Sie sind auf Seite 1von 3

Las constelaciones

Una constelación es un grupo de estrellas que toma una forma imaginaria en el cielo nocturno. Son
usualmente denominadas en honor a caracteres mitológicos, personas, animales y objetos.
Las constelaciones sirven únicamente para ayudar a memorizar la posición de las estrellas, los que se
encuentran a diferentes distancias de nosotros. Los nombres nos vienen de los griegos, romanos y los
árabes. Otras civilizaciones, han agrupado las estrellas formando diferentes constelaciones. En total,
hay 88 agrupaciones de estrellas que aparecen en la esfera celeste y que toman su nombre de figuras
religiosas o mitológicas, animales u objetos. Entre las constelaciones más conocidas se encuentran
las que se encuentran en el plano de la órbita de la Tierra. Son las constelaciones del Zodíaco. Además
de éstas, hay otras conocidas como la Osa Mayor, visible desde el hemisferio Norte. La mayor
constelación de la esfera celeste es la de Hidra, que contiene 68 estrellas visibles a simple vista.
La Cruz del Sur, por su parte, es la constelación más pequeña.

¿Qué es una estrella?

Una estrella es una gran esfera de polvo y gas en el Universo que literalmente brilla con luz propia. Es
un cuerpo celeste, un astro grande e incandescente que aparece en el cielo como un punto luminoso
y que emite luz y calor. El número de estrellas en el Universo no se conoce con exactitud. La más
cercana a la Tierra es la única del Sistema Solar: claro, el Sol, y las más cercanas a este son las que
pertenecen al sistema Alfa Centauri, situado a 4.37 años luz. Están compuestas principalmente por
hidrógeno y helio. No se distribuyen de forma uniforme en el Universo, sino que tienden a agruparse
hasta formar galaxias que además contienen polvo y gas. Su color depende de la temperatura de sus
capas más externas: mientras más fría es una estrella, más roja se ve. En cambio, las estrellas más
calientes son azules.

Agujeros negros

Los agujeros negros son los restos fríos de antiguas estrellas, tan densas que ninguna partícula
material, ni siquiera la luz, es capaz de escapar a su poderosa fuerza gravitatoria. Mientras muchas
estrellas acaban convertidas en enanas blancas o estrellas de neutrones, los agujeros negros
representan la última fase en la evolución de enormes estrellas que fueron al menos de 10 a 15 veces
más grandes que nuestro sol. Los agujeros negros atraen la materia, e incluso la energía, hacia sí.
Los agujeros negros tienen un tamaño pequeño. Dado que son tan pequeños, distantes y oscuros, los
agujeros negros no pueden ser observados de manera directa.

¿Qué es una nebulosa?

Una nebulosa es una nube de gas y polvo en el espacio. Algunas nebulosas son regiones donde
nuevas estrellas se están formando, mientras otras son los restos de estrellas muertas o que están
muriendo. Las nebulosas presentan diferentes formas y tamaños. Hay cuatro principales tipos de
nebulosas: nebulosas planetarias, nebulosas de reflexión, nebulosas de emisión y nebulosas de
absorción. La palabra nebulosa viene de la palabra latina correspondiente a "nube".

Planetas

Mercurio

Empezamos por este planeta al ser el más cercano al Sol, a parte de ser el más pequeño de sus
homólogos. Tiene un parecido a la Tierra, pues su composición es del 70% de elementos metálicos
y el 30% restante corresponde a silicatos. Además, al igual que sucede con la Luna, Mercurio
presenta un gran número de impactos de meteoritos.

Venus
A Venus le corresponde el puesto número dos en cuanto a distancia con respecto al Sol. Dentro
de los Planetas del Sistema Solar, suele denominarse a Venus como el planeta “hermano de la Tierra”
debido a su parecido, tanto en tamaño como en masa y su composición de tipo terrestre y rocoso.
Tierra
El planeta Tierra, nuestro planeta, es el mayor de los denominados planetas rocosos. Se formó hace
unos 4600 millones de años y su nombre proviene del latín “Terra”, deidad griega que corresponde
a la feminidad y fecundidad. El 71% de su composición corresponde a la hidrosfera (agua), hecho
diferencial que ha permitido la existencia y persistencia de la vida humana. Ningún otro planeta del
Sistema Solar contiene tal nivel de líquido.
Marte
Marte es el segundo de los planetas del Sistema solar de menor tamaño, después de Mercurio. Desde
hace tiempo es comúnmente conocido como “planeta rojo”, fruto del color rojizo que adquiere por
el óxido de hierro en la mayoría de su superficie. Su tamaño es casi la mitad del de la Tierra y su
gravedad un 40% menor, lo cual lo hace prácticamente inhabitable según las últimas investigaciones
de la NASA.
Júpiter
El Planeta del Sistema Solar que recibe su nombre por el Dios Zeus de la mitología griega (Júpiter en
mitología romana) es, precedido por el Sol, el planeta con mayor cuerpo celeste. Tiene un tamaño de
1300 veces mayor que la Tierra. Como cuerpo masivo gaseoso, su composición está formada
básicamente de hidrógeno y hielo. Como dato curioso, es considerado el planeta más antiguo del
Sistema Solar, precediendo al Sol inclusive.
Saturno
Es famoso este planeta del Sistema Solar por su imponente brillo procedente de sus anillos que rodean
al planeta. Volviendo a Galileo, éste lo avistó por primera vez en el año 1610. Prácticamente todo el
planeta (un 96%) está formado por hidrógeno y el 3% restante de hielo.
Urano
Este planeta está considerado el primero en ser descubierto mediante un telescopio. Su composición
es muy parecida a la de sus hermanos Saturno y Júpiter, puesto que está formado por helio e
hidrógeno, así como de agua, amoníaco y metano pero en cantidades mayores. Una peculiaridad de
este planeta del Sistema Solar es su atmósfera, con las temperaturas más bajas de todo el Sistema,
alcanzando la mínima de -224 grados Celsius.
Neptuno
Neptuno fue descubierto hace unos dos siglos por Urbain Le Verrier, John Couch y Johann Galle, allá
por el año 1847. No obstante, algunos historiadores y astrónomos sostienen que el célebre Galileo
Galilei ya observó este planeta por el año 1612, dato todavía sin confirmar. El planeta Neptuno está
compuesto de roca fundida, agua, metano, hidrógeno, hielo y amoníaco líquido.

La vía Láctea
La galaxia de la Vía Láctea es la que contiene el Sistema Solar y, por lo tanto, la Tierra. Forma parte
del Grupo Local. El Sistema Solar está en uno de los brazos de la espiral, a unos 25.800 años luz del
centro y unos 22.000 del extremo. La Via Láctea és una galaxia grande, espiral y puede tener unos
300.000 millones de estrellas, entre ellas, el Sol. En total mide unos 100.000 años luz de diámetro y
tiene una masa de más de dos billones de veces la del Sol.

Tipo: espiral barrada


Diámetro: 100.000 – 180.000 años-luz
Distancia al Centro Galáctico: 27.000 años-luz
Edad: ~13.600 millones de años.
Cantidad de estrellas 100 – 400.000 millones
Constelación: Sagitario

¿Qué son las estrellas fugaces o meteoros?


Las estrellas fugaces (o meteoros, que es lo mismo) son pequeñas partículas (normalmente, entre un
milímetro y varios centímetros) que al entrar a gran velocidad en la atmósfera de la Tierra se
"queman" por la fricción (en realidad el brillo se debe a la ionización del aire a su alrededor) y producen
el trazo luminoso que surca rápidamente el cielo y que llamamos estrella fugaz.

Su aspecto es muy variado. Pueden brillar mucho o poco. Su trayectoria puede ser corta o larga.
Algunas pueden dejar una estela unos instantes y otras no. Normalmente son bastante rápidas
(¡desaparecen antes de que nos dé tiempo a decirlo!) pero también las hay lentas, que pueden durar
varios segundos. En ocasiones pueden mostrar algún color: rojizo, verdoso, azulado, etc. según la
composición química del meteoro.

El origen de estas partículas está en los cometas, que a su paso van perdiendo material y dejándolo
tras de sí.