Sie sind auf Seite 1von 8

ALEGATOS DE CLAUSURA:

Sr. Magistrado debo iniciar los alegatos de clausura precisando que el presente proceso
penal se realizó la formalización de acusación en contra de mi patrocinada por el delito
de homicidio culposo en agravio de quien en vida fuera Roberto Poma Chávez, ante lo
cual la defensa técnica sustentara los fundamentos de convicción para la emisión de la
respectiva sentencia absolutoria al amparo de lo previsto en el artículo 398 del código
procesal penal.

Primero.- a través de la acusación planteada, la fiscalía pretende responsabilizarle a mi


patrocinada de haber realizado la atención medica el occiso antes mencionado,
basándose únicamente en lo dicho de la Dra. Galarza, sin embargo se aprecia de la
carpeta fiscal que existe la declaración por ante el mismo despacho fiscal que realizara
en fecha 03.08.13 la testigo Luz Kelly Cayllahua Rojas, quien a la fecha de los hechos
materia de investigación era pareja del occiso y quien lo acompañó a realizarse la
atención medica el día 01 de marzo del 2013 a las 06.00 am, en su declaración dicho
testigo afirma y señala categóricamente que en ningún momento observó la presencia
de mi patrocinada, ni antes, ni durante y al finalizar la atención medica del occiso, muy
por el contrario ha señala categóricamente que quien si realizo la atención medica fue
la médico residente, es decir la Dra. Galagarza, habiendo señalado clara y
fehacientemente que fuera la persona quien les entrego y firmó delante de ellos la
receta médica, y que una vez comprada dicha la receta médica dispuso la aplicación de
los medicamentos ahí recetados, así como le dio las indicaciones y el alta respectivo de
su familiar, más aún indica que se le señalo que debía pedir una consulta externa para
el tratamiento médico de su familiar y que el servicio de emergencia era solo para calmar
el dolor.
Por otro lado en la misma carpeta fiscal, figura la declaración efectuada el día 10.04.13
por la médico residente GIANNY GALAGARZA es decir a poco mas de un mes de los
hechos materia de investigación, en donde la referida declarante reconoce que ella si
atendió al occiso, que si medico al paciente y realizo recomendaciones alimenticias, y
que procedió a darle el alta porque el paciente porque para ella mostro mejoría con la
medicación dada, todo esto según refiere posterior a la atención medica realizada en
conjunto por otro médico, no indicando de quien se trataría, pero asumiendo su
responsabilidad; posteriormente por ante el mismo despacho fiscal, sin una aparente
justificación legal, se le vuelve a citar a declarar a la misma Dra Galagarza, realizándosele
las mismas preguntas efectuadas en la primera declaración, dicha declaración se realizó
ante la fiscal Pilar Urbina con fecha 14.01.2014, es decir casi un año después de los
hechos, en donde a bien parecer la Dra Galagarza, ante la mismas preguntas precisa en
esta ocasión que el occiso fuera atendido por la Dra. María Tenorio y ya no por ella, así
mismo señala que se comunico con mi patrocinada, no indicando a través de que medio,
quien supuestamente le instruye sobre las indicaciones de alta del paciente así como
que le indique que regrese por consultorio, y que procedió a recetar e indico todo por
orden expresa de la Dra. Tenorio, claramente se puede apreciar que la referida testigo
modifica su declaración, ya que al mes de los hechos asume ella haber realizado la
atención médica, y todo lo referente con dicha atención, y casi un año después, decide
señalar y cambiar radicalmente su declaración (la cual esta corroborado por la
declaración dada por la pareja del occiso) y señala que ahora la Dra. María Tenorio quine
efectúa aparentemente la atención médica y demás actos, siendo ella una mera
observadora de los hechos, y convenientemente esta segunda declaración es tomada
en cuenta de forma literal por parte de la Fiscalía como elemento de convicción para
requerimiento acusatorio, es decir, que se toma en cuenta la declaración de una persona
que hasta dicho momento había sido considerada como parte de la investigación, que
había sido sindicada por la testigo principal en este proceso, y que nunca fue tomada
como parte de elementos de convicción por la fiscalía, quien es ella es la pareja pareja
del occiso, quien acompaño a la atención médica, quien presencio y vio quien realizo la
misma, y convenientemente recalco la fiscalía no ha tomado, no ha valorado, sino que
solo se ha basado en la declaración inculposa de otra investigada, quien de forma
suspicaz cambio su declaración en tiempo record, inculpado a mi patrocinada y
buscando su exculpación, lo cual se corrobora que sucede en la formalización de
acusación fiscal en donde de forma conveniente se solicita el sobreseimiento para la
Dra. Galagarza en justificación argumenta la fiscalía a su condición de médico residente
y su propia declaración, asumiendo que por ser ella un médico en formación dependía
de mi patrocinada, desconociendo y no tomando en cuenta lo dicho por la propia pareja
del occiso, quien refiero es testigo presencial y fundamental en los hechos materia de
investigación; más aún la fiscalía no valora adecuadamente la modificación mal
intencionada de la declaración por parte de la Dra., Galagarza, por lo que lo declarado
por ella en la presente investigación debió tomarse en cuenta con la reservas del caso,
toda vez tuvo la calidad de investigada, y fue sindicada como el médico tratante, y no mi
patrocinada.
Señor juez la fiscalía no ha tomado en cuenta lo señalado por la Segunda Sala penal de
Apelaciones en la resolución N° 18 de fecha 14.02.17 (Sentencia de Vista), que en lo
referente al punto sexto sobre análisis de la sentencia apelada en función a los
argumentos expuestos por la parte impugnante y el persecutor legal del delito que a la
letra dice 6.5 párrafo tercero del acápite iii) en donde señala: que para la validación de
una declaración de acuerdo a los parámetros del acuerdo plenario N° 02-2005/CJ_116 y
dotarle de plena virtualidad probatoria debió verificarse la credibilidad subjetiva de la
sindicación, toda vez que la mera sindicación de la testigo Gianny Galagarza no resulta
suficiente como exigencia de motivación, teniendo en cuenta que desde un inicio el
titular de la acción penal le imputaba a dicho testigo el mismo cargo que posteriormente
sustento en contra de condenada acusada maría tenorio, por lo que no se puede concluir
que el dicho de la referida testigo no tenga algún tipo de interese, por lo menos es de
deslindar de tan responsabilidad trasladándola hacia otra persona, y que debió ser
corroborado con otras pruebas periféricas, y que dicha declaración testimonial infringe
el deber de motivación.
Y que con respecto a la declaración brindada ante la fiscalía por la testigo Luz Kelly
Cayllahua Rojas fecha 13.08.13 y que fuera oralizada en la respectiva instancia, en la
pregunta numero 4, señala que ella (la dra Galagarza) es la dra que nos atendió el primer
día por el servicio de emergencia y quien reviso físicamente a mi esposo y nos indico
que se trataba de una indigestión por algún alimento en mal estado, no ordenó ningún
examen solo receto pastillas calmantes y le aplico una ampolla para que calme el dolor.
Que la valoración de dicha declaración contiene imputaciones directas contra la dra
Galagarza, y que posteriormente fuera contradicha por la dra Galagarza y desvirtuada
por la tantas veces referida hoja de atención, teniendo en cuenta que se admite dicha
declaración y luego es desestimarla.
Ante esto señor juez usted debiera tener presente lo manifestado con respecto a este
medio de prueba presentado por la fiscalía como elemento de convicción para la
fundamentación de su acusación.
En su afán inquisidor, la fiscalía pretende asumir responsabilidad a mi patrocinada, al
referir que por el hecho de haber sido jefe de guardia el turno del día materia de los
hechos, ella está a cargo de todas las atenciones médicas del Servicio de Emergencia,
esto está señalado en los fundamentos del pedido de sobreseimiento para la Dra.
Galagarza, situación que es totalmente equivocada, ya que mi patrocinada solo ejercía
el cargo de responsable del cumplimiento de las guardias de los médicos con respecto
al turno en que se encontraba laborando), teniendo en cuenta que la norma señala que
el jefe de guardia solo se encarga del control administrativo y de la permanencia del
personal médico, y no como se pretende asumir por parte de la fiscalía, de que es la
responsable de las atenciones médicas realizadas por cada médico asignado a un área
de atención específica, además el jefe de guardia no tiene funciones docentes o de
formación profesional, debiendo señalar que dichas funciones se centran en el Servicio
de Hospitalización, y que en el Servicio de Emergencia los Médicos Residentes, al ser ya
un Médico General se encarga de atender emergencias menores, el resto de atenciones
se encarga el Médico Asistente o Especialista, así mismo mi patrocinada ha recalcado en
su declaración del 02.07.13 que su persona nunca atendió al occiso, que nunca se le
comunico nada con referencia a este paciente más aun al mostrársele la hoja de
atención de fecha 01.03.13 niega que la firma que ahí figura sea suya; debo precisar que
la normatividad del REGLAMENTO DE ADMINISTRACIÓN DE GUARDIAS HOSPITALARIAS
PARA EL PERSONAL ASISTENCIAL DE LOS ESTABLECIMIENTOS DEL MINISTERIO DE
SALUD, REFERIDOS A LA CONCEPTUALIZACIÓN, PROGRAMACIÓN, APROBACIÓN,
SUPERVISIÓN, CONTROL, PAGO Y ASUNCIÓN DE RESPONSABILIDADES PARA LA
CORRECTA EJECUCIÓN DE LAS GUARDIAS HOSPITALARIAS - RESOLUCIÓN MINISTERIAL
N° 573-92-SA/DM, que en su Art. 15º El Jefe del Equipo de Guardia, es responsable de
controlar la asistencia y permanencia física del personal del Establecimiento, de
acuerdo con el Rol de Guardias aprobado. Al concluir las Guardias Hospitalarias,
elabora y suscribe el reporte de asistencia y permanencia del personal programado,
remitiéndolo al Jefe de Personal o quien haga sus veces.
Así mismo la fiscalía señala en su fundamento del pedido de sobreseimiento con
respecto a la Dra. Galagarza Gutiérrez, que la referida por ser medico residente, es un
profesional que esta realizando estudios de segunda especialización, y se ampara en lo
señalado en el art. 66° del D.S. N° 013-2006-SA (reglamento de establecimientos de
salud y servicios médicos de apoyo), establece que dentro del grupo considerados
médicos tratantes, se exceptúan a los médicos residentes, debiendo señalar por nuestra
parte que dicha norma solo es aplicable para el servicio de HOSPITALIZACION, es decir
cuando el paciente es ingresado a piso y requiere permanencia dentro del hospital, mas
no para el área en donde sucedieron los hechos que es el área DE EMERGENCIA, en
donde corresponde la aplicación del REGLAMENTO DE GUARDIAS (R. M. N° 573-92-
SA/DM), en donde se señala en el art. 17° que las horas de recibir capacitación,
formación profesional o técnica y el permiso por labor docente, NO SON
CONCIDERADOS como JORNADA DE GUARDIA HOSPITALARIA sujeta a pago aun cuando
se efectúen fuera del horario normal de trabajo, es decir claramente la norma hace
referencia que en tanto se dé la ejecución de la horas asignadas como horas de GUARDIA
que son únicamente las horas de trabajo que se ejecutan en el área de emergencia, todo
el personal asistencial remunerado, incluyendo a los médicos residentes, dejan de tener
tal condición y ejercen sus funciones con total responsabilidad y pleno ejercicio
profesional, por lo que son los únicos responsables de las acciones ahí realizadas;
Así mismo se debe tener en cuenta, el accionar negligente de la medico residente, ya
que de la normatividad reglamentada del propio Hospital Regional de Referencia de Ica,
se ha normado la actividad del Residentado Medico, el cual en su art. Art. 7 señala que
el profesor responsable o tutor de los médicos residentes es el medico especialista del
SERVICIO DE HOSPITALIZACION, mas no el JEFE DE GUARDIA, así mismo en el art. 31 del
mismo reglamento señala: e) asumir las responsabilidades correspondientes a su
condición de medico cirujano; v) colocar su firma y antefirma en forma clara y legible en
todo registro que realice, con el aval del profesional que lo supervisa, así mismo el art.
6° del Reglamento de la LEY DE TRABAJO MEDICO (DS. N° 024-2001-SA (23.07.2001), se
señala el médico cirujano asume responsabilidad legal por los efectos del acto médico
que ejecute, en concordancia con el art- 83° sobre la responsabilidad en la atención de
emergencia EN DONDE TAMBIEN SE SEÑALA que el médico o médicos que efectúan la
evaluación y atención de la emergencia son responsables personal y solidariamente con
los representantes de la institución en que se presta servicios, (D.S.N° 013- 2006-SA) en
clara alusión que quien asume la total responsabilidad de las consecuencias de todo lo
que comprenda la atención medica es el médico tratante, quien recibe al paciente en el
área de emergencia. En tal sentido, este hecho fue únicamente ejecutado por la Dra.
Galarza, según lo referido por la testigo Luz Kelly Cayllahua Rojas, ex pareja del occiso y
quien lo acompañó a dicha atención, quien la fiscalía no toma en cuenta, como parte de
sus elementos de convicción, siendo una parte importante de la investigación por su
calidad de testigo de los hechos y que a dicha fecha se sentía en condición de parte
agraviada por ser pareja del occiso, por lo que su declaración no pudo ser manipulada
ni direccionada.
Sr. Magistrado, la fiscalía fundamento también su pedido de requerimiento de
acusatorio sobre mi patrocinada, en elementos de convicción que a todas luces carecen
de verosimilitud, elementos que no son verdaderos, que han sido propiciados, ya que
mi patrocinada no solo nunca tuvo conocimiento de la atención medico practicada al
occiso, sino que nunca firmo la referida hoja de atención, desconociendo de los hechos
sucedidos, recalcando que tuvo conocimiento de la referida hoja de atención recién el
día que fue a prestar su manifestación por ante la sede fiscal, donde claramente señala
que la firma en dicho documento no le corresponde, lo que motivo que la fiscal a cargo
de dicha investigación emitiera la disposición N° 04-2013 de fecha 15.07.13 en la cual se
ordenaba como actos de investigación se recabe la hoja de atención N° 006492 con la
finalidad de realizar pericia grafotecnia sobre sello y firma del medico asistente MARIA
TENORIO ROSAS, hecho que por diversos motivos nunca se llevó a cabo, menos aún
fueron exigidos por la fiscalía para un mejor esclarecimiento de los hechos, ya que
nuestro ordenamiento legal en materia penal, se rige por la presunción de inocencia,
eso quiere decir que la fiscalía debe demostrar la culpabilidad del acusado y no el
acusado demostrar su inocencia, ya que esta se debe presumir en todo momento,
situación que fue vulnerada al no haberse realizado oportunamente la diligencia
programada por dicha instancia, teniendo en cuenta que la fiscalía ha contado en todo
momento con el original de la referida hoja de atención, y que es el único medio de
prueba documental que aparentemente vincularía a mi patrocinada con el hecho
investigado, situación que motivo que a nivel de investigación fiscal en un proceso
iniciado por mi patrocinada sobre falsificación de documento, se ha logrado determinar
a través de la pericia grafotecnico practicada a solicitud de dicha fiscalía que la firma
rubricada atribuida a mi defendida no proviene de su puño gráfico, siendo esta UNA
RUBRICA FALSA, con la modalidad de Imitación servil, peritaje realizado por perito grafo
técnico de oficio solicitado en dicha investigación y practicada al documento existente y
considerado medio de prueba en el expediente judicial N° 1256-2013-57-(Expediente de
esta causa) a folios 64, y que a su vez forma parte de los fundamentos de convicción
para el requerimiento acusatorio realizado por la fiscalía, y que representa el único nexo
causal que vincula a mi defendida con el presente proceso, así mismo la fiscalía pretende
desestimar la participación del referido perito aduciendo que por su inexperiencia dicho
informe aparentemente seria deficiente, ante lo cual se debe tener en cuenta que dicho
profesional ante su judicatura se ha ratificado en más de una ocasión en cuanto a las
conclusiones que ha llegado en su informe pericial, teniendo en cuenta que dicho perito
fue instruido por su judicatura de las sanciones penales que una mala praxis en su
profesión acarrearía, por ende se debe valorar dicho informe dado en cuento a su
conclusión final y no en la mera expresión que quizás por la propia personalidad del
perito presento nerviosismo en dar explicaciones que satisficieran la incredulidad de la
fiscalía, mas no en cuanto a la expresión de sus conclusiones y explicación del
procedimiento seguido para arribar a la conclusión ratificada de dicho informe, mas aun
ha sido precisa en manifestar que para arribar a la misma a tenido a su alcance
documentales que le han permitido determinar que dicha firma no pertenece a mi
patrocinada.

Por ultimo en cuanto a los Reconocimientos Médico Legal, debe referir que estos han sido
realizados por el mismo medico legista en un lapso de tiempo de un año, teniendo en cuenta,
que el segundo difiere del primero, y que también forman parte de los elementos de convicción
en el que también se fundamenta el requerimiento acusatorio, se debe tener en cuenta lo
señalado en el MANUAL DE PROCEDIMIENTOS ADMINISTRATIVOS DE LA DIVISION CENTRAL DE
EXAMENES MEDICO LEGALES DEL INSTITUTO DE MEDICINA LEGAL DEL MINISTERIO PUBLICO
(aprobado con Resolución de la Gerencia General N° 213-95-mp-fn-gg 01.12.05), que señala que
para determinar una NEGLIGENCIA MEDICA, la Dirección deberá conformar a una JUNTA DE
MEDICOS y en presencia de ellos el medico que realizo el estudio del caso dará su disertación
para la discusión y elaboración del respectivo informe ad -hoc, teniendo en esto debo precisar
que el primer examen médico legista practicado no se realizó de acuerdo a los parámetros antes
referidos, toda vez que fuera practicado por un Médico General, sin la participación de la
denominada Junta de Médicos, teniendo en cuenta que se buscaba determinar una
Responsabilidad Médica, y debió haberse practicado conforme al Manual antes referido, y en
el caso de la Ampliación de dicho examen, que se ejecutara un año después, se requería de 2
médicos legistas con especialidad en medicina interna o cirugía general. Por otro lado al realizar
dicho médico legista su exposición por ante su judicatura, cuando nuestra defensa interrogo
sobre las pericias emitidas, sobre cuál sería el factor de responsabilidad médico legal y en
específico a que protocolo de atención se basa para determinarlo, a lo cual este respondió de
forma genérica y esquiva, remitiéndose únicamente a los Protocolos de Atención, hecho que
fuera advertido por la defensa técnica, y que evidencia poca capacidad para determinar la
responsabilidad médica, esto respecto al primer examen médico legista practicado; y en cuanto
a la ampliación, debemos remitirnos a la necropsia, que por la ubicación de la apéndice se podía
establecer que se trataba de una apendicitis atípica, pero el médico legista jamás advirtió esto,
solo ante el pedido que fuera realizado de forma expresa por el coimputado Dr. Díaz Monge.

Que por todo lo manifestado y que cuenta con sustento legal, ha quedado desvirtuado la
responsabilidad penal de mi patrocinada, razones por las cuales solicito que oportunamente se
emita la respectiva Sentencia Absolutoria que corresponda y se tome en cuenta que esta nunca
tuvo contacto con el occiso, no lo atendió medicamente el día 01.03.13, y que la firma que figura
en la hoja de atención del fecha 01.03.13 no le corresponde a ella, razones por las cuales debe
emitirse el acto resolutivo absolviéndola de los cargos formulados en su contra y con esto poder
reparar en parte el daño profesional, moral, personal que ha sufrido por ya más 06 años en los
que viene siendo procesada injustamente, sin un adecuado sustento legal y con elementos de
convicción que se han dado convenientemente, así como diversas acciones de parte del
ministerio público, que han traído consigo que hasta los fiscales a cargo de la presente
investigación sean retirados del presente por razones ya evidenciadas oportunamente.