Sie sind auf Seite 1von 23

ABD ALLAH, MAESTRO, SANADOR

AUTOR: WALTER C. LANYON

TRADUCCIÓN: SONIA LARIO TORO

Este libro está dedicado con amor a los miles de lectores de mis libros, con la sincera
esperanza de que el mensaje que he intentado dar llegue a ellos.

A muchos de ustedes los conozco personalmente y a otros por correspondencia, pero a todos
ustedes les digo: “Tengan buen ánimo ya que no hay nada que no pueda ser superado por la
verdad. Pruébenlo todo y aférrense a las cosas buenas·”
CONTEMPLAR EL AMANECER

Cuando Jethro entró por la puerta vio a Abd Allah trabajando en un jarrón. Era un jarrón
hermoso, grande y de color azul celestial. Los esbeltos brazos del alfarero abrazaban el jarrón
mientras pintaba sobre él un campo claro y ramos de flores de almendro.

Jethro se quedó mirando por un instante al alfarero pasar de su jarrón al ramo de flores de
almendro que casi le tocaba los hombros morenos desnudos. El almendro estaba cubierto de
una niebla blanca plateada que contrastaba con el cielo despejado, sobre todo ello flotaba la
mañana del maravilloso día.

“Que glorioso jarrón” dijo él, y qué perfectamente estás plasmando el cielo y el almendro en
él. Cuando lo miro el almendro se pierde con el cielo.

“Como debe ser” dijo Abd Allah sin levantar la vista de su trabajo. “Cuando tienes un concepto
perfecto de algo puedes reproducirlo fácilmente.

“Supongo que lo más difícil entonces es adquirir el concepto perfecto”, continuó Jethro
mirando fijamente el del jarrón al cielo, el árbol y volviendo a mirar el cielo.

“Esto no es tan difícil como exigente. Mucha gente se aferra a las cosas y piensa en
reproducirlas, sin entender mucho más que la superficie que las cubre. Como resultado, ellos
obtienen algo sin vida. Como el niño que intenta hacer un dibujo de un hombre. A medida que
madura con el estudio, encuentra que la estructura y anatomía del hombre le permite pintar
algo debajo de la piel que hace que el dibujo sea más realista y natural”.

Jethro escuchaba atentamente.

“Es como los estudiantes que vienen a tomar clases. Cuando les dices que ellos son perfectos
porque Dios es perfecto, inmediatamente se van corriendo porque sienten que tienen
conocimiento de toda la ciencia y se decepcionan cuando no pueden reproducir, incluso algo
sencillo que han aprendido.

Debemos estudiar, y reflexionar y aprender las lecciones sencillas antes de querer hacer las
más complicadas. Yo no quiero desalentar a los estudiantes, de momento escuchan la verdad.

Hay alguna demostración que ellos pueden hacer con lo que saben, pero si tan sólo estuvieran
dispuestos a demostrar esa verdad y no mostraran cosas que están más allá de su
conocimiento, en ese momento se elevarían a alturas gloriosas sobre una base sólida de
verdad que ellos mismos habrían erigido y que no podría ser barrida por las tormentas. A veces
un alumno hizo una bonita y espectacular demostración sin el soporte de pruebas sólidas y
cuando la tormenta de pruebas se estrelló contra la casa lo dejó naufragando en las arenas”.

“He oído que dices a Los estudiantes que la sencillez es la nota clave de la verdad y esto
parece confundirme”

“No debería ser así. Cuando la semilla de la verdad se siembra por primera vez, tiene la
promesa de una rosa pero tiene que pasar por ciertas etapas y una vez haya realizado estas
etapas, se abrirá con naturalidad en todo su esplendor. Si es forzada y finalmente abierta por
los dedos equivocados, falla uterinamente, porque no habría llegado a través de un
crecimiento constante al jugar de la demostración. Nunca hay un momento en el que los
buscadores de la verdad no puedan encontrar algo completo dentro de sus conocimientos que
puedan demostrar. Sólo los problemas que somos capaces de encontrar en ese momento nos
confrontan y, si los resolvemos aferrándonos persistentemente al hecho de que estamos
creciendo, habrá cosas más grandes que probar y pruebas más grandes que nos llegarán a
medida que avancemos en el camino.”

Una suave y fresca brisa matutina derramó flores sobre ellos que, desde la distancia, llamó a
los primeros pájaros de la mañana. El dorado del sol vespertino modificaba el color púrpura en
rosa concha. Era la hora natural de orar y dar gracias, así que el niño tomó su arpa y cantó el
himno matutino, mientras el alfarero se sentaba en silencio, meditando sobre las maravillas de
la vida, su belleza, su felicidad.

“Los cielos declaran la gloria de aquel que hizo todas las cosas; Cada día repite la
historia, cada noche trae su tributo. En la frontera más remota de la tierra se conoce a su
poderoso poeta; en el orden de la grandeza de la belleza, se muestra su obra.”

La dulce y cálida voz temblaba y se movía en el aire como una mariposa encantada, luego se
quedó en silencio.

Se sentaron un rato en silencio, con los ojos mirando al cielo y el corazón lleno de gratitud,
rezaron y sintieron el ímpetu de sus oraciones apresurarse en ellos.

Y Abd Allah leyó de las sagradas escrituras:

“No te irrites a causa de los malhechores, ni tengas envidia de los que obran iniquidad.

Apártate del mal y haz el bien, y habítalo para siempre. Los justos heredarán la tierra y
morarán en ella para siempre.

La ley de Dios está en su corazón por tanto sus pasos no vacilarán. Porque el Reino es del
Señor y él es el gobernador entre las naciones.”

Después de la lectura el niño volvió a cantar:

En la contemplación diaria de ti me deleito; Oh, que mi meditación te sostenga, ayúdame en la


supresión del pensamiento ocioso. Protégeme de toda transgresión, Señor redentor.

Y así es - terminó Abd Alla mientras volvía hacia su jarrón. Si todo el mundo se sentase a
disfrutar de los primeros momentos del día antes de comenzar el contacto con sus hermanos,
transcurrirían sus días felices moviendo montañas de errores o maldad.

La oración de la mañana es como afinar un instrumento antes de tocarlo. Algunas personas se


levantan y se apresuran a salir sin preparación. Cuando llega una tormenta, esperan
tranquilizarla con dulce armonía, pero al pasar las manos por encima de las cuerdas de su
instrumento la encuentran desafinada y la tormenta se desata mientras tratan de afinarla en
medio del rugido del pensamiento mortal. Sería mejor que se detuvieran por un momento y la
pusieran en armonía con la alabanza y el agradecimiento al comienzo del día.

Esto es lo que nos fortalece contra las luchas del mundo, esto es prepararse para encontrarnos
los leones en la calle.
Unos momentos al amanecer, a solas para encontrarte con tu creador, reconociendo, dando
gracias, recibiendo instrucciones, eso es lo que hace del día un globo dorado en el que no hay
sombra ni preocupación.

Se volvió otra vez hacia su jarrón. Jethro lo observaba mientras trabajaba, mirando
constantemente el rocío de las flores cerca de él. Con frecuencia se dirigía a ellas para
asegurarse de que tenían el tamaño, el color y la forma correctos.

Él era un verdadero artista.

Cómo si sintiera los pensamientos del niño, el alfarero volvió a hablar del jarrón.

Cuando un hombre tiene un concepto perfecto de una cosa, no es difícil reproducir esa cosa.

Ahora, Yo he tenido el árbol de almendro conmigo durante años y he estudiado en él todos los
cambios. He llegado a conocer la blancura plateada de sus flores de almendro y distinguirlas
del blanco azulado de las otras flores de la mañana. He adquirido un concepto perfecto de ello
y lo estoy reproduciendo aquí, en este jarrón que puede ir a la ciudad y traer consigo un soplo
del país. Pero supongamos, por ejemplo, que en lugar de este inanimado jarrón nosotros
tomamos el cuerpo, o templo del hombre.

Vemos cientos de hombres diariamente que no tienen el verdadero concepto de lo que es o


debería ser un cuerpo perfecto. Sus dibujos son malos. Siempre siento que me gustaría borrar
sus dibujos y empezar uno nuevo para ellos.

Instintivamente quiero darles el verdadero concepto de la salud, para que la imaginen en el


templo y la conviertan el algo glorioso, bello y lo usen. Esta es una gran ley que lo gobierna
todo, es la explosión de la trompeta que despertará a los muertos. “Como un hombre es en su
corazón así es él”.

Tan simple que parece difícil la gente lo pasa todos los días sin darse cuenta. Te dirán que todo
es teoría, que no hay nada de cierto en ello, nunca se detienen a considerar que los malos
pensamientos que están sosteniendo se manifiestan y les prueban la veracidad de esta
declaración de una manera que debería hacerlos saltar a la comprensión. Y sin embargo, cuán
simple es cuando un hombre se despierta y ve que su pensamiento lo ha hecho, o lo ha llevado
donde está ahora. Inmediatamente comienza el proceso de reversión y “si no se desfallece”
verá resultados.

Algunos se desaniman porque no pueden cambiar las condiciones. Olvidan que han sembrado
y cosechado durante años cosechas erróneas. Esperan venir al campo y espolvorear trigo sobre
él y ver una fructificación inmediata olvidando al momento que ese mismo campo ha sido
sembrado con cizaña. Pero el verdadero vencedor reconoce que la ley que ahora está
poniendo en práctica para bien es la misma que ha estado distorsionando y usando para
producir mal, y que el proceso de deshierbe debe comenzar ahora con la constante siembra de
buenos pensamientos, buenas obras y buenas palabras.

Todo esto es un trabajo glorioso para el vencedor, no importa cuán grande sea el problema
ante sí, se mueve hacia él, y a medida que lo hace encuentra muchas pruebas de lo que está
ganando cada día, hasta que al final se da cuenta de que la empinada colina por la que tenía
que pasar ha disminuido y se ha desvanecido y que, después de todo, estaba compuesta de
pequeños e innumerables pasos que, cuando se tomaban día tras día, finalmente lo llevaban a
la cima del logro, sin siquiera abordar la cosa en su totalidad.
“Oh, tenéis poca fe” ¿Por qué continuaremos sin hacer las cosas pequeñas, porque de ellas se
hacen las grandes cosas? Si vamos a mover una montaña, debemos empezar por quitarnos una
pequeña porción de ella. Cada grano de polvo tiene que ser movido antes de que toda la
montaña sea guardada, y es el darse cuenta de esto lo que hace que el trabajo valga la pena.

Podemos empezar justo donde estamos, y eliminar los obstáculos que nos encontramos ahora,
“tal vez esta sea la tendencia a tener pensamientos desalentadores, tal vez sea una revista
mental o sobre el posible resultado, o tal vez es un sentimiento de que mi problema es mayor
que el suyo. Pero sea lo que sea, es sólo un pequeño grano de polvo que debe ser limpiado
hoy, para que mañana más escombros puedan ser limpiados, y por fin, limpiando y guardando
diariamente, encontraremos que la montaña ha sido completamente movida y que hemos
alcanzado las alturas de la demostración.

Y una de las mayores ayudas para la realización de las oraciones de la mañana: el baño de la
mañana, podríamos llamarlo, cuando la mente es lavada pura y limpia de males y puesta a
punto para el día.

Cuando el concepto perfecto llega al hombre, gradualmente comienza a mostrarlo en su vida.


Comienza a darse cuenta de que es algo más que un reflejo, comienza a identificarse con el
padre interior y no con el cuerpo.

Jesús hizo esto constantemente. “Él siempre fue uno con el padre” “Mi padre y yo somos uno”.

Nunca se asoció con el cuerpo. El cuerpo fue el lugar donde empezó a elaborar el concepto.
Fue como el lienzo de un maestro donde creó sus dibujos, hizo sus demostraciones y
manifestó la palabra, “la palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”.

El hombre es aquello que coopera con el padre interior y que controla el cuerpo,
absolutamente.

“¿Quieres decir que el hombre no es cuerpo?” interrumpió Jethro.

Eso es exactamente lo que quiero decir, contestó Abd Allah. No hay ninguna autoridad para tal
creencia. El hombre es uno con Dios, el hombre es la cosa que tiene autoridad y dominio.

El cuerpo nunca tuvo dominio sobre una sola cosa, es la influencia animadora, la mente que
estaba también en Cristo Jesús, la que hizo el trabajo, y eso es lo que somos. Somos el mismo
poder que mueve y controla el cuerpo. Es nuestro lienzo sobre el que podemos ver la palabra
hecha carne, es nuestro terreno de práctica.

Ahora ya veo, dijo Jerthro. Ahora veo cómo tenemos dominio, cómo tenemos autoridad.

Hasta ahora siempre he pensado en un hombre como cuerpo, no especialmente en el cuerpo


material, sino como cuerpo, y puedo ver como cuán absolutamente imposible es hacer
demostraciones con tal creencia. Somos divinos, herederos, hijos, no somos cuerpos.
Controlamos el cuerpo con nuestros pensamientos. Trazamos sobre él lo que queramos.

Lo hacemos a nuestro gusto. Encontramos con esta nueva gran libertad que escapamos del
cuerpo o de la esclavitud. Es como si fuera algo que nos ocultamos. Es sólo un concepto de lo
que tenemos en mente. Es como ese jarrón. No estás en él, y no tiene ningún control sobre ti,
sin embargo, puedes moldearlo, pintarlo, decorarlo de la manera que te guste. Aunque se
caiga al suelo, no te afectará de ninguna manera, porque eres uno con el padre dentro de ti y
tienes poder para reconstruirlo. Tengo poder para poner la vida boca abajo y tengo poder para
reconstruirla. Tu eres la chispa divina que es el verdadero hombre y que es un poco más baja
que los ángeles dotados de autoridad y poder.

Es maravilloso entrar en este dominio, mantener el cuerpo alejado de nosotros, por así decirlo,
y no considerarlo un factor en nuestras vidas, es maravilloso considerarlo como un jarrón
sobre el cual nosotros, los alfareros, a través de nuestra asociación con “el padre interior”
podemos trazar diseños de belleza, podemos contarlo perfectamente, nunca preocuparnos
por él, nunca estar sometidos a él, o escuchar sus quejas. Porque la arcilla no puede responder
al alfarero.

Entonces nuestros cuerpos son pensados, y la mente eterna es la mente con la cual somos uno
y con la cual operamos y controlamos la arcilla o el pensamiento.

Desearía que todo el mundo pudiera ver y manejar sus cuerpos de esta manera. No se vería
afectada la enfermedad y la miseria en menos tiempo de lo que yo sé. Una vez que un día
consideraron sus cuerpos como algo separado sobre el cual estaban elaborando el diseño de
su concepto más elevado, no quisieron oír ninguna queja de él pues estarían en autoridad.

Y mientras Jethro hablaba, Abd Allah había pintado en su jarrón una mariposa dorada pálido,
que descansaba ligeramente sobre la rama de almendra.

Oh, cuán hermoso es, cuán ligeramente toca las flores y qué lleno de vida, dijo Jethro
acercándose. Es tu inspiración. Esa cosa maravillosa que nunca más toca la materia, y se
alimenta entre los lirios.
SHARIK EL FABRICANTE DE ALFOMBRAS

Mientras Abd Allah y Jethro seguían su camino hacia el templo, pasaron por la morada de
Sarik, el fabricante de alfombras. Él estaba sentado en el jardín de su pequeña morada
trabajando en una exquisita alfombra Bokhara. El hombre y el niño se detuvieron y luego
entraron.

Sarik se levantó y los saludó. Estaba orgulloso de la hermosa obra que tenía delante y que
estaba a punto de concluir. Su tono rosa profundo era como el de un terciopelo sobre el que
descansaban diseños geométricos en turquesa y azul oscuro bordeados de negro y marfil.

“Qué magnífico trabajo”, dijo Abd Allah pasando sus dedos por la textura aterciopelada. “Es
perfecto”.

Sarik sonrió amablemente. Es una alfombra de oración para Adana. Mira, aquí está el Fylfot, el
signo de la buena suerte, y señaló con un dedo moreno a la cruz de Creek, que fue
ingeniosamente tejida en las esquinas de la alfombra.

Abd Allah le sonrió. “Una señal de buena suerte en una alfombra parece innecesaria,
especialmente si uno sabe cómo orar”.

“Lo es”, dijo Sarik, “pero esto es una orden”, se frotó los dedos sobre la superficie de color, “y
no mucha gente ha superado todavía la superstición y el miedo a los signos y presagios”.

Eso es cierto, dijo Abd Allah, he conocido gente que sabía la verdad para limpiar muchas
supersticiones. Por ejemplo, algunos de ellos se imaginan pensando por un m momento en
silencio y luego ponen sus manos en cierta parte de los pergaminos sagrados para encontrar
una respuesta a sus oraciones. Este es el tipo de superstición más asquerosa. Es una creencia
en un Dios separado.

Sarik escuchaba, era un estudiante de Abd Allah y a menudo se sentaba entre la multitud que
se reunía en torno a las puertas de la ciudad cuando hablaba. “¿Quieres decir entonces que no
debemos irnos sin nosotros mismos por nuestra ayuda?”

“Eso es exactamente lo que quiero decir, porque no hay absolutamente nada fuera de ti que
pueda ayudarte o dañarte”. No lo que entra en el hombre, sino lo que sale lo contamina”, y
también puede ser añadido, “Se lo hace”.

Los signos y presagios de la buena suerte, las supersticiones y los temores a los que se
someten los hombres, no tienen poder ni para el bien ni para el mal, es simplemente la actitud
que la mente del hombre toma hacia ellos. Si un hombre tiene un amuleto o una pieza de
buena suerte, tiene una tendencia a atraer hacia si cosas que de otro modo no se le ocurrirían,
pero cuando está bajo la prohibición de tal pensamiento material hay también tantas leyes
contrarias y contrarias que operan en su contra que su signo generalmente no equivale a nada.

Si cree en la suerte, también debe creer en el desastre o en la mala suerte, o de lo contrario


necesitaría un amuleto o un cartel para proteger o ahuyentar a la mala suerte. Cuando un
hombre llega a la verdad, debe aprender primero que la gloria de la verdad es el
entendimiento de que no hay separación entre él y Dios. Y que no necesita recursos para
ningún otro signo o maravilla que la mente de Cristo que está dentro.

No puedes imaginarte a Dios deteniéndose en las cosas absurdas en las que se cree. Por
ejemplo: Algunos de los pensadores más avanzados aceptan en parte, al menos, los signos del
Zodiaco, y sufren de las predicciones hechas por sus adeptos. Sería razonable imaginar a Dios
como el creador y hacer que la transfiera a un número de estrellas, etc,. E imagina la intrincada
masa de leyes que se cruzan y se vuelven a cruzar para encontrarse o poner en
funcionamiento los millones de destinos que se supone que están bajo su control.

Es impensable, es imposible captar una forma tan complicada, y especialmente cuando te das
cuenta de que gobierna completamente a Dios fuera de su reino y pone el control del universo
y del hombre en manos de las estrellas. Sin embargo, muchos sufren tanto directa como
indirectamente a causa de su fe en estas cosas. Si él cree que estas cosas tienen poder sobre
él, ciertamente tendrán poder hasta que sufra lo suficiente de la experiencia para lavarse las
manos de todo y volver al glorioso hecho de que no está separado ni por un instante de Dios,
que es el único poder.

Esto es digno de una tranquila media hora de meditación. Este hecho de que Dios y el hombre
son uno. Puede parecer grande en la superficie, pero cuando te detengas un momento y
pienses, “yo soy uno con Dios””, entonces piensa en lo que Dios es y siente la dulce seguridad
de tu unidad con Dios, una nube de preocupación y ansiedad será levantada de tus hombros, y
serás liberado de la creencia ciega en buscar una señal en las escrituras sagrados.

“Abd Allah”, dijo Sarik, a menudo he sido culpable de esto. A menudo he orado en silencio y
luego he puesto mis manos en una parte de las escrituras y he leído el versículo, tratando de
tener una respuesta directa a mis oraciones, pero si me hubiese detenido a considerarlo,
habría sabido que es tan material como lo es poner tu mano en esta cruz griega y esperar que
algo suceda. La verdad se basa en un principio y aunque mantuvieras tu mano en el principio
todo el día, no resolvería un solo problema. Lo que se requiere es la aplicación. Por su puesto,
cuando oramos, se nos da la respuesta y también la forma de ponerla en práctica, y no
necesitamos más señales.

“Si tan sólo pudiéramos ver la importancia del pensamiento, y cuán valioso es controlarlo
absolutamente”. Supongo que, si la gente supiera lo que es realmente el pensamiento, se
sorprendería y abriría los ojos con asombro ante el hecho de que un pensamiento es tan
poderoso como un hecho, y a veces más” dijo Abd Allah. Esto revolucionaría el mundo y todo
el mundo conocería y seguiría esto.

Hay muchas cosas ahora que puedes pensar que no pondrías en acción por el mundo, sin
embargo, de alguna manera vaga cada pensamiento viene a fructificar.

Tal vez puedas destruir sus efectos o desarraigarlo antes de que salga a la luz, si estás alerta,
pero “piensa en la maravillosa paz mental cuando te des cuenta y practiques la teoría de que
cada pensamiento es un poder o más que una acción”.

Nuestra oración debería ser, “Señor, que reciba mi vista, la vista que me permita ver estas
cosas y ponerlas en práctica, y librarme de esta superstición que empaña a todo el mundo.
Aprendamos a vivir, no sólo cerca de Dios, sino en Dios, y sepamos que él está presente en
cada conversación y que ve los pensamientos del hombre fácilmente como tú ves a la alfombra
delante de ti”.

Es un pensamiento feliz saber que no se pierde ni un solo pensamiento o palabra buena y que
debe dar frutos según su especie. Nos estimula a pensar con más cuidado y, por lo tanto, a
actuar.

Sólo piensa en lo que significaría si los hombres se dieran cuenta de que con el siguiente
pensamiento iban a sacar cada pensamiento de Dios. Y sin embargo esto es divinamente
posible cuando nos damos cuenta de la gloriosa unidad de Dios y el hombre.

De repente llegamos al conocimiento de que un Dios inmutable no podía ser el padre del
hombre cambiante. Que la creencia supersticiosa de crecer, madurar y decaer, no es nada,
sino una creencia de vida en la materia, en vez de en Dios, “porque en él vivimos y respiramos
y tenemos nuestro ser”. Dios está esperando para hacerse hombre ante ti, y puedes
manifestar tanto de él como desees, aferrándote al conocimiento de que eres uno con él y que
él es inmutable. La edad se desvanece, no es nada, porque la vida sin cambios no tiene registro
de días y noches o de años y meses hechos por el hombre. Ah, este es un pensamiento
maravilloso y bien vale la pena sentarse en silencio con él, “Yo y mi Padre somos uno”.

Lo han escuchado por años, pero cuando lo reflexionan de nuevo con el pensamiento de que a
partir de que el próximo pensamiento voy a pensar en los pensamientos de Dios, esto revelará
en ustedes una novedad de vida y un propósito que nunca antes han conocido.

La voz tranquila de la que tanto se ha dicho, se convertirá finalmente en la única voz, a medida
en que empieces a darte cuenta de tu unicidad con el padre en ti interior. Al principio, el
estruendo del pensamiento y la vida de los mortales clamará a gritos por una audiencia.

Presentará evidencia y hechos a vuestra atención, pero a medida que su voz sea calmada por
el giro interior, finalmente se volverá tan débil que no podrá ser escuchada, entonces cada vez
que os volváis hacia adentro, escuchareis una sóla voz y esa será la pequeña voz quieta que os
guiará hacia toda la verdad, pues la pequeña voz quieta, guía, señala, ilumina y muestra el
camino por el que tenéis que ir, sin confusión ni miedo.

Ahora, cuando una semilla es arrojada a la tierra, primero muere y a medida que cae, la nueva
vida sale a la luz. Lo que siembras no se vivifica sino para morir. Cuando entras en el silencio
interior y siembras el pensamiento de tu unicidad, la vieja vida de vida separada morirá y la
nueva nacerá, y a la nueva vida, Dios le dará cuerpo como le plazca, y a cada semilla su propio
cuerpo, para que la renovación y la regeneración del trabajo hecho de esta manera produzca
resultados.

Hay una razón por la que estás justo donde estás en el gran plan de Dios, y es tu cometido
rechazar todas las sugerencias de duda, temer el descontento, y escuchar las instrucciones que
debes recibir, no de un GRAN MAESTRO, sino del MAESTRO MAS GRANDE de todo el universo,
“la pequeña voz quieta”, que te guiará en todas las cosas, y te mostrará todas las cosas, si
estás dispuesto a escucharlas y a ser guiado por ellas. Sabe mejor que nadie lo que necesitáis
más que cualquier otro, porque ha estado con vosotros a través de todo vuestro progreso.

Entonces rechaza el pensamiento de que no estás en un lugar correcto, que el destino o las
circunstancias te han atado.
En el momento en que te des cuenta de que la ley de Dios está operativa dentro de ti, verás lo
que es esa ley, y si significa para ti salir de tu lugar presente, también te proporcionará una
“columna de nube durante el día y de fuego durante la noche”, y no habrá necesidad de
pensar en el viaje porque todo será provisto.

¿Puedes creer esto, puedes tener la suficiente fe para mirar hacia adentro y declarar tu
unicidad con Dios y ver cómo se desarrolla en perfecta armonía en tu vida?

Incluso mientras hablo soy guiado en lo que os digo, porque declaro siempre al padre dentro
de mi y os doy el mensaje de que él os habla. Te bendecirá como me bendijo a mí, y no volverá
a nosotros vacía, sino que cumplirá. Es Dios quien obra en ti.

Por favor nota la ubicación en ti, y entonces coopera con él y haz su voluntad. El verdadero
trabajo que tienes que realizar es expresar a Dios, esa es la razón por la que estás aquí. Debes
expresar a Dios, y ahora comprenderás porqué debes escudriñar las escrituras y saber que en
ellas tienes vida, “Como un hombre piensa en su corazón, así es él”

El lugar donde este mensaje te encuentra es el lugar que has creado para ti mismo, ya sea con
un pensamiento correcto o incorrecto, y puedes cambiarlo consultando la voz de la misma
persona, pues en un abrir y cerrar de ojos todo será cambiado.

Ojalá, dijo Sarik, Adana hubiera podido oírte hablar esta mañana Abd Allah, Nunca más se
habría vuelta hacia el estúpido símbolo de la buena suerte, sino que habría captado el
principio de la bondad desbordante que inunda nuestras vidas con más de lo que podemos
aceptar.

La alfombra le traerá gran alegría, dijo Abd Allah, es una alfombra bella. Sus exquisitos colores
tan perfectamente combinados son una lección de armonía

Y tranquilidad y muestran la mente del creador, y tal vez el principio que has tejido en cada
puntada y atado en cada nudo, algún día lo alcanzará y le hará ver al verdadero Dios, que no
conoce tal cosa como la suerte.
TRATAMIENTO

Había una hermosa variedad de colores mientras los hombres se reunían para la charla
vespertina de Abd Allah. Venían de todos los rincones de la ciudad, cada uno con una
hermosa alfombra sobre la que arrodillarse o sentarse, sus largos vestidos y turbantes
fluían creando una imagen particularmente atractiva contra el gris sombrío de las
paredes.
En seguida, la cálida y dulce voz de Jethro se escuchaba cantando mientras tocaba el
arpa. “Invoca al Señor y él te responderá”. Mientras la música se apagaba, se hizo un
silencio sobre el montaje mientras Abd Allah ocupaba su lugar ante ellos.
“Amigos míos”, comenzó, “hablaré con ustedes esta noche sobre el tema del
tratamiento”. Es una cosa vital de la que hablar, porque es la aplicación práctica de la
oración, y es una cosa que nos preocupa mucho a todos.
Hay tantos tipos de tratamientos como de oraciones. Algunos tratamientos de súplica,
Algunos tratamientos desafiantes, algunos “he hecho mi parte, ahora tú haz tus
tratamientos” y alguna aplicación práctica de la palabra que sana instantáneamente.

Después de que el niño ha aprendido a leer, no es necesario que recite el alfabeto cada
vez que empieza a leer para asegurarse de que no ha olvidado nada. Ha avanzado de
letras individuales a grupos de letras y de grupos de letras a grupos de palabras, frases,
y esto mismo es cierto en el tratamiento. A medida que un hombre avanza en el
conocimiento de3 lo que es el tratamiento, deja de dar vueltas y más vueltas para
llegar, coge un atajo directo y golpea en centro en el primer tiro.

La manera de comenzar un tratamiento es por negación. Una rápida y aguda negación


de la mentira, como si con un solo golpe de mano se borrara la existencia de un error
en el pizarrón, o se quitara el polvo de una silla. Esta negación no sería laboriosa ni
difícil. Debería ser con autoridad y sin aceptar la condición como una realidad. No hay
nada con qué luchar, ni por qué luchar porque todo es armonía y paz. Después de la
negación rápida se ha hecho, lo siguiente es transformar la negación en una afirmación
apropiada a la condición.
Es bueno disciplinar el pensamiento y entrenar la mente para que llame al antídoto
directo contra el error. En materia médica ciertas cosas se usan como antídoto de
otras y un médico sabio las tendrá a su alcance. Lo mismo es cierto en la superación,
hay ciertas afirmaciones, cuando se entienden y se aplican correctamente actuarán y
se obtendrán resultados. No deseo transmitir que uno debe detenerse y buscar la cosa
o pensamiento particular que contrarreste el problema. Debe entrenar sus
pensamientos en tiempos de paz y serenidad de tal manera que, cuando estalle la
tormenta, el mismo esté preparado para hacer frente a cualquier emergencia.
¿Saben que dentro de las Sagradas Escrituras están los antídotos que atenderán cada
error de la carne y pueden encontrarlos y usarlos? Puede catalogarlos a medida que
estudia y hacerlos suyos para que cuando lleguen los malos tiempos pueda
defenderse.
A modo de ejemplo, tomaremos un caso de prueba. Suponga que cayera y se torciera
la pierna. ¿Qué afirmación después de la negación de que ningún accidente es posible
para el hombre de Dios harías? “Te llevarán en sus manos, no sea que tropieces con tu
pie contra una piedra”. ¿Se le ocurre un tratamiento más completo? ¿Hay algo que no
esté cubierto, y que esté totalmente cubierto? Si esta declaración se plica lo
suficientemente rápido con el entendimiento apropiado, es mucho más apto para
producir una demostración instantánea, que si la persona hubiese comenzado con la
declaración, Dios es bueno, bueno es Dios, Dios es todo, todo es Dios, etc., etc., hasta
que llegó al lugar en que podía decir que nada malo puede venir de Dios. Sabemos que
se han hecho cosas maravillosas por este método de razonamiento, ahora ya somos
bebés en el pensamiento. Hemos nacido y hemos salido de entre ellos, y ahora
estamos a punto de entrar en nuestra autoridad y dominio cuando la palabra es “Habla
y está hecho”. Cuando tratas, entras en el lugar secreto y allí encuentras “El Padre
dentro”.
Te alías con él y le dices la palabra de sanidad a cualquier condición mala o incorrecta.
No tengas miedo de decir: “Yo vendré y te sanaré”. No hay que tener miedo de quien
hace el trabajo. Jesús usó estas expresiones libremente y nos dijo que siguiéramos el
ejemplo que se nos había dado. Cuando son llamados a ayudar, es porque su luz ha
estado brillando lo suficiente para impresionar al peregrino que está buscando ayuda.
Entonces no niegues a nadie esta ayuda. Cuando alguien se acerca a usted, quiere su
ayuda, no a alguien a quien puedas recomendar, y otra cosa es que pueden obtener la
ayuda que están buscando de ti. Han sido conducidos a su manera limitada al lugar
donde se encuentra la ayuda y si es usted, no le niegue esto, sino “si me niegas a mi,
yo también te negaré a ti”. Recordad que sirviendo a los más pequeños de estos
también me habéis servido a mí.
A medida que nos adentramos en la tierra prometida, vemos que cada pensamiento,
bueno o malo, produce algún tipo de fruto. “cada palabra ociosa será tenida en
cuenta”, y comenzamos a guardar nuestro pensamiento y nuestra acción como lo
haríamos con una “perla de gran valor”, y bien también porque esta protección nos
salva de un trabajo interminable más adelante.
¿Saben que son los sentidos de la materia los que cierran las puertas entre ustedes y
Dios, y que la gratitud es la marea de amor que los obliga a abrirse? La mente
agradecida tiene poco que superar, porque hace poco del problema material. Hay un
sentido muy completo de felicidad cuando nos damos cuenta de que Dios está
trabajando en su santo propósito en usted y que nosotros somos la conciencia de él y
estamos aquí, totalmente para expresarle. Nuevamente traigo a su mente la
importancia de despejar la mente en la mañana. Relájese, suéltese y bendiga todo. Se
ha dicho, y con toda la verdad también, que el hombre que puede mantener su mente
dulce hasta las diez de la mañana no encontrará más obstáculos durante el día. Esto,
yo creo, es porque durante ese tiempo se ha fortalecido tanto que no hay posibilidad
de que el error se vuelva realidad para usted. “Cuando me despierto aún estoy
contigo”. Cuando despierto del sueño de la irrealidad del pensamiento material,
encuentro que tú estás allí, y este bendito pensamiento de que Dios está siempre
donde estaba y ya está dispuesto a cooperar con nosotros, nos hace querer estar cerca
de él.
Empieza bien el día, limpia la mente de todo odio, miedo, lucha, fracaso y desánimo.
Tienes ante ti una nueva oportunidad perfecta. No hay nada que pueda estropearlo
excepto su pensamiento equivocado.
En las escuelas aprendemos que las dos leyes generalmente primarias con el hombre
son estas: la Ley de la auto preservación y la Ley del interés propio. No tenemos que
enfatizar el hecho de que es verdad materialmente cierto para todos los que nos
rodean, lo vemos, pero volviéndonos espiritualmente hacia el hombre que lo mismo es
verdad allí también. Estamos trabajando constantemente en la verdad para tener
mejor salud, más riquezas, mejores hogares y un entorno más tranquilo. Estamos
constantemente tratando de poner más del poder de Cristo en juego en nuestras
vidas, y esto es correcto también porque no hay manera de ayudar más que
haciéndonos fuertes y bien. Cuando manifiestas fuerza y salud eres un ejemplo vivo de
tu Fe. Cuando manifiestas la oferta en abundancia y al mismo tiempo sigues de cerca al
Cristo, sólo estás sacando una de las leyes divinas. Para ser perfecto, el hombre debe
sacar a relucir todas las diversas frases de la mente. Debemos ser “Cada pizca entera”.
Para recibir hay que dar. La mente abierta puede recibir más que la cerrada y lo mismo
ocurre con la mano. Si tu mente está cerrada, agarrando la semilla de la verdad, no
puede crecer y, por consiguiente, no puede multiplicarse. Debemos dar, tener.
Derrame su amor abundantemente a cada uno de los que se lo pidieron y vendrá de
regreso a usted multiplicado por diez.
Nunca supe que esto fallara. Siempre he recibido diez veces más por todo lo que he
dado. Si doy salud, a través de la comprensión de los principios, a otro, por ese dar
obtengo un mejor sentido de salud que el que tenía antes. Cada vez que puedo probar
la Ley de Dios para otro, estoy más convencido de que es la verdad y me siento mucho
más fuerte en la verdad. La vieja idea del sacrificio no es más que la nueva idea de dar.
Lo que ofrecemos es lo que recuperamos diez veces más. Hay una ley detrás de esto. Si
tiene miedo de dar, es una señal segura de que su conciencia de Dios es muy pequeña,
y que cree que le ha arrebatado todo lo que puede conseguir y que no lo dejará ir.
Si sabe que es un medio y canal a través del cual todo lo bueno fluye de Dios al
hombre, sabrá que mientras el canal esté abierto, hay mucha sustancia para fluir a
través de él. “No tema, es un placer para su padre darle el Reino”. El Reino está dentro
de usted y usted puede poseerlo entrando en una sociedad con Dios, afirmando su
derecho de nacimiento, saliendo con autoridad porque es un heredero común con
Cristo.
Cuando estudia y se da cuenta de que no hay nada que pueda separarle de la fuente
de todo bien, entonces sabe que lo que da no es suyo, sino del Padre y por lo tanto
sabe que no puede ser empobrecido si lo deja ir. Cuando el Hombre “nace de nuevo”
pasa por el camino que siguió nuestro maestro. Primero viene el nacimiento de la
nueva idea, luego el gran y glorioso despertar de la verdad, después el bautismo. Hasta
este punto, el joven vencedor da grandes pasos, luego viene la tentación, en el que es
arrojado del monte al valle de la depresión y la desesperación.
Ahora tiene sus alas cortadas porque no tenía entendimiento para sostener sus vuelos
etéreos. Después de su tentación, comienza a subir de nuevo, más decidido que nunca
a ganar y a llevar la corona. La tentación vuelve a perseguir sus pasos y acecha detrás
de él, pero ahora tiene ante sí la meta en lugar de los infinitos pasos que conducen a
ella.

A medida que pasa del entendimiento a la sabiduría, llega a la crucifixión donde la


creencia en la carne debe ser crucificada o tachada. Esta es la agonía del Calvario
donde el mundo entero está en contra del peregrino y es abandonado por todos para
trabajar en la creación, en la materia. Después de que esta prueba ha sido cumplida, y
el hombre es regenerado, es renovado, él tiene su resurrección de la tumba, donde el
pensamiento material lo ha consignado. El hombre material dice “bien podrías estar
muerto” pero el hombre espiritual se da cuenta de que la verdadera felicidad y gloria
sólo son posibles cuando el pensamiento material de la creación es completamente
erradicado y destruido en su conciencia. Después de que él es resucitado, él hace su
ascensión y ya no conoce la materia como una realidad.
Mientras trabaja en la verdad se dará cuenta de que el hombre espiritual es mucho
más grande que el pobre concepto material que ha tenido con usted durante tanto
tiempo y que no puede reconocer ninguna semejanza en absoluto. Es como un artista
que concibe un cuadro hermoso en su mente y trata de reproducirlo en lienzo, pero los
mejores de ellos admiten el fracaso total y saben que el cuadro real que descansa en la
mente es infinitamente más hermoso que sus mejores esfuerzos. Lo mismo sucede con
el hombre espiritual. El hombre material que se ve es una pobre falsificación de la
imagen o concepto que se tiene en mente.
UN PENSAMIENTO PARA EL DIA

Toda causa es mental, el efecto se dará sólo. Si quieres salud, no pienses en la enfermedad. Si
quieres riqueza, no pienses en la pobreza. Toda causa es mental. Tome nota de esto y hágase
un chequeo a usted mismo durante el dÍa y vea cuantas veces ha caído en una equivocación
mental TODA CAUSA ES MENTAL, el efecto se encargará de ello. Quiero recalcarles la
importancia de esto. Siembras la causa de algo hoy y luego te preocupas por el efecto mañana.
Busca la causa, un arroyo fangoso, cuando se despeja en la fuente, por lo general se despeja a
medida que se vacía en el océano, el efecto seguirá a la causa.
Todo comienza en la mente. Si usted no cree esto, simplemente revise las cosas que usted
posee, su salud, su riqueza, su felicidad y vea cuántas de ellas no son representadas por algún
pensamiento inicial.
TODA CAUSA ES MENTAL, EL EFECTO SE DARÁ SÓLO.
Recuerda el Mandamiento, “No Matarás” el odio mata. ¿Cuántas veces al día matas algo por
odio? El odio es también un fuego ardiente y ardiente que consume SOLAMENTE el lugar de su
origen.
El Amor, el opuesto de odio, es vida. El amor engendra esperanza y vida. ¿Cuántas veces en un
día has estimulado nuevas acciones a través de tu amor? El amor es también un aceite curativo
que calma y trae paz al corazón que sufre. Es el antídoto directo del odio.
No se puede repetir muy a menudo “Yo soy el templo del Dios viviente” El pensamiento a lo
largo de esta línea reconstruirá y renovará el cuerpo quebrantado y caído, limpiará, purificará
y fortalecerá el lugar permanente del espíritu. ¿Con cuánta frecuencia entras en tu TEMPLO y
expulsas a los banqueros (malos pensamientos) y a los que venden palomas ( las concesiones
engañosas a la materia)?
Haz la práctica de entrar todas las mañanas en oración, El que ve en secreto te compensará
abiertamente.
“No sólo de pan vive el hombre sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”. ¿Alguna vez
has tratado de meditar sobre esto antes de sentarte a cenar? Si no es así, inténtalo y verás lo
que pasa.
“Puedo hacerlo todo a través de Cristo, el que me fortalece”. ¿Qué quieres hacer? La próxima
vez que tu decidas dar un nuevo paso medita sobre esto, la verdad. ; Entonces averigua dónde
está el Cristo.
“Puedo hacer todas las cosas mediante Cristo que me fortalece”. ¿Qué es lo que quieres
hacer? La próxima vez que decidas dar un nuevo paso medita acerca de esto, la verdad ;
entonces descubrirás dónde está Cristo.
“Lo, yo estoy contigo en todos los caminos”.
“Yo, si soy elevado, atraeré a todos los hombres hacia mí. Si elevas tu pensamiento en unicidad
con el Cristo dentro de ti, no sólo alcanzarás lo que deseas, sino que realmente lo atraerás
hacia ti.
Tu puedes ser un imán para lo bueno, sólo par lo bueno. Vale la pena contemplar seriamente
esta conexión o contacto con el Cristo en tu interior. Inténtalo.
¿Te das cuenta de que diariamente le m, uestras al mundo donde han estado tus
pensamientos?
Tu cuerpo es el terreno de prácticas donde todo se visualiza. Mejor empieza ahora mismo a
observar esos pensamientos, para que le cambio tan necesario pueda tener lugar y el mundo
pueda ver tu luz antes de que oiga tu voz.
Así brille tu luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro
Padre que está en el cielo. ¿Dónde está el cielo? Piensa en estas cosas con calma.
Aléjate de la actitud personal, algunas personas se identifican con la enfermedad hasta que
realmente la reclaman. Hablarán de “Mi resfriado, mi enfermedad, mi problema”.
No monopolice todos estos errores, usted puede que consiga una esquina y encontrar que
usted tenía un producto pobre en su mano. Obtenga la visión impersonal de la vida y use el
bien en abundancia, pero no trate de acorralarlo. Un poco de agua se estanca cuando se
acorrala, el vapor se mantiene fresco y purificado.
Cuando te des cuenta del poder de la mente, empezarás a saber que la palabra hablada tiene
un poder que cuando se usa sin cuidado es algo peligroso. “poco de aprendizaje es algo
peligroso”. Cuida tu pensamiento. Recuerda que a veces somos capaces de poner en práctica.
“El habló y se hizo”. La repetición es necesaria para disciplinar el pensamiento. No os canséis
porque la misma verdad se os presenta de media docena de maneras diferentes, debemos
vencer y dominar al viejo hombre, para que “cuando venga el príncipe de este mundo no
encuentre nada en mi”; él viene cada hora, es presentado a ustedes por cada hombre que pasa
y que no está pensando correctamente, protege tu pensamiento para que no encuentre nada
en ti.
Si quieres descubrir algo sobre la vida, estúdialo desde todas sus perspectivas, primero como
poder, luego como amor, luego como verdad, luego como inteligencia. Toma cada una de ellas
y mira si la parte más pequeña de la cosa real es filtrada a través de su expresión de vida.
Recuerda que Dios es la única vida, y que tu vida tiene que tener todos los atributos de Dios.
Comprueba esto y mira si tienes alguno de ellos. Se muy insistente en ello. Merece la pena.
Recuerda que tu siempre puedes “levantarte e ir hacia tu Padre”; Y que él te encontrará
cuando esté lejos. En el reino de los cielos no existen los marginados. Tienes una oportunidad,
y el deseo de regresar al hogar de tu padre te indica la dirección correcta. Es sólo un acuestión
de persistencia hasta que llegues. No te alimentes de las cáscaras del miedo, o de la duda y la
condena, has nacido libre, afirma tu libertad. Levántate y ve a tu Padre muy a menudo.
“No necesitas pelear”; “Levanta tu espada”. “La batalla no es tuya, sino de Dios” No te hagas la
idea de que puedes tirar cualquier cosa a Dios, porque no hay nada que tirar.
Limpia tu mente y tu problema desaparecerá. No creas que ir a la deriva te llevará a ninguna
parte. Descansar significa actividad perfecta y confianza. El hecho de que la batalla sea de Dios
no significa que te acuestes en sueños placenteros, sino que estés despierto esperando el
toque de clarín de la Victoria. en el mismo lugar donde esto te encuentra, aunque hayas ido a
pescar “ toda la noche y no hayas pescado nada” La abundancia de Dios está allí, y cuando
bajes tus redes (sueltas el pensamiento material) no sólo pecarás mucho, sino que te
convertirás en pescador de hombres. No tienes que vivir en tu lugar actual para deshacerte de
un problema, de hecho, si lo haces encontrarás que le problema es el primero que te saluda
cuando llegas al final de tu viaje. “Venid aquí y probad que esta es tierra sagrada”; podeis
deshuesarla. Ceñid viestros lomos” y salid.
AHORA YO SOY LOS HIJOS DE DIOS

¿Alguna vez has reclamado tu posición legítima en la vida? ¿Alguna vez has tratado de sentir
que eres el hijo de un Rey, y que ese Rey es el Rey más poderoso y único del universo?

Si no. Entonces sólo inténtalo por un momento al día y al final del mes tendrás una nobleza y
un poder que te parecerá demasiado bueno para serte fiel hasta ahora.

Cuando piensas en el hecho de que “eres el hijo de un Rey” algo supremo y fino se apodera de
ti. Empiezas a darte cuenta de una cierta aristocracia que es la independencia de la corona, el
escudo de armas o el nombre de la familia. De repente y sin previo aviso te sientes
atravesando pared tras pared de dudas, limitaciones, miedos y preocupaciones. Te desquitas y
derribas las enredaderas de la duda, pisoteando hiervas tan odiosas como la suerte y el
destino.

Qué sentimiento tan maravilloso. Qué nueva perfecta emoción te invade cuando te das cuenta
de que, después de todo, tus primeros cuentos de hadas son todos posibles y pueden hacerse
realidad. Que por fin puedas vivir en el palacio del Rey con abundancia de amor y vida, con el
tesoro del Rey abierto a ti y a ti en tu mejor momento, con lo mejor de ti y en posesión y
dando expresión a los maravillosos dones del amor.

Y luego buscas como alguien que tiene autoridad lo que dices mientras llenas tus pulmones
con una nueva y maravillosa vida “YO SOY, YO SOY me ha enviado. Lo soy, lo repites una y otra
vez lentamente. Te llega un sentimiento feliz de que eres lo que yo soy, porque tú y yo somos
uno. En el lugar secreto de tu ser te vas a comulgar con el Padre y desde este lugar hablas de
tu YO SOY fuera. SOY saludable, SOY alegre, SOY feliz. Oh qué emocionante y alegre
sentimiento viene cuando comienzas con el proceso YO SOY y cuándo te das cuenta de que
eres un hijo del más alto y eres uno con el padre. Tu mente se vuelve suprema, tus acciones se
vuelven supremas. Naciste para tener dominio, para gobernar.

Todas las cosas están puestas bajo tus pies. Que son estos crecimientos profundos, de rango
de malezas que casi te han asfixiado mientras dormías por un momento corto. Sus olores
venenosos casi te han hecho creer que eran reales y que no había escapatoria de esta horrible
condición.

Si usted dice, mi condición es de esta o aquella manera, estoy atado, por así decirlo, no puedo
ver una salida de todo esto, cada vez que trato de hacer un movimiento hacia adelante me
quedo atrapado en la maleza hasta que soy una persona miserable, infeliz y agobiada.
Despierta! Despierta! Despierta! La explosión de la trompeta del Rey está llamando a su hijo.
Tu condición es de suprema importancia. Como la belleza que durmió durante cien años en el
palacio sobre el que había crecido un bosque masivo, el príncipe, tu herencia divina ha venido
a liberarte y reclamarte de nuevo. Qué regocijo hay en el palacio, y qué derroche cuando la
conmoción de la vida y el dominio lo han puesto de nuevo en orden. Qué regocijo y emoción
siente tu pobre vida cuando llega a su identidad. Con un solo golpe de tu poder Poderoso
limpias de tu mente todos los pensamientos que te han retenido en el hoyo y te han hecho
pagar hasta el último centavo. Eres SUPREMO, eres SUPREMO.

Tu palacio o cuerpo es supremo, es maravilloso, emociona con una nueva vida. Brilla con
fuerza. Tu YO DIVINO sale y afirma su poder.

Busca las articulaciones y la médula y persigue todas las sombras del miedo y la duda del
pecado y la enfermedad. ¡Despierta! ¡Despierta! ¡Despierta! La trompeta de tu hora está
sonando de nuevo. Eres libre, estas en el poder y tienes dominio. Regocijaos y alegraos, YO
SOY supremo. Cuando llegas al conocimiento de que eres un hijo y eres supremo, entonces te
conviertes en un hacedor de milagros o un demostrador de esta verdad. Tu fe, que era como
un grano de mostaza, florece ahora como un poderoso roble y cubre una llanura de millones
de habitantes. A medida que la idea se presenta para su manifestación o expresión, asegúrate
de que la idea de la vida sea fresca, resplandeciente, y bella. Asegúrate de que se mantenga
juvenil, y de que la juventud crezca de la manera correcta. La vida no conoce el tiempo, es
eterna y no puede ser manchada, arrugada ni convertida en la tabla de tiempo de la edad
material. Deja esa vieja creencia de que tienes tantos años. Eres supremo y eterno, no
registras más que juventud eterna.

¿Cuáles son los atributos de la juventud, excepto la fuerza, el gozo o el amor? ¿Tienes estas
cualidades en tu maquillaje?

Si quieres ser fuerte, no tengas en mente la imagen de un armenio hambriento. Contrólate con
Hércules. Si quieres ser joven, no pienses en el aspecto de Matusalén. Toma la juventud y
aférrate a ella. Satura tu pensamiento con lo que deseas ver manifestado en tu cuerpo. Si
estuvieras buscando un cierto color, digamos rojo, no seguirías pensando en el púrpura, pero
el rojo estaría en tu mente para que al instante lo reconocieras. Lo que tengas en mente te
atraerá. Asegúrate de tener en mente la nobleza porque eres hijo de un Rey. Olvida, perdona,
y bendice a toda la humanidad. Regocíjate y ríete. Niégate a aceptar cualquier condición
adversa. Seguir sonriéndoles y negarse a dejar que te agarren.

Soy el hijo del Rey. Me encuentro libre y alegre. Me encuentro feliz y sin preocupaciones.
Encuentro que las condiciones del pasado se derrumban y desaparecen. No importa si he
vivido en la oscuridad y la duda, la superstición y el miedo durante años, un momento y soy
libre.

Aflojo las cadenas que me han atado a estos pesos pesados y que ruedan por la montaña en la
piscina profunda del olvido. Rastreo estas condiciones erróneas hasta la idea que las hizo
surgir y allí las aflojo y las dejo ir. Yo libero a los que han sido atados y por lo tanto son
liberados y bendecidos. Oh vida gloriosa, una con Dios, una con mi Padre y una con el
Universo.

Canta canciones de alabanza y acción de gracias. Entrégate y entrega tu cuerpo a un glorioso


servicio de alabanza. Alabado sea tu maravilloso cuerpo. Perdónalo por todas esas cosas
malvadas de las que lo has acusado. Dile que tampoco yo le condeno, tú eres libre. Eres un
templo glorioso y radiante, hermoso de contemplar, me regocijo por ti. Cuando comiences
este servicio de alabanza, una manada de sucios brotes enfermos y pecaminosos saldrán de tu
mente y con ellos la superstición y el miedo y entrarán a los cerdos como un medio de
destrucción. Y tú que estás allí de pie con vistas al mar de amor y fuerza infinitos, regocíjate,
regocíjate, regocíjate. Sigue sonriéndoles y niégate a dejar que te agarren.
Soy el hijo del Rey. Me encuentro libre y alegre. Soy hijo del Rey. Soy libre y alegre. Me
encuentro feliz y sin preocupaciones. Encuentro que las condiciones del pasado se derrumban
y desaparecen. No importa si he vivido en la oscuridad y la duda, la superstición y el miedo
durante años, un instante y soy libre. Aflojo las cadenas que me han atado a estos pesos
pesados y que ruedan por la montaña en la piscina profunda del olvido. Rastreo estas
condiciones erróneas hasta la idea que las hizo surgir y allí las aflojo y las dejo ir. Yo libero a los
que han sido atados y, por lo tanto, son liberados y bendecidos. Oh vida gloriosa, una con Dios,
una con mi Padre y una con todo el universo.

Canta canciones de alabanza y acción de gracias. Entréguese y entregue su cuerpo a un


glorioso servicio de alabanza. Alabado sea tu maravilloso cuerpo. Perdónalo por todas esas
cosas malvadas de las que lo has acusado. Dile que yo tampoco le condeno, eres libre. Eres un
templo glorioso y radiante, hermoso de contemplar, me regocijo por ti.

Cuando comiences este servicio de alabanza, una manada de sucios brotes enfermos y
pecaminosos saldrán de tu mente y con ellos la superstición y el miedo y entrarán a los cerdos
como un medio de destrucción. Y tú que estás allí de pie con vistas al mar de amor y fuerza
infinitos, regocíjate, regocíjate, regocíjate.
AL PRINCIPIO

EN EL PRINCIPIO, ¿Qué te recuerda eso? ¿Qué piensas cuándo dices al principio?¿Puedes


llevarte mentalmente a un lugar de silencio silencioso, donde todavía no se ha manifestado
nada, es decir, en el principio? Entonces te alejas desde el principio empiezas a ver la creación
aparecer, de lo que aparecía? En el principio, antes de que una sola planta o un solo animal
saliera a la luz no había más que silencio. La sustancia de las cosas esperadas, es el material del
que se hizo la creación.

Este hermoso mundo nuestro fue hecho de algo, debes admitir que no fue sacado de la nada
ni de la vacuidad, sino que fue formado y moldeado de la sustancia, la sustancia del
pensamiento que se hizo visible. Un concepto perfecto de una cosa perfecta descansaba en la
mente del Padre y cuando la perfeccionó fue sacada a la luz y hecha una palabra viva o la
palabra hecha carne. Y así, hoy en día, nada está hecho de nada.

Debes tener algo para crearlo de ti, debes tener sustancia de la cual hacer una cosa, y cuando
tú tomas todo este razonamiento de nuevo al principio, empiezas a darte cuenta de lo
maravilloso que es este pensamiento, la sustancia.

Sólo piensa en ello, es la base o sustancia, la causa y efecto, o todo. ¿Alguna vez te has parado
a pensar de dónde ha salido un palo de madera? Sí, pero incluso concediendo que creciera,
debe tener algo de lo que crecer, algo a partir de lo cual formar sus sustancia visible.
Ciertamente el roble acabado está en la bellota, pero después de todo., ¿Qué es lo que hace
las células y las fibras y finalmente el roble macizo? Dices que un hombre crece a partir de un
bebé, o dices que se despliega, pero, ¿Qué es lo que proporciona el acompañamiento material
del crecimiento?Volviendo a todo esto al principio, encontramos que todo lo que al principio
tuvo su origen en la mente es la sustancia o algo sin forma de la que se extrajo la creación, y el
mandato que se dio fue el poder que la formó hasta el final de sus deseos.

Antes de que puedas escribir una carta que se forma en la mente, inmediatamente te pones a
dibujar junto al material que va a componer la carta. Si construyes una casa lo haces primero
mentalmente y allí la imagen de la cosa descansa eternamente. Poco a poco, a medida que
ensamblas el material y los trabajadores, ves tu imagen o imagen mental sacada a la luz en la
realización.

También lo es con una demostración de salud. Primero debes ensamblar los pensamientos o la
sustancia de la mente de la cual está hecha la salud, y al dibujar cuidadosamente tus
argumentos y establecer un fundamento para tus argumentos, comienzas a ver tu imagen o
imagen de la salud manifestada en la carne, y tenemos lo que se llama sanación.

Uno de los procesos de formación más grandes, que lleva una demostración formada o
enmarcada esta sustancia divina sin forma es la Fe. Por su puesto, tú lo sabes y dices que,
después de todo, estamos donde empezamos hace años, de vuelta a la idea llamada FE.
Cuando se entiende, metafísicamente sobrepasa el deseo y el anhelo y se convierte en una
sabiduría no resistida, que relaja y que al mismo tiempo está agudamente alerta. Es similar a
algo positivo, como cuaqndo se enciende un interruptor y se espera que la corriente de
electricidad funcione. Así que la fe, cuando se eleva al más alto entendimiento se convierte en
un motivo más positivo que la electricidad. Tu FE te ha salvado. No tu anhelo, ni tu deseo, ni la
noche de tu deseo, sino tu FE.

Necesitamos cultivar la misma FE que la mujer que tocó a Jesús y recibió su curación, la Fe del
hombre que bajó por el techo, la FE del centurión. Cuando empezamos a darnos cuenta de que
estamos aliados con el padre interior, empezamos a hablar de esta autoridad que esta alianza
hace posible.

Cuando uno viene a ti por ayuda tiene fe en ti y que puedes hacer la obra. No están buscando
al Padre dentro de ti que por alguna razón u otra, se ha manifestado a través de ti, por lo tanto
ellos lo buscan a través de ti, porque vieron al Padre en ti hecho visible o bien han escuchado a
otros dar testimonio del hecho.

¿Cuál es tu deber entonces en este asunto sino decir con el padre a tu paciente que tu FE te ha
salvado, tomar tu cama y andar? Y si os atrevéis a hacer tal cosa en la santidad de esta alianza,
vuestra patente tomará su lecho y caminará, sanará y renovará.

No tengas miedo de aliarte con tu padre. Cesa de reclamar la paternidad. No eres un Jones o
un Smith o alguien más si eso significa que vas a llevar la insignia de una herencia material,
eres hijo de un Rey y vas a estar en el negocio de tu padre.

Puede ayudarte en tu trabajo volver al principio y despejar tu mente. Llévatelo al tiempo en el


que todavía no se ha manifestado nada al mundo y luego comienza a dejar que haya un
proceso de razonamiento, sacando sólo lo que deseas ver manifestado.Si quisieras construir
una casa no tendrías en mente una cueva o cabaña, sino una casa terminada. Así es con la
salud y la riqueza y dices a los puntos débiles que sean fuertes, que se renueven y reciban tu
luz.

Dices la vida de nuevo a la carne y la ves manifestada, fresca y pura y con el vigor de la
juventud. ¿Qué son las arrugas y canas y estos pobres ojos, sino un alejamiento de cierta parte
del reino, la sustancia de la vida? ¿Puede un globo desinflarse mientras el aire permanezca en
él? Así es con nuestros cuerpos, hasta que la Mente, Dios, libere la palabra hecha carne en
nuestro cuerpo, es imposible que muestre una sola señal de edad o decadencia. Ahora salgan a
su jardín y suavicen estos lugares sin vida, reclamen nuevamente la venida del reino de los
cielos. Pongan la edad a volar por medio de su conocimiento de que la Mente, la vida de Dios,
tu y tu Padre sois eternamente jóvenes y hermosos, y no conozcáis el tiempo o las condiciones
que son exteriores a vosotros. Supón que tú sonríes, ¿se produce esta condición desde dentro
o desde fuera? Dentro, por su puesto, Tú dices, y es una cosa voluntaria, tú estás en una ligera
medida, al menos, consciente del esfuerzo mental. Haces lo mismo cuando aparece una
arruga.

La carne irreflexiva no podría registrar más una arruga o producir un pelo gris que una nube de
cristal, si no fuera por la acción voluntaria o involuntaria de la mente. Puedes ocultar o dar una
sonrisa, y el mismo poder tuyo cuando se trata de la arruga o de un pelo gris o de un ojo débil
o de un cuerpo enfermo. Tu Padre con el que estás aliado, es la fuerza o el poder que es capaz
de llamar a esta sustancia a la existencia y a darle forma a las cosas que se esperan. Terminas
tu producto mentalmente, te comunicas con el Padre y das forma a tus deseos y luego los
expresas en la existencia. No importa dónde te encuentres, no importan las limitaciones que
se te hayan impuesto, cuando una vez que te alias con el padre y llevas tus demostraciones al
principio, te das cuenta de que tienes la oportunidad de resolverlo todo de nuevo, o de
deshacerte de condiciones objetables y de traer las cosas de nuevo. Cuando existe una
condición que es objetable para ti y que no es buena, tu YO SOY o PADRE dentro de ti lleva a
sus padres al arca y luego las inundaciones purificadoras envuelven la tierra (el cuerpo) y la
limpian de todas las condiciones que son indeseables. El cuerpo es purificado y cuando las
inundaciones disminuyen encontramos toda la tierra (el cuerpo) fresco y nuevo, listo para
traer el patrón de nuevo.He aquí, estoy en la puerta y llamo. Ábrele, buscador de la verdad,
ábrele tu mente y déjalo salir a tu vida. Él ya está dentro de tu corazón y pide la admisión al
jardín. Ábrete a él y únete a él y ve los mundos cambiados ante tus propios ojos.

Mis palabras son espíritu y son verdad y no volverán a mí vacías. Ese es ahora tu poder.
¿Entiendes, ahora puedes hablar con autoridad porque eres uno con el Padre? No puedes ser
transformado por nada exterior a ti mismo, esta transformación debe proceder desde el
interior hacia el exterior. Si puedes saturar tu mente con juventud y fuerza de tal manera que
sea ajena a la edad, la juventud se sentará en tu frente. Cuando tu mente se llena de felicidad,
una sonrisa tras otra ondea en tu cara, casi sin un esfuerzo consciente. Esta es la clave de toda
situación. Saturad vuestra mente con la idea de cooperar con el padre interior, con el que no
hay ni sombra de volverse y que ya está esperando para sacar a la luz en vuestra vida cosas
que el ojo no ha visto y que el oído no ha oído. Regresa al lugar del principio y declara tu Divina
Paternidad, disóciate con tantos años o condiciones, alíate muy cerca con la idea de que la vida
es espíritu, inmutable y perfecta y sobre ella no se pueden escribir limitaciones. Sé muy
consciente del hecho de que eres espíritu. Inmutable y perfecto y de que Dios es espíritu y esta
autoridad para aliarte con el Padre que está dentro. No importa si sientes que eres un
fracasado, pobre enfermo, bajo la esclavitud de mil y un temores o leyes materiales, he aquí,
ahora llegas a tu propia vida, y puedes esperar ver como las montañas se derriten y las colinas
se derriten como corderos ante este entendimiento renovado. No importa lo que las leyes
hechas por el hombre digan de ti. Puede que te culpen de una docena de cosas. Puede que
estés bajo la prohibición de la ley del horóscopo que dice ciertas cosas porque naciste en cierta
fecha, pero todo esto es como el cardo de luz hacia abajo. Es soplado por los vientos de la
mente mortal y sólo puede echar raíces cuando se le da permiso para hacerlo, hasta entonces
es una mera nada flotando sin destino ni objetivo, buscando alojamiento donde pueda. La ley
de Dios, inmutable y perfecta te ha hecho libre y esta es la única ley que se te pide obedecer.
Dios es tu padre, no estas a esclavitud ni a la familia ni al pensamiento social. Sólo debes
heredar las cualidades del espíritu. ¿Cuáles son estas cualidades? He aquí estoy a la puerta y
llamo, déjalo salir a tu jardín, querido buscador de la verdad, alíate con el Padre interior,
habita con él en el reino de los cielos y colócate en una sola cosa con esta corriente que da
vida. Esta es tu herencia de alegría, dilo, úsala, hazla tuya.