Sie sind auf Seite 1von 3

Tratamiento de aguas residuales y

disminución de DQO
http://www.hidritec.com/hidritec/tratami
ento-de-aguas-residuales-y-disminucion-
de-dqo

La DQO o Demanda Química de Oxígeno es la cantidad de


oxígeno necesaria para oxidar toda la materia orgánica y oxidable presente en un agua
residual. Es por tanto una medida representativa de la contaminación orgánica de un
efluente siendo un parámetro a controlar dentro de las distintas normativas de vertidos y
que nos da una idea muy real del grado de toxicidad del vertido. Existen distintas
formas de disminuir la DQO como los tratamientos físico-químicos, la
electrocoagulación y el ozono.

La DBO o Demanda Biológica de Oxígeno es la cantidad de oxígeno que necesitan los


microorganismos para degradar la materia orgánica biodegradable existente en un agua
residual. Es por tanto una medida del componente orgánico que puede ser degradado
mediante procesos biológicos. Se puede decir por tanto que la DBO representa la
cantidad de materia orgánica biodegradable y la DQO representa tanto la materia
orgánica biodegradable como la no biodegradable.

Es necesario, por tanto, controlar estos parámetros para asegurar una buena calidad de
vertido a la vez que cumplimos con las normativas legales sin crear alteraciones
medioambientales poniendo en peligro nuestro ecosistema. Para reducir la DBO de un
vertido lo más adecuado son los procesos biológicos dentro de los cuales nos
encontramos con distintas alternativas.

Los procesos aerobios se basan en microorganismos que en presencia de oxígeno


transforman la materia orgánica en gases y en nueva materia celular que usan para su
propio crecimiento y reproducción.
Otro tipo de procesos a utilizar en la degradación de la materia orgánica son los
procesos anaerobios, en este caso en ausencia total de oxígeno. Mediante estos
tratamientos se obtienen gases que pueden ser aprovechados para uso energético como
el metano.

Sin embargo, suele ser necesario otro tipo de tratamientos físico-químicos para poder
disminuir el contenido de materia orgánica no biodegradable. Dentro de estos
tratamientos existe una gran variedad de posibilidades:

Mediante procesos de coagulación y floculación conseguimos desestabilizar las cargas


orgánicas de la materia orgánica en suspensión a la vez que formamos pequeños
flóculos de materia orgánica que son fácilmente filtrables o sedimentables.

Los reactores de aireación ayudan a conseguir una mejor oxidación como complemento
de procesos de coagulación y floculación disminuyendo DQO en algunos casos.

En muchas ocasiones, este tipo de tratamientos no son del todo efectivos en la


disminución de la demanda química de oxígeno, ya sea por la propia naturaleza de la
materia orgánica que contenga el agua, o bien, por los altos valores de DQO que
impiden que se puedan conseguir reducciones adecuadas hasta alcanzar los parámetros
de vertido. Para estos casos es necesario recurrir a otros procesos alternativos.

El tratamiento con ozono es muy efectivo en la oxidación de materia orgánica. El ozono


es una forma alotrópica de oxígeno que se distingue del oxígeno común en que la
molécula está formada por tres átomos en vez de dos. Esto le confiere un poderoso
poder oxidante por lo que resulta un tratamiento efectivo y eficaz para disminuir DQO y
DBO. Para realizar el tratamiento de reducción de demanda química de oxígeno lo más
apropiado es dimensionar correctamente la producción mínima necesaria de ozono así
como el tiempo medio de contacto para conseguir la eliminación de DQO prevista. En
función del proceso, espacio, rendimientos y otros factores la instalación puede
realizarse de varias formas. Inyección del ozono mediante un difusor en tanque de
contacto, mediante venturi en recirculación, etc. Hidritec realiza pruebas de pilotaje para
conseguir el rendimiento óptimo de calidad y precio en instalaciones de reducción de
DQO mediante un correcto planteamiento inicial del sistema con datos concretos de
porcentaje de reducción de DQO. El tratamiento con ozono, en definitiva, disminuye la
carga orgánica presente en el agua. elimina olor y color y produce una desinfección total
de los microorganismos que puedan estar presentes.

Otra alternativa para logar un buen rendimiento de disminución de DQO es el


tratamiento de electrocoagulación.
El proceso de electrocoagulación es muy similar a un tratamiento químico típico de
coagulación pero utilizando energía eléctrica. Ambos procesos tienen por objetivo la
desestabilización de los coloides contenidos en un agua y se diferencian en el modo de
adición del reactivo: en coagulación convencional el reactivo se añade como sal y en
electrocoagulación se genera a partir de un metal.

Se puede definir a la electrocoagulación como un proceso electroquímico en el que a


partir de compuestos procedentes de la disolución de un ánodo, se agrupa la materia
coloidal existente en un agua residual, posibilitando su separación del agua mediante
técnicas convencionales. Como consecuencia de su disolución, los ánodos van
desapareciendo conforme transcurre el tratamiento, llegando un momento en el que es
necesaria su reposición (ánodo de sacrificio). Mediante este sistema se consiguen altos
rendimientos en la eliminación de metales pesados, grasas y aceites, fenoles y sólidos en
suspensión y coloides a la vez que se eliminan virus, bacterias y microorganismos.
Hidritec, al igual que en la depuración con ozono, realiza pruebas de pilotaje para el
tratamiento de reducción de DQO mediante técnicas de electroionización.