Sie sind auf Seite 1von 16

VIDA MANCHEGA

AMPARO HERNÁNDEZ
Notable tiple cómica <je Ja compañía Beut, que actúa en eí»fa K e y i ó n ,

^úm, 62 15 Gis.
3E3t: « " " aaiiciE n a ja 31 3DC30C
srscsE
REAL FÁBRICA DE PAÑOS DE CANALES
FEDERICO FAJARON
CALDIRÓN DE LA BARCA, 15 Y 17.—CCEWTCA
Esta grtn m«nuf«ctiir«, creada hace más d« cien aáoa^ es la máa importaute de la región. Su crédito, nacido de la
exceleate calidad de Jaa lanas qoo emplea y de lo» tintes de primer orden, CJI oad» día mayor. Las bayetas, paños, ea-
tameíkai, bufandas, fajas, mantas, y demás artículos que elabora, son de absoluta garantía.
y La Cata ofrece como especialidad á los labradores, mantas para la labor, de cUae extra, dibu}os variado* según
encargo y tejidas con ta mejor lana del pafa.—PRECIOS REOUCIOOS,

SuBdirecciones
en ia Región Manciiega
ALBACETE
Don R. A n t o n i o E^spi
Plaza Isabeí II. n.« ll.-AblCANTE
=:=CIUDAD.REAL
Importante Sociedad El Crédito Manchego S. A.
Galle de Toledo. •.* M
= ^ Española = = :CUENCA
FUNDADA EN 1865
Don José Echevarría
Acordada su inscripción en el HERREROS, M

Registro de Empresas Autoriza- TOLEDO


das por R. O. del Ministerio de D o n Joaquín A r e l l a n o
Fomento, fecha 8 Julio de 1909. SIERPE* 9

Con pfíDlÍGtlIO (JC [¡iTJeirClOír La ma^or garanlía de


por 20 afios. Paiemu núiutirc ios catieiloiies v cadena
*6.060. p-jeden ser inonídos por sus lapooBs tíesalo-
por toda cíase de íuerzas. iadores del aire.
]fv(id(,y. i'í inSsad de costosos de loíos los conocidos
Kt^VKRSKNTANTE EN CU DAD KEiXU

D. Damiátn A p a r i c i o
ííí^
PROVINCXA DE
»
MADRID
en
(OrARkin A g r í c o l a )
Jkiía IX ••^- • N ^ M ' . 67

CIUtiAD-I^EJATJ
Jueves 17
de Julio de 1913.
VIDB MflNCHEGH • -' Caballeros, 4
REVISTA SEMANAL ILUSTRADA
TEbÉF.NÚM.20 15 CÉNTIMOS

DE NUESTRO SObAK LA MARQUESA.—Es usted tan injusto ía. No regañe "usted más. Es usted de á
como cruel. Ya sabe que se le quiere principios del siglo pasado, y... ¡no tie-
Diálosos de verano. mucho en esta casa. Aquella leal amis- ne usted la culpa, claro está! (Se levan-
La marquesa de X, joven, hermosa, ele- tad que le uniera á mis abuelos, amigo ta, pone su blanca mano sobre el hom-
gantísima, un tanto frivola. Marcial Regidor, ie liacen acreedor i nuestra bro del viejo hidalgo y salen empaján-
Regidor, abogado de la marquesa, confianza. De modo que anímese usted, dole suavemente, de la estancia.
contemporáneo de los abuelos déla y véngase con nosotros esíe verano.
La marquesa, hablando con su modis-
REGIDOR.—Desengáñese, señora mía; JNUtsjKUS rUulllvjU» ta, mujer espléndida, joven aún.
la sociedad actual será todo lo culta, to- MODISTA.—Es lo último que hago, y
do lo progresiva que ustedes quieran, por tratarse de la señora marquesa. Yo
pero el hecho cierto, que no deja lugar también tengo derecho á veranear. Está
á dudas, es que no se advierten en ella iodo preparado para el viaje, las niñas
restos deí recio patriotismo de antaño. locas de contento, el padre satisfecho-
LA MARQUKSA.—Palabras, palabras, mi Ademas, la rebaja empieza pasado ma-
querido Regidor. Nosotros somos tan fiana. Queremos llegar á Alicante en el
patriotas como lo fueran nuestros abue- primer tren.
los, lo que ocurre es que no tenemos el LA MARQUESA.—No sabía que ustedes
mal gusto de atronarnos los oídos con veraneasen. Recuerdo que cuando yo
la marcha de Cádiz. teníala edad de sus hijas, la madre de
RHGIDOR.—Sí, ya se; ustedes tienen usted, modista de casa, no veraneaba,
más depurado el buen gusto; la marcha salía por las noches con la familia al
de Cádiz suena mal. Perdón, marquesa: Prado^ hasta que tocaba á su término el
soy rudo, no tengo ese don de ía elo- programa de la banda de música... y
cuencia que tanto admiramos en usted, tan contenía. Después de todo hacían
digo lo que siento... Que le vamos á ha- bien. ¡Que horror de viajes, esos de los
cer. En mis buenos tiempos, cuando la trenes botijos, prensados como sardi-
nobleza, á la cual pertenecían sus abue- nas, junto al enfermo, junto al sucio/
los... quien sabe si entre el grosero y el ne-
LA MARQUESA.~¿ Historias, Regidor? cio!... y luego á esas playas de Levante,
Hágame la merced de guardarlas para freideros de las pobres gentes que quie-
otra ocasión. Tengo no se cuantas car- ren darse el gusto de contar que han ve-
tas que contestar..., espera la modista raneado... ¡Desagradable, amiga mía,
unas instrucciones, he de decir al mayor- muy desagradable] No saben ustedes lo
domo cómo deben ser embaladas unas que hacen. En fin: lo principal es que
pequeneces, no he visto mfs perros... me arregle usted esa ropa de las mu-
i Estos preparativos de viaje, son tan chachas. Nos llevamos tres para que en-
molestos, tan engorrosos!... tretengan á los niños, y corre prisa...
R¡:oiDOR.—PAuy engorrosos, amiga MoDjSTA.—Velaremos esta noche has-
^ía; hacen pensar demasiado, dan que- ta terminarlas. Yo también estoy intere-
hacer, exigen cieria atención... ¡Oh, los D. l i ü I S -TIORÍhbAS sada en acabar pronto, porque he de ir
viajes de ahora! Ni más ni menos que Diputado p r o v i n c i a l por Taranrún-Muete en busca de la salud de mis hijas, en el
en los tiempos de sus abuelos, señora (Cuenca> tren botijo, prensadas, junto al necio...
ínarquesa. Entonces...
-- También con mis abuelos pasó usted LA MARQUESA.—¿Están enfermas del
LA MARQUESA.—Si usted no se moles- algunas temporadas... alma esas chicas? Tengo entendido que
¡a. Regidor.., ya ve; son las once, no ha- REGIDOR.—Cierio: pero las pasaba- van á la misma playa Manolito Ruíz,
Oran hecho nada sin mi presencia... (Se mos en el viejo é histórico castillo, ¡ya Antonio González y algunos otros de
<>ye ana vocecita ideal, y al poco aso- en ruinas!, ó en las casas de campo de sus amigos, unos pobres cursis, em-
^^la carita de un bebé lindísimo.) sus quintos. Respirando oxígeno á todo picadillos de no se qué oficinas...
KEOIDOR.—Aquí está el mozo de la pulmón, viendo correr l^s cristalinas MODISTA.—¡Señora Marquesa!... (in-
casa. Entre usted perillán. aguas del rio que cruza por sus tierras, terrumpe Regidor que llega apresura-
LAMARQUESA.—¡Hijodemi alma! Pe- Persiguiendo ahora un jabalí, mañana dómente.
'^'^í ¿por qué te han dejado venir hasta unas perdices,.. ¡El amoral terruño, mar- REGIDOR.—Marquesa, vengo á despe-
aquí? ¡Te habrás escapado? Si yo tengo quesa, el apego á la patria chica, el pa- dirme: acabo de hacer las maletas. Yo
"jucho quehacer, nene mío... (Llama triotismo, de que veníamos hablando! también veraneo; ahí, muy cerca, casi á
^^ "^bre, aparece una doncella y se lie- Ahora se van ustedes alas playas del la vuelta, en un balneario de la región,
^OalnifíO).
P '-^. - . - — ; - - - no en ^.--^-
extranjero, busca de -.- icomodida-
.'...-, .1 pie
al _:„ mismo
.^:_ ^ _ la
de i . sierra.
_ •. . , balneario
Un . . ^ •'
REGIDOR.—Señora, con su permiso des precisamente, tampoco en busca de cosa muy nuestra, muy de la tierruca...
^ e retiro. No quiero ser un estorbo en salud, sino en busca de un nuevo esca- Y sé que apenas quedan habitaciones.
leH ^ l^of^cntos, tan preciosos para us- párate donde lucir su belleza, su elegan- ¡Esto es consolador; todavía hay pa-
• ed, ni tampoco ganarme el enojo de la cía, sus joyas... triotas!...
modista, el carpintero y los perros. LA MARQUESA.—Basta, Regidor, bas- AVICEO.
^ VIDA MAMCM^OA^ n i

DEb REGIONALISMO los dormidos. V si los videntes—cual- y cincelar párrafos de castiza prosa en
quiera que sea su número—consiguen este torneo donde el ingenio y la destre-
Cria de ciudadanos. por su superioridad el ejercicio del Po- za en e! buen decir, desfilarán de un
En VIDA MANCHtiOA y con ocasión de der y dictan las leyes, deber suyo es modo brillante y majestuoso.
la obra de D. Damián Bascañana Char- adiestrar á los torpes y enseñar á los Pero como he sido invitado á que-
folé, ha escrito Avíceo un hermoso ar- inexpertos para que á todos lleguen los brar una caña (no me atrevo á decir una
tículo, pleno de vibrante honradez, mo- beneficios del derecho, el uso modera- lanza) en esta empresa, allá voy y salga
delo de prosa galana y limpia. Aviceo ha do de las leyes y el odio al cacique. De- lo que saliere.
hecho y está haciendo una labor ardua^ bemos ante todo, hacer pueblo. Si yo profesase las ideas anarquistas,
benemérita, docente, de inmenso prove- Esto es lo que predica Maura, ha es- eS5S utópicas ideas anarquistas que he-
cho para los intereses y los cerebros de crito Costa y expresa Le Bon al decir nen la desgracia de sustentar algunos,
este noble solar manchego. Y conste pa- que las grandes revoluciones son las de veríame obligado á escribir unos viru-
ra no despertar suspicacias, que con ¡as costumbres y de las ideas, y que no lentos párrafos, doliéndome del que cae
el publicista aludido sólo me une el es cambiando eí nom.bre.de un gobier- en las redes del matrimonio tal y como
vínculo que haya podido nacer de un no como se transforma la mentalidad está constituido en la sociedad nuestra,
saludo. de un pueblo. por sorpresa ó por repugnantes conven-
El gran amor que yo proíeso á cuan- Una vez conseguido este primer ob- cionalismos. Y entonces esta mi contes-
to signifique mejoramiento fragmenta- jetivo se habrá logrado una conciencia tación á la famosa pregunta de <Por qué
rio y gradual-—base necesaria para el pública y con ella la posibilidad deí re- se ha casado usted*, había de resultaros
progreso colectivo—es lo que me lleva gionalismo. La autonomía local inglesa una paladina confesión de hipocresía,
á intervenir en estas cuestiones. no es otra cosa que el tejido de organi- puesto que resultaba mí suerte unida á
Enumera el articulista á que nos refe- zaciones—á veces excesivas—á que ha una mujer traicionando los p r o p i o s
rimos [os defectos que padecen los man- llegado un pueblo consciente, abando- ideales. Ya se sabe que el anarquismo
chegos; como la indiferencia, el despre- nado á su propia Überiad, y la misma proclama el amor libre.
cio de ía ley, la superficialidad, y de eseFrancia tan centralizada, tan unitaria, De pensar en comunista, creo lógico
conjunto etopéyico, saca la consecuen- tan rígidamente uniforme, ¿hubiera rec- que mi alegato hubiese sido el siguiente:
cia de que son esclavos de sus propias tificado su conducía, como lo está ha- Busqué en el matrimonio la unión de
culpas. Propone como remedios, la edu- ciendo, sin una cabal idea de sus nece- dos esfuerzos, mejor dicho de dos fuer-
cación, para conseguir la capacidad ne- sidades? zas que producen, para formar un sólo
cesaria para actuar fructíferamente, y Por lo que íoca á España ¿que me- capital que fuese dentro de la familia de
una mayor libertad de obrar, en armo- jor puede hacerse hoy políticamente que todos y para todos.
nía con lo necesario, lo que se consigue aiar ciudadanos como hace Aviceo? Si el socialismo hubiese dado vueltas
con e! triunfo de! regionaHsmo. GENEROSO MARTÍN-TOLEDANO. á la veleta de la imaginación, os diría:
No puede ser mayor nuestra confor- tengo una compañera que he creído ne-
midad con ese criterio, ya que educan-
do se evitará uno de los mayores males
¿POR OUÉ SE cesaria á tni lado para convencerla de la
creación del Sindicalismo internacio-
que en nuestra opinión padece España;
el mal que significa la diferencia entre
CASÓ USTED? nal, para hacerla consciente, para ha-

los representantes y los representados, La pregunta es para dejar perplejo á


entre la ley y la voluntad popular. cualquiera. A mi ha tenido la virtualidad
Es preciso que acabemos en nuestro de sumirme en un revuelto mar de con-
país con el divorcio en que generalmen- fusiones. Toda interrogación parece un
te suelen encontrarse la ley y la realidad, reto formidable á lo abstruso y desco-
y para ello no se debe dictar ningún nocido. Contestar á una interrogación
precepio sin que corresponda á una ver- cumplidamente s u p o n e conocimientos
dadera demanda de la opinión. El idea- múltiples, cultura, estudio de los pro-
lismo legislativo, olvidando la ecuación blemas más difíciles. Si unas palabras
que debe de existir entre la necesidad y encerradas entre signos ortográficos me
el medio para satisfacerla, creando una produjeron siempre cierto horror, en
barrera infranqueable entre la elevación este caso constituyen un pavoroso quid
de la ley y la ignorancia de la masa, ol- pro quo, verdaderamente desconcer-
vidando en fin que—como dijo Tarde— tante.
el derecho debe ser un gran espejo en Aviceo tuvo la ocurrencia de lanzar
que se refleje toda la vida social, ha la pregunta y de colocarme (¡pobre de
creado una gran ficción, un complica- mí!) en la Usta de los llamados á emitir
do artificio, una verdadera incongruen- su opinión. Claro es que la idea ha sido
cia que sostiene la fuerza coercitiva del muy feliz, porque ocasión se ha encon-
Poder. trado para que mi querido amigo y
La verdadera ley, la ley emanada de compañero en su crónica, y literatos
un Parlamento que exprese fielmente la también muy estimados, como José A.
voluntad de sus poderdantes, no debe Luengo y A. Escamilla Rodríguez, digan
ser impuesta. El precepto hostil, igno- al lector una porción de donaires y agu-
rado y de difícil asimilación nunca se dezas, que á mi modesta pluma no se íc
acata. alcanzan. Y ¿qué consignar yo después
Pero claro es que un pueblo nada pe- de lo manifestado por ellos?
dirá, ni será capaz de ninguna iniciati- Ecco il problema.
va, mientras en él se señoree y campee la Para salir airoso en este empeño ha-
ignorancia, pero entonces las clases di- bía de escribir cosas mejores y más ENCAKNACIÚN GONZÁLEZ
rectoras, están en el deber de educar, nuevas y harto exprimida está de suyo Tiple caracl«ri»lica Aa l a Compañía
dfl «arzuela de D. EnHquc Beut.
de hacer base ciudadana, de despertar á mi pobre mollera para cantar galanuras
•4 vioA MAWCHRGAV

cerla charlatana y llevarla á los mitines cas, más ó menos chistosas y oportunas. Cao.íé á continuación algo de:«La Fa-
pacifistas. Hubiese pensado con esta Así, por ejemplo, un reputado sastre voriíá» por si era ésta su música predi-
teoría que la gran fuerza social está en déla calle de Salmerón, exhibe unas lecta y... ¡duro que es tarde!
la mujer, y que necesario era restarle americanas con dos caras, que pueden Yo iba echando la lengua, porque la
fuerzas femeninas á la reacción. Ya sa- usarse del revés, cuando, a u n o ie con- muchacha llevaba un trote, que ya)o
béis que eso de las fuerzas femeninas venga, y las llama, americanas melqaia- quisieran para sus jamelgos algunos COT
de la reacción, es una de las obsesiones distas. cheros de punto,
del socialismo. Hay también chaquetas de alpaca, ro- Me acordé entonces de *La Generala»
Y enfín,si fuese individualista, egoís- manonistas, que'se distinguen de las de- y como último recurso, entoné plagian-;
ta, os diría con toda franqueza: Me casé más chaquetas, porque llevan la manga dolo el
no por hacer á una mujer feliz ni redi- excesivamente ancha. Señora, señora
mirla ni modernizarla, sino por probar Al general Weyler le presentan en un parece mentira .
fortuna, por ver si yü me redimía. No cuadro viejo y desconchado, no entre que aquí, en este caso,
quise esposa de ojos de circasiana y cu- las tropas, como pudiera suponerse, sí- apriete ustéú paso
í¡s de alabastro y mejillas de rosa y cuer- no entre los trapos de una prendería. con mala intención...
po flexible como la palmera, etc., etc, Fui Cierta nueva «Empresa de seguros Y nada... ¡como si le tocaran á mai-
á lo lítil, á lo seguro, á la consecución sobre el coa"% titulada Pro familia, os- tines!
de un medio. Maté el idealismo por el tenía en sus programas el enclenque y Desesperado y jadeante, ó más bien
practicismo. Empujé lo moral y puse en decrépito Montero Ríos, repartiendo ere- despechado, empecé á contar, (marcan-
su sitio lo material. Despóseme con el denciales, entre sus veinticuatro mil pa- do el compás de su paso, al mismo ííem-
tan acreditado becerro de oro. rientes. po que acortaba el mío):
A-Vás no. Voy á ser sincero. No voy á La sociedad de jóvenes bárbaros, íam- Un dos, un dos, un dos...
usar de inixtificaciones ni de subterfu- bien ha hecho de las suyas, bastardean- hasta que un mozo de escuadra me dio
gios ni de pulimentos de la frase y del do las palabras, y mandando á Azcárate el ¡alto! diciéndome en puro catalán:
pensamiento. Me casé prosaicamente, y sus afines/IZ-cfífíí/e. ¿També li agrada á vos eixa ftoya?
vulgarmente, como creo que van al hi- No hay manera de librarse de los di- ¡Qué llástima que siga sordo-mada!
meneo el noventa y nueve por ciento de tirambos y burlas de estas gentes. —¡Válgame jesús 1—exclamé m e d i o
los españoles: me casé, así como suena, Menos mal que á las catalanas no les atoríolado por la revelación. Dése usted
no os parezca mentira en estos tiempos, ha entrado la vena por ahí. postín ante una niña, con alardes musi-
por amor, sencilla, escueta, simplemen- Ciertamente no faltan algunas, que se cales y fiorituras de garganta, para que
te por amor... permiten el pulmonar esfuerzo de chi- á la postre resulte ser sorda como un
La eterna historia. A lo largo del pa- llar ¡abajo la guerra! ¡muera el gobier- corcho,
seo, á la revuelta de una esquina, tropie- no! y.otras cursilerías de la moda pa- Y me marché con la música á otra
za usted con una chica que le agrada, tríotera; pero la generalidad se limita á parte.
se acerca á ella como de broma, des- llevar ¡as faldas con gracia, y á dejarse AoAi>tro FERNÁNDEZ.
pues se hace usted novio, y más tarde flirtear de los hombres, no picados por p . I.IRRn H F
se va derechito al altar, casi sin darse la tarántula de la política. ^ " VMJTA m
-cuenta, y promete usted un carino y una Y no es poca fortuna el que por aquí MI VIÜA ^
fidelidad ambas cosas eternas, como no se admitan groserías en forma de pi- Yoqaiei-oserun versoeristaizadoenmi
Dios manda r o p o s , p o r c u y a c i r c U S t a n c i ? , n o h a v q"? tenga una polícroma y rara .aeiodíii, ,
u i v : ? Hialina. . ^ , , , ' . ' ^ •> > . - qiiieroqiie, cuantío lean mi vida, «Je por si
En mi matrimonio mfluyo mucho lo mujer que no conteste con una sonrisa, sea un i¡bro sublime de intensa poesía,
romántico, lo sentimental. ó con ¡as gracias por lo menos, cuando Un iibro que tuviese an delicioso tstnio
Y no me pesa el haber cumplido este se la requiebra. fltX^^.l^SíiT^r^J^T:^^^
Iglesia.
Sacramento de nuestra Santa Madre la l o gYi a siv uen
l g alugar
r , la ide
n t eagarrarse
r r o g a u s t ae dlaefraseo-
n v e r - Sieehas
. Que favlese
versosunas rosas de
de grádi, amor,primavera
«onda color de rosa.
Cante quien quiera las excelencias del so ó en música adecuída, cuente usted j\Tamtípí^r«Si^^^^^^^^
celibato. desde luego con una amiga. tras las vidrieras de pintados cristaies-
Que tuviese unas rosas de amor, color de grana,
FRANCISCO SASTRE. Son
c? ,
ciegas por la música.. . .
- , -. . eu unos labios Krana, rosas de coraisCti
este pasado invierno, se hicieron una enamorado, ana rosa roja y galana
DESDE BARCELONA d e c o n q u i s t a s e n l o s d í a s l l u v i o s o s , q u e y «na guirnalda en versos do rosas de pasión.
A mi (jaorido amigo P ! m p n A Q fllt-AwiHi-i /-nn líic r-nnÍAi-ot? nr. Las vosas do Msjíín, junto á linas golondrinas
el n i e n O S a t r e v i d o c o n l a s m u j e r e s , p 0 ~ tendrán mtislca triste de calvario florido,
Buriíjue Cuadrado. Qia f á c i l m e n t e d a r s e a i r e s d e Ü O n J a m i e y harán «ores de ensueíSo de la slerp» de espinas
Yo no soy catalanista, pero ¡caramba! el• Conquistador.
'~ • ' íjue lleva como túnica mi cuerpo raaJíerido.
R a c f á h a Í P i r íirmflHA H P n a r ^ o m - i c r,ii , iOli, rosas do pasión! seréis, en esa historia
me encantan muchas cosas de los cata- '
D d b i d O d i e i r a r m d U O _ u t . „ ,.
p a r a g u a s , p a - ¿e . , simbólicos
mi vida, ^ «... de „..,„„
motivos ornamento
lañes, y especialmente de las catalanas, sar junto á una chiquilla que no lo íle- como ei ibis sagrado defaifa'nfeL¿líia"gorla
Todos ellos son gente alegres p o r vase, y si ésta iba cantando á media voz T^¡^^^,ZZT¡¡n^^•7"^'''''''"''''^'•^.l
temperamento,muy despreocupada,muy el «Tápame tápame tápame...» segura- mú&i^-Aqu¡Zt^v]eSh<i^%frosAr^£-''^'
chirigotera, y más que nada filarmónica, mente podía usted cobijaria bajo el ar- ^«"d^ás»! atractivo sutn é irresistible
Si laj cochina
;«ru 1
política
j 1
no se±
hubiera,
••
tefacto,
o-
sin
1
temor alguno.
1 j I - i •
Z^^uZ^TZlT^TT . ' .«
*-ii el libro habrá rimas cíe desmayado hastío;
mtiltrado solapadamente en estos espiri- Sm embargo, no todas las victorias serán agoniMutes voces de una amorosa
tus, pacíficos ayer, v hcy dispuestos á amorosas se deben á la música. alma t|uo se muriera de veje/y de frió,
romperse la crisma por mitin más o me- Hace pocas noches traté yo de seguir rilfi T ,"'" TT '
„ ^ ' . , , , '^, , . , ., , " ^ i - , 1 T ' •'x - , ^ i ermmará en crepfisculo amatista: mi ocaso
í^os, este sena el pueblo mas tranquilo auna modista, de lo mas bonito que tía de ser del color triste dei sufrimiento,
de la tierra. han visto ojos humanos, y conquistarla p«f^ "" color suav« de suavidad de raso
11^ , i 1 1 - 1 T %1 , -^ ^ S'i'i nada de verdores ni de Cielo sangriento.
Herojayl queyaen todos los ordenes por medio del canto. EI broche de miubro será un beso; «o lea*^
*e politiquea, y hasta en el honrado co- Empecé tarareándole una marchita y... ^' '''>fo ^o «^i vida sin tus besos, mujer,
mercio siempre ai servicio de la serie- nada; ¡siempre calle arriba! l'rr^':í^e?efbX?«SiSétfr¿
•üadydela cortesía, se nota ya el in- Me pasé después á la canción del náu- seviiia. ROOK.IOEUEKI>ÍA.
^'Ujo de esa epidemia, v los escaparates frago a ver si la enternecía con el relato ,
ostentan letreritos c o n a l u s i o n e s p o i í t i - y . . . q u e s i q u i e r e s ? ¡ a n d a q u e t e a n d a ! (l) Del libro en prensa 'I>e] bien y del mal».
4 ^ 1 > A MAI>CBK4aA^ I

era insufrible. Como ciertos muñecos aviación, de automovilismo y de carre-


9?
SU„ CARMEN automáticos, repetía siempre las mis- teras. Súbitamente salió á relucir aquel
mas palabras-con el mismo orden. Era país de! cual el cuerpo y el alma del se-
Una cabera cuadrada, una tez trans- tan voluble, que la noche anterior se ñor Schwarz podían decir lo que .Meíis-
parente, unos ojos azules y un bigote había llamado Luisa y á la siguiente se tófeles en el poema de Goíhe:
rubio que salían sobre el cuello-posíízo, llamaría Victoria ó Dios sabe qué. Siem- Vtr kommen crsí aus Spafiíen zuríick,
delataban al señor .SchNvarz. Era este se- pre se había mostrado al seiíor Schwarz p!tn scho.uen iand des Vsins v.ni der Gesáage.
ñor un ingeniero de inteligencia viva y desde cierta distancia, luciendo las inte- El señor Schwarz refirió sus impresio-
• nacionalidad tudesca,, buen, amante del rioridades y exterioridades de su gargan- -nes, de un modo sintético:
vino, de ta mujer y de la música, porque ta bajo ¡as bujías eléctricas; teniendo la — España, ojos negros, música bu-
le venía de adentro; de ningún' modo faz encendida por e! bermellón que ocul- llanguera, vinos excelentes.
por el inñujo que sobre éí hubiera po- ta rubicundeces y surcada, en las ojeras, Uno de los presentes, que había vivi-
dido ejercer el pareado popularísimo: por ei negro de carbón que hace de dos do mucho tiempo en Ñápeles, recordó
Ver niclit lEebt Vein, Veib und Gísang, ojos dos soles. Como habréis sospecha- la canción de Escamillo y comenzó á
per bUibl eín ?íarr sein Xcberi lang! do ya, esta Carmen era sevillana de ve- cantar con emoción enfática:
cindad, cigarrera de profesión y, por
Con sibaritismo heüogabalesco gus- más señas, protagonista de la obra fa- Coreador, aitenloí
taba el zumo de ia vid, y al punto le leía mosísima que con ese título escribió Bi- Coreador! toreador!
la partida de bautismo su fino paladar: zet en el siglo XIX. í^on obbtíar che un occhio íuii' ardor
«Este vino ha nacido en la cuenca del ^i anitnirartia intentes
Rhin; el cosechero lo ha remojado con E! señor Sch-flcarz, amante de las bue- € che r aspetf amor.
un seis y medio por ciento de agua». nas mujeres y de la buena música, solía El señor Schwarz engulló un trago de
Comentarios de esta índole se le oían en repetir: cerveza, y comentó melancólicamente:
cada momento, v aunque pare7Xa raro, ™Ah, --nú» Carmen; -rmi» Carmen! —Ah, «mi> Carmen; «mi» Carmen!
eran justos. No hay quien la supere, al menos entre No hay en el orbe quien la supere.
No menos atinadamente enjuiciaba las las óperas mediterráneas. —Ya lo creo—dijo uno de los presen-
obras musicales, si bien sabía desderiar tes—; Bizet era un gran músico.
ciertos particularismos y propendía á la n --Perdone usted—le contestó el señor
generalización. Suyas eran, entre otras, No-fué el señor Schwarz eí primero, Schwarz, mirándole con sus ojos tan
estas definiciones: -DRAMA LÍRICO: Fór- ni tampoco e! último, de los extranjeros azules que parecían pintados,-—perdone
mula expresiva de la pasionalidad den- que han visitado España atraídos por usted. No me refiero á la cigarrera sevi-
tro del contenido dramático.—VAIS BOS- el imán de legendarias fantasías tan dis- llana, de la ópera célebre; sino á una es-
TÓN: Melodía lánguida, más por pereza tantes de lo verdadero como los peces tanquera española que, s ^ ú n dicen por
que por sentimentalismo, contra lo que de ia luna ó como la luna de Sirio. Tam- allí, »:¡obsequia con el opio?.
á primera vista podría creerse, que se poco fué el primero ni el último de los Siendo, como era, un alemán metódi-
olvida de su actitud en algunos mo- que, llegados á nuestro país, se queda- co, explicó minuciosamente lo que los
mentos, pero no tarda en recobrarse.— ron sin ver lo que esperaban, pero vie- españoles entendían por productos es-
ROMANZA DEÍ SALÓN: Canción ramplona ron lo que jamás hubieran esperado, se- tancados. Tras estas aclaraciones siguió
que enternece á las mamas cursis, mien- gún podréis comprobar si os enseña el el señor Schwarz:
tras la cantan, para darse tono, las mu- voluminoso cuaderno de negras cubier-
chachas sin distinción, dinero ni pro- tas y blancas hojas, en donde iba ano- der—Las tales
mujeres encargadas, de expen-
productos se llaman estanque-
metido.» tando tan detalladamente sus observa- ras. Estanquera
ciones que, á fuerza de uso y de abuso, men y, como su es también «mi> Car-
tocaya la cigarrera, se-
Generalizaba más aún el Sr. Schwarz las cubiertas encanecieron y las hojas villana pura.
cuando se trataba de mujeres, desde el se ennegrecieron con garabatos góticos
día en que descubrió una relación in- harto difíciles de comprender. Después de paladear otro trago de
quebrantable entre el nombre femenino Naturalmente, en España no halló cerveza, prosiguió al punto:
y las cualidades de la persona. Por cul- Trudas, Fridas ni Elsas que le permitie- —Y qué hermosura! De buena gana
pa de su empirismo teórico, hallaba es- sen hacer extensivas á las mujeres meri- la habría dicho, como Fausto á Mar-
beltas, tiránicas y orgullosas á las Tru- dionales aquellas consideraciones refe- garita,
das; graves, recatadas y circunspectas á rentes á la relación entre el nombre y la ^íííl 5chon25 praulein, dar/jcii wageii,
las Fridas; soñadoras, románticas y espi- persona. Pero halló Angelas adorables, }ilimn y^rtn und 6eleit 2\]r an^utragen?
rituales á las Elsas, y así sucesivamente. Amparos divinas y no sé cuantas otras , Pero ¿cómo iba á entenderme en ale-
Pero le habría sido dificilísimo definir á muchachas de nombres poéticos cuya mán, si apenas me comprendió cuando
las Conchas, á las Dolores y las Merce- existencia jamás había sospechado en le hablé en español para comprarla ta-
des, ó juzgar la zarzuela grande y ia jo- Prusia, en Sajonia ni en Wurtemberg. baco y para ^arrojarla flores^?
ta aragonesa, productos, todos ellos, tan De ia impresión que cada una en parti- Nueva interrupción. Nuevo sorbo.
exóticos en Alemania como lo son los cular le producía, tomaba buena nota, Después de gustar sus delicias, el señor
glaciares en nuestra península y las pal- para llegar á una síntesis general una Schwarz continuó diciendo:
meras en Spitzberg. vez qué sé posasen las múltiples emo- ~Ah, =mi> Carmen; «mi* Carmen!
E! señor Schwarz nada sabía de Con- ciones removidas por aquél viaje. Era tan bella, que yo, que he gustado ya
chas, de Dolores y de Mercedes; pero Cuando retornó á su país, desembu- dos veces la ventura del divorcio, según
había visto con frecuencia i una Car- chó-recuerdos y más recuerdos, espo- ustedes saben tan bien como mis dos
men que amalgamaba la unidad con la leado primero por la familia, después ex-esposas, al verla, me expliqué ense-
variedad. por los amigos, por los conocidos más guida el matrimonio indisoluble.
Esta Carmen unas veces parecía muy tarde y por sí mismo al fin, para revivir Apuró el bock de cerveza. Miró al
gruesa y otras muy delgada; unas muy lo que había sido una realidad y ya iba cielo, pensando en Sevilla. Sumido en
buena moza y otras un taco ridículo; pareciendo un sueño gratísimo, pero sín la bienaventuranza del recuerdo, excla-
unas bellísima y otras horripilante; unas consistencia. mó tiernamente:
muy vieja y otras muy joven. Había Una tarde se hallaba en la cervecería —-Ah, «mil- Carmen; ^ni¡> Carmen!...
días en que su voz seductora no tenía con'Varios colegas. Hablaron de arte,
rival; había días en que su voz áspera de mujeres, de bebidas, de máquinas, de JOSÉ SUBIR^
Año t i N<i.nL. 6 7

Ciua&a «.«Al 17 a« J U Ü O a* I Q I S

lil

M a é t i í f i c o r e t í - a t o a e l a c t « a l G o b e r n a a o r M i l i t a r a » B a r c e l o n a , e l b i z a r r o fiíe-
n e r a l I>, F r a n c i s c o a e A g u i l e r a -y E:.¿ea> d e b i a o a l t > i n c « l a e l g e n i a l a r t i s t a m a n -
chLVt¿iy Á n g e l A n a r a a e , c o n a e s t i n o á l a G a l e r í a a e H o m b r e s i l u s t r e s a e l a
M C a n d i a r eitcistei^te e n l a E-ixcma. D i p u t a c i ó n p r o v i r t c i a l .
rin', lí. i..u\":r\.
w.

^ ^ VARIAS NOTAS GRÁFICAS ^ ^»í ^


'ft.^^.j.1

1 - f
•j

1*;. r"r-B —t«ii

l^-
; tojWj

m.f;s]4
m
r^^WpKHil

i;:#l
^ 1
HRP' Í^a^'''^-J^

ir^
^^^B^^^^^^C' ^ H i í 'ti

,^ l a |
Bi^^n^^^ •**«? ••

-
' - " "- t^l
TOLEDO. - E n el s a l d n d o Mo^a s o ha c e l e h r a i l o u n a c o n í a r o n c l a clenliEica o r n a n l z a d a p o r «t Cí>!««lo d e Mc'ídtcos d o Toinrto, cion a s l s -
toncla d e n u m e r o s a s p e r s o n a l i i l a d e s & I l u s t r a d o p ú b l i c o , p a r a n\r l a dnsGrlpoiún d e l c é l e h r o a p a r a t o p a ^ a p r o d u c i r r a ^ o s X v c o r r l e n -
l o s d e a l i a í r e c u e n c í a q u e h a b l a d e h a c e r s u a u l o r , n u e s t r o s a b i o p a i s a n o (1) D. Mímico S a n c h o ; ; , D. M a r c ó l o (i a r d a h i z o l a p r é s e n l a -
lación d e l o s o r a d o r e s ^ <2) ol Dr. D. Antonio PEaa, d e s c r i b i ó a i t i n i r a h l e i n e n t e l a s Infinitas aplicacíone^i d e t a n m a r a v i l l o s o a p a r a t o .
D. V e n a n c i o K u a n o , P r e s i r i o n t e riel C o l e u i o do Motíleos, hizo un s o b e r b i o r o s u m o i i o n a l t e c i e n d o á l o s o r a d o r e s .

S r t a . Catalina S á n c h e z
S a l c e d o , hija del Director di:
ia Marida municipal de Tome-
lioso, que ha heeho un bri-
llante txamen de piano en el
Conservatorio de Madrid, ob-
teniendo, como on ios cinco
años anteriores, la nota de So-
bresaliente ^- liabiondo teuido
á 8u padre eooio íinico pro-
fesor.

Anflel P u e b l a , puede atsr-


uiarse que es un grau nilisico.
une tiene la modestia y la ins
piraciín de todos ios elejfidos
Enamorado de su arte, cuan
do su labor diaria le deja una'
horas libres, busca reposo de
lante de su piano, euj'o tecla
do ríe con la músicx del maes-
tro Cliueca 6 solioKa con la de
tierno Chopln.
El pueblo de Alcánar pnede
estar orgulloso de contar en-
tre sus hijos á este admirable
pianista que no tardará on lle-
gar al sitio que el arto reserva
á los buenos.

KllT. POIt ;,. l'ilSAHAS.

Vista d e l a s ;ninas d e S a n Oulntln d e s d e e l c a m i n o do S a n Mallas.


>í» I N F O R M A C I Ó N DE ALBACETE

Sííiloros (|uo componen la rodanción rtdl pñPirtdico diarlo «Horalrto ÍI«


A l b ü c o t c Gaiidirncii) Kamfr>(!K.(íor>enlf!; Anloiiln <íuill<'^ii do Toledo, Ke-
daciof: Bulostlo Serna Puerto. Redaclor-tlefo v Dirortor Interino v Ciro
ItApv.x h. de Guevara. Abagado v ritstíniíujda colaborador.
ror. ,]. A. (;AI!Í!AS<;OSA.

Garle! anunciador de las Perlas de Seplirtiiibre. que ha al-


canzado el primer premio en el concurso abierto por él
Avuntamienle. l»enia «De los blanos'.

Vn tendido de sombra en la novllluda dei día de San iluan v I»s conoci-


dos aíJcionados taurinos 1 D, JacJnío Davo V 2 f). Victnrliino Hernández.

.
éL ?
Ut|M ••HWk'- . 'íni^H Hltfw-
• Wm
HyMfcjT'Lv.s T a t t H^A^'
i Vr/
, .

-v"3^ •T'J!^^
V:í'"

M a c h a q u l t o d e M a d r i d , r e c i b i e n d o la « r a n ovacirtn m e r e c i d a p o r la D, U o r e n z o Afluirre. n o t a b l e p i n t o r d e A l c o v . a u t o r del c a r -


muerto del segundo toro. Éei p r e m i a d o -
KOTH. IIK .1. <X>r.1.Al)0.
ESCUELAS AGUIRRE.--CUENCA ><»

Autoridatlcs, palrnnoí; y asistentes ai reparío do premios qua cotí (oda SDlemnidail se ha cíocíuado «in osfas Escuelas, En primer lér-
itiino D. Antonio Molo, Concnial; Srta. I\1ercedes Hortelano, auxiliar de párvulos; D.' Itul^a Bot'úaí;; D.' Malllde Serrano, Maestra: Don
Victoriano Ballesteros, <:iol)«rnador eleclo de GuadaJalara: D. Wenceslao SanuÜesa, Obispo de Ea Diócesis; X n. Kaíaei ^íiasuu, ('oii-
cejal V. D. Barlolomé Kodrtyuex. Alcaldííaccldenlal.

Círupo de niños premiado». h'ii'líí. i ' i . i . I ; . H I K I C I A .


^ VIDA M A W C H R O A ^

mío, al concurso presentado. Y esto que despiden sus pálidos destellos; allá las,
DE ALBACETE á algunos que no me conozcan podrá vistosas barquillas de los columpios en
Juegos Florales. parecer inmodestia, es sincera satisfac- su incesante movimiento de vaivén, ilu-
He sido siempre partidario decidido ción de rendir tributo á la verdad, lo minadas caprichosamunte con bombillas
•de esta culta fiesta que calificaron de cual no es poco en estos tiempos de hi- de colores; más lejos los «caballitos del
• cursi algunos espíritus que pudiéramos pocresías y convencionalismos. tío vívo> conduciendo en sus lomos los
llamar de contradicción perpetua. Estos FERNANDO FRANCO. cuerpos esculturales de las hermosas-
señores no están nunca conformes con madrileñas del barrio,norte; y un char-
nada y reniegan de todo- No habían de
hacer una excepción en Ío que respecta
LA VERBENA latán^que pregona las excelencias de los
«polvos del amor*, rápidos é infalibles
. á Juegos Plorales.
En la feria próxima se celebrarán en
DEL CARMEN en sus efectos, y el rasgeo sentimental
A D. l'ablo Berffia, líiistr* de las cuerdas de una guitarra; y la voz
Albacete los que organiza el Ateneo, y abogado y periodista madri-^ de, una mujer cantando malagueñas y
leño, afeiítuosamentó; y en
• en su programa encuentro una nota que prueba de «na amifitad In-- sevillanas...
me inspira cierta inquietud que procu- quebrantable. Por los amplios paseos de la calle de
raré tradudir en estos breves comentarios. Madre é hila. Eloy Gonzalo bullía compacta multitud:
Dice el programa que no serán cono- —;Vamos, chica, anímate! las flores, los mantones de manila, los
cidos ios nombres de los señores Jura- —No puedo, madre; me es imposible. rostros lindísimos, ios sombreros cor-
-dos calificadores de los diversos temas —¿imposible has dicho?... ¿pero es dobeses y los «típos> achulados daban
hasta que hayan dictado ó sean públicas que esta noche quieres que me quede á todo la nota característica de las verbe-
sus decisiones. sin asistir á la verbena?... nas madrileñas. María-Luz a v a n z a b a
No tengo la más ligera duda de que —Madre, no pretendo tal cosa; vaya calle adelante cogida del brazo de su
la Coraisií'm organizadora de la culta usted, que aquí la espero. madre, luciendo, como todos los años,
fiesta ha tratado de evitar que los con- —Es que si no vienes tu... los dos clavelones rojos en la cabeza y
cursantes ó sus amigos recomienden sus —Madre, no insista: otros anos bien el clásico mantón...
trabajos, molestando la atención de los sabe usted que no he necesitado ruegos —Anímate, hija mía, y desecha esa
respetables juzgadores ó coaccionando de ninguna clase para ponerme el man- pena maldita, ¡que esto es gloría!
•en cierto modo en alguna ocasión sus tón de manila y salir cogida de su brazo, —.Madre, si ya estoy alegre, si ya no
opiniones. Estome parece bien, pero luciendo dos clavelones rojos en la ca- tengo pena ninguna, ¿no lo ve usted?...
aparte deque será muy difícil, punto beza, pero hoy no puedo: me falta el y sus labios sonrieron, y si cualquie-
.menos que imposible, que no haya al- gusto, me falta la alegría, y sin lo uno y ra hubiese reparado en ellos, habría
guien que olfatéela designación de al- sin lo otro, ¿á qué voy á salir de casa?... visto quj hay sonrisas que dicen más
gún jurado, es también mucho exigir á ¿á sufri]', á aumentar las penas en mi que el llanto copioso.
los autores que entreguen sus produc- corazón?,..
ciones al juicio de un tribunal descono- • —Pero si es que tomas, chiquilla, las ba danza de amor.
cido, que puede merecerle ó no con- cosas muy á pecho. ¿ En qué cabeza ca- *La danza de amor> era el baile más
fianza en cuanto á la imparcialidad de be, sí no en la tuya, suspirar un día y concurrido de la verbena:infinidáddepa-
sus resoluciones inapelables. Compren- otro día por ese «mal hombre», quena- rejas, á los acordes de un vals juguetón
derá ei Ateneo que esto es algo inusita- da se merece, teniendo quien, valiendo y alegre, daban vueltas siendo blanco de
do, y conste que ni por un momento más, mucho más, está dispuesto á hacer las miradas de un círculo inmenso de
dudo de que su deseo ha sido acertar, portí todos los sacrificios imaginables?... curiosos: María-Luz y su madre vinieron
-aunque á mi juicio huniüdísimo, haya á engrosario; el rostro de la primera
errado en este punto concreto.- En todos - Madre, le amo, le amo mucho, y á cubrióse repentinamente de i n m e n s a
los concursos abiertos por diarios y re- pesar de ser un «mal hombre», como palidez.
vistas literarias—reciente está e! caso de usted dice, no puedo alejarlo de mi —¡Es él mi Antonio! —exclamó, y sus
El Libro Popular—se publican, al anun- mente ni un solo instante: cuanto más manos, sin que nadie lo pudiese evitar,
ciar las bases del certamen, los nom- busco él olvido, más intenso, más po- crispáronse siniestramente, blandiendo
bres de los jurados. El sistema adopta- tente, más vigoroso nace en mí el re- una navajita de hoja brillante, que, al ir
do ahora podrá tener (as ventajas que cuerdo. Algunas veces, cuando me lo fi- á introducirle, dócil y_ sumisa en el co-
he citado, pero éstas aparecen destrui- guro cogido del brazo de la -otra>, de razón de antiguo novio, resbaló dejando
das por el inconveniente que representa la que me robó su cariño, que me per- al descubierto, por la desgarradura pro-
el obligar al concursante á acatar á prlo- tenecía, siento surgir en mi pecho deseos ducida en la americana, su retrato, el
ri un juicio que puede estimar 6 no au- de venganza, pero luego... retrato de ella, ¡de María-Luz!
torÍ7.ado. Y ios ojos de María-Luz llenáronse Epílogo.
de lágrimas abundantes, que fueron á Bajo los árboles frondosos del «^Reti-
Mejor que esto hubiera sido imitar el perderse, resbalando por las albas meji- ro*, sentados en uno de sus paseos, es-
ejemplo dado por la Comisión organi- llas de su rostro divino, como perlas taban Antonio y María-Luz; ,sus ojos
zadora de los Juegos Elorales celebra- diamantinas, en el sucio pavimento del mirábanse enamorados y sus manos
dos últimamente en Almansa,. la cual, patío de la casa de vecindad. Después, permanecían juntas, enlazadas...
para evitar que las recomendaciones de resignada aparentemente, levantó la ca-
los concursantes acometieran á los Ju- beja y dijo: —¿Verdad que que me perdonas, An-
rados locales y con el deseo también de —¡Madre, vamos á la verbena, que tonio?...
que la competencia reconocidísima de yo también tengo ganas de divertirme!... —Te perdono y a! mismo tiempo, íe
escritores de justo renombre alejase de En la Verbena, doy las gracias: quisiste privarme de la
todos la sospecha de error ó parcialidad, Chamberí rebosaba de alegría: en existenciaymehas proporcionado lavida.
designó para calificar los temas litera- sus plazas y calles la juventud y la músi- El crepúsculo iba cediendo poco á
rios á tres distinguidos académicos de ca triunfaban: aquí un piano de manu- poco al influjo de la noche, y e! parque
la Poesía de Madrid, que cumplieron su brio lanzando las notas picarescas del envolvíase en una semi-oscuridad soña-
misión con innegable justicia, hecho <Tápame> de la Goya, unas parejas muy dora: [Antonio y María-Luz soñaban eit
<iue consigno gustosísimo, aunque esa unidas mercando el compás, mientras los encantos sublimes de su felicidad!
justicia favoreciera un modesto trabajo quince ó veinte faroles rojos y azules C. MARTÍNEZ PAQE.
< VIDA HANCHKGA >

CRÓNICAS Recibe, mujer, estas crónicas que pa-


ra tí son hechas por quien te dió su vi-
SENTIMENTALES da: las engendró "la pena y las matizó e!
Fres tu la que vino á mí sobre las li-
las de mi dolor
ofrenda. amor diluyendo en sus frases los distin-
...Quisiera ser el paje i oh hermosa tos estados porque pasó mi alma. En Semblanza.
''Castellana! por tí preferido y por tí ama- ellas encontrarás sutiles reproches á tu Ei sol aprisionado én sus ojos negros
do: el de moradas ojeras y cabellera ru- inconstancia, quizás saetazos á tu co- los orló con lirios... Por su gentileza y
bia que á tus pies reposara y, como el quetería que fué tormento de mi cora- esprit es una parisina encantadora que
albo lirio por tu mano arrancado, se zón; pero sobre los reproches, sobre nació en esta tierra castellana por una
consumiera lento al fuego de tu amor... los lamentos, tal vez sobre las recrimi- extraña paradoja de la naturaleza.
Quisiera ser el juglar que á nobles y vi- naciones á tu maldad, porque como eres Su cuerpo grácil, como cincelado en
llanos y á damas y galanes la historia hermosa eres mala, fluctuará mi amor: Grecia, la divina, para remembranza de
relatara de aqueste mi dolor, y en can- .se irá entretegiendo en los pensamien- la estirpe inmortal de marmol carne, on-
tigas famosas de donaire y de duelo pe- tos y será veste de flores que pulirá las dula levemente á compás de sus movi-
regrino de amores llevara mis canciones crudezas de mi sufrimiento y mí triste- mientos nerviosos y rápidos.
del mundo en derredor... Quisiera cual za. Recíbelas, mujer, como fragmentos Fn su rostro bello, de exquisitas fac-
doncel enamorado, ser trovador famoso de mi alma que por querer elevarse á ciones, rosas y nardos desfloraron sus
que cantara en e! plectro las cuitas de las reglones incognoscibles del infinito cálices al disgregar sus pétalos. Sus ojos^
su amor y ante, la ojiva esbelta de íu que reina en tu corazón, se encuentra enigmáticos y juguetones, brindan la.
castillo altivOj gustoso dar la vida por ahora hecha fragmentos tan sólo unidos ofrenda de un amor inmenso, de una
defender tu honor... Quisiera imi sulta- entre sí por un sutil hilo de sangre... embriaguez de ensueño subhme de pa- -
na! ser el guerrero moro que esclavo slón, Y sus labios, lindos, voluptuosos^
de tus ojos renegara á su Dios; el que V vosotros los que leyeseis, sabedlo: de nieve y fresa, son estuche delicado
en la lucha fiera de odios y rencor ven- son para una mujer estas crónicas. Fué de bellas perlas encanto de la boca, co-
diera á sus hermanos, traicionando á la impresión de unos ojos negros en mi pa inagotable de placer, plena del nec- •
Mahoma por vencer tu rigor... Quisiera alma romántica lo que me hizo escri- tar misterioso de la vida.
á Praxisteles y á Fidias y á Canova emu- birlas. Su asunto será para un filósofo,
lar en sus glorias y aun esculpir mejor, bagatela insignificante; para un hombre En su cabecita adorable, que encua-
para en el mármol frió de blancura im- práctico, asunto baladí; para un román- dran los cabellos negrísimos, reina co-
poluta grabar por siempre eterna tu tico, amor de amar; para vosotras, be- mo dueña y señora la inconstancia y
llas mujeres, desdén de un fracasado; con ella su corte de ¡deas y sentimien-
imagen que es mí amor para las feas, adorable ensueño azul; pa- tos opuestos, que dan lugar á una volu-
...Quisiera ser el aire que te besa, la ra mí, amor de JTÍS amores; para ella, bilidad cruel que martiriza y agobia.
luz que te acaricia, el sol que te arrebo- fe en el porvenir Tiene la misteriosa atracción del abis-
la, la flor que te perfuma mo esta mujercita toda sentimiento y es
¿Leeréis ahora?... Si amáis mucho y por eso mismo un extraño enigma de
...Ser tu poeta favorito; aquel que en- hondamente hacedlo, y si el desengaño, solución difícil
lazara en sus poesías la canción de tu ese pájaro negro, batió sus alas en vues- Su constancia é inconstancia son
amor y el ritmo de tus besos, el que tro corazón y su graznido agorero reso- sus características; de aquí que sea un
prendiera en los hilos de oro de la rima nó en vuesiro espíritu, leed también y corazón amante, cariñoso y exquisito,
las perlas irisadas de tu llanto, y en sus hallareis consuelo y esperanza en estas pero una lindísima cabecita loca que
versos la armonía musical de tu risa; crónicas, que lo son de regiones extra- causa temor
para en esta ofrenda cantar tu belleza ñas, de una tierra de ensueño, de esa
isía fantástica del infinito donde se co- El sol aprisionado en sus ojos negros.
¡oh milagro de carne! eti estrofas sono- bijan nuestras ilusiones bajo un cielo los orló con lirios
ras de gentiles acordes admirable y un sol esplendoroso. J. ADSUAR DE QUEIPO.
A DOI^A MARÍA GUERRERO
(En doña MarEa la B r a v a )
Jamás pudo soñar la fantasía
Que una débil majer, acongojada
De todos combatida, abandonada
A raudales vertiera la Poesía.
Jüii «María la Iírava>, (esta Xana)
Cuando arrogante vuelve por sas fueros
Hace retroceder á cien guerreros
Y se impone magnifica y bravia.
Ojos consoladores y hechiceros
Luce en su rostro hermoso y p e r ^ i n *
Semejando dos plácidos luceros;
Sublima el arte hacifíndolo divino
Tornando los arcanos verdaderos
• Y enfrenando la ciencia y el destino.
ASGEL DEL BÍO.

EN CUENCA
y su provincia, se admiten anuncios, sus-
cripciones y se vende VÍDA MANCHEOA,
AbMAGRO.—Vlsla de la maanmca eslactdnIdeI.ferrocan*lI.| ^^ en la calle de Fermín Caballero^ 21-2.''
4 VIPA MANCHCOA^

turbias de plutócrata ni del azar ciego


CRÓNICA de! juego, para una obra dulcemente
no hicieron más que bien, llegan con la
esperanza confiada de todos los enamo-
conmovedora: luz, más luz, como decía rados de lo ¡nítntto.
DE CUENCA Goethe, para los cerebros de los ni-
Hace unos días que fui á las Escuelas ños.
Aguirre á representar á VJDA MANCHEGA La muerte, que todo lo cancela, hasta Las autoridades-presidieron la fiesta.
en el acto sencillamente emocional, del las ternuras exquisitas y últimas, osci- Los profesores jhícieron patente su ac-
anual reparto de premios á los pequeños lantes como el ritmo doble del corazón, tividad multiforme.. Rafael Blasco, aten-
y todavía parece cobijarme, como un ha- ha semi respetado el recuerdo conmove- dió con muy extremada cortesía á unos
,da buena, la sombra suave de su abne- dor clel noble ,patricio. ¡Con qué.finura y otros; y antes del desfile el Sr. San-
gado fundador. En esta vida, en que la se hubiera herido su sensibilidad el lunes güesa, dirigió su .paternal palabra, con-
mayor parte solo nos movemos, unas último al presenciar el júbilo encendido, desando en elocuentes términos la ínti-
veces con plena é intencionada reflexión contagioso y fuerte de los que, a! trazar ma significación del acto.
y_ otras por insconsciente impulso ins- los primeros pasos por la ruta del mun- Y como remate, muy encantadoras
tintivo, en busca del personal interés do, recogieron un juguete, acaso entre- muchachas refrendaron con la risa sa-
material ó de la desvanecedora sensa- "visto en las nieblas halagüeñas de un grada de la belleza, la fiesta sencilla y
ción del orgullo, es digno de acotarse el sueño de noche de reyes! Séale á don alegre, como un piar de pájaros en los
hecho de hallar un hombre que, al hun- Lucas Aguirre, verdadero profesor de meses de primavera, en los meses nue-
dirse en lo incognoscible^ dejó su fortu- energías, que diría Barres, tranquila su vos.,. . ,,
na, que no procedía de especulaciones, su última morada, donde las almas que
CÉSAR HUERTA.
imJWWJJMMI
•"••"••••MMMMMMHUMMl

SECCIÓN RECREATIVA
™*"''**~***""™*'™^'''*'*~~'^"T~TinrTTrrmWT-l*'Í^ i I M I B M M I IIIM Í wwn-Ki-Bii-niii

SObUGIONES Cuadrado. célebre maestro á acompañarie á su ca-


sa para darle á conocer una pieza para
Al comprimido. piano que ha escrito.
PRÉSTAMO —¿Qué le parece á usted, maestro?
—Que cada cual es dueño de hacer
en su casa lo que le dé la gana.
AI triángulo. Sustituir las figuras por letras, de mo-
AMPARO do que horizontal y verticalmeníe se lea: En el restaurant:
MARTE 1°, tiempo de verbo; 2.", ídem; 3.", tela —Este pollo tenía cinco años cuando
PROA de lino; 4.", tiempo de verbo y 5.", ani- lo mataron.
mal (plural). —¡Caballero! ¿cómo conoce usted la
ATA edad de un pollo asado?
RE —En los dientes-
Paragoge combinación.
O —¡Pero los pollos tienen dientes!
—Los tengo yo.-
Al anagrama. 1-2
ANTONIO CÁNOVAS
CANTARES
Estoy muy triste, tan triste
LA CAMPANA OE HUESCA 1-2 3 que si la miro y me mira,
sin poderlo remediar
Al apellido. me echo á llorar... de alegría.
1-2 3 4-5-6
ALCANTARILLA
Cuando quiero ver el cíelo
1-3
no tengo más que miraria
A la separación de refranes. 3 4-5-6 7-S-9 y en sus ojitos,lo veo.
LO QUE NO HEMOS DE COMER
DEJÉMOSLO COCER. 1-2 3 4-5 6-7-8 9-10 Si será cortés la pena,
DONDE FUEGO SE HACE que al morírseme mi amada
por no dejarme tan solo
Í H U M O SALE. vino á vivirse á mi alma.
Léase en direcciones horizontales y
verticales: I." linea, nombre de conso-
nante; 2.''', rio de León; 3.", cantidad; 4.*,
FASATIEMPOS alcabala para la venta de caballerías; 5.^, Mientras su entierro, entre nubes
cierto movimiento en la danza. estuvo escondido el sol,
Charadas. por no querer presenciar
cuadro tan desgarrador.
I
No mí prima segunda
CHISMES Y CUENTOS RAMÓN ESCALADA Y HERNANDE¿.
Salamanca, tfunfo, 1913.
una dos tres, nota juntas. Entre amigas:
11 —¿Qué tal carácter tiene tu marido?
—¡Ah! Siempre muy... igual... Inso- Se admiten pasatiempos para esta sec-
Primados igual que prima; portable. ción; deberán remitírsenos con las solu-
tercera es río, y el todo ciones respectivas y el nombre ó pseu-
fácilm&nte se adivina. Un aficionado á la música obliga á un dónimo del autor.
^HKÍK»»:l^'^'JfXS/rJ-XX¡tfXX¡il^XXX'J!-^.ÍfíK'JKI^ watKimismmes» KVBREnMMHBewsnnMi

-gr A N U N C I O S T B L E G R A F I C O * ^ CADA
«"'"«^ "«BR*S.«CÉNTIMO»
rAUAHRA MAS, A CUNTIMOS

VEHTfl PERMBHEKTE De pur, ibaaoa


r a z a n o - Loa mejoree profiuctos que se eipenden Cosecheros y eiportadores de TÍUCNÍ y
DE VHeflS LECHERAS'^"^«^' en BEBIDAS GASEOSAS, son los de es-
ta caga. TOMÁS GARCÍA TORB-ES. Pia-
frutos del país. Quintanar de la Orden
(Toledo).
se v e n - se del Pilar, núm. 6. Ciudad Real.
den á precios económicos, recriadas en Q r a a 3r41arioa
el país, en el E s t a b l o *ba F c l í j u e r a ' de CURTIDOS y CALZADO de todat ela-
fundado el año 1905 en VAliOBr-nÑAS y Sombrerería. Constantes novadade» SPB de MANUEL L J Í Z A R O . Ultimas no-
(Ciudad-Reaij. esmerada confecaión j economía. JOSÉ vedades. Precios económicos sin compe-
Para informes dirigirse al Administra- RUI2 SÁNCHEZ. Calle de Toledo, n.° l, tencia. Plaza Constitución, 34, C. Real.
dor de la V a q u e r í a »l*a PeiyMíira' Oiudad Real.
DON aOSÉ MARÍA OCAÑA Qraxxd B;otdX
Calle de Carlos Vázquez, 8, Ciudad ReaL.
<^D Jas TINTAS V I I X E DE PARÍS. ]Son GÉSAR HUERTA STERN, Director det Situación l a más céntrica. CONFORT
I M de mejor resultado! Oonsnltorio Jurídico y Administrativo. MODERNO. On parle franjáis.
Honorarios ñjados de antemano y con
moderación,Fermín CaballeroSl Cuenca
y aceites Ü^ Casít7fó de Caíaírooct Gran-
LUIS FARINETTL-VALENCIA
des Bodegas y Destilerías. FEDERICO
PEfíILLA-Cosiechero- Daimiei. Castelar, 6. Ciudad Real. El más antiguo
de la capital y el MAS ECONÓMICO. Co-
che á todos los trenes.
Trabajos artísticoE y comerciales. Esen-
do8, timbres heráldicos, coronas, sellos, J o s é O r u a SPs-ado
etc., en alto y bajo relieve. J. GARRI- Corredor de comercio y Procurador de
DO. Desengaño, 9. MADRID. loB Tribunales. Plaza Pilar.Ciudad Real.

O B J E T O S DE DIBUJO ^ PARA INGENIERÍA Y DELINEACIÓN. TELAS INGLESAS,,


^ FERROPRÜ-SIATOS, PAPELES VEGETALES, COLORES, PIN-
= ENR1QUE P E R £ 2 = ^ CELES, REGLAS, ESCUADRAS, CARTABONES
Cahalteros, 4.-CIUDAD REAL ^ —" Y PLANTILLAS — — — — — — - « ^

PROBAD bOS EXOUESITOS CHOCObATES


^ j& ^ ^ OH. 1^:,5TA M A R C A ^ ^ ^ ^ 1EMEUE5I
^ ^

cq
1/3
•CJJ
€ra&a(lDS en ace-
Cu
O
g» ¡ ro, para cartas V ^
m
ce 1/3
• íarjeías
Cí3 tXm
Ci;
tiJ ENRIQUE PÉREZ
^ • ^

DE VENTA EN UbTKAMAKlNOS Y CONFITERÍAS CIpOADJ^EAD?:

El mejor m de fumar
.TOMÁS SEGURA AVILA
Telldos de seda, lana, tetto \ algodón
-Jiumm- de todas oteaos, TTW %.
ÚbTlMAS P40VBDAIW5 EN ADORNOS
M r » r « » < A » . l O ( • i i r t i i á la M H * « • rMMwO

Toda «!•«• d« gonf<a«toae« en ropa Manea


T trafaa y m aMtaa v leaarwt.
Oéaaraa 4m pmai^ a—ilairta, — H a a v p«fl«k ÍO HOJAS t N c O M A D O

Gn»ADieBAl» PldMA nn lodos lo» KKUintiA»

Viuda d« baureano del R t »


] MAI.AGÓN (Ciudad Real) E

ACADEMIA ROGERIO
ESPECIAL DE DERECHO ? FILOSOFÍA ? LETRAS
J ñ G O M E T R E Z O , 66.--PLifíZA DELÍ GAÜÜAO-MñDÍ?lD

Este Centro de enseñanza, el primero de los de su clase en Madrid, admite alumnos internos y externos
para la carrera de abogado y para las preparaciones especiales de carácter jurídico. Se halla inslalado en el
sitio más céntrico de Madrid á toda comodidad y cuenta con escogido profesorado que al llevar sus alumnos
á los exámenes, lia logrado brillantes éxitos, basados en el trabajo y en lo acertado de los planes pedagógi-
cos. Resultados en junio de 1913.
jMatrículas de honor, 2; Sobresalientes, 5;
fsfotables, 17; Hprobados, í6; Suspensos, u
En la organización actual de las Universidades es imposible que, dada la numerosa matrícula, y con la ac-
tual indisciplina entre los alumnos, pueda lograrse el fin de la instrucción y un título académico, sin que los
padres expongan, con grave riesgo, el tiempo, el dinero y la moralidad de sus hijos abandonados á su pro-
pia libertad. La Academia KOflePÍO suple estas deficiencias con un internado paternal, con un estudio
asiduo, sin huelgas estudiantiles y reglamentand •< siempre su vida sobre los fundamentas de la moral cristiana.
Cuantos se interesen por sus hijos y pretendan que éstos cursen la carrera con aprovechamiento, deben
escribir pidiendo detalles y reglamentos al Director de la Academia líogerlo, Jacometrezo, 66. Madrid-

m ^ij0 El Crédito Manclíego


Caja de Ahorros
<

ü Producto del 3 por 100 sobre las can-


tidades depositadíis en las cuentas co-
rrientes por Ubretas, que tiene estableci-
Ú1S esta Socied'^d.
D3
DINERO
s-ibre fincas rústicas y urbanas, en mejo- O
res condiciones que l©s principales Ban-
cos de España. en

;:::OE:3"ÚRRA ^(avoM-ntAO
Ciudad Real
BODEGAS BILBAÍNAS Sociedad findnima.-eapiíal 6.000.000 de pesetas
bAS MAS IMPORTANTES BODEGAS EN HAKO cg. VAbDE-
PEÑAS ^ NOBbEJAS ^ AbCAZAK DE SAN JUAN ^ SANTA
CKUZ^ DE bA ZARZA cg. HUERTA ^ EbGIEGO ^ ItABASTI-
cs. cg. cg= ce> DA'cs^RIClíA^ ALIGANTE ^ M O N Ó V A R <^ <P <^ <s^

DOMICILIO SOeiHL

mm^'wm^ B I b B A O
VINOS PINOS DE KIOdA
ba más poderosa casa española é n t r e l a s dedica-
\ das á la elaboración V comercio de vinos. ^
Gran premÍo-*ExposÍGión Universal Bruselas 1910

E x p o r t a c i ó n á t o d o el m u n d o
V. •l«1^^W%i^'%»i»i J

Tejidos ? Moüedades de! Reino ? Extranlero


eoHFEeeioHEs PARA SESORAS ? Hifios-EQUIPOS DE NOVIAS

ESTABLECIMIENTO GÉNEROS DE PUNTO


MUY FAVORECIDO PAQUETERÍA » BISU-
POR s u NUMEROSA TERÍA ^ PASAMANE-
CLIENTELA, POR EL
RÍA * CORBATAS 'fr
EXTENSO Y VARIA-
SOMBRILLAS-» PARA-
DO SURTIDO EN
GÉNEROS DE SEDA, GUAS ^ BASTONES #
HILO, LANA Y AL- ABANICOS Y PERFiJ-
* * * GODÓN * * * 4- * * MERÍA 4- * *

E S P E C I A b I D A D EN C A M I S A S A b A M E D I D A

dOSÉ LÓPEZ CALERO


Cruz, 2. - C I U D A D R E A b - Mercado Nuevo, 4.
V •MM^^MN%»M«MBMMi^NM^a
PROHIBIDA LA KEPRODÜCCIOK
J
IMPRENTA Y FOTOGRABADO DK «VIDA MANCHFGA.
DE TEXTO. DIBUJOS Y FOTOGRAFÍAS, CABALLEROS 4.-CIUDAD-REAL