aventura de una noche, ni siquiera con alguien tan hermosa. Realmente no
importaba mucho. Chloe se desmayó en un sofá diez minutos después.

Me dije a mí misma que estaba siendo un caballero cuando cargué la forma


floja de Chloe por las escaleras y la llevé a la habitación principal que había
visto antes. Me quité los zapatos y la deslicé debajo de las sábanas,
completamente vestida. Pero todos sabemos que solo estaba racionalizando,
buscando una excusa para volver al piso de arriba, donde podría, una vez más,
toparme con una cierta niña bonita. Y no me sorprendí cuando apagué la luz
de la cabecera y me di la vuelta para ver un par de grandes ojos oscuros que
me miraban desde el borde de la puerta, un par de ojos que se desviaron en el
segundo que miré en esa dirección.
Mientras avanzaba por el pasillo, alejándome de las escaleras, pasé por dos
habitaciones y estaba a punto de pasar a otra habitación oscura, sin luz,
cuando un pequeño movimiento llamó mi atención. Me detuve y dije en voz
baja: "No creo que se suponga que debas estar fuera de casa tan tarde".

La hermosa y musical voz de Eve susurró desde la oscuridad. "¿Te gusta


ella?"

"¿Qué? ¿Quién, tu mamá?"

"¿Te gusta ella?"

"Um, supongo, ella parece bastante agradable".

"Ella no lo es. ¡Ella trató de besarte!"

"Bueno, sí, pero se suponía que no debías ver eso". Dios, quería ver esa cara
bonita de nuevo. "Y no le devolví el beso", añadí con suavidad.

El rostro de Eve se apartó de la oscuridad lo suficiente para que pudiera


distinguir la curva perfecta de su pómulo y su exquisita nariz pequeña. "¿Por
qué?"

"Porque es muy, muy malo besar a una chica cuando estás pensando en cómo
preferirías estar con otra chica", le dije.

Escuché la rápida toma de aire y pude distinguir la forma en que sus grandes
ojos se ensancharon. Ella preguntó, como esperaba que lo hiciera, "¿quién?"

Hice una pausa, inclinándome e inclinándome hacia la oscuridad, esperando


pacientemente. La hermosa niña fue menos paciente, y pronto se inclinó hacia
la luz, mordiéndose el pequeño labio tembloroso. Estábamos a solo unos
centímetros de distancia. Cerré la mitad de la distancia. "Tú", le susurré.

Y luego la estaba besando de nuevo y sus delgados brazos me rodeaban el


cuello y me devolvía el beso.

Me deslicé en la habitación de Eve y cerré la puerta incluso cuando nos


besamos. Estaba completamente negro, pero no me importaba. Solo quería
sentir su pequeño cuerpo cerca de mí, sofocarla con mis cálidos abrazos y
besos. Me condujo a través de la habitación, retrocediendo y sin soltarme el
cuello, hasta que nos topamos con una cama. De alguna manera, encendió una
lámpara de noche y pude verla, completamente, por primera vez. Su belleza
dejó de respirar y la apreté, besándola aún más fuerte. Mis dedos se
entrelazaron en su largo y grueso cabello negro y la apreté mientras la bajaba
lentamente hacia la cama.

Mi cerebro estaba en llamas. Nunca me había sentido tan apasionado por


nadie. Dejé de lado su maravillosa boca y perdí besos hasta su garganta
desnuda. El niño se apretó contra mí y gimió. Los dedos de ambas manos
agarraron el pelo en la parte posterior de mi cabeza.

La voz de la niña de Eve sonó "¡Oh, Eric, Eric!" Mi nombre en sus labios me
inflamó.

La presioné contra la suave cama, sentándome de lado, en el borde de la cama


y inclinándome sobre ella. Mientras mordisqueaba su suave cuello, mis manos
la agarraron por el hombro y la cintura, frustradas por las capas de tela diáfana
de su prenda. De repente, me puse de pie junto a la cama y la levanté con una
fuerza sorprendente. Con Eve de pie en la cama, éramos exactamente la
misma altura. Acerqué su cara a la mía para otro largo beso, abrazándola tan
cerca como ella me abrazaba. Pero rompí nuestro beso y me aparté de la cama,
bebiendo en su delgada y pequeña forma, como un fantasma de pelo negro
con un vestido suelto.

¡El vestido tenía que irse! Avancé de nuevo, pero la niña extendió las manos
para protegerme. Pensé que me había movido demasiado rápido, la asusté
demasiado. Eve tembló como un conejito y se mordió el labio inferior con
adorablemente, mirando como si pudiera saltar en cualquier segundo. Me
detuve, a un pie de ella, esperando no haber roto el hechizo. El alivio me
inundó cuando, unos segundos más tarde, Eve bajó lentamente los hombros de
la prenda que fluía sobre sus brazos, uno y luego el otro. Ella cruzó los brazos
delante de ella, sosteniendo la tela de caer. De repente, ella no pudo mirarme y
sus ojos se fijaron en el piso entre nosotros. Incluso en la tenue luz podía ver
cómo se sonrojaba.

Extendí la mano y levanté suavemente la barbilla de Eve hasta que ella me


miró a los ojos. "Eres tan hermosa," susurré.

Eve me miró fijamente, e inhaló bruscamente. Ella todavía dudó, pero le


sonreí y de repente dejó caer su vestido de película a la cama. Una vez más,
no podía mirarme, temerosa de lo que yo pensaría de su forma desnuda,
porque estaba, de hecho, completamente desnuda.

"Entonces, hermosa", dije con asombro. Y lo dije en serio. Ella podría ser una
niña, pero la pequeña Eva era increíblemente hermosa. Tenía los pechos más
pequeños e inmaduros, solo unos pequeños montículos de suave piel que
rodeaban unos perfectos pezones y aureola rosados. La luz suave acentuó su
perfección, proyectando sombras como invitaciones a la exploración. Su
cuerpo joven tenía una forma real: la cintura más pequeña que se hinchaba
hacia abajo en un culo perfecto y redondo. Y entre sus piernas, nunca imaginé
semejante perfección.

Me quité el abrigo y me saqué la camisa, sin querer joder con los


botones. Entonces no pude esperar más. Agarré el delgado cuerpo de Eve y la
apreté contra mi pecho mientras la besaba de nuevo. Su piel cálida y perfecta
ardía contra mí. Ella me devolvió el beso con desesperación. Pasó por mi
cerebro preguntarme por qué este niño estaba tan necesitado de esta
interacción física apasionada. Pero estaba demasiado lejos con mi propia
necesidad de que ella hiciera una pausa y le preguntara sobre eso.

Cuando me lancé para besar y mordisquear el cuello de Eve justo debajo de su


mandíbula, ella se arqueó de nuevo hacia mí y se retorció. Con una mano
entrelazada en su hermoso y grueso cabello y una mano que agarraba su culo
perfecto y desnudo, ejercí mi control sobre ella. Era un pequeño conejo al
alcance de un lobo y gruñí mi pasión mientras se retorcía por las sensaciones
que nunca había imaginado mucho menos experimentadas. Eve jadeó mientras
bajaba la cabeza y tomé el primero de sus pezones vírgenes en mi boca,
haciéndolo estremecer con mi lengua, presionándolo contra mis
dientes. "Mmmmm! Eric, oh!" No ignoré el otro pezón y los gemidos de
desesperación de Eve se hicieron más fuertes y frecuentes. Instintivamente,
con las manos aferradas a mi pelo oscuro, intentó apartarme, para detener el
placer tortuoso que su cuerpo no tenía.

Levanté a Eve y prácticamente la tiré sobre el suave colchón. Ella gritó en


shock, pero luego se rió cuando me acerqué a ella para hacerle cosquillas en
las costillas y continuar mi ataque sobre sus preciosos pechos nacientes. La
música tintineante de su vocecita era mágica. Alternó entre tratar de alejarme
y agarrarme del cuello y la espalda para apretarme más, todo el tiempo sin
control incontrolable con alegre tormento.

Pero me puse más serio. Agarré un pequeño muslo con cada mano mientras
arrastraba besos hasta el pequeño ombligo de Eve. Ella jadeó, arqueó su
espalda y rugió con risitas mientras la hacía cosquillas con mi lengua. Me
aproveché de ella mientras no tenía control, presionando sus piernas hacia
atrás y separadas para revelar los magníficos montículos de carne que
custodiaban su coño. Sin dudar ni advertir, cierro la distancia y deslizo mi
lengua entre sus gruesos montículos. La probé y ella era miel pura.

"¡Oh dios! Eric, Eric, oh dios!"

Sentí los dedos pequeños de Eve arañando mi cabello, no estoy seguro si ella
estaba tratando de alejarme o forzarme más fuerte. Pero no importaba. El lobo
la había probado y él quería más. El lobo quería que ella se retorciera, gritara
y viniera a saber que ella era suya. Ella estaba tan cálida por dentro. Mi lengua
lamía su carne rosada mientras forzaba sus piernas aún más
separadas. Retrocedí para mirar su perfección, luego levanté la vista con los
ojos fijos y sonrió mientras la veía palidecer y sonrojarse, mi inocente y
perfecta joya. Pero solo dudé por un momento antes de volver a zambullirme
en ese increíble y estrecho túnel, tan húmedo, caliente y necesitado.

Cuando agité la lengua con fuerza sobre el pequeño clítoris de Eve, ella se
retorció aún más fuerte. Hurgué en él, alrededor y alrededor, y luego empecé a
través de su coño de nuevo. Quería que ella perdiera el control. Quería que
ella gritara y temblara. Quería que ella se corriera. Quería que ella supiera que
yo estaba completamente y para siempre en control de su pequeño cuerpo, ella
era mi marioneta, mi juguete, mi amante. Nunca quise ni necesité a una
décima de lo que quería y la necesitaba en ese momento.

Y ella vino. Eve vino fuerte y rápido, ladrando mi nombre una y otra vez,
"¡Eric, Eric, Eric!" Estaba confundida y asustada y una parte de ella luchó
contra mí por el control, pero ella era mía. El lobo consumió al conejito y el
conejito no tuvo más remedio que temblar en las grandes mandíbulas del
lobo. La mantuve en marcha. La torturé, exquisitamente, lamiendo su pequeño
coño profundamente y masajeando su pequeño clítoris sin cesar. Cuando solté
sus muslos, no pudo evitar envolver sus piernas alrededor de mi cuello para
sujetarme con fuerza. Aproveché para alcanzar y agarrar sus pechos en ciernes
y pellizcar sus pezones, sacando un gemido redoblado. "¡Oh Dios, oh Dios,
Eric, Eric, por favor! ¡Por favor!" Estoy segura de que Eve no podría haberme
dicho si quería que me detuviera o que su orgasmo siguiera y siguiera,
seguramente ambos eran elementos de su lamentable súplica.

Estimulé a la pequeña Eva sin descanso durante varios minutos, deleitándome


con la forma en que su pequeño cuerpo se sacudió y retorció en mi agarre,
hasta que sentí que estaba cerca de colapsar. Me arrepentí. Me levanté sobre
mis codos y me acerqué a ella, uniendo nuestros labios una vez más para un
profundo e intenso beso. La dejo saborearse en mis cálidos labios. El cuerpo
de Eve se detuvo lentamente golpeando debajo de mí, pero presionó su coño
mojado en mi estómago y envolvió sus piernas alrededor de mi espalda, no
completamente capaz de renunciar a la intensidad de su orgasmo. Su
respiración era irregular y rápida. "¿Qué, qué, eso fue?" ella finalmente logró
ahogarse entre jadeos. "¿Qué me has hecho?"

Con una sonrisa maliciosa la besé de nuevo. Luego miré esos grandes ojos
oscuros mientras su respiración se hacía más lenta. Ella le devolvió la mirada,
en silencio, una vez más mordiéndose el labio inferior mientras su
nerviosismo se recuperaba.
"Dios eres hermoso, pequeño conejito," susurré. Sus ojos se encendieron. Y
entonces fue su turno de tomar mi cabeza y darme otro beso apasionado y
amoroso.

Sentí que la hermosa Eva necesitaba una pausa, un descanso para recuperarse
y procesar. Estar con ella era tan intenso y tan excitante. Tal vez yo también
necesito una pausa! Me giré hacia un lado y apreté su cara contra mi pecho
mientras acariciaba sus largas y gruesas trenzas. Le hice sentir el latido de mi
corazón, le hice saber que estaba latiendo por ella, por su belleza y por mi
deseo. Estuvimos en silencio durante varios minutos, cada uno de nosotros
procesando la fuerza de nuestra atracción y nuestras acciones. Pero podría
decir que a ella le encantaba ser abrazada y estar cerca. Ella trazó sus
pequeños dedos sobre mi pecho y envolvió su pierna desnuda sobre mi
pierna. Lamentablemente, todavía llevaba mis pantalones. Al menos me las
arreglé para quitarme los zapatos en algún lugar del camino.

"¿Estás bien?" Yo pregunté.

"Oh, oh, sí". Eve susurró de nuevo. "Fue, fue eso un, un ...?"

"¿Un orgasmo? Sí, pequeño conejito, eso fue un orgasmo. ¿Te gustó?"

Eve se tensó y pude ver que su rostro se sonrojó otra vez antes de que pudiera
responder. "Oh, uhm, ¿sí? Sí, me gustó? Es, ¿es siempre así?"

"Si estás con la persona adecuada, entonces sí. Sí, a menudo puede ser así,
quizás no siempre, pero a menudo".

"Oh dios. Yo no ..."

"¿Tienes miedo, pequeño conejito?"

Eve se acurrucó aún más fuerte, presionando más fuerte en mi cuerpo antes de
responder. "Um, un poco".

"Está bien tener miedo, un poco".

"¿Qué tengo que hacer?"

"Solo lo que quieras, conejito."

"¿Por qué me llamas así?"


"Porque tiemblas tanto y tu pequeña nariz tiembla y eres bonita, pequeña,
asustada y simplemente perfecta". No le dije cómo me hacía sentir como la
loba, lista para consumirla entera.

"Oh. Es, es bueno. Me gusta. Me gustas".

"También me gustas, pequeño conejito. Así que, mucho".

"Pero, yo, no sé qué se supone que debo hacer. ¡Lo siento!"

Casi pierdo la cabeza. Nunca había escuchado nada más excitante en mi vida.

"¿Tú quieres hacer más?" Me las arreglé para croar, apenas capaz de formar
palabras. Estaba segura de que ella escuchó el latido de mi corazón dos veces
más rápido.

El más pequeño de los susurros, apenas audible y casi sofocado por mi pecho:
"sí".

Oh jodeme Casi llego en mis pantalones. Con cuidado, me senté y la pequeña


Eve se puso de rodillas a mi lado hasta que estuvo sentada sobre sus
talones. Con su labio fuertemente apretado por sus dientes superiores, sus ojos
bien abiertos con anticipación y su pequeña nariz visiblemente temblando, se
ganó completamente su nuevo apodo. Me tomó toda mi fuerza de voluntad
para moverme lenta y deliberadamente cuando el lobo quería tomarla, fuerte y
rápido, y ahora.

Me deslicé hasta el borde de la cama y me puse de pie, girándome para


mirarla. Cinturón, cremallera, un empujón sobre las caderas y los pantalones
caídos al suelo. Eve se tensó y la preocupación pintó sus bonitos rasgos. Mi
erección estaba forzando a mis boxers. No vacilé más. Empujé los boxers al
suelo y me enderezé, con mi polla en plena atención y apuntando directamente
a mi conejito.

"¡Oh! ¡Es, es tan grande!" ella jadeó.

"Bueno, no, en realidad es de un tamaño medio", dije y me di cuenta de que


Eve nunca había visto una polla antes, y mucho menos una polla que rabiaba
con el deseo de desflorarla tan pronto como fuera posible. "Es simplemente el
tamaño normal. ¿Lo tocarás?

Eve se echó hacia atrás, aterrorizada. Yo había ido demasiado lejos. ¡Maldita
sea! La pobre niña, estaba traumatizada por la intensidad de mi deseo por ella,
como lo demuestra mi rabia. Pero no, no, ella estaba alcanzando,
tentativamente, una mano en su pecho y la otra estirándose frente a ella.
"Oh, Jesucristo", gemí en el instante en que su pequeña mano rozó el lado de
mi polla. No pude evitarlo. El shock que me recorrió fue demasiado
intenso. Quería agarrarla, forzarla hacia abajo, empujar mi polla
profundamente dentro de ella, en algún lugar, en cualquier lugar, no
importaba. "Oh, sí, sí, eso se siente bien". Me las arreglé para decir.

Cuando me arrodillé en la cama, Eve envolvió su pequeña mano alrededor de


mi erección y me miró a los ojos. "¿Realmente se supone que debo ir, ...
quiero decir, g-ir adentro? ¿Dentro de mí?"

"Todavía no, pequeño conejito", le respondí. "Y luego solo - solo si quieres".

Eve jadeó, pero mantuvo su mano en mi polla caliente. Y ella lo acarició,


lenta y cuidadosamente, como si pudiera romperse en su mano. Apenas podía
manejarlo. La vista del fantástico cuerpo de su hijo era increíble. Ella estaba
acariciando mi polla, ahora con sus dos pequeñas manos, a pesar de lo
asustada e insegura que se sentía. Sabía que no duraría mucho. Era demasiado,
demasiado erótico, demasiado estimulante. ¡Y la deseaba tanto! No dije
nada. Intenté no moverme demasiado rápido, pero entrelazé los dedos en su
cabello y la atraje hacia mí. Ella no luchó contra mí, pero sus ojos se abrieron
increíblemente enormes cuando sus labios llegaron a la cabeza de mi polla.

"Oh dios, oh dios". No pude evitar gemir. Las manitas de Eve acariciaron mi
polla arriba y abajo. Iba a explotar en cualquier momento. La más leve presión
adicional en la parte posterior de su cabeza y sus labios se separaron,
lentamente, lentamente, tomando la cabeza de mi polla en su boca. Su lengua
salió, dando vueltas y sondeando. "Oh, Jesús, Eva, Eva, oh Dios. Tengo que
hacerlo, tengo que hacerlo. ¡Oh Dios!"

Yo vine. Me obligué a no meterme la polla en la boca. Tomé toda la fuerza de


voluntad que pude encontrar, pero lo hice. Y ella nunca dejó de acariciar mi
polla ya que cada chorro de mi semen se disparó a través de mi polla
enfurecida y salió disparada a su hermosa boca. Era mi turno de temblar y
temblar, ya que tenía la eyaculación más memorable y agradable de mi vida,
al menos mi vida hasta ahora.

Eva fue increíble. Ella acarició rápidamente en el momento justo. Ella apretó
los labios y chupó las últimas gotas de mi semen en su boca como si le
hubieran enseñado lo mejor. Y ella sabía cuándo detenerse, el momento de
cesar sus tareas y dejarme ir. Dobló su bonita cara para mirarme a los ojos y
separó los labios. Un pequeño chorro de mi semen corrió por la comisura de
su boca y bajó por su mejilla. Sus ojos se entrecerraron y soñaron, y luego
cerró los labios y tragó, luego tragó otra vez. Tomó mi semilla en su cuerpo,
se lamió los labios, sacó el riachuelo del lado de su cara y luego se lo quitó del
dedo. Me quedé estupefacto.
"Lo hice, lo hice ..."

"¡Sí, sí! Lo hiciste perfecto. Eres perfecto. ¡Oh, Dios mío, pequeño conejito!
¡Eres tan hermoso!" Tomé a la pequeña Eve en mis brazos para besarla de
nuevo, luego me desplomé sobre el colchón blando, girándome y tirando de su
cuerpo desnudo encima de mí. "Eres increible." Le susurré y la besé de nuevo.

Eve se tendió sobre mí, con su cara presionada contra mi hombro y una mano
acariciando mi mejilla. Corrí lánguidamente la punta de mis dedos por su
espalda desnuda, culo y muslos. Ella se estremeció ligeramente con cada
pase. Sentí que podía quedarme allí para siempre, contenta de abrazarla y
tocarla y ... bueno, y mi polla volvió a estar completamente atenta en un
minuto. La pequeña tonta era sexy más allá de lo creíble y todavía la quería
más de lo que creía posible.

"Eric?" Dios, me encantó esa versión tintineante de mi nombre.

"¿Conejito?"

Eve se rió del nombre. Mi corazón saltó dos latidos. ¿Qué me estaba pasando?

"Podemos, uh, bueno, podemos ..." ella se calló y hundió su rostro más
profundo en mi hombro, escondiéndose de mi mirada.

"¿Podemos qué, Eve?"

Silencio y más silencio. "¿Quieres, oh, oh, quieres ..."

"¿Voy a qué, cariño?"

Un temblor. No podía verlo, pero sabía que ella se estaba mordiendo el


labio. ¡Nunca me cansaría de la vista!

"¿Quieres, me jodas, por favor?"

La palabra desagradable sonaba mal, sucia y mala, y mi corazón casi


explotó. Sin previo aviso, me di la vuelta, llevando a Eve conmigo. La
coloqué en la cama, mirando su hermosa cara con sus muñecas atrapadas en
mis manos, sujetándola hacia abajo. La controlé completamente. Era mucho
más grande, más fuerte y dominante, mucho más capaz de tomar lo que
quisiera del niño. ¡Y quería tanto! Quería todo lo que ella tenía.

"¡No!" Le espeté en un susurro áspero. "No lo haré." Eve parecía aturdida,


aterrorizada y casi llorando. Ella luchó contra mis manos y se tensó por todas
partes hasta que hablé más suavemente. "No, Eve, querido, mi dulce y
pequeño conejito. No te follaré. Te haré el amor. Te ayudaré a convertirte en
una mujer. Te daré la alegría de unirte con suavidad, cuidado y
amorosamente. Lo haré. Te quiero y lo que me das ". Hablé suavemente y
miré sus grandes y hermosos ojos oscuros hasta que el miedo comenzó a
agotarse y ella se relajó.

Cuando nos besamos fue magnífico. Cálido, fuerte, mutuo y sin nada
retenido. Fue entonces cuando supe que estaba enamorado. Fue entonces
cuando supe que me iba a follar los sesos a una hermosa y sexy niña de once
años.

Pero no del todo todavía.

Me levanté y gentilmente, pero con fuerza, rodé a Eve sobre su


estómago. Arrodillándome junto a ella, acaricié la perfecta y suave piel de su
espalda, luego su culo y sus piernas, hasta llegar a sus pies. Su risa tintineante
me llenó de alegría cuando golpeé sus puntos cosquillosos. Fue tentador
hacerle cosquillas hasta que ella gritó, pero no lo hice.

Las piernas de Eve se separaron solas, una invitación. Mientras masajeaba


ligeramente su cuerpo, de vez en cuando deslizaba un dedo entre sus piernas y
trazaba los contornos de su vagina, acariciando los hinchados pliegues
externos y luego los labios internos casi imperceptibles. Cada vez que invadía
ese espacio ella estaba más mojada y cada vez se tensaba un poco menos. Ella
abrió sus piernas aún más lejos para mí, y entré a ella con cuidado, hasta que
sentí su himen. Incluso alrededor de un dedo, su caja era apretada, cálida y
palpitante.

Pero cuando salí de su hendidura infantil para presionar la punta de un dedo


contra su capullo de rosa, ella respiró rápido y se tensó. Su cuerpo leía terror,
pero no dijo nada. Ella estaba tratando de complacerme, incluso entonces, y
me dio una alegría que nunca antes había sentido.

Estaba loca por esta hermosa niña, mi conejito, mi sorpresa de Nochevieja.

Dejé las burlas y las cosquillas y me concentré en el cuerpo perfecto de


Eve. Cada centímetro de ella era la perfección. Ella tenía el culo más
increíble, perfecto! Le di un masaje, la acaricié y la acaricié hasta que la
relajación pasó a la excitación y la excitación al deseo inflamado. Y sin previo
aviso, la hice rodar sobre su espalda, con su pequeño trasero levantado del
colchón por un par de almohadas debajo de sus caderas.

Eve jadeó mientras me inclinaba sobre ella, imponiendo mi tamaño y fuerza


sobre su pequeño cuerpo. Sus pequeñas piernas estaban abiertas por debajo de
mi bulto. La besé antes de que ella pudiera decir una palabra, y ella le
devolvió el beso con ferocidad. Ella estaba lista Ella me queria Ella estaba
aterrorizada.

Levantándome en un brazo me moví hacia adelante. La hermosa cara de Eve


estaba debajo de mi pecho y ella tiró sus brazos a los lados, agarrando las
sábanas. Por supuesto que se estaba mordiendo el labio mientras su pequeña
nariz temblaba de miedo. No lo tendría de otra manera. Coloqué la base de mi
polla en el delgado y rosado canal de su coño y dejé que mi peso presionara
hacia ella.

"Oh, oh, Eric!"

"Está bien, pequeño conejito".

"¡Oh, tengo miedo!"

Pisé la longitud de mi polla a través del valle de Eva del cálido y húmedo
cielo. Entonces otra vez, presionando aún más fuerte, pero con cuidado de no
dejar que la cabeza de mi furiosa erección se deslice dentro de ella. Aún no.

"Oh dios, oh dios, ¿es esto?" Preguntó la voz tintineante que inflamó mi alma.

Pisé mi longitud contra ella otra vez. "No, pequeño conejito, todavía no. Tiene
que ir dentro de ti. Por todo el interior".

"No, no, tengo miedo, es demasiado grande. Por favor. ¡Oh, oh!"

"Solo cuando estés listo, pequeño conejito. Haré esto por ahora. ¿Se siente
bien?"

"Sí, sí, muy bien. Ohhh".

"Se sentirá aún mejor dentro de ti".

"¡Nooo! Oh, oh dios. No ... Oh, pero sí, sí, lo quiero dentro de mí. Eric, por
favor, ¡OH!"

El menor cambio en la posición llevó la cabeza de mi polla a sus labios. Tomé


cada onza de mi voluntad para no golpear y follar su diminuto cuerpo con
abandono. Utilicé mi mano para colocar la punta de mi polla entre sus labios y
la hice girar en la humedad, sentándola firmemente, lista para la acción.

"No, no, no, tengo miedo!"


"Está bien, Eve, no te preocupes. Puedo parar". ¿Qué diablos estaba
diciendo? ¡No podría parar! Yo tenía que tenerla. ¡Tenía que tenerla
AHORA! ¡Mi mente daba vueltas y el lobo estaba ganando el control!

"¿W-dolerá?"

"Sí, conejito, te picará".

"¿Te dolerá mucho?"

"No lo sé, cariño. Nunca sentí lo que tienes que sentir. Pero no lo creo. Creo
que te dolerá por un minuto y luego se sentirá bien. Será lo mejor que jamás
hayas sentido". en tu vida. Incluso mejor que cuando yo ...

"Oh Dios, hazlo, hazlo ahora, antes de que yo ..."

Empujé la cabeza de mi polla en la humedad de Eve. Ella era increíblemente


pequeña y apretada. Quería embestir hacia adelante, todos a la vez, pero no
podía hacerle eso. La dejé acostumbrarse al estiramiento de su coño interior
alrededor de la cabeza de mi polla, usando mi mano para controlar mi polla
mientras la agitaba y la masajeé. Luego puse mi mano en la cama para
equilibrar mi peso y comencé a seguir adelante. Eve estiró el cuello hacia atrás
para mirarme a la cara.

"Eric, Eric, Eric, tengo tanto miedo ... ¡OH!"

Eve dio un ladrido de dolor cuando su himen cedió. Ella jadeó mientras yo me
mantenía firme, con tres pulgadas de polla siendo aplastada por su túnel
apretado. Esperé, impaciente pero firme en mi deseo de hacer que esto fuera
bueno para ella. Durante medio minuto ella jadeó, luego se mordió el labio y
asintió, incapaz de hablar. Sus ojos se llenaron de confusión cuando retiré la
mitad de mi polla que estaba incrustada en su coño de niña. Pero cuando
empujé de nuevo, ella soltó un gruñido y la arqueó de nuevo hacia mí.

Estábamos haciendo el amor. Estábamos acoplando y yo estaba acariciando


cada momento de ella. Y definitivamente estábamos follando. Yo estaba
follando a una hermosa niña que tenía apenas once años, veinte años más
joven que yo. Estaba loca por la lujuria y el deseo y, bueno, y el amor. Estaba
totalmente, locamente enamorada.

Con cada empuje lento y medido, profundicé un poco más en mi amante de


los niños. Eve gimió cada vez, pero podía decir que el dolor estaba pasando
rápidamente. Pronto, ella estaba levantando sus piernas más arriba, girando
instintivamente sus caderas para darme un acceso aún más profundo a su
pequeño cuerpo. Ella me estaba invitando a tomarla tan completamente como
pudiera. Ella comenzó a abrochar sus caderas hacia mí con cada golpe. Su
rostro se transformó lentamente de miedo a placer.

Aceleré mi ataque, empujando cada vez más rápido. Con casi toda mi polla
enterrada en la niña, estaba chocando contra su cuello uterino, incapaz de
penetrarla más profundamente. Estaba tratando de no lastimarla, pero no podía
frenar. El lobo había regresado, golpeando al conejito para someterlo, listo
para destrozarla.

Gracias a Dios que ya me había corrido o no hubiera durado un momento, no


importa cuánto lo intentara. Estaba tan apretada y cálida y se aferró a mi polla
con un deseo ardiente. Me concentré con fuerza, aguantándome tanto como
pude, pero todavía empujando dentro de ella tan rápido como pude. Yo quería
que ella viniera. Quería dispararle mi semilla mientras ella se retorcía en el
clímax. Yo estaba determinado. Pero fue duro, tan duro.

"Oh, oh, oh," Eve gruñó con mi rápido empuje. "Oh, está sucediendo, está
sucediendo. ¡Oh! ¡Eric, Eric!" Incluso cuando estaba siendo follada y
entrando en un gran orgasmo, su vocecita era fascinante, tintineando
música. "Ohhh!"

Vine, como ella lo hizo. El esperma caliente hirvió a través de mi polla, la


sensación más exquisita, y se disparó profundamente en el cuerpo
desprotegido de mi pequeño amante. Un repentino destello de miedo culpable
se disparó a través de mí. ¿Desprotegido? Pero no, no, es demasiado
joven. No es posible. Más y más de mi semen escaldado hizo el maravilloso
viaje de mis bolas a su cuerpo.

Respiraba con dificultad cuando me derrumbé en la cama, me giré y tiré de mi


amante encima de mí, a horcajadas sobre mi cuerpo y aún empalado en mi
polla que se desinfla lentamente. Ella yacía jadeando con su cara y palmas en
mi pecho agitado.

"¿Pequeño conejito? ¿Estás bien?"

Eve no respondió por varios segundos, luego finalmente una voz débil y suave
dijo "sí".

Le acaricié el hermoso cabello negro que caía en cascada alrededor de su


cuerpo desnudo. Mi respiración se hizo más lenta y sentí que su corazón
también se hacía más lento. "Eres tan increíble", le susurré.

"D-lo hice bien?" preguntó el diminuto tinkle.

"¡Oh, Dios mío, conejito! Fuiste el mejor. Eres el mejor. ¡Eres increíble!" La
agarré por un lado y la levanté para mirarme a la cara. Mi polla se deslizó
fuera de ella y sentí que el semen caliente corría por mi estómago, pero no me
importó. Tuve que mirar a mi hermosa niña a la cara. Tuve que demostrarle
que quise decir lo que dije. Sus enormes, asustados y oscuros ojos se clavaron
en los míos. "Eres la chica más hermosa del mundo y la mejor amante que un
hombre podría imaginar y ... te amo. Lo siento, pero lo hago, te amo".

La besé y la sostuve con fuerza para que no pudiera escapar de mis palabras
impactantes. Pero ella no corrió ni peleó ni gritó. Envolvió sus delgados
brazos alrededor de mi cuello, me apretó con fuerza y me devolvió el beso con
cada molécula de su ser.

Nunca debería haberme dejado dormir. ¡Necesitaba irme! Estaba jugando un


juego peligroso: hacerle el amor a un preadolescente con su madre durmiendo
a solo tres puertas de distancia. Podría terminar en la cárcel por años. Pero no
podía dejar a Eve tan pronto como hicimos el amor, después de que ella me
dio su inocencia y le dije que la amaba.

Así que la abracé con fuerza y nos cubrimos con las mantas para evitar el frío
de la mañana. Su cara descansaba en mi hombro y su pequeña mano
acariciaba mi pecho, más y más lento, hasta que ella estaba durmiendo. Hice
todo lo posible para no quedarme dormida, sabiendo que necesitaba escapar,
pero inevitablemente, en el cálido y sorprendente confort de acurrucarme en
su pequeño cuerpo, sucumbí al sueño.

No podía pasar más de un par de horas después de que me despertaran. Miré


el reloj de Eve para ver que eran casi las seis, una hora antes del
amanecer. Me desperté bruscamente de pánico. ¡No debería estar aquí
todavía! Pero luego me di cuenta de lo que me había despertado: la dulce e
inocente pequeña Eva estaba acariciando mi polla con sus pequeñas y
delicadas manos. Mi cabeza casi explotó. La hermosa niña todavía me quería,
ella quería más de mí. Una oleada de lujuria barrió mi miedo al
descubrimiento.

"¡Oh Jesús, oh, oh, Eva!" Gemí cuando sentí que los pequeños labios del niño
envolvían mi dura virilidad. Tiré las mantas de nosotros para verla acurrucada,
sosteniendo mi polla en sus pequeñas manos y empujando su cabeza hacia
abajo para poner más de mi longitud en su boca. Su pequeña boca estaba muy
extendida. Ella retrocedió y giró su lengua alrededor de la cabeza de mi polla
y casi me desmayo. "Eva, pequeño conejito, oh dios," gemí de nuevo.

Ahora que tenía mi polla furiosa, la increíble niña se movió rápidamente y


llevó sus labios a los míos para un apasionado y anhelante beso. Su
significado era claro. Ella me quería dentro de ella, de nuevo. Ella quería ser
mi amante. Ella era feroz, pasaba las manos por mi cabello y tiraba con
fuerza. La aplasté en mis brazos.

En un instante supe lo que quería. Sabía que no podía detenerme, sin importar
lo mucho que necesitaba huir del peligro de estar con ella. La empujé lejos de
mí con fuerza, dando un grito ahogado a sus bonitos labios. Coloqué las
almohadas en la parte superior de la cama, tres de profundidad, luego agarré a
mi precioso conejito y la giré para que me mirara, empujando sus rodillas
sobre las almohadas. Eve agarró la cabecera y comenzó a temblar. La estaba
asustando, pero no me importaba. ¡Yo tenía que tenerla!

Arrodillándome detrás de Eve, mientras se arrodillaba sobre las almohadas,


envolví mis brazos alrededor de ella. Una mano atacó sus maravillosos y
pequeños pechos nacientes, ahuecando uno y luego el otro, torturando los
pequeños pezones entre el dedo pulgar y el pulgar. Mi otra mano fue entre sus
piernas. No lo dudé. Dos dedos la empalaron, cavando profundamente en su
humedad y follandola rápido y duro.

"¡Oh, oh, Eric! ¡Oh!" La vocecita de Eve estaba aterrorizada y emocionada en


partes iguales.

Me quedé en silencio mientras la estimulaba. Le di un golpecito a sus pezones


y ella se estremeció ante la sorprendente sensación. Luego encontré su
diminuto clítoris oculto y lo golpeé, incluso con un dedo aún empujando
dentro y fuera de su coño.

"¡Oh Eric, Eric!" Las manos de Eve estaban blancas por la tensión cuando
agarró la cabecera. Sus pequeños brazos se tensaron cuando su espalda se
arqueó y su cabeza fue empujada hacia atrás. Su asombroso cabello oscuro
fluía alrededor de su cuerpo como el agua.

Seguí mi ataque. Fui intenso y rápido y ferviente. La quería en el borde. La


quería al borde del orgasmo, lista, necesitada y desesperada. Quería que ella
supiera lo vulnerable que era, cuánto podía dominarla y usarla, y cuánto usaría
mi dominio de su pequeño cuerpo y mi mente joven para darle un placer
supremo.

"¡Oh Dios, Eric! ¡Por favor! ¡Por favor!" Su mendicidad me inflamó.

Entré en ella, por detrás, en un solo y rápido empuje. Y mientras lo hacía, ella
vino: un orgasmo total, estupendo y abrumador. Su pequeño cuerpo temblaba
por todas partes. Mi polla llenó su túnel apretado y empujé dentro y fuera de
ella con voraz necesidad, tan rápido como pude. Quería que su clímax durara
para siempre y usé todo lo que podía pensar: sus pechos, sus muslos, su
clítoris. Besé su cuello mientras la follaba. Le mordí la oreja. Entrelazé mis
dedos en su largo cabello y la forcé a avanzar para poder empujar más y más
fuerte dentro de ella y mostrarle cómo controlaba su pequeño cuerpo por
completo. Ella era mia. ¡Yo era su dueño! Quería que ella lo supiera. Quería
follar su cuerpo increíble, apretado, joven para siempre.

"¡Oh oh oh oh!" Eve ladró pequeños gemidos con cada empuje masivo de mi
polla. Su orgasmo siguió y siguió. No me dejaría. Toqué su clítoris mientras la
follaba. Giré su cabeza y acurruqué mi espalda, esforzándome por besarla. La
follé con mi lengua tan salvajemente como la follé con mi
polla. Incesantemente. Ella era una muñeca de trapo, temblaba y se agitaba en
mis manos y nunca dejé de meter mi polla dentro de ella, llenándola
completamente con cada golpe maravilloso.

Pero no podía soportarlo para siempre, no importa cuánto quisiera o cuánto


intentara. Yo vine. Arrojé otra carga masiva de mi semilla dentro de su
pequeño cuerpo. Ella ordeñó mi polla con su coño increíble. Cada gota, cada
semilla, dibujada muy dentro de ella. Fue el pináculo de mi vida.

Nos derrumbamos en la cama, ambos jadeando y sudando por el esfuerzo. Eve


agarró mi polla en su coño como si estuviera aterrorizada de dejarlo ir. Y tal
vez ella era. Tal vez ella sabía que nuestro tiempo no podía durar. Quizás
había sentido, en mi desesperación por tenerla de nuevo, que el mundo nos iba
a destrozar.

Miré el reloj y palidecí. ¡Era casi el amanecer! No podría ser atrapado aquí,
con ella. No me podían ver dejándola. ¡No podía quedarme!

Eve me sintió tensa y se retorció en mis brazos. Mi polla se cayó de su


pequeño coño y se volvió para mirarme. Me agarró la cara y me atrajo hacia
ella, besándome con labios asustados y temblorosos mientras la envolvía con
fuerza en mis brazos.

"Eric!" Eve dijo, retrocediendo. Mi corazón se estremeció ante la voz


tintineante. "Eric. Te amo!"

Pensé que había llegado al final de mi trágica historia, mi amor


prohibido. Dejé a la niña de mis sueños, a mi hijo amante, a mi mayor deseo y
al que me amaba, demasiado asustado de lo que sucedería si nos atrapaban
juntos. Me juró que no se lo diría a nadie. Ella me rogó que volviera, pero
ambos sabíamos que era imposible. Me escapé al amanecer, un cobarde
despreciable.
Más tarde, en mi pequeña casa en el valle, no podía dejar de pensar en
ella. No podía ver nada más que esos grandes y oscuros ojos, la hermosa y
larga melena negra, el cuerpo perfecto, pequeño e increíblemente sexy. Podía
saborearla en mi boca. Podía sentir sus besos. Me endurecí al recordar nuestro
amor. Yo estaba en el infierno La amo. No había cómo negarlo. Pero solo
tenía once años, casi veinte años más que yo. No podríamos ser. Fue
imposible.

Mil escenarios pasaron por mi cabeza. Podríamos salir corriendo. Podríamos


escondernos en una maravillosa fantasía lejana. Pero sabía que mis ideas
estaban locas. Tuve que vivir sin ella, dejarla ir, dejarla tener una vida sin
mí. Era mejor para ella, seguramente. Pero dios, era tortura.

Duré un día, apenas. No pude soportarlo Tenía que volver a verla, sin importar
qué. Corrí de vuelta al paso y subí las colinas donde la casa grande y solitaria
tenía mi amor, mi conejito, mi Eva. La casa me esperaba, paciente y vacía. Se
habían ido. Mi Eva se había ido. Lloré, pero sabía que era lo mejor. El destino
la había arrastrado lejos de mí, por su propio bien.

Y así me instalé en mi tragedia personal. Me lancé al trabajo y al ejercicio e


incluso traté de salir. Pero todo estaba vacío, un terrible desperdicio de vida. Y
sabía que nunca la volvería a ver.

Pasaron los días, luego semanas y meses. Y luego, el primero de agosto, siete
meses después del infierno, mi timbre de la puerta sonó temprano en la
mañana.

Chloe estaba de pie en mi puerta y ella no parecía feliz. Parecía que estaba
tratando de decidir entre gritarme o simplemente dispararme en el acto. Nunca
me había sorprendido tanto ver a alguien en mi vida.

"Whoah!" Dije. Un compañero tan articulado.

"¡Debería hacer que te arrestaran! Pero prometí que no lo haría. ¡Pero sería
mejor que hagas algo sobre este maldito desastre, gilipollas!"

"Whoah", repetí y di un paso involuntario de regreso a la casa.

Chloe me siguió a la casa. Y luego me dio un puñetazo, fuerte, en el pecho.

"Ow, carajo!"

"¡Oooh! ¡Te prometí que no te harían arrestar, pero no te prometí que no te


mataría de muerte!"
"Jesús, basta", le dije mientras intentaba golpearme de nuevo. Agarré su
muñeca y la sostuve hacia un lado, y luego ella estalló en lágrimas.

"Oh, Dios, no tienes idea de lo difícil que ha sido. ¡La expulsaron! Y me dio
mucha vergüenza, y ella no me habló, y ..." Chloe enterró su cara sollozando
en mi pecho y gentilmente puse mi los brazos alrededor de ella Estaba tan
confundido. La madre de Eve sollozó en mi pecho por un minuto y luego,
furiosa, se apartó de mí y me miró con enojo. "¡Estúpido!"

"Jesús, ¿podrías por favor decirme qué está pasando?"

"¡Oh, joder! Velo por ti mismo, idiota". Chloe me ladró. Luego se dio media
vuelta y dijo a la puerta abierta, con más calma: "Está bien, cariño, puedes
entrar".

Y la chica de mis sueños se asomó por el marco de la puerta. Mi corazón dejó


de latir y casi me caigo de rodillas. Ella era tan, tan hermosa.

"Se va a enojar", le dijo la voz de Eve a su madre.

"Eso es lo que te preocupa, pequeño tonto, ¿que se enfadará? Oh, por el amor
de Dios. Si está enfadado, tendré que matarlo, ¿de acuerdo?"

Eve fijó su mirada en mis ojos y suplicó suavemente: "Por favor, Eric, por
favor, no te enojes".

"¿Cómo podría estar enojado contigo, conejito?"

Su apodo trajo una amplia sonrisa a la hermosa cara de Eve. Su madre dijo
"¡Oh, por favor!" Y luego Eva dio la vuelta a la jamba de la puerta y volvió a
mi vida.

Estaba embarazada de siete meses. En su pequeño cuerpo, la protuberancia de


su bebé era enorme. Nunca había visto nada más hermoso.

Sin una palabra o una mirada a su madre para pedirle permiso, tomé a mi
maravillosa niña en mis brazos, bebé y todo, y la besé con siete meses de
deseo desesperado. Y ella me devolvió el beso con igual fervor. Sentí que me
habían dado una segunda oportunidad en la vida misma. Escuché el jadeo
detrás de mí, la madre de Eve, pero por un largo tiempo ignoré el hecho de
que ella estaba allí de pie, observándome besar a su hija embarazada y
preadolescente.

Finalmente, dejé a Eve y rompí nuestro beso. Pero ella no se iba de mi lado y
mantuvo sus brazos alrededor de mi cintura, presionando su cara contra mi
pecho.
"Wow," escuché a Chloe decir suavemente y me volví para mirarla. "Ella dijo
que era amor, pero no le creí. Pero es amor, ¿no es así?"

"Sí", fue todo lo que dije, y Eve me abrazó con más fuerza.

"Entonces, ¿qué vamos a hacer al respecto?" Chloe preguntó y luego, en


buena medida, lanzó "¡gilipollas!"

Nos sentamos y hablamos durante horas. Chloe se dio por vencida por
completo con la idea de que Eve y yo nos uníamos, y además, la única forma
en que había podido hacer que Eve le dijera quién era responsable de su
condición era prometiendo no llevar a la policía ni a la ira de Dios abajo en mi
cabeza Con Eva sentada en mi regazo, con los brazos envueltos alrededor de
mi cuello y la cara contra mi hombro, fue difícil no ver que la niña estaba
enamorada. Tal vez no duraría para siempre, solo tenía once años, pero por
ahora era innegable.

Y, extrañamente, fue Eva quien sugirió la solución obvia. Por diferentes


motivos, Chloe y Eve querían volver a los Estados Unidos de forma
permanente. Pero solo tenían visas de visitantes de corto plazo.

"¿Por qué no te casas?" Preguntó Eve, inocentemente.

"¡¿Qué?!" ladró su madre. "Yo, ¿casarme con el imbécil?"

"¡Deja de llamarlo así, mamá!" La mirada feroz que Eve le dio a su madre no
tenía precio. Tuve que esforzarme para no reírme, lo que los habría puesto en
marcha.

"Ella tiene un punto", le dije.

"¿Quién te preguntó?" Chloe espetó. Maldita sea, a la mujer le estaba


resultando difícil superar a alguien que le robaba el corazón a su hija. Y, oh sí,
estaba todo eso haciendo que su bebé quedara embarazada. Necesitaba darle
un poco de holgura a la mujer.

"Si usted y Eric se casan, ¿no podremos quedarnos en los Estados Unidos? Y
podrá trabajar, si lo desea. Y, bueno," Eve se sonrojó y miró hacia abajo,
"quiero decir, usted y Eric podía fingir que el bebé era tuyo, así que nadie se
puso raro ".

"Ella tiene un ...", empecé a decir, pero rápidamente cerré mi trampa ante la
mirada en la cara de Chloe. Ella se puso roja y echó humo. Salió de la
habitación y pudimos oírla tirar cosas en la habitación contigua. Temía por mi
sala de estar. Pero al final ella se calmó un poco y volvió a la cocina.
"Está bien. No puedo pensar en nada mejor. ¡Pero no estoy durmiendo con
él!"

"¡Mamá! ¡Por supuesto que no te estás acostando con él! ¡Estoy durmiendo
con él!"

Y así, dos semanas después, Chloe y yo nos casamos.

El resto de la historia, bueno, supongo que es 'y vivieron felices para


siempre'. Especialmente si eres el tipo de persona que realmente disfruta del
sexo caliente con una niña increíblemente embarazada, increíblemente
hermosa, de pelo oscuro e insaciable de once años, mientras que su madre, tu
nueva novia, duerme en una habitación en el otro lado. lado de la casa!

Y no puedo esperar para conocer a mi nuevo hijo o hija, aunque en secreto


espero que el bebé sea una hija.

Algunas historias tienen finales felices.

¡Feliz año nuevo!

…………………….

Viral va a la Navidad - Viral en el centro comercial


- por Alvo Torelli, Navidad, 2017

"¡Dios mío! Letitia, es tan ridículo. ¿Realmente creen que no tengo nada
mejor que hacer que cuidar a mi estúpida prima? Quiero decir, ella está bien,
para una niña de siete años, pero, qué. ¿Sé de niños? No hemos sido niños
desde hace unos años. Ahora tenemos trece años, es decir, ¡prácticamente lo
suficientemente viejos como para conducir! Y Papá Noel, ¿en serio? Hemos
estado en esta línea durante aproximadamente cien horas. ! Y este centro
comercial, es tan ... suburbano, hace que me duelen los dientes. Dios mío,
Leticia, es tan injusto! ¿Qué es eso? ¡No, no lo he visto! Es genial, envíame un
mensaje de texto. Oh, Dios, Tengo que irme por un minuto. Vuelvo pronto,
besos L. By-ee! "

Finalmente, en la valla que rodea el 'Polo Norte' y la 'Casa de Papá Noel' con
su pequeña prima Rosa Lee, Janet Deed tuvo que dejar su teléfono celular el
tiempo suficiente para pagar por adelantado un retrato de Rosa Lee y
Santa. Pasaron por la puerta y se unieron a la línea que todavía era de cuatro
familias. Janet estaba a punto de decirle algo sarcástico a su joven prima
cuando su celular sonó con un mensaje de texto de su amiga Letitia.

A medida que la línea avanza, Janet vio el video de su amiga. Sus ojos se
volvieron vidriosos mientras observaba la fascinante escena: grandes conejos
persiguiendo a niños lindos por los carriles de árboles de algodón de
azúcar. Afortunadamente, nadie notó la forma en que Janet comenzó a frotarse
la entrepierna. Janet y Rosa Lee ocuparon el segundo lugar en la fila de la casa
de Santa cuando Rosa Lee notó la obsesión de su prima con el video. "¿Qué es
eso, Janet?", Preguntó la niña de siete años.

Los ojos de Janet se ensancharon y los sacó a regañadientes del video. "Oh, oh
Dios mío, Rosa Lee. Tienes que ver esto, es, es, ..., aquí, déjame que te lo
diga". Segundos después, el video se dejó caer entre los dispositivos de las
chicas y Rosa Lee, como su prima, quedó hipnotizada por las figuras
danzantes y danzantes en su pantalla.

"¡Siguiente! ¡Chicas, tú eres la siguiente!"

Janet tuvo que apartarse del video otra vez. ¡Ya estaban al frente de la
línea! Agarró a Rosa Lee de la mano y la arrastró al taller de Santa.

Papá Noel se sentó en su gran silla con una sonrisa radiante detrás de su barba
y bigote blanco, obviamente falso. ¡El hombre detrás de la cámara era un
elfo! No, no un elfo, un enano disfrazado de elfo. ¡Y el ayudante de Santa era
otro enano!

Janet no entendía por qué se sentía tan extraña. Pero Rosa Lee no dudó. Se
subió directamente al regazo de Papá Noel y, antes de que Papá Noel pudiera
decir una palabra, dijo: "Papá, Papá, tienes que ver esto. Tiene el Polo Norte,
y los renos y, ¡y solo mira!" Papá Noel se sobresaltó, pero estaba
acostumbrado a que los niños pequeños pidieran todo tipo de cosas extrañas,
esto no era lo más extraño.

Los ojos de Santa se vidriaron rápidamente mientras miraba el video. Estaba


tan absorto e insensible que su elfo ayudante se acercó para ver cuál era el
problema, y luego él también se perdió en las imágenes extrañas y
arremolinadas.

Cuando Rosa Lee y Santa empezaron a besarse, el elfo ayudante se volvió


hacia el elfo de la cámara y dijo: "Jódeme, Morris, ¡tienes que ver esto!" Pero
luego, cuando comenzó a llevar la tableta de Rosa Lee a su amigo, volvió a
mirar a Janet. En dos pasos, él estaba parado frente a la niña de trece años,
tirando de ella hacia él y estirándose para besarla.
"¿Qué diablos está pasando, Jeff?", Exclamó Morris, el camarógrafo enano,
cuando vio a Santa y al ayudante de Santa, Jeff, de repente, inesperadamente,
cada uno comienza a besar a un niño bonito. Dio un paso alrededor de su
cámara, pero su ojo fue atrapado por la tableta que había caído en la nieve
suave y fingida. Al instante se vio involucrado en el miasma del video y ...

Para cuando Morris levantó la vista del fascinante video, el delantal de Rosa
Lee se había levantado sobre su cabeza y Santa había logrado sacar su enorme
polla de su voluminoso pantalón rojo. Las pequeñas bragas rosadas del niño
fueron bajadas lo suficiente para revelar su pequeño y curvilíneo culo y dejar
que Santa deslice su polla entre la tela y su coño sin pelo e hinchado. Rosa
Lee estaba apretando su pequeño coño contra la enorme polla, mientras que
Santa, cuya barba falsa estaba tirada a un lado, se inclinó para besarla y pasar
sus pulgares sobre sus pequeños pezones.

A su derecha, Morris observó a Janet y Jeff, rodando sobre la paja y la nieve


falsa, donde intentaban arrancarse torpemente la ropa. Un momento de
indecisión sacudió su mente mientras miraba de un lado a otro antes de saltar
para ayudar a Jeff a pasar la blusa de Janet sobre su cabeza, luego
desabrocharse la falda y levantarla sobre su cabeza también.

Janet terminó a horcajadas sobre el cuerpo acortado de Jeff, con sus


pantalones elásticos a rayas alrededor de sus rodillas. Su gorra de elfo fue
arrancada para revelar su cabello oscuro, veteado de gris. La agarró por la
cintura e intentó por todo lo que valía conseguir su polla dura como una roca
para su coño. ¡Pero sus bragas estaban en el camino! A pesar de que Janet
apenas sabía lo que se suponía que debía hacer con la polla de un hombre,
instintivamente se agachó para tomar la enorme vara palpitante de la elfa falsa
en su mano, desesperada por ayudarlo a introducirla en su interior. ¡Pero sus
malditas bragas estaban en el camino!

Morris resolvió el dilema de Janet y Jeff. Empujó el pecho desnudo de Janet


hacia abajo sobre su amigo diminuto, atrapando sus brazos entre ellos. Agarró
las piernas de Janet para enderezarlas, luego tiró bruscamente sus bragas hacia
abajo y fuera de sus piernas, todo el tiempo que tomó para decir '¡Feliz
Navidad!' Luego extendió las piernas del pequeño adolescente alrededor de
Jeff otra vez, y se arrodilló detrás de ella, enfureciendo la polla en la mano.

Papá Noel, que en realidad era un posible actor de mediana edad llamado Bob,
visto ocasionalmente en comerciales de medicamentos contra la depresión y
cremas de hemorroides, no podía creer lo bien que se sentía al tener su polla
dura deslizándose a lo largo de la hendidura de lo lindo. Niño de siete años en
su regazo. Él la besó otra vez, luego envolvió un brazo alrededor de su espalda
para jalarla aún más contra su miembro mientras ella acurrucaba su pelvis
hacia arriba y hacia atrás para molerlo. Pero Bob conocía demasiado bien su
papel de Papá Noel, por lo que preguntó: "Ho, Ho, niña, oh, Dios, ¿qué
quieres para Navidad?"

En ese momento, lo único que Rosa Lee Devon quería era que Santa la tocara
y le permitiera frotar su resbaladiza y resbaladiza a lo largo de su manguera
dura y caliente. Pero sus palabras de alguna manera lograron penetrar en su
cerebro febril y se dio cuenta de que quería más, pero la niña no tenía idea de
lo que quería. "Oh, oh, Santa, por favor, por favor - oh!" era todo lo que podía
decir.

Papá Noel, Bob, supo una súplica de ayuda cuando escuchó una. Agarró a la
niña pequeña por la cintura y la levantó, alejándola de su polla febril y a pesar
de sus protestas. Era incómodo hurgar con su otro brazo, atrapado en el grueso
abrigo rojo de Santa, con adornos de piel, y con una almohada grande atada a
su estómago y pecho. Pero Bob estaba dedicado a su papel, y no podía dejar a
uno de los pequeños visitantes de Santa, alto y seco. Se las arregló para
alcanzar al niño, acomodar su polla en posición y presionar su cabeza ancha
entre los hinchados labios externos del pequeño gatito de Rosa Lee.

En el piso, los brazos de Janet aún estaban atrapados debajo de su cuerpo


sobre la ayudante de Santa cuando sintió que el camarógrafo de Santa
presionaba con fuerza detrás de ella. La ayudante de Santa tenía un nuevo y
firme agarre en sus muslos, apretándola contra su cuerpo. El camarógrafo de
Santa agarró la gran polla de su amigo y la llevó a la entrada del apretado y
virgen coño de Janet, luego colocó su propia cabeza de gallo en el pequeño
cráter rosado de su culo.

Janet se volvió loca con una combinación de terror y emoción cuando sintió
las dos pollas en sus entradas. Ella se levantó bruscamente, salvajemente,
logrando sentarse y presionar las palmas de sus pequeñas manos en el pecho
de Jeff. Pero sin que ella lo supiera, esto puso a su cuerpo en una posición
mucho mejor para que sus dos amantes de los elfos pudieran aprovecharse.

"¡¡Agghhhhhhh !!" Rosa Lee gritó cuando la enorme polla de Papá Noel se
apretó contra su diminuto coño y cortó su cereza.

"¡¡Agghhhhhhh !!" Janet gritó cuando las grandes pollas de Jeff y Morris
chocaron contra su coño y culo simultáneamente.

No todos los días, de repente, te encuentras embistiendo tu polla rígida y


necesitada tan profundamente como puedas en el apretado coño de una niña
dispuesta. Santa golpeó la mitad de su polla en el coño del lindo niño de siete
años una y otra vez, mientras bailaba como una muñeca de trapo en su
palo. Los dos elfos fueron cada vez más duros con Janet, una niña de trece
años, hasta que los dos diminutos hombres estaban muy llenos de bolas,
metiéndose juntos en ella, con la sincronización perfecta. Pero la emoción
abrumadora e inesperada de todo esto fue considerable, y en ningún momento
los tres hombres dispararon su semen dentro de los dulces niños. A las chicas,
perdidas por los orgasmos masivos y disfrutando cada momento de ser
violadas por Papá Noel y sus elfos, no les importó en absoluto.

Los elfos a cargo del control de multitudes, en el centro comercial con mucha
luz, se preocuparon cada vez más cuando Jeff no sacaba a las dos
niñas. Después de veinte minutos, Sheila, la elfa principal, trató
nerviosamente de la puerta de la casa de Santa y asomó la cabeza. Ella gritó al
ver a Janet, a horcajadas en el regazo de Santa con su polla visiblemente
bombeando en su coño empapado y Rosa Lee, en sus manos y rodillas con la
polla de Jeff estirando su linda boca mientras Morris metía la mitad de su
polla en su coño por detrás . E incluso mientras Sheila gritaba, todos los
hombres tenían otro esperma enorme mientras las niñas pequeñas se retorcían
de placer. Sheila se desmayó en el acto.

Para cuando el quinteto fue interrumpido por el personal de emergencia, uno


de los cuales, afortunadamente, pisó la tableta de Rosa Lee antes de que el
video viral cautivara a otra persona, Janet estaba embarazada. Nadie sabría
nunca cuál de los enanos o Papá Noel fue el padre del bebé que tuvo a
mediados de septiembre. Pero los dos enanos disfrutaron de las frecuentes
visitas a su casa todo el año, siempre como pareja, y con frecuencia
reabastecían de combustible con la copia del video que Janet había escondido
en su teléfono. Rosa Lee, por otro lado, fue llevada a casa con sus padres y
nunca más visitó a Janet y su familia. Sin embargo, se rumorea que el padre
de Rosa Lee tuvo que apartarla de los efectos del video, lentamente, durante
los próximos seis meses.

……………………..

Cuddlebug

Carrie se sentó en el tronco, abrazándose, con las rodillas


apretadas. La fogata crepitó y explotó y su familia asó malvaviscos y
contó cuentos. El tío Jimmy estaba afinando su guitarra. Mamá estaba
en la cabaña, haciendo chocolate caliente. Carrie seguía robando
miradas al tío Mike, que estaba sentado en su mecedora de acero
envuelta en su gran manta.

Carrie era pequeña para su edad, pero a diferencia de la mayoría de


las personas que eran pequeñas, a ella le gustaba. Le gustaban las
personas grandes que la cuidaban.

Mamá salió y distribuyó el chocolate caliente y Carrie tomó el suyo,


bebió y miró a tío Mike a través del vapor. Estaba sintiendo todas las
mariposas en su barriga esperando que el tío Mike la notara. En este
momento él estaba hablando con la tía Cecile y se estaban riendo.

Carrie estaba a mitad de su chocolate caliente cuando el tío Mike la


miró y ella le dedicó una pequeña sonrisa. El tío Mike miró alrededor
del círculo de la familia y luego la miró. Le lanzó un rápido guiño a ella
y Carrie sintió que la emoción subía por su sonrisa, era su señal.

Carrie dejó su chocolate caliente y se levantó, caminando rígidamente


hacia el tío Mike, consciente de sí misma frente a su familia.

"Ahí va", dijo mamá, burlándose de ella, y los adultos se echaron a


reír.

El tío Mike abrió de par en par su manta cuando ella se quitó las
chanclas, se subió a su regazo y se acurrucó allí.

"Ella es mi pequeña abejita", dijo el tío Mike mientras él envolvía la


manta a su alrededor para que estuviera cubierta, excepto por un
pequeño túnel para que pudiera mirar el rostro del tío Mike. El tío Mike
la sostuvo con la mano izquierda fuera de la manta y comenzó a
mecerse.

El tío Jimmy comenzó a tocar American Pie y la gente se unió para


cantar. Carrie miró a través de la manta, observando la cara del tío
Mike mientras sonreía y escuchaba la música. A Carrie le gustaba
acurrucarse contra su gran cuerpo, siempre olía bien y sus brazos
eran fuertes. Carrie extendió la mano y acarició suavemente su
camisa de franela, le gustaba la textura. Se relajó, sintiéndose
reconfortada por el balanceo mientras el tío Mike la abrazaba, su
brazo izquierdo envuelto alrededor de su espalda, su mano izquierda
en su muslo separada por la gruesa manta. El brazo derecho y la
mano del tío Mike estaban debajo de la manta con ella, su cálida
mano derecha sobre su rodilla desnuda.

Pronto, la mano derecha del tío Mike se deslizó lentamente por sus
espinillas y Carrie abrió los muslos con cuidado, teniendo cuidado de
no mover la manta demasiado.
"Quédate quieto como un conejito agachado para que nadie te note",
le había dicho el tío Mike hace mucho tiempo.

La mano del tío Mike se deslizó entre sus muslos hacia el valle
formado por sus muslos y su vientre. Encontró el dobladillo de su parte
superior y deslizó su mano debajo de ella, acariciando su estómago
con el dorso de su mano. Luego lo giró y apoyó la mano sobre su
pecho, acariciando su pezón derecho con la yema del pulgar. Carrie
sintió que su pecho se estremecía y no quería nada más que
retorcerse en los brazos del tío Mike y apretarse contra su antebrazo,
pero ella se quedó quieta como un conejito mientras él acariciaba uno
y luego el otro pezón.

Carrie respiraba por la nariz, sintiendo que su emoción aumentaba


cuando la mano del tío Mike se deslizó por su vientre y acarició la
entrepierna de sus pantalones cortos y luego se apoyó en su muslo
interno derecho. Él acarició allí por un tiempo, meciendo la silla,
escuchando el canto. Carrie miró el rostro del tío Mike, con los ojos
fijos en el fuego mientras brillaba y bailaba. Su mano se deslizó por la
parte interna de su muslo y la pierna suelta de sus pantalones cortos,
encontrando la pierna elástica de sus calzoncillos, levantando la
entrepierna de sus calzoncillos y deslizándola fuera de su montículo y
dentro del pliegue de su muslo. Sus dedos acariciaron su suave
montículo, masajeando los labios regordetes de su vulva.

Los labios de Carrie se separaron y ella respiró por la boca y la nariz,


sintiendo que su emoción aumentaba. Se sentía tan atrevida de tener
su tiempo secreto con el tío Mike delante de todos y nadie lo sabía. El
dedo de tío Mike trazó la hendidura de su vulva, acariciando y
encontrando sus labios, luego siguiéndolo hasta donde desapareció
entre las mejillas de su trasero. Carrie se estremeció y sintió que su
dedo se deslizaba hacia arriba, encontrando ese lugar hueco y suave
y presionando, separando sus labios. Sintió su deslizamiento mientras
el dedo del tío Mike jugaba allí. Carrie tragó saliva y se acurrucó
contra el suave pecho del tío Mike, con las manos sueltas bajo la
barbilla.

La punta de los dedos del tío Mike formó pequeños círculos en el lugar
hueco, extendiendo la resbaladiza y haciendo que la parte inferior de
su abdomen se sintiera flácida y débil. Luego, su dedo trazó la parte
hacia abajo una vez más, llevando la resbaladiza hacia abajo entre las
mejillas de su parte inferior, llevándola a su ano con hoyuelos. Se
masajeó allí y Carrie sintió que se aflojaba y abría. Ella siempre se
sentía tan sucia cuando el tío Mike hacía esto, pero sucia de buena
manera, de una manera sexy. Además, cuando jugaba con su ano,
tenía que orinar y eso aumentaba su emoción. Una vez le susurró que
lo dejara ir, así lo hizo, y se sintió tan bien como su orina calentó y
humedeció su entrepierna y su mano.

Pero ahora, el tío Mike curvó su dedo y lo presionó contra su ano, el


anillo apretado deslizándose sobre su dedo bien cuidado. Hizo
pequeños círculos, moviendo su ano vueltas y vueltas y vueltas. Carrie
jadeó suavemente y se retorció en sus brazos. El tío Mike inclinó la
cabeza sobre su pequeña cueva de mantas.

"Shhhh ... tranquilo como un conejito", susurró él para que solo ella
pudiera escuchar.

"¿Está dormida?", Preguntó mamá.

El tío Mike miró a Carrie a los ojos y sonrió.

"Casi". Tío Mike mintió.

Su dedo se deslizó fuera de su ano y regresó a su lugar hueco y


trabajó allí, deslizándose arriba y abajo de su rendija, moviendo la
resbaladiza, acariciando la pequeña bola dura de su clítoris. Carrie
respiraba con más fuerza ahora, el sudor goteaba en su labio superior
y humedecía su pelo corto. Se estaba calentando debajo de la manta.

El tío Mike deslizó su dedo en su sexo, y lo deslizó hasta que presionó


contra su himen. Su pulgar presionó la parte superior de su vulva y
trabajó en su agujero como lo hizo en el ano, moviéndolo en pequeños
círculos, los sentimientos que allí cambiaban al igual que él. Carrie
miró un trozo de pelusa en el borde de la manta que revoloteaba cada
vez que exhalaba cuando sintió que su dedo movía su sexo dando
vueltas y vueltas y vueltas. Su aliento temblaba.

Pronto Carrie sintió que la parte inferior de su vientre comenzaba a


apretarse y temblar. Extendió la mano y agarró un puñado de la
camisa de franela del tío Mike, tratando de mantenerse firme, para
anclarse a él. El tío Mike conocía bien su cuerpo y movía la punta de
sus dedos cada vez más rápido. Su respiración comenzó a atascarse
en su garganta y su cuerpo comenzó a temblar cuando se
acercó. Cerró los ojos y presionó su cara contra el pecho cubierto de
franela del tío Mike y sintió que el tío Mike la apretaba con fuerza con
el brazo izquierdo.

"Shhhh Carrie-girl". Él la hizo callar y dijo "Es solo un sueño". En voz


alta para cubrirla retorciéndose. Levantó la barbilla y en el escenario le
susurró a mamá; "Dormido."

Pero su mano todavía estaba ocupada, trabajando en su sexo cuando


ella llegó a su clímax y se estremeció, haciendo un suave gemido
mientras lo hacía. Y como siempre después de que ella se viniera y su
vientre se calmara y sus párpados se cayeran, la mano cálida del tío
Mike deslizó sus calzoncillos sobre su entrepierna húmeda y ajustó
sus pantalones cortos para que nadie lo supiera. Luego la abrazó con
ambos brazos y la hizo dormir, con los ojos cerrados y las mejillas
sonrojadas y enrojecidas.

Carrie quería ser su pequeña cuna para siempre.

………………..

20 dólares, dijo. 20 dólares para que nos toquemos unos a otros


durante unos minutos y él me dejaría solo. Incluso me mostró la
cuenta, sosteniéndola entre el pulgar y el índice de cada mano, y la
apretó para mostrarme que era nítida y nueva.

Qué diablos, puedo usar 20 dólares, estaba pensando. Pero nunca


pensé que sería así.

Es difícil respirar y, oh, es tan caluroso y húmedo en este viejo teatro


lleno de gente, jadeo fuerte y, a veces, hacer pequeños gemidos
suena como un gato. No como las chicas en la pantalla que están
jadeando y gimiendo mientras están jodidas. Me sorprende que me
hayan dejado entrar. Deben haber sabido que no había forma de que
yo tuviera 21 años. Pero creo que en este tipo de teatro no les
importa.

"Shhh". Él me sigue callando, no de manera mezquina, amable, y todo


lo que puedo hacer es aferrarme a él con mi brazo izquierdo envuelto
alrededor de él y presionar mi cara contra su abrigo de lana.

Estoy todo torcido en mi asiento, la parte superior de mi cuerpo


apoyada en él, mis muslos apretados, atrapando su mano derecha
dentro de la entrepierna de mis jeans. A pesar de que mis jeans están
desabrochados y la cremallera está abajo, están tan ajustados
alrededor de mis caderas y mi trasero con su mano derecha y mi
muñeca trabajándome. Son jeans ajustados, pero aún puede mover la
mano y los dedos allí.

Su brazo izquierdo está a mi alrededor, abrazándome cerca de él, su


mano izquierda debajo de mi parte superior dejando la mitad de mi
barriga al descubierto. Estamos en la fila de atrás, en la esquina, pero
sé que los tipos que están sentados frente a nosotros están girados en
sus asientos y mirando, así que trato de mantener mi cara oculta para
ellos. Supongo que es mejor ver a una chica en vivo que está siendo
tocada que a una chica en la pantalla que es follada a lo perrito.

Él es bueno en lo que me está haciendo. Mis dedos de los pies se


encrespan dentro de mis botas y mis muslos tiemblan cuando me
retorcí en mi asiento. Los escalofríos me siguen lavando desde el
trasero hasta la espalda y sobre la barriga y el pecho. A veces se
siente tan bien que me olvido de acariciar su polla, pero eso no parece
molestarlo.

Nunca sentí que mis pezones temblaran tanto. Eso sí, nadie más que
yo ha jugado con ellos antes. Por lo general, solo son protuberancias
rosadas e hinchadas en mis pequeños senos, pero ahora puedo sentir
que están fruncidas y apretadas y que está girando suavemente entre
sus dedos. De vez en cuando, pellizcará uno y tirará, no áspero, sino
firme, y siento que tira de mi teta y me hace sentir que tengo grandes
que no tengo. Pero se siente tan bien cuando hace eso.

Y su dedo dentro de mí ... ¿qué puedo decir? Es lo mejor que he


sentido en mi vida. Comenzó simplemente tomando mi entrepierna
fuera de mis vaqueros y dándome un masaje allí y poniendo mi mano
derecha en su propia entrepierna. No tardó mucho en sentir esos
buenos sentimientos y, antes de darme cuenta, tenía la mano dentro
de mis calzoncillos, me desabroché los pantalones y tiré de la
cremallera para conseguir más. Sé que eso me hace sonar como una
puta, pero ... bueno, realmente tienes que sentir lo que me hizo sentir
antes de que lo entendieras.

En este momento, los buenos sentimientos se están volviendo tan


fuertes que siento que voy a explotar, que no hay manera de que
pueda soportarlo más. Pero tan pronto como pienso eso, los
sentimientos mejoran y se vuelven más fuertes y su dedo se enrosca
más dentro de mí y me hace más y más y más.

"¿Te gusta que te follen con los dedos?", Susurra cerca de mi


oído. Algo así como una pregunta estúpida considerando que ahora
casi estoy follando su mano.

"... uh-huh ..." es todo lo que puedo manejar. Entonces recuerdo su


polla en mi mano y la acaricio un poco. Nunca se ha endurecido ... se
hinchó un poco, pero sigue siendo bastante suave. Tal vez por eso
hace esto: no puede ser lo suficientemente duro como para tener el
sexo adecuado.

"Eso se siente bien, bebé", susurra y puedo escuchar la emoción en


su voz, "Me voy a correr pronto".

Sí, yo también, pienso para mí mismo. Sigo acariciando su polla y él


me sigue tocando y jugando con mis pezones. Él pellizca y tira de uno
y yo gimo, sintiendo que mis músculos de la barriga se agitan.

"Si me corro primero, todavía te terminaré", susurra, "Lo prometo".

Acabar conmigo? Se demora unos segundos en asimilarlo.


Significa que me des un orgasmo . Casi me río de mí mismo por ser
un nerd, pero su dedo se hunde más y la sonrisa que comenzó a
formarse en mis labios desaparece. Ahora está jadeando y yo
también.

"Usa tu boca y te daré otros 20 dólares". Su susurro es un poco


desesperado.

Esta vez sé lo que quiere decir y 40 es mejor que 20, y hasta ahora
me ha gustado todo. Solté su brazo y me incliné hacia abajo, bajé la
cara hacia su entrepierna y tomé su suave polla dentro de mi boca
como una paleta suave y cálida. Su mano todavía está atrapada en
mis pantalones vaqueros, su dulce dedo retorciéndose dentro de mí, y
yo me inclino sobre su brazo. Vi a las chicas hacer esto en Internet y
practiqué con mi propio pulgar, así que chupé su polla en mi boca. No
es tan malo y solo le toma unos segundos gemir. Y sus caderas se
levantan y su cuerpo se estremece y su vaca sagrada, esa pequeña y
suave polla explota en mi boca y siento un semen resbaladizo y
caliente dentro de mi boca. Mucho semen de una pequeña polla
suave.

Y cuando termina de correrse, su mano izquierda está debajo de mi


barbilla, levantando mi cara cerca de la suya.

"Abre tu boca, cariño", susurra. "Abre tu boca y enséñame".

Abro mi boca y le muestro el semen que tengo allí.

"Buena niña". Sonríe. "Ahora traga. Está bien, no te hará daño ”.

Cierro la boca y trago, sintiendo que se desliza por mi garganta como


una clara de huevo cruda.

"Oh bebe"

Entonces, de repente, su brazo izquierdo me está abrazando con


fuerza otra vez, sus dedos pellizcan y tiran de mis pezones. Su mano
derecha comienza a trabajar mi sexo más rápido y más profundo y ha
cambiado el ángulo para hacerlo más profundo y está tirando de mis
pantalones, haciendo que se sienta como si mis caderas estuvieran
atadas a su muñeca por cuerdas. Me agacho y empujo mis jeans
sobre mi trasero apretado y ellos atrapan mis muslos superiores justo
en la articulación de la cadera, pero me permite abrir mis muslos un
poco y siento que él dobla más su muñeca y profundiza más.

Me desplomo en el asiento, mis rodillas separadas y los tacones de


mis botas raspando el piso de concreto mientras trabajo mis
piernas. Mi pierna izquierda se sacude y pataleo mi coca cola
abandonada y la oigo sploosh sobre el piso.
Me está jodiendo rápido ahora, puedo escuchar los sonidos blandos
de mi entrepierna. La tensión se está acumulando en mi parte inferior
del abdomen: puedo sentir que algo dentro de mí comienza a
apretarse.

"¡NHA!" No puedo evitarlo, grito muy fuerte y escucho un crujido


cuando la gente se vuelve para ver quién hizo el ruido.

Mis piernas están agitándose ahora, pateando debajo de los asientos


frente a nosotros y estoy jadeando como un perro. La pierna derecha
me tiembla tanto que oigo el ruido de mi bota en el suelo. Los
sentimientos son cada vez más grandes y más salvajes dentro de mí y
cuando me retorcí y me estremezco, me doy cuenta de que ya estoy
acabando. Entierro mi cara en su abrigo y grito pero
sale; "Mmmph! ¡mmmph! ”Y estoy corriéndome y corriéndome y
corriéndome. Puedo sentir mi barriga empujando hacia arriba y hacia
afuera, luego apretar hacia abajo como cuando hago abdominales,
sube y baja, sube y baja, sube y baja a medida que me corro. Su dedo
está ocupado dentro de mí, haciéndolo mejor y mejor y en la cima
levanto mis pies del piso y me aprieta con fuerza y tira con fuerza de
mi pezón izquierdo mientras salgo del último en una larga convulsión
temblorosa. .

Luego las sensaciones desaparecen de mi cuerpo y puedo oler el


sudor de mi brazo y mi entrepierna mojada y sé que estoy medio
desnudo porque mis pantalones vaqueros están a la mitad de mis
muslos y los chicos que están frente a mí miran como si fuera una
pieza. De carne y estoy tan avergonzada. Lo siento sacando su mano
de entre mis muslos y me estremezco cuando su dedo se desliza
fuera de mí sobre mi clítoris y empiezo a llorar.

Me acurruqué en mi asiento, levanto mis rodillas y entierro mi cara


contra su abrigo y él debe saber que estoy llorando porque sus brazos
me rodean y me está abrazando con fuerza, acunándome contra él,
sus brazos y su abrigo haciendo un poco tienda para que me esconda
en.

"Está bien, cariño", su voz está cerca, así que sé que su cabeza está
baja. Él me acaricia la espalda con una mano mientras que la otra tira
de mis bragas y mis jeans. Levanto mi trasero para ayudarlo y lo
siento tirar de ellos para que cubran mi trasero una vez más, y me
suben las bragas en la entrepierna y siento que absorben mi
delgadez. Él tira de mis pantalones vaqueros.

"Hazte los pantalones, cariño", dice en voz baja, así que lo


hago. Luego tira de mi parte superior hacia abajo, así que estoy todo
vestido.

"Vamos", él se levanta y me levanta a medias y estamos pasando a la


gente por el pasillo y mis ojos están borrosos por las lágrimas, así que
levanto mis pies y los muevo hacia adelante uno a la vez, mantengo la
cabeza hacia abajo y me muevo donde me guía con sus manos sobre
mis hombros. Sé que todos me están mirando, estudiando mi cara. Me
siento tan expuesta.

El vestíbulo es luminoso después de estar en el teatro, así que


mantengo la cabeza baja mientras caminamos juntos hacia la puerta
principal.

Afuera, él envuelve un brazo a mi alrededor y sigo llorando mientras


caminamos. Luego me gira y estamos en un rincón privado y oscuro
junto al callejón. Y me toma en sus brazos y me abraza fuerte y me
deja llorar.

Él es un hombre amable y me consuelo en eso y después de un


tiempo me calmo.

"¿Estás bien?", Pregunta después de unos momentos.

"Mm-hmm" Asiento con la cabeza, limpiándome los mocos de la nariz


y siento que mueve su brazo derecho y escucho un crujido de
papel. Abro los ojos y veo los tres billetes de 20 dólares que sostiene.

"Aquí", dice, "Un poco más. Ve a comprar algo bueno para ti mismo ".

Dudo, pero tomo las facturas y él me da un último abrazo y se va.

Mis piernas están un poco flojas y débiles cuando empiezo a caminar


y puedo sentir mis bragas empapadas pegadas a las húmedas
arrugas de mi entrepierna todo el camino a casa. Todavía siento
vergüenza, pero sé que me voy a masturbar esta noche mientras
repito esto en mi mente.
………………..

Mg 11, abuelo / nieta, primero, incesto, oral, mástil, caricias, con

Un hombre de cincuenta y dos años lucha por sus sentimientos hacia las
jóvenes, y una visita tardía con su hija lo pone peligrosamente cerca de su
nieta de once años.

Capítulo Uno

Las luces de la cabina parpadearon lentamente, luego se encendieron,


mientras que el jefe de camareros hizo su anuncio sobre el constante zumbido
del aire que pasaba por el fuselaje del Boeing 747-400 a 420 nudos. Podía
sentir el pequeño cambio en la presión en mis tímpanos cuando el gran avión,
todavía sobre el Atlántico Norte en dirección a Irlanda del Norte, comenzó su
descenso gradual desde su altitud de crucero de 45,000 pies durante la
noche. Todos los aviones hacia el este volaron a una altitud extraña, mientras
que los hacia el oeste volaron a una altitud uniforme, manteniendo así una
separación segura.

"Buenos días, señoras y señores, el vuelo 81 de United Airlines llegará a


Manchester Inglaterra en una hora. El desayuno se servirá en breve". Presioné
el botón para mover mi asiento de la posición de sueño a la posición vertical y
tiré de la manta. La azafata me entregó un menú.

"¿Café o té señor Robinson?" ella preguntó.

"Café por favor, con crema - sin azúcar".

Regresó unos minutos después con una taza de café.

"¿Qué te gustaría para el desayuno?"

Miré el menú de Business Class. "Tendré la quiche de pimiento rojo con papas
tricolor, por favor".

Más tarde, mientras desayunaba, continué mi lucha interna que comenzó hace
seis meses cuando, ante la insistencia de mi hija, acepté sobrevolarla y visitarla
a ella ya mi nieta de once años, Madelyn. No había visto a mi nieta durante tres
años, y me preocupaba cómo reaccionaría al estar tan cerca de una niña de
once años.

Durante los últimos quince años, Nathan había sido un pedófilo de armario,
deseando a cualquier chica pubescente que veía. Los veranos se pasaban en
su piscina de la Asociación de Propietarios observando a las niñas con sus
trajes de baño, admirando las suaves y grandes pechugas, las esbeltas
cinturas y desarrollando los traseros; ocasionalmente, siendo recompensado
con un dedo de camello formado con labios gruesos. Siempre tenía una revista
en su regazo, ocultando su erección constante. Cuando la piscina estaba
cerrada, él se correspondía con otros tres pedófilos, intercambiando fotos de
chicas jóvenes en poses provocativas o en algún video ilícito ocasional, su
favorito, brindándole horas de masturbación. Sabía que nunca forzaría a
ninguna chica a hacer nada y, como nunca estuvo en contacto cercano con las
chicas jóvenes, seguiría siendo un sillón pedófilo.

Cuando salí de las aduanas vi a mi hija, Stella, esperando con mi nieta, Maddy,
a su lado. Tan pronto como Maddy me vio, sus ojos se iluminaron, corrió y se
arrojó sobre mí. La atrapé, acunando su firme y pequeño trasero con ambas
manos, sus piernas alrededor de mi cintura y sus brazos alrededor de mi
cuello.

"¡Gramps, no te he visto en mucho tiempo!" dijo ella, mientras me salpicaba de


besos.
Su aroma llenó mis sentidos y la sensación de su cuerpo joven junto al mío,
pequeños pechos firmes que empujaban contra mí, era casi demasiado. Sentí
revueltas en mi lomo. ¡Maldita sea, esto iba a ser una dura dos semanas!

"Hola, hermosa, mi, ¿has crecido? ¿Qué le pasó a mi nieta?"

Ella se rió.

Besé a Stella en su mejilla, "Hola, Stella, gracias por recogerme".

Caminamos hacia el auto de Stella con la mano de Maddy en la mía; Mientras


caminaba, Maddy saltó. De camino a la casa de Stella en Knutsford, mi hija me
puso al tanto de cómo era su vida y cómo Maddy estaba en la escuela; Todo el
tiempo estaba mirando a mi nieta que estaba mirando por la ventana. Su
vestido se había subido un poco, y podía ver sus bragas de algodón rosa
mendigando un coño regordete. Me aseguré de que mi hija no viera mi
erección o, sin duda, sería una vuelta rápida en U hacia el aeropuerto.

Cuando nos detuvimos en su camino de entrada, Madelyn salió rápidamente


del auto y abrió mi puerta.

"Vamos Gramps, quiero mostrarte mi habitación", dijo ella tirando de mi


brazo. La seguí dentro y subí a su dormitorio.

"Mira gramps, te gusta mi nuevo fondo de pantalla?" ella preguntó. "¿Y mi


nueva cama que mamá compró con el dinero que mandaste para mi
cumpleaños?"

"Sí, cariño, se ven maravillosos", le contesté cuando Stella entró.


"Deja a los gramps solos por un tiempo, Maddy, él querrá tomar una siesta ya
que estoy seguro de que está cansado".
Madelyn tenía el ceño fruncido en su cara. "De acuerdo mamá."

********

Más tarde, me despertaron con suaves codazos, volviéndome menos gentil


ante la impaciencia de Maddy.

"Despierta gramps!" ella dijo.

Cuando abrí los ojos, vi un par de brillantes ojos azules que me miraban a
través de un lío de cabello color avellana.

"¿Que hora es?" Pregunté frotándome los ojos.

"A las dos en punto, vamos cabeza dormida, levántate".

¡Guauu! Había dormido casi cinco horas. Tiré las sábanas hacia atrás,
olvidando que todo lo que tenía encima eran mis boxers con mi polla semi dura
dentro. Maddy miró el bulto obvio, luego se sonrojó un poco y se dio la
vuelta. Rápidamente me puse un par de pantalones holgados y una camiseta
blanca lisa. Seguí a mi nieta escaleras abajo, donde Stella estaba quitando la
ropa limpia y seca del tendedero en el jardín trasero.

"Oh, estás arriba, papá; pensé que dormirías más".

"Tuve un pequeño despertador, tu hija." Oí a Maddy riendo en la casa.

"Ese pequeño detalle", dijo Stella con una sonrisa.

********

A las nueve, Stella le dijo a Madelyn que se preparara para ir a la


cama. Madelyn la ignoró y siguió mirando televisión.

"Madelyn, la cama, ahora o los gramps no te meterán".

Ante esa amenaza, Madelyn se levantó de un salto y corrió escaleras arriba. Lo


seguí unos minutos más tarde y, a través de la puerta parcialmente abierta,
pude verla de vuelta cuando sus manos se desengancharon del sostén y lo
dejaron caer en la silla. La vista de mi nieta de once años de pie allí, vestida
solo con un par de bragas rosadas de corte completo, y con sus hombros
estrechos y su pequeña cintura que brillaban suavemente en su estupendo
pequeño trasero, era todo lo que un hombre cuerdo podía soportar. Mi erección
lo hizo saber que le gustaba lo que veía. Se puso la camisa de dormir sobre la
cabeza y la dejó caer; llegó a la mitad del muslo. Llamé a la puerta.

"Vamos gramps", dijo mientras saltaba sobre su cama. Entré y me senté a su


lado, me incliné y le di un beso en la frente.
"Buenas noches, Maddy, no dejes que las chinches muerdan".

Ella puso sus brazos alrededor de mi cuello y me besó en la boca. Me


sorprendió lo sensual que se sentía al tener un par de labios pequeños pero
llenos que tocan los míos.

"Gramps nocturnos. Nos divertiremos mucho mientras estés aquí".

Cerré la puerta y volví a bajar, donde Stella estaba haciendo algo de


planchado. Me senté a la mesa de la cocina y la observé. Luego me miró y dijo
algo que me sacudió hasta la médula.

"Recuerden cuando todos vivíamos en América y yo solía ir a la ducha con


usted. Tenía diez años, creo, y desde que nos bañábamos juntos, pude ver
cómo era el cuerpo de un hombre adulto. Todas las chicas de la escuela no
tenían idea de qué estaban hablando cuando surgió el tema del pene de un
hombre ".

"Sí ... lo recuerdo", dije, mi pene en rápido crecimiento oculto a la vista. Lo


recordé vívidamente, particularmente en mi vida posterior cuando me
obsesioné con los cuerpos de las niñas.

"Sabes, papá, Maddy está en esa edad cuando empieza a sentir curiosidad. A
veces se ducha conmigo y me pregunta cómo se verá su cuerpo. ¿Estaría de
acuerdo con la idea de dejar que ella se bañe contigo?"

¡Oh mi querido Dios en el cielo, ayúdame por favor! No hay manera de que
pueda ducharme con mi nieta sin tener una erección furiosa. No quiero que
Maddy vuelva con mi hija diciéndole que mi polla estuvo dura todo el tiempo
que ella se bañó conmigo.

"Puede que no sea una buena idea, Stella. ¿Qué pasa si tengo una erección?"

"Solo sé honesto con su papá; ella necesita saber estas cosas. Por favor, ¿lo
harás? ¡Significaría mucho para mí!" ella suplicó ¡Maldita sea! No pude
rechazar la oportunidad de ver el cuerpo joven de mi nieta; Tal vez incluso
tocarla con el pretexto de lavarla.

"Está bien, si insistes. ¿Crees que ella quiere?"

"¿Por qué crees que te pedí que nos visitaras?"

Pues maldito infierno! ¡Iré al pie de nuestras escaleras!

Capitulo dos

A la mañana siguiente, acababa de ducharme en el baño de la familia y estaba


a punto de abrir el agua cuando escuché un susurro. Mirando a través de la
puerta de la ducha de vidrio esmerilado, vi la pequeña forma de Maddy
caminando hacia mí y la puerta del baño cerrándose. La puerta de la ducha se
abrió y mi nieta de once años entró. Jadeé al ver su cuerpo desnudo, pequeños
senos sentados a cada lado de su pecho, areola rosa y pequeños pezones con
cuentas en la parte superior. Se quedó allí con las manos delante de su
entrepierna, mirando el suelo de baldosas y me quedé totalmente herido. Había
visto chicas desnudas de once años en fotos y videos, pero palidecieron en
comparación con ver a una en persona y Maddy era absolutamente hermosa.

"Maddy, tienes un cuerpo tan perfecto", dije mientras apartaba sus manos de
su entrepierna, "es una pena esconderlo".

Tenía una barriga plana casi cóncava que enfatizaba el tamaño de sus monos,
sin cabello, excepto el vello natural de su cuerpo. Era bastante grande para una
niña tan pequeña, su coño regordete llenaba el espacio tan sexy entre la parte
superior de sus muslos; Pequeños pliegues a cada lado y el pudendo más
hermoso que jamás había visto. Comenzó con una depresión en la parte
superior y sus bordes redondeados de su hendidura se extendieron hasta el
final entre sus piernas y desaparecieron en la grieta de su trasero. ¡Era una
vista asombrosa!

Levanté su barbilla hacia arriba, "Eres hermosa cariño, y te amo", le susurré.

Puso sus brazos alrededor de mi cintura y me abrazó, atrapando mi pene


erecto entre sus pechos. Ella se quedó sin aliento cuando lo sintió y retrocedió.

"Es un gramo tan grande", dijo con los ojos abiertos, "¿por qué tiene que ser
tan grande?" ¡Oh Dios! Stella me advirtió de esto y luego recordé lo que me
dijo: "sé honesto".

"Bueno, tiene que ser tan difícil para que se deslice en una vagina de mujer.
Sabes lo que es una vagina, ¿verdad?"

"Sí, sé lo que es una vagina ... y un clítoris ... y testículos, muppet".

"Entonces, si fuera blando no entraría, ¿verdad?"

Pensó en eso por un segundo y su pequeño asentimiento me dijo que


entendía. Abrí el agua y, después de mojarnos a los dos, la apagué y comencé
a enjabonar su cuerpo; algo que estoy seguro de que mi hija no anticipó, pero
no me importó, quería sentir su cuerpo joven bajo mis manos. Maddy nunca me
detuvo mientras lavaba sus pechos; sintiendo su areola ir de suave a hinchada
y sus pezones firmes en pequeñas perlas duras. Mi nieta se estaba
excitando. Ella jadeó cuando mis dedos húmedos se lavaron entre sus piernas,
frotando su clítoris y la abertura de su vagina, terminando frotándose el ano y
las mejillas.

"Muy bien," murmuró ella, "ahora es mi turno de lavarte".


Se enjabonó sus pequeñas manos, comenzó a caminar por mis hombros y se
abrió camino por mi espalda, entre mis mejillas, asegurándose de que me
frotara el ano, hasta los tobillos. Me di la vuelta y los pequeños dedos
lavándome los pezones me hicieron sentir un hormigueo, mi erección se
contrajo, sorprendiendo a Maddy.

"¿Hiciste ese gramps?" preguntó ella mirándolo. Lo hice temblar de nuevo.

Ella chilló. "Lo hiciste!"

Ella puso ambas manos alrededor de mi eje y lo lavó; Luego ella lavó el final y
finalmente mis testículos. No pude aguantar más, la visión de mi nieta desnuda
de once años, tocar sus pechos y su coño y sentir sus manos alrededor de mi
polla era demasiado. Broté fuerte, salpicando mi semen caliente en el pecho y
la barriga de Maddy, solo pude pararme allí, apoyándome contra las paredes
de la ducha mientras mi semen salpicaba el cuerpo de mi nieta.

Maddy no se movió, solo se quedó allí con las manos en mis caderas mientras
me observaba descargar una cantidad excesiva de semen en su
cuerpo. Finalmente, cuando terminé y mi polla ahora flácida colgaba frente a mi
pierna izquierda, ella habló.

"Oh, gramps, eso fue un montón de semen, ¡está sobre mí!" dijo mirando hacia
abajo a mi líquido blanco corriendo por su entrepierna y bajando ambas
piernas.

"Lo siento, Maddy, no pude evitarlo, realmente me excitaste, tienes un cuerpo


tan sexy ... y por cierto, ¿dónde aprendiste que era semen?"

"Mi amiga Susan me lo contó y vimos algo en Internet".

"Wow, ¿ves porno?"

"Sí, gramps. ¿Te hice hacer eso?" preguntó ella con incredulidad en su
voz. "¿Crees que soy sexy?" ella añadió.

"Sí, eres una joven muy hermosa y deseable," contesté, sus ojos
sonriéndome. "Pero, cariño, no podemos decírselo a nadie, especialmente a tu
mamá, ya que ella me enviaría a empacar y no querrías que eso sucediera,
¿verdad?"

"No gramps. Será nuestro secreto".

Volví a encender el agua y lavé mi semen del cuerpo de Maddy. Nos secamos
y nos vestimos. Comencé a tener otra erección cuando ella puso un pie en el
borde de la bañera y se secó entre sus piernas, sus labios carnosos, con su
excitación abierta, revelando su vaina de clítoris la pequeña abertura en su
vagina. Miró hacia mi pene erecto.

"¡Abuelita, tienes otra erección!" ella dijo. "¿He causado eso?"


Asentí y habría visto su pecho hinchado de orgullo si no me hubiera
concentrado tanto en sus senos soberbios. Mientras caminaba de regreso a la
cocina, Stella me miró.

"¿Cómo te fue, papá?", Preguntó ella.

"Todo lo que puedo decir es que Maddy es una joven muy inquisitiva". Oh mi, si
Stella solo supiera.

El resto del día fue interesante, por decir lo menos. Cada vez que Maddy me
miraba, tenía una pequeña sonrisa de complicidad en sus labios y miraba hacia
abajo si la miraba demasiado. Cuando su mamá no estaba cerca, buscaba a
tientas el trasero de Maddy y ella gritaba y huía. Cuando Stella le preguntaba
qué estaba pasando, Maddy decía "¡Gramps haciéndome cosquillas!" Tuve una
pelota con ella. Como la escuela había terminado el verano, y Stella tuvo que
volver al trabajo después de tomarse unos días de descanso para darme la
bienvenida, las cosas se pusieron muy intensas con Maddy y conmigo.

Capítulo tres

Al día siguiente, después de que Stella se había ido a trabajar, Maddy estaba
sentada en la sala de estar viendo la televisión.

"¿Qué te gustaría hacer hoy, cariño?", Le pregunté.

"No sé", respondió ella. Exasperado volví a preguntar. Ella se miró los pies y se
sonrojó mientras hablaba.

"Abuelita," dijo, deteniéndose por un buen rato. Estaba a punto de interceder


cuando ella finalmente continuó. "Gramps, quiero verte correrse de nuevo como
lo hiciste en la ducha". ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! Me dije a mi mismo.

"Está bien cariño, ¿lo haremos en mi habitación o en la tuya?"

"El mío", se entristeció ella con entusiasmo. Tomó mi mano mientras subíamos
las escaleras a su habitación. Me detuve en el baño en el camino y recogí un
paño. Dentro de su habitación me quité la ropa.

"El abuelo quiere ver tu hermoso cuerpo mientras se corre con Maddy, así que,
¿por qué no te quitas la ropa también?" Rápidamente y con entusiasmo se
desnudó y se sentó con las piernas cruzadas en su cama. A mi erección le
gustó el hecho de que sus labios regordetes se habían abierto como una flor
exponiendo brillantes pliegues de carne color rosa, su larga vaina de clítoris y
la entrada oscura de su vagina. Su vagina era bastante grande, en relación a
su cuerpo. Era rechoncho, formando una vee natural entre sus muslos,
formando una brecha sexy. Dios era hermosa y deseable y totalmente libre de
vergüenza al exponerse a mí.
"Maddy", dije, "¿te gustaría hacer cumps de gramps?" Sus ojos se iluminaron
de emoción, pero entonces apareció un ceño fruncido.

"No sé cómo gramps".

"Cariño, todo lo que necesitas hacer es lo que hiciste ayer en la ducha. Puedes
hacer eso, ¿verdad?"

Su sonrisa volvió y ella asintió con la cabeza. Me acosté de espaldas en su


cama y ella se arrodilló a mi lado. Agarró el eje de mi polla, lo levantó de mi
estómago y lo sostuvo con su mano, sus dedos no se encontraban. Ella me
miró con incertidumbre en sus ojos. Puse mi mano alrededor de la de ella y la
moví hacia arriba y hacia abajo.

"Así es la cariño", le dije.

Una sonrisa regresó a su cara y ella comenzó a levantarme con entusiasmo. La


vista de mi nieta de once años con mi polla en la mano fue increíble. Se veía
tan grande en su pequeña mano; Sabía que no pasaría mucho tiempo antes de
que yo viniera. Efectivamente, sentí que mi orgasmo subía en mi ingle, mi saco
de pelota se apretaba, mi polla palpitaba y se hinchaba y una enorme cuerda
de esperma blanco brotó del extremo y volvió a salpicar su muñeca y mano. La
expresión de su cara fue de asombro que me había hecho correrme. Otra
cuerda aterrizó en mi estómago y más salpicó mis muslos mientras ella me
seguía bombeando. Cuando me recuperé y abrí los ojos, ella tenía una mirada
de intenso orgullo en su rostro.

"¡Buena chica Maddy, hiciste gramps cum!" Dije.

"Lo hice, ¿no gramps? Mi mano está pegajosa", respondió ella.

"Vamos cariño, vamos a limpiarnos".

"No gramps, lo haré, te quedas allí". Ella llevó la toalla al baño y regresó unos
minutos más tarde. Se había lavado las manos y había humedecido el
paño. Ella procedió a limpiar mi semen de mí con una gran sonrisa en su
rostro.

"Hay Gramps, todos limpios", dijo mientras se subía a la cama y se acostaba a


mi lado con el brazo sobre mi pecho.

"Te amo abuelo."

"También te quiero cariño, gracias por hacer feliz al abuelo. ¿Quieres que te
haga feliz?"

Sin dudarlo, ella respondió: "Uh-huh".

Me di la vuelta y abrí sus piernas, su coño regordete se abrió para mí y pude


ver su pequeño clítoris; mi pequeña nieta se despertó Chupé sus pequeños
pezones, duros como perlas y su areola se hinchó, mientras los lamía y los
chupaba. Podía sentir pequeños temblores en su cuerpo y mi erección regresó
al pensar que iba a darle a esta niña de once años un orgasmo como nunca
antes había tenido.

Bajé de la cama y cuando mis labios tocaron sus calvos monos, olí su
aroma. Nunca antes había olido la excitación de una niña; Era dulce, pero
almizclado, con un toque de acidez. El interior de su vagina era rosa brillante
con inicios de labios internos inmaduros, los bordes teñidos de marrón y, en la
base de su hendidura, la pequeña abertura en su vagina. Me pregunté si podría
penetrarla sin hacer ningún daño. Pude ver su himen protegiendo la entrada,
una película diáfana a la espera de ser desgarrada mientras perdía su
virginidad.

Se estremeció por un momento cuando Nathan le tocó el clítoris con la punta


de la lengua. Mientras él lamía su capucha, su clítoris se afianzó, una pequeña
cuenta de goma. Miró por encima de sus prominentes mons, y la hinchazón de
sus pequeños pechos, en su cara. Su frente se frunció con concentración al
experimentar el comienzo de nuevos sentimientos; su coño palpitaba y le
dolían los pechos mientras su abuelo lamía la hendidura de su coño y chupaba
su clítoris. Su respiración aumentó, jadeando, las fosas nasales se inflamaron
cuando inhaló, pequeñas contracciones en sus brazos y piernas, repentinos
apretones de sus mejillas.

"¡Oh, gramps!" gritó cuando su orgasmo se estrelló contra ella, su cuerpo


temblaba como si estuviera poseída; sus muslos se apretaron contra la cabeza
de su abuelo. Agarró bolas de sábanas de lino en sus puños colgando con
fuerza mientras se estremecía y se movía, con la espalda arqueada empujando
su cabeza contra la almohada. Finalmente, respiró y se dejó caer sobre la
cama, con los brazos relajados a los costados.

"Gramps, nunca había sentido algo así antes. ¡Fue increíble!" dijo ella, con una
gran sonrisa en su rostro.

"Te dije que te haría sentir bien, cariño", le contestó mientras le quitaba el
sudor del cabello humedecido de su cara y le acariciaba la mejilla. Una
expresión extraña cruzó su rostro, como si estuviera luchando con algún
pensamiento o sentimiento. Después de unos minutos ella finalmente habló:

"Abuelita, ¿cuándo podemos tener relaciones sexuales, sabes coito?"

Mi corazón se salto un latido; mi nieta quiere que me la folle Traté de imaginar


cómo sería penetrar a una niña de once años, para poner mi polla dentro de un
coño tan inmaduro. No podía, no tenía un marco de referencia, incluso mi
difunta esposa no era virgen cuando tuvimos sexo por primera vez.

"¿Estás segura, Maddy? Eso es mucho para pensar en un niño de once años".

"Sí, gramps, estoy seguro".


Capítulo cuatro

"Está bien", dijo ella, "estoy lista".

Lentamente empujé contra su apretada abertura que, al principio, no le dio un


milímetro. Se estaba mordiendo el labio inferior y sus ojos estaban arrugados
ante la expectativa de que el dolor vendría. Empujé un poco más y, finalmente,
milímetro por milímetro, su vagina comenzó a dilatarse y luego, de repente,
cedió y mi corona apareció.

"¡Ay!" ella grito, "eso duele!"

"Está bien, cariño, lo peor ya pasó", dije tranquilizadora.

Su expresión de duda y el dolor en su rostro fueron reemplazados por uno de


orgullo y felicidad. Miré hacia abajo y vi un tinte rojo alrededor de la corona de
mi corona, sangre donde su himen se había roto, pero no mucho. Tomé nota
mentalmente de decirle que pusiera un poco de papel higiénico dentro de las
bragas para que su madre no encontrara manchas de sangre en la
entrepierna. Muy lentamente, empujé y tiré hacia atrás, empujé y tiré hacia
atrás, hasta que finalmente golpeé su cuello uterino de goma; Estaba
completamente dentro de ella, mis pubis apretados contra los de ella.

"Estoy completamente dentro de ti Maddy," susurré. Sus ojos se iluminaron.

"¿De Verdad?"

"Sí, cariño, ya no eres virgen, niña; ahora eres una mujer joven".

El orgullo en sus ojos era maravilloso de contemplar. Comencé a retirarme.

"Gramps no, no lo hagas", exigió ella, "me gusta cómo se siente".

Consciente de su vagina pequeña y apretada, me acaricié con suavidad,


golpeando contra su cuello uterino, provocando pequeños jadeos. Lentamente
comenzó a respirar más rápido, y pude sentir pequeños estremecimientos en
su cuerpo, mientras se acercaba a su clímax.

"Oh, gramps", gritó, mientras su orgasmo la inundaba. Puso sus brazos


alrededor de mi cintura, y me jaló sobre ella, mi polla enterrada profundamente
dentro de su coño tan apretado. Ella se calmó lentamente y su respiración se
hizo más lenta. No me había corrido todavía, ya que quería que me sintiera
arrebatar dentro de ella. Comencé a acariciarla, lentamente al principio, luego
más rápido cuando sentí que se acercaba mi clímax.

"Oh Maddy, la corrida de Gramp," murmuré.


Mi polla se hinchó cuando mi semen chorreó en ella, chorreó con fuerza dentro
de ella, inundando su vagina apretada. Dios se sentía tan bien, que finalmente
había logrado tener relaciones sexuales con una chica pubescente. Mis amigos
en casa estarían celosos.

"Sentí que vomitaste tus cosas dentro de mí, me sentí muy bien".

Me puse de lado y la llevé conmigo. Yacimos allí hasta que mi pene quedó
flácido y se dejó caer. Tomé una toalla y la puse entre sus piernas para
absorber mi semen, ya que se escapó de su coño. Nos acostamos allí durante
una buena hora, mi brazo alrededor de ella, su cabeza apoyada en mi hombro.

"Vamos Maddy, es hora de levantarte y limpiarte. ¿Cómo te sentiste?"

"Un poco de dolor", respondió ella.

"Está bien, voy a tomar un baño y puedes remojarte un rato, te ayudará con el
dolor".

********

Después de poner media docena de capas de papel higiénico doblado en el


escudete de sus bragas, y decirle que lo revisara periódicamente, volvimos a
bajar. Lavé la toalla sucia en el fregadero de la cocina y la colgué para que se
secara al sol. Después de la cena, y cuando Maddy se había acostado, Stella
observó que Maddy parecía diferente de alguna manera, pero dijo que no podía
poner un dedo en ella. Esperaba que no.

Epílogo

Pasaron cuatro días antes de que regresara a los Estados Unidos cuando
Stella hizo una petición inesperada, una que me emocionó enormemente.

"Papá", dijo, "¿por qué no te llevas a Maddy a casa contigo durante el resto del
verano? Sé que a ella le encantará y le permitirá hacer cosas nuevas, ampliar
su horizonte, ¿sabes? "Primer gran viaje en avión, nuevo país".

Esperé unos minutos sin querer parecer demasiado ansioso.

"Claro cariño, ¿pero ella tiene su propio pasaporte?"

"Sí, la conseguí hace un año cuando volamos a Irlanda".

Llamé a Delta y le conseguí a Maddy un asiento en Business Class. No


pudieron obtener el asiento del pasillo al lado del mío, pero me aseguraron que
la tripulación de cabina le pediría a alguien que cambiara, ya que había varios
hombres de negocios solos en el mismo vuelo.
Este verano va a ser uno de los mejores de todos. Tal vez le presente a Maddy
a mis amigas pedófilas, pero no tengo relaciones sexuales con ellas. En lo que
respecta a mi nieta, ella es toda mía.

…………………….

Mg12 Mg8, gsolo, Msolo, incesto, contras.

Una historia de un pilar de la comunidad que lucha


contra sus pensamientos incestuosos por su hijastra
Sarah.
~ UNO ~

Siempre me había considerado un ciudadano moral y


sobresaliente de mi comunidad, un hombre temeroso
de Dios. Fui criada en un ambiente de amor por dos
padres que asistían regularmente a la iglesia y que
insistían en que estudiara la Biblia mientras asistían al
servicio dominical. A medida que crecía en la edad
adulta, asistía a la Iglesia Bautista de Jonesboro cada
semana y allí era diácono. Nunca pensé que me
apartaría del camino de la justicia y nunca pensé que
mi descenso a la depravación estaría en manos de una
niña de doce años.

En retrospectiva, mi deterioro moral comenzó cuando


mi pastor me pidió que ministrara a una divorciada de
treinta años ya la madre de dos hijas: Sarah de doce
años y Karen de ocho. Angela era una mujer atractiva y
las dos chicas eran hermosas. Ambos eran rubios
como su madre y Sarah era extrovertida y parecía vieja
por sus años. Karen era más tímida, más reservada.

Después de ministrar a la familia durante seis meses,


me enamoré de Angela, así que le pedí que se casara
conmigo. Ella aceptó de inmediato. Mis padres estaban
mortificados de que me iba a casar con una mujer que,
no solo estaba divorciada, ya tenía hijos y, esto era lo
peor, no era una bautista. Lo intentaron pero no
pudieron disuadirme, de hecho, cuanto más lo
intentaban, más quería casarme con Angela. Estaba,
supongo que enamorado y enamorado de ella. Como
una mujer divorciada no podíamos casarnos en mi
iglesia, así que hicimos un matrimonio simple en la
oficina de registro que me alejó aún más de mis padres.

~ DOS ~

Nuestra nueva vida juntos se estableció en una rutina


regular: trabajaba en la biblioteca local y Angela
trabajaba como ayudante de maestra. Seguía
asistiendo a la iglesia todos los domingos, pero no se
me permitía ser ministro o ser diácono. Angela no
asistía a la iglesia y creo que la única vez que estuvo
en la iglesia fue para casarse y para los bautismos de
la niña.

Mi relación con Karen fue un poco difícil al principio y si


no fuera por Sarah, hubiera sido más difícil. Karen
estaba muy a la defensiva y si la reprendía, ella
siempre respondía con ' no eres mi padre '. Sarah la
amonestaría y le diría cuánta suerte tuvo de tenerme en
sus vidas. Sarah era mi defensora. Pasaron un par de
años antes de que Karen se volviera más aceptada
conmigo.

Muchos años después, descubrí que el padre de Sarah


la había molestado cuando ella tenía cinco años, esa
fue la razón por la que se divorció de él. De todos
modos, desde el momento en que comencé a salir con
su madre, Sarah siempre intentaba estar cerca de
mí. No pensé nada de eso, solo lo atribuyo a su
necesidad de tener una figura paterna en su vida. A los
doce años empezó a coquetear conmigo. Yo estaba -
supongo que me sentí halagado por la atención.

Sarah haría cosas inocentes, como dejar la puerta del


baño abierta mientras orinaba. La vislumbraba sentada
allí con sus bragas alrededor de sus tobillos cuando
pasaba por la puerta. O gatear en mi regazo, que era
un poco inusual para un niño de doce años. Cuando su
madre no estaba allí, caminaba por la casa con una
camiseta corta y bragas de algodón. Creo que le
pellizcó los pezones deliberadamente para que le
tocaran la camisa.

No dejaba de preguntarme cosas de naturaleza sexual,


por qué un niño en su escuela tenía una protuberancia
en sus pantalones o cuándo se agrandarían sus pechos
o qué estaba haciendo con su madre la noche anterior,
ya que ella había escuchado ruidos extraños. Para ser
sincera en ese momento, me estaba avergonzando un
poco y pensé que era inapropiado que ella me hablara
así.

No sé cuándo fue o qué sucedió para cambiar mi


actitud, pero comencé a disfrutar de la atención. Esta
fue la época en que su madre y yo comenzamos a
tener problemas matrimoniales, así que tal vez fue
eso. Mucho de esto sucedió mientras su madre
trabajaba; ella había dejado su trabajo como ayudante
de maestra y ahora trabajaba de camarera por las
noches. Creo que lo hizo para que no estuviéramos
tanto juntos. Tiempo juntos los fines de semana y eso
no fue muy agradable.

Acostaría a Karen a la cama alrededor de las siete y


Sarah se sentaría en mi regazo viendo la televisión
hasta que llegara la hora de irse a la cama a las
nueve. Ella siempre se las arreglaba para dejar que su
camiseta subiera hasta que todas sus bragas
estuvieran expuestas. Al principio aparté la vista, pero
después de un tiempo empecé a echar un pequeño
vistazo. Tenía el montículo más hermoso entre sus
piernas y en ocasiones: se subía las bragas
deliberadamente un poco demasiado para que pudiera
ver su dedo pequeño en camello delineado por el fino
algodón.

Era un martes por la tarde alrededor de las ocho y


media y Sarah estaba sentada en mi regazo como de
costumbre. Ella comenzó a retorcerse el trasero y me
horroricé al sentir mi erección en aumento.

"Sarah es hora de irse y prepararse para la cama".

"Pero aún no son las nueve en punto, papá". La levanté


de mi regazo.

"Sarah, por favor, haz lo que te pido y ¿qué pasa con


esta cosa de papá?"

"Me gusta llamarte papá. ¿No te gusta que te llame


así?"

"Supongo que está bien, Sarah, ahora ve y prepárate


para la cama". Hizo un puchero, empujó su labio
inferior y caminó lentamente hacia su habitación.

"Necesitas meterme en"

"Está bien, estaré allí en un minuto".

Fui a su habitación para arroparla y noté que no se


había puesto el camisón, algo que siempre hacía en el
baño después de orinar y lavarse los dientes.
"Sarah, ¿por qué no te pusiste el camisón?"

Se puso la camiseta sobre la cabeza y la colocó a


propósito, y lentamente sobre la silla.

"Necesito mi camisón por favor papi".

Me enfrentó esperando que recogiera el camisón de la


cama y se lo diera. Tenía pechos pequeños y firmes
con aureola café claro y pequeños pezones rosados y
duros. Inmediatamente tuve una sensación de
cosquilleo en mi entrepierna, no solo por la visión de
sus senos jóvenes, sino por el hecho de que ella lo
estaba haciendo deliberadamente y estaba mal.

"Sarah, ¿qué estás haciendo? No debes estar desnuda


delante de mí".

"No estoy desnudo, tengo bragas puestas".

"Sabes a lo que me refiero, ahora cubre".

Ella sonrió. "Te estoy esperando para que me pases mi


camisón papá o vas a quedarte allí toda la noche?"

"Err no cariño". Cogí el camisón y se lo di. Ella se tomó


más tiempo del que debería en poner sus brazos a
través de él y levantarlo sobre su cabeza. Sus pechos
ahora estaban ocultos, pero el bulto en mis pantalones
no estaba y Sarah lo estaba mirando.

"Está bien, señorita, en la cama". Se puso debajo de


las mantas y me tendió los brazos para que la
besara. Me incliné y ella puso sus brazos alrededor de
mi cuello y me besó en la boca. El hormigueo en mi
ingle regresó. Apagué la luz cuando salía de su
habitación.

Estaba respirando rápidamente. La vista de sus pechos


núbiles me había emocionado y me sorprendió mi
reacción, especialmente por mi erección. Esta fue una
sensación nueva y para mi sorpresa, me encantó.

~ TRES ~
A la mañana siguiente dejé a Karen en su escuela y
conduje a Sarah a la suya. Me detuve en el bordillo, me
incliné y la besé en la cabeza.

"Papi."

"Si Sarah"

"¿Te gustó mirar mis tetas anoche?"

"Sarah, no creo que debas preguntarme eso, no está


bien".

"Solo quería saber porque algunas de las chicas de mi


clase tienen otras más grandes y me preocupa que la
mía no crezca".

"Sarah, si te hace feliz, creo que tus senos son muy


bonitos".

"Oh, gracias papi. Te amo". Salió del auto y corrió hacia


la puerta principal de la escuela. Hmm, me llama papá,
me deja ver sus pechos, dice que me ama . ¿De dónde
viene todo esto que pensé?

Durante las siguientes semanas, Sarah no me dejó ver


sus pechos otra vez; de hecho, se portó muy bien, pero
noté que solo me llamaba papá cuando estábamos
solos. En otras ocasiones, era David o Dave. Poco a
poco estaba sintiendo pensamientos y sentimientos
lujuriosos por Sarah, su hermana también, aunque
Karen no era tan atractiva como Sarah, ya que solo
tenía ocho años y no tenía pechos, pero tenía un coño
que me imagino que me penetrara el dedo.

Intenté tocar a Sarah cualquier oportunidad que


pudiera. No a tientas, pero un toque suave de los
extremos de mis dedos a través de su espalda o por su
brazo. Ella nunca reaccionó, así que me puse un poco
más audaz. Cuando me abrazó de despedida cuando la
dejé en la escuela, descansaba mi palma en su muslo
desnudo, cada día un poco más alto. Cuando me
incliné para darle un beso de buenas noches en la
cama, siempre le puse la mano sobre el pecho y ella
murmuró en voz baja.
Estaba cayendo cada vez más en este estado de ánimo
incestuoso. Traté de resistirme a los pensamientos y
las urgencias, a empujarlos a la parte de atrás de mi
cabeza, pero no cooperaron. Cada vez que conseguía
alejarlos, Sarah pasaba y admiraba su fondo
perfecto. Sus muslos perfectos. Sus terneros
perfectos. Sus tobillos y espalda perfectos fueron los
impulsos, que me obligaron a codiciar su perfección.

~ CUATRO ~

Me estaba duchando un sábado por la mañana. Angela


había llevado a Karen de compras. Abrí la puerta de la
ducha y salí. Noté que no había toallas.

"Sarah, por favor, tráeme una toalla de baño y déjala


afuera de la puerta del baño". Yo grite

"Esta bien papi"

Estaba allí desnudo y empapado cuando Sarah entró


con una toalla de baño ignorando mi solicitud de dejarla
afuera. No hice ningún intento de cubrir mis genitales,
no habría tenido sentido cuando comencé a tener una
erección y Sarah estaba observando cómo crecía.

Oh no, no puedo resistir estos impulsos pecaminosos,


simplemente no puedo, son demasiado poderosos .

"Wow papi, eso es grande, más grande que el tío


Jimmy". Tomé la toalla y la puse alrededor de mi
cintura.

"¿Qué pasó con Jimmy, ¿cómo es que viste su pene?"

"Sabes que el tío Jimmy es un delincuente sexual


registrado, ¿no?"

"No, tu madre nunca me lo mencionó. ¿Qué te hizo?"

"Oh, estaba en su casa un día y él solo se bajó los


pantalones y me lo mostró".

"¿Qué hiciste?"
"Me di la vuelta y corrí hacia la tía Alice y le conté lo
que había hecho. Ella me dijo que simplemente se
mantuviera alejada de él; fue entonces cuando me dijo
que era un delincuente sexual registrado".

"Eres una chica muy inusual, Sarah".

"¿Qué quieres decir con papi?"

"Bueno, coqueteaste conmigo el otro día cuando me


mostraste tus pechos y ahora solo miraste mi pene, sin
embargo, parece muy importante para ti, ya sabes, no
es gran cosa". Ella se rió y por un minuto no reconocí
mi doble sentido inocente. "Eso salió mal, ¿no?"

Se acercó, rodeó mi cuerpo mojado con los brazos y


apoyó la cabeza en mi pecho. "Te amo papi. ¿Quieres
ver mis tetas otra vez?"

Le supliqué: Dios mío, por favor, ayude a este


lamentable pecador, a este débil y lujurioso
hombre. Luego vinieron el hormigueo y la erección
completa, toda la ayuda se había
desvanecido. Afortunadamente, el pesado algodón de
la toalla de baño asfixió mi pene erecto.

"Err sí, supongo". Intenté no ser tan entusiasta. Sarah


se quitó la camiseta, llevaba un sujetador.

"¿Desde cuándo has estado usando un sostén?"

"Mamá me consiguió una hace seis meses".

"Pero no te he visto usarlo antes".

"Lo sé, no lo uso todo el tiempo". Ella tenía una mirada


diabólica en su cara.

"¿Quieres quitárselo a papá?" Oh, Dios mío, esto era


tal como encenderlo.

Me paré detrás de ella y desaté los ganchos. Ella dejó


caer sus brazos y el sostén de algodón se deslizó de
sus brazos. Me miré en el espejo grande y pude ver sus
hermosas protuberancias núbiles, sus pezones
parecían guisantes. Me di la vuelta y puse una mano
sobre cada pecho, sus pezones duros se apretaron
contra mis palmas.

"Oh Sarah. Eres tan hermosa y tienes un cuerpo


encantador". Ella puso sus manos sobre las mías.

"Gracias papá, necesitaba escuchar eso de ti. Te


amo". La besé en el costado de su cuello y en la parte
superior de su hombro.

"Yo también te amo Sarah". Se dio la vuelta y me


abrazó, presionando sus pechos contra mi pecho.

"¿Tú me amas, papá?"

"Claro que sí, y eres la joven más hermosa que he


visto". Se puso de puntillas y besó mis labios. Puse mis
manos a ambos lados de su cara y le devolví el beso,
mi lengua tocando ligeramente sus labios. La sensación
era electrizante. Sostenía a esta hermosa niña de doce
años con solo el algodón de la toalla de baño entre mi
erección furiosa y su barriga suave y joven.

"Está bien cariño, necesito vestirme". De mala gana me


soltó y fue a su habitación. La seguí en silencio y miré
de reojo. Estaba acostada boca abajo con una
almohada debajo de ella, una mano estaba en frente de
ella, no podía ver dónde, pero adiviné dentro de sus
bragas, ya que ella estaba acariciando la almohada y
maullando en voz baja.

Estaba viendo a Sarah masturbarse, me castigé a mí


misma, no debería estar haciendo esto.

Volví a mi baño y me masturbé con avidez sobre el


lavabo. Alcancé el clímax y mi semen cremoso caliente
salpicó el tazón. Exprimí el último de mi semen y lo
lavé. Mis pensamientos lujuriosos ahora habían
ahogado mi decencia: había cruzado un umbral para
mirar y tocar.

Me arrodillé en el borde de mi cama esa noche e hice


algo que no había hecho en casa por un tiempo:
recé. Recé por el perdón, por pensar pensamientos
lujuriosos hacia mi hijastra. Recé por guía. Recé por
que cesara esta relación incestuosa.
~ CINCO ~

Durante las siguientes dos semanas luché con mi


demonio, un demonio que quería acariciar y explorar el
cuerpo de Sarah. ¿Por qué era tan hermosa, tan
núbil? ¿Por qué tenía un cuerpo tan sensual, por qué
sus pezones se mostraban a través de su camiseta,
tentándome?

Las ocho y cuarenta y cinco de un miércoles por la


noche. Karen estaba en la cama dormida. Sarah estaba
en el baño limpiándose los dientes. Había dejado la
puerta abierta y, cuando pasé, vi que todavía no se
había puesto el camisón, sino que se había puesto una
camiseta y un pantalón. Me detuve. Sabía que si
entraba recaería. Tuve una opción: alejarme o ceder al
incesto. El incesto era demasiado poderoso, así que
entré y me paré detrás de ella.

"Hola papá."

"Hola preciosa."

"Me encanta cuando me llamas así". Ella dijo a través


de un bocado de pasta de dientes. Terminó y se
enjuagó la boca. Puse mis manos debajo de su
camiseta y levanté el frente hasta que sentí sus pechos
desnudos. Las tomé con mis manos y las apreté
ligeramente. Oí una bocanada de aliento y ella empujó
su cabeza de nuevo en mi pecho.

"Oooo eso se siente bien papi". Mientras acunaba sus


pechos, froté cada pezón entre mi pulgar y el
índice. Rápidamente se hicieron firmes bajo mi suave
presión. Mientras acariciaba sus pechos, besé desde
su hombro todo el camino hasta su cuello y el costado
de su cara hasta su frente, solo pequeños besos
suaves.

En el espejo pude ver que ella había puesto su mano


dentro de la parte delantera de sus bragas, el fino
algodón que perfilaba sus nudillos.
"Te vi masturbándote la otra noche, azúcar después de
que saliste de mi baño. Era la vista más hermosa que
te miraba por favor. Eres tan sexy. ¿Puedo saborearte,
cariño?"

Puso un dedo en mi boca y le chupé la crema e inhalé


su dulce aroma a almizcle.

"Querido Señor, no, esto no es correcto, no debería


aprovecharme de ti así".

Rápidamente me fui y me encerré en mi


habitación. Unos momentos después llamaron a la
puerta.

"Papi por favor déjame entrar" Ella estaba sollozando


en voz baja. "¿Qué hice mal?"

Fui a la puerta. "No hiciste nada malo, Sarah, fui yo


quien hizo lo incorrecto".

"¿Todavía me amas papá?" Dios mío, no puedo


resistirme a esto. Abrí la puerta y la tomé en mis
brazos.

"Nunca dejaré de amarte, Sarah, nunca". Besé las


lágrimas de su cara y la abracé con fuerza. En ese
momento oí que se abría la puerta del garaje. Angela
estaba de vuelta en casa.

"Está bien, cariño, déjame meterte en la cama". La


seguí a su habitación y ella se metió en la cama. Besé
sus labios.

"Dulces sueños mi amor."

"Noche papi te quiero".

"También te amo azúcar".

~ SEIS ~

Traté de mantener mi distancia con Sarah durante la


próxima semana, pero simplemente no pude
mantenerla. Parecía tan triste y triste que incluso
Angela lo mencionó. Era esa hora de la noche otra vez
- la hora de dormir de Sarah. Como siempre, dejó la
puerta del baño abierta.

Esta vez no tenía intención de irme; la lujuria por ella


era demasiado fuerte y, como mi esposa y mi relación
empeoraban, rara vez teníamos relaciones sexuales,
de hecho, pensé que estaba viendo a alguien más en el
bar donde trabajaba. Así que ahí estaba yo,
sexualmente frustrado y lujurioso, parado detrás de una
hermosa joven que quería que la molestara.

Levantó la vista de escupir pasta de dientes en el


fregadero y vio mi reflejo en el espejo. Ella saltó un
poco.

"Lo siento, no quería asustarte, cariño". Puse mis


manos debajo de su camiseta. Ella me detuvo

"Papá, no me dejes colgando esta vez".

"No lo haré, confía en mí, no lo haré". Se quitó las


manos y yo me quité la camisa y esperé a que ella
levantara las manos para poder quitarla. Ella lo hizo y lo
tiré al suelo. Tomé sus pechos y apreté cada pezón
entre mi pulgar y el índice. Se reafirmaron. Una vez
más, vi que su mano bajaba por la parte delantera de
sus bragas y comenzó a frotarse.

"Quiero que te pruebes y luego me des un poco".

Su mano salió de sus bragas, podía ver la crema brillar


en sus dedos. Cerró los ojos de placer mientras
saboreaba sus propios jugos. Froté mis palmas
alrededor de sus senos, sus pezones se endurecieron
por mi toque y por el acto erótico de chupar sus propios
jugos de sus dedos. Se puso la mano en las bragas y
recogió más crema. Me los ofreció, la tomé de la
muñeca y guié los dedos hacia mi boca. Chupé su
maravilloso jugo.

Ella volvió a frotarse mientras trabajaba sus


pechos. Pasé mi mano por su vientre liso y plano. Mi
otro acariciaba su cuello, su cara, su hombro, sus
pechos. Ella gemía suavemente. Ella se estremeció
"Oh, Dios, papi que es tan sexy. Me encanta cuando
me tocas así, me da hormigueo en todo el cuerpo".

"Me encanta tocar tu cuerpo, Sarah. Tu piel es muy


suave y tus senos son tan firmes". Besé su cuello y
lamí detrás de su oreja, ella se rió entre sus gemidos
que se hacían más fuertes mientras se metía en un
orgasmo. Estaba ardiendo con mi lujuria, mi polla era
dura y vertical, y me puse detrás de ella y bajé la
cintura de sus bragas para exponer su trasero.

La punta de mi polla por encima de la cintura de mis


calzoncillos de boxeador descansaba entre sus mejillas
firmes: el pre-semen se filtró y corrió hacia abajo en su
hendidura. Se estaba acercando a otro orgasmo
mientras su mano se movía rápidamente dentro de sus
bragas. La abracé con fuerza mientras llegaba a su
clímax. También vine, llenando el interior de mi ropa
interior con mi semen caliente.

Se dio la vuelta y vio la mancha oscura en la parte


delantera de mi ropa interior. Ella sonrió y puso sus
brazos alrededor de mi cuello y me besó
apasionadamente.

"Me alegro de no haber sido el único que se bajó". Ella


susurró en mi oído. "Quiero verte la próxima vez papi".

Estaba totalmente perdida en ella; ella envolvía mi ser


con su encanto y su perfección y su joven
sensualidad. Cualquier idea de redimirme de esta
depravada e incestuosa lujuria había desaparecido. Mi
alma había sido entregada a mis necesidades
carnales. Iría a la iglesia el domingo y seguiría los
movimientos para ser un buen cristiano, pero era un
alma perdida.

~ SIETE ~

La chispa sexual entre Sarah y yo era palpable. Tenía


que tener cuidado para que la madre no se enterara. Le
dije a Sarah que jugara bien cuando no estaban solos y
que ella era genial, bueno. Ella susurraba cosas
cuando nadie escuchaba. Como ' mis bragas están
mojadas otra vez pensando en ti ' o ' Apuesto a que
tienes un problema en este momento ' o ' Quiero verte
verte correrse '. Por mucho que le dije que lo calmara,
ella me ignoró, pero para ser honesta, realmente me
hizo saber que era mía, mía para hacer cualquier cosa
que mi mente lujuriosa pudiera pensar. Yo quería a
esta chica.

Acordamos mantener nuestras actividades sexuales


después de que Karen estuviera dormida y antes de
que Angela llegara a casa o los fines de semana,
cuando Angela y Karen habían ido de
compras. Nuestro siguiente encuentro fue dos noches
después. Karen se había acostado a la hora habitual de
las siete. Le di una hora para ir a dormir. Después de
comprobar que ella era, fui a la habitación de Sarah.

"Papá me prometiste que me dejaría verte cum". Iba a


jugar con ella.

"Bueno, si recuerdo que estabas mirando el parche


oscuro de mis boxers y dijiste que querías verme la
próxima vez. No sé lo que eso significaba".

"Papá, deja de jugar conmigo. Una niña en la escuela


describió cómo su hermano se sacudió por ella. Quiero
verlo por mí mismo".

"Sarah, sabes que no puedes decirle a nadie lo que


hacemos".

"Lo sé papá, puedes confiar en mí".

"Está bien, cariño. Dame un par de tus bragas". Fue a


su cómoda y sacó un par de calzones de algodón rosa
y se sentó con las piernas cruzadas en la cama. Dejé
caer mis boxers y cuando mi polla brotó, ella se quedó
sin aliento.

"Oh, Dios mío, es tan grande. ¿Puedo tocarlo?"

"No esta vez cariño." Ella hizo un puchero. Me paré


junto a la cama y puse mi puño alrededor del eje y
comencé a masturbarme. La mirada de Sarah quedó
paralizada en mi polla, su boca abierta mientras frotaba
el eje. Mi ritmo aumentó y la emoción de masturbarme
frente a una niña pubescente de doce años fue
increíble, toda mi zona de la ingle estaba
hormigueando.

Podía sentir mi orgasmo acumularse en la base de mi


estómago, la presión en mis bolas. Se estaba
construyendo rápidamente y estaba a punto de estallar
cuando dejé de bombear. Mi puño sostuvo el eje de mi
polla apretada para aumentar la presión. Señalé la
cabeza hacia la entrepierna de las bragas de Sarah y
gruñí mientras liberaba la presión sobre mi polla. Mi
esperma caliente salió disparado y golpeó la
entrepierna - charco sobre el algodón blanco. Otro
chorro de crema caliente, seguido de otro, seguido de
otro: Sarah estaba mirando con asombro al ver la
crema blanca nacarada saliendo de la punta de mi
polla. El chorro finalmente se detuvo, apreté las últimas
gotas y las limpié en el frente de las bragas donde
estaría su pequeño clítoris. Gastado, me senté en la
cama.

"Dios mío, papá, eso fue increíble. No sabía que


tuvieras tanto semen". Tomó sus bragas y examinó el
líquido blanco que lentamente estaba siendo absorbido
por la entrepierna de algodón.

"Voy a llevar esto a la escuela mañana". Un escalofrío


de emoción recorrió mi cuerpo al pensar en su propia
crema y sudor mezclados con mi semen en sus bragas
y manchándose en la hendidura de su vulva. Puso sus
brazos alrededor de mi cintura empujando mi pene
flácido en su camisón.

"Gracias, papá, por dejarme verte verte. Te amo".

"También te amo, cariño." La besé en la


cabeza. "Dulces sueños."

"Voy a tener buenos sueños esta noche". Me puse mis


boxers y la metí en la cama. Ella tenía sus bragas en la
mano mientras se iba a dormir.

~ OCHO ~
Paré el auto en su escuela a la mañana siguiente. Ella
se inclinó y me besó.

"Estoy usando las bragas en las que viniste anoche y


todavía están mojadas. Puedo sentir tu semen contra
mi coño". Ella susurró en mi oído.

"Ese pensamiento permanecerá conmigo todo el día,


Sarah, y probablemente también tendré una erección
todo el día". Ella apretó el bulto en mis pantalones.

"Adiós papá, te quiero".

"También te amo bebé."

Cuando la levanté de la escuela, ella se subió al auto,


puso sus brazos alrededor de mi cuello y me besó.

Hola azúcar, buen día en la escuela?

"Sí, papá y yo nos encantó saber que tu semen estuvo


dentro de mi coño todo el día y nadie lo sabía".

"Pensé en ti todo el día, Sarah. Traté de imaginarte en


clase con la mano debajo del escritorio dentro de ti, las
bragas frotando tu coño cubierto de leche. Tuve que ir a
la habitación de hombres dos veces para
masturbarme".

"Oh, eso es tan caliente".

A las ocho, Sarah estaba sentada en mi regazo viendo


la televisión como de costumbre, y como de costumbre,
mi pene duro estaba sentado en la hendidura de su
panty. La parte superior se asomó y se produjo un
semisúbido translúcido que rezumaba lentamente hacia
el final. Tomé un poco de mi dedo y me puse frente a la
boca de Sarah.

"¿Que es eso?"

"Esa es la dulzura del jugo de papá". Tomó mi mano y


puso el extremo de mi dedo en su boca y chupó el
líquido pegajoso. Ella sostuvo mi dedo en su boca y
comenzó a empujarlo dentro y fuera. La sensación de
esta joven dándole cabeza a mi dedo fue increíble. Ella
finalmente lo dejó ir. Puse mi mano debajo de su
camiseta y acaricié sus suaves pechos. Lo dejé vagar
por su vientre liso y plano hasta la cintura de sus
bragas.

Sabía que no debía hacer esto, pero era una tentación


demasiado grande. Moví mi mano dentro de la parte
delantera de sus bragas, ella le abrió las piernas. Tomé
su vulva regordeta, apartando cada uno de sus labios
con mi dedo medio para entrar al interior de su
hendidura. Cuando mi dedo se deslizó dentro sentí su
humedad. Me moví más abajo para encontrar la
entrada a su vagina y ahí estaba, froté mi dedo
alrededor de su abertura sintiendo su tensión.

Estaba gimiendo en voz baja cuando probé la entrada,


no con vacilación sino con ganas de hacer que la
experiencia durara todo lo que pudiera antes de
satisfacer la necesidad de penetrarla. Abandoné su
vagina por el momento y subí su surco para explorar su
pequeño botón. Era firme, como un pequeño guisante
que descansa en la vaina de su coño. Ella gimió más
fuerte cuando la acaricié y presioné.

Mi dedo volvió a su abertura oscura y húmeda y probó


la entrada, esta vez con más urgencia. Mientras me
deslizaba dentro de ella, ella dejó escapar un grito
ahogado.

"Oh, Dios, se siente tan bien, me estás jodiendo con tu


pene de dedo".

Descubrí lo que quedaba de su himen, casi se había


ido, probablemente del fútbol que jugaba en la
escuela. Solo estaba frotando el interior de su vagina y
presionando su clítoris con mi pulgar suavemente
llevándola a un orgasmo. Agarró mis brazos cuando
llegó al clímax, echando su cabeza hacia atrás contra
mi hombro, su joven cuerpo estaba temblando. La
abracé con fuerza mientras su cuerpo se relajaba.

"Ese fue el mejor papá, mucho mejor que cuando lo


hago. Me encantó tener tu dedo en mi coño, tal vez
algún día pueda ser tu polla".

"Espero que también, cariño. Será mejor que te


prepares para ir a la cama ya que tu mamá llegará
pronto a casa". Ella se bajó de mi regazo y se fue, se
lavó los dientes y se metió en la cama. Le di un beso de
buenas noches, un beso especialmente largo esta
noche. Apagué la luz y cerré la puerta.

No pude resistirme a mirar a Karen. Se había quitado la


ropa y estaba recostada de costado, alejada de mí. Su
trasero joven estaba desnudo y expuesto. Me arrodillé
junto a la cama y miré entre sus muslos. Su pequeño
ano marrón estaba cerrado apretado. Puse mi dedo en
él y me masajeé suavemente, luego empujé entre la
hendidura de su joven coño sin pelo y encontré su
entrada.

Puse mi mano dentro de mis pantalones y me limpié un


poco de leche artificial con mi dedo, devolviéndolo a su
vagina, donde froté cuidadosamente la abertura para
que quedara resbaladiza. Empujé la punta de mi dedo
dentro de la vagina increíblemente apretada e intacta
de Karen. Ella se movió un poco, así que dejé de
molestarla y la cubrí con la sábana.

~ Nueve ~

Sarah me preguntaba cuándo podríamos volver a tener


relaciones sexuales. Estaba tan ocupada en el trabajo
que estaba tan cansada y generalmente me acostaba
poco después de Sarah. Angela anunció que iba a
visitar a su madre el viernes por la noche y que se
llevaría a Karen y Sarah. No volverían hasta el sábado
por la tarde. Sarah protestó, ella no quería ir. Se metió
en un partido de gritos entre ellos.

"De acuerdo, bien, quédate con David, no me


importa". Ángela gritó. Cuando se fueron, Sarah corrió
hacia mí, me echó los brazos al cuello y me besó.

"Esa fue toda una actuación allí".

"¿Pensaste que iba a dejar que me arrastrara con la


abuela cuando pudiera pasar toda la noche contigo?"

"Sabía lo que estabas haciendo." Le golpeé


ligeramente el trasero.
"¿Puedo dormir contigo papi?"

"Por supuesto que puedes cariño". Esa noche,


alrededor de las nueve, agarré a Sarah por detrás e
intenté quitarme la camiseta, pero ella se resistió y trató
de huir, pero persistí y finalmente me la quité. Corrió
por la casa chillando mientras la perseguía. La perdí de
vista y comencé a buscar en las
habitaciones. Entonces, de repente, ella estaba detrás
de mí y logró tirar mis pantalones cortos hasta mis
tobillos. Ella salió corriendo y la perseguí solo con mi
camisa y mis boxers. Me quité la camisa cuando la
alcancé en mi habitación y empujé la cama. Intenté
quitarle las bragas, pero ella se resistió, pero solo por
un minuto. Me los quité y olí la combinación de su sexo
y sudor.

"Mmmm, hueles bien, Sarah".

"¿Por qué soy el único desnudo aquí papá?" Ella


agarró mis boxers y los bajó. Me tumbé en la cama
junto a ella, le rodeé el cuello con un brazo y la atraje
hacia mí. La besé y empujé mi lengua entre sus labios,
buscando la de ella que encontró
rápidamente. Nuestras dos lenguas bailaron en su boca
mientras mi mano encontraba su pecho. Lo tomé y froté
su pezón con la yema de mi pulgar, su mano alrededor
de mi cuello me acercó más.

Ella finalmente rompió el beso y jadeó por aire.

"Oh, Dios, te besas tan bien, eso fue increíble". Ella


dijo.

"Dame tu mano Sarah". Me lo ofreció, le cogí la


muñeca, la guié y la puse sobre mi pene duro. Ella
jadeó.

"Es tan difícil y grande. ¿Qué hago, papá? ¿Nunca he


tenido uno antes?"

"Déjame mostrarte. Pon tu mano alrededor del eje,


aquí." Ella lo hizo y envolví mi mano alrededor de la
suya y la moví suavemente hacia arriba y hacia abajo
del eje de mi polla.
"Bien, ahora con la yema de tu pulgar frota alrededor
de la cabeza". La solté y ella continuó frotando arriba y
abajo, una bola de leche pre-cum apareció desde la
apertura.

"¿Que es eso?"

"Eso se llama pre-semen. Está destinado a lubricarme.


Adelante, frótalo alrededor de la cabeza".

"Ooo, es pegajoso y cálido". Dijo mientras corría el


líquido por toda la cabeza de mi pene.

"¿Puedo hacer que te corras solo haciendo esto?"

"Sí, cariño, simplemente mantén el ritmo pero no te


agarres tan fuerte, solo lo suficiente para mover la piel
hacia arriba y hacia abajo". Me acarició con la mano
derecha, a veces con la izquierda y, en ocasiones, con
las dos manos.

"Oh, Sarah, lo haces muy bien. Me encanta cuando


usas las dos manos y cubres la cabeza así". Había un
montón de pre-semen y ella lo ha manchado todo, en la
cabeza, en el eje. Sus manos estaban resbaladizas con
eso.

"Eso es, cariño, sigue haciendo eso cuando estoy a


punto de correrme". Mi respiración estaba llegando en
pantalones cortos ahora que sentía que mis bolas se
apretaban, listas para liberar mi semen.

La expresión de su cara era tan intensa cuando me


bombeó hasta un orgasmo. Agarré las sábanas cuando
mi polla dio un espasmo, la solté y disparé cadenas de
cum blanco perlado en el aire, salpicando mi estómago
y todas las manos y muñecas de Sarah. Me hundí de
nuevo en la cama - gastado.

"Oh, Dios, eso fue increíble. No pensé que mis manos


pudieran hacer eso, hacer que todo ese semen saliera
disparado de ti". Ella frotó sus manos cubiertas de
semen en sus senos. La puse encima de mí, untando
más de ella en su estómago y muslos. Ella sostuvo mi
cara en sus manos y me besó.
"Te amo papá."

"También te amo, Sarah: eres una amante increíble.


Ese fue el mejor trabajo de mano que he tenido. ¿Por
qué no te acuestas y me dejas complacerte?" Ella se
deslizó de mi pecho y rodó sobre su espalda.

Le abrí suavemente las piernas y doblé las


rodillas. Miré a su joven coño apretado. Sus labios
estaban hinchados y de un rosa intenso, la pequeña
protuberancia de su clítoris en la parte superior de su
hendidura quedó expuesta por la emoción de verme
correr y un poco de su crema se estaba acabando en la
parte inferior hasta el culo. Lamí alrededor de su pucker
rosa con la punta de mi lengua.

"No sé lo que estás haciendo, pero no te detengas, se


siente tan maravilloso". Ah a mi pequeña princesa le
gusta que le lamen el culo.

Me lamí el resto de su crema y la saboreé. Suavemente


separé sus labios con mis dedos exponiendo el mojado
rosado de su sexo. Ella inhaló bruscamente cuando
empujé mi lengua en la abertura oscura de su vagina,
mi nariz contra su clítoris. Dios, este gatito de doce
años es tan hermoso, me encantó, lo lamí, lo
chupé. Empujé mi dedo medio dentro de ella y la sentí
temblar cuando entré en ella.

Me masajeé la parte interior de la vagina con el dedo


mientras lamía su clítoris y lo golpeaba con la punta de
la lengua. Se estaba acercando rápidamente a su
orgasmo, así que aceleré el ritmo, y de repente ella
inhaló. Ella contuvo la respiración mientras su orgasmo
recorría su cuerpo.

"Respira Sarah, respira". De repente se relajó y


comenzó a respirar de nuevo.

"Oh, Dios mío, eso fue tremendo. Nunca me había


sentido así antes".

Nos abrazamos mientras nos deslizamos en nuestros


sueños.
~ DIEZ ~

Una semana después, Angela anunció que necesitaba


alejarse de mí y que iba a pasar algún tiempo en la
casa de su madre. Pregunté por cuánto tiempo y ella
dijo que no sabía. Como la casa de su madre estaba en
el distrito escolar de Karen, ella también iba a ir, pero
Sarah tenía que quedarse ya que estaba en un distrito
diferente. Un rato después, Sarah vino y se sentó en mi
regazo.

"Ahora podemos dormir juntos todas las noches, papá.


Estoy muy emocionada".

"Yo a nena".

"Necesito preguntarte algo papi".

"Si Sarah"

"¿Cuándo me harás el amor, pon tu pene dentro de


mí?"

"Eso es un gran paso cariño, ¿seguro que quieres


hacer eso?"

"Sí, mucho, pero me preocupa quedarme embarazada.


¿Puede llevarme al médico para tomar la píldora?"

"Está bien. Haré una cita para el martes e iremos allí


después de que te recoja de la escuela".

El próximo martes, Sarah recibió una receta para la


píldora anticonceptiva.

"Tenemos que esperar una semana, cariño, antes de


poder tener relaciones sexuales".

"Pero todavía podemos divertirnos el uno con el otro,


¿no podemos papi?" Esta chica es insaciable.

"Sí, cariño."

La semana se prolongó para mí y Sarah, pero


finalmente llegó la noche del miércoles. Después de la
cena, Sarah fue a mi cuarto de baño y se empapó en la
bañera durante una hora. Regresó a la sala con solo un
par de calzones azules de algodón y su sujetador
blanco. Ella vino y se sentó en mi regazo frente a mí.

"Te ves tan hermosa y sexy, me encanta tu nuevo


sostén".

"Gracias por comprármelo, papá, mis pechos se están


agrandando y ya no necesito un sostén de
entrenamiento".

Puso sus brazos alrededor de mi cuello y se inclinó


hacia mí, sus pechos presionando contra mi pecho. Me
besó, con la boca abierta, buscando la lengua, un dulce
beso que solo una niña de doce años puede dar. Olía a
pétalos de rosa y sexo y era embriagador. Mi cabeza
estaba nadando con la anticipación de finalmente poder
penetrar en su joven flor virgen.

"Estas bien papi?" Ella tenía una mirada de


preocupación en su cara.

"Sí, bebé, solo estaba tratando de imaginarme cómo


será poner finalmente mi pene dentro de ti".

"Bueno, no te lo imagines, vamos a hacerlo. Me estoy


mojando, siénteme". Puse mi mano dentro de sus
bragas y sentí su hendidura húmeda. Puse mis dedos
en mi nariz e inhalé su dulce aroma a almizcle. Tomó
mi mano y me lamió los dedos, oh Dios, era tan
erótico. Esta Lolita de doce años me estaba dando su
virginidad de buena gana. La levanté en mis brazos y la
llevé a mi habitación. Se paró frente a mí, con las
manos a su lado, su cara vuelta hacia arriba irradiando
inocencia que pronto sería tomada de ella cuando
penetré su matriz virgen.

Como si, en el momento justo, se pusiera las manos


detrás de la espalda, se desabrochara el sujetador y
pusiera sus brazos extendidos hacia mí. Tomé las
delicadas copas de algodón y las quité. Arrodillándome
frente a ella, en trompa por su inocencia, suavemente
le quité las bragas. Había empezado a crecer una rubia
en su montículo que no había visto antes. Ella estaba
creciendo rápido. Sus labios estaban llenos y carnosos,
los labios internos salían de su hendidura. Besé cada
pecho - cada pezón. Besé su barriga plana y besé su
montículo.

~ Once ~

"Papá, estás bien. ¿Tienes una expresión divertida en


tu cara?"

"Estoy bien, cariño. Estoy superado por lo hermosa que


te ves esta noche".

"Oh, papá, te quiero mucho. Por favor, llévame a la


cama y hazme el amor".

Se subió a la cama y yo a su lado. Sorprendentemente,


tomó la iniciativa como para decir que quiero esto, te
quiero, quiero darte mi virginidad. Apoyó su cabeza en
mi estómago y tomó mi pene erecto con su pequeña
mano y lo frotó, y mientras lo hacía, su boca se cernía
sobre el final, podía sentir el calor de su respiración.

"No me burles, Sarah, por favor". Se giró y me miró con


una sonrisa en la cara. Ella sabía lo que estaba
haciendo. Esta niña de doce años me tenía en la palma
de sus manos. Ella tomó mi pene en su boca y me
chupó. Se puso aún más difícil y estaba tan lleno de
dolor que me dolió. Necesitaba alivio y el único lugar
para alivio estaba dentro de ella. La tomé por los
hombros y la moví sobre su espalda.

"Es la hora." Le susurré suavemente a ella. "¿Estás


lista para convertirte en una mujer, Sarah?"

"Sí, papá, llévame. Te quiero dentro de mí".

Sentí entre sus piernas. Estaba mojada de


anticipación. Levanté sus rodillas y guié mi pene hacia
ella. Cuando la cabeza tocó la abertura de su vagina,
se quedó sin aliento al darse cuenta de que pronto ya
no sería virgen. Pude sentir la tensión de la abertura
cuando la empujé hacia ella, pero luego, como si su
virginidad finalmente se rindiera, cedió y yo estaba
dentro.
"Oh papi papi papi. Estás dentro de mí. Puedo sentirte
dentro de mí".

"¿Te duele bebé?"

"No, se siente maravilloso".

Empujé un poco más y poco a poco la penetré hasta


que su vaina de terciopelo me envolvió. Estaba
llorando, llorando, no con dolor sino con placer. La
abracé con fuerza y la besé.

"Te amo, Sarah. Te amo, te amo, te amo". Ella me besó


la cara.

"Me haces tan feliz."

Empecé a empujar dentro y fuera de ella: la abertura de


su vagina se aferró a la parte inferior de mi corona
como para decir que no te vas a ir. Me sumergí de
nuevo en ella, sus tobillos se aferraban a mis caderas,
me urgían a entrar. Tomé su parte inferior y la atraje
hacia mí. Sus manos alrededor de mi pecho me urgían
aún más profundo. Cada empuje fue recibido con un
pequeño, casi delicado gruñido que emanaba de su
nariz.

Mientras la sostenía, podía sentir su orgasmo en


aumento. Mi pene estaba duro y necesitaba alivio, alivio
que no podía llegar lo suficientemente pronto.

"Sarah, bebé, tengo que correrme pronto. Me tienes tan


encendido que siento que voy a explotar".

"Cum para mi papá, quiero que dispares dentro de mí".

Sus palabras nos llevaron a nuestros orgasmos al


mismo tiempo. Mi pene se expandió cuando mi semen
brotó a través de ella en su fértil matriz. Sentí que sus
músculos vaginales se contraían a mi alrededor, sus
brazos me apretaban tanto que pensé que se rompería.

"Oh, papi papi papi, estoy acabando, oh, gawd, se


siente". Sus palabras se desvanecieron cuando su
orgasmo se apoderó de su cuerpo. La mía casi había
terminado cuando los chorros de leche menguaron,
pero todavía estaba montando la ola de ella. Dios mío,
esta chica tiene orgasmos increíbles. Ella me soltó
lentamente de su agarre orgásmico, sus brazos se
desplomaron a sus lados.

"Ese fue el mejor orgasmo que he tenido. Gracias


papá, te amo".

"Yo también te amo Sarah".

Ya no estaba adorando en el altar de mi iglesia, estaba


adorando a los pies de esta diosa de doce años.
…………………..