Sie sind auf Seite 1von 5

RAZONAMIENTO DEDUCTIVO

El razonamiento es el proceso mental y las consecuencias de razonar (la actividad


que consiste en la organización y la estructuración de ideas para alcanzar una
conclusión). Deductivo, por su parte, es lo que proviene de la deducción (el
método lógico que lleva desde lo universal hasta lo particular).

Se conoce como razonamiento deductivo, por lo tanto, a la actividad de


la mente que permite inferir necesariamente una conclusión a partir de una serie
de premisas. Esto quiere decir que, partiendo de lo general, se llega a lo particular.

Para comprender el concepto de razonamiento deductivo, debemos tener


presentes otros, que lo complementan, como ser los siguientes:

ARGUMENTO: se trata de una razón o prueba que permite efectuar la justificación


o la refutación de algo, para afirmar que es verdadero o falso. En otras palabras,
es un discurso que tiene un objetivo muy claro, y permite expresar un
razonamiento de manera oral o escrita;

PROPOSICIÓN: tanto en lógica como en filosofía, es cada una de las entidades


que portan los valores de verdad (o sea que indican en qué grado una declaración
es verdadera; para la lógica clásica bivalente, solamente se puede hablar de
“verdadero” o “falso”);

PREMISA: la lógica define este concepto como cualquier proposición que se


encuentre antes de la conclusión. Cabe señalar que si el argumento es válido,
entonces el conjunto de premisas implica la conclusión, aunque esto no hace que
una proposición sea o no una premisa, sino que es su puesto en el argumento lo
que cuenta;

CONCLUSIÓN: desde el punto de vista de la lógica, es una proposición que se


encuentra en la última parte de un argumento, después de las premisas. Del
mismo modo que la premisa, para que una proposición reciba el rol de conclusión
no importa si el argumento es válido, sino que basta con que ésta se encuentre en
último lugar;

AXIOMA: se trata de una proposición que se toma como evidente, para la cual no
se exige una demostración previa;

REGLAS DE INFERENCIA: también conocidas como reglas de transformación,


son formas lógicas o funciones que toman premisas para analizar su sintaxis y
arrojar una o más conclusiones.
Teniendo todo lo anterior en cuenta, podemos observar la definición formal de
razonamiento deductivo: se trata de una secuencia de fórmulas bien definida,
entre las cuales se designa la última como la conclusión de todo el argumento y el
resto pueden ser axiomas o premisas, o también inferencias directas que partan
de reglas de inferencia.

Un ejemplo de razonamiento deductivo es el siguiente: “Todos los perros tienen


cuatro patas / Bobby es un perro / Bobby tiene cuatro patas”. Como se puede
apreciar, la conclusión (“Bobby tiene cuatro patas”) deriva directamente de la
premisa original, que es universal (“Todos los perros tienen cuatro patas”).

Es importante tener en cuenta que el razonamiento deductivo puede ser válido en


su forma, pero derivar en una conclusión falsa al partir de una premisa que no es
verdadera: “Las mujeres son siempre rubias / Oprah Winfrey es mujer / Oprah
Winfrey es rubia”. En este caso, la deducción es lógica, pero la premisa original es
falsa, lo que lleva a una conclusión también falsa.

Suele decirse que el razonamiento deductivo se inicia con una premisa mayor y se
complementa con una premisa menor para arribar a la conclusión:

Premisa mayor: “Todos los seres humanos, en algún momento, morirán”.


Premisa menor: “Bruno es un ser humano”.
Conclusión: “Bruno, en algún momento, morirá”.

Como se puede apreciar en todos los ejemplos, el razonamiento deductivo no


siempre nos lleva a una conclusión verdadera; del mismo modo, no siempre nos
ofrece información detallada o precisa, a pesar de partir de lo general para llegar a
lo particular.
RAZONAMIENTO INDUCTIVO

Cuando una persona reflexiona, organiza sus ideas y llega a una conclusión,
habrá desarrollado un razonamiento. De acuerdo al tipo de proceso mental que
lleva a cabo, es posible diferenciar entre distintas clases de razonamiento.

Inductivo, por su parte, es lo que está vinculado a la inducción (el proceso que
lleva a obtener una conclusión general a partir de premisas específicas o
particulares).

Un razonamiento inductivo, por lo tanto, consiste en considerar varias experiencias


individuales para extraer de ellas un principio más amplio y general. Es importante
tener en cuenta que, pese a que se parta de premisas verdaderas, la conclusión
puede resultar falsa. Que un razonamiento inductivo derive en una conclusión
verdadera es apenas una probabilidad, cuyo grado varía de acuerdo al número de
premisas que se consideren y a las características de éstas.

Un ejemplo de razonamiento inductivo es el siguiente: “Lionel Messi es argentino y


juega al fútbol / Sergio Agüero es argentino y juega al fútbol / Gonzalo Higuaín es
argentino y juega al fútbol / Todos los argentinos juegan al fútbol”. Como se puede
apreciar, el razonamiento inductivo es válido, pero su conclusión es falsa (no todos
los argentinos juegan al fútbol).

En otros casos, el razonamiento inductivo puede derivar en una


conclusión verdadera: “Laura se arrojó al mar y salió mojada del agua / Carlos se
arrojó al mar y salió mojado del agua / Marcela se arrojó al mar y salió mojada del
agua / Todas las personas que se arrojan al mar salen mojadas del agua”.

A simple vista, es correcto afirmar que el razonamiento inductivo puede


considerarse opuesto al deductivo, en cuanto a que este último parte de una
premisa general para arribar a una conclusión particular. Del mismo modo, en
ninguno de los dos casos la validez de las premisas condiciona el valor de verdad
de la conclusión.

Este método de la filosofía moderna se originó en el “Novum organum“, la obra


más importante de Francis Bacon (ver imagen), un filósofo británico del siglo XVI,
quien creía que la ciencia era una técnica que brindaba al ser humano el poder de
dominar la naturaleza. Este libro, que fue publicado en el año 1620, poco antes de
su fallecimiento, también se conoce con el título “Indicaciones relativas a la
interpretación de la naturaleza“.

En “Novum organum“, Francis Bacon busca mostrar de manera sistemática cuán


importante es el argumento inductivo para formar el conocimiento científico,
oponiéndose de este modo al deductivismo, que imperaba en su tiempo. Para ello,
comienza explicando el concepto de inducción apoyándose en el pensamiento de
Aristóteles, según quien era “un tránsito que nos lleva de lo individual a lo
universal”.

Bacon profundiza en dicha definición, explicando que el objetivo es conseguir los


axiomas en los cuales se fundamenta el razonamiento correcto partiendo de los
sucesos particulares y los sentidos, elevándose de manera progresiva y continua
para finalmente dar con los principios más generales, algo que —agrega— todavía
no había sido probado, aunque se tratase del camino adecuado.

El razonamiento inductivo es el método que Bacon creía útil para descubrir las
artes y las ciencias, y para ello aseguraba que es necesario analizar la naturaleza,
eliminando y excluyendo según el caso, para encontrar, luego de haber
encontrado una cantidad suficiente de hechos negativos, los afirmativos.

Los tres elementos del método de Bacon para aplicar el razonamiento inductivo
son los siguientes: la tabla de presencia, donde se listan los hechos en los cuales
se evidencia el fenómeno, intentando que muestren una gran variedad para
ampliar al máximo la visión del estudio; la tabla de ausencia, donde se recogen
aquellos sucesos en los cuales no se hace presente el fenómeno; la tabla de
grados, que muestra los hechos en los que aparece el fenómeno, con diferentes
intensidades.

RAZONAMIENTO POR ANALOGÍA

Es un tipo de razonamiento no deductivo que consiste en obtener una conclusión


a partir de premisas en las que se establece una analogía o semejanza entre
elementos o conjunto de elementos distintos. El razonamiento por analogía parte
de juicios anteriores ya conocidos a otros que se pretende conocer, mantener la
misma particularidad, en este tipo de razonamiento no hay preservación de la
verdad como sucede con el razonamiento inductivo.
Premisa 1: la tierra esta poblada por seres vivos
Premisa 2: Marte es análogo a la tierra (ya que es un planeta, esta en el sistema
solar, etc.)
Conclusión: entonces, Marte debe estar poblado por seres vivos
Otro
Premisa 1: las flores del girasol cambian su posición respecto a la del sol
Premisa 2: las flores del rosal son análogas a las flores de los girasoles (tiene
pistilo, corola, pétalos, etc.
Conclusión: entonces las rosas cambian su posición respecto a la del sol
Observa que… en el razonamiento por analogía las conclusiones son falsas por
que las analogías que se establecen se cumplen en lo general, pero no en lo
particular.