Sie sind auf Seite 1von 2

Amor de concupiscencia y de benevolencia

1.-Explicar las características esenciales del amor y su importancia antropológica para


la persona humana.
El anhelo u objetivo de todo ser humano es amar y ser amado, por lo tanto necesita de
la compañía de ese otro para poder compartir experiencias y disfrutarlas aunque estas sean
simples o complejas. Las características esenciales del amor son:
- El amor implica cierta coincidencia, semejanza o proporción entre el que ama y la
persona (o cosa) amada, es decir, que exista un equilibrio entre el nivel de amor que
entrego con respecto a lo que el otro u objeto es correspondido,
- El amor debe hacer el bien, vale decir es concordante en el bienestar propio y del otro
en forma positiva, en relación hacia el bien valórico de respeto, compromiso y sin
egoísmo.
- El amor requiere un conocimiento previo, no se puede amar lo que no se conoce, esto
se relaciona a que el amor es aprendido y es desarrollado a lo largo de nuestra vida,
amamos lo que nos motiva, lo que conocemos y lo hacemos real en la práctica.
- El amor se puede definir, de modo general, como un cierto reposo del afecto, una
cierta aprobación interior, una complacencia afectiva en el bien, necesita la
aprobación interna de que es necesario para mi bien propio.
Por lo tanto, todas las personas desean ser amados, y solo al sentirse verdaderamente
amados, son capaces de entregar amor verdadero, donde el amor que se espera recibir es el
amor desinteresado, se espera ser querido por lo que se es como persona y no por algo a
cambio. Dentro del desarrollo vital de la persona experimenta diversos tipos de amor en
relación hacia el otro, como la amistad la cual puede ser vista por utilidad, por placer y por
honestidad dependiendo el tipo de experiencia que esté viviendo. Esta también el amor
conyugar que es la etapa donde la persona comienza en la formación de su propia familia,
siendo el amor conyugal el amor de entrega y compromiso con la otra persona para toda la
vida, es de aceptación mutua a nivel emocional, físico y espiritual.

2.-Explicar en qué consiste el amor concupiscible en sus características esenciales y la


relación que posee con el logro de la auténtica felicidad (debe plantear un ejemplo
ilustrativo).
El amor concupiscible, no es propiamente un sentimiento, pero con frecuencia es
asociado a él, por lo que se relaciona a un amor sensitivo. Este amor consiste en la búsqueda
de todo aquello que satisface a la persona de manera individual, es la voluntad de encontrar
ese algo o alguien que es bueno para su propia necesidad personal en relación a lo terrenal,
por lo tanto es un amor de necesidad, lo amado por la persona es un cierto medio para alcanzar
otro objetivo que se relaciona a ese fin último de ser feliz.
Por lo tanto, este será la auténtica felicidad personal para algunas personas y no para
todas en general, ya que su perspectiva es en base a lo terrenal o de posesión, es un medio de
necesidad para alcanzar ciertos objetivos que entregan una satisfacción a nivel personal, que
para otras personas le es completamente indiferente, sobre todo aquellas que le es más
importante el crecimiento espiritual alegado de lo material o de aquellos placeres básicos
terrenales.
Ejemplo de ello sería el amor a una profesión, ya que es una necesidad a nivel persona
y solo esta sentirá su propia satisfacción o felicidad al obtenerla o practicarla, ya sea porque
le dará a esta una posesión social o recursos materiales.

3.-Explicar en qué consiste el amor de benevolencia en sus características esenciales y la


relación que posee con el logro de la auténtica felicidad (debe plantear un ejemplo
ilustrativo).
El amor de benevolencia, no es un sentimiento, aunque puede producir sentimientos.
Se caracteriza por su bondad, ya que es la voluntad de amar aquel para quien queremos solo
el bien. Es un amor puro y de entrega total, es el amor de la voluntad de amar a aquel para
quien queremos solo el bien.
Mira a la persona amada como “fin en sí misma” y no como medio para otra cosa, por
lo que es amor sin egoísmo. El verdadero amor es amor desinteresado. Eso no significa que
en la relación de personas no pueda haber ningún interés, sino que ese interés debe estar
subordinado al amor de la persona por lo que es en sí misma y buscando el verdadero bien
para ella. Entonces este amor lleva a la persona a saborear una felicidad basada en lo que no
espera ni ve, sino en sentir satisfacción solo por hacer el bien.
Ejemplo: El amor filial, ya que los padres protegen y aman a sus hijos y solo desea el
bien máximo para ellos, sin ninguna retribución a cambio, es un amor verdadero y
comprometido, legos de todo egoísmo.

María Elena Paredes Pino