Sie sind auf Seite 1von 6

Alitas de pollo al horno, con soja, miel y limón

¿A quién no le gustan las alitas? A pesar de ser el típico plato que es complicado comer sin
ponerte de grasa hasta las cejas, todo el mundo disfruta como un crío cuando se saca la
fuente de alitas de pollo. Además, suelen hacerse fritas, lo que hace que sean mucho más
grasas y por tanto, tengan aún más calorías.
Hace ya un tiempo decidí probar a hacerlas al horno, en vez de freírlas, y pude comprobar
que estaban igual de buenas y además conseguíamos que fueran un poco más sanas.
Lo que me gusta de las recetas saladas es que, a diferencia de la repostería, los ingredientes
no deben estar tan estrictamente medidos. Para hacer una tarta, si la receta dice "100 gr. de
azúcar", debes olvidas tu vena innovadora y poner exactamente 100 gr. de azúcar, o te
expondrás a obtener resultados inesperados. Pero para las recetas saladas, estas alitas en
concreto, puedes jugar más con los ingredientes, aumentar la cantidad de alguno si quieres
potenciar su sabor o incluso eliminarlo si no te gusta demasiado. Normalmente preparo la
marinada a ojo, dependiendo de cómo tenga el día en cuestión, pero para que tengáis una
referencia indicaré las cantidades medias que suelo utilizar.
Alitas de pollo al horno, con soja, miel y
limón

Ingredientes:

 750 gr. de alitas de pollo, partidas


 El zumo de 1 limón grande
 4 cucharadas de salsa de soja
 3 cucharadas de miel
 1 cucharada de AOVE
 1 diente de ajo machacado

Preparación:

1. En un bol, ponemos el zumo de limón, la salsa de soja, la miel, el AOVE y el ajo


machacado, y mezclamos bien con un tenedor.
2. Ponemos las alitas en el bol y mezclamos bien con la marinada, intentando que
todas las alitas queden bien impregnadas.
3. Tapamos con un film transparente y dejamos reposar un tiempo.Cuanto más tiempo
estén marinando, más sabor tendrán. Yo suelo prepararlas la noche anterior y
dejarlas marinando hasta el día siguiente.
4. Precalentamos el horno a 200º.
5. Forramos la rejilla del horno con papel de aluminio, y la colocamos encima de la
bandeja (de esa forma mancharemos menos). Colocamos las alitas sobre la rejilla.
6. Horneamos las alitas y las vamos vigilando. Más o menos a los 15 minutos, o
cuando veamos que ya están bien doradas por arriba, las damos la vuelta y las
dejamos otros 10-15 minutos por el otro lado.
7. Cuando estén hechas, las sacamos del horno y las servimos en una fuente. ¡Para
chuparse los dedos!