Sie sind auf Seite 1von 3

EVAPORACIÓN

En la evaporación se elimina el vapor formado por ebullición de una solución


líquida de la que se obtiene una solución más concentrada. En la gran mayoría de
los casos, la operación unitaria de evaporación se refiere a la eliminación de agua
de una solución acuosa. Entre los ejemplos típicos de procesos de evaporación
están la concentración de soluciones acuosas de azúcar, cloruro de sodio, hidróxido
de sodio, glicerina, gomas, leche y jugo de naranja. En estos casos, la solución
concentrada es el producto deseado y el agua evaporada suele desecharse. En
otros, el agua que contiene pequeñitas cantidades, de minerales se evapora para
obtener agua libre de solidos que se emplea en la alimentación de calderas, para
procesos químicos especiales, o para otros propósitos. Actualmente se están
desarrollando y usando procesos de evaporación de agua de mar para obtener agua
potable. Ocasionalmente, el principal objetivo de la evaporación consiste en
concentrar una solución de manera que al enfriarse ésta se formen cristales que
puedan separarse. Este proceso especial de evaporación se llama cristalización.

Tipos de cristales según su formación:


Cristales por evaporación
Los cristales por evaporación se producen cuando cierto elemento o sustancia se
disuelve dentro de un medio líquido, como lo sería el caso del agua. Tras levarse a
cabo el procedo de evaporación dentro del líquido, aquellos materiales que se
pueden solidificar adoptan un estado cristalino o sólido.
Un ejemplo claro de este fenómeno, son ciertos materiales disueltos en los mares
antiguos. Tras haberse evaporado, se cristalizaron y dieron como resultado
cristales de cloruro de sodio, mejor conocidos con el nombre de sal.
Cristales por fusión o enfriamiento
Este proceso ocurre cuando se enfrían aquellas sustancias que se encuentran en
estado fundido, adquiriendo una configuración cristalina.
En la naturaleza podemos ver dicho proceso por medio de la lava que emerge de un
volcán. A pesar de que esta se encuentra en un estado fundido, una vez que se
enfría se cristaliza y se vuelve sólida.
Cristales por sublimación
Se producen cuando una sustancia es sometida a temperaturas altas, por lo que
pasa de un estado sólido a gaseoso. Una vez que se va enfriando, forma cristales,
como lo sería el caso de la cristalización del iodo cuando se expone a altas
temperaturas y es sublimado.
Cristales por enfriamiento
Los cristales por enfriamiento normalmente se producen cuando aquellas
sustancias liquidas (normalmente el agua) se enfrían como consecuencia de una
baja en la temperatura ambiental, lo cual hace que se cristalice.

A pesar de que esto sucede de igual manera con aquellos materiales que se enfrían
luego de haberse encontrado en estado fundido, los cristales por enfriamiento
hacen referencia a los que se encuentran en estado líquido.
Alimento: Leche condensada.

Alimento: Jugo de frutas


Cristalizadores
Evaporación por combinación de enfriamiento y evaporación en evaporadores
adiabáticos (cristalizadores al vacío).

La cristalización es una operación


de separación en la que se
produce la transferencia de un
soluto desde la fase líquida a una
fase sólida cristalina, al variar la temperatura o la composición de la solución.

El proceso industrial de cristalización se basa fundamentalmente en obtener de


forma temporal la solución sobresaturada en relación al equilibrio, ésta es la
autentica fuerza motriz del proceso. La sobresaturación puede alcanzarse mediante
la reconcentración del soluto por la evaporación del solvente, el enfriamiento de la
solución o la acción de otro producto químico que se adiciona a la solución para
disminuir la solubilidad del soluto original, o incluso una combinación de los tres
procesos.

En el proceso de cristalización existen una serie de factores, diferentes a la


sobresaturación, que determinan la cinética de formación de cristales y, por tanto,
el tamaño de éstos. Estos factores son la temperatura, la agitación y el tiempo;
actuando sobre ellos es posible obtener cristales muy finos o gruesos.

Los cristalizadores por evaporación trabajan al vacío, así el agua se evapora a


temperaturas mucho más bajas (35-80ºC). El agua se condensa y puede ser
utilizada como agua destilada.