Sie sind auf Seite 1von 12

Teología para profesores

¿Qué es la
Teología?
Unidad 1

Prof. Ricardo Coscio


INTRODUCCION a la TEOLOGIA

P arece que en nuestros días afirmar que la


teología es una ciencia parecería algo que está
fuera del sentido común. Se piensa muchas veces
que es una cuestión que hay que sentirla,
nada más contrario a una ciencia que lo subjetivo.

Por eso es necesario establecer claramente lo que


vamos a estudiar, es decir, aquello que haremos es
ciencia, a pesar de la resistencia que se presenta
de considerar la teología dentro del campo
científico.

Veremos el prejuicio que tienen las concepciones


actuales de “ciencia”, para explicar un sentido más
amplio que es la definición aristotélica de la
misma.

Entonces consideraremos su objeto de estudio, su


método, sus principios y conclusiones como así
también sus características distintivas.
Al finalizar esta unidad trataremos sobre el dogma
como principio teológico, quién lo define y por
qué.

Pbro. Prof. Ricardo Coscio


INTRODUCCION a la TEOLOGIA

Objetivos de la unidad de aprendizaje

 Definir al teología como ciencia.


 Caracterizar la teología como ciencia y su campo de estudio.
 Conocer la relación existente entre la Teología Natural y la Teología Sobrenatural.

 Comprender el sentido profundo de la definición de los dogmas católicos.

Temario

 El Concepto Teología.
 La Teología como ciencia.

 Objeto de la ciencia Teológica.


 Los dogmas: definición y reflexión

Mapa de Contenidos

TEOLOGÍA

CIENCIA OBJETO FORMAL SOBRENATURAL

NATURAL

FUENTES OBJETO MATERIAL DIOS

CREACION

SAGRADAS ESCRITURAS

SAGRADA TRADICION DOGMAS

MAGISTERIO

Pbro. Prof. Ricardo Coscio


INTRODUCCION a la TEOLOGIA

El concepto de Teología

El origen de la palabra es griego y significa etimológicamente:

Theo: Dios y Logos: Palabra, es decir, estudio o tratado acerca de Dios.

El origen de la palabra no es bíblico, tampoco cristiano sino pagano. Sus


principales usos fueron:
• Designar la poesía que hablaba sobre los dioses, término que utiliza Platón.
• Aristóteles utiliza la palabra en su metafísica, filosofía teológica, hablando del
ser en cuanto ser y en relación con el Ser Inmóvil.
• El culto civil, al adorar a los reyes o emperadores como dioses.
• La filosofía cosmológica y la mitología.
Esto explica la reticencia de utilizar el vocablo Teología en el ámbito cristiano.
Recién Orígenes (Padre de la Iglesia de fines del siglo II d.C.) comienza a aplicar
el término al conocimiento cristiano de Dios, y San Agustín (siglo IV) también lo
hace con el fin de acercar a los paganos a la Doctrina christiana, llamándola vera
theologia.1
En oriente, en el contexto de una visión mística de la misma, se la entiende
como la unión del Alma con Dios en virtud de la contemplación. En occidente la
perspectiva es distinta, pues es concebida como una interpretación de la fe, es
decir un estudio de la Sagrada Escritura.
En tiempos próximos a Santo Tomás de Aquino (siglo XIII), las expresiones
utilizadas para este campo de conocimiento eran: doctrina christiana, sacra
Scriptura (dado que los conocimientos partían de la verdad revelada en Sagradas
Escrituras),sacra pagina, sacra eruditio. El término teología se va asentando a lo
largo de los siglos XIII y siguientes, en virtud de su presencia entre las disciplinas
de las universidades2

La Ciencia Teológica
Debemos jerarquizar el estudio que haremos durante el curso, tener en claro qué
es una ciencia, qué entendemos por ella y en que campo se encuadra la ciencia
teológica.

1
CONGAR,Y,LaFeylaTeología,Ed.Herder,Barcelona,1981.

2
TIJERO,A.CondiciónypanoramadelaTeología,enSumadeTeologíadeSto.Tomásde
Aquino,EdiciónBACMaior,Ed.BAC,Madrid,1998.P.75
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

En nuestros días llamamos ciencia a las que se apoyan en comprobaciones


empíricas, es decir, desde la experiencia, en un laboratorio, por ejemplo. La frase
“lo he demostrado científicamente” nos refiere a que se realizó una prueba con
elementos que corroboraron fácticamente la hipótesis en cuestión. El problema
es que el campo de las ciencias quedaría enormemente reducido. Por ejemplo,
que pasaría con la historia que se basa en testimonios humanos, no podemos
probar la existencia de José de San Martín si no tenemos videos, fotos o a él
mismo delante nuestro. Qué sucedería con la filosofía que trata de elementos
supersensibles, metafísicos.
Qué pasaría cuando hablamos del alma del hombre si nadie vio un alma en un
tubo de ensayo. Cómo hablar de Dios si no lo podemos ver, medir o pesar. En
definitiva, las ciencias cuyo objeto no es mensurable quedarían fuera de esta
definición: y por consiguientes, también la teología.

La teología, en cambio es una ciencia en el sentido en que Aristóteles le


daba a la misma: el conocimiento de una cosa por sus propias causas.

En este sentido hay ciencia cuando se da un proceso de lo conocido a lo


desconocido, de la evidencia de los principios, a través de la demostración,
hasta las conclusiones 3 . Esta definición aristotélica es mucho más amplia y
abarcativa.
Por lo tanto, la ciencia procede desde sus principios evidentes, y en esto
nos detendremos un momento. La ciencia no demuestra sus principios, que es
el punto de partida. Por ejemplo:
Planteamos el principio de no contradicción: nada puede ser y no ser al mismo
tiempo y en el mismo sentido, ¿cómo demostramos que esto es así y no puede
ser de otra manera? ¿Una mesa puede ser mesa y silla en el mismo momento y
en el mismo sentido? La respuesta es evidente, no. Y eso no se puede demostrar,
no se puede hacer un razonamiento para afirmar ese principio, evidentemente es
así. Tampoco podemos demostrar que la realidad existe, independientemente de
si nosotros la conocemos o no, solo vasta con abrir los ojos y verla.
A esto se le llama la evidencia del principio.
A primera vista, este concepto de ciencia parase que tampoco encaja con la
teología porque ella no posee la evidencia de los principios (enunciados
de la Fe), y por consiguiente tampoco la de las conclusiones. Los
principios de esta ciencia son los enunciados de la Fe. Habría que ubicar entonces
a la teología dentro de la jerarquía de las ciencias puesto que hay algunas de
estas que cuyos principios no son demostrados, y por tanto no tienen evidencia
sino en una ciencia superior, son las llamadas ciencias subalternas. En este rango
es donde se encuentra la teología.

3
Ob cit, p. 78
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

Su punto de partida es la Fe, por ella llega al conocimiento de


unas verdades que superan la capacidad racional.

Sin embargo, la dificultad se resuelve con la explicación de Santo Tomás.


Profundicemos en este punto: hay ciencias que toman como punto de partida
principios que no se demuestran porque son evidentes. Pero hay otras que
toman sus principios de otras ciencias para poder conocer, así la medicina que
toma principios y conclusiones de la biología y la química, la música y la
arquitectura lo hacen de la matemática, etc. Esta es la teoría aristotélica de
subalternación de las ciencias: donde una ciencia toma sus principios de
otra superior.
¿Cómo se aplica esto a la Teología? Los principios de la teología son los artículos de
fe –por ejemplo el credo– revelados por Dios a los hombres, y ellos encierran en
sí mismo los misterios de Dios y su obra, por lo tanto nos damos cuenta que
sus principios no son evidentes. En este punto aparece la originalidad de Santo
Tomás de Aquino sobre el tema. (Cf. Suma de Teología I 1q.)4

Si bien los principios no nos son evidentes para nosotros por nuestro estado de
viadores (vamos hacia Dios), si los son respecto de Dios y de los bienaventurados
(aquellos que están salvos en el seno de la Trinidad), ya que lo que es oscuro para
nosotros y asentimos con la razón iluminada por la fe, es evidente para Dios y para
aquellos que están con Él.

La Teología es una ciencia porque hay un conocimiento participado de las cau- sas,
es un conocimiento deductivo que consiste en una intelección del dato revela- do.
Es fruto del discurso racional, si bien es sobrenatural porque se apoya en la Fe.

La ciencia teológica no tiene evidencia de los principios ni de las conclusiones, pero


sí del nexo entre ambos. De allí que sea una ciencia humana, una elabora- ción
racional, que a partir de las verdades reveladas llega a la deducción de nuevas
verdades contenidas virtualmente en las mismas.

Concluimos, que es ciencia subalternada.

Los principios de la teología son tomados de una ciencia superior, que es la


ciencia de Dios: el conocimiento que Dios tiene de sí mismo y de las causas de
las cosas, que son evidentes para Él y no para la teología que participa de ellos
por gracia de Dios, y son el punto de partida para que la razón iluminada y guiada
por la fe pueda “ordenar e interpretar los datos múltiples de la creencia católica de
modo que se vean sus encadenamientos tales como Dios los ha dispuesto” 5
Por tanto es ciencia subalternada a la ciencia de Dios.

4
Para completar el tema recomendamos la lectura de la Suma Teológica de Santo Tomás de Aquino. I 1q 1a
9ª.
5
Cf.CONGAR,Y,p.180.
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

Características de la ciencia Teológica

Brevemente diremos que la teología6:

• Es ciencia especulativa en cuanto busca conocer a Dios.

• Es ciencia práctica porque su conocimiento lleva a actuar de una


determina- da manera.

• Es la más elevada de las ciencias: por la dignidad de su objeto de estudio


que es Dios.
Una ciencia es más elevada que otra por la dignidad de su objeto de estudio, en
la teología es Dios, por tanto es el Ser más elevado, origen de todo cuanto
existe. Vale otro ejemplo: la medicina es más elevada que la veterinaria en cuanto
que su objeto de estudio es el hombre, que tiene mayor dignidad que los
animales.
• Es sabiduría porque estudia la verdad de Dios, esto le permite juzgar la
veracidad de las conclusiones de otras ciencias.

Objeto de la Teología
Toda ciencia tiene un objeto de estudio, algo sobre lo que se desarrolla.
El objeto se considera de dos modos:
• Objeto Material: es el sujeto sobre que estudia la ciencia. Por
ejemplo la medicina tiene por sujeto de estudio al hombre.
• Objeto Formal: es el punto de vista sobre el que se estudia el objeto
mate- rial. La medicina estudia al hombre en cuanto busca la salud física.
El objeto es lo que distingue una ciencia de otra. Puede haber coincidencia en
el objeto material, entonces su distinción se dará por el objeto formal y
viceversa.
Por ejemplo: La medicina y la psicología tienen como objeto material al
hombre, pero el objeto formal las distingue, la primera busca la salud física y la
segunda la salud mental.
En la teología el objeto material primario es Dios, y secundario son las cosas
creadas en cuanto tienen relación con Dios: la naturaleza nos interesa en
cuanto que su principio, su existencia y fin es Dios, y que por ella podemos
conocerlo; o estudiamos al hombre en cuanto llamado a la salvación.

6
EnestepuntosepodráleerdelaSumaTeológicadeSantoTomásdeAquino,I1q,4-6a
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

Entonces:

Dios es el objeto de la teología, pues esta ciencia tiene como principios a los
artículos de Fe, y éstos tienen a su ves como objeto a Dios, así es uno mismo
el objeto de la ciencia y de sus principios.

Este conocimiento se refiere a Dios, a un Dios que se revela, a un Dios que crea
al mundo, y a un Dios que salva haciéndose hombre en Cristo. De allí que
aunque trate de diversas cosas, a todas las estudia de la misma perspectiva
formal, es decir en cuanto dato revelado. Por este motivo es también una
ciencia, en cuanto estruc- tura en conocimientos sistemáticos los datos
de la revelación.
En el objeto formal hacemos una distinción: la teología natural o teodicea,
y la teología sobrenatural.

La teología natural: es el estudio de Dios con la luz natural de razón, tal es el caso
de las vías de acceso al conocimiento de Dios (las vías de Santo Tomás para
demos- trar su existencia). La teología sobrenatural: es el estudio de Dios con
la luz natural de la razón iluminada por la fe, cuando estudiamos la Santísima
Trinidad partimos del dato revelado (fe) ya que la fuerza sola de la razón nunca
podríamos llegar a conocerla.

Con lo cual podemos distinguir lo siguiente:


Teología Natural Teología
Objeto de estudio Dios Uno Sobrenatural
Dios uno y trino
La luz de la razón
Medio de La revelación
partiendo
conocimiento
de la naturaleza La luz de la razón
Principio La luz natural de la razón
iluminada por la fe
cognoscitivo
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

Te propongo:

Pregúntate ………..a: ¿Qué puede enseñarte a ti la Teología?

Los Dogmas
En el dictado de clases sobre Dogmas, he encontrado entre mis alumnos planteos
“violentos” cuando nos introducimos en el tema. Hoy en día, cuando hablamos de dogma
pareciera que nos referimos a algo estanco, autoritario, sin sentido, impuesto, hasta
incluso irracional; no importa lo que se diga, pero cuando uno dice dogmático nos
encontramos frente a un sentido negativo y falso, algo que aparentemente va en
contra de toda libertad del hombre, claro está que el sentido de libertad utilizado
para estos planteos es hacer, decir y pensar lo que uno quiera y no como el uso de las
facultades humanas para realizar el bien. Así que debemos dar respuesta a este
problema.

Comenzaremos por dar una definición de dogma:

“entendemos por dogma una verdad directamente revelada por Dios y


propuesta como tal por la Iglesia para ser creída por los fieles” 7(Ott Ludwing,
en Manual de Teología pág 30)

El Concilio Vaticano I, en la constitución dogmática de la fe católica nos dice

“...deben creerse con fe divina y católica todas aquellas cosas que se


contienen en la palabra de Dios escrita o tradicional, y son propuestas por la
Iglesia para ser creídas como divinamente reveladas, ora por solemne juicio,
ora por su ordinario y universal magisterios” (Denzinger 1792).

Siguiendo a Ott L, vemos que el dogma comprende dos elementos:


a) la verdad a ser propuesta como dogma debe ser inmediata y directamente revelada
por Dios, ya sea explícita o implícitamente, es decir que debe estar contenida en una
de las fuentes de la revelación (Sagrada Escritura o Sagrada Tradición).
b) que haya sido propuesta por el magisterio eclesiástico a sus fieles para ser creída.
Esto no solo es notificar a los creyentes de una verdad de fe, sino que además es

7
Ott Ludwing, en Manual de Teología pág 30, Ed Herder.
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

obligación creer en esa verdad propuesta. Esto lo hace la Iglesia a través de una
solemne definición del Papa o en concilios, considerados magiste- rios extraordinarios,
o por el magisterio ordinario y universal de toda la Iglesia.
El dogma en sentido estricto es objeto de la fe divina y católica, fe divina
decimos por que es dada por Dios a los hombres, es sobrenatural. Al mismo tiempo es
católica por ser propuesto por el magisterio infalible de la Iglesia (ya que cuenta con la
asistencia del Espíritu Santo). El hecho de no creer o ir en contra de un dogma, hace
que uno caiga en el pecado de herejía, lo que implica la excomunión.
Respecto a este último término aclaremos que la excomunión es una opción de aquel
que no comparte la comunión en la fe de los católicos. Si la persona no se une en la
misma fe católica, se encuentra separado de la comunidad; por consiguiente no
es una cuestión discriminatoria por parte de la Iglesia, sino de una evidente de la
persona que opta por no compartir lo que da unidad a la Iglesia: la comunión en
la misma fe. Un ejemplo conocido históricamente es el caso de Galileo Galilei.

Pero además de las excomuniones explícitas que realiza oficialmente la Iglesia, existen
otras de la vida cotidiana de nuestros tiempos, que no son menos importan- tes, las
cuales podríamos llamar implícitas.
Por ejemplo, se habla de aquellas personas que estando bautizadas, no creen en
el Credo (el Símbolo de los Apóstoles), en lo fundamental de nuestra religión por lo cual
no están en comunión con la fe católica; también es el caso de las personas que se
convierten a otras religiones, cuando no pasan a formar parte de una secta, etc.
Pero una cosa es aquel que se separa libre, conciente y voluntariamente de esta
comunión, y otra muy distinta es aquel que por la condición humana pecadora, cae en
algún error del cual se rectifica una vez advertido, por ejemplo una persona que no
cree que Jesucristo sea verdadero Dios y verdadero Hombre porque nunca se lo
enseñaron y al conocerlo ilumina su razón con la fe divina.
Los dogmas son enunciados de verdades reveladas, sobrenaturales, objetiva- mente
contenidas en la revelación confiada como un depósito a la Iglesia, que las propone a
nuestra fe, su sentido es independiente del movimiento de las ideas huma- nas. Así los
dogmas se convierten en unas fórmulas auténticas y normativas, por medio de un
juicio solemne del magisterio. Este carácter de fórmula precisa no le quita su carácter
de afirmación de la verdad religiosa en cuestión, que interesa a la vida y destino del
hombre. 8

8
Cf.CONGAR,Y,p.93
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

La necesidad y el objetivo de formular dogmas es para eliminar algún error de fe, y a su


vez fijar una adquisición moralmente unánime de la inteligencia católica de la fe, ya que
una comunión tiene necesidad de hacerse bajo algún símbolo, y la comu- nicación de la
fe exige alguna fórmula, la cual tiene condiciones que no son objeto de este curso (Cf.
CONGAR, Y, p.94).

A modo de resumen:

1. Lo definido como dogma debe estar revelado por Dios implícita o


explícitamente.
2. Debe ser propuesto por el magisterio de la Iglesia para ser creído por los
fieles.
3. Son objeto de la fe divina (sobrenatural) y católica.
4. Da unidad en cuestiones de moral y doctrina a la Iglesia.

Lejos de ser una cuestión autoritaria, las definiciones dogmáticas de la Iglesia Católica
muestran su misión de enseñar, difundir y preservar la fe recibida, encomendada por
Cristo a los Apóstoles y por ellos al Magisterio Eclesial. A medida que van pasando los
años, por la gracia de Dios y la oración de los fieles, se va teniendo una comprensión
más profunda de la revelación, y es a partir de ahí que se va definiendo el dogma.
No es producto de una persona que se le ocurre definir algo, antes bien es la Palabra
de Dios que pide ser definida con mayor precisión y claridad, y hacer explícito,
en algunos casos, lo que se encuentra implícito en ella.

Por ejemplo: El dogma de la Santísima Trinidad no está explícitamente revela- do,


sino que se encuentra implícito en la Revelación que Dios hace a su Iglesia, y ésta lo
hace explícito en una fórmula dogmática donde propone una verdad para que sea
creída por todos los fieles.
A esto se le llama la evolución del dogma (en contra del supuesto concepto
estático del dogma), cuando las verdades que hasta un momento determinado solo se
creían implícitamente, se hacen explícitas; cuando se definen cuestiones para un
conocimiento más claro por medio de conceptos nuevos y bien preciso; también frente
a cuestiones debatidas en un momento, al ser clarificadas son aclaradas y definidas
condenando posiciones heréticas, etc.
INTRODUCCION a la TEOLOGIA

No hay cuestiones escondidas o malas intenciones en la tarea del magisterio


eclesial, sino que a la Luz de la Verdad, buscan al Sumo Bien poniéndose al servicio de la
Palabra Revelada, ejecutando su misión encomendada por el mismo Jesucris- to, Señor
de la Historia. Cuando la Iglesia define un dogma es porque hay razones suficientemente
meditadas a lo largo de la historia, de alto grado de evidencia y con una aceptación
prácticamente plena por parte de los fieles.

Por lo tanto, considerando estas cuestiones no podemos hablar de autoritaris- mo,


sino de ejercer una autoridad dada por Dios a la Iglesia para las cuestiones que atañen
a la fe, y por consiguiente, a la vida de los fieles. No es algo sin sentido e irracional,
sino que es para incrementar la fe, que es el asentimiento de la razón a las verdades
reveladas por Dios, es luz y no oscuridad. Evidentemente aquello que se define cuenta
con la garantía del Espíritu Santo que asiste al Papa, con el Don de la infalibilidad
dada por gracia de Dios.

Propuesta
1. Es importante la elaboración de conceptos y que vayas haciendo un
GLOSARIO

BIBLIOGRAFIA COMPLEMENTARIA.
 LATOURELLE, R., Teología de la revelación, Salamanca , Sígueme,
1982. Acceso en sitio:
 LATOURELLE, R., FISICHELLA, R., PIÉ-NINOT, S. (eds.),Diccionario
de Teología Fundamental, Madrid, Paulinas, 1922.
 PIÉ, S., La Teología Fundamental, Salamanca, Secretariado Trinitario,.
2001.
 Suma Teológica, Santo Tomás de Aquino, Ed. BAC Maior, Tomo 1,
Madrid 1988, q1 pp 85-9.