Sie sind auf Seite 1von 12

Asignatura de Fisiología

V Ciclo de Estudios Semestre Académico 2019-I

Secreción ácida - Absorción intestinal

Grupo-Autor

Horario

Chiclayo – Perú

1
INDICE

INTRODUCCIÓN .................................................................................................... 3
MARCO TEÓRICO.................................................................................................. 4
DISCUSIÓN .......................................................................................................... 10
CONCLUSIONES.................................................................................................. 10
BIBLIOGRAFÍA ..................................................................................................... 11

2
INTRODUCCIÓN

El estómago es un reservorio muscular ubicado entre el esófago y el duodeno


que cumple funciones importantes en el proceso de la digestión de alimentos. La
función principal del estómago es de tipo secretoria y digestiva a través del
almacenamiento, procesamiento y vaciamiento de los alimentos ingeridos al
intestino. La secreción gástrica, producida por los distintos tipos de células ubicadas
en el estómago, facilita la digestión de proteínas, la absorción de calcio, hierro y
vitamina B12 y además ejerce una acción protectora contra microorganismos
exógenos. Este proceso requiere de una compleja red de interacciones neurales,
endocrinas, autocrinas y paracrinas que funcionan como un complejo unido, para
lograr el equilibrio fisiológico que permita la digestión y absorción de nutrientes.

La absorción constituye el paso de los nutrientes que se degradaron desde la luz


del tubo intestinal hasta el medio interno. Algunos fármacos y ácidos grasos de
cadena media y el alcohol se pueden absorber en el estómago, pero la inmensa
mayoría de nutrientes, vitaminas, iones, sales biliares y el agua se absorben a lo
largo del intestino, sobre todo en el duodeno y en el yeyuno.

A su vez, la secreción intestinal tiene varias finalidades como facilitar el tránsito


intestinal (moco), finalizar la digestión (enzimas), defender el organismo del exterior
(células defensivas) y participar en la homeostasis del mismo mediante las
secreciones endocrinas.

3
MARCO TEORICO

La mucosa gástrica contiene muchas glándulas profundas. En el cardias y la región


pilórica, las glándulas secretan moco y en el cuerpo del estómago, incluido el fondo
contienen células parietales u oxinticas. Además de las células mucosecretoras
que revisten la totalidad de la superficie del estómago, la mucosa gástrica posee
dos tipos de glándulas tubulares importantes: las oxínticas y las pilóricas.
Las glándulas oxínticas (formadoras de ácido) secretan ácido clorhídrico,
pepsinógeno, factor intrínseco y moco. Las glándulas pilóricas secretan sobre todo
moco, para la protección de la mucosa pilórica frente al ácido gástrico, y también
producen la hormona gastrina.
Las glándulas oxínticas se encuentran en las superficies interiores del cuerpo y
fondo gástrico y constituyen alrededor del 80% del conjunto de glándulas del
estómago.
Las glándulas pilóricas se localizan en el antro gástrico, el 20% distal del estómago.
Esta distribución de las glándulas gástricas en el estómago tiene una importancia,
debido a que en el fondo del estómago se produce la mayor parte de la digestión
parcial, esto es posible ya que en esta parte del estómago se encuentran las
glándulas oxínticas (formadoras de ácido) y estas secretan ácido clorhídrico,
pepsinógeno, factor intrínseco y moco. Gracias a esto se pueda realizar esta
digestión parcial. Por otro lado en el píloro que está conectado al duodeno, se
encuentran las glándulas pilóricas, estas van a secretar grandes cantidades de un
moco fluido que ayuda a lubricar el movimiento de los alimentos al duodeno, al
mismo tiempo protege a la pared gástrica frente a la digestión por las enzimas
gástricas. (1)

Una glándula gástrica está formada por los siguientes tipos de células:

1) las células mucosas del cuello, que secretan sobre todo moco
2) las células primordiales o células madre: son las que por división dan lugar
a nivel ascendente a las células mucosas de superficie y mucosas del
cuello y a nivel descendente a las células oxínticas y a las células
principales.
3) las células pépticas (o principales), se las encuentra en mayor facilidad en
el cuerpo o en el fondo de la glándula y estas secretan grandes cantidades
de pepsinógeno, se produce por una respuesta a dos tipos principales de
señales:
 Acetilcolina liberada desde los nervios vagos o por el plexo nervioso
entérico del estómago
 Ácido en el estómago
4) las células parietales (u oxínticas), son grandes células piramidales
localizadas entre las principales hacia el borde externo de la glándula y en
algunos casos en la base. Secretan ácido clorhídrico y factor intrínseco

4
necesario para la absorción de vitamina B12 en el íleon. (2)

Al igual que ocurre en las células renales, las membranas celulares que miran hacia
el lumen del estómago se denominan membranas apicales o luminales, mientras
que las membranas que miran hacia el torrente sanguíneo se denominan
membranas basolaterales. Las membranas apicales contienen H+-K+ ATPasa y
canales de Cl−, y las membranas basolaterales contienen Na+ - K+ ATPasa e
intercambiadores de Cl−-HCO3 −. Las células contienen anhidrasa carbónica. La
secreción de HCl se describe del modo siguiente: (3)
1. En el líquido intracelular, el dióxido de carbono (CO2) producido en el
metabolismo aerobio se combina con agua (H2O) para formar H2CO3 en una
reacción catalizada por la anhidrasa carbónica. El H2CO3 se disocia en H+ y HCO3
−. Los H+ se segregan con el Cl− hacia el lumen del estómago, mientras que el
HCO3 − se absorbe hacia la sangre.
2. En la membrana apical, los H+ se segregan hacia el lumen del estómago a través
de la H+-K+ ATPasa. La H+-K+ ATPasa es un proceso activo primario que
transporta H+ y K+ en contra de sus gradientes electroquímicos. La H+-K+ ATPasa
se inhibe mediante un fármaco (omeprazol) que se utiliza en el tratamiento de las
úlceras para disminuir la secreción de protones (H+). El Cl− sigue a los H+ hacia el
lumen difundiendo a través de los canales de Cl− en la membrana apical.
3. En la membrana basolateral se absorbe el HCO3 − desde la célula hacia la
sangre a través del intercambiador de Cl−-HCO3 −. El HCO3 − absorbido es
responsable de la «marea alcalina» (pH alto que puede observarse en la sangre
venosa gástrica tras una comida). Al final, este HCO3 − se segregará de vuelta
hacia el tracto gastrointestinal en las secreciones pancreáticas.
4. Todos los acontecimientos que ocurren en las membranas apical y basolateral de
las células parietales gástricas dan lugar a la secreción neta de HCl y a la absorción
neta de HCO3 –. (4)

Mecanismos de defensa de la mucosa gástrica

Desde un punto de vista conceptual y didáctico los mecanismos de defensa se


pueden visualizar como una barrera de tres niveles, compuesta por elementos
preepiteliales, epiteliales y subepiteliales. En cada uno de estos niveles existen
importantes mecanismos encaminados a mantener la homeostasis de la mucosa.
(5)

Elementos preepiteliales: Este nivel comprende una capa de moco y bicarbonato


que actúa como una barrera fisicoquímica contra múltiples moléculas. La totalidad
de la superficie de la mucosa gástrica existente entre las glándulas posee una capa

5
continua de células mucosas superficiales, encargadas de secretar un moco viscoso
para cubrir las células epiteliales. El grosor de esta capa es casi siempre mayor de
1mm3. Los componentes principales son mucinas (glicoproteínas), bicarbonato
(HCO3−), lípidos y agua (95%). En el estómago se han identificado principalmente
dos tipos distintos de mucinas: MUC5AC secretadas por las células mucosas
superficiales y MUC6 secretadas por las células mucosas del cuello. Otros tipos
reconocidos son las MUC1, MUC4, MUC16 cuya función parece estar ligada a
señalización de transducción y fenómenos de adhesión.
El moco gástrico está dispuesto en dos capas: La capa interna también denominada
moco visible, forma un recubrimiento gelatinoso con una alta concentración de
bicarbonato para mantener un pH neutral (7.0), protegiendo a la mucosa del ácido
corrosivo, retardando la difusión retrógrada de iones hidrógeno (H+) y manteniendo
el HCO3− secretado por el epitelio. Las moléculas de mucina contenidas en esta
capa se entrelazan por puentes disulfuro confiriéndole una consistencia altamente
viscosa y con la capacidad de expansión al hidratarse.
La capa externa o moco soluble es menos viscosa debido a la falta de enlaces
disulfuro entre las moléculas de mucina que contiene. Esta capa se encarga de la
liberación constante de óxido nítrico (NO) y de la unión con agentes nocivos, se
mezcla con los alimentos y se desprende. El estímulo para el engrosamiento de
ambas capas es distinto, sin embargo, ambas responden al estímulo de la PGE2,
las razones aún no han sido claramente establecidas. La estabilidad de la mucosa
se incrementa por la presencia de péptidos pequeños conocidos como factores
trefoil.

Elementos epiteliales: Las células epiteliales brindan protección mediante diversos


factores. Entre estos se encuentran transportadores iónicos que mantienen el pH
intracelular, la producción de moco, HCO3−, péptidos trefoil y proteínas de choque
térmico. Estas últimas impiden la desnaturalización de proteínas, protegiendo a las
células de ciertos factores como el aumento de temperatura, agentes citotóxicos o
estrés oxidativo. La exposición de la mucosa a diversos agentes agresores puede
causar un desequilibrio entre la pérdida y la renovación celular. Cuando se presenta
el daño, en la restitución celular intervienen factores como el factor de crecimiento
epidérmico (EGF, epidermal growth factor), el factor transformador del crecimiento
(TGF, transforming growth factor) α y β, el factor de crecimiento de los fibroblastos
(FGF, fibroblast growth factor) y los factores trefoil.

Elementos subepiteliales: La microvasculatura subepitelial tiene el efecto protector


más importante de la mucosa gástrica. Tiene a cargo mantener el flujo sanguíneo
ininterrumpido hacia las células epiteliales, sirviendo como medio de transporte de
nutrientes y productos de desecho, además de ser una fuente productora de
prostaglandinas importante1. Estas sustancias fungen como las encargadas de
estimular los mecanismos protectores. (6)

Las hormonas gastrointestinales son un conjunto de péptidos que se producen en


el aparato digestivo e intervienen en la regulación de las diferentes etapas de la
digestión. A diferencia de otras hormonas, estos péptidos no suelen estar
producidos por glándulas concretas, sino que son vertidos al líquido extracelular y a
6
la sangre por células secretoras aisladas distribuidas a lo largo del tubo digestivo,
constituyendo los que algunos autores denominan sistema endocrino intrínseco del
sistema gastrointestinal. (7)

La gastrina es un péptido de 17 aminoácidos producido por las células G de la


mucosa gástrica en respuesta a estímulos químicos, mecánicos o nerviosos
asociados a la ingestión de alimentos. Entre las funciones principales se
encuentran:
1) Estimulación de la secreción del ácido gástrico: la realiza o bien actuando
directamente sobre las células parietales, o bien estimulando la liberación de
histamina y potenciando la acción de ésta última
2) Estimulación del crecimiento de la mucosa gástrica: Es un potente agente
trófico de la mucosa gástrica, intestinal y del páncreas.
La acetilcolina liberada por estimulación parasimpática excita la secreción de
pepsinógeno por las células pépticas, de ácido clorhídrico por las células
parietales y de moco por las células mucosas. En comparación, la gastrina y la
histamina estimulan intensamente la secreción de ácido por células parietales
pero tienen un efecto escaso en las otras células. (8)

Colecistocinina (CCK): Es un péptido de 33 aminoácidos distribuido por todo el tubo


digestivo, aunque su mayor concentración está en duodeno y yeyuno, secretada por
las células I en respuesta a la presencia de productos de degradación de grasas,
como los ácidos grasos y los monoglicéridos, en el contenido intestinal.
Función principal: Potencia la motilidad de la vesícula biliar y de la secreción
enzimática del páncreas.
Secretina: Fue la primera hormona gastrointestinal descubierta, Procede de las
células S de la mucosa del duodeno y se libera como respuesta al jugo gástrico
ácido que alcanza al duodeno procedente del estómago a través del píloro.
Función principal: Estimular la secreción acuosa y de bicarbonato en el páncreas
para facilitar la neutralización del ácido en el intestino delgado, y el flujo sanguíneo
en este órgano.
Péptido inhibidor gástrico (GIP): Se secreta en mucosa de la parte alta del intestino
delgado, en las células K de las vellosidades intestinales como respuesta a los
ácidos grasos y aminoácidos y, en menos medida a los hidratos de carbono. En el
tracto gastrointestinal, se le considera una enterogastrona, es decir, una sustancia
que se libera en el intestino por contacto con ácido, soluciones hipertónicas o grasa
Funciones:
 Inhibiendo la secreción ácida y la motilidad gástrica.

7
 Ejerce un efecto reductor en la actividad motora del estómago.
 El GIP estimula la secreción de insulina. potencia la acción de la lipoprotein-
lipasa y favorece el aclaramiento de quilomicrones y triglicéridos de la
circulación.

Péptido intestinal vasoactivo (VIP): Hay VIP en las fibras nerviosas de todas las
capas intestinales, especialmente alrededor de los vasos, pero siempre asociado al
sistema nervioso intrínseco en esta región. Se localiza, además de a lo largo de
todo el intestino, en el fundus gástrico, en el páncreas, las glándulas salivales, el
sistema nervioso central, especialmente en el hipotálamo y los sistemas
cardiovascular, respiratorio y genitourinario.
Funciones:
 Inhibe la secreción de ácido y pepsina en el estómago.
 Estimula la secreción de somatostatina.
 Inhibe la secreción de gastrina.
 Estimula la secreción intestinal y revierte el proceso normal de absorción al
provocar Motilidad Gástrica.
 Aumenta la liberación de bicarbonato en el páncreas y estimula la secreción
biliar.

Motilina: Se secreta en el esófago ye n la primera parte del duodeno durante el


ayuno y su única función conocida es el aumento de la motilidad gastrointestinal.
Bombesina: Se encuentra en el estómago, páncreas, intestino delgado, colon,
sistema nervioso central, médula espinal y nervios periféricos.
Función: Tiene una función estimulante en la mayor parte del tracto gastrointestinal.
Estimula la liberación de gastrina, CCK, motilina, neurotensina, PP, glucagón,
insulina y somatostatina. (9)

Las células parietales secretan HCL y factor intrínseco, se caracterizan por contener
abundantes mitocondrias, canalículos intracelulares y un sistema
tubulovesicular rico en ATPasa dependiente de H+ y K+. Para secretar ácido y
mantener esta secreción se tienen que dar una serie de interacciones entre
receptores,
mensajeros, proteínas transportadoras, canales y bombas de iones. Un mal
funcionamiento en cualquiera de los componentes de esta cascada puede
interrumpir su función secretora.
Las células parietales tienen en su membrana basolateral receptores de tres
estimulantes:
 Receptor de la histamina (H-2): Receptor colinérgico tipo muscarínico.

8
 Receptor (M-3): Para la acetilcolina liberada por las neuronas
preganglionares.
 Receptor tipo colecistoquinina (CCK-8): Para la gastrina liberada por
las células G pilóricas y duodenales.
La célula parietal también tiene receptores en su membrana basolateral para
los inhibidores de su función: somatostatina y prostaglandinas. (10)

Figura 1. La estructura de las vellosidades intestinales y las criptas. La capa epitelial


también contiene células endocrinas y linfocitos intraepiteliales dispersos. La cripta en su
base contiene células de Paneth que secretan péptidos antimicrobianos y también células
“progenitoras” que permiten el recambio incesante del epitelio de la cripta y las
vellosidades. Las células del epitelio se renuevan cada 3 a 5 días en adultos sanos.

El agua que pasa por el intestino delgado, aproximadamente unos 9 litros diarios
(2 litros procedentes de la alimentación y unos 7 litros procedentes de las
secreciones digestivas), se reabsorbe en más de un 80% en el intestino delgado.

9
El resto lo hace en el intestino grueso, de tal modo que sólo una pequeña cantidad,
alrededor del 1%, se elimina con las heces.
La absorción se produce a una tasa estimada de 300-400 ml/h y es debida a
fenómenos osmóticos. Los desplazamientos del agua tienen lugar por
mecanismos de difusión que obedece a leyes osmóticas, y se relacionan
normalmente con el transporte de solutos, siguiendo el gradiente osmótico creado
por las sustancias absorbidas a la sangre. (11)
El paso del sodio al espacio intercelular produce en éste una solución
hipertónica que facilita el arrastre de agua como consecuencia del gradiente
osmótico creado. El agua pasa desde la luz del intestino a través de las
denominadas uniones estrecha, existentes entre las membranas de células
adyacentes (vía paracelular), o en menor cuantía, a través del interior celular (vía
transcelular). Las uniones estrechas presentan una permeabilidad decreciente,
desde el duodeno hasta el colon, de tal modo que la participación de la vía
paracelular en el transporte de agua se va reduciendo a medida que se progresa
a lo largo del intestino. Una vez en el espacio intercelular, el agua, gracias al
gradiente de presión hidrostática creado, puede pasar a través de la membrana
basal (mucho más permeable que las uniones estrechas) hacia los capilares
sanguíneos. (12)

DISCUSIÓN

Según el libro Ganong Fisiología médica de Barrett K.(13) y de acuerdo al desarrollo


de las preguntas planteadas podemos corroborar a cerca de la función del epitelio
gastrointestinal el cual está constituido por glándulas secretoras que van a cumplir
funciones fundamentales como la secreción de enzimas digestivas , desde la boca
hasta el extremo distal del ileón, importantes en la digestión de los alimentos así
como la secreción de moco por parte de las glándulas mucosas que se extienden
por toda la longitud del tubo digestivo, las cuales lubrican y protegen las regiones
del tubo digestivo. Así mismo la motilidad del intestino va a permitir la mezcla de la
comida con las secreciones digestivas y su desplazamiento por la longitud del tubo
digestivo provocando la absorción de los nutrientes y la eliminación de desechos.

CONCLUSIONES

Los procesos gastrointestinales representan una función importante en lo que


respecta a la absorción de nutrientes para el organismo a través de un conjunto de
procesos como lo es la secreción ácida del estómago y la absorción intestinal que

10
tiene como finalidad la degradación de los alimentos y su transformación en
moléculas de tamaño reducido para dirigirse por medio de diversos medios de
transporte celulares al torrente sanguíneo.

BIBLIOGRAFÍA

(1) Barrett K. Ganong Fisiología médica. 25th Ed.Mc Graw Will Education; 2016.
(2) Constanzo L. Fisiología 5ª ed. España: Ed Elsevier; 2014. pp 350-354, 373.
(3) Fernández Travieso, JC. Incidencia actual de la gastritis: una breve revisión.
Revista CENIC. Ciencias Biológicas [Internet]. 2014 [ Consultado el 1 de agosto de
2019]; 45(1):10-17. Disponible en:
http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=181230079002
(4) Garfonina Andrades A. El estrés y el sistema digestivo. Universidad de Sevilla.
[Internet]. 2017[ consultado el 2 de agosto de 2019]; 3(1): 3-5. Disponible en:
https://idus.us.es/xmlui/bitstream/handle/11441/64735/GANFORNINA%20ANDRA
DES%2C%20ANA.pdf?sequence=1&isAllowed=y
(5) Díaz-Casasola,L. Mucosa gástrica: mecanismos protectores y efectos dañinos
del ácido acetilsalicílico. Enfoques fisiológico y bioquímico [Internet]. México:
Elsevier Ed., junio de 2015 [ Consultado el 1 de agosto de 2019]. Disponible en:
https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medicina-e-investigacion-353-articulo-
mucosa-gastrica-mecanismos-protectores-efectos-S2214310615000126
(6) Guzmán Beltran L. Descripción anatómica e histológica del tracto digestivo de
Nicuro Pimelodus blochii [Internet]. 2014 [citado el 2 de agosto de 2019]. Disponible
en: http://www.scielo.org.co/pdf/rori/v17n1/v17n1a11.pdf
(7) Barrett K. Ganong Fisiología médica. 25th Ed.Mc Graw Will Education; 2016, pp:
467-471.
(8) Guzmán, S., & Gómez, G. Lesiones Agudas de la Mucosa Gástrica y Duodenal
Post. Stress. ARS MEDICA Revista de Ciencias Médicas. 2018; 6(18):214-225.
(9) Silverthorn U. Fisiología Humana: Un enfoque integrado. 6°ed. Ed.
Panamericana; 2014.
(10) Lazcano-Becerra M. et.al. Evolución de los fármacos antisecretores:
Farmacología y usos clínicos. Rev Med MD. 2018; Vol. 10(2):4-6.
(11) Cascales Angosto M. Fisiología del aparato digestivo. Real Academia Nacional
de Farmacia[Internet]. 2017[ consultado el 2 de agosto de 2019]; Vol.84(5): 20-22

11
Disponible en:
http://www.analesranf.com/index.php/mono/article/viewFile/1492/1555
(12) Universidad de Cantabria. Santaner: Opencourseware; 2017 [12 de junio de
2017; 02 de agosto de 2019]. Disponible en:
https://ocw.unican.es/mod/page/view.php?id=571
(13) Barrett K. Ganong Fisiología médica. 25th Ed.Mc Graw Will Education; 2016.
pp:454-472.

12