Sie sind auf Seite 1von 23

VANGUARDIA

NACIONAL
COLOMBIA

STAFF REVISTA VANGUARDIA


EDITORIAL

JEFE DE REDACCIÓN. Carlos Rodríguez


DIRECTOR DE CONTENIDO. Camilo Ubaque

COLABORADORES EN ESTA EDICIÓN


José Uscátegui, Israel Lira,
Daniel Morales, David Aguirre

/VANGUARDIA NACIONAL CEPC


/VANGUARDIA NAL
@VanguardiaCEPC

Revista Vanguardia Nacional:


Edición N°2 (1er trimestre 2019)

vanguardiacepc@gmail.com
CENTRO DE ESTUDIOS POLÍTICOS PARA
LA COLOMBIANIDAD

ACLARACIÓN
Vanguardia Nacional aclara que es un centro de estudios que expone publicaciones
libres e independientes sin filiación de ninguna clase a partidos políticos o algún mo-
vimiento, a su vez, que es meramente académico y cultural, abanderando el estudio
científico y objetivo tan necesario para las ciencias sociales, políticas y económicas.
El fin es rescatar elementos válidos de estudios objetivos de las teorías emergentes
en la modernización, adaptando alternativas a contextos nacionales,
como es a Colombia▲
EDITORIAL

El movimiento de los pensamien- La frase de Nietzsche se encuentra en su libro Der


tos audaces no está determinado Wille zur Macht, pero a lo que queremos llegar es
por el afán de la especulación y la traer de los residuos del pasado un pensamiento au-
tímida proyección entreverada de téntico (en que está también el filósofo) que incluso
luces y sombras, que rebotan fue contravía al pensamiento nazi en Europa. Su de-
vírgenes sobre los cristales de nominación fue tal cual como la definió Armin Mohler:
nuestro espíritu. El inmovilismo, el escepticismo, la Konservative Revolution
neutralidad contemplativa, son solo medios pasivos
La nota de esta publicación es la de candidez creativa,
sobre los que se catapultan los grandes fines de la
inquieta y todavía prístina que se revuelve incontrola-
creatividad y la voluntad. Por ello, reza una frase, “no
da hacia la búsqueda de nuevas estilos, nuevas ver-
tener convicciones es un destino peor a la muerte”.
dades y nuevos principios, paradójicamente entendi-
Por supuesto la eficacia del instrumento científico dos como los más antiguos, perpetuos: es el movi-
debe ser honrada y puesta siempre en proceso de miento revolucionario que retorna y refulge hacia nue-
depuración evolutiva. Pero incluso aquel pensamiento vas formas libertarias. Esperamos pues que el lector
que se ufana de ser el puro reflejo de la realidad cues- no rehúya al ágora de la discusión joven que se bate
tionada no es más que lo que la voluntad de poder ansiosa, ingenua y atrevida por nuevos horizontes
nos constriñe a procrear. Nietzsche nos plantea que mucho más óptimos para su voluntad de poder; y que
todo descubrimiento en realidad es creación, y Gómez esté dispuesto a escuchar y contribuir con la gesta de
Dávila que toda creación es solo descubrimiento. esta humilde causa en la prodiga prolongación de un
redivivo pensamiento colombiano.
“La palabra más digna para designar los mediocre
es, como se sabe, la palabra «liberal»”

“REZA UNA FRASE, NO TENER CONVICCIONES


ES UN DESTINO PEOR A LA MUERTE”
5 HACIA UN VOLKSGEIT EN COLOMBIA Introducción a la
Revolución Conservadora aplicada a Colombia

9 PROPEDÉUTICA CRISOLISTA SOBRE LA REVOLUCIÓN


CONSERVADORA ALEMANA Análisis académico de Israel
Lira sobre los autores europeos del siglo XX

12 GUERRA A VENEZUELA
Artículo de David Aguirre sobre la disolución de la empatía nacio-
nalista por la demanda norteamericana

13 REBELIÓN LEOPARDA Silvio Villegas y el grupo intelectual que


desafió el bipartidismo, la burguesía y la barbarie de la izquierda

REVOLUCIÓN
CONSERVADORA
15 ¿QUIÉNES SON LOS DUEÑOS DE COLOMBIA?
Los monopolios económicos, su influencia y su poder con los actores
de la escena política en Colombia

16 DECÁLOGO PIRATA
Reseña del parlamentario José Jaime Uscátegui sobre su obra
Colombia Pirata: manual de teoría y acción política

17 DUGIN Y GÓMEZ DÁVILA: LA REBELDÍA DE LO ETERNO


Una mirada hacia los autores antiliberales por Carlos Rodríguez

4
5
Colombia está constituida por una diversidad saico expresa el incipiente acercamiento de diera ser oída sin estupor la síntesis que mu-
de etnias como de lenguas muy variadas, la humanidad y una especie de “conciencia chos años después formulaba el emperador
también de hazañas heroicas e historias pro- histórica universal” que para la época no es Guillermo ll, al enumerar los grandes tipos
fundas en sus infinitos mares y extensas más que sinónimo de eurocentrismo. humanos que, a su juicio, habían representa-
montañas. Amerindios, mulatos, criollos, co- do a Dios sobre la tierra: Lutero, Shakespea-
muneros, realistas, bolivarianos, judíos, cató- ¿Filosóficamente qué nos inspira la Konser- re, Kant, Goethe y el emperador Guillermo l".
licos, es una vasta complejidad de lo que es vative Revolution? Con todo, Nietzsche en su
un colombiano, sin ignorar sus héroes como filosofía es quien inspira filósofos y poetas Silvio Villegas entendía esto muy bien cuan-
Nutibara, Jiménez, Blas de Lezo, Agustín para iniciar una renovación a las concepcio- do en el 30 se atrevió a desafiar al
Agualongo, Bolívar, Barreiro, y muchos más nes del mundo impuestas por la escatología ‘costumbrismo burgués’ de la época del con-
que entre diferentes bandos han formado lo cristiana y su forma laica, el liberalismo. Una servatismo, incluso a Laureano Gómez. Sus
que es ser colombiano. ¿Cómo aterrizar eso Weltanschauung plural (como la Revolución continuas apologías a los revolucionarios
que somos? Hemos de replantear esa con- Conservadora) que reivindica su gran ética conservadores de Francia como George So-
cepción desde una revolución fundamentada vitalista del saber vivir aquí y ahora para lo rel y Charles Maurras, como de Oswald
en lo suprapolítico, en una revolución del eterno y la multiplicidad del sentido temporal, Spengler, Friedrich Nietzsche, otros antagó-
‘espíritu del pueblo’, en lo que hemos decidi- de la diversidad del tiempo, acabando con to- nicos como Karl Marx, lo elevaban en su
do fundamentarlo: en una Revolución Con- da doctrina trágica de la predestinación y tiempo para preguntarse, ¿verdaderamente
servadora. abriendo las puertas a la voluntad de poder que somos?, ¿a qué le rendimos tributo
que corre libre por la historia. Es esta idea de cuando nos llaman nacionalistas? El joven
Al pensar en la Revolución leopardo junto a Gilberto Al-
Conservadora emerge inme- zate serían los radicales e in-
diatamente la imagen de
Nietzsche como el gran hito
“LA IDEA DE conformes a su propio parti-
do, los revolucionarios más
de la filosofía universal que
rompe las cadenas de lo te- VOLKSGEIST ES importantes, por encima del
Partido Comunista que se
leológico y lo metafísico del
tiempo platónico-cristiano, na- FUNDAMENTAL PARA aburguesó con los caudillos
liberales para acomodarse en
da más ni nada menos que los gobiernos.
los pilares del pensamiento INTERPRETAR LO QUE A diferencia de otros liberales,
occidental. Su manera, paga-
na hasta la raíz, de analizar la
historia como ciclicidad con el
CONOCEMOS COMO Jorge Eliécer Gaitán como los
Leopardos entendería esta
mito del eterno retorno -al
igual que a su homólogo
COLOMBIA Y COMO idea de ‘Comunidad Popular’
o Volksgemeinschaft en que
Spengler-, le aleja de la con-
cepción lineal que alimentaría NACIÓN” el Estado no debería ser el de
la partidocracia sino el Estado
metapolíticamente el senti- del pueblo, en que la voluntad
miento de la historia del libe- política de la comunidad ge-
ralismo, el marxismo y el nazismo. libertad histórica que llega a América Latina y nera la Nación. Una visión por encima de la
pretende perpetuarse por los siglos venide- composición de la primera teoría política (la
Nace esta idea del eterno retorno del proce- ros y que la Cuarta Teoría en Colombia lo liberal) en que el Estado sólo se resume a
so muy modernista de la conquista del asimilará con la colombianidad, como el ver la comunidad como ‘unidad política’ o
“espíritu historico” por el pensamiento euro- Volksgeist de una nación emergente. Pero cualidad aritmética de individuos atomizados,
peo. Ese sexto sentido que alerta como en la o como el de la segunda teoría política
era moderna “El pasado de cada forma y de ¿Qué entendemos por Volksgeist? (marxismo) en que la finalidad del sujeto es
cada modo de vivir, de culturas que antes se la clase y el fin de la historia por la proletari-
hallaban duramente yuxtapuestas, super- Un año después de la Batalla de Jena en zación de los hombres. Igual que el concepto
puestas desemboca gracias a esta mesco- 1808, Fiche elabora el discurso a la nación Espíritu del Pueblo o Volksgeist, y de Comu-
lanza en nosotros las “almas modernas”, a alemana, allí empieza denotar la nidad Popular o Volksgemeinschaft, sería ro-
partir de ahora nuestros instintos corren por ‘espiritualidad de los pueblos’. Este concepto bado por el totalitarismo nazi bajo sus preten-
todas partes hacia atrás”2. Este rugido pro- ya no como idea sino como expresión pasa siones raciales. Por ello, muchos Revolucio-
por Hegel, pero se inspira en Montesquieu en narios Conservadores como Carl Schmitt,
el mismo sentido de ‘pueblo o nación’ como Oswald Spengler se convertirían en enemi-
ente histórico en su ser propio. Como escribe gos del Reich hitleriano.
2
NIETZSCHE, F. (2012) Más allá del bien y del mal. Laureano Gómez, "esta teoría acogida con
Preludio de una filosofía del futuro . Alianza Editorial.
Por ello, la idea de Volksgeist es fundamental
especial complacencia por el pueblo a quien para interpretar lo que conocemos como Co-
3
GÓMEZ, L. (1989) Obras Completas, Tomo II: se dedicara, influía profundamente en el sub- lombia y como nación. No desde los compo-
Crítica de historia. Bogotá. consciente colectivo y daba lugar a que pu- nentes raciales sino historicistas, cíclicos e

6
intersubjetivos. De la región suroccidental de nuestro destino: la visión esencialista de la
la península Ibérica migraron colonos católi- nación o la simple relación de poderes a la
cos para buscar resolver sus vidas en las manera de la filosofía posestructuralista.
nuevas tierras dispuestas por la corona. Al-
Definitivamente habría que negar cualquier
gunos de Andalucía y Extremadura. El proce-
metafísica que de antemano creyera en la
so de la Reconquista de España y su unifica-
idea de una Colombia pre-existente desde la
ción hizo una exclusión tanto de los moros
eternidad. Pero también habría que desechar
como de judíos, terminando estos en el nue-
como vacuas las tesis del materialismo histó-
vo continente. Algunos de ellos dentro de las
rico y de las identidades a priori según la cla-
naves de Colón. Mientras en Bacatá los chib-
se social, o la reducción definitiva de las rela-
chas se dispersaron por la sabana, los wa-
ciones sociales a la interacción de volunta-
yuu y los tayronas hacia el norte no lograban
des dominadas y voluntades dominantes,
consolidar un pueblo uniforme territorialmen-
aun cuando de Nietzsche figue nuestra visión
te. La población afrodescendiente esclava lo-
más vitalista de la voluntad de poder.
gró consolidarse rápidamente en los territo-
rios occidentales en el Pacífico, mientras la Más bien nuestro Volksgeist se interseca en
segregación racial en el virreinato a través de un punto intermedio -bastante ocultado- entre
castas socio-raciales en sus instituciones el esencialismo, el historicismo y las susodi-
económicas hacía más visible la fragmenta- chas relaciones de poder. Las raíces primor-
ción de la nación. diales de la colombianidad existen y se en-
cuentran en las etnias matrices que han dado
La fundación de las ciudades como de las
lugar a su formación. Estado embrionario,
instituciones en lo que consideramos nación
poco claro e indefinido, que ha devenido en
colombiana, siempre estuvo ligada a actos
una infancia difícil, violenta, pero que, aleja-
eclesiásticos mas no políticos. Esto se da
dos de todo puritanismo humanitarista, es el
porque desde la conquista a América hasta
estado natural y tosco de toda nueva fuerza
el siglo XX, no ha existido figura política per-
histórica que está a punto de consolidarse.
manente sobre la consolidación de Estado y
Definitivamente la unión entre europeos, Afri-
nación. La ausente figura del rey de España
canos y Amerindios es el hito étnico y racial
promovió la Rebelión de los Comuneros y las
más grande de la modernidad, acrisolado por
batallas civiles de la independencia, pero no
varios siglos en un vasto continente. Somos
se desistió de la figura del rey y de la estruc-
una gran mezcolanza hija de la modernidad,
tura monárquica. Un ejemplo de ello es la
en nosotros han sido reunidas no solo razas
Patria Boba y el bolivarianismo. Incluso en-
sino también tiempos diversos, antagónicos.
trada la república, la ausencia de figura políti-
Este gran choque de las temporalidades no
ca desató guerras civiles y un conflicto arma-
puede sino terminar en un solo resultado po-
do interno, como la carencia de Estado sobre
sitivo: la explosión de las mismas. El tiempo
el territorio y la ineficiente solución a las pro-
cíclico y el lineal rompen su rigidez para dar
blemáticas regionales. Esto llevó a que cual-
origen al tiempo de la voluntad libertaria en el
quier grupo (armado, ilegal o colono) o insti-
trasfondo de lo eterno: nacerá un nuevo lo-
tución se tomaran la figura estatal.
gos en la historia.
Preguntarnos por la colombianidad es de ya
Los ciclos socio-históricos de las civilizacio-
un trabajo arduo que agita recio los músculos
nes prefiguran la realidad de las sociedades,
mentales y nos insta a repensar los discursos
las fases orgánicas de evolución espiritual y
de nación que han dominado hasta la época.
material han sido depuradas de cualquier en-
La necesaria maduración de nuestra socie-
tendimiento dieciochesco. Las categorías
dad nos propone abandonar cualquier relato
que rigen una época dada determinan su lu-
pueril ya sea en la forma del caudillismo libe-
gar en la rueda aprisionante de la historia.
ral o de los discursos lisiados del hispanismo
Los hombres privados de esta verdad se diri-
y el indigenismo. Pensar en el concepto del
gen al abismo de los tiempos, por ello su
Volksgeist a la manera de Hegel como el es-
tiempo es el de la inevitabilidad. En un ciclo
píritu que comunica a los individuos singula-
histórico del cual se debe escapar solo pue-
res en el medio universal, la intersubjetividad
de ser apta una actitud nietzscheana muy
hallada en el blasón moral de un pueblo, nos
evoliana del rompimiento del karma de lo
pone en la tensión definitiva que decidirá

7
propio espíritu.

“SI NADA NOS La conclusión de esto es entender con suma


imparcialidad y honestidad lo que somos en

UNE ES cada región de Colombia, en el mestizaje y


las demás poblaciones que integran de ma-

MÁS FÁCIL nera intercultural lo que es la colombianidad.


Integrándonos nuevamente a Nietzsche: hay

ENCONTRAR que renovar el viejo sistema de análisis a la


política y a la nación, no reduciéndose a una

MOTIVOS PARA simple concepción de indigenistas resentidos


o delirios hispanistas, ¿Habría que inducir a
MATARNOS” un nuevo renacimiento o hacer una se-
gunda Ilustración? ¿Establecer una nueva
jerarquía humana que aproveche lo mejor
de los matices? La propuesta rescatada
“inevitable”. Esta ética del eterno retorno nos
desde la Revolución Conservadora es no asi-
exhorta por lo tanto a forzar la rueda de la
milar la nación de los ciudadanos, como lo
historia al punto de la grandeza y de renovar
manifiesta el sistema liberal a través de la
por siempre las épocas doradas en un simple
atomización de los individuos, sino proponer
acto de voluntad formidable.
un auténtico Volksgeist como visión de una
El momento infante de Colombia debe termi- nación integral, auténtica, una visión orgáni-
nar, forzar su desarrollo hasta la concreción ca del Estado Ético como lo propuesto en el
de su madurez es el imperativo categórico de ensayo Soberanía, ética y colombianidad.
nuestros tiempos. Es necesario que el crisol Una Comunidad Popular frente a la sociedad
de razas, lenguas, tierras y etnias se unifi- del cansancio profetizada Byung Chul Han
quen en torno a un destino común en lo uni- en el colapso del yo; frente a la sociedad
versal. Este Volksgeist, el espíritu de la na- postindustrial que manifestaban los filósofos
ción, debe ser creado mediante una elección de la Teoría Crítica.
definitiva de la voluntad que impulse las re-
No hay que asimilar la idea del Estado co-
giones “errabundas” hacia una gran comuni-
lombiano con la infravalorada historia de la
dad de destino. Es acá es donde el sentido
nación colombiana, que es mucho más anti-
de Revolución Conservadora se despliega
gua y no empieza en 1819 ni en 1492, es
evidente: la re-evolución hacia el estado de
mucho más amplia, no es unidireccional sino
grandeza civilizatoria que se conquista arrai-
un proceso cíclico multidireccional. De etnias
gada desde lo más primordial de nuestra he-
constituidas en pre civilizaciones y que alcan-
rencia como impulso hacia las altas cumbres
zaron su momento pleno de desarrollo como
humanas, en un eterno retornar hacia lo
el de su decadencia. Así como en la Nueva
grande del futuro-pasado, la llamada palinge-
Granada y los constantes replanteamientos
nesia: renacimiento. Confusión de los tiem-
de república como los antiguos quisieron
pos donde la comprensión de lo que fuimos
considerar a la nación colombiana.
determina lo que somos y nos proyecta a lo
que seremos. Como dice Oswald Spengler, la nación sólo
se erige bajo la aristocracia como de sus hé-
Craso error sería pensar la conservación co-
roes y sus muertos, no sólo bastó con el
mo eterna inercia o repetición en lo inmóvil.
Congreso de Cúcuta ni del Virreinato: al final
Ya nos advertía Nietzsche que las socieda-
Colombia es una larga consecuencia de
des aristocráticas se encerraban en sí mis-
los vencedores como de los vencidos, y la
mas cuando se definen en la autosuficiencia
única salida a esta crisis política es crear una
final. Tampoco confundirse el renacer o retor-
identidad común que profese una voluntad
nar con la inocente visión de que todo en el
política en el territorio nacional, puesto que si
pasado era bueno. Sobre todo debe ser
nada nos une es más fácil encontrar motivos
puesta en rigurosa práctica la imaginación
para matarnos. ▲
creadora. El movimiento debe ser hacia la
reinvención, el redescubrimiento, la recrea-
ción constante de nuevas formas de alcanzar
la grandeza. En nuestro caso, nación joven,
apenas recorremos el mayor de los peligros,
conquistar la creación-descubrimiento del

8
PROPEDÉUTICA CRISOLISTA
SOBRE LA REVOLUCIÓN
CONSERVADORA ALEMANA

En Alemania de principios del Siglo XX se gestó un movimiento cultural y político


bajo el nombre de Revolución conservadora, cuya tradición filosófica, refrendando a
Tudor (2015), se remonta a pensadores de la talla de Friedrich Nietzsche, Johann
Wolfgang Von Goethe, Fernindad Tonnies, Constantin Frantz, Friedrich List, Paul de
Lagarde y Juluis Langbehn, por citar los más relevantes y que ha influenciado
(directa o indirectamente) a pensadores tanto de izquierdas 1 como de derechas, así
como a teóricos contemporáneos que buscan ir más allá de dichas categorías, por ci-
tar algunos como los ya fallecidos Guillaume Fauye y Dominique Venner, así como
los activos y militantes Alexander Dugin y Alain de Benoist.

Pero ¿Qué fue la Revolución conservadora? ¿No nos lleva este término compuesto a
un oxímoron que trata de reconciliar dos categorías aparentemente irreconciliables?

Desde una primera mirada superficial, las categorías de revolución y conservaduris-


mo se nos muestran como términos contrarios y conflictivos, en tanto la idea de con-
servadurismo nos remite a una esencia inmovilista, enemiga de los cambios, amante
del orden y la seguridad, mientras que lo revolucionario, a una idea dinámica y de
movimiento perpetuo, más afín a la subversión (que a la conservación) de un orden
establecido, para la construcción de uno nuevo en su lugar.

Sin embargo, este movimiento cultural y político (la Revolución conservadora) surge
como respuesta auténtica, precisamente, a las falencias de una conceptualización
purista de estas categorías, del conservadurismo y el tradicionalismo clásico, que por
su tendencia inmovilista quisieron preservar hasta lo injusto; y de los excesos de las
experiencias revolucionarias, que por su extremismo quisieron justificar hasta la vio-
lencia más inhumana.

Conservadurismo y Tradicionalismo

Cabe efectuar una breve conceptualización de las categorías propias de nuestro


marco teórico, antes de entrar a tallar en el tema que nos convoca, en ello, la diferen-
ciación entre conservadurismo y tradicionalismo. Al respecto, se dirá, ¿Qué surgió
primero? ¿El tradicionalismo o el conservadurismo? Entendidos como sistematiza-

1
Es innegable la presencia de ideas conservadoras y tradicionalistas en la izquierda, desde una interpretación
marxista claro está, p.e en la Rusia de Stalin, en la Rumania de Ceausescu y la Yugoslavia de Tito, y de forma
más actual en Corea del Norte, manifestadas en una actitud defensiva ante las influencias culturales foráneas,
seguida de una fuerte valoración de la cultural local. Al respecto: «Los valores que se cristalizan definitivamente
en el símbolo que Stalin constituye, son el patriotismo, la idea de gran potencia, la naturaleza patriarcal del
régimen y el conservadurismo» (Rojas, 2016:131).

9
ción de ideas y acciones concretas; antes de trabajos de Klaus Von Beyme y de Jose An- La Revolución conservadora alemana y
la Revolución francesa, el término conserva- tonio G. De Cortázar y Sagarmínaga4. Sin sus principales corrientes
dor no existía, y la traditio romana no hace perjuicio de ello, la diferencia entre estos
alusión a un conjunto de valores a preservar- conceptos es de carácter estructural, y reside En el intermezzo entre la primera y la segun-
se sino hasta 13762. Por otro lado, no es sino en el grado de aceptación de los principios da guerra mundial, gran parte del conserva-
hasta 1796, es decir, 7 años después de la de la revolución de 1789. Mientras los tradi- durismo se hizo revolucionario, mostrándose
Revolución francesa, que es utilizada por vez cionalistas clásicos rechazan firmemente to- como un rechazo tanto al conservadurismo
primera la palabra conservateur3, pero es en da la modernidad y por ende los productos como al tradicionalismo clásico, así como a
1819 (de la mano de Rene de Chateau- de la experiencia de 1789 (Lamennais, Bo- las experiencias revolucionarias de violencia
briand), que la palabra adopta su significado netty, Bautin), en los conservadores clásicos desmedida, surgiendo así varias corrientes
clásico, como aquella persona que se mues- se produjeron matices que dieron lugar a 3 de pensamiento, hasta cierto punto contra-
tra contraria al ideario de la Ilustración y la ramas, la de los ultras o conservadores tradi- dictorias entre sí, pero con un ideario definido
Revolución francesa, punto de conexión en- cionalistas (Chateaubriand, De Bonald, De y con estromas comunes. Se ha dicho que
tre conservadores y tradicionalistas clásicos. Maistre) donde es neurálgica la categoría de esta corriente tuvo un papel predominante en
«contrarevolución», rama más cercana al tra- el surgimiento del nacionalsocialismo hitle-
Por lo expuesto, tanto conservadurismo co- riano, pero como veremos de un breve exa-
mo tradicionalismo, entendi- men de sus características con-
dos como sistematización de sustanciales, y si bien hay ciertos
ideas y acciones concretas puntos de conexión, poco tiene
que abogan por la conserva-
ción de principios que se “POCO TIENE QUE VER que ver la Revolución conservado-
ra con el movimiento de Hitler o
consideran válidos para to-
das las épocas y de la tradi- LA REVOLUCIÓN con el fascismo italiano de Musso-
lini, a pesar de que no es novedad
ción de un pueblo, respecti- que muchos de sus pensadores
vamente, surgen en respues-
ta a la experiencia de 1789, y
CONSERVADORA CON se sintieron atraídos a estos movi-
mientos, pero de aquí a generali-
es en este escenario, donde
todo conservador era tradi-
EL MOVIMIENTO DE zar y tipificar a la Revolución con-
servadora como una corriente pro-
cionalista y todo tradicionalis-
ta era conservador, es por
HITLER O CON EL FAS- to-nazi o proto-fascista, atingencia
efectuada igualmente por Tudor
ello que se habla del tradicio-
nalismo como un conserva- CISMO ITALIANO DE (2015), es un conclusión sesgada,
en tanto recordaremos que un re-
durismo fundamental (Dugin,
2016). MUSSOLINI, ” volucionario conservador, el te-
niente coronel Claus Von Stauf-
fenberg, es el que al final estaría
La ruptura o quiebre entre detrás del atentado del 20 de julio
conservadurismo y tradicionalismo, se produ- de 1944 que pretendió asesinar a Hitler. Por
dicionalismo clásico; la de los liberales con-
ce con el acercamiento del conservadurismo lo que la relación entre revolucionarios con-
servadores o conservadurismo liberal
al liberalismo, a mediados del siglo XIX, y ha- servadores y estos movimientos tiene mu-
(Edmund Burke), y la rama del conservadu-
ce que a la fecha no todo conservador sea chos matices. Lo cierto es que las corrientes
rismo autoritario (Hegel).
tradicionalista. Pero en sí, todo tradicionalista de este movimiento revolucionario conserva-
es conservador, en tanto busca conservar lo Esta ramificación aun es válida para la gran dor han influenciado tanto a pensamientos de
que hay de inmutable en las tradiciones de parte de latitudes, dando paso a una mayor izquierda como de derecha.
los pueblos, aunque los tradicionalistas bus- sistematización de estas ideas, siendo que
quen desligarse plenamente de esta catego- en la contemporaneidad se tiene p.e, y solo Es preciso antes de continuar, brindar una
ría al considerar al conservadurismo como un como ejemplos, que no pretenden ser por definición de lo que se entiende por revolu-
hijo más de 1789, lo cual es una verdad a ello una lista restrictiva: el tradicionalismo cionario conservador, como epígono de la
medias que solo se cumple para la rama libe- conservador de Plinio Correa de Oliveira; el Revolución conservadora. Al particular, re-
ral del conservadurismo. Para una profundi- conservadurismo liberal de Kirk y el conser- frendamos la interpretación de la obra de Mo-
zación más al respecto, recomendamos los vadurismo autoritario de Carl Schmitt eller Van Den Bruck por parte de Lucian Tu-
dor, que también es compartida por Alain de
Benoist y Sebastian Lorenz, en donde se de-
fine al conservadurismo revolucionario como
2
NDHE (3.1), I. Fernández de Heredia, Historia
4
Ver.: KLAUS VON BEYME, El Conservadurismo. el reconocimiento, preservación o restaura-
troyana (traducción J.Manuel Cacho Blecua, 2003). En: Revista de Estudios Políticos (Nueva Época), ción de los valores eternos y principios, mien-
Numero 43, Enero-Febrero 1985 & DE CORTÁZAR y tras se descartan ideas y prácticas pasadas
3
Bonald, L. de: Théorie du pouvoir politique et réli- SAGARMÍNAGA G., José Antonio, El Conservaduris- anticuadas o irrelevantes, asimilando nuevas
gieux dans la societé civile (1796), en Oeuvres, 2 mo y su Visión de la Historia. pp. 751-794.
ideas en su lugar.
vols., Le Clere, París, 1854

10
Dentro de las principales corrientes que se de una crítica de la democracia liberal; res-
enmarcaron dentro de esta definición, se pecto a la guerra, se la conceptualizo como
pueden reconocer a las siguientes: algo inevitable, con efectos negativos, pero
que también cumplía una función social inte-
1. Socialismo conservador de Johan gradora que contribuía con un sentido positi-
Plengue, Paul Lensch, Arthur Moeller Van vo de comunidad y otorgaba conciencia polí-
den Bruck, Werner Sombart, Hans Zehrer, tica.
Ernst Jünger, Ernst Niekisch, Bruno Von Sa-
lomon y Ernst Von Salomon. Con fuerte con- Conservadurismo revolucionario y Criso-
tenido de una tradición germánica del socia- lismo
lismo no-marxista o Kathedersozialismus o
socialismo religioso, que sustenta una forma Ciertamente el crisolismo no puede ser tipifi-
de socialismo, que se reconcilia con valores cado como conservador o tradicionalista, por-
¿CUÁL ES LA FINALIDAD nacionalistas y conservadores, con énfasis que es una ideología socio-política científica
en una visión corporativista de la economía y revolucionaria, pero no podemos negar el he-
DEL CRISOLISMO? una promoción de la unidad nacional por so- cho que hay una fuerte influencia del conser-
bre la lucha de clases. vadurismo revolucionario en el crisolismo, en
tanto ha heredado su visión integral-holística,
2. El Integralismo Volkisch de figuras co- de aquella visión que busca una reconcilia-
mo Hans Freyer, que se sustenta en la cate- ción entre ideas aparentemente contradicto-
Servir como plataforma de integración goría de Volk o pueblo, se caracterizó por rias como el socialismo y el nacionalismo, así
entre ciencias exactas y ciencias sociales una crítica a la sociedad capitalista liberal y a como de categorías como progreso y tradi-
en el sentido brindado por el físico y su teoría individualista, proponiendo la cons- ción.
epistemológo argentino Mario Bunge trucción de una sociedad concebida como un
todo interconectado, en donde las personas En este sentido, el crisolismo es un naciona-
(1985) bajo su propuesta de ideología
no existen como seres individuales sino co- lismo revolucionario. Es por ello que el criso-
socio-política científica, expuesta en su
mo partes de un todo, formando así el senti- lismo es ajeno al conservadurismo y al tradi-
obra “Seudociencia e Ideología”, para con
do de comunidad orgánica, en donde se res- cionalismo clásico, que aun cuenta con no
ello propiciar una visión integral en el
taurase un correcto entendimiento del signifi- pocos epígonos a la fecha, en tanto concibe
conocimiento, el diálogo y el debate de la misma forma que los revolucionarios
cado colectivo de la vida.
interdisciplinario entre diversos profesio- conservadores, que estas ramas clásicas ca-
nales y estudiantes universitarios, intere- 3. Tradicionalismo cristiano radical de yeron en un reaccionarismo vacío, reacciona-
sados en la profundización intelectual Othman Spann y Edgar Julius Jung. Esta co- rismo que también era aborrecido por los re-
sobre temas relativos tanto al Perú como rriente se sustentaba netamente en una vi- volucionarios conservadores. Al respecto,
a Iberoamérica, con el fin de promover la sión religiosa de la existencia humana, en «esencialmente un reaccionario es alguien
investigación científica en el ámbito de donde el cristianismo, la ética social católica, que cree en una total restitución de las for-
sus respectivas profesiones y/o carreras, el principio de autoridad y de jerarquía son mas pasadas. Es decir, busca revertir la his-
coadyuvando al 1.desarrollo de una au- las bases de la armonía social. Por ende, toria y traer de vuelta todas las prácticas anti-
téntica educación cívica y democrática, abogaba por el establecimiento de un Estado guas, independientemente de si son real-
2.al conocimiento objetivo de la realidad monárquico, regido por dichos principios y mente buenas o malas, porque cree que todo
nacional, 3.a la instrucción de la opinión una organización corporativista de la econo- lo del pasado era bueno….mientras un reac-
mía. . cionario busca revivir totalmente las formas
pública, 4.al influjo en políticas de Estado
del pasado, los conservadores entienden có-
y 5.al incremento gradual de la cultura y 4. Pesimismo cultural o Kulturpessimis- mo funciona realmente el mundo. Las socie-
el conocimiento en la sociedad peruana. mus donde destaca Oswald Spengler, y dades evolucionan y por lo tanto, cambian al-
en donde se hace énfasis en el rechazo de la gunos valores y tradiciones, pero al mismo
idea de progreso como avance lineal, abo- tiempo ciertas tradiciones y valores no cam-
gando por una visión cíclica de la historia. bian o no deben cambiar» (Tudor, 2015). ▲
xxx Filosofía política y de la guerra, con
Carl Schmitt, Karl Haushofer, así como Wer-
ner Sombart, Hans Freyer y Ernst Jünger. El
desarrollo en estas aristas de la filosofía, en
la Revolución conservadora, se caracterizó
por una profundización del concepto de lo
político como distinción amigo-enemigo, prin-
cipalmente de la mano de Schmitt, seguida

11
POR DAVID AGUIRRE

En la temprana edad de la nación, Colombia China y a Rusia, ¡cómo se atreven!, en esa Tal vez nuestro gobierno tiene un interés
ha sido una nación en guerra. Sería iluso orden de ideas, es interés hemisférico marcado en cambiar el régimen venezolano,
pensar lo contrario; su mentalidad, estilo de preservar la Pax Americana al asegurarse de tal vez el gobierno americano nos presiona al
vida, economía y dinámica social han sido que no existan regímenes hostiles en el nosotros ser parte de la OTAN, tal vez es
moldeados por la experiencia de su gente. vertedero de Estados Unidos. verdad que es solamente una lucha justa por
Todos crecimos viendo en los noticieros, la libertad. En realidad, ¿quién sabe? la in-
periódicos y transmisiones radiales cómo El instinto más natural es justificar una acción certidumbre reina después de ese momento,
nuestro país se desangraba poquito a poco, armada con argumentos humanitarios. “Es la credibilidad del gobierno pugnante peligra
muchos de nosotros en la comodidad de que se están muriendo de hambre”, “no mientras hacen eco a las declaraciones ante-
nuestros hogares retorciéndonos ante la idea tienen medicamentos”, “es que es una dicta- riores hechas por los gringos.
de ser expuestos al conflicto mientras en los dura”. ¿Y acaso aquí nadie se muere de
cafetales, las veredas y las zonas desampar- hambre? Como si las EPS colombianas “Todas las opciones están sobre la mesa”
adas por la ley nuestros hermanos colombi- fueran el Edén hipocrático, como si en este
país existiera la libertad política; queremos Sabemos muy bien eso que implica, además
anos eran extorsionados, desplazados,
cambiar el régimen en Venezuela porque Es- la tormenta de Twitter quiere dar a ver que el
secuestrados, asesinados. Crímenes viles
tados Unidos necesita eso, y porque no- pueblo venezolano busca una intervención
cometidos por nadie, si no nosotros mismos.
militar, con el hashtag #IntervenciónYa,
¿Por qué nos gusta tanto echarle la culpa ¿es en realidad momento de aventuras
al vecino, cuando si allá llueve aquí no es- militares y acciones desestabilizadoras a
campa? nivel continental cuando la homogeneidad
“LA REALIDAD ES QUE AL política de la región pende de un hilo? En
En un ambiente político tan polarizado co- este momento, y desde hace mucho, esta-
mo el nuestro, donde atribuimos estatus
TRATAR DE ENMENDAR LOS
mos en una guerra no declarada con Ven-
de deidad a nuestro oficial electo favorito, PROBLEMAS DE NUESTRO ezuela. ¿Qué nos depara el futuro cuando
es últimamente contraproducente seguir la VECINO ESTAMOS todos los signos muestran una escalada
voluntad de ‘nuestros’ representantes cau- del conflicto a un nivel internacional?
dillos clientelistas ¿Cuál de ellos está
AGRAVANDO LOS QUE
conectado de verdad con la problemática TENEMOS” La expulsión de diplomáticos y rompimien-
que vive el país? ¿A cuántos de ellos les to de relaciones es una muestra de eso;
tocó sufrir en el campo, ser arrancados de hay reportes de que, como Saddam, liber-
sus familias y amigos, perder sus hogares y aron a los presos y les dieron armas y uni-
sotros lo que tenemos de vivos también lo
sus vidas? Una clase política jamás podrá formes, que los colectivos chavistas se están
tenemos de idiotas, la ignorancia es atrevida.
representar los intereses del pueblo, puesto tomando pueblos y acabando con disidentes,
“Una intervención militar solo puede mejorar
que su mente es sesgada y solamente ve que el ejército no se fragmentó y sacó del
la economía”. La realidad es que al tratar de
posible aquello que existe en su entorno. poder a Maduro. Todas las expectativas y
enmendar los problemas de nuestro vecino
¿Por qué debemos confiar en alguien que pretextos para el #23Feb cayeron y ahora
estamos agravando los que tenemos.
deja los problemas a otro? tenemos un elefante blanco que no sabemos
El sábado 13 de febrero se vio el intento por cómo manejar.
¿Por qué no van Duque o Uribe o Almagro o parte de la ciudadanía venezolana de in-
Trump a la frontera con Venezuela, a ¿De verdad Trump, Duque y Bolsonaro
gresar el convoy humanitario. Lógicamente
asegurarse que entre la ayuda humanitaria? piensan que va a durar un par de semanas?
fue detenido en la frontera tras cantidad de
¿Por qué van a dejar que dos pueblos her- Es obvio que quieren acabar con la
avisos que efectivamente iba a pasar. Se vio
manos se desangren el uno al otro? hegemonía socialista cubana, ¿pero en serio
la movilización del país vecino, la milita-
piensan hacerlo sin derramar sangre? La pol-
rización de los pueblos fronterizos, represión
A donde quiero llegar, amigos míos, es que ítica es un juego de cálculos y suerte, pero
violenta y por poco hay una violación a la so-
la posibilidad tan real de un conflicto bélico aquí las posibilidades no están a favor de
beranía de uno o de otro país. La pregunta
con ramificaciones internacionales en el con- nadie y lo único que el azar puede traer es
es: ¿Por qué permitimos que desde Colom-
tinente americano es algo que no se veía miseria y caos.
bia se tiren piedras, bombas incendiarias?
concebible desde el fin de la guerra fría. Es
¿Por qué permitimos algo que –técnicamente Por el bien de la región y del mundo, espere-
un insulto a la hegemonía americana el tener
- es un acto de guerra? mos una resolución pacífica a este impase.
un estado subversivo y narcotraficante en
pleno patio trasero, vendiéndole petróleo a Si no, que Dios nos ampare. ▲

12 Las opiniones expresadas aquí por el autor no hacen parte del pensamiento
o ideal de Revista Vanguardia.
´
REBELION
LeOPARDA
POR JUAN CAMILO UBAQUE

Se presume que si existió una legión organizada para renovación de


la sociedad en Colombia sólo pudo existir en la juventud combativa
del siglo XX, que con un huracán de pasiones en su alma prefirieron
llamarse como un felino. Porque entre lo salvaje y lo arrogante, entre
lo violento y lo intrépido surgió un espíritu en el león y la pantera.
Aquéllos jóvenes se asimilaban como el felino que representaba al
cazador del mediterráneo, la masculinidad de la conquista, el simbo-
lismo del orden social y la estabilidad, el mismo animal que era con-
siderado un poderoso tótem al vestir su piel que significaba poder y
riqueza. Nada más que sentirse un leopardo.
Además, ellos comprendieron que el totalitarismo posliberal y los va-
lores de 1789 terminaron por configurarse en la etapa de decadencia
de la sociedad moderna. Mientras Europa se sumergía entre los tota-
litarismos y el auge del Atlantismo, en Alemania nació una corriente
pluralista, una rebelión: la Revolución Conservadora. Esta tesis la re-
coge Armin Mohler en su libro Die Konservative Revolution in
Deutschland 1918-1932 en que traza el pensamiento de autores
europeos ante la crisis del liberalismo. Cabe mencionar a Ernst
Jünger, Oswald Spengler, Carl Schmitt, Ernst Niekisch, Hans Blüher
entre otros. Y de ellos nacería y se nutriría el pensamiento del grupo
juvenil de los Leopardos.
"Los Leopardos -escribe Silvio Villegas- tratamos de renovar el viejo
programa conservador, la oratoria política y la literatura nacional…”

13
Rebeldes en su espíritu, asqueados de xismo-leninismo, ni de los socialistas través del nacionalismo integral les da-
los magnates del conservatismo y con emergentes. Su visión espiritual tam- ba un marco de autenticidad ante el
suma vehemencia en su desprecio a la bién era contra el clasismo de la socie- pueblo colombiano. El entendimiento a
burguesía se alzaba un pensamiento en dad colombiana. Ante todo esto deciden los nuevos cambios, el enfrentamiento
las letras de la Action française a princi- reaccionar contra la política y contra su ante la barbarie del marxismo y la cadu-
pios de la década del 20. Una legión de propio partido, contra los gérmenes de cidad del conservadurismo (protestante
intelectuales que les provocó dolores de las guerras civiles, contra el sufrimiento y liberalizado) permitió que el naciona-
cabeza a la República Liberal de Olaya agobiante. Eliseo Arango expresa el lismo entrara en la escena política. Tan-
Herrera, López Pumarejo y Eduardo ideario leopardista así: "Lo que nos ani- to así que socialistas, liberales, conser-
Santos. A su vez, reaccionarios ante el mó en grupo fue el prejuicio, muy difun- vadores y militares coincidieron bajo la
viejo programa del Partido Conservador dido en la universidad, de que las ideas bandera nacionalista: Gilberto Alzate,
liderado por Laureano Gómez, que con- conservadores eran atrasadas, manda- Jorge Eliécer Gaitán, Antonio García
sideraron de obsoleto y burgués. Sus das a recoger”. decide reaccionar ante Nossa, Gustavo Rojas Pinilla y Álvaro
ideas nacieron en cinco jóvenes de pro- la decadencia de la política”. Gómez Hurtado.
vincia: Eliseo Arango, José Camacho
Silvio Villegas describe el fatalismo de En ellos rescatamos el ideal de renovar
Carreño, Joaquín Fidalgo Hermida, Au-
su pensamiento a través de Oswald antes que ‘conservar’, de adaptarnos a
gusto Ramírez Moreno y
los tiempos antes que re-
Silvio Villegas. Nada más
troceder al anacronismo,
que el primer grupo en
de mirar hacia el presente
abanderar el nacionalismo
integral como la base más
“PREFIERO LA BALA antes que traicionar el pa-

relevante del Estado co- MARXISTA A LA sado y mentir al futuro,


¿se anticiparon los Leo-
lombiano.

Cuando planteamos el na-


PALMADITA DERECHISTA, pardos en profetizar los
males de nuestros tiem-
cionalismo en Colombia, PUES ES CIEN VECES pos? Sin duda alguna:
no debe reducirse a una porque prefirieron el exilio
simple condición discursi- MEJOR MORIR DE UN político antes que sentir el
va, o pensarse desde la
derecha liberal que lo usa
BALAZO QUE MORIR DE espaldarazo de la derecha
liberal y burguesa. Porque
para reforzar su platafor-
ma de gobierno. El nacio-
ASCO”. como dice José Antonio
Primo de Rivera, “prefiero
nalismo de los Leopardos la bala marxista a la pal-
siempre abogó para elevar madita derechista, pues
a Colombia cuando esta se desmorona- Spengler: "No es posible eludir el inexo- es cien veces mejor morir de un bala-
ba desde la muerte del libertador. Basta rable dilema. La historia no tiene burla- zo que morir de asco” .
recordar cómo el campo colombiano era deros. Nacimos en una época turbada y
Recordar a los Leopardos es recordar
vendido al extranjero, las minas de oro nuestro deber es permanecer heroica-
una luz sin brillo, que explotó por la con-
eran cedidas a empresas europeas . Sin mente en el sitio que nos señaló el des-
centración histórica del siglo pasado
pensar la pérdida de Panamá a princi- tino. Delante de este horizonte siniestro
desde Europa. Los cinco jóvenes con-
pios del siglo XX con el gobierno con- la inteligencia humana debe hacer un
centraron sus victorias pero envejecie-
servador de turno. La guerra con el Pe- esfuerzo supremo antes de naufragar."
ron en la hegemonía liberal...
rú y la colonización despótica de priva-
La agresividad retórica y su metafísica
dos al Amazonas llevó a que los jóve- En definitiva, podríamos concluir que los
sobre la guerra les daba un potencial
nes patriotas tomaran las banderas de Leopardos no únicamente fueron con-
político por encima de las generaciones servadores en plenitud sino una pasión
la patria. De todos los bandos, sin im-
del centenario. La ruptura clasista en el de revolucionarios que se anticiparon a
portar el color: la juventud alza su voz y
modo de hacer política entraba a su fin. la decadencia de la política colombiana,
toma el control de los años venideros.
La nueva identidad del conservatismo y a la putrefacción de los viejos progra-
Los Leopardos no dejaron que la lucha era el último suspiro de su capital políti- mas de los partidos tradicionales que
contra la burguesía fuera sólo del mar- co: la influencia de Charles Maurras a hoy nos gobiernan. ▲

14
POR JUAN CAMILO UBAQUE

Luego del escándalo del Caso Odebrecht, se logró demostrar cómo el Grupo Aval
tiene el dominio hegemónico de la Fiscalía Generál de la Nación a través de su alfil
jurídico Néstor Humberto Martínez.
plica – ya que Uribe nunca ha dado una ex-
Lo paradójico fue que durante los Acuerdos de Paz, jamás se le planeó entregar el
plicación diáfana – porqué en su regencia li-
país a nadie. El país le ha pertenecido, por muchas décadas a más de 5 familias políti-
berticida: creó varios impuestos como en
cas (Samper, Lleras, López, Santos, Ospina, entre otros) y a cuatro monopolios, 2002 Ley 788 que establece nuevas tarifas
éstos son: el Club Santo Domingo, el Grupo Bolívar, la organización Ardila Lülle y el del IVA de 2 y 7 por ciento para un grupo de
voluptuoso imperio de bancos usureros de Luís Carlos Sarmiento Angulo. bienes y servicios, el mismo año la Ley 1838
como impuesto para preservar la Seguridad
Democrática, en 2003 decretó la Ley 797 que
aumentaba las tasas de pensión, y con su
Un claro ejemplo es que en los últimos me- verdaderamente existe? O mejor aún descarado cinismo quiso aumentar el IVA al
ses los congresistas han denunciado las acti- ¿existirá para todo la sociedad colombiana 17% mediante una reforma tributaria pero fue
vidades de accionistas extranjeros en los ser- una verdadera democracia para decidir sobre rechazada.
vicios públicos de la costa caribe y la utiliza- el pueblo? Existe, pero no es este circo me-
ción de éstos como holdings corporativistas diático de los intereses del dinero, y cuando A inicios del gobierno de Álvaro Uribe, la
que absorben los mercados locales. También digo ‘intereses del dinero’ me refiero a los fi- guerra se prohijó con las inyecciones presta-
las denuncias a Corficolombiana o a Seguros nes únicos los cuales sirve la democracia, tarias del Banco de Bogotá y el Av. Villas
Porvenir por lucrarse de los aportes pensio- porque en Colombia son las organizaciones (ambos de Sarmiento). En consonancia, su-
nales de los colombianos. económicas, (llámese mafias, corporaciones puestamente Uribe le concedió la libertad al
o grupos sectarios) las que deciden en las magnate que hiciera auto préstamos para
Pero nada dijeron – ni tampoco ahora – el sus empresas desde el Fondo de Pensiones
elecciones.
pasado siglo cuando Santo Domingo (dueño y Cesantías de Colombia. Es cuando,
de El Espectador, Caracol, entre otros) Ahora definamos los poderes del Estado co- ¡también!, se nos explica la aflicción de los
utilizó a Bavaria para arruinar empresas de lombiano de la mejor forma, así: trabajadores para obtener su jubilación a
diferentes ramas industriales adquiriendo ac- edad tan avanzada. ¡Los empresarios tam-
Las instituciones “democráticas”: ofici-
ciones, y venderlas a precio de cobre viejo a bién son senadores!
nas de empleados de los truts monopolis-
multinacionales extranjeras en la década de
tas. Ahora, mencionen un izquierdista del go-
1990. Por otro lado, los medios colombianos
exhortan que en Venezuela no existe parcia- Los partidos políticos: tenorio de oportu- bierno que haya arremetido contra el Grupo
lidad, de que no existe libertad de prensa, nistas que retozan con los resortes del lu- Aval (Sarmiento Angulo), el Club Santo Do-
que la opinión pública es manejada por el Es- cro y el clientelismo. mingo, el Grupo Bolívar, el Grupo Scotia-
tado. Pero en Colombia los noticieros y perió- bank, El Grupo Gilinsky y otros monopoliza-
dicos que monopolizan las noticias pertene- Los medios de comunicación: tribuno de dores de menor envergadura.
cen por completo a la plutocracia, menciona- los monopolios económicos para mante-
ner el Statu Quo. Sí, de Sarmiento Angulo, Ahora, mencionen un derechista que advierta
da arriba, con intereses remarcados. Aunque
Alejandro Cortés y Santo Domingo. las desavenencias de la globalización, la pe-
se visualice los programas digitales de La
netración de capitales foráneos o la de in-
Pulla en El Espectador, esta nunca va a ¿Conoce usted el nombre de esos tres caba- tereses extranjeros en las elecciones demo-
denunciar las actividades de su patrón Santo lleros? ¿Por qué los medios no los nombran, cráticas a todos los niveles. ¿No los hay?
Domingo. Lo mismo sucede con las élites fa- si son los más ricos del país? Uribe, Santos, ¿Petro o quizás Piedad Córdoba?
miliares, donde el dueño de la única revista Vargas Lleras, los López y las demás pro-
de análisis político, la Revista Semana, sea genies políticas impresas en el marco legal Estos candidatos de la izquierda le venden al
Felipe López, hijo de López Michelsen y son simples asalariados de los detentadores pueblo que el enemigo es el congreso, el Uri-
nieto de López Pumarejo, estos últimos pre- bismo y las facciones retardatarias de la
del dinero.
sidentes de Colombia. derecha. Pero el congreso es una oficina de
Recordemos que el pulmón económico de la empleados. Gustavo Petro es el testaferro de
El congreso de la república es una institución guerra Uribe-FARC que duró por espacio Gilinsky y la izquierda funge más como pleni-
de mercenarios con una agenda a la cual potenciaria del Estado venezolano que como
de ocho años, estuvo presidida por el troquel
atenerse, pero difícil creer que la democracia líderes populares indignados. ▲
despótico de Luís Carlos Sarmiento Angulo
sea víctima de estas personas, sin embargo quien mayormente financió la campaña del
esto nos lleva a preguntarnos ¿la democracia ahora senador Uribe. Es cuando se nos ex-

15
POR JOSÉ JAIME USCÁTEGUI

Tal vez algún lector me ha escuchado hablar del “modelo del barco” o de “Colombia Pirata”. Es una propuesta pedagó-
gica que consigné hace un tiempo en un texto académico y que plantea fundamentalmente que nuestro país no avanza
en sus aspiraciones de desarrollo por estar capturado o secuestrado por piratas (entiéndase corruptos y terroristas).

El Estado colombiano es ese gran barco tido de familia, comunidad, civismo, en- 6. Definir el puerto o punto de llega-
que navega sobre una población cerca- tre otros valores fundamentales. Tal vez da: esta definición debería hacerse
na a los 45 millones de habitantes y en sea el paso más difícil, pero partiendo desde el comienzo como lo anotamos al
medio de unos vientos que son las fuer- de él tendremos el éxito garantizado. El iniciar este artículo, fijándose el objetivo
zas del mercado. Nos cuesta mucho capitán Duque con su propuesta de último del modelo que bien puede ser el
avanzar hacia el puerto “desarrollo” por- “legalidad” va por buen camino. “desarrollo” o la “felicidad”. No obstante,
que nuestras aguas (entiéndase ciuda- es en este punto, con los 5 preparativos
2. Tener un mejor calado: debemos
danía) son pandas y contaminadas. El previos, que se puede avanzar en serio
fortalecer los “cuerpos intermedios” de
barco tampoco se ayuda, hace parte de hacia la dirección deseada.
la sociedad. Todas las expresiones de
él una clase dirigente dominante, expre-
sociedad civil organizada (fundaciones, 7. Hacer uso de todas las fuerzas de
sión de las mismas aguas, que se dedi-
cultos, sindicatos, etc.) deben ser forta- movimiento: es indispensable coordi-
ca al saqueo y el pillaje. Al no lograr
lecidas. Los partidos políticos merecen nar todas las fuerzas al servicio del bar-
aprovechar el potencial de los vientos,
una atención especial por ser el “bróker” co. Estas son: las expectativas ciudada-
todo nos conduce al estancamiento en
principal entre las aguas y el barco. nas (corrientes de agua), el sector pro-
el mejor de los casos, y en el peor, nos
ductivo (el motor), el gasto público (los
acerca al naufragio que hoy sufre Vene- 3. Montar los mejores capitanes y
remos) y la política económica (las ve-
zuela. marineros: cada cuatro años, los ciu-
las). Todas, en lo posible, deben empu-
dadanos tenemos la posibilidad de rele-
Frente a este retrato: ¿Qué podemos jar hacia el mismo lado y acercarnos a
var a los capitanes y marineros de
hacer los demócratas y los que creemos nuestro puerto.
turno. Debemos tomarnos en serio este
en los valores republicanos? Recorde-
proceso y dotarlo de la mayor transpa- 8. Asumir el reto de navegar en ultra-
mos a capitanes como Álvaro Gómez
rencia posible. La reforma política debe mar: en un mundo globalizado como
Hurtado que, bajo la lógica de un
enfocarse en el financiamiento de las el nuestro, la decisión de navegar más
“acuerdo sobre lo fundamental”, nos de-
campañas electorales y la selección de allá de las fronteras naturales no es una
jaron dos instrucciones precisas: 1) De-
candidatos idóneos. decisión, es una necesidad. Se debe
bemos defender el barco como expre-
asumir y valorar el reto.
sión legítima de las aguas, y 2) Debe- 4. Realizar ajustes al barco: es nece-
mos definir por consenso un puerto que sario realizar mejoras en términos de di- 9. Buscar apoyarse en otros barcos y
represente un beneficio real para la so- seño institucional, financiamiento, con- puertos intermedios: el camino hacia
ciedad. Ahí, en mi criterio, está el acuer- troles y contrapesos, gestión, entre el desarrollo es largo y desgastante,
do fundamental. otros. Algunas son de rango constitucio- siempre será un acierto apalancarse en
nal, legal o simple procedimiento. barcos afines y puertos parciales. Éstos
Partiendo de estas dos premisas, he-
deben ser considerados en el plan o
mos trazado una ruta para “despiratizar” 5. Transformar la “herradura de po-
carta de navegación.
a Colombia, son 10 pasos que nos po- der”: el juego político se reduce a
drían llevar a prosperar como sociedad. unas pocas personas e instituciones, en 10. Disfrutar el paisaje: la ruta está
Lo hemos llamado “decálogo pirata” y lo un intercambio cerrado (designaciones trazada y ahora necesitamos un grupo
podemos esbozar de la siguiente y sanciones) que favorece la corrupción. de valientes que estén dispuestos a de-
manera: Debemos generar un círculo virtuoso, tallar el plan y, lo más importante, em-
prenderlo hasta su éxito. ¿Quién se le
en reemplazo de la herradura, que per-
1. Mejorar la calidad de las aguas: ne- mide? ▲
mita ampliar y diversificar las relaciones
cesitamos tener más y mejor ciudada-
de poder. www.colombiapirata.com
nía. Esto empieza por recuperar el sen-

16 Las opiniones expresadas aquí por el autor no hacen parte del pensamiento
o ideal de Revista Vanguardia.
17
LA HISTORIA COMO ‘LEITMOTIV’ mana se está desarrollando, progresando, radical le diagnostica estupidez pues la histo-
evolucionando, creciendo y cada vez más es- ria es racionalidad inmanente que se insinúa
tá mejor y mejor”. Y frente a la eugenesia his- progresiva hacia su revelación absoluta. El li-
Entre los motivos de las gestas revoluciona-
rias de la modernidad siempre han desfilado tórica de tal concepción que depura las mani- beral por su parte lo asume inmoral por cuan-
festaciones espirituales todavía “arcaicas, to la historia es libertad que ansía a ser po-
por sus sendas retoricas las infames lacras
pre modernas y no civilizadas”, se levantan seída absoluta por el hombre. La libertad co-
de la esclavitud, el servilismo, la miseria, la
diversidad de críticas que ensalzan otro en- mo valor supremo no debe ser doblegada ni
desigualdad, la ignorancia y la sumisión. Mo-
tivaciones tangibles y conscientes que transi- tender del tiempo y la historia. Entre ellas y si quiera por el peso del honor. Ambos pro-
en nuestra nación colombiana, el espíritu de gresistas guiados –muy a su pesar- por la fa-
tan desde los labios de los individuos a los
Nicolás Gómez Dávila es escuela para todos talidad teleológica de su historia, exigen al
parlamentos de las grandes sociedades con-
los disidentes de los tiempos modernos. reaccionario, gestos y símbolos de indemni-
temporáneas y cuyo combate cimienta las ra-
zación.
zones de ser de nuestros modernísimos pac- En su condena a la modernidad, los epítetos
tos sociales. Mucho menos advertido es el de conservador y reaccionario que se ciernen El primero le exige que renuncie a
papel de las imágenes-conceptos que subya- sobre Gómez Dávila no representan para el condenar sí reconoce que el hecho
cen transparentes a nuestra comprensión co- autor sin embargo, motivos vergonzantes, es necesario, y el segundo que no se
tidiana de la realidad y que al contrario de sino más bien la oportunidad de realizar una limite a abstenerse si confiesa que el
sus cualidades sobreentendi- hecho es reprobable. Ambos cen-
das y subestimadas, confor- suran su pasiva lealtad a la derro-
man el núcleo rizomático que ta.
conmueve el movimiento de
los hombres, las sociedades, El imperativo ético revolucionario
del radical y del liberal, también
las épocas. Hablamos de las
ideas capitales que constru- “NICOLÁS GÓMEZ DÁVILA, deviene de sus concepciones his-
tóricas. Para el radical el espíritu
yen las visiones sobre el mun-
do, el hombre y la historia: la
GENIO INTEMPESTIVO DEL de la historia es la sucesión de fa-
gran triada metapolítica. Es-
pecialmente es, sobre esta úl-
PENSAMIENTO COLOMBIANO, ses progresivas, necesarias y de-
terminadas hacia el dominio final
tima variable de la ecuación -
la historia- que como catego-
Y ALEKSANDR GUÉLIEVICH de la razón universal. La obliga-
ción moral del revolucionario es
ría fundamental, gravita el DUGIN, EGREGIA MAESTRÍA contribuir al advenimiento final del
sentido historico.
pensamiento profundo de dos
grandes genios separados DE LA INTELECTUALIDAD El progresista radical solo adhiere
por las antípodas geográficas,
pero reunidos en el espíritu RUSA” a la idea de que la historia caucio-
na, porque el perfil de la necesi-
muy singular de la crítica con- dad revela los rasgos de la razón
tra la modernidad. Nicolás naciente. Desde el curso mismo
Gómez Dávila, genio intem- de la historia emerge la norma
pestivo del pensamiento colombiano, y Alek- posición transgresora contra la moralina mo- ideal que lo nimba.
sandr Guélievich Dugin, egregia maestría de dernista, resignificando los apelativos como
la intelectualidad rusa; representan dos taxo- fundamento de su propia postura afirmativa. Mientras tanto para el liberal, la razón de la
nes de una sola filosofía, erigiéndose parale- Categóricamente y por principio debemos re- que se ufana el radical es creación de la vo-
los en la denuncia iliberal y construyendo su chazar cualquier asociación muy tradicional luntad humana que aspira a la libertad abso-
crítica, su poética y su analítica en torno a los del concepto de reaccionario con el de con- luta.
distintos sentimientos de la historia que se servador típico. No es éste el contrarrevolu- El acto revolucionario condensa la
juegan a muerte en nuestra época contempo- cionario que se bate contra las ideas libera- obligación ética del liberal, porque
ránea. les y socialistas para salvar su posición aco- romper lo que le estorba es el acto
modada en el sistema. Su reacción la encon- esencial de la libertad que se realiza.
El reaccionario auténtico tramos de nuevo en el terreno de las histo-
rias confrontadas. No obstante y frente a kilómetros de tinta que
El sentimiento de la historia que detenta he- inyectan los liberales y radicales para legiti-
gemonía en la modernidad es la concepción Frente al progresista liberal que esgrime que mar su idea histórica, el reaccionario ofrece
lineal de la historia. Según la caracterización la historia es libertad y al progresista radical catedra y refuta los dogmas parciales de los
de Dugin, este movimiento se denomina pro- que afirma que la historia es razón, el reac- revolucionarios. “La historia no es necesidad,
ceso monotónico, entendido como crecimien- cionario erige una actitud altanera en tanto ni libertad, sino su integración flexible”. Refu-
to y acumulación en su solo sentido y por el que, aceptando el dominio parcial de ambas ta a los progresistas sus Hemipléjicas histo-
cual se tiene “la idea de que la sociedad hu- visiones, decide condenarlas. El progresista rias:

18
La polvareda humana no parece le- Las épocas colectivas son el resulta- juego
vantarse como bajo el halito de una do de una comunión activa en una
Entra entonces en escena el horizonte
bestia sagrada; las épocas no pare- decisión idéntica, o de contaminación
“temporal” sobre el que se funda la rebeldía
cen ordenarse como estadios en la pasiva de voluntades inertes; pero
de ambos autores. Criticar la modernidad y
embriogenia de un animal metafísico mientras dure el proceso dialectico
su dialéctica histórica no los conmina a sus-
(…) La antojadiza y gratuita voluntad en que las libertades se han vertido,
pirar por el tiempo pasado. He aquí la clave
del hombre no es su rector supremo. la libertad del inconforme se retuerce
de sus lecturas: la historia siempre será his-
Los hechos no se amoldan, como en ineficaz rebeldía
toria de los hombres. Sus arquetipos sociales
una pasta viscosa y plástica, entre
En la época de la democracia, el hombre- son trans-históricos, supra-históricos. La his-
dedos afanosos.
masa -según la conceptualización Orteguia- toria humana solo es excusa a los motivos
La historia no es ese “proceso dialectico úni- na- determina la inclinación de la balanza eternos; las épocas mundanas, proyecciones
co y autónomo” que predica la teoría hegelia- histórica. No es la justicia o la razón, ni la li- coloreadas desde un éter lejano. Así para
na de la historia-una, la humanidad-una reali- bertad ya alienada, sino el peso del número Dávila:
zada en la razón universal. Todo lo contrario, y lo cuantitativo lo que moviliza nuestra épo-
En efecto, aun cuando no sea nece-
es diversidad dialéctica. ca a la acabose del sinsentido. Al reconocer
sidad, ni capricho, la historia, para el
la futilidad de su denuncia, el reaccionario se
En efecto, la historia no resulta de reaccionario, no es sin embargo, dia-
entrega a la sobria contemplación de la inevi-
una necesidad impersonal, ni del ca- léctica de la voluntad inmanente, sino
table derrota.
pricho humano, sino de una dialécti- aventura temporal entre el hombre y
ca de las voluntades donde la opción Si el reaccionario admite la actual es- lo que lo trasciende (…) Si el progre-
libre se desenvuelve en consecuen- terilidad de sus principios y la inutili- sista se vierte hacia el futuro, y el
cias necesarias (…) La historia, por dad de sus censuras, no es porque la conservador hacia el pasado, el reac-
lo tanto, es una trabazón de liberta- baste el espectáculo de las confusio- cionario no mide sus anhelos con la
des endurecidas en procesos dialec- nes humanas. El reaccionario no se historia de ayer o con la historia del
ticos. Mientras más hondo sea el es- abstiene de actuar porque el riesgo mañana
trato donde brota el acto libre, más lo espante, sino porque estima que
De igual forma aclara Dugin el propósito de
variadas son las zonas de actividad actualmente las fuerzas sociales se
su rebeldía contra el sistema monotónico:
que el proceso determina, y mayor vierten raudas a la meta que desde-
su duración. El acto superficial y peri- ña. Dentro del actual proceso, las Queremos entonces oponer al libera-
férico se agota en episodios biográfi- fuerzas sociales han cavado su cau- lismo vencedor algo que vaya más
cos, mientras que el acto central y ce en la roca, y nada torcerá su cur- allá de la modernidad, auspiciando el
profundo puede crear una época pa- so mientras no se desemboque en el retorno a la pre-modernidad, al mun-
ra una sociedad entera raso de una llanura incierta. do tradicional. Sin embargo debemos
comprender que no debe ser un re-
Dos posturas frente a la historia y la aper- Esta postura de contemplación paciente que
torno al pasado, sino a los principios
tura de lo eterno espera a que la opresión de la dialéctica his-
eternos de la tradición que pertene-
tórica desemboque a sus consecuencias ne-
Preguntarse por la historia es reflexionar cen a toda época
cesarias, recuerda la opinión de Dugin sobre
frente a la condición humana y su libertad
la actitud de los revolucionarios conservado- La eternidad se abre así como su horizonte
misma en y por el tiempo. Es así que la di-
res que se asumen como la mala conciencia atemporal en tanto su filosofía se arraiga en
versidad de respuestas instaura diferentes
de los tiempos que transcurren esperando a lo ontológico, en lo eterno presente del ser
posturas éticas y sus consecutivas praxis his-
que la fatalidad final proporcione una nueva humano y las potencias que lo trascienden.
tóricas frente al cómo actuar y construir la
apertura a la libertad autentica. Mientras que el conservador liberal simple-
historia. Alexander Dugin y Nicolás Gómez
mente se resiste a las tendencias negativas
Dávila convergen de tal manera en su analíti- Dejemos que la bufonería de la post-
de la modernidad y tradicionalista anhela re-
ca de la historia y la postura ética frente a la modernidad siga su curso; dejemos
tornar a las épocas doradas de su cultura, el
misma, aunque su praxis de rebeldía se que erosione los paradigmas defini-
conservador revolucionario se bate para:
mueve divergente, mas solo por materia de dos, el ego, el super-ego y el logos;
grados. dejemos que se una con los rizomas, Sacar de la estructura del mundo, las
las masas esquizofrénicas y la con- raíces del mal para abolir el tiempo
Refutar el sentimiento de la historia del pro-
ciencia fragmentada; que la nada lle- mismo como una cualidad destructi-
gresista no conmina a Gómez Dávila a dar
ve la sustancia del mundo y, enton- va de la realidad y, al hacerlo, cum-
por buena su propio entendimiento de la mis-
ces, se abrirán las puertas secretas y plir así algún tipo de secreto paralelo,
ma. Precisamente de ella proviene su postu-
arquetipos ontológicos antiguos y la intención no evidente de la propia
ra ética reaccionaria como pesimismo y ne-
eternos vendrán a la superficie y, de deidad.
gación histórica.
una manera terrible, terminaran el

19
El reaccionario no aclama lo que ha
“EL REACCIONARIO, de traer el alba próxima, ni se aferra
SIN EMBARGO, ES EL a las últimas sombras de la noche.
Su morada se levanta en ese espa-
ESTULTO QUE ASUME cio luminoso donde las esencias lo
LA VANIDAD DE interpelan con sus presencias inmor-
tales
CONDENAR LA
Acción y contemplación
HISTORIA, Y LA
En la búsqueda de este “retorno”, o más
INMORALIDAD DE bien, des-ocultamiento de lo sagrado eterno,
RESIGNARSE A ELLA” ambos autores divergen en el que-hacer
frente a dominación moderna. La rebeldía
anti-moderna de Gómez Dávila no es una
La historia no escapa al hombre, pero el praxis de activísima agresión política, sino
hombre no escapa al hombre mismo. La li- más bien una negación muy personal a se-
bertad absoluta de la voluntad de que se ufa- guir la corriente moderna.
na el progresista tiene un sello “genético”. La
causalidad de la libre acción señala una hue- El reaccionario, sin embargo, es el
lla ontológica en el efecto que imprime sobre estulto que asume la vanidad de con-
realidad: es el carácter de la naturaleza hu- denar la historia, y la inmoralidad de
mana, el Dasein (ser-ahí) como el ser del resignarse a ella
hombre autentico. Su postura es la paciente contemplación per-
Pero esta libertad es falsada cuando el en- sonal que condena y niega a través de la ver-
tendimiento del hombre en la modernidad, en dad cruda y transgresora en la forma de una
su afán de conquistar la absoluta libertad, crítica prosaica, irreverente, elegante, agresi-
abstrae el hombre de sí mismo. Es el reino va; pero que se asume derrotada en la con-
de lo inauténtico, de la esencia humana lia- tingencia de la época histórica. El reacciona-
da. Como se advierte desde Heidegger a Du- rio se rebela en tanto lo sagrado y lo eterno
se revelan liberándolo de la alienación histó-
gin, es la inautenticidad del Dasman (se-es).
Para Dugin y Gómez Dávila la verdadera li- rica.
bertad se realiza cuando el hombre al abrirse El reaccionario escapa a la servidum-
a lo eterno se reintegra en su esencialidad bre de la historia, porque persigue en
ontológica recuperando lo contingente en lo la selva humana la huella de pasos
perenne y lo perpetuo en el momento inmor- divinos. Los hombres y los hechos
tal: la temporalidad del mito. Y el abrirse ha- son, para el reaccionario, la carne
cia lo eterno no es sino una excusa para vol- servil y mortal que alientan soplos
ver a dar cabida a lo sagrado, entendido co- tramontanos. Ser reaccionario es de-
mo lo permanente y más verdadero, en el fender causas que no ruedan sobre
seno de nuestro ser. Así para Gómez Dávila el tablero de la historia, causas que
la libertad: no importa perder
No es instancia que falle pleitos entre Por su parte Dugin prefiere elegir el camino
instintos, sino la montaña desde la de la acción y la revolución activa para dar
cual el hombre contempla la ascen- mate al predomino ya senescente de la mo-
sión de nuevas estrellas, entre el pol- dernidad y redirigir lo que haya de ser el des-
vo luminoso del cielo estrellado (…) tino. Todo ello se sintetiza en su obra política
el instante libre disipa la vana clari- que conmina a la acción revolucionaria que
dad del día, para que se yerga sobre supera los paradigmas modernos.
el horizonte del alma, el inmóvil uni-
verso que desliza sus luces tran- El retorno a lo sagrado debe ser con-
seúntes sobre el temblor de nuestra cebido, en el contexto heideggeriano,
carne. como un nuevo comienzo, a cons-
truirse en torno al concepto del Da-
No es el pasado sino lo eterno lo que brinda sein: esto es, la destrucción del con-
absoluto sentido a la postura del reacciona- cepto individual en favor del hecho
rio. Así en sus líneas finales el “Reaccionario humano, concreto, pensante (…)
auténtico” devela su inclinación espiritual: marxistas y socialistas son niños en

20
relación con la gran revolución espiritual, social, política
que tenemos que realizar los representantes de la cuarta
teoría política

Acción y contemplación sintetizan las posturas que toman ambos


intelectuales frente a la historia y que hacen divergir la dirección
de sus propio existir. Ambos sin embargo realizan su cruzada
contra la tiranía del tiempo y el progresismo historico para reinte-
grarse en lo atemporal de lo sagrado. No debe descartarse sin
embargo la plasmación literaria de Gómez Dávila simplemente
como pasividad y renuncia, el hecho de eternizar su denuncia ya
representa una ruptura de transgresión política. La diferencia de
ambos tal vez puede ser entendida por los contextos históricos
en los cuales se enmarcan sus biografías. Gómez Dávila sufría
el peso de “una época sin fin previsible”, un “paraje sombrío de
la historia” que determinó su pesimismo y lo conminó a
“resignarse a mirar con paciencia las soberbias humanas”, espe-
rando a “actuar sino cuando la necesidad se derrumba”. Su pro-
yección se dirige hacia lo trascendente que palpita y llama en ca-
da hombre. Señala con apasionada prosa:

El reaccionario no es el soñador nostálgico de pasados


abolidos, sino el cazador de sombras sagradas sobre las
colinas eternas

Por otro lado Dugin entra en escena en una modernidad que se


derrumba pero que amenaza con llevarse a la tumba la misma
esencia humana. Su rebeldía es revolución proyectada sobre lo
terreno y la acción social, sin pretender de alguna manera tras-
cender el Dasein, que es tarea imperativa para cada pueblo. Su
propuesta exige un nuevo principio historico que culmine por
completo el fin de la modernidad fundando una nueva vida epo-
cal sobre el retorno de lo sagrado y los arquetipos eternos.

Para culminar tan somera exposición de dos grandes iconoclas-


tas anti-modernos, debemos comprender que ambos pensado-
res se complementan en una rebeldía que, siendo postura perso-
nal o proyecto social, evidencia la angustia de dos existencias
que enfrentaron la historia para ellos opresora y falsificadora, y
que sin embargo no se decantan por completar el proceso con
proposiciones contingentes, sino atrayendo hacia sí mismos las
presencias inmortales de lo eterno como recuperación determi-
nante de la autenticidad del hombre en un “acto central y profun-
do” que pueda dar origen a una nueva época. ▲

Referencias

Dugin, Alexander. (2012). “La cuarta teoría política”. Ediciones


Nueva República. Barcelona-España.

Gómez Dávila, Nicolás (2013). “El reaccionario auténtico”. Pre-


dios de la Quimera Nº314 (15-19). Universidad de Antioquia.

Geopolitica.ru. (2017). “tenemos que hacer explotar el sistema li-


beral: entrevista al politólogo ruso Alexander Dugin”.

21
“ Reza una frase: no tener convicciones es un destino
peor a la muerte”

Revista Vanguardia Nacional: Edición N°2 (1er trimestre 2019)


Portada: Eagle Konservative Revolution
Diseño y diagramación: Camilo Ubaque
Colaboración: Israel Lira, Carlos Fernando Rodríguez
Bogotá ● Colombia

vanguardiacepc@gmail.com