Sie sind auf Seite 1von 4

EL TITANIC Y AQUELLA OTRA HISTORIA DE AMOR

¿Te acuerdas de la catástrofe del Titanic? Si, aquella que ocurrió el 14 y 15 de abril del año
1912 cuando (para ese entonces) el barco más grande y lujoso del mundo, chocó con un
iceberg que termino partiéndolo a la mitad y hundiéndolo y que por falta de botes
salvavidas llevó a la muerte a más de 1500 personas.

Incluso se produjo una película en 1997 dirigida por James Cameron. La trama, una ficción
romántica relata la relación de dos jóvenes que se enamoran a bordo de este barco en su
viaje inaugural que como ya sabemos termina con un triste final.

Pero la historia que voy a contarte es una historia real, una de amor. Esta es la historia de
John Harper, también conocido como el último héroe del Titanic

John Harper nació en el año de 1872 en un pueblo de Refrewshire, en Escocia. Aceptando


la fe de sus padres, se convirtió al cristianismo cuando tenía 14 años de edad e
inmediatamente se formó en él la pasión por compartir con otros el mensaje de Jesucristo,
una pasión que lo dominó hasta el último minuto de su vida.

Harper vivió creciendo diariamente en el amor de Dios y con 17 años de edad, mientras
trabajaba en un molino para poder sustentarse económicamente, el mismo amor de Dios en
él hacía que predicara en cada esquina y calle de su villa:

-Amados! Jesús murió en una cruz por amor a nosotros, resucitó venciendo a la misma
muerte y ahora nosotros podemos ser salvos ¡Crean en el Señor Jesús y serán salvos!

(sonido de plaza o multitud)

John se dedicó a esta labor durante varios años hasta que un pastor de Londres llamado E.
A. Carter, lo escucha predicar y hace posible que Harper pueda dedicarse a tiempo
completo al evangelio.

A los 24 años comenzó pastorear una iglesia en Glasgow, Escocia. Esta iglesia que era de
solo 25 miembros durante el pastoreo de Jonh, llego a crecer hasta 500 miembros

Su celo por predicar el amor de Cristo llego a ser conocido en Inglaterra y Estados unidos,
incluso fue invitado unas cuantas veces por la iglesia de Moody en Chicago.
Durante aquel tiempo jonh se enamoró y se casó con una joven de nombre Anne. Ambos
tuvieron una hija a quien llamaron Anne (aunque era mas conocida como Nana) igual que
su madre: (efecto bebe llorando). Pero tristemente la esposa de Harper muere debido a
complicaciones durante el parto: (efecto hombre llora)

Entonces Jessie, sobrina política de Harper interviene para ayudarle a criar a Anne,

En 1912 y con 39 años, Harper es por segunda vez invitado a la iglesia de Moody en
estados unidos y el 10 de abril de ese mismo año John zarpa en compañía de Jessie y de una
emocionada Nana al grande y majestuoso buque del Titanic: (efecto risa de niña, gaviotas,
barco)

En la noche de 14 de abril mientras unos dormían y otros disfrutaban de la velada nadie se


imaginó lo que estaba a punto de suceder: (sonido de iceberg contra el barco)

El Titanic choco contra un iceberg que perforó y destruyó varias planchas de su lado
estribor (es decir la parte derecha del barco), al principio nadie se dio cuenta, pero más
tarde, se desencadeno el terror: (sonido de gritos)

A la media noche Harper corría apresurado por los pasillos de los cuartos (sonido de pies
corriendo), abrió la puesta de la habitación donde su hija dormía (sonido de puerta
abriéndose) la despertó, la levantó y la envolvió en una manta y seguido por los pasos de
Jessie subieron apresurados a la cubierta principal: (sonido de gritos, violín)

Hombre: ¡Mujeres y niños entren primero en los botes salvavidas!

John prepara a su hija para dársela al tripulante que la pondrá en bote salvavidas y le dice a
su sobrina:

Harper: cuídala bien Jessie

Jessie: si tío

Nana: ¡papi no!

Harper: nos vemos pronto cielo

Y entonces se alejó gritando en medio del terror:

“Que las mujeres, los niños y los no creyentes suban primero a los botes salvavidas”
Algunos sobrevivientes cuentan que lo vieron arrodillarse en la cubierta del barco, rodeado
de personas aterrorizadas, orando por su salvación: Padre salva sus almas! Revélate a ellos!

Otros testigos cuentan que lo vieron expresar a varias personas la necesidad de aceptar a
Cristo:

“Amigo, crea en el señor Jesucristo y será salvo…”

Dicen que, cuando un hombre rechazó su llamado de aceptar a Jesús, Harper, lleno de
increíble amor, se quitó el chaleco salvavidas y se lo tendió diciéndole: ¡Usted lo necesita
más que yo!

Y así continuo, hasta que… (Sonido de barco hundiéndose)

Harper se vio obligado a arrojarse (junto con muchos otros) a las heladas aguas: (sonido de
chapuzón) y se aferró a un pedazo de madera. Entonces, una ola empujó a John al lado de
un joven que se mantenía a flote agarrándose de uno de los escombros del barco y gritando,
le preguntó: (sonido de olas, gritos)

- ¿ERES TU SALVO?
- NO, NO LO SOY
- CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO Y SERAS SALVO!

Las olas lo alejaron del joven, pero una vez más lo trajeron de vuelta a él y le volvió a
preguntar:

- Y AHORA, ¿ERES SALVO?


- NO
- CREE EN EL SEÑOR JESUCRISTO Y SERAS SALVO

En ese momento, John perdió su agarre en la madera y desapareció en las profundas


aguas… cuando ya el barco se hundió en la madrugada del 15 de abril, Harper se
encontraba entre las 1522 personas que murieron.

Sabemos de este acontecimiento gracias al testimonio de aquel joven que tiempo después
habló en medio de una congregación

…y allí, solo en la noche y en medio del océano, confié en Cristo como mi Salvador. Yo
soy el último convertido de John Harper.
Aun cuando el barco se hundió y las personas (incluido Harper) saltaron al Harper no se
olvidó su propósito; predicar a las personas, pareciera que no tuviera tiempo de pensar en
su propia muerte