Sie sind auf Seite 1von 21

La muchacha era consciente de que iba a morir.

Veía acercarse el fuego y


notaba como sus pulmones se llenaban de humo, ella era inocente y le daba
igual lo que dijesen aquellos hipócritas que habían sido sus amigos hacia
tan solo dos días y ahora pretendían matarla por bruja.

Estaba resignada a morir cuando apareció ante ella un ser que atravesó las
llamas y desato las cuerdas que la apresaban, “el diablo” pensó. Cuando
estuvo liberada el ser le dijo que atravesase las llamas, a ella le pareció una
chorrada pero aun así, no tenia nada que perder, avanzo hacia adelante y
ante su sorpresa atravesó el fuego como si nada, y en cuanto estuvo libre,
se desmallo. Despertó tiempo después, estaba en una carreta en
movimiento y delante suyo había dos personas, una era un muchacho de
mas o menos su edad, moreno y con una sonrisa cálida y agradable y la
otra era el extraño ser que la había salvado, le contaron que era una bruja y
se mostraron sorprendidos por su habilidad para atravesar el fuego, por lo
que la apodaron Salamandra. El viaje asta la torre duro dos semanas, en ese
tiempo fue aprendiendo cosas sobre la torre y sus habitantes y fue
conociendo mas a sus acompañantes. El muchacho de gesto cálido era
Jonás, un chico simpático y agradable con un corazón de oro. Y el ser que le
había salvado era Fenris, un elfo misterioso y de pocas palabras.

La señora de la torre

Salamandra, Jonás y Fenris estaban a punto de llegar, ya se veía el pueblo a


lo lejos, pero esperaron al día siguiente para continuar el viaje, y durmieron
en el pueblo. A media tarde del día siguiente vieron la torre a lo lejos y
cuando estuvieron lo suficientemente cerca, se percataron de que había un
grupito de gente en los jardines de la torre. Fenris le dijo a Jonás que llevase
al caballo al establo y salamandra y el fueron hacia el corrillo. En el centro
del corro, había una enana tendida en el suelo, muerta. Al cabo de un par
de minutos, Jonás regreso y vio el cuerpo de Maritta sin vida, se arrodillo a
su lado llorando y Salamandra intento consolarle. Entonces, los enanos que
estaban junto al cadáver, montaron a maritta en una carreta y se la llevaron
a casa. Dana dio a sus aprendices el día libre por el duro golpe sufrido, y
dicho aquello, se calmo y comenzó a hablar con la nueva alumna,
salamandra. A la joven le intimidaba bastante aquella mujer, pero pronto
simpatizo con ella. Le pidió que se quedara en la torre y ella acepto. Jonás
acompaño a salamandra a su nuevo cuarto mientras Dana y Fenris se
quedaban hablando en los jardines, Fenris tenía un brazo alrededor de Dana
y salamandra sintió una punzada de celos. Gracias a Jonás supo que los
elfos eran longevos (cosa de la cual no le gusto enterarse) y que Dana solía

estar siempre triste, pero no solo eso, gracias a el aprendió a leer y escribir,
y también aprendió el arcano (el lenguaje de la magia) y a partir de ahí,
pudo continuar sus estudios sola. Con el transcurso de los días, salamandra
fue integrándose más en la torre y conociendo mejor a sus compañeros,
Conrado era un joven reservado que vivía para estudiar, morderek era
frívolo y cruel, aunque según Jonás no tenía mal fondo, y Jonás era su mejor
amigo. Paso un año y todos habían avanzado en sus estudios de magia…
excepto Jonás, que seguía en tercer grado, salamandra no conseguía
entender porque, el era un muchacho inteligente y habilidoso y no le
costaba memorizar los hechizos. Si salamandra hubiese estado mas
pendiente de el, se hubiese preocupado en ayudarle, pero lo cierto era que,
aunque le apreciaba mucho, los ojos de salamandra solían estar mas
pendientes de los movimientos de Fenris, que de los estudios de magia de
Jonás.

La advertencia del ser invisible

Un mañana Jonás fue al cuarto de salamandra a avisarle de que Dana quería


hablar con ellos y aunque le extraño, ella siguió a su amigo a través del
pasillo.

En el salón de reuniones estaban también Conrado y morderek, que


sospechaban que aquella reunión se debía a que era el aniversario de la
muerte de maritta, que había sido sustituida por una joven atolondrada que
se llamaba tina, pero

cuando Dana entro en la sala descubrieron que se equivocaban. Lo que


Dana quería comunicarles era que una nueva alumna ingresaría a la torre
en breve, una alumna especial, con una familia muy influyente, “ni que
fuera una princesa” rezongo morderek, Dana iba a explicarse pero de
pronto fijo la mirada al fondo de la sala, y las palabras murieron en sus
labios, Dana se excuso y salió de la sala de reuniones apresuradamente.
Dejando a los alumnos notablemente inquietos, miraron al fondo del salón,
como había hecho Dana pero no vieron nada, al fin decidieron esperar, pero
morderek no aguanto y se fue a su cuarto y salamandra fue en busca de su
maestra. Subió a la cúspide de la torre, donde estaban los aposentos
privados de la hechicera, oyó la voz de Dana dentro de su despacho y no
pudo evitar escuchar. Dana hablaba con alguien, a quien llamaba kai, pero
salamandra no conseguía oír las respuestas en el daba, aunque parecía que
Dana si lo oía, salamandra se asomo por la puerta y descubrió, ante su
sorpresa, que estaba sola. Hablaba con alguien a quien solo ella podía ver y
oír, salamandra espiaba desde la puerta cuando noto una mano sobre su
hombro, le habían pillado “creo que la espiaban, señora de la torre” oyó la
voz de Fenris tras de si. Pero Dana no parecía enfadada, estaba pensando
en otra cosa, salamandra había oído decir a Dana algo sobre una
maldición….un

destino peor que la muerte… pero no había entendido nada. Antes de que
pudiese decir gran cosa, Fenris le hizo un conjuro de sueño y la joven cayó
dormida en brazos del elfo. Y el elfo se la llevo de allí, dejando a Dana y a
kai solos, hablando. Al rato Fenris regreso, después de haber dejado a
salamandra dormida en su cuarto. Dana le dijo a Fenris que era kai, que
había vuelto para decirles que un gran peligro acechaba a la torre, el
maestro preparaba pare ellos un destino peor que la muerte y el destino de
la torre y sus habitantes pendía de un hilo, y, por si acaso no tenían ya
suficientes problemas, la nueva alumna estaba apunto de llegar.

Dos visitantes

A Salamandra la despertó, cuando el sol estaba ya muy alto, la voz de


Jonás, diciéndole que acababa de llegar la nueva.

Cuando se despejo por fin, empezó a buscar por la torre, intrigada, y al final
encontró a sus tres compañeros en la habitación de morderek, haciendo un
corrillo alrededor de una bola de cristal, habían cogido el óculo de Fenris
para espiar, Dana tenia problemas.

El aparato mágico mostraba el despacho de la señora de la torre, en el


había tres personas, una era una joven elfa arrebatadoramente guapa, que
al parecer era nawin, la nueva alumna y, si, era una princesa, la princesa
del reino de los elfos, otra era otra elfa, shi-mae, una archimaga muy
poderosa y la tercera,

era Dana. Las dos archimagas mantenían una conversación bañada de


ofensas por parte de shi-mae, e indiferencia por parte de Dana. Pero shi-
mae se dio cuenta que las espiaban y así se lo hizo saber a Dana, al oír esta,
los alumnos de la torre, que espiaban atreves de el óculo la conversación,
se dispersaron dejando a salamandra sola con el óculo, y maldiciendo, la
joven aprendiza decidió llevar el óculo al despacho de Fenris. Pero antes de
dejarlo, no pudo evitar echar un último vistazo, Dana volvía a hablar en su
despacho con alguien a quien solo ella podía ver y oír, pero no tocar. Le
decía que haría un hechizo de vinculación para que se quedase con ella,
pero salamandra, avergonzada y confusa, decidió que había visto bastante,
durmió al óculo y lo dejo en su sitio, hecho aquello, salió del despacho de
Fenris apresuradamente. Llena de dudas sobre lo que había visto ¿Quién era
kai? ¿Existía de veras, o es que Dana se había vuelto loca? Salamandra
caminaba hacia su habitación perdida en sus pensamientos, cuando tropezó
con la joven elfa. Salamandra pidió perdón, pero la princesa le lanzo una
mirada llena de desprecio. Y aquello termino siendo una encendida
discusión entre las dos aprendizas asta que la princesa se aparto de
salamandra y siguió su camino, dejando a una colérica salamandra detrás.
Jonás, que lo había visto todo, intento hacer entrar

en razón a salamandra, pero ella lo aparto de un empujón y se fue corriendo


a su cuarto.

La desaparición de Dana

Dana dormía en su cuarto, cuando oyó la voz de kai llamándole, abrió los
ojos y descubrió a kai al lado de la ventana, en una postura no muy propia
de el. “dame la mano” le pidió el joven. Dana obedeció pero cuando sus
manos se tocaron, Dana descubrió asombrada que podía tocarle, su
contacto era real, entonces le miro a los ojos y noto algo extraño en ellos
“tu no eres kai dijo2 intento soltarse pero no lo consiguió, kai soltó una
carcajada y sus ojos se volvieron grises “ya eres mía” dijo, con una perversa
sonrisa.

Kai se irguió sobre el alfeizar de la ventana al oír gritar a Dana, y descubrió,


horrorizado que su cuerpo empezaba a desaparecer, la archimaga gritaba el
nombre de kai, atrapada en una especie de pesadilla, mientras su cuerpo
desaparecía, kai intento cogerla para evitar que desapareciera por
completo, pero sus dedos inmateriales no consiguieron aferrarla y Dana
desapareció como si nunca hubiese estado allí, dejando a kai sollozando
ante el espacio vacio en el que antes había estado la única persona que
podía escucharle en aquel mundo.

Salamandra apenas pudo dormir aquella noche, la joven seguía


exprimiéndose la cabeza en su afán de encontrarle algún tipo de sentido a
lo que estaba pasando, pero lo único que conseguía

era crearse mas dudas, y es su cabeza aun se oían las envenenadas


palabras de la princesa álfica diciéndole que Fenris había sido desterrado de
su tierra natal. ¿De que conocía Fenris a shi-mae? ¿Qué había pasado entre
ellos para que se hubiese alterado tanto al verla? ¿Quién o que era kai?
¿Qué era aquello de la maldición? Las dudas le atormentaban, al fin
consiguió dormirse cuando empezaba a salir el sol, pero la voz de morderek
la despertó “reunión urgente”. Salamandra se vistió y bajo a lavarse la cara
al patio, y allí se encontró con Jonás, juntos subieron las escaleras camino
de la sala de reuniones, la reunión la había convocado shi-mae y eso les
inquietaba.

Shi-mae les dijo que Dana se había ido, había huido de la torre dejándoles
solos, y aunque se resistían a creer q su maestra les había abandonado, que
no estaba era un hecho. Antes de irse shi-mae dijo que a partir de entonces
ella seria la señora de la torre en funciones.

Salamandra miro como abandonaba la sala y le dijo a Jonás “dime que


todavía estoy durmiendo y esto es una pesadilla” el la miro con simpatía y
le dijo “eh, ya veras como no es nada. Dana estará de vuelta para la hora de
la cena y shi-mae tendrá que marcharse”

Salamandra se fue a su cuarto cabizbaja, y estaba mirando por la ventana


cuando sintió que como que una cálida brisa le tocaba la mano, pero al no
ver nada, le

resto importancia y bajo a desayunar con Jonás.

Fenris no conseguía localizar a Dana con sus bolas de cristal ni sus espejos
mágicos, por lo que invoco a un demonio para que buscase a Dana es su
mundo, pero no estaba allí y había infinitas dimensiones en las que poder
buscar, sin embargo el demonio le dio una idea, preguntárselo a “ellos”
porque, como Fenris bien sabia, los seres invisibles no eran tan invisibles
para los hijos de la luna.
Morderek subió asta la cúspide de la torre para hablar con shi-mae, quería
cambiar de maestra, quería que ella fuese a partir de entonces su maestra,
shi-mae dudo y al final le dijo que si quería ser su alumno tendría que
ganárselo, estaba en periodo de prueba y le estaría observando.

La rebelión de los lobos

Salamandra encontró a Fenris en las almenas de la torre, tenia la esperanza


de que el supiera donde estaba Dana, pero no lo sabia, y, al parecer no
pensaba hacer nada para remediarlo, aquello irrito profundamente a
salamandra, pero al elfo no pareció importarle y la muchacha harta de la
impasibilidad del elfo se marcho de allí, notablemente enfadada.

Fenris volvió a su cuarto y cuando se disponía a recoger el desorden


provocado por la invocación que había hecho antes, vio caerse un frasco y
luego otro, y otro, se pregunto quien o que estaba allí, pero calmo su
curiosidad pensando que aquella noche lo

descubriría, aquella noche…

Dana no volvió a la hora de la cena, como había esperado Jonás, y la


incertidumbre seguía creciendo en los alumnos cada hora que pasaba.
Aquella noche los lobos aullaron especialmente alto y a salamandra le costo
dormirse, pero cuando lo hizo soñó con sangre, ojos amarillos, garras
rasgando cuellos humanos….se despertó envuelta en sudor y se levanto de
la cama “solo ha sido un sueño” se dijo, y justo entonces oyó a alguien
tocando la puerta principal de la torre y se apresuro a ver quien era, cuando
abrió la puerta se encontró a Fenris tirado en el suelo, herido de gravedad y
lo arrastro al interior de la torre, vio como un lobo se abalanzaba sobre
ellos, pero por algún extraño motivo, la puerta se cerro sola y el lobo choco
con ella. Fenris le dijo a salamandra que llamase a shi-mae para que le
sanase pero ella se resistió a dejarle solo e intento curarle ella sola, pero al
final se resigno y se dispuso a ir a buscar a shi-mae, pero antes de irse le
pregunto que le había pasado, que porque le habían atacado los lobos, que
siempre habían sido sus amigos, y una voz detrás suyo contesto a su
pregunta “porque esta maldito. Los lobos saben que ha llegado la hora”
dicho eso, shi-mae fue hacia Fenris, le curo las heridas y ordeno a
salamandra que subiera a su cuarto, la aprendiza obedeció a regañadientes.

Caos en la torre

los

alumnos de la torre discutían mientras tomaban el desayuno en la cocina,


pero un grito de tina corto la conversación, todos se volvieron hacia ella, y
vieron, estupefactos, como un cuchillo le perseguía por toda la cocina y
después salía por la ventana, dejando un agujero en el cristal, cuando los
muchachos aun no habían recobrado el aliento, shi-mae apareció en la
cocina, les regaño por utilizar su magia para asustar a tina y aunque ellos
juraron que no habían sido ellos, shi-mae no les escucho, después les dijo q
mientras “el maldito” siguiese en la torre, quedaba terminantemente
prohibido salir de la torre por las noches, porque los lobos eran un grave
peligro, dicho aquello, clavo la mirada en Jonás y le dijo q quería hablar con
el a solas en su despacho, salamandra le miro preocupada y oprimió su
mano para darle ánimos, entonces el mago se teletransporto al despacho de
shi-mae y salamandra, morderek y Conrado quedaron solos en la cocina con
tina, salieron de allí, comentando el incidente, pero salamandra ajena a la
conversación, recordó las palabras que Fenris le había dicho un par de días
atrás “ aprende a leer las señales” entonces miro el agujero de la ventana
de la cocina y el cuchillo que ahora estaba tirado en el jardín “esta prohibido
salir de la torre” recordó las palabras de shi-mae.

No volvió a ver a Jonás asta bastante mas tarde,

en el establo. El joven parecía preocupado, “¿se ha enfadado mucho shi-


mae por el numerito de la cocina?” pregunto. “ya te he dicho que no he sido
yo” respondió él, dolido. Le explico que como llevaba tres años con la túnica
azul, shi-mae le obligaría a hacer el examen pasado mañana y que si no lo
aprobaba, seria expulsado de la torre. Salamandra intento animarle
diciéndole que el estaba preparado, pero Jonás no pensaba lo mismo y le
dirigió una mirada suplicante a su amiga, pero ella le dijo que no podía
ayudarle, porque, al fin y al cavo ella estaba muy por debajo del nivel de
Jonás, pero el la miro con cierto rencor y le dijo “pues para echar una mano
a Fenris siempre estas a punto, ¿eh?” y se marcho de malos humos. “pero
¿que le pasa ahora?” murmuro la muchacha para si, y entonces, la voz de
Conrado le sobresalto, “es extraño que tu, tan perspicaz siempre, no te
hayas dado cuenta” dijo. Entonces ella le reprocho que el si que podía
ayudarle, por que ya había pasado ese examen hacia tiempo, pero el negó
con la cabeza, y le dijo que era la ayuda de salamandra la que quería, o,
mejor dicho, su apoyo. Ella dijo no entender, pero Conrado le contradijo: “si
que lo entiendes, Jonás es un buen chico, pero tiene pánico a los exámenes,
y no sabe como decirte que necesita que estés a su lado para sentirse mas
seguro, precisamente tu, y no se atreverá a decírtelo

mas claro mientras sigas persiguiendo a Fenris por los pasillos” ella se puso
roja, pero, por alguna razón, no le contradijo.

Nawin subía a la cúspide de la torre, cuando oyó los pasos de un humano


acercarse, se aplico un hechizo de mimetismo, se pego a la pared y espero
a que llegase, era morderek, ¿Por qué querría ver a shi-mae? Su instinto le
dijo que aquella visita no era casual, y le siguió sigilosamente. Entraron en
el despacho de shi-mae, morderek le empezó a decir a shi-mae que lo que
había pasado esa mañana no lo habían hecho ellos, que el creía que había
algo o alguien el la torre, shi-mae, por supuesto estaba al tanto de todo
aquello, pero no lo daba importancia “solo es alguien que echa de menos a
Dana pero no puede hacer nada por ella, mover cosas de vez en cuando es
lo único que sabe hacer” dijo. Después ordeno a morderek que se fuese y el
obedeció. Cuando el se hubo ido, nawin se dejo ver, aunque shi-mae sabia
que estaba en la habitación desde el principio.las dos alfas mantuvieron una
pequeña conversación, en la cual shi-mae pidió a nawin que vigilase a
salamandra

Salamandra se esforzó por no dormirse aquella noche, cuando estaba ya


bien entrada la noche y pensaba que todos dormían, se levanto de la cama
y subió las escaleras en dirección a la cúspide de la torre, y entro en el
despacho de Dana, no tenia claro que debía buscar

exactamente, pero necesitaba encontrar algo que le ayudase a saber donde


podía estar su maestra. Encontró en un cajones colgante de luna estrella
que Dana siempre llevaba puesto y se pregunto porque lo habría dejado
atrás en aquella ocasión, lo cogió y lo examino minuciosamente, aquel
colgante le intrigaba mucho, gracias a un simple hechizo había sabido que
aquel colgante había sido sometido a algún conjuro, salamandra miraba el
colgante cuando noto una presencia detrás suyo, el rojo de sus ojos había
delatado que era un elfo (los elfos veían sin necesidad de luz) entonces el
elfo hablo, era la voz de Nawin, el cajón se cerro de golpe, sobresaltando a
ambas.

El retorno de kai

Las dos chicas empezaron a discutir, nawin le arrebato el colgante a


salamandra pensando que lo estaba robando, e intento abrir el cajón para
dejarlo en su sitio, pero no lo consiguió, y, antes de que salamandra pudiese
reaccionar, nawin hizo un hechizo de teletransportacion y se esfumo de allí,
llevándose el colgante consigo. Salamandra abandono el despacho llena de
negros presentimientos, pero al pasar por delante del estudio de Jonás,
observo que salía luz por debajo de la puerta, y, vacilando, llamo a la
puerta, que se abrió sin ruido, y la joven entro, Jonás estaba sentado frente
a su escritorio, con un ejemplar del libro de agua abierto en frente suyo
“¿Qué quieres?”

pregunto el, salamandra iba a contarle lo que le había pasado en el


despacho, pero se lo pensó mejor: Jonás tenia otros problemas en la cabeza.
“nada, siento molestarte, mejor me voy” dijo ella, encaminándose a la
puerta, pero Jonás la retuvo, salamandra le miro a los ojos y aprecio que
estaba serio, nunca le había visto así. Salamandra le pidió perdón por lo que
le había dicho aquella tarde en el establo “no es que no quiera ayudarte, es
que no me siento capaz de ello” dijo. Jonás callaba y seguía mirándola
fijamente, así que salamandra siguió hablando, le dijo que asta nawin, que
era mas novata que ella le superaba, los dos aprendices siguieron hablando,
asta que salió el tema del examen que tendría que hacer Jonás. Al chico, la
mención del examen le había puesto nervioso y se retorcía las manos casi
sin darse cuenta, salamandra, en un arranque de cariño, se las cogió para
evitar que se hiciese daño, y el se estremeció. “lo vas a hacer bien” le dijo
ella, levanto la mano para apartarle un mechón moreno de la cara, pero el
se aparto con brusquedad “no. No juegues conmigo salamandra, no me
gusta” dijo. De pronto un chillido procedente del piso de abajo les
sobresalto, Jonás tomo de la mano a salamandra, realizo un hechizo de
teletransportacion, y en un abrir y cerrar de ojos, los dos aparecieron en el
piso de abajo. Pronto descubrieron que el grito

procedía del cuarto de nawin, cuando se acercaron el cuarto mostraba una


escena caótica, nawin estaba acurrucada en un rincón y una fuerza
misteriosa abría y cerraba cajones y tiraba objetos al suelo, la elfa pareció
aliviada cuando vio a sus compañeros, sus ojos se clavaron en la túnica azul
de Jonás.

“¿Qué es lo que pasa?” pregunto él

Nawin ignoro a salamandra y le explico al muchacho “no se lo que es, le he


practicado todos los exorcismos que se me, pero no parece un espíritu
elemental…” salamandra observo que el ser parecía buscar algo, se planto
frente a nawin y le dijo “¿y que dirías si te digo que puedo detenerlo?”
salamandra avanzo al centro de la habitación y dijo con voz alta y clara
“kai” y entonces todo se calmo. Nawin le miro impresionada, entonces
salamandra se le acerco y le dijo que podía quitarle de encima al ser que
tanto le asustaba a cambio de que le diese el colgante y no lo contase nada
a shi-mae, la elfa le dio el colgante a regañadientes, pero se mostro reacia
con la segunda condición, entonces salamandra oyó una voz al lado suyo.
Se giro y vio que tenia a su lado a un chico de 16 años rubio y con los ojos
verdes. Era kai. Salamandra retrocedió asustada y estuvo a punto de soltar
el colgante, pero kai le dijo que si lo soltaba lo dejaría de ver, Jonás miraba
la escena preocupado, y se puso al lado de salamandra, dispuesto

a protegerla de cualquier cosa. Kai le explico a salamandra que Dana le


había realizado un hechizo de vinculación al colgante y como ella,
salamandra, había sido la primera en tocar el colgante después del hechizo
podía comunicarse con kai. Jonás miraba verdaderamente preocupado la
conversación que salamandra compartía con el aire. “¿salamandra, con
quien hablas?” le pregunto, muy serio. “se llama kai, es amigo de Dana,
es…invisible” explico ella. Salamandra le explico a Jonás lo del colgante,
pero Jonás no entendía nada. Kai empezaba a impacientarse, se acerco a
salamandra y le suplico que confiase en el y que le ayudase a encontrar a
Dana, ella le prometió que le ayudaría. Pero entonces shi-mae apareció y
kai se despidió de salamandra “no te vayas” susurro ella, pero el muchacho
se esfumo y de repente salamandra se sintió muy sola y vacía, y se acerco a
Jonás, el muchacho le abrazo sin importarle que shi-mae estuviera delante y
salamandra se sintió un poco mejor. Pero pronto pidió explicaciones, y
salamandra, aprovechando que estaba abrazada a Jonás, escondió en los
pliegues de su túnica el colgante, utilizando el cuerpo de su amigo como
barrera para que shi-mae no le viese.

“hemos oído gritos y hemos venido a ver que pasaba” empezó Jonás, sin
mentir. “se me ha descontrolado un genio del aire que invoque y Jonás me
ayudo a enviarlo a su plano”
invento nawin. Shi-mae rio, dijo que le sorprendía que nawin, una aprendiza
de 1º grado hubiese invocado a un genio del aire, pero que aun le
sorprendía mas que Jonás le hubiese ayudado a devolverlo a su plano. Al oír
esto, salamandra salto, como movida por un resorte, a defender a su amigo.

Le dijo que Jonás era un buen mago, no un inútil, como ella creía, y que no
tenia que meterse con el, que era un buen chico que no había hecho nada
malo, “yo soy la rebelde, castígame a mi” le dijo. Shi-mae estaba
sorprendida ante la osadía de la joven, pero nawin le dijo que ellos le habían
ayudado, que había sido error suyo. Y la archimaga se fue. Pero, cuando los
dos jóvenes se hubieron ido, shi-mae volvió a aparecer y le pregunto a
nawin porque le había mentido, ella respondió que de alguna manera tenia
que ganarse la confianza de los alumnos y shi-mae sonrió.

Buscando a Dana

Era media mañana cuando sonaron golpes en la puerta de salamandra, ella


estaba tumbada en la cama, no había querido levantarse. “salamandra…
salamandra abre. Se que estas despierta” era la voz de Jonás, salamandra
se levanto de mala gana y abrió la puerta. Jonás estaba fuera, muy serio,
se había ocupado de que su túnica estuviese bien lavada y planchada y el
mismo parecía recién bañado, estaba ojeroso, pero había un brillo de
decisión en su mirada.

“gracias por lo de anoche, salamandra.”

A salamandra le costaba recordar los detalles de lo acontecido la noche


anterior, pero Jonás se explico “gracias por lo que le dijiste a shi-mae de
mi.” “gracias por creer que soy un buen mago, gracias por creer en mi “le
dijo el muchacho de corazón y después se marcho sonriendo a hacer el
examen, salamandra le deseo suerte y se le quedo mirando pensativa
mientras se iba pasillo abajo, entonces oyó una voz a su lado, era kai. “Es
un buen momento para buscar a Dana, shi-mae estará examinando a Jonás
y no se entrometerá” explico el muchacho. Salamandra se vistió y desayuno
y después kai le dijo que tendría que ir a su mundo para preguntar allí y que
para eso necesitaba algo que pudiese servir como puerta interdimensional,
salamandra no sabía si había algo de eso en la escuela, por lo que decidió
preguntar a Conrado.

Jonás se situó en el centro de la sala de pruebas dispuesto a comenzar el


examen y con un nudo en la garganta recito su presentación. Acto seguido
shi-mae comenzó con el examen.

Salamandra fue a preguntarle a Conrado si sabia de alguna puerta


interdimensional que estuviese en la torre, y aunque el no supo contestar a
su pregunta, supuso que si había, tendría que estar en los aposentos
privados de Dana. El le pregunto por que le preguntaba y salamandra le
conto toda la historia.

Jonás estaba muy cansado, pero aun así, le parecía que


le estaba saliendo bastante bien. Shi-mae continuo con el examen
“invocación 33-e” le dijo y Jonás palideció, era una de las invocaciones más
complejas. “no debo dudar, no debo tener miedo” se dijo a si mismo antes
de empezar a conjurar.

Salamandra se acerco (junto con Conrado y kai) a la cuarta puerta, la que


siempre estaba cerrada, y por enésima vez, intento abrirla, pero aquella vez
lo consiguió y entro. Seguida de kai y Conrado. Pero, para su sorpresa, el
cuarto estaba patas arriba, parecía haber pasado un huracán, kai le dijo
entonces que había sido allí donde Dana, Fenris y maritta habían derrotado
al maestro, salamandra se sobrecogió, pero kai no le presto atención y fue
directo a un bulto de forma plana y ovalada cubierto por una tela de
terciopelo, salamandra también lo vio y supuso que aquello no estaba allí
antes porque todo estaba lleno de polvo y la tela parecía nueva. Conrado
quito la tela que lo cubría y descubrieron un espejo, o, mejor dicho, la
puerta interdimensional que andaban buscando. Salamandra le pregunto a
Conrado si podía hacerlo funcionar y el le dijo que era demasiado poderoso,
aquel espejo serbia para invocar a los muertos, pero kai les dijo que se
ocupasen de abrir la puerta y el haría el resto. Conrado acepto, no muy
convencido.

Empezó a llover copiosamente en la sala de pruebas, asta que Jonás y shi-


mae quedaron

completamente empapados. Los truenos retumbaban y el viento soplaba


fuerte “el elemental de la tormenta” pensó Jonás “¿puedes controlarlo,
aprendiz?” pregunto shi-mae. Jonás vacilo, pero después le dijo al elemental
unas palabras en idioma arcano, el elemental se detuvo y le miro. Jonás
pensó que no le haría caso y shi-mae le suspendería por inútil, pero ante su
sorpresa, el elemental fue hacia el, esperando sus ordenes, y shi-mae
sonrió, satisfecha.

No muy lejos de allí, kai acababa de atravesar el espejo, para ir al mundo


de los muertos, mientras en la torre Conrado y salamandra le esperaban
sin acabar de comprender lo que estaba sucediendo.

Kai recorrió el mundo de los muertos en busca de alguien que le pudiese


decir donde estaba Dana, asta que al fin, oyó a dos viejos espíritus hablar
de Dana, se acerco a ellos y les pregunto, pero ellos le dijeron que dudaban
que fuera posible recuperarla, porque estaba en el laberinto de las
sombras., le dijeron que podían mostrárselo pero no podría ir desde allí,
porque el laberinto de las sombras tenia su propia puerta, entonces, los
espíritus abrieron una ventana y kai pudo ver por fin el laberinto de las
sombras.

Conrado y salamandra notaron una leve ondulación en la superficie del


espejo, al principio pensaron que seria kai, pero después comprobaron que
no, en sus cabezas sonó una voz masculina “¿eres
tu? ¿Qué es lo que quieres ahora?”. Los chicos estaban aterrados. “¿Quién
eres tu?” pensó salamandra, pero la voz no contesto a su pregunta y
sintieron como la presencia que se había comunicado con ellos atreves del
espejo volvía al lugar donde había venido.

Shi-mae alzo la cabeza, le había parecido que el la llamaba, pero no, no


podía ser, había dejado la puerta bien cerrada y nadie en la torre podría
abrirla a excepción de ella y Fenris, que se encontraba sumido en un sueño
reparador. Pero entonces recordó al aprendiz de cuarto grado… shi-mae se
levanto de su asiento para ir a comprobar que el espejo seguía cerrado,
pero entonces vio a Jonás que seguía allí, intentando controlar a dos
elementales a la vez y entendió que tendría que esperar.

Dana vagaba por un mundo de tinieblas cuando oyó la voz de kai a lo lejos,
al principio pensó que seria una alucinación, pero después comprobó que
era real, al ver la figura de kai, pero comprendió que el no estaba allí con
ella. “ya se donde encontrarte, pronto estaré a tu lado” dijo la voz de kai en
su corazón, pero entonces la imagen de kai desapareció y Dana volvió a
quedarse sola entre las tinieblas, no pudo evitar un gemido de dolor y
desesperación.

A Jonás se le estaba haciendo difícil concentrarse, Shi-mae no parecía


prestarle atención. Para rematar, los elementales de la tormenta se
burlaban de el

y era sumamente difícil hacer que esto no fuese demasiado evidente. Jonás
soltó un suspiro de alivio cuando shi-mae le dijo que los enviase de nuevo a
su plano. El obedeció y les devolvió a su plano, y entonces vio como, para
su sorpresa, shi-mae se levantaba de un salto del asiento y le decía que
podía irse. “pero… ¿he…he aprobado?” pregunto él, confuso. Shi-mae le
miro pensativa.

La superficie del espejo se ondulo de nuevo y kai volvió a aparecer en la


sala del espejo. Traía malas noticias, le dijo a salamandra que Dana no
estaba muerta, pero que era probable que se tratara de algo peor que la
muerte. “¡no hay tiempo para explicaciones, tenemos que cerrar el espejo e
irnos de aquí cuanto antes!” grito Conrado.

Shi-mae pronuncio las palabras del hechizo de teletransportación y se


evaporo de la sala de pruebas para aparecer en la sala donde guardaba el
espejo, que estaba en una esquina tapado por una tela de terciopelo. Shi-
mae supo que la puerta interdimensional estaba cerrada.

Planes de rescate

Salamandra vacilo, pero finalmente entro a la habitación de Fenris. El elfo


ya estaba consciente, pero parecía muy débil. Salamandra le dijo que se
había puesto en contacto con kai, el al principio no la creyó, pero cuando
ella le conto algo que solo kai podría saber, le creyó, y le dijo que se sentase
a su lado, le explico que ellos se enfrentaron contra
el maestro porque no les quedo otra opción, pero la que lo mato fue Maritta,
y como ella era la cocinera y no la alumna de el maestro, su maldición no
pudo caer sobre ella, pero una vez muerta ella, la maldición ha caído sobre
Fenris y Dana. Salamandra le dijo entonces donde estaba Dana, en el
laberinto de las sombras, le dijo que por el momento estaba bien, pero que
si se quedaba allí mucho tiempo ella misma acabaría convirtiéndose en una
sombra condenada a vagar por los límites de los dos mundos por el resto de
la eternidad.

Fenris le dijo a salamandra que ni ella ni los demás aprendices irían a


buscar a Dana, porque era demasiado peligroso, le dijo que se lo diría al
consejo de magos para que fueran a buscarla ellos. Salamandra no entendía
su actitud, estaba convencida de que el consejo de magos no haría nada por
Dana.

Salamandra encontró aquella tarde a Jonás cerca del bosque, sentado junto
a un arroyo. Le vio de lejos pero pudo apreciar perfectamente que aun
llevaba puesta la túnica azul y se le encogió el corazón. La muchacha le
llamo suavemente mientras se acercaba, el la había estado buscando pero
no le había encontrado. Ella no quiso preocuparle con sus problemas por lo
que no le conto nada y se sentó a su lado en silencio. Ella se atrevió a
preguntar que tal le había ido el examen, entonces el inclino la cabeza y
salamandra siguió la

dirección de su mirada y vio que tenia una túnica violeta encima de las
piernas “lo he conseguido, salamandra” dijo el y la muchacha invadida por
una súbita alegría le echó los brazos al cuello con tanto ímpetu que casi se
caen los dos rodando. El muchacho le ofreció celebrarlo con el, pero ella
desvió la mirada y le dijo que no podía, temiendo que se lo tomase a mal,
pero el le cogió la mano y le hizo alzar la cabeza para mirarle a los ojos “¿en
que andas metida salamandra?” le pregunto. Ella vacilo, pero acabó por
contárselo todo, Jonás escucho atentamente, pero su expresión no cambio
en ningún momento, y cuando termino diciendo que iban a ir a buscar a
Dana, el la miro fijamente y le dijo, muy serio “quiero mucho a Dana. Es mi
maestra y no deseo que le pase nada. Pero a ti te quiero más todavía,
salamandra, y me niego a dejar que te pongas en peligro. Encuentro lógico
que sea Kai quien vaya a buscarla, pero ¿Por qué tu?” ella sintió una oleada
de emoción ante la cálida confesión del muchacho y le explico que Kai
estaba vinculado al colgante y no podía alejarse de el, por lo que necesitaba
a un vivo que le acompañase y el confiaba en ella. Jonás callo un
momento, pero finalmente gruño: “pues me da igual lo que diga Kai ¿sabes?
Me voy contigo y no vas a hacerme cambiar de opinión” se quito la túnica
azul, la dejo en la roca y se puso su nueva túnica

violeta. Salamandra sonrió.

Morderek subió de muevo a la cúspide de la torre para hablar con shi-mae.


Le dijo que había estado espiando a Jonás y salamandra y había descubierto
que se iban aquella noche junto con Conrado. Shi-mae escucho mientras
morderek le contaba los detalles de la conversación entre los dos jóvenes.

Nawin tenia la sensación de que shi-mae le ocultaba algo, había hablado


con Jonás y le había notado preocupado y distante y salamandra le había
estado dando esquinazo todo el día. La intuición le decía que algo raro
estaba pasando y decidió que tenía que hacer algo.

A la hora acordada salamandra, Jonás, Conrado y kai se encontraron en el


jardín, caminaron asta el bosque y una vez allí, se teletransportaron a las
montañas.

Shi-mae fue a la habitación donde estaba el espejo, abrió la puerta y espero


a que el maestro acudiese a su llamada. El le dijo que los aprendices lo
sabían todo y que lo que debía hacer era cerrar la puerta del laberinto de
las sombras una vez hubiesen entrado, para que no pudiesen salir.

Los chicos se habían teletransportado a una cueva al pie de las montañas y


Jonás y salamandra habían reforzado la entrada con una barrera mágica
para protegerse de los lobos y Conrado estudiaba el conjuro que tendrían
que hacer para abrir la puerta del laberinto de las sombras

Mientras, en la torre, Fenris no conseguía

dormir. Había hablado con shi-mae y ella se había comprometido a hablar


con el consejo de magos para rescatar a Dana del laberinto. Estaba mirando
por la ventana y en un momento dado aprecio que nawin se alejaba en su
caballo y el elfo se teletransporto a donde estaba ella antes de que cruzase
la verja de entrada. Ella le vio y fue mas rápida que el porque realizo un
hechizo de teletransportacion y desapareció de allí con el caballo. Entonces
el elfo tubo una sospecha, hizo un hechizo de localización y descubrió
quienes eran los que faltaban en la torre, el elfo gruño “kai, esta me la
pagas” juro para sus adentros.

Nawin apareció en medio del bosque, todavía tenia en la cabeza la


conversación que había oído entre el ser del espejo y shi-mae, nawin no
sabia que significaba todo aquello, pero de lo que estaba segura era de que
tenia que avisar a los humanos, ella no deseaba su muerte, de ninguna de
las maneras.

A través del bosque

Conrado, Jonás y salamandra se tomaron de las manos formando un círculo.


Conrado murmuro las palabras del hechizo mágico y un pequeño remolino
de color azul comenzó a formarse en el centro del circulo, después Jonás
pronuncio una formula similar y al remolino azul se le unió uno violeta,
salamandra pronuncio entonces otra formula similar y un remolino de color
rojo se unió a los otros dos, los tres se sentían débiles, pero
Conrado tenia que terminar el conjuro, haciendo que un cuarto remolino se
fusionase con los otros tres.

Fenris entro bruscamente en el despacho de shi-mae, “se han ido” exclamo


“tu lo sabias y no has hecho nada pare evitarlo” ella le dijo que había
mandado a un elemental a buscarlos, pero Fenris noto que le estaba
mintiendo. Le acuso de no hacer nada y le dijo que ahora estaba en peligro
incluso nawin, su protegida…entonces se dio cuenta…su protegida…shi-
mae le había enviado a una muerte segura para quedarse con el trono de el
reino de los elfos, puesto que shi-mae pertenecía a la familia noble mas
influyente del reino de los elfos y nawin era la ultima de su dinastía. Fenris
tembló de furia y se lanzo sobre ella, pero lo pensó mejor, se detuvo y se
teletransporto lejos de allí.

Nawin oyó los aullidos en la lejanía y se sobresalto, su caballo se encabrito y


ella cayo al suelo, mientras su caballo se perdía en la oscuridad. Estaba
perdida, pero aquello no era ninguna novedad y tenia que llegar a las
montañas. Se arrodillo y empezó a entonar el cantico de llamada a los
espíritus del bosque. Cuando el hada apareció ante ella, le pregunto por sus
compañeros, pero ella le dijo que no habían pasado por allí, que habían ido
directamente a las montañas, la princesa le pidió que le llevara asta ellos y
el hada comenzó a guiarla. Cuando llevaban un rato

andando el hada se volvió y le alerto de que los lobos se acercaban, le


aconsejo que regresase a la torre, pero ella no hizo caso, al fin y al cabo los
lobos eran solo lobos…

Las últimas palabras del conjuro no salieron de la boca de Conrado, que


cayó desvanecido al suelo, y el círculo se rompió y al romperse el círculo,
los remolinos desaparecieron “¡NO!” “¿Qué ha pasado?” grito kai,
salamandra transmitió el mensaje a Jonás y este le explico, no sabia muy
bien a quien, que para el hechizo se necesitaba conjurar los cuatro
elementos y que Conrado había asumido el riesgo de conjurar el dos, puesto
que solo eran tres personas, pero su magia no era tan grande como para
soportar dos invocaciones seguidas.

Un lobo se abalanzó sobre nawin, que le echo un hechizo de petrificación,


pero al rato, el lobo empezó a volver a la vida, nawin vio aterrada como su
magia no afectaba a aquellos lobos, busco al hada, pero se había ido. Miro a
su alrededor y no vio otra cosa mas que lobos que la miraban con ojos
brillantes….

Mientras, en la cueva donde Conrado acababa de recuperar el


conocimiento, había aparecido un hada diciendo que una amiga suya estaba
en grave peligro.

“no han abierto la puerta” dijo shi-mae observando el óculo “van a buscar a
nawin” su plan había fallado, pero de todas formas, los lobos les devorarían
a todos y el resultado seria el mismo.
Nawin

grito y cayó al suelo, agotada. Y, cuando pensaba que todo estaba perdido,
noto como alguien o algo tiro de ella hacia arriba. Los lobos aullaron al ver
que su presa se les escapaba. Nawin levanto la cabeza y vio algo
sorprendente, era salamandra la que le sostenía en el aire; a la muchacha le
habían crecido una alas de pluma blanca en la espalda y volaba sobre los
arboles. “no me des las gracias, el hada nos dijo que estabas en peligro, y
Jonás y Conrado hicieron el hechizo, me toco a mi porque soy la mas ligera”
se apresuro a decirle salamandra. Cuando llegaron a donde estaban
Conrado Jonás y kai nawin les conto lo que pretendía shi-mae, Jonás empezó
a hablar, pero nunca termino la frase, porque dos lobos se abalanzaron
sobre el. “¡NO!” chillo salamandra y sin apenas darse cuenta de lo que
hacia, alargo las manos hacia los lobos y de sus dedos brotaron chorros de
fuego que lanzaron a los lobos lejos de Jonás. Nadie acabo de entender lo
que había pasado, pero no hubo tiempo para darle vueltas al asunto, aquel
ya no era un sitio seguro, tenían que marcharse lo mas rápido posible.

Shi-mae quito las manos del óculo “mala suerte” dijo el maestro desde el
espejo, a pesar de que se habían librado de aquella, pensó shi-mae, los
lobos no tardarían en alcanzarle, pero entonces el maestro le dijo que, sin
Fenris en la torre, los lobos acabarían por entrar

en ella.

Salamandra miro a kai y le vio por primera vez sin fuerzas para seguir, kai le
dijo que abandonaran, y se fuesen a la torre, salamandra se negó, pero
justo en ese momento vio a Jonás retroceder unos pasos, y se dio cuenta de
que estaban rodeados por lobos. Kai le dijo a salamandra por segunda vez
que se fuesen de allí mediante el hechizo de teletransportacion, pero ella se
resistía a abandonar, Jonás también le dijo que se tenían que ir, ella le
recrimino por cobarde pero entonces el la cogió por el brazo y le dijo
“salamandra, sabes que daría mi vida por ti. Me quedare luchando,
acompañare a kai a buscar a Dana, pero, por lo que mas quieras, vuelve a la
torre o te llevare yo mismo a la torre” ella no fue capaz de decir nada, pero
paro el hechizo de teletransportacion que le estaba aplicando el y salió
corriendo, pero paro al ver que unos lobos le rodeaban, Jonás grito fuera de
si, entonces los lobos saltaron sobre ella, cerro los ojos, y cuando los abrió
descubrió que todos los lobos ardían en llamas. Jonás corrió hacia ella y la
abrazo. Pero los lobos eran inmortales, tardaron poco en reagruparse y
volver a saltar sobre ellos, pero, cuando ya tenían el convencimiento de que
iban a morir, una bestia peluda salto sobre los lobos y empezó a luchar con
ellos, era un lobo enorme, pero aun así, tenia a doce encima y era imposible
que les venciese

el solo. Salamandra y el resto de aprendices querían irse de allí cuanto


antes, pero kai insistía en que había que salvar al lobo que les estaba
defendiendo. Entonces, otro lobo, del tamaño del anterior, pero con su
cabellera totalmente blanca, entro en combate para ayudar al lobo que
estaba en minoría. Y entre los dos, consiguieron que la jauría de lobos se
fuese de allí. Entonces el lobo blanco se perdió entre los arboles y el otro
lobo se acerco a los aprendices, y, ocurrió algo que ninguno de ellos habría
previsto, el lobo comenzó a cambiar de forma, y en pocos segundos ya no
era un lobo, sino un elfo con una túnica roja, fenris. “tu…no…” susurro
salamandra.

Historias del pasado

El plan de shi-mae había vuelta a fallar, los aprendices seguían sanos y


salvos.

Fenris le dijo a nawin lo que había descubierto aquella misma noche, que
shi-mae quería matarla para conseguir el reino de los elfos. Y después de
eso, enseguida tramo un plan. Abrirían la puerta, pero solo kai y el entrarían
para buscar a Dana, Jonás y Conrado irían a denunciar a shi-mae al consejo
de magos y nawin y salamandra iran al reino de los elfos a poner las cosas
en su sitio. Pero nawin dijo, por enésima vez aquella noche, que no podían
abrir la puerta del laberinto de las sombras, porque era eso precisamente lo
que shi-mae quería que hiciesen. Pero fenris ya había contado

con aquel contratiempo.

La imagen que mostraba el óculo de shi-mae desapareció. Fenris había


velado el óculo. Y a shi-mae se le acababa el tiempo, los lobos del valle iban
a la torre, y había llegado la hora de que se ocupase personalmente de
aquel asunto.

“pues a mi me gustaría saber quien es kai” declaro Jonás. Estaban sentados


y mientras recuperanaban fuerzas, hablaban para que el silencio no les
llenase de malos presagios. Fenris, accediendo a la petición de Jonás, les
conto a los aprendices la historia de kai y Dana. Pero, no fue demasiado
delicado con kai, al que no le agradaba recordar aquella historia, y kai se
alejo de ellos, buscando estar solo un rato. Y fenris y los aprendices
continuaron conversando, tenían la sospecha de que el espíritu con el que
se comunicaba shi-mae atreves del espejo, era el maestro, que había hecho
un trato con ella, para que el cumpliese su venganza, y ella, dominase el
reino de los elfos.

Morderek sabia que shi-mae se había ido, pero no le preocupo, se volvió a


tumbar en la cama para dormirse, pero, entonces, oyó a los lobos aullar mas
fuerte que nunca un nuevo mensaje: “cuidado, magos. Ya nada nos impide
entrar en la torre. Vamos a por vosotros.”

Salamandra se despertó con el rugido del viento. Y vio a fenris despierto, se


acerco a hablar con el. El le confeso que quería encontrar al lobo blanco que

le había ayudado aquella noche, porque creía que era como el y que podría
darle las respuestas a sus preguntas. Y ella, a vez, le confeso que tenia
miedo de si misma, miedo de hacerse daño o hacer daño a las personas que
quiere. Y después de hablar durante un rato, salamandra se alejo de el y se
fue a un sitio en el que poder estar sola, pero, se encontró con kai, y se
puso a hablar con el. Hablaron de muchas cosas, entre ellas fenris, kai le
dijo a salamandra que esperase porque, aunque aun no se hubiese dado
cuenta, tenia el corazón dividido.

Mientras en la torre, los lobos arañaban las puertas, y morderek se había


dado cuenta de que shi-mae le había abandonado a su suerte, entonces oyó
un grito y recordó que no estaba solo, bajo a las cocinas y encontró a tina
intentando atrancar una puerta.

Un mago y cuatro aprendices habían abierto la puerta al laberinto de las


sombras, kai cruzo temerariamente la puerta, y fenris se dispuso a seguirle,
pero de pronto, un aire huracanado salido de no se sabia donde empujo a
los aprendices hacia la puerta del laberinto de las sombras y, rápidamente,
el agujero se las trago. Fenris se había quedado solo, entonces vio a shi-
mae acercarse a el, había llevado a aquellos aprendices a una muerte casi
segura porque iban a denunciarla al consejo de magos, a fenris le dieron
ganas de matarla allí mismo. Shi-mae tenia

intención de llevarse a fenris, aun muy débil, consigo para matarle lo mas
dolorosamente posible, pero, entonces una voz salió de la puerta al
laberinto de las sombras, diciéndole a shi-mae que un trato era un trato y
ahora fenris le pertenecía a el, entonces una extraña fuerza empujo a fenris
hacia la puerta, que se agarro al brazo de shi-mae, y unos segundos mas
tarde, fenris había desaparecido por la puerta, arrastrando a shi-mae con el.

Pesadilla

Salamandra abrió los ojos y vio a una multitud mirándola, de repente noto
que olía a quemado y que hacia mucho calor, ¿Dónde estaba? “bruja” oyó
gritar a un niño en primera fila, entonces comprendió que estaba atada a la
pira y que estaban a punto de quemarla por bruja, y, horrorizada se
pregunto si todo había sido un sueño, si la torre, Jonás, fenris, Dana… no
existían. Grito los nombres de Jonás y fenris, pero nadie acudió a su
llamada.

Fenris despertó en mitad del bosque, y comprendió que había sido un sueño
y aun estaba en el bosque del valle de los lobos, tenia que ir en busca de los
aprendices, se transformo en lobo y corrió atraves del bosque. Vio a los
aprendices, y su lado animal, domino su parte racional. Se avalanzo sobre
uno de ellos, salamandra. Mientras le hincaba los dientes y le desgarraba la
piel con sus garras, se odiaba a si mismo (su parte racional, claro. La parte
animal disfrutaba

con el festín.)

Kai despertó a salamandra de su pesadilla, estaban en el laberinto de las


sombras, y fueron en busca del resto. Mientras caminaban salamandra se
sentía cada vez mas débil, y las pesadillas se apoderaban de ella con mas
frecuencia, a kai, en cambio no le afectaba para nada el laberinto, al fin y al
cavo, estaba muerto, y aquello solo afectaba a los vivos. Al fin, kai dejo a
salamandra sentada contra una pared, y se fue el solo a buscar a los otros,
le prometió que volvería a por ella.

Jonás oyó la voz de shi-mae, y sacudió la cabeza confuso, había tenido


tantas ganas de que acabase que lo había soñado. Pero claramente seguía
en la sala de pruebas, esperando el veredicto de shi-mae, y cuando lo dijo,
sintió que una roca de 200 kg le aplastaba por completo. “eres una nulidad
como mago. Vete y no vuelvas a poner un pie aquí” dijo. Jonás sintió que se
le caía el mundo encima, no concebía su vida lejos de la torre, pero sobre
todo, no sabía si seria capaz de volver a mirar a salamandra a la cara
después de aquello.

Salamandra había perdido la noción del tiempo. Vagaba por entre las
sombras y cada vez se sentía con menos fuerzas para seguir a delante, pero
no se rendiría. Y así siguió caminando, asta que la vio, vio a Dana, su
maestra frente a ella, y corrió a su lado, Dana estaba sufriendo una
pesadilla, y salamandra intento despertarla,

pero todo intento fue en balde.

Mientras, kai estaba despertando a fenris. Al fin, lo consiguió y juntos fueron


en busca de Dana y el resto de sus compañeros.

Mientras tanto, los intentos de salamandra por despertar a su maestra


seguían siendo inútiles, y la muchacha empezaba a dudar que Dana, o ella
misma, aguantasen mucho mas.

Fenris y kai encontraron a Conrado acurrucado en una esquina, y le


despertaron, entonces, oyeron la voz de Jonás, que gritaba, y siguieron su
rastro.

Las voces de sus amigos sacaron a salamandra de otra pesadilla. Pronto se


reunieron todos, tan solo faltaba nawin. Fenris fue a buscarla, mientras kai
intentaba despertar a Dana y el resto les observaba.

Mientras, nawin sufría su propia pesadilla, en la que era asesinada por shi-
mae. Pero fenris la encontró a tiempo y se apresuro a despertarla.

No muy lejos de alii, estaban el resto. “está tardando demasiado” murmuro


salamandra, mientras escudriñaba las sombras. “no te preocupes, volverá”
le aseguro Jonás. Entonces salamandra le miro a los ojos y comprendió que
razón había tenido kai al asegurar que tenia el corazón dividido, Jonás no
era misterioso y fascinante como el elfo, pero era cálido y agradable, y
salamandra se sentía segura a su lado. Cerro los ojos, y apoyo la cabeza
sobre el hombro del muchacho. El le acaricio el pelo “saldremos de aquí” le
prometió él en

un susurro.
Shi-mae corría por el bosque, mientras una bestia ávida de sangre le
perseguía, era fenris. La persona de la que estaba enamorada, la persona
que le había ocultado su verdadera naturaleza y en la que no podría volver
a confiar, de pronto oyó la voz de fenris y se dejo llevar por ella, entonces,
vio en frente suyo a fenris, con una elfa en brazos, entonces recordó que
era shi-mae, archimaga del bosque dorado, y que había sido llevada al
laberinto de las sombras.

Retorno a la vida

Kai seguía junto a Dana intentando hacer que reaccionara cuando fenris
volvió, en su firma de lobo, con nawin sobre su lomo, inconsciente. El lobo
comenzó la transformación a elfo, y dejo a nawin en el suelo con gesto
serio, entonces, miro hacia atrás y todos siguieron su mirada, detrás de
fenris estaba shi-mae, que se acercaba a ellos aturdida. “Lo que faltaba”
murmuro kai.

Mientras, en la torre, morderek y tina luchaban por mantener a los lobos


alejados de ellos, tina no sabia nada de magia, y por lo tanto no sabia que
podrían haberse ido de allí con el hechizo de teletransportacion, pero
morderek no se lo iba a decir, no se lo diría porque quería quedarse en la
torre, había muchos objetos de poder allí, y no dejaría pasar la oportunidad,
tan solo tendría que aguantar un poco mas…y todo aquello seria suyo.

En el laberinto de las sombras, Dana había despertado

por fin, pero la alegría duro poco, puesto que shi-mae entro a la carga nada
mas Dana se hubo levantado del suelo. Sabia que para salir del laberinto de
las sombras, el mismo laberinto tendría que dejarte marchar, y no dejaría
marchar a todos… metió a todos los aprendices y a fenris en una prisión
mágica de muros por lo que, y Dana tendría que luchar sola contra ella.

Los aprendices, kai y fenris miraban impotentes la batalla a muerte entre


shi-mae y Dana, asta que algo capto su atención, un enorme dragón azul.
Kai estaba aterrado, era el dragón que el había matado, dando su vida por
la causa, hacia 500 años…, o al menos lo parecía, porque resulto ser el
maestro. Pero aquello jugo a favor de Dana, que, aprovechando que shi-mae
se había puesto a discutir con el maestro, libero a sus compañeros, y junto
con fenris levanto una muralla de protección, tras la cual se pusieron los
aprendices y ellos mismos. Shi-mae y el dragón seguían discutiendo sobre el
trato que habían hecho y que ambos habían incumplido, entonces, el
maestro, le dio a shi-mae un brutal golpe con su cola de dragón, y shi-mae
callo al suelo, muerta.

Mientras, Dana y fenris seguían luchando por mantener la barrera, pero


sabían que si nadie hacia un hechizo de ataque, no aguantarían. Entonces
oyeron la voz de salamandra pronunciando un conjuro, un conjuro de
ataque. El suelo se
quebró bajo los pies del gran dragón y de el empezaron a salir plantas que
se enredaban alrededor del cuerpo del dragón, entonces otra voz se oyó
pronunciando otro conjuro, y las plantas se endurecieron asta convertirse en
piedra, el dragón estaba atrapado, había sido Jonás. Salamandra le miro
orgullosa. Pero sabia que no habían acabado, cerró los ojos y lucho por
concentrarse, sus manos se llenaron de energía, formando una enorme y
deslumbrante bola de fuego, que dio de lleno al dragón. Pero este, haciendo
acopio de todas sus fuerzas, destrozo su prisión de piedra y tiro a
salamandra al suelo, le lanzo una llamarada de fuego, pero la muchacha no
se inmuto, era inmune al fuego, pero…eso el maestro no lo sabía. Aun así,
salamandra no conseguiría entretenerle durante mucho tiempo, y nawin
tuvo una idea, invocar a su opuesto, juntando sus fuerzas con las de Jonás y
Conrado, consiguió llevar a cavo el hechizo. El maestro estuvo a punto de
romper el circulo mágico, pero, cuando estaba a escasos metros,
salamandra lanzo contra el todo el fuego que había en su alma, el dragón
cayo al suelo, y nawin pudo terminar el hechizo. Pero el maestro se levanto
del suelo y se abalanzo sobre salamandra, que yacía semiinconsciente en el
suelo. “salamandra, no” chillo Jonás, pero, antes de que el dragón pudiese
siquiera rozar a salamandra, un dragón dorado apareció de

la nada y se lanzo sobre el maestro para atacarle, los dos mantuvieron una
lucha encarnizada, pero el dragón dorado acabo herido, y cuando
agonizando cayo al suelo, kai corrió a su encuentro. El maestro había vuelto
su atención hacia los aprendices, fenris y Dana, pero justo cuando iba a
acercarse a ellos, el dragón dorado se levanto del suelo, y se volvió a lanzar
sobre el dragón azul, seguía herido, pero no parecía importarle, y luchaba
con mas fuerza que nunca, finalmente, el cuerpo inerte del dragón azul cayo
al suelo, y el espíritu del maestro salió de su cuerpo para juntarse con las
sombras del laberinto. Entonces, el enorme dragón dorado miro a sus
compañeros rebosante de alegría, era kai, kai que justo en el momento de
la muerte del dragón, había entrado en el cuerpo de el, y ahora volví a estar
vivo. Entonces, en el cielo, un remolino gris apareció, era la puerta del
laberinto de las sombras, que les llevaría de vuelta a casa. Todos se
montaron sobre el lomo de kai y volaron asta ella.

De pronto, en la torre, los lobos dejaron de luchar y se fueron, aquello solo


podía significar que habían vencido al maestro por segunda vez, morderek
corrió asta el despacho de Dana y allí encontró el bastón de shi-mae, la
archimaga. Dudo, pero al final lo cogió, al principio el bastón achicharro su
mano, pero resistió sin soltarlo, y al final el bastón dejo

de oponer resistencia, aquello solo podía significar que shi-mae había


muerto y que ahora el bastón le pertenecía a el, a morderek. Y con el podría
igualar el poder de los archimagos. Ejecuto un hechizo de teletransportacion
para irse de la torre y no volver por allí nunca más.

Breve resumen de lo que ocurre entre este libro y el siguiente


Mientras continúan los estudios, Jonás y salamandra mantienen una relación
sentimental, pero son demasiado diferentes, y nada mas acabar los
estudios, salamandra se marcha de la torre…sin despedirse de Jonás. Se va
en parte porque siempre quiso vivir una vida de aventuras y en parte
porque quiere encontrar a fenris, del que, piensa salamandra, esta
verdaderamente enamorada. Pero ni Dana ni kai piensan lo mismo y creen,
que ella quiere a Jonás y acabara regresando a la torre para estar con el,
pero que eso ella aun no lo sabe. Un año después de marcharse
salamandra, Jonás le busca para hablar con ella, pero ella vuelve a
rechazarle.

Antes he mencionado que salamandra se va en parte para buscar a fenris,


esto es porque fenris, en su día, su fue de la torre buscando a alguien que
fuese como el, buscando un lugar en el mundo.

Jonás acaba sus estudios y se hace maestro en la torre, y, aunque no quiere


hacerlo, sigue esperando el día en que salamandra vuelva con el, aunque el
mismo vea esa posibilidad lejan