Sie sind auf Seite 1von 9

Principio de Pascal

Es una ley enunciada por el físico y matemático francés Blaise Pascal entre1623–1662
estipula que la presión ejercida sobre un fluido poco compresible y en equilibrio dentro
de un recipiente de paredes indeformables se transmite con igual intensidad en todas las
direcciones y en todos los puntos del fluido.

Una parte muy fundamental sobre este principio es la prensa hidráulica es una máquina
compleja que permite amplificar las fuerzas y constituye el fundamento de elevadores,
prensas hidráulicas, frenos y muchos otros dispositivos hidráulicos.

La misma constituye la aplicación fundamental del principio de Pascal y también un


dispositivo que permite entender mejor su significado. Consiste, en esencia, en dos
cilindros de diferente sección comunicados entre sí, y cuyo interior está completamente
lleno de un líquido que puede ser agua o aceite. Dos émbolos de secciones diferentes se
ajustan, respectivamente, en cada uno de los dos cilindros, de modo que estén en contacto
con el líquido. . Cuando sobre el émbolo de menor sección A1 se ejerce una fuerza F1 la
presión p1 que se origina en el líquido en contacto con él se transmite íntegramente y de
forma casi instantánea a todo el resto del líquido. Por el principio de Pascal esta presión
será igual a la presión p2 que ejerce el fluido en la sección A2, es decir:

Presión

La presión es la magnitud escalar que relaciona la fuerza con la superficie sobre la cual
actúa, es decir, equivale a la fuerza que actúa sobre la superficie.

Cuando sobre una superficie plana de área A se aplica una fuerza normal F de manera
uniforme, la presión P viene dada de la siguiente forma:

En un caso general donde la fuerza puede tener cualquier dirección y no estar distribuida
uniformemente en cada punto la presión se define como:
Donde n es un vector unitario y normal a la superficie en el punto donde se pretende
medir la presión. La definición anterior puede escribirse también como:

Donde:

, es la fuerza por unidad de superficie.

, es el vector normal a la superficie.

, es el área total de la superficie S.

Presión absoluta y relativa

En determinadas aplicaciones la presión se mide no como la presión absoluta sino como


la presión por encima de la presión atmosférica, denominándose presión relativa, presión
normal, presión de gauge o presión manométrica.

Consecuentemente, la presión absoluta es la presión atmosférica (Pa) más la presión


manométrica (Pm) (presión que se mide con el manómetro).

Presión hidrostática e hidrodinámica

En un fluido en movimiento la presión hidrostática puede diferir de la llamada presión


hidrodinámica por lo que debe especificarse a cuál de las dos se está refiriendo una cierta
medida de presión.

Presión de un gas

En el marco de la teoría cinética la presión de un gas es explicada como el resultado


macroscópico de las fuerzas implicadas por las colisiones de las moléculas del gas con
las paredes del contenedor. La presión puede definirse por lo tanto haciendo referencia a
las propiedades microscópicas del gas:

Para un gas ideal con N moléculas, cada una de masa m y moviéndose con una velocidad
aleatoria promedio vrms contenido en un volumen cúbico V las partículas del gas
impactan con las paredes del recipiente de una manera que puede calcularse de manera
estadística intercambiando momento lineal con las paredes en cada choque y efectuando
una fuerza neta por unidad de área que es la presión ejercida por el gas sobre la superficie
sólida.

La presión puede calcularse entonces como fórmula para un gas ideal


Este resultado es interesante y significativo no sólo por ofrecer una forma de calcular la
presión de un gas sino porque relaciona una variable macroscópica observable, la presión,
con la energía cinética promedio por molécula, 1/2 mvrms², que es una magnitud
microscópica no observable directamente. Nótese que el producto de la presión por el
volumen del recipiente es dos tercios de la energía cinética total de las moléculas de gas
contenidas.

Propiedades de la presión en un medio fluido

1. La fuerza asociada a la presión en un fluido ordinario en reposo se dirige siempre hacia


el exterior del fluido, por lo que debido al principio de acción y reacción, resulta en una
compresión para el fluido, jamás una tracción.
2. La superficie libre de un líquido en reposo (y situado en un campo gravitatorio constante)
es siempre horizontal. Eso es cierto sólo en la superficie de la Tierra y a simple vista,
debido a la acción de la gravedad constante. Si no hay acciones gravitatorias, la superficie
de un fluido es esférica y, por tanto, no horizontal.
3. En los fluidos en reposo, un punto cualquiera de una masa líquida está sometida a una
presión que es función únicamente de la profundidad a la que se encuentra el punto. Otro
punto a la misma profundidad, tendrá la misma presión. A la superficie imaginaria que
pasa por ambos puntos se llama superficie equipotencial de presión o superficie isobárica

El principio de Arquímedes
El principio de Arquímedes afirma que todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta
un empuje vertical y hacia arriba igual al peso de fluido desalojado.

La explicación del principio de Arquímedes consta de dos partes como se indica en las
figuras:

1. El estudio de las fuerzas sobre una porción de fluido en equilibrio con el resto del
fluido.
2. La sustitución de dicha porción de fluido por un cuerpo sólido de la misma forma
y dimensiones.

Ampliamos el principio de Arquímedes, a un cuerpo sumergido en un fluido en rotación


Consideremos, en primer lugar, las fuerzas sobre una porción de fluido en equilibrio con
el resto de fluido. La fuerza que ejerce la presión del fluido sobre la superficie de
separación es igual a p·dS, donde p solamente depende de la profundidad y dS es un
elemento de superficie.

Puesto que la porción de fluido se encuentra en equilibrio, la resultante de las fuerzas


debidas a la presión se debe anular con el peso de dicha porción de fluido. A esta
resultante la denominamos empuje y su punto de aplicación es el centro de masa de la
porción de fluido, denominado centro de empuje.

De este modo, para una porción de fluido en equilibrio con el resto, se cumple

Empuje=peso=ρf·gV

El peso de la porción de fluido es igual al producto de la densidad del fluido ρf por la


aceleración de la gravedad g y por el volumen de dicha porción V.

Se sustituye la porción de fluido por un cuerpo sólido de la misma forma y dimensiones.

Si sustituimos la porción de fluido por un cuerpo sólido de la misma forma y dimensiones.


Las fuerzas debidas a la presión no cambian, por tanto, su resultante que hemos
denominado empuje es la misma y actúa en el mismo punto, denominado centro de
empuje. Lo que cambia es el peso del cuerpo sólido y su punto de aplicación que es el
centro de masa, que puede o no coincidir con el centro de empuje. Por tanto, sobre el
cuerpo actúan dos fuerzas: el empuje y el peso del cuerpo, que no tienen en principio el
mismo valor ni están aplicadas en el mismo punto. En los casos más simples,
supondremos que el sólido y el fluido son homogéneos y por tanto, coincide el centro de
masa del cuerpo con el centro de empuje.
Flotación entre dos líquidos no miscibles
Un cuerpo sólido está sumergido en dos líquidos inmiscibles: agua y aceite.
Determinaremos la densidad de dicho cuerpo por dos métodos distintos:

 El principio de Arquímedes
 La ecuación fundamental de la estática de fluidos

El aceite que tiene una densidad 0.8 g/cm3 se sitúa en la parte superior y el agua que es
más densa 1.0 g/cm3 se sitúa en la parte inferior del recipiente.

La densidad del bloque es un número comprendido entre la densidad del aceite 0.8, y la
del agua 1.0. Un cuerpo de esta densidad flota entre los dos líquidos.

Conociendo que parte del sólido está sumergido en aceite (fluido 1) o en agua (fluido 2),
se determinará la densidad de dicho cuerpo.

El principio de Arquímedes nos dice que si el bloque está en equilibrio, el peso del bloque
debe ser igual al empuje proporcionado por ambos líquidos.

Peso del bloque =empuje del agua + empuje del aceite

ΡShg=ρ2Sxg+ρ1S(h-x)g

x=ρ−ρ1ρ2−ρ1hx=ρ−ρ1ρ2−ρ1h

S es el área de la base del bloque, h su altura, y x es la parte del bloque sumergida en agua.

En general, un cuerpo que flota en la superficie del agua, está sumergido en dos fluidos,
uno es el agua ρ2=1000 kg/m3 y el otro es el aire ρ1=1.29 kg/m3. Habitualmente, se
desprecia la densidad del aire frente a la del sólido ρ y la del fluido ρ2, aplicándose la
fórmula aproximada

x≈ρρ2h
Ecuación fundamental de la estática de fluidos
Sean p1 y p2 las presiones sobre la cara superior e inferior del bloque sumergido.

La cara superior está en el aceite a una profundidad y. La presión p1 será igual a la


atmosférica p0 más la correspondiente a la altura y de aceite.

p1=p0+ρ1gy

La cara inferior está en el agua. La presión p2 será igual a la presión atmosférica p0 más
la correspondiente a la altura de aceite (y+h-x) más la correspondiente a la altura de la
columna de agua (x)

p2=p0+ρ1g(y+h-x)+ρ2gx

La fuerza que ejerce el fluido sobre dichas caras será el producto de la presión por el área
de su superficie S.

Como vemos en la figura, para que haya equilibrio se tiene que cumplir que

p1S+mg=p2S

Teniendo en cuenta que m=ρ·hS despejamos el valor de x.

x=ρ−ρ1ρ2−ρ1hx=ρ−ρ1ρ2−ρ1h

Es el mismo resultado que hemos obtenido aplicando el principio de Arquímedes


El principio de Arquímedes en un fluido en rotación
 En un fluido de densidad ρf en equilibrio, la presión crece linealmente con la
profundidad h, p=p0+ρfgh. p0 es la presión en la superficie del fluido
 Un cuerpo sumergido experimenta una fuerza de empuje hacia arriba, E=ρfgV
 La fuerza total sobre el cuerpo sumergido es el empuje E menos el
peso mg, F=(ρf−ρ)VgF=(ρf−ρ)Vg

Por otra parte,

 En un fluido en rotación con velocidad angular constante ω, la presión crece


proporcionalmente al cuadrado de la distancia al eje de
rotación, p(r)=12ρfω2r2p(r)=12ρfω2r2
 Un cuerpo sumergido experimenta una fuerza de empuje en la dirección radial,
hacia el eje de rotación E=ρf(ω2r0)V.
 La fuerza total sobre el cuerpo sumergido es la fuerza centrífuga menos el empuje
en la dirección radial, F=(ρ−ρf)Vω2r0F=(ρ−ρf)Vω2r0

En este apartado, vamos a calcular la fuerza de empuje que experimenta una esfera de
radio Rsumergida en un fluido de densidad ρf en rotación con velocidad angular
constante ω, el centro de la esfera está a una distancia r0=h del eje de rotación paralelo al
eje Y

Vamos a seguir los mismos pasos que en el ejemplo de una esfera sumergida en un fluido
en equilibrio

Teorema de Bernoulli
Es una aplicación directa del principio de conservación de energía. Con otras
palabras está diciendo que si el fluido no intercambia energía con el exterior (por
medio de motores, rozamiento, térmica...) esta ha de permanecer constante.

El teorema considera los tres únicos tipos de energía que posee el fluido que pueden
cambiar de un punto a otro de la conducción. Estos tipos son; energía cinética,
energía potencial gravitatoria y la energía debida a la presión de flujo (hidrostática).
Veamos cada una de ellas por separado:

Energía
Debida a la velocidad de flujo
cinética (hidrodinámica)
Energía potencial gravitatoria Debida a la altitud del fluido
Energía de Debida a la presión a la que está sometido el
flujo (hidroestática) fluido

Por lo tanto el teorema de Bernoulli se expresa de la siguiente forma:

Donde:

 v es la velocidad de flujo del fluido en la sección considerada.


 g es la constante de gravedad.
 h es la altura desde una cota de referencia.
 p es la presión a lo largo de la línea de corriente del fluido (p minúscula).
 ρ es la densidad del fluido.

Si consideramos dos puntos de la misma conducción (1 y 2) la ecuación queda:

Donde m es constante por ser un sistema cerrado y V también lo es por ser un fluido
incompresible. Dividiendo todos los términos por V, se obtiene la forma más común
de la ecuación de Bernoulli, en función de la densidad del fluido:
Una simplifación que en muchos casos es aceptable es considerar el caso en que la
altura es constante, entonces la expresión de la ecuación de Bernoulli, se convierte
en:

Referencias:
 Anderson, J.D. (2016), «Some reflections on the history of fluid dynamics», en
Johnson, R.W., Handbook of fluid dynamics (2nd edición), CRC
Press, ISBN 9781439849576
 Landau, L.D.; Lifshitz, E.M. (1987). Fluid Mechanics. Course of Theoretical
Physics(2nd edición). Pergamon Press. ISBN 978-0-7506-2767-2.
 Oliver Olivella y Agelet de Saracíbar Bosch, 2002, «Ecuaciones constitutivas en
fluidos», p. 273-294.
 Carroll, Bradley W. «Archimedes' Principle». Weber State University.
Consultado el 23 de julio de 2007.