Sie sind auf Seite 1von 24

ARTÍCULO

La soledad en las personas mayores


españolas

Autor: Rubio Herrera, Ramona


Filiación: Univ. de Granada, España
Contacto: rrubioh@ugr.es
Fecha: 30-06-2004

Una iniciativa del IMSERSO y del CSIC © 2003

Para citar este documento:

RUBIO HERRERA, Ramona (2004). “La soledad en las personas mayores españolas”.
Madrid, Portal Mayores. [Fecha de publicación: 30/06/2004].
<http://www.imsersomayores.csic.es/documentos/documentos/rubio-soledad-01.pdf >

1
Portal Mayores | http://www.imsersomayores.csic.es
La soledad en las personas mayores españolas
Dra. Ramona Rubio Herrera
Catedrática de Psicogerontología
Universidad de Granada

“El que siente todavía el dolor, no está solo”. L.Tieck.

INTRODUCCIÓN

1.- Acercamiento conceptual a la Soledad

2.- Concepto de soledad en la población mayor española

3.- Entre el estar y el sentirse solo


4.- Problemática de la medición

5.- Escalas de medición

- Escalas internacionales
- Escala “Este” de Granada

6.- Resultados de la Escala “Este”

7.- Escala de Soledad “Este”

8.- Bibliografía

Nota aclaratoria: Algunos de los datos empíricos que aparecen en este estudio van
a citarse proceden de una investigación concedida por el IMSERSO a la Universidad
de Granada, en colaboración con el CIS (Estudio nro. 2.279 IMSERSO/CIS, 1998-
2000) coordinado por la Dra. Ramona Rubio Herrera de la Universidad de Granada y
equipo de la Catedra de Psicogerontología de Granada, con la supervisión
metodológica de Dn. Manuel Aleixandre Rico. Profesor Titular de esta Universidad.
Estudio aplicado en una muestra de 2.500 mayores. De esta investigación se derivó
la creación de una escala de Soledad también diseñada en la Universidad de
Granada y denominada “Escala Este” que adjuntamos en este estudio.

INTRODUCCIÓN

Dice un anónimo español que “la gente está sola porque construye paredes
en lugar de puentes”, vamos a analizar en este documento el concepto de soledad,
los niveles de soledad de nuestros mayores españoles, los materiales con los que
están construidas esas paredes de soledad: paredes culturales, paredes de
género, económicas, cronológicas, etc.,etc.

La soledad no es un patrimonio de generaciones pasadas ni presentes. La


soledad es un problema real de todos los cohortes y generaciones. Hay mucho de
soledad en nuestros niños del siglo XXI enganchados a la informática, hay mucho de
soledad en los nuevos movimientos juveniles que se están gestando en las grandes
urbes universitarias bajo el nombre de “movida”, y mucho saben de soledad las
grandes ciudades de cemento vertical de la postmodernidad.
Hay mucha soledad en nuestros mayores porque existen en ellos paredes
muy fuertes que impiden abrir una ventana a la luz de la esperanza, paredes de
soledad familiar, conyugal, social, existencial. Hay hombres que se resignan a la
soledad y permanecen pasivos en el centro de ese hogar llamado vida, mientras
que otros, se dan contra las paredes, buscan salir, y algunos al final aprenden a
crear puentes, puentes que en Psicología llamamos estrategias de afrontamiento.
En esos puentes esta el punto de partida para comenzar, ahí están los fragmentos
de un ADN de vivencias vitales que habrá que ordenar, habrá que analizar, pero por
encima de todo habrá que tenerlos en cuenta para generar condiciones mediadoras
capaces no de evitar la soledad, porque tal vez ella es parte inherente al ser
humano, pero sí podemos intentar controlarla.

Decía E. Fromm: “Nacemos solos y morimos solos, y en el paréntesis es tan


grande la soledad, que necesitamos compartir la vida para olvidarla”.

1.- ACERCAMIENTO CONCEPTUAL

Aunque el tema de soledad ha sido tratado por numerosos investigadores, desde


la dimensión psicológica hasta los años 50 no se empieza a tener en cuenta, y es a
partir de los 80 cuando comienzan los estudios empíricos.

El primer problema que plantea el estudio de la soledad es la falta de unanimidad


entre los autores sobre su conceptualización pudiéndose ser considerada la Soledad
bien como un constructo unidimensional o multidimensional.

A lo largo de estos últimos años la problemática de la soledad ha sufrido una


importante evolución, hace 50 años la soledad hacia referencia a sujetos sin un
grupo familiar definido y en muchas ocasiones pertenecientes a ambientes
marginales, mientras que hoy se sabe que es un problema que afecta a todas las
clases sociales, incluso a los mayores que viven con sus propias familias.

El tema ha preocupado a psicólogos y psiquiatras (Woodard, Gingles y Woodward,


1974)1 y en el campo concreto de mayores se considera a ésta como uno de los
problemas más importantes, de hecho se ha catalogado a la soledad como la
enfermedad más devastadora que afecta a la vejez. (Toumier, 1961) 2.

1 Woodward H. Gingles R. Y Woodward J. (1974): Loneliness and the elderly as related to housing.
The Gerontologogist, 14, pag. 349-351.
2 Toumier P.(1961): Escape from loneliness. Philadelphia. Westminster Press.
Los estudios sobre la soledad en mayores ha oscilado desde planteamientos
que analizan la soledad objetiva (solation) y sus consecuencias psíquicas (Seligman,
1975)3 o planteamientos que consideran a ésta como un mecanismo de defensa
(Myerson, 1980)4, pasando por definiciones que entienden la soledad como
consecuencia de la vida interna en instituciones, Silverstone y Miller (1980), 5,
mientras que otros autores insisten más en la soledad vivida, sentida “loneliness”.

Weis (1973) por ejemplo, entiende que este constructo está compuesto por dos
dimensiones : Soledad social y soledad emocional. La primera está referida a un
déficit en las relaciones sociales, en la red social y en el soporte social, mientras que
la soledad emocional indica una carencia de cercanía o intimidad con otro.

El sentimiento de soledad puede derivar en dos polos bien diferenciados, por


un lado la autopercepción de desadaptación, que suele ir asociada con la pérdida
de actividad y aislamiento social, aspectos que pueden desembocar en una serie de
trastornos afectivos tales como ansiedad, depresión, etc., y por otro lado, la soledad
puede tener una vertiente positiva, ser el móvil que genera una reestructuración
adaptativa consistente en la puesta en marcha de estrategias lo suficientemente
eficaces para afrontar la soledad con éxito, o incluso obtener rendimiento de la
misma (pensemos en las grandes creaciones literarias o de arte que ha generado la
soledad).

Una persona mayor que haya perdido su actividad y se encuentre aislada


socialmente, acabará por presentar en la mayoría de los casos un deterioro
funcional y físico, que se manifestará en última instancia en un deterioro cognitivo y
de la salud en general, mientras que la segunda opción de reestructuración
adaptativa puede llevar a caminos tan positivos como el de la creatividad.

2.- Concepto de Soledad en la población mayor española

Hasta ahora hemos analizado el concepto de soledad según algunos


investigadores, pero a nivel popular ¿qué entienden por soledad los mayores
españoles?

 un 48,8% la definen como un “sentimiento de vacío y tristeza”, como un


sentimiento evidentemente subjetivo,
 mientras que por otro lado, un 42,3% afirman que la soledad es “El haber
perdido a las personas queridas”, es decir, una perdida mas o menos objetiva de
los contactos sociales y/o familiares relevantes.
 Un 28,5% lo define como un no tener a nadie a quien acudir, lo que hace
referencia a falta de contactos sociales y/o familiares
 Un 26,8% a no tener familia o tenerla lejos

3 Seligman M.E.P. (1975): Helplessness: On depresion development and death. San Francisco.
Freeman. (versión castellana, 1983, Indefensión. Madrid. Ed. Debate.
4 Myerson P.G. (1980): Discussion: intrapsysychic Isolation in the elderly. Journal of Geriatric
Psychiatry, 13, pag. 19-25.
5 Silvestrone B. Y M. Y Miller S. (1980): The isolation of the community elderluy from the informal
social structure. Myth or reality? Journal of Geriatric Psychiatric. 13 (1), 27-47
 Un 17,3% a no sentirse útil para nadie

Estas cuatro últimas categorías están enfatizando especialmente nostalgias


derivadas de ausencias, de falta de personas (incluso en la primera categoría en ese
sentimiento de vacío o tristeza puede haber también sentimientos existenciales o
bien también emanados por ausencias de personas),. La única categoría pura
existencial es la que figura con un 6,4% bajo el enunciado de “Sentir que se ha
acabado el tiempo para hacer proyectos”, denota esa percepción de la finitud del
tiempo traducida en soledad existencial.

En síntesis las teorías implícitas focalizan preferentemente la soledad en la


ausencia de personas, bien como pérdida de seres queridos, bien como no tener
familia, como no tener a nadie a quien acudir, como no sentirse útil para nadie, lo
cual nos hace meditar sobre la importancia del otro, sobre las postulados patrones
fijos de conducta defendidos por los etólogos bajo el rótulo de “necesidad de apego”.
Queremos decir en base a estos datos de las teorías implícitas que posiblemente la
soledad, tal y como es entendida actualmente por las personas mayores en España,
guarda una estrecha relación con “la compañía de otras personas” pero no personas
en el sentido indiferenciado, sino de personas concretas “personas queridas”:
padres, hijos, parejas, hermanos, etc. Con los que estuvieron unidos por profundos
lazos afectivos.

DEFINICION POPULAR DE LA
SOLEDAD
48,8%
Un sentimiento de vacio y tristeza
28,5%
No tener a nadie a quien acudir
8,8%
Carecer de razones para vivir
17,3%
No sentirse util para nadie
42,3%
Haber perdido a las personas queridas
6,4%
Sentir que se ha acabado el tiempo para hacer proy
4,7%
carecer de un grupo estable de amigos
26,8%
No tener familia o tenerla lejos
3,7%
otros sentimientos

0% 10% 20% 30% 40% 50% 60%


Gráfico 1 Definición popular de soledad

3.- Entre el estar y el sentirse solo


Hemos visto hasta ahora uno de los estados psíquicos que todo ser humano ha
experimentado en alguna ocasión a lo largo de su vida es el de la SOLEDAD, la
soledad esa gran generadora de distancia y paradógicamente, la soledad puede ser
positiva. Es importante pues aquí diferenciar entre: el estar o el sentirse solo.

El SENTIRSE SOLO va asociado a melancolía, nostalgia, añoranza, tristeza, etc.,


mientras que el ESTAR SOLO: se asocia a aislamiento, desarraigo. Puede haber
soledad en personas marginadas, en personas que viven en pequeños pueblos
despoblados, en personas con escasas redes sociales, o como decía Gregorio
Marañón las grandes poblaciones generan más soledad, se tiende en las grandes
urbes.

Algunos investigadores han asociado el estar sólo a un sentido objetivo y el


sentirse sólo a un subjetivo, pero tampoco ésta es una clara diferenciación, se puede
estar sólo, aislado, marginado y no existir soledad, y viceversa. En esa línea Tunstall
(1966)6 hace una diferencia entre “aislamiento” y “soledad”, mientras que el primer
concepto hace alusión a la objetividad, a la carencia de contactos sociales, el
segundo alude más bien a las vivencias subjetivas de soledad derivada de la
estructura de las interacciones sociales. Y el sentimiento subjetivo de soledad no
está determinado en modo alguno, por la frecuencia objetiva de los contactos.

Peplau y Caldwell (1978)7 entienden que el sentimiento de soledad se da cuando las


relaciones sociales logradas por una persona son menos numerosas o satisfactorias
de lo que ella desearía. Para Klein (1982) 8 es la falta de amor y la ruptura de
relaciones las que provocan la sensación de abandono que lleva a la soledad. Tal
vez cada autor enfatiza una parte de la soledad, un segmento de ese constructo que
es tan amplio como la propia psique del hombre.

¿Si la persona busca para evadir la soledad la compañía de otros, los índices de
satisfacción en las personas que viven solos debe ser inferior a los que viven
acompañados?

Así, se aprecia que:

 el 9,6% de los mayores españoles que viven solos afirmar estar muy
satisfechos con esta situación,
 y un 45,6% dicen estar satisfechos con su actual estado, de manera que
únicamente un 28,6% de los mayores que viven solos manifestaría de una
manera directa tener problemas con el hecho de vivir de este modo.

No obstante, aunque un 45,6% manifiesten estar satisfechos con su situación


actual, cabe preguntarnos que tal vez exista aquí mucho de resignación, de entender
esa situación como la mejor de las posibles, una vez que han ido perdiendo por
ejemplo a la pareja o a personas queridas o hijos que se han emancipado.
6 Tunstall J. (1966): Old and alone: a sociological study of old people. Londres.
7 Peplau I.A. y Caldwell M. (1978): Loneliness: A cognitive analysis. Essence, 2 (4), pag.207-230.
8 Klein S.B. (1982): Motivation.Biosocial approach. New York: McGraw Hill.
Para dar respuesta al interrogante de si la personas que viven solos son los que se
siente más solos, comparamos la puntuación media obtenida en la pregunta
sentimiento de soledad para los grupos de sujetos que vivían y que no vivían solos.
Y en segundo lugar, se realizó un análisis de distribución porcentual para ambas
muestras.

En el gráfico siguiente, se puede observar cómo aquellos sujetos que viven solos
tienen un menor sentimiento de integración social que aquellos que no viven solos.
Sentimiento de "Integracion Social"
en funcion de vivir o no solo.

1
Viven solos No viven solos
MEDIA 3,9442 2,8264
Gráfico 2 Sentimiento de integración social en función de vivir solo.
Pudimos comprobar que mientras que en el grupo de sujetos que vivíen solos nos
encontramos con un 8,1% de mayores que afirman encontrarse muy solos, entre los
sujetos que no viven solos este porcentaje se reduce al 1,1%. Igualmente entre los
sujetos que firman vivir solos el porcentaje de mayores que dicen encontrarse
bastante solos es del 30% frente al 6,4% entre aquellos mayores que no viven solos.

Es decir, entre los mayores que viven solos, 74% afirma encontrarse muy, bastantes
o regularmente solos mientras que entre aquellos sujetos que no viven solos este
porcentaje se reduce al 29.1%.
AUTOPERCEPCION DE LA lNTEGRACION SOCIAL
EN FUNCION DE VIVIR O NO SOLOS
Viven solos No viven solos
60% 52,4%

50%
40% 36,3%
30% 30% 25,2%

20,7%
20% 14,6%

6,4%
10% 8,1%
1,1% 4,1%
0%
Muy Solo Regular Muy acompañado
Bastante Solo Bastante acompañado
Gráfico 3 Autopercepción de la integración social, en función de vivir o no solo
Puede observarse como a tenor de nuestros datos e independientemente de todo lo
expuesto anteriormente, hay una gran relación entre los sujetos que están solos
(viven solos) y aquellos que se sienten solos.

Para intentar aclarar este problema, analizamos las causas por las qué estos sujetos
viven solos, podemos observar cómo un 59% de los mismos, afirman que "las
circunstancias les han obligado, pero se han adaptado", es de señalar igualmente,
que casi 13.6% de los sujetos que viven solos señalan es por qué "lo prefieren". Y
tan sólo un 4,5% dicen que independientemente de vivir solos "les gustaría vivir con
hijos u otros familiares".

AUTOPERCEPCION DE LA lNTEGRACION SOCIAL


EN FUNCION DEL MOTIVO POR EL QUE SE VIVE SOLO

40%

30%

20%

10%

0% Muy Solo Bastante Solo Regular Bastante acomp Muy acomp NC.

Lo prefieren 3,7% 20,6% 37,8% 29% 7,5% 1,4%


Las circunst le han obligado 9,9% 34,9% 35,8% 17,4% 1,7% 0,3%
Preferiria vivir acompañado 18,5% 37% 29,6% 11,1% 3,7% 0%

Gráfico 4 Autopercepción de la integración social e función del motivo por el que se


vive solo.

Tal como puede observarse en gráfico anterior, merece destacarse el hecho de que
entre aquellos sujetos que afirman que prefieren vivir solos, exista un menor
porcentaje de sujetos que se encuentran muy o bastante solos (Sólo un 3.7% de los
mayores que afirman que prefieren vivir solos afirman encontrarse solos frente al
18% de aquellos mayores que aunque viven solos preferirían no hacerlo). Siendo
este menor porcentaje estadísticamente significativo si los comparamos con los
resultados que se deberían haber obtenido si no existiese relación entre las
variables.

Ello nos lleva a pensar que la diferencia entre aislamiento y soledad no se puede
hacer a nivel general (isolation), sino que está directamente relacionada con la
causa que ha provocado el aislamiento. Cuando la situación de falta de relación
social es impuesta desde el exterior (las circunstancias, la falta de medios,
problemas con la familia, la inexistencia de familia etc.) y obliga al mayor en contra
de sus deseos o mejor dicho y como luego veremos, en contra de sus expectativas a
vivir solo, aparecería soledad subjetiva, en cambio, si el aislamiento es mas o menos
voluntario (o esperado, se ajusta a sus expectativas) (solitude, aloneness) no
aparecería soledad (Lonnelinnes) .

4.- Problemática de la medición

El segundo problema con el que nos enfrentamos al estudiar la soledad es el de la


medición tanto en relación a la metodología a utilizar como a las escalas más
idóneas para medir este constructo. Además el tema se complica en función del
periodo del ciclo vital en el que analicemos la soledad. En el segmento de mayores
se da un proceso diferencial generado con la edad, un proceso que se da a lo largo
de un dilatado tiempo y en esa medida va a hacer que intervengan un gran número
de variables que irán modelando y configurando ese periodo vital a veces con
efectos acumulativos y otros compensatorios, lo cual genera importantes dificultades
a la hora de emplear las técnicas de investigación social habituales.

Hay también un aspecto específico importante a tener en cuenta en la evaluación


de la Soledad, y es su alto componente subjetivo, lo que implica plantearnos
previamente si los verdaderos indicadores de soledad deben ser objetivos o
subjetivos. Así por ejemplo podemos basarnos en el numero de contactos sociales,
la frecuencia de dichos contactos, etc. o en los componentes subjetivos generados
de la calidad de esos contactos sociales, en los niveles de satisfacción personal
derivados de ellos, que pueden conducirnos a descubrir sujetos que operativamente
pueden ser considerados como aislados (con pocas relaciones sociales aparentes),
pero que subjetivamente no se consideren así y están plenamente satisfechos de
unos contactos muy dilatados en tiempo pero intensos en vivencias, o a la inversa,
sujetos que conviven en un medio familiar ‘normal’, pero que se sienten solos,
(debido a la inexistencia de sujetos de su misma cohorte generacional, a un uso
inadecuado de los canales de comunicación social, a meta-expectativas no logradas,
etc.)

Un problema colateral al anterior y que dificulta el uso de indicadores externos, es el


hecho de que en muchas ocasiones, la supuesta falta de contactos sociales viene
dada por la existencia de una imposibilidad real en nuestra población objeto de
mantener unas redes sociales adecuadas, bien por padecer algún tipo de
enfermedad que le imposibilita, bien porque las redes sociales tradicionales del
sujeto han desaparecido o están altamente dañadas, generalmente a causa de la
muerte de amigos y familiares de su misma cohorte, etc. Este hecho hace que el
sujeto asuma de una manea muy particular este sentimiento de soledad, y que lo
vivencie de maneras muy diferentes (llegando en ocasiones incluso a aceptar el
hecho de su dificultad real de relación social)
Además de lo anteriormente expuesto, nos encontramos con la dificultad añadida
que supone la marcada deseabilidad social existente en las respuestas a las
preguntas relacionadas con el tema. El admitir la existencia del problema al final de
la vida, puede suponer para algunos sujetos reconocer que se ha fracasado social
y/o familiarmente, lo que hace que sujetos que realmente se sienten solos, no
manifiesten padecer tal problema, si se les pregunta de manera directa.
Evidentemente, es muy complejo intentar determinar de forma precisa cómo estos
factores de interacción social conectan con una serie de procesos psicológicos
generando esos distintos tipos de soledad que iremos analizando. Pero lo que si
queremos enfatizar, es el hecho de que la realidad social y la percepción que el
sujeto tiene de sí mismo en ese contexto, añade una complejidad importante al
estudio de la soledad.

5.- Escalas de medición

- Escalas internacionales

Las escalas internacionales más utilizadas para medir la soledad han sido:

 La escala UCLA : Se trata de una de las escalas más utilizadas para la


medición global del sentimiento de soledad como estructura
unidimensional. Esta compuesta por dos factores : “Intimidad con otros” y
“Sociabilidad”. (Austin, B.A., 1983; Russell D., Peplau L. y Cutrona C.E.
1980).
 La escala SELSA : Es una escala formada por tres subescalas,
subescala romántica, subescala de relaciones con la familia y subescala de
relaciones con los amigos. (DiTommaso and Barry Spinner 1992)
 La escala ESLI : Esta formada por dos subescalas, la escala de
soledad emocional y la escala de soledad Social. (Oshagan and Allen,
1992)..
 Escala de Satisfacción vital de Philadelphia. Fue diseñada por Lawton
en 1972 y se trata de una escala basada en el concepto multidimensional
de bienestar psicológico, que parte del supuesto de que un estado de
ánimo elevado, se caracterizaría por la sensación de satisfacción con uno
mismo, un sentimiento de que “uno tiene un sitio en esta vida” y la
aceptación de lo que no se puede cambiar.

Basándonos en estos antecedentes, y complementando con una serie de


indicadores subjetivos (de autopercepción) junto al análisis de las redes sociales
que rodean al sujeto se diseño en la Universidad de Granada la denominada “Escala
Este de Soledad” que analizamos a continuación.

- Escala “Este” de Granada

La presente escala, surge como una necesidad ante las dificultades que a nivel de
conceptualización y de medición presenta el constructo “Soledad”.
A nivel conceptual, este instrumento ha sido diseñado desde perspectivas que
abordan la soledad como un constructo multidimensional, centrándose
principalmente en los déficits existentes en el soporte social del sujeto (tanto familiar,
conyugal como social), así como en el sentimiento que tales déficits pueden
provocar.

Para ello, se seleccionaron los factores que componían los constructos de soledad
más utilizados por la literatura al uso, y que conforman la base teórica desde la que
se ha diseñado los instrumentos de evaluación mas importantes existentes en ele
actual mercado psicométrico.

Esta escala tiene en cuenta los siguientes factores (algunos de ellos extraídos de
las escalas internacionales que hemos expuesto anteriormente):

F1 OTRO INTIMO (Escala UCLA)


F2 OTRO SOCIAL (Escala UCLA)
F3 FACTOR ROMANTICO (Escala SELSA)
F4 FACTOR FAMILIAR (Escala SELSA)
F5 FACTOR SOCIAL (Escala SELSA)
F6 SOLEDAD EMOCIONAL (Escala ESLI)
F7 SOLEDAD SOCIAL (Escala ESLI)
F8 ESCALA PHILADELPHIA
AP INDICADOR APOYO SOCIAL RECIBIDO
SA INDICADOR SATISFACCIÓN RELACIONES
SOCIALES
SO NUESTRO INDICADOR OBJETIVO DE
SOLEDAD
Los ítems que componen el instrumento proceden de escalas objetivas y de probada
eficacia tales como la UCLA, la ESLI, la SELSA y la escala de Satisfacción Vital de
Philadelphia y fueron seleccionados en base a su capacidad para explicar la
varianza de una serie de indicadores subjetivos de soledad como son la
autopercepción del nivel de soledad ; la percepción del nivel de apoyo social recibido
y el nivel de satisfacción con los contactos sociales.

La escala consta de 36 ítems que según el análisis factorial de componentes


principales realizado, se agrupan en 4 factores que harían referencia a cuatro
factores. La estructuración de esta escala surgida de los análisis factoriales
realizados, hace referencia principalmente a cuatro factores :

 Soledad Familiar
 Soledad Conyugal
 Soledad Social
 Soledad Existencial

Igualmente la escala ·ESTE· puede ser utilizada como un indicador global de


soledad pues los ítems de la misma presentan una alta homogeneidad, medida por
el coeficiente alfa de Crombach (0.9178).

Dado lo difícil y lo arriesgado que resulta poder operativizar el concepto de soledad


mediante un sólo indicador, decidimos utilizar tres indicadores que en nuestra
opinión aunque hacen referencia al mismo problema, cubren áreas diferentes del
mismo.

Estos indicadores fueron:

A) Auto-percepción del nivel de soledad del encuestado, medido


mediante la pregunta directa : “Puntúe de 0 a 10 su nivel de soledad”.

B) Nivel de apoyo recibido. Para determinar una medición objetiva de esta


variable, se construyo un indicador proveniente de sumar las puntuaciones
obtenidas en las siguientes preguntas del cuestionario de redes sociales
de Díaz Veiga :

¿Que nivel de apoyo o ayuda le proporcionan las relaciones con sus hijos ?
¿Que nivel de apoyo o ayuda le proporcionan las relaciones con su cónyuge ?
¿Que nivel de apoyo o ayuda le proporcionan las relaciones con sus amigos ?
¿Que nivel de apoyo o ayuda le proporcionan las relaciones con sus familiares ?
C) Indicador de satisfacción con los contactos sociales. Independientemente del
nivel de contactos sociales que tienen el sujeto, consideramos de vital importancia
para determinar la soledad del mismo, la satisfacción que con sus relaciones
sociales tiene el sujeto encuestado. Pues la satisfacción con las relaciones sociales
dependerá más de la percepción subjetiva y de la satisfacción que le proporcionen
estos contactos que del nivel de relación objetivo. Tal indicador es el resultado de
sumar las puntuaciones obtenidas en las preguntas :

¿En que grado esta usted satisfecho de la relación que tiene con sus hijos ?
¿En que grado esta usted satisfecho de la relación que tiene con su cónyuge ?
¿En que grado esta usted satisfecho de la relación que tiene con sus amigos ?
¿En que grado esta usted satisfecho de la relación que tiene con sus familiares ?

Con los ítems de las escalas seleccionadas como variables independientes y con los
anteriores indicadores como variables dependientes, se realizaron una serie de
análisis de regresión múltiple a fin de averiguar que ítems eran los que mejor
explicaban cada una de las variables analizadas.

6.- Resultados de la escala “ESTE”

A continuación vamos a presentar algunos resultados, partiendo del análisis


del constructo de soledad como la AUTOPERCEPCION que los sujetos tienen de sí
mismos. Analicemos la influencia de las siguientes variables sociodemográficas:

Variable edad y autopercepción de la soledad

Los niveles de soledad permanecen estables hasta el intervalo de los 85 y los


94 años, en el que se incrementa la media de soledad percibida muy superior,
posiblemente en este último intervalo estan ya presentes una serie de determinantes
biológicos, cambios en los apoyos sociales, y el propio sentimiento de finitud que
potencian la soledad.

ESTADO CIVIL Y SOLEDAD

Respecto a la variable estado civil la primera conclusión importante es que los


sujetos sin pareja obtienen puntuaciones más elevadas, de donde podemos deducir
en principio que la ausencia de relaciones afectivas íntimas constituye un elemento
importante. Evidentemente a éste evento habría que añadir la vivencia subjetiva que
va a ser a última hora el desencadenante de esta percepción de la soledad como
positiva o negativa, y también un elemento decisivo como lo es, analizar si se trata
de una soledad ELEGIDA o IMPUESTA.
A tenor de los datos, se puede concluir que para la muestra analizada, los
sujetos casados, presentan una puntuación media en soledad autopercibida
significativamente menor que los grupos formados por “solteros”, viudos y
separados. Y que los sujetos del grupo de separados presentan una media
significativamente superior que el resto de los grupos analizados.

Dado que tenemos la certeza de que el Estado civil es una variable


determinante en la autopercepción de la Soledad Percibida, presentamos la
distribución porcentual de cada uno de los grupos en los que se dividió la variable
analizada:

Perfil de estado civil


para cada nivel de autopercepcion

Baja 9% 75% 13,8%


2,2%

Media 15,9% 50% 31,7% 2,4%

Alta 8,3% 25% 58,3% 8,4%

0%% 20%% 40%% 60%% 80%% 100%%


Solteros Casados Viudos Otros

Los datos obtenidos, básicamente coinciden con lo expuesto anteriormente ;


así, lo primero que llama la atención, es el alto numero de viudos que componen la
muestra de los sujetos con una autopercepción de soledad alta (58,3%), puede
observarse que esta cifra es casi el doble que el porcentaje de viudos existente entre
los sujetos con autopercepción de soledad media y mas de cuatro veces
superior al porcentaje de viudos que componen la muestra de sujetos con baja
soledad. Otra diferencia importante, aparece en el porcentaje de casados que
componen el grupo de sujetos con una autopercepción de soledad alta, este
porcentaje es la mitad que el existente en el grupo de autopercepción media y la
tercera parte del porcentaje que suponen los casados entre los sujetos con
percepción de la soledad baja.

Genero y autopercepción de la soledad

En general las mujeres presentan indices de soledad superiores y su evolución en


función de la edad es diferente al del hombre, así acusa más soledad en el intervalo
65-74 años, tal vez porque concede en ese momento mayor importancia a las
pérdidas familiares.
Nivel de estudios

La soledad autopercibida más elevada entre los sujetos pertenecientes al


grupo con estudios “Universitarios superiores” comparada con el grupo de los que de
“Sin estudios pero que saben leer y escribir”.

El nivel de estudios es un buen predictor de la variable autopercepción de la


soledad.

Presentamos por último, el perfil porcentual en función del nivel de estudios de los
tres niveles en que se dividió la variable “Autopercepción de la Soledad”.

Autopercepción Autopercepción Autopercepción


Baja media Alta
No leer ni escribir 4,3% 12,2% 4,2%
Sabe leer y 22,3% 42,7% 45,8%
escribir
Estudios 37,2% 19,5% 20,8%
primarios
Bachiller | 19,7% 12,2% ,0%
Estudios 2,7% 1,2% 4,2%
Laborales |
Universi Medios 9,0% 2,4% 12,5%
Universit. 4,8% 9,8% 12,5%
Superio.
Coincidiendo con lo anteriormente expuesto, el dato que mas llama la
atención de la tabla anterior, es la polarización del nivel de estudios entre los sujetos
con un nivel alto de soledad percibida, así observamos que por un lado el 25% de
estos sujetos tienen estudios universitarios (medios o superiores), frente a un 13,8%
de los sujetos con autopercepción baja, y por otro lado el 45,8% de los mismos tan
sólo afirman saber leer y escribir, sin tener ningunos estudios reglados.

Podemos apreciar la importancia social que en la muestra de sujetos mayores


tienen algunas de las características estudiadas, obsérvese como por ejemplo, el
30% de los sujetos mayores de la muestra, solo saben leer y escribir, 2l 22% son
viudos, etc. Etc.

Finalmente dos puntos queremos reseñar:

1.- Que en otros estudios realizados hemos podido constatar que no solo los
mayores tienen soledad, también en otros segmentos del ciclo vital se da la soledad.

2.- Que el estudio de la soledad es un primer paso para iniciar una vez conocidos
los índices y sus causas, un segundo nivel, el de estrategias de afrontamiento a la
soledad. La soledad solo llega a ser un auténtico problema cuando la persona queda
atrapada en ella sin encontrar el camino para salir de ella. Existen numerosas
técnicas de intervención a nivel de micro y macroambiente para convertirla en un
referente para el desarrollo personal. Como suelen decir algunos psicólogos, el
tiempo en sí no es ni bueno ni malo, los atributos los pone el hombre.

7.- Escala de Soledad “ESTE”

ESCALA ESTE DE SOLEDAD: Un indicador para la medición de la soledad en


mayores

Autores: Dra. Ramona Rubio Herrera y Manuel Aleixandre Rico


Master de Gerontología Social de Granada

NOMBRE GENERO

FECHA DE NACIMIENTO FECHA DE EVALUACION

INSTITUCIONALIZADO –si- -no- HABITAT RURAL ( ) URBANO( )


Indique hasta que punto esta de acuerdo con las siguientes afirmaciones
1.- totalmente de acuerdo
2.- parcialmente de acuerdo
3.- No tiene una opinión definida o depende de las circunstancias
4.- Parcialmente de acuerdo
5.- Totalmente de acuerdo

Item Afirmación 1 2 3 4 5
1 Me siento solo
2 Ya no tengo a nadie cerca de mi
3 Tengo a alguien que quiere compartir su
vida conmigo
4 Tengo un compañero sentimental que me
da el apoyo y aliento que necesito
5 Estoy enamorado de alguien que me
ama
6 Tengo a alguien que llena mis
necesidades emocionales
7 Contribuyo a que mi pareja sea feliz
8 Me siento solo cuando esto con mi
familia
9 Nadie de mi familia se preocupa de mi
10 No hay nadie en mi familia que me
preste su apoyo aunque me gustaría que
lo hubiera
11 Realmente me preocupo por mi familia
12 Realmente pertenezco a mi familia
13 Me siento cercano a mi familia
14 Lo que es importante para mi no parece
importante para la gente que conozco
15 No tengo amigos que compartan mis
opiniones aunque me gustaría tenerlos
16 Mis amigos entienden mis intenciones y
15opiniones
17 Me encuentro a gusto con la gente
18 Tengo amigos a los que recurrir cuando
necesito consejo
19 Me siento aislado
20 Mis amigos y familiares raramente me
entienden
21 Mi familia es importante para mí
22 Me gusta la gente con la que salgo
23 Podría contar con mis amigos si
necesitara recibir ayuda
24 No me siento satisfecho con los amigos
que tengo
25 Tengo amigos con los que comparto mis
opiniones
26 Estoy preocupado porque no puedo
confiar en nadie
27 Me siento aislado/sin apoyo o
comprensión cuando cuento mis
problemas
28 No me siento importante para nadie
29 Siento que no soy interesante
30 A medida que me voy haciendo mayor se
ponen las cosas peor para mi
31 Me molesta ahora las cosas pequeñas
que antes
32 Siento que conforme me voy haciendo
mayor soy menos útil
33 A veces siento que la vida no merece la
pena ser vivida
34 Tengo miedo de muchas cosas

Puntuación Puntuación
directa percentil
Factor 1: Soledad familiar
Factor 2: Solead Conyugal
Factor 3: Soledad Social
Factor 4: Crisis de
adaptación

Normas de corrección

Factor Algoritmo Puntuación


Factor 1 Soledad familiar 1-2-8-9-10-11-
12-13-17-18-19-
20-21-28
Factor 2: soledad conyugal 3-4-5-6-7
Factor 3: soledad social 15-16-18-22-23-
24-25
Factor 4 crisis de 14-26-27-29-30-
adaptación 31-32-33-34
8.- REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

ABELES P.B. Y RILEY M.W. (1987):" Longevity,social structure and cognitive aging".
In C.Schooler y K.W.Schaie (Eds) Cognitive functioning and social structure over the
life course Norwood.NJ.Ablex.
AUSTIN B.A. (1983): Factorial structure of the UCLA loneliness scale. Psychological
Reports, 53, pag. 883-889.

BALTES, CORNELIUS Y NESSELROADE (1978): Cohort effects in developmental


psychology. En J. Nesselroade y P.Baltes (De.) longitudinal research in the
behavioral sciences: Design and analysis. New York, Academic Press.

BALTES, P., DITTMANN-KOHLI F. y DIXON, R. (1984): "New Perspectives on the


Development of intelligence in adulthood: Toward a Dual-Process Conception and a
Model of Selective Optimization with Compensation". In P.Baltes y O.Brin (eds.). Life-
span development and behavior. vol.6. New York: Academic Press.

BALTES,P.; BALTES M. (1986): "The Psychology of Control and Aging". New Jersey:
Hillsdale,LEA.

BALTES,P.B. and WILLIS,S.L. (1982): "Enhancement (Plasticity) of intellectual


functioning in old age: Penn State's Adult Development. In F.I.M.

BORTNER R. Y HULTSCH D. (1974): Patterns of subjective deprivation in adulthood.


Developmental Psychology, 10, pag. 534-545.

CHAPMAN M.(1988): "Contextuality and Directionality of Cognitive Development".


Human Development,vol.31,pág. 92-106.

CRAIK, S.E. Trehub,Aging and Cognitive Process. New York: Plenum Press.

DI TOMMASO, RNRICO, SPINNER, BARRY (1993) : The development and initial


validation of the Social and Emotional Loneliness Scale for Adult SELSA. Personality
and individual Differences, 1993, Jan vol. 14 (1), pag 127-134.

DITTMANN-KOHLI,F.; LACHMAN,M.E.; KLIEGL,R. Y BALTES P. (1991):" Effects of


Cognitive Training and Testing on Intellectual Efficacy Beliefs in Elderly Adults"×
Journal of Gerontology, 27, pag. 52-60.
HAYSLIP,B. and PANEK, K. (1989): Adult Development and Aging. New York: Harper
& Row.

LAWTON M. (1975) : The Philadelphia Center Morale Scale : A revision. Journal of


Gerontology, 30, pag. 85-89.

LAWTON M.P. (1972) : Assesing the competence of older people. En Kent, D. ;


Kastenbaum, R. y Sherwood, S. (Eds.) : Research Planning and Action for the
Elderly. New York : Behavioral Publications.

MARSHALL V.W. (1975): Age and awareness of initude in developmental


gerontology. Omega 6, pag. 113-129.
OSHAGAN, HAYG, ALLAN, RICHARD, L. (1992) : Three loneliness scales : An
assessment of their meausurement properties. Journal of Personality Assessment.
Oct. Vo 59 (2) pag. 380-409.

RUBIO HERRERA R. Y ALEIXANDRE RICO M. (1997): Prevención del aislamiento


social en personas mayores. Revista Española de Geriatría y Gerontologia, 32,
NM2, pag. 51-57.

Rubio Herrera R. Y Aleixandre Rico. M. (2001): Un estudio sobre la soledad en las


personas mayores: entre estar solo y sentirse solo. Volumen 11, nro. 1. Enero-
Marzo 2001. Revista Multidisciplinar de Gerontología. Nexus Ed.

RUBIO HERRERA R. Y otros (1999): La escala “este”, un indicador objetivo de


soledad en la tercera edad. Geriatrika. Revista Iberoamericana de Geriatría y
Gerontología. 9/1999, Octubre. Vol. 15, año XV, pag.26-35
Rubio Herrera R.(2003) ¿Cuándo comienza la dependencia en el mayor? Geriatrika
volumen 19, nuro. 9-10 pags. 11 a 18.

RUSELL, D. PEPLAU L.A. y CUTRONA C.E. (1980): The revised UCLA loneliness
scale: concurrent and discriminant validity evidence. Journal of Personality and
Social Psychology, 39,, 472-480.

SAEZ NARRO, RUBIO HERRERA, DOSIL MACEIRA (1996): Tratado de


Psicogerontología. De. Promolibro. Valencia.

SALTHOUSE, T.A. (1982): "Adult cognition". New York: Springer.

SCHAIE K.W. Y HERTZOG C.(1986):"Toward a comprehensive model of adult


intellectual development: Contributions of the Seattle Longitudinal Study".In
R.J.Sternberg (Ed) Advances in human intelligence (vol.3,pag. 79- 118) New York:
Academic Press.

WEISS (1973) : The experience of emotional and social isolation. Cambridge. MIT
Press.

WILLIS,S.L. (1985): "Towards and Educational Psychology of the Older Adult


Learner: Intellectual and Cognitive Bases". In Birren and Schaie: Handbook of the
psychology of Aging, NJ. Van Nostrand Reinhold, pág. 818-847.