You are on page 1of 49

¿Por qué y para qué vino 

el Espíritu Santo?
El Espíritu Santo vino para 
habitar en los creyentes, 
para que vivan una vida 
cristiana victoriosa. Fue 
dado a la iglesia para unir 
a los miembros a fin de 
que el cuerpo de Cristo 
(iglesia) fuese edificado en 
amor.
¿Cuál fue el motivo 
principal del envío del 
Espíritu Santo al substituir 
a Cristo y su ministerio?
Concluimos que en el 
Nuevo Testamento la 
razón principal del envío 
del Espíritu Santo a los 
discípulos fue capacitarlos 
para realizar la misión 
(Hechos 1:8). Vino para 
que sean misioneros.
Tres aspectos de la Misión del 
Espíritu Santo como líder y fuente 
de poder para la misión: 

I. El Tiempo del Espíritu Santo. 

II.El Espíritu Santo inicia y lidera la 
misión. 

III.La obra del Espíritu Santo en el 
mundo impenitente.
I. EL TIEMPO DEL
ESPÍRITU SANTO
En su sermón profético 
Jesús mencionó una 
persecución futura que 
prefiguraba el fin del 
mundo y que sus 
seguidores enfrentaron 
en el año 70 DC.
El futuro estaría marcado 
por el evangelismo y por el 
fuego del Espíritu Santo.
El Espíritu vendría como el 
poder para el IR. Misión y 
Espíritu Santo son 
inseparables, siempre 
estarán juntos. Cuando 
Jesús sopló el Espíritu a 
los discípulos fue para 
habilitarlos para la misión 
(S. Juan 20:22).
El Espíritu que reposó 
sobre Jesús fue 
transferido a los 
discípulos junto con la 
misión que Jesús venía 
desempeñando. Eso pasó 
a ser de ellos: 
Misión y Espíritu Santo.
La coronación de Jesús no 
es solo la vindicación de 
Jesús y la aceptación de 
su trabajo, es también un 
pre requisito para la 
venida del Espíritu Santo 
para el cumplimiento de la 
misión de IR.
Así como hubo una gran 
manifestación del Espíritu 
Santo cuando Jesús vino 
(profecía, concepción 
milagrosa, voz del cielo, 
bautismo), así también 
hubo una manifestación 
intensa del Espíritu Santo 
en el inicio de la Misión en 
Pentecostés.
Como el Espíritu Santo 
habilitó a Jesús, así también el 
Espíritu Santo habilitó a los 
discípulos (Hechos 1:8). Esas 
dos características de la 
Iglesia apostólica continuarán 
siendo de la iglesia hasta el 
regreso de Cristo. 

Espíritu Santo y Misión – Dr. Wilson 
H. Endruveit, PhD.
II. EL ESPÍRI
ESPÍRITU
TU
SANTO INICIA Y
LIDERA LA MISIÓN
Lucas relata que el 
evangelismo no se originó 
en los apóstoles.
El relato de Hechos nos 
dice que quedaron 
sentados en silencio en 
Jerusalén, hasta que el 
Espíritu Santo vino sobre 
ellos en el Pentecostés. De 
ahí en adelante ya no 
pudieron quedar callados 
acerca de los grandes 
hechos de Dios.
Dispersados por la 
persecución fueron 
guiados por el Espíritu 
Santo para predicar las 
buenas nuevas hasta 
Antioquía, la que más 
tarde se transformó en el 
centro de la misión a los 
gentiles.
Este suceso evangélico 
enseguida después de la 
venida del Consolador es 
un argumento poderoso 
de la relación del Espíritu 
Santo con el evangelismo. 
Después de esto el 
evangelio se expandió 
desde Jerusalén según el 
padrón de Hechos 1:8.
Fue el Espíritu Santo quien 
inspiró a Pedro para 
enfrentar a los judíos (4:8) 
y proclamar a Jesús como 
Mesías.
Fue el Espíritu Santo quien 
separó a Estaban para el 
diaconado y después para 
la predicación del evangelio 
(6:3,5; 7:55). 
Fue el Espíritu Santo quien 
envió a Felipe en su misión 
exitosa a Samaria para 
hacer contacto con el 
eunuco de Etiopía (8:29), y 
después lo condujo hasta 
Cesarea.
Para revelar que el Espíritu 
Santo está disponible 
también para los gentiles, 
el Espíritu Santo dio a 
Pedro la visión del lienzo 
con los animales 
inmundos.
Fue el Espíritu Santo quien 
motivó a la Iglesia de 
Antioquía a separar a 
Pablo y a Bernabé en su 
primer viaje misionero 
(13:2,4). Y al volver 
relataron  como el “ Señor 
les había abierto la puerta 
de la fe a los gentiles”  
(14:27).
El Espíritu Santo no sólo 
fue el líder de toda la 
expansión evangélica, 
como también su poder 
motivador.  Derribó todos 
los obstáculos e incorporó 
a la iglesia a todos los 
tipos de personas.
¿Qué agentes usó el 
Espíritu Santo? El Espíritu 
Santo usó el testimonio 
informal y los agentes en 
la misión inaugurada por 
el Espíritu Santo fueron 
los discípulos de Jesús.
El capítulo 8 de Hechos 
registra la difusión del 
evangelio por misioneros 
laicos, que debido a la 
persecución, después de 
la muerte de Estaban, 
fueron obligados a huir 
(8:1,4).
El mensaje es claro: se 
espera que todos los 
discípulos testifiquen a 
favor de Cristo. Esta es la 
razón del envío del 
Espíritu Santo.
Según Pablo, Cristo nos 
reconcilió con Dios por su 
muerte. Y a todos los que 
fueron reconciliados, les fue 
confiado el ministerio de la 
reconciliación (2 Cor. 5:18­20).
Dar testimonio es hablar de su 
experiencia. 
No necesariamente es predicar. 
Dar testimonio en Hechos no es 
ir silenciosamente a la iglesia y 
tampoco la publicidad formal. 
Es simplemente la referencia 
concreta de la muerte y 
resurrección de Jesús por el 
poder del Espíritu Santo, ahora 
disponible a cada creyente en 
Jesús.
III. ACTUACIÓN
DEL ESPÍRITU
SANTO EN EL
MUNDO
IMPENITENTE
1. El Espíritu Santo 
convence y atrae
convence y atrae 
El Espíritu Santo 
está presente en 
cada parte del 
proceso de la 
conversión del 
pecador.
La venida del 
Espíritu Santo trae 
al alma un nuevo 
sentido de pecado. 
El Pentecostés fue 
una demostración 
de esta actividad del 
Espíritu Santo.
Una de las primeras 
evidencias de la operación 
del Espíritu Santo es la 
profunda convicción de 
que alguien es pecador. 
No sólo esto. También 
presenta atractivo a Jesús. 
El Espíritu Santo testifica 
de Jesús y lo glorifica (S. 
Juan 15:26; 16:14).
“ El Espíritu Santo está tratando 
constantemente de llamar la atención 
de los hombres a la gran ofrenda 
hecha en la cruz del Calvario, de 
exponer al mundo el amor de Dios y 
abrir al alma arrepentida las cosas 
preciosas de las Escrituras.”  
Hechos de los Apóstoles, p. 43
Así, el Espíritu Santo 
convence al pecador de su 
pecado, le muestra la 
salvación y justicia que 
hay en Cristo y le advierte 
de las consecuencias de 
continuar en su pecado y 
rechazar la salvación 
ofrecida de gracia.
2. El Espíritu Santo 
produce 
arrepentimiento
arrepentimiento 
Si el pecador 
atiende la 
vivificadora 
influencia del 
Espíritu Santo, será 
inducido al 
arrepentimiento.
Aunque los pasajes del 
Nuevo Testamento hablan 
del arrepentimiento como 
un don de Dios, 
probablemente se refieren 
a una obra del Espíritu 
Santo.
3. El Espíritu Santo 
produce la fe.
produce la fe. 
Cuando pensamos en la fe 
no hay duda que es un don 
de Dios por medio del 
Espíritu Santo. Nadie puede 
decir: “ Jesús es mi Señor”  
sino es influenciado por el 
Espíritu Santo (1 Cor. 12:1). 
Una vez más se puede ver 
cómo el Espíritu Santo está 
ligado a la persona de 
Jesús.
Cuando el Espíritu 
Santo hace posible 
que alguien pueda ver 
a Jesús y se rinda 
ante él, entonces se 
puede decir que nació 
la fe en él.
4. El Espíritu Santo 
convierte al pecador.
convierte al pecador. 
“ Pues habéis renacido, no de 
simiente corruptible, sino de 
incorruptible, por la Palabra de 
Dios que vive y permanece para 
siempre.”  

1 Pedro 1:23
Así el nuevo nacimiento es 
el resultado de la 
operación del Espíritu 
Santo mediante la Palabra 
de Dios. El Espíritu Santo 
no suprime la Palabra de 
Dios.
“ Mediante un agente tan invisible como 
el viento, Cristo obra constantemente en 
el corazón. Poco a poco, tal vez 
inconscientemente para quien las recibe, 
se hacen impresiones que tienden a atraer 
el alma a Cristo. Dichas impresiones 
pueden ser recibidas meditando en él, 
leyendo las Escrituras, y oyendo la 
palabra del predicador viviente…
…Repentinamente, al presentar el Espíritu 
un llamamiento más directo, el alma se 
entrega gozosamente a Jesús.  Muchos 
llaman a esto conversión repentina; pero es 
el resultado de una larga intercesión del 
Espíritu de Dios; es una obra paciente y 
larga.”  
DTG, pág.144.  Espíritu Santo y Misión – Dr. Wilson 
H. Endruveit, PhD.
Es por la operación del 
Espíritu Santo que nos 
hacemos cristianos. Y el 
Espíritu Santo nos adopta en 
la familia de Dios (Rom. 8:15; 
Gál. 4:6).
Es por la intervención del 
Espíritu Santo que nos 
transformamos en 
cristianos. Nos convence de 
pecado, nos conduce al 
arrepentimiento, y nos 
muestra a Jesús atractivo. 
Es el Espíritu Santo que nos 
une a Cristo y Pablo dice: 
“ Si alguno no tiene el 
Espíritu de Cristo, el tal no 
es de él”  (Rom. 8:9).