Sie sind auf Seite 1von 3

INFORME DE LECTURA # 1

EVOLVING TO A NEW DOMINANT LOGIC FOR MARKETING

PRESENTADO POR: EDISON ARLEY GONZÁLEZ HENAO

ASIGNATURA: DESARROLLO DEL PRODUCTO


DOCENTE: JUAN FERNANDO TAVERA MESÍAS

UNIVERSIDAD DE ANTIOQUIA
FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS
PREGRADO EN ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS
MEDELLÍN-COLOMBIA
AGOSTO-2017
Evolving to a new dominant logic for marketing
Uno de los aspectos trascendentales que ha marcado el recorrido histórico del
marketing se enfoca en las diversas nociones destinadas a dicha actividad y que
han repercutido en el surgimiento de un enfoque integrador que determina una
nueva lógica dominante de la mercadotecnia.
Anteriormente el objetivo fundamental del marketing se enfocaba en hacer y vender
productos bajo unas condiciones de mercado que restaban importancia a lo que el
consumidor final necesitaba satisfacer, lo cual ocasionaba que la producción fuera
la base esencial sobre la cual se generaba valor y donde el servicio tan solo era
visto como un elemento irrelevante para las empresas.
La primeras concepciones del marketing limitaban dicha actividad al simple hecho
de considerarla como un proceso de intercambio de bienes, el cual se caracterizaba
por la oferta de productos tangibles que se distinguían por ser estáticos,
estandarizados y finitos. Asimismo, las relaciones con el cliente se circunscribían en
una relación de transacción directa donde ambas partes se satisfacían y donde
finalizaba la cadena productiva de la organización.
Los diversos cambios ocasionados en materia económica, social y global junto a las
distintas variaciones que ha afrontado el mercado, han influido en la creación de
una nueva perspectiva del marketing, en la cual se reorienta su filosofía y se
centraliza al cliente como el factor fundamental para la creación de valor. Para ello,
la nueva lógica del mercadeo toma como elemento esencial las necesidades de los
consumidores y trata de potencializarlas mediante la propia personalización en el
momento en el cual estas son satisfechas.
Asimismo, es de referenciar la utilización de nuevas herramientas que se han
destinado con el firme propósito de mejorar la relación cliente-empresa, la cual se
encuentra enmarcada como un fundamento esencial en la nueva concepción del
marketing. Entre estas, se encuentra la retroalimentación que permite ir mejorando
continuamente la oferta que las empresas realizan en el mercado, buscando de esta
forma satisfacer en mejor medida las necesidades y expectativas que poseen los
clientes frente a dicha propuesta.
Por otro lado, se ha determinado un enfoque de mayor profundidad en ámbitos del
aprendizaje y la mejora continua, lo cual permite reevaluar procesos y diseñar
nuevas estrategias que propendan por una lógica dominante centrada en el servicio.
A su vez, se ha emergido del marketing funcional al marketing de procesos. En este
último sobresale la gestión de la cadena de suministro, gestión del desarrollo del
producto y gestión de las relaciones con el cliente.
Lo anterior, con el propósito de alcanzar un mayor nivel de eficacia en las relaciones
con el cliente, ofreciendo elementos innovadores, adaptables al cambio y que
abarquen en un alto grado las características fundamentales que en estos espera
encontrar el consumidor. De esta forma, una nueva lógica dominante del marketing
prevalece en gran medida por la centralización del servicio, enfocada a grandes
rasgos a la revitalización del cliente como eje primordial sobre la cual se construye
un crecimiento continuo del quehacer del mercadeo.
Desde mi punto de vista, la transformación histórica que ha sufrido el marketing ha
concentrado dos aspectos de suma relevancia. El primero de ellos, es el continuo
cambio que se presenta en el cliente, direccionado lo anterior a la mayor
complejidad con la cual se deben asumir sus necesidades y al continuo acceso de
la información al que este se encuentra expuesto con el propósito de identificar lo
que más le conviene. En segunda medida, las empresas han ido entendiendo la
importancia significativa de mantener relaciones duraderas con el cliente, de forma
que estas se puedan extender durante el tiempo y de esta forma lograr un
sostenimiento organizacional que le permita mantenerse presente en el mercado.
Con base a lo anterior, la nueva lógica dominante del marketing no es un deber sino
una necesidad que se ha ido moldeando bajo los diversos parámetros que subyacen
en los diversos grupos de interés, puesto que esta induce en el fortalecimiento de
la relación cliente-empresa, la cual agrupa tanto las necesidades del consumidor
como las expectativas mismas que posee una organización en su determinada
oferta. Una visión centrada en el servicio y en los aspectos anteriormente
mencionados permite identificar, desarrollar y evaluar nuevas estrategias y
competencias que le permitan crear una ventaja competitiva a lo largo del tiempo.
Las nuevas tendencias de consumo y la creciente incursión de nuevos competidores
al mercado inducen sustancialmente a las empresas a la búsqueda inmediata de
elementos diferenciadores que le generen reconocimiento, posicionamiento y
recordación entres sus clientes. De allí, que la nueva lógica dominante del marketing
sea sumamente importante, puesto que ofrece las bases primordiales sobre las
cuales el mercadeo constantemente pueda aprender a depositar sus cimientos
prácticos definidos hacia la adaptabilidad que debe tener hacia las necesidades
individuales de sus consumidores.
El cliente se debe convertir en un aliado más para la organización y no simplemente
en el output circunstancial de la cadena productiva. Es allí donde la nueva lógica del
marketing se plantea como una herramienta metodológica que permite mejorar
continuamente cada una de las actividades y tareas que componen el proceso de
satisfacción de las necesidades y que fortalecen en gran medida el acontecer de la
mercadotecnia.
El actual reto de las diversas organizaciones se encuentra direccionado al
establecimiento de relaciones confiables, duraderas y cercanas con el cliente. Tener
éxito en su desarrollo o sucumbir en el proceso dependerá en gran medida de la
forma en la cual estas sean capaces de relacionarse e interactuar con su entorno y
con su consumidor final. Es por esto, que una nueva concepción del mercadeo,
denominada la nueva lógica dominante del marketing se convierte en el medio
eficaz con el cual las empresas pueden desarrollar sus estrategias y sus planes de
acción que les permita ver más allá de las cosas y focalizar como se debe la esencia
del servicio y del cliente.