Sie sind auf Seite 1von 6

2.

Clases de presas
Los diferentes tipos de presas responden a las diversas posibilidades de cumplir la doble exigencia de
resistir el empuje del agua y evacuarla cuando sea preciso. En cada caso, las características del terreno y
los usos que se le quiera dar al agua, condicionan la elección del tipo de presa más adecuado.
Según su estructura
Presa de gravedad: es aquella en la que su propio peso es el encargado de resistir el empuje del
agua. El empuje del embalse es transmitido hacia el suelo, por lo que éste debe ser suficientemente
estable para soportar el peso de la presa y del embalse. Constituyen las represas de mayor durabilidad
y que menor mantenimiento requieren. Dentro de las presas de gravedad se puede tener:
Escollera: Tierra homogénea, tierra zonificada, CFRD (grava con losa de hormigón), de roca.
De hormigón (concreto): tipo RCC (hormigón rodillado) y hormigón convencional. Su estructura
recuerda a la de un triángulo isósceles ya que su base es ancha y se va estrechando a medida que se
asciende hacia la parte superior aunque en muchos casos el lado que da al embalse es casi vertical. La
razón por la que existe una diferencia notable en el grosor del muro a medida que aumenta la altura de
la presa se debe a que la presión en el fondo del embalse es mayor que en la superficie, de esta forma,
el muro tendrá que soportar más presión en el lecho del cauce que en la superficie. La inclinación sobre
lacara aguas arriba hace que el peso del agua sobre la presa incremente su estabilidad.
Presa de arco: es aquella en la que su propia forma es la encargada de resistir el empuje del agua.
Debido a que la presión se transfiere en forma muy concentrada hacia las laderas de la cerrada, se
requiere que ésta sea de roca muy dura y resistente. Constituyen las represas más innovadoras en
cuanto al diseño y que menor cantidad de hormigón se necesita para su construcción.
Presa de bóveda o de doble arco: cuando la presa tiene curvatura en el plano vertical y en el plano
horizontal, también se denomina de bóveda. Para lograr sus complejas formas se construyen con
hormigón y requieren gran habilidad y experiencia de sus constructores que deben recurrir a sistemas
constructivos poco comunes.
Presa de arco-gravedad: combina características de las presas de arco y las presas de gravedad y se
considera una solución de compromiso entre los dos tipos. Tiene forma curva para dirigir la mayor parte
del esfuerzo contra las paredes de un cañón o un valle, que sirven de apoyo al arco de la presa. Además,
el muro de contención tiene más espesor en la base y el peso de la presa permite soportar parte del
empuje del agua. Este tipo de presa precisa menor volumen de relleno que una presa de gravedad.
Según sus materiales:
Presas de hormigón (Concreto): son las más utilizadas en los países desarrollados ya que con éste
material se pueden elaborar construcciones más estables y duraderas; debido a que su cálculo es del
todo fiable frente a las producidas en otros materiales. Normalmente, todas las presas de tipo gravedad,
arco y contrafuerte están hechas de este material. Algunas presas pequeñas y las más antiguas son de
ladrillo, de sillería y de mampostería.
Presas de materiales sueltos: son las más utilizadas en los países subdesarrollados ya que son
menos costosas y suponen el 77% de las que podemos encontrar en todo el planeta. Son aquellas que
consisten en un relleno de tierras, que aportan la resistencia necesaria para contrarrestar el empuje de
las aguas. Los materiales más utilizados en su construcción son piedras, gravas, arenas, limos y arcillas
aunque dentro de todos estos los que más destacan son las piedras y las gravas.
Este tipo de presas tienen componentes muy permeables, por lo que es necesario añadirles un
elemento impermeabilizante. Además, estas estructuras resisten siempre por gravedad, pues la débil
cohesión de sus materiales no les permite transmitir los empujes del agua al terreno. Este elemento
puede ser arcilla (en cuyo caso siempre se ubica en el corazón del relleno) o bien una pantalla de
hormigón, la cual se puede construir también en el centro del relleno o bien aguas arriba. Estas presas
tienen el inconveniente de que si son rebasadas por las aguas en una crecida, corren el peligro de
desmoronarse y arruinarse.
Presas de enrocamiento con cara de hormigón: este tipo de presas en ocasiones es clasificada
entre las de materiales sueltos; pero su forma de ejecución y su trabajo estructural son diferentes. El
elemento de retención del agua es una cortina formada con fragmentos de roca de varios tamaños,
que soportan en el lado del embalse una cara de hormigón la cual es el elemento impermeable. La
pantalla o cara está apoyada en el contacto con la cimentación por un elemento de transición llamado
plinto, que soporta a las losas de hormigón.
Según su aplicación
Presas filtrantes o diques de retención: Son aquellas que tienen la función de retener sólidos,
desde material fino, hasta rocas de gran tamaño, transportadas por torrentes en áreas montañosas,
permitiendo sin embargo el paso del agua.
Presas de control de avenidas: Son aquellas cuya finalidad es la de laminar el caudal de las avenidas
torrenciales, con el fin de que no se cause daño a los terrenos situados aguas abajo dela presa en casos
de fuerte tormenta.
Presas de derivación: El objetivo principal de estas es elevar la cota del agua para hacer factible su
derivación, controlando la sedimentación del cauce de forma que no se obstruyan las bocatomas de
derivación. Este tipo de presas son, en general, de poca altura ya que el almacenamiento del agua es un
objetivo secundario.
Presas de almacenamiento: El objetivo principal de estas es retener el agua para su uso regulado
en irrigación, generación eléctrica, abastecimiento a poblaciones, recreación o navegación, formando
grandes vasos o lagunas artificiales. El mayor porcentaje de presas del mundo, las de mayor capacidad
de embalse y mayor altura de cortina corresponden a este objetivo.
Presas de relaves o jales: Son estructuras de retención de sólidos sueltos y líquidos de desecho,
producto de la explotación minera, los cuales son almacenados en vasos para su decantación. Por lo
común son de menores dimensiones que las presas que retienen agua, pero en algunos casos
corresponden a estructuras que contienen enormes volúmenes de estos materiales. Al igual que las
presas hidráulicas tienen cortina (normalmente del mismo tipo de material), vertedero, y en vez de
tener una obra de toma o bocatoma poseen un sistema para extraer los líquidos.
(Villarino Otero, 2010)
3. Objetivos de la construcción de una presa y de un canal de riego.
El primer paso que se debe realizar en la construcción de cualquier presa, es determinar
el propósito por el cual se llevara a cabo la construcción de esta obra hidráulica, y así
poder determinar si esta será pequeña o grande, sencilla o compleja y si tendrá una o
más funciones, las cuales pueden ser:

 Producción de energía
 Control de Avenidas
 Almacenamiento para regulación de corrientes
 Irrigación
 Aplicaciones domésticas y municipales
 Usos industriales
 Agua para el ganado
 Esparcimiento
 Obras diversas para la conservación del agua
Control de avenidas: Son obras hidráulicas constituidas por un conjunto de medidas
destinadas a proteger determinadas zonas contra inundaciones.
Almacenamiento para la regulación de corrientes: Las obras de este tipo son necesarias
en aquellas regiones donde la corriente cesa en forma total o se reduce a valores
extremadamente pequeños durante partes del año.
Irrigación: Se planean con finalidad de almacenar cantidades de agua suficientes para
regar de manera eficiente zonas de cultivo a costos razonablemente económicos por
hectárea.
Aplicaciones domésticas y municipales. En este tipo de obras la cantidad de agua debe
ser suficiente para cubrir la demanda de la misma en diferentes sectores poblacionales,
además de tener una calidad tal que se pueda potabilizar y utilizarse para uso doméstico.
Usos industriales: La mayoría de las veces, el agua de uso municipal tiene una calidad
suficiente mente buena para el uso industrial, pero en ocasiones deben construirse
embalses para retener agua que requiere normas más exigentes respecto a contener
sustancias químicas y contaminantes para la manufacturación de ciertos productos.
Agua para ganado: La calidad del agua de estos vasos deben de ser apta para dicho
objetivo. El estanque de este debe de estar en un lugar accesible al ganado, ya sea
directamente o por medio del uso económico de zanjas
Esparcimiento: Para la planeación de estas obras se deben de considerar los siguientes
factores:

 Debe contarse con el volumen de agua conveniente para tomar en cuenta las
perdidas por evaporación.
 El agua debe de mantenerse libre de contaminantes.
 Si se va a utilizar para baño, el agua debe tener la profundidad adecuada en las
cercanías de una playa muy tendida.
 Cuando las diversiones acuáticas vayan a ser de naturaleza, el embalse debe
estar zonificado.
Obras diversas para la conservación del agua: En ocasiones se proponen proyectos para
regular el nivel de agua en los lagos poco profundos así como para represar o derivar
una corriente para conservarla.
Fauna salvaje: Son proyectos bajo consejos de un biólogo para proporcionar agua a
animales salvajes y para la crianza de peces.
(slideshare, 2017)
5. Criterios geológicos y geotécnicos para elegir un sitio para presas y canales.
Los criterios geológicos y geotécnicos de presas se desarrollan en consonancia con las distintas fases del
proyecto de una presa.
1. Estudios previos y de factibilidad

 Su objeto es establecer la viabilidad de la presa según los siguientes criterios geológicos:


 Ausencia de riesgos geológicos significativos para la seguridad de la presa y el embalse (grandes
deslizamientos, intensa carstificación, fallas activas en la cerrada en zonas de alta sismicidad,
etc.).
 Condiciones geomorfológicas de la cerrada adecuadas para la posible construcción de lapresa.
2. Estudios de soluciones y de anteproyecto
Los objetivos son aportar criterios geológicos para la selección del tipo de presa y la cerrada más
adecuada, bajo el punto de vista técnico, económico y medioambiental (la cerrada es el lugar de
emplazamiento de la presa). Los aspectos geológicos y geotécnicos a considerar son los siguientes:

 Disponibilidad de materiales de construcción.


 Resistencia, estabilidad y permeabilidad de la cimentación.
 Estabilidad de las laderas del embalse.
 Hidrogeología del embalse.
 Condiciones sismotectónicas.
3. Estudios para el proyecto de construcción
Sus objetivos son aportar los criterios geológico- geotécnico para el diseño de la presa y sus estructuras
auxiliares, tratamientos del terreno y soluciones constructivas. Los aspectos a estudiar son:

 Caracterización geotécnica detallada de la cimentación de la presa.


 Estudio geotécnico para el emplazamiento de las estructuras auxiliares.
 Estudio sísmico y neotectónico.
 Tratamientos de mejora e impermeabilización.
 Recomendaciones constructivas
Criterios generales

 La selección del emplazamiento de una presa depende fundamentalmente de los siguientes


factores:
 Capacidad del vaso (volumen de embalse).
 Impermeabilidad del vaso.
 Cerrada adecuada: condiciones geomorfológicas, geológicas y geotécnicas favorables.
 Valor de los terrenos inundados (poblaciones, infraestructuras, etc.).
 Disponibilidad de materiales de construcción próximos a la presa.
 Condiciones favorables para ubicar el aliviadero, ataguías y demás obras auxiliares.
Una vez determinada la ubicación más adecuada para el cierre del valle (de las varias alternativas
seleccionadas en principio), se procede a seleccionar el tipo de presa en el denominado «estudio de
soluciones», donde se analizan detalladamente los posibles tipos de presas desde múltiples puntos de
vista, destacando el geológico. Los factores a tener en cuenta en este análisis son los siguientes:

 Altura prevista de la presa.


 Geomorfología de la cerrada.
 Disponibilidad de materiales de construcción.
 Condiciones geológico-geotécnicas de la cimentación.
 Ausencia de riesgos geológicos activos.
Con respecto a la altura de la presa es significativo que más del 80 % de las presas construidas de menos
de 30 m de altura son de materiales sueltos, y que a partir de 150 m de altura el 60 %son de hormigón,
de las cuales el 50 % son de arco. Estos datos responden a varias razones, entre las que destacan las
geomorfológicas. Los valles amplios sólo admiten presas de poca altura, resultando las presas de
materiales sueltos las más económicas (siempre que se disponga de materiales adecuados), mientras
que en los valles estrechos o muy estrechos suelen construirse presas altas, lo que favorece a las
soluciones de presas de gravedad (arco y bóveda)
De forma resumida se pueden señalar los siguientes problemas geológico-geotécnicos asociados a las
presas, embalses y sus estructuras auxiliares:
Cerrada. Deformabilidad, resistencia y permeabilidad de las cimentaciones y estribos.
Vaso. Estabilidad de las laderas, acumulación de sedimentos y sismicidad inducida.
Canteras y préstamos. Calidad y volumen disponible de materiales para la construcción.
Aliviaderos. Estabilidad de los taludes, permeabilidad y resistencia de los macizos de cimentación de
las estructuras en hormigón y erosionabilidad del terreno.
Canales.
Estabilidad de los taludes, erosionabilidad de los materiales y cimentación de los rellenos.
Central exterior. Estabilidad de los taludes, deformabilidad y resistencia de las cimentaciones.
Central subterránea. Deformabilidad, resistencia, permeabilidad y estado tensional del macizo.
Galerías de desvío, desagües de fondo y túneles.
Estabilidad de la excavación, deformabilidad, permeabilidad y estado tensional de los macizos.
Disponibilidad de materiales
Otro de los condicionantes para la selección del tipo de presa es la disponibilidad de materiales de
construcción en sus proximidades, necesarios tanto para las presas de hormigón (áridos) como para las
de materiales sueltos, cuya tipología depende básicamente del material disponible. El tipo de material
influye en aspectos importantes como las condiciones de filtración a través del macizo y los tratamientos
de este problema.

Riesgo de erosión interna


Otro condicionante de la estabilidad y seguridad de las presas en relación con las condiciones geológicas
es la erosión interna que se genera al crearse gradientes hidráulicos elevados en materiales
erosionables. En estos casos hay que actuar bien disminuyendo los gradientes o bien incorporando en
la estructura de la presa filtros y drenes adecuados a las condiciones hidráulicas. Reduciendo los
gradientes disminuyen las fuerzas de filtración, pudiéndose controlar el fenómeno. La construcción de
filtros y drenes bien dimensionados impide la salida de los finos y los procesos de erosión interna.
Consideraciones medioambientales
Los anteriores criterios atienden exclusivamente a factores geológicos; sin embargo es conveniente
tener en cuenta las modificaciones geo-ambientales que se pueden producir como consecuencia de la
construcción de una presa. Estas modificaciones pueden tener importantes consecuencias en el
medioambiente y, por tanto, deben ser consideradas en los estudios de impacto ambiental
correspondientes.
(wordpress, 2013)