Sie sind auf Seite 1von 2

Las falencias del modelo medico en el ámbito educativo

Por: Daniel Saldivia, Matías Rodríguez, Juan Azócar

¿Qué es aprender?, desde el modelo médico, este complejo y dinámico proceso se


entiende como la obtención de conocimientos y capacidades, las cuales son demandadas por
la sociedad para cumplir obligaciones y roles definidos, tomando a todos los actores como
iguales, sin considerar las capacidades personales de los individuos que conformar el sistema
educativo. Es por esta visión, que el modelo medico enfocado en la educación se centra
mucho más en el déficit que en las competencias, esto genera una segregación de estudiantes
que no logran alcanzar los hitos esperados al mismo ritmo que los demás, todo esto impuesto
por un sistema que busca la homogeneidad del proceso de obtención de conocimiento, claro
ejemplo de esto es PSU (Prueba de Aptitud Académica), la cual solamente mide materias
específicas, dejando de lado áreas del saber en las cuales estudiantes se destacan sin ser nunca
reconocidos ni valorados.

El fin ultimo que se intenta obtener con este modelo es la obtención de resultados
rápidos, eficientes, mediante la mecanización del aprendizaje, estandarizando las clases y
olvidando las singularidades presentes en todo grupo humano. Tomando en cuenta esto, y
aplicándolo al modelo educativo actual, se puede señalar que la manera que tiene este modelo
de impartir conocimiento se centra en solo entregar los contenidos, los cuales se van a
memorizar y por último evaluar mediante pruebas de rendimiento, pero todo este proceso es
solo una parte de lo que es aprender, ya que esto implica poder integrar los conocimientos y
aplicarlos, lo cual no está contemplado en la evaluación de estos contenidos.

Ahora bien, el uso de este modelo medico en un ambiente escolar esta orientado en la
etiqueta diagnostica y en la medicación de los estudiantes, no contribuyendo a la autocritica
ni al proceso de mejoramiento educacional, ya que los actores principales del sistema
educativo no se sentirán con las competencias necesarias para poder enfrentar y abordar a
estudiantes con diferentes patologías o ritmos de aprendizaje, y lo más conveniente para estos
casos es la medicación o la derivación a otro centro educativo, el cual puede presentar las
condiciones adecuadas para poder abordar esta problemática.
Desde lo descrito anteriormente con respecto al modelo medico en la educación,
podemos decir que ésta no logra el objetivo de integrar a las personas con déficit en un aula
de clases normales, lo cual afecta a nivel de relaciones sociales, y genera problemas de
marginación ya que estos son etiquetados como personas diferentes, lo cual es discordante
con las nuevas leyes de inclusión, las que buscan disminuir la segregación estudiantil.

Otra critica que se le hace al modelo medico en la educación, es la falta de atención


en las características positivas de los estudiantes, el potenciar sus habilidades y competencias
que poseen, en vez de fijarse en el déficit, dándoles a conocer sus capacidades, y haciéndoles
notar en que áreas son buenos.

Para finalizar creemos que los estudios o avances que se orienten hacia la educación
deben buscar un equilibrio entre la enseñanza y el aprendizaje, y no centrarse solo en la
primera (bajo el supuesto de que todos aprenden de diferente manera, considerando sus
implicancias emocionales, las necesidades básicas, la atención, el sueño, etc.), puesto que
falta más atención en las diferencias individuales de los estudiantes.