Sie sind auf Seite 1von 8

FISIOLOGÍA

SISTEMA RESPIRATORIO

La fisiología respiratoria es una rama en la fisiología humana que se enfoca en el proceso de


respiración, tanto externa, captación de oxígeno (O2) y eliminación de dióxido de carbono (CO2),
como interna, utilización e intercambio de gases a nivel celular.

Los órganos del sistema respiratorio se aseguran de que el oxígeno entra en nuestros cuerpos y el
dióxido de carbono sale de nuestros cuerpos.

El tracto respiratorio es el trayecto del aire desde la nariz hasta los pulmones. Está dividido en dos
secciones: Tracto Respiratorio Superior y Tracto Respiratorio Inferior. Incluidas en el tracto
respiratorio superior se encuentran las narinas, cavidades nasales, faringe, epiglotis y laringe. El tracto
respiratorio inferior se compone de la traquea, bronquios, bronquiolos y pulmones.

A medida que el aire se mueve a lo largo del tracto respiratorio, se calienta, se humedece y se filtra.

Para conocer los procesos que se llevan a cabo en la respiración, debemos comprender que el sistema
respiratorio está subdividido en dos zonas: la zona de conducción (nariz, nasofaringe, laringe, tráquea,
bronquios, bronquilos y bronquilos terminales) y la zona respiratoria (la forman los elementos que
componen a los alveolos, donde se produce el intercambio gaseoso).

La función del sistema respiratorio es el intercambio gaseoso de oxígeno y dióxido de carbono del
exterior del cuerpo humano a la sangre capilar pulmonar. La sangre que interviene en este proceso es
expulsada desde el ventrículo derecho hasta los capilares pulmonares a través de la arteria pulmonar;
debido al efecto gravitatorio no se distribuye de la misma manera la sangre en los pulmones, el flujo
sanguíneo será mayor en la parte inferior de los pulmones y menor en la parte superior.

El término respiración incluye tres funciones separadas, pero relacionadas: 1) ventilación (respiración);
2) intercambio de gases, que ocurre entre el aire y la sangre en los pulmones, y entre la sangre y otros
tejidos del cuerpo, y 3) utilización de oxígeno por los tejidos durante las reacciones liberadoras de
energía de la respiración celular. La ventilación y el intercambio de gases (oxígeno y dióxido de
carbono) entre el aire y la sangre se llaman en conjunto respiración externa. El intercambio de gases
entre la sangre y otros tejidos, y la utilización de oxígeno por los tejidos se conocen en conjunto como
respiración interna.

Los pulmones, el mediastino, el diafragma y parte de la caja torácica se encuentran recubiertos de una
membrana serosa llamada pleura. Esta se compone de dos hojas (visceral y parietal), y de un espacio
intermedio conocido como cavidad pleural, que contiene un líquido lubricante.
Los pulmones tienen su propio saco pleural en la cavidad torácica. Cada uno de ellos tiene un vértice,
una base y dos caras:

Histología pulmonar fisiológicamente normal

 El vértice es la parte superior redondeada de cada pulmón y se extiende a través de la abertura


superior del tórax, por encima de la 1ª costilla.
 La base, o también llamada cara diafragmática, es cóncava, semilunar y descansa sobre la
superficie convexa del diafragma.
 La cara costal es la mayor, lisa y convexa, se adapta a la pared torácica.
 La cara interna tiene una parte vertebral que ocupa el canal a cada lado de la columna vertebral
y otra mediastínica que presenta depresiones debido al corazón y los grandes vasos.
 El pulmón derecho está dividido en tres lóbulos: superior, medio e inferior. Es de mayor tamaño
y más pesado que el izquierdo, además su diámetro vertical es menor debido a que la cúpula
derecha del diafragma es más alta.
 El pulmón izquierdo está dividido en dos lóbulos: un lóbulo superior, que presenta la escotadura
cardíaca en donde se sitúa el corazón, y un lóbulo inferior.

Anatomía pulmonar:
BRONQUIOLOS -> BRONQUIOLOS TERMINALES -> SACOS ALVEOLARES ->
ALVEOLOS
La unidad funcional pulmonar: el alvéolo. Este surge tras los bronquiolos terminales, formando los
bronquiolos respiratorios, luego los sacos alveolares y finalmente el alvéolo como tal. La musculatura,
es lisa, por lo que está dominada por el sistema nervioso autónomo (SNA), compuesto a su vez por los
sistemas simpático y parasimpático.

ES EN EL ALVÉOLO DONDE OCURRE LA VERDADERA RESPIRACIÓN PULMONAR

Procesos de la respiración.

 Inspiración y espiración o ventilación


 Respiración externa, que es el intercambio de gases (oxígeno y dióxido de carbono) entre el aire
inhalado y la sangre.
 Respiración interna, que es el intercambio de gases entre la sangre y los fluidos de los tejidos.
 Respiración celular

Además de estos procesos principales, el sistema respiratorio sirve para:

 Regulación del pH de la sangre, que ocurre en coordinación con los riñones, y como
 Defensa contra los microbios
 Control de la temperatura corporal debido a la pérdida de evaporación durante la espiración

Mecanismos respiratorios y pulmonares

La ventilación es el intercambio de aire entre el ambiente externo y los alvéolos. El aire se mueve por
el flujo masivo de un área de alta presión a baja presión. Todas las presiones en el sistema respiratorio
son relativas a la presión atmosférica (760 mmHg al nivel del mar). El aire se moverá dentro o fuera de
los pulmones dependiendo de la presión en los alvéolos. El cuerpo cambia la presión en los alvéolos
cambiando el volumen de los pulmones. A medida que el volumen aumenta, la presión disminuye y, a
medida que disminuye el volumen, la presión aumenta. Hay dos fases de ventilación: inspiración y
espiración. Durante cada fase el cuerpo cambia las dimensiones del pulmón para producir un flujo de
aire dentro o fuera de los pulmones.

El ritmo de ventilación también es controlado por el "centro respiratorio" que se encuentra en gran
medida en el bulbo raquídeo del tronco encefálico. Forma parte del sistema autónomo y como tal no
está controlado voluntariamente (uno puede aumentar o disminuir la tasa de respiración
voluntariamente, pero eso implica una parte diferente del cerebro). Mientras descansa, el centro
respiratorio envía potenciales de acción que viajan a lo largo de los nervios frénicos hacia el diafragma
y los músculos intercostales externos de la caja torácica, causando la inhalación. la exhalación relajada
ocurre entre los impulsos cuando los músculos se relajan. Los adultos normales tienen una frecuencia
respiratoria de 12-20 respiraciones por minuto.

El Camino del Aire


Cuando uno respira el aire al nivel del mar, la inhalación se compone de diferentes gases. Estos gases y
sus cantidades son: oxígeno que constituye el 21%, nitrógeno el 78%, dióxido de carbono con el 0.04%
y otros gases en porciones significativamente más pequeñas.

En el proceso de respiración, el aire entra en la cavidad nasal a través de las fosas nasales y es filtrado
por los pelos gruesos ( vibrisas ) y las mucosas que se encuentran en ella. Las macropartículas que son
partículas de gran tamaño como polvo, polen, humos, etc son filtradas por las vibrisas y las partículas
finas son atrapadas en la mucosa de las "cavidades nasales" (espacios huecos dentro de los huesos del
cráneo) que calientan, humedecen y filtran el aire.

Hay tres proyecciones óseas dentro de la cavidad nasal: los cornetes nasales superior, medio e inferior.
El aire pasa entre estas formaciones a través de los meatos nasales.

El aire continúa entonces por la nasofaringe, la orofaringe y la laringofaringe, que son las tres
porciones que componen la faringe. La faringe es un tubo en forma de embudo que conecta nuestras
cavidades nasales y bucales a la laringe. Las amígdalas que forman parte del sistema linfático forman
un anillo en la conexión de la cavidad oral y la faringe. Aquí, protegen contra las invasiones de
antígenos. Por lo tanto, el tracto respiratorio ayuda al sistema inmune a través de esta protección.
Después el aire viaja a través de la laringe. La laringe se cierra en la epiglotis para evitar el paso de
alimentos o bebidas, como protección a nuestra tráquea y pulmones. La laringe también es nuestra caja
de voz; contiene las cuerdas vocales, en las que se produce el sonido. El sonido se produce a partir de la
vibración de las cuerdas vocales cuando el aire pasa a través de ellas.

La tráquea tiene células ciliadas y células secretoras mucosas en su revestimiento, y se mantiene abierta
por los anillos cartilaginosos en forma de C que la forman. Una de sus funciones es similar a las de la
laringe y la cavidad nasal, proteger contra el polvo y otras partículas. El polvo se adhiere a la mucosa
pegajosa y los cilios ayudan a impulsarlo de vuelta a la tráquea, a donde se traga o es expulsado
mediante la tos. La escalera mucociliar se extiende desde la parte superior de la tráquea hasta los
bronquiolos, de los que hablaremos más adelante. A través de la tráquea, el aire pasa a los bronquios,
bronquiolos y finalmente a los alvéolos antes de entrar en los capilares pulmonares.

Inspiración

La inspiración se inicia por la contracción del diafragma y en algunos casos de los músculos
intercostales cuando reciben impulsos nerviosos. Durante la respiración tranquila normal, los nervios
frénicos estimulan el diafragma para contraerse y moverse hacia abajo en el abdomen. Este movimiento
hacia abajo del diafragma agranda el tórax. Cuando es necesario, los músculos intercostales también
aumentan el tórax poniendo en contacto y moviendo las costillas hacia arriba y hacia fuera.
Espiración

Durante la respiración tranquila, la espiración es normalmente un proceso pasivo y no requiere


músculos para trabajar (más bien es el resultado de la relajación de los músculos). Cuando los
pulmones se estiran y se expanden, los receptores de estiramiento dentro de los alvéolos envían
impulsos nerviosos inhibidores al bulbo raquídeo oblongo, haciendo que deje de enviar señales a la caja
torácica y al diafragma para que se contraiga. Los músculos de la respiración y los propios pulmones
son elásticos, por lo que cuando los músculos del diafragma y los intercostales se relajan hay un
retroceso elástico, que crea una presión positiva (la presión en los pulmones es mayor que la presión
atmosférica) y el aire sale de los pulmones fluyendo por su gradiente de presión.
Aunque el sistema respiratorio está principalmente bajo control involuntario, y regulado por la médula
oblongata, tenemos un cierto control voluntario sobre ella también. Esto se debe a la mayor función
cerebral de la corteza cerebral.

Otra función del sistema respiratorio es emitir sonidos como al hablar o al cantar. Al ejercer un control
consciente sobre nuestra respiración y regular el flujo de aire a través de las cuerdas vocales, somos
capaces de crear y modificar sonidos.

Distensibilidad pulmonar

La distensibilidad pulmonar es la magnitud del cambio en el volumen pulmonar producido por un


cambio en la presión pulmonar. La distensibilidad puede ser considerada lo contrario de la rigidez.

Homeostasis e intercambio de gases

La homeostasis es mantenida por el sistema respiratorio de dos maneras: el intercambio de gases y la


regulación del pH de la sangre. El intercambio de gases se realiza por los pulmones mediante la
eliminación del dióxido de carbono, un producto de desecho emitido por la respiración celular. A
medida que el dióxido de carbono sale del cuerpo, el oxígeno necesario para la respiración celular entra
en el cuerpo a través de los pulmones. El ATP, producido por la respiración celular, proporciona la
energía para que el cuerpo realice muchas funciones, incluyendo la conducción nerviosa y la
contracción muscular. La falta de oxígeno afecta a la función cerebral, al sentido del juicio y una serie
de otros problemas.

Intercambio de gases

El intercambio de gases en los pulmones y en los alvéolos se produce entre el aire alveolar y la sangre
en los capilares pulmonares. Este intercambio es el resultado de una concentración aumentada de
oxígeno, y una disminución de C02. Este proceso de intercambio se realiza a través de la difusión.

Respiración externa

La respiración externa es el intercambio de gas entre el aire de los alvéolos y la sangre dentro de los
capilares pulmonares. Una frecuencia normal de respiración es de 12-25 respiraciones por minuto. En
la respiración externa, los gases difunden en cualquier dirección a través de las paredes de los alvéolos.
El oxígeno se difunde del aire hacia la sangre y el dióxido de carbono se difunde de la sangre hacia el
aire. La mayor parte del dióxido de carbono se transporta a los pulmones en plasma como iones
bicarbonato (HCO3-). Cuando la sangre entra en los capilares pulmonares, los iones bicarbonato y los
iones hidrógeno se convierten en ácido carbónico (H2CO3) y luego de nuevo en dióxido de carbono
(CO2) y agua.

Respiración interna

La respiración interna es el intercambio de gases a nivel celular.

Estimulación de la respiración

Existen dos vías de estimulación de la neurona motora de los músculos respiratorios. El primero es el
control de la respiración voluntaria por la corteza cerebral. La segunda es la respiración involuntaria
controlada por la médula oblonga.

Hay quimiorreceptores en la aorta, en el cuerpo carotídeo de las arterias carótidas y en el bulbo


raquídeo del tronco encefálico, que son sensibles al pH. A medida que aumentan los niveles de dióxido
de carbono hay una acumulación de ácido carbónico, que libera iones de hidrógeno y baja el pH. Por lo
tanto, los quimiorreceptores no responden a los cambios en los niveles de oxígeno (que en realidad
cambian mucho más lentamente), sino al pH, que depende de los niveles de dióxido de carbono del
plasma. En otras palabras, el CO2 es la fuerza impulsora de la respiración.

 Difusión: paso de gases desde el alvéolo al capilar y viceversa. Depende del gradiente de
concentración de ambos gases, del coeficiente de difusión de cada uno de ellos y del estado de
la membrana respiratoria.
 Perfusión: irrigación del alveolo por parte del capilar pulmonar.
 Ventilación-Perfusión (RVP): consiste en la relación existente entre los alvéolos ventilados y su
perfusión por parte de los capilares. Los alvéolos del vértice pulmonar se encuentran mejor
ventilados y peor perfundidos que los de la base.
 Las unidades alveolares ventiladas pero no perfundidas se conocen como espacio muerto.
También se denominan de esta manera otras estructuras en las que no se realizan hematosis
como las fosas nasales, laringe, tráquea y bronquios principales o fuente.

Circulación pulmonar. Transporte de oxígeno y CO2:


La circulación pulmonar o menor es la parte del sistema circulatorio que transporta la sangre
desoxigenada desde el corazón hasta los pulmones, para luego regresar oxigenada de vuelta al corazón.
La sangre desoxigenada proveniente de los tejidos sale del corazón derecho por la arteria pulmonar, la
cual lleva la sangre a los pulmones, donde los glóbulos rojos liberan dióxido de carbono en intercambio
por oxígeno durante la respiración. La sangre así oxigenada sale de los pulmones por las venas
pulmonares, las cuales regresan la sangre al corazón izquierdo, completando el ciclo. La sangre es
luego distribuida por todo el cuerpo a través de la circulación sistémica antes de regresar de nuevo a la
circulación pulmonar.
La circulación pulmonar no sólo tiene como objetivo la hematosis pulmonar, sino que también cumple
una serie de funciones como:
 Antiembólica: filtro de émbolos
 Nutricional: transporta el O2 y los nutrientes necesarios a las células del epitelio alveolar
 Metabólicas: producción de ciertas enzimas (enzima convertidora de angiotensina, enzima
convertidora de bradiquinina, etc.).

Sistema locomotor respiratorio:


El sistema respiratorio también cuenta con una parte musculoesquelética. La respiración pulmonar en
concreto se lleva a cabo gracias a la ayuda de los músculos respiratorios. Los músculos respiratorios
actúan a modo de bomba creando una diferencia de presiones que permite acceder y expulsar el aire del
interior de los pulmones, ya que estos por si solos no son capaces de generar presiones.

Músculos Inspiratorios:
Durante la fase de inspiración, el diafragma y los músculos respiratorios se contraen y la presión
intrapulmonar desciende respecto a la atmosférica, lo que hace que el aire entre en las vías
respiratorias. Los músculos participantes en la inspiración son:

 Diafragma
 Escalenos
 Trapecio
 Esternocleidomastoideo
 Músculos intercostales externos
 Músculos paraesternales
 Aletas nasales*

Músculos Espiratorios:
Durante la espiración, los músculos respiratorios se relajan y la presión intrapulmonar asciende
respecto a la atmosférica, por lo que el aire es expulsado de los pulmones. Los músculos participantes
en la espiración son:

 Músculos de la pared abdominal (rectos y oblicuos)


 Triangular del esternón
 Músculos intercostales internos
A esto se le añade que la presión intrapleural es inferior a la atmosférica, por lo que nunca se puede
equilibrar con la presión atmosférica ya que la cavidad pleural está cerrada de manera hermética.

Regulación respiratoria a nivel neuronal:


Los músculos respiratorios se encuentran inervados por un grupo de motoneuronas localizadas a nivel
espinal, las cuales envían una serie de descargas rítmicas, y como consecuencia se produce la
inspiración.
Indirectamente, el CO2 es el compuesto más importante para la regulación química de la respiración,
pues en el tronco encefálico están alojados unos quimioreceptores centrales que detectan eficazmente el
incremento de hidrogeniones, producto de la reacción entre el CO2 y el H2O que hemos visto
anteriormente (de ácido carbónico a bicarbonato e iones hidrógeno), en el torrente sanguíneo cuando
intentan atravesar la barrera hematoencefálica. El CO2 atraviesa con facilidad dicha barrera y tiene
poco poder estimulante sobre las neuronas del centro respiratorio, por lo que no es fácil de detectar
directamente. El aumento de hidrogeniones estimula el centro respiratorio, el cual a su vez activa los
músculos para aumentar la frecuencia respiratoria, expulsar CO2 y así diminuir la cantidad de
hidrogeniones plasmática hasta llegar a condiciones normales.

VENTILACIÓN Y MECÁNICA RESPIRATORIA

 La ventilación pulmonar es el proceso funcional por el que el gas es transportado desde el


entorno del sujeto hasta los alveolos pulmonares y viceversa.
 Este proceso puede ser activo o pasivo según que el modo ventilatorio sea espontáneo, cuando
se realiza por la actividad de los músculos respiratorios del individuo, o mecánico cuando el
proceso de ventilación se realiza por la acción de un mecanismo externo.
 El nivel de ventilación está regulado desde el centro respiratorio en función de las necesidades
metabólicas, del estado gaseoso y el equilibrio ácido-base de la sangre y de las condiciones
mecánicas del conjunto pulmón-caja torácica.
 El objetivo de la ventilación pulmonar es transportar el oxígeno hasta el espacio alveolar para
que se produzca el intercambio con el espacio capilar pulmonar y evacuar el CO2 producido a
nivel metabólico.

CAPACIDADES PULMONARES - VOLUMENES TORACICOS


Las capacidades pulmonares se refieren a los distintos volúmenes de aire característicos en la
respiración humana. Un pulmón humano puede almacenar alrededor de 4,6 litros de aire en su
interior, pero una cantidad significativamente menor es la que se inhala y exhala durante la
respiración.

 Capacidad pulmonar total. Es el volúmen de gas en el pulmón al final de una inspiración


máxima. Es la suma de la capacidad vital y del volumen residual. Es una medida del tamaño
pulmonar.
 La capacidad vital espiratoria es el volumen de gas exhalado después de una inspiración
máxima y la inspiratoria es el volumen que puede ser inspirado después de una espiración
máxima.
 La capacidad vital Es la cantidad de aire que es posible expulsar de los pulmones después de
haber inspirado completamente. Son alrededor de 4,6 litros. es la suma de la capacidad
inspiratoria y del volumen de reserva espiratoria
 Capacidad pulmonar total (CPT): Es el volumen de aire que hay en el aparato respiratorio,
después de una inhalación máxima voluntaria. Corresponde a aproximadamente a 6 litros de
aire. Es el máximo volumen al que pueden expandirse los pulmones con el máximo esfuerzo
posible (aproximadamente 5.800 ml).
 El volúmen circulante es el volumen de gas que se moviliza durante un ciclo respiratorio
normal.
 El volumen de reserva inspiratoria es el volumen de gas que puede ser inspirado después de
una inspiración normal.
 El volumen de reserva espiratoria es el volumen de gas que puede ser espirado después de
una espiración normal.
 La capacidad inspiratoria es el volumen que puede ser inspirado después de una espiración
normal, es decir desde capacidad residual funcional
 La capacidad residual funcional es el volumen de gas que queda en el pulmón después de una
espiración normal
 El volumen residual es el volumen de gas que queda después de una espiración máxima.
 Capacidad de cierre es el volumen pulmonar por debajo del cual aparece el fenomeno de
cierre de la vía aérea durante la maniobra de una espiración máxima lenta.
 Volumen de cierre es la capacidad de cierre menos la capacidad residual funcional.

Valores constantes

 Volumen corriente: 500 ml


 Volumen de reserva inspiratorio: 3.000 ml (con esfuerzo inspiratorio)
 Volumen de reserva espiratorio: 1.100 ml (con esfuerzo espiratorio)
 Volumen residual: 1.200 ml
 Capacidad vital: volumen de reserva inspiratorio (3.000 ml) + volumen de reserva espiratoria
(1.000 ml) + volumen circulante (500 ml) = 4.500 ml
 Capacidad inspiratoria: volumen circulante (500 ml) + volumen de reserva inspiratoria (3.000
ml) = 3.500 ml
 Capacidad espiratoria: volumen residual (1.200) + volumen de reserva espiratoria (1.100 ml) =
2,300 ml
 Capacidad pulmonar total: capacidad vital (4.600 ml) + volumen residual (1.200 ml) = 5.800 ml
UNA PERSONA EN REPOSO REALIZA 12 RESPIRACIONES POR MINUTO; SI EN CADA
ENTRADA Y SALIDA DE AIRE MOVILIZA 500 ML, EN UN MINUTO MOVILIZARÁ 6000
ML.
Los volúmenes gaseosos de la caja torácica se clasifican desde un punto de vista funcional

 Volúmen de gas torácico: es el volumen de gas pulmonar + el volumen de gas extrapulmonar


intratorácico.
 Volúmen de gas pulmonar:
 Volumen alveolar funcional (VA). Es el volumen de gas que llega al espacio
alveolar y que participa en el intercambio gaseoso.
 Volumen alveolar de espacio muerto. Es el volumen de gas que llega al
espacio alveolar pero que no participa en el intercambio gaseoso (espacio muerto
funcional).
 Volumen de gas de las vías aéreas. Es el volumen de gas que compone el
espacio muerto anatómico.

Espirometría
La espirometría es la técnica de exploración de la función respiratoria que mide los flujos y los
volúmenes respiratorios útiles para el diagnóstico y el seguimiento de patologías respiratorias.

Hematosis
La hematosis es el proceso de intercambio gaseoso entre el ambiente exterior y la sangre, cuya
finalidad es la fijación de oxígeno (O2) y la eliminación de dióxido de carbono (CO2) durante la
respiración. En todos los organismos se produce por difusión simple, es decir, a favor del gradiente de
presión parcial y sin gasto energético. Por ello la presión parcial del oxígeno en el ambiente exterior es
determinante en el proceso, y el organismo responde de diversas maneras a las variaciones de esta
magnitud.