Sie sind auf Seite 1von 6

La Biblia ocupa un lugar esencial en la fe cristiana.

La Biblia dice ser, y la Iglesia lo ha reconocido


como, la Palabra de Dios.

La Iglesia a través de los tiempos ha reconocido este estado al referirse a la Biblia como su canon,
lo que significa que la Biblia es el estándar escrito para su fe y práctica. Estas son afirmaciones
extraordinarias sobre una colección de literatura antigua, y muchas personas en la sociedad actual
tienen grandes dificultades para entender por qué los cristianos pondrían sus creencias y
comportamiento bajo la autoridad de la Biblia. Puedo pensar en cinco objeciones comunes que
he escuchado a lo largo de los años:

La Biblia está llena de contradicciones y discrepancias


La Biblia está llena de violencia, genocidio, prejuicio e injusticia, a menudo mandada por Dios, y los
cristianos la han usado para justificar más violencia y opresión.

Las descripciones bíblicas de la naturaleza y la historia natural están irremediablemente en


desacuerdo con la ciencia.

La Biblia fue escrita por personas antiguas y primitivas, y ya no tiene valor para la gente moderna.

Los cristianos ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre lo que dice, así que a quién le importa
si es verdad o no.

Habiendo pensado en estos temas durante los años que he sido un erudito bíblico, me gustaría
ofrecer las siguientes respuestas a estas objeciones.

1. Está lleno de contradicciones y discrepancias


No es muy difícil convencer a alguien de que la Biblia está llena de contradicciones, es decir, si no
la conocen muy bien. Todo lo que tiene que hacer es citar Proverbios, donde el autor nos dice que
no "contestemos (26: 4), o sea," no conteste a un tonto según su necedad "(26: 5).

O quizás señale que Mateo coloca el "Sermón del Monte" en una montaña (Mateo 5: 1), mientras
que Lucas dice que Jesús habló en un "lugar nivelado" (Lucas 6:17). ¿Es Abías un buen rey (2
Crónicas 13) o uno malo (1 Reyes 15: 1-8)?

¿Fueron creados los humanos al final (Génesis 1: 1-2: 4a) o primero (Génesis 2: 4b-25)? Por
supuesto, estas son solo muestras de innumerables otros que a la gente le gusta mencionar.

Sin embargo, un poco de investigación mostrará que los proverbios no están escritos para darnos
principios válidos universalmente ("siempre respondería a un tonto de acuerdo con su locura"),
sino que son ciertos solo cuando se aplican en la situación correcta. Dependiendo del “tonto” con
el que estés hablando, debes determinar qué proverbio es relevante para la situación.

Los evangelios no pretenden ser simplemente informes de hechos, sino que resaltan el significado
teológico de los eventos reales para su audiencia contemporánea prevista.

Así que Mateo coloca el sermón de Jesús en una montaña con el fin de establecer una conexión en
la que todos sus lectores cristianos judíos originales reconocerían de inmediato. Es decir, Jesús
hablando en una montaña sobre la ley les recordaría cómo Dios se las dio a Moisés, en el Monte
Sinaí (Éxodo 19-24): Lucas, escribe principalmente para cristianos helenísticos, y si lo hubiera
hecho de otra manera, no captaría esa conexión tan fácilmente.

Lo mismo es cierto con respecto al relato de Abías en Reyes y Crónicas. Estas no son solo
colecciones de datos sobre un rey llamado Abijah. Las dos historias están usando la historia de
Israel y Judá para responder preguntas relevantes para su tiempo. El autor de Reyes escribe a
quienes sobrevivieron a la destrucción de Jerusalén por los babilonios para explicarles por qué
están en el exilio.

Ellos y sus reyes violaron la ley de Dios y sufrieron las consecuencias. Crónicas, por otro lado, fue
escrita a la comunidad post-exílica y, entre otros asuntos, está interesada en elegir eventos en la
vida de sus reyes que muestren su devoción a Dios.

En cuanto a los dos relatos de la creación: si bien ambos están interesados en decirnos quién creó
todo, ninguno está interesado en contarnos cómo lo hizo. Ninguno de los dos nos dice la secuencia
real de la creación, sino que describe la creación en lenguaje figurado. Podemos recurrir a la
ciencia y hacer preguntas sobre cómo lo hizo Dios.

Como he demostrado, las supuestas "tensiones y contradicciones" en la Biblia suelen ser casos
en los que alguien malinterpreta el género y el propósito de cierto pasaje, o está midiendo la
Biblia con un estándar inapropiado.

En mis más de cuarenta años como erudito bíblico profesional, aún no he escuchado tal afirmación
que realmente se mantiene una vez que cavo un poco. Sugiero que otros también lo hagan.

2. Está lleno de violencia, genocidio, prejuicio e injusticia, a menudo


mandado por Dios, y los cristianos lo han usado para justificar más violencia
y opresión
Sí, la Biblia está llena de prejuicios, violencia, intento de genocidio e injusticia. La Biblia, después
de todo, nos da la verdad brutal sobre los seres humanos pecadores.

Por supuesto, las personas que presentan este cargo contra la Biblia no tienen en mente estos
casos de violencia humana e injusticia, sino que están pensando en esas muchas historias en las
que Dios trajo violencia sobre las personas, ya sea directamente o por medio de la agencia de sus
seguidores.

Piense en la historia del diluvio (Génesis 6-9), el asesinato de los soldados egipcios en el Mar Rojo
(Éxodo 14-15), o la Conquista (Josué 1-12). Pero, aunque es difícil lograr que nuestras mentes
occidentales del siglo XXI lo rodeen, estas son historias de justicia, personas malas que reciben el
juicio que merecen.

Dios trae el diluvio contra la humanidad violenta (Génesis 6: 11-12); cierra el Mar Rojo contra los
soldados egipcios que intentaban matar a los israelitas, y le ordena a Josué que luche contra los
cananeos porque su pecado había alcanzado "su medida completa" (Génesis 15:16).
Solo las personas que viven en circunstancias relativamente pacíficas tienen el lujo de ser
"incomodadas" por tales historias. La dura verdad de la Biblia es que las personas que rechazan a
Dios y lastiman a otras personas eventualmente recibirán castigo por ellos. Ese es también el
mensaje del Nuevo Testamento, en la enseñanza del cielo y el infierno.

La violencia divina de la Biblia es parte de la batalla de Dios contra el mal. Y esta batalla se
desarrolla a medida que pasa el tiempo.

Cuando Jesús viene, en realidad aumenta e intensifica la batalla, de modo que ahora se dirige
directamente hacia los poderes espirituales y las autoridades, y estos enemigos son derrotados no
matándoseles sino muriendo en la cruz, donde "triunfa" Cristo sobre ellos (Col. 2:15).

Por esta razón, los seguidores de Jesús, los cristianos, deben darse cuenta de que "nuestra lucha
no es contra la carne y la sangre, sino contra los gobernantes, contra las autoridades, contra este
mundo oscuro y contra las fuerzas espirituales del mal en los reinos celestiales", (Ef. 6:12).

Esta batalla se gana con armas espirituales (verdad, justicia, paz, fe, la palabra de Dios), no físicas.
Cualquier uso de violencia hoy para promover o incluso defender el evangelio es pecaminoso.

Aun así, este movimiento de la guerra física a la espiritual en el Antiguo Testamento no conlleva
una crítica o un rechazo de lo que sucedió en el Antiguo Testamento. De hecho, la guerra contra los
humanos malvados y los poderes espirituales oscuros se unen en la imagen que la Biblia nos da del
juicio final (por ejemplo, en Apocalipsis 19: 11-21).

Dicho esto, tengo que admitir que hay asuntos en la Biblia, tanto en el Antiguo como en el Nuevo
Testamento, que también encuentro difícil de entender. En particular, la instrucción de Moisés de
que Israel no debía dejar vivo "cualquier cosa que respire", (Deuteronomio 20:16).

Es difícil para mí entender, particularmente cuando Josué implementa esto después de la batalla
de Jericó, cuando los israelitas " destruyeron completamente todo en la ciudad, tanto hombres
como mujeres, jóvenes y viejos, y bueyes, ovejas y burros con filo de espada”, (Josué 6:21).

Tal vez, como sugieren algunos estudiosos, "hombre y mujer, jóvenes y viejos", es solo una forma
de decir "todos allí", pero en realidad no había gente joven allí, pero ¿por qué mencionar a los
jóvenes si no fueron incluidos?

Tal vez, como sugieren otros, Jericó en este momento es una guarnición militar con pocos niños, si
es que tiene alguno, pero incluso si uno de ellos murió, sigue siendo preocupante. Quizás, y esta
opinión es muy probable, en mi opinión, la cultura cananea era tan corrupta que necesitaba ser
totalmente erradicada.

En el análisis final, me encuentro, como Job al final del libro de Job, inclinándome ante Dios a pesar
de su inexplicable sufrimiento. Para otros, la imagen de Dios matando o permitiendo la muerte
particularmente de no combatientes continuará siendo un obstáculo, pero creo que debemos
resistir la tentación de explicarlo.

3. Sus descripciones de la naturaleza y la historia natural están


irremediablemente en desacuerdo con la ciencia
La Biblia no está reñida con la ciencia en sus descripciones sobre la naturaleza y la historia natural.
La verdad bíblica y la verdad científica nunca entrarán en conflicto.

Génesis 1-2, el principal relato bíblico de los orígenes cósmicos y humanos, describe estos eventos
usando un lenguaje figurado, que debería ser obvio para todos los lectores y ha sido obvio para la
mayoría a lo largo de los siglos. Padres de la Iglesia como Orígenes y Agustín reconocieron que los
días reales con tardes y mañanas deben tener sol, luna y estrellas. Por lo tanto, los días de Génesis
1, donde el sol no aparece hasta el cuarto día, no deben ser días reales. Cuando Génesis 2: 7
describe la formación del primer hombre como Dios soplando sobre el polvo, eso también es
lenguaje figurado. Después de todo, ¿Dios tiene pulmones?

Por lo tanto, no necesitamos que la ciencia nos diga que Génesis 1-2, aunque está vitalmente
interesado en la cuestión de quién creó todo (¡Dios!), No está en absoluto interesado en cómo
creó todo.

Por lo tanto, podemos recurrir al otro libro de Dios, la naturaleza, para responder esa pregunta. Y a
través de las herramientas de la ciencia, vemos que la historia natural se entiende mejor como un
proceso largo y lento de evolución cósmica y biológica, que conduce a la creación de seres
humanos. Esto no representa una amenaza real para la enseñanza de la Biblia.

4. Fue escrito por personas antiguas y primitivas, y ya no tiene valor para la


gente moderna
La Biblia fue escrita por personas antiguas, sin duda. Los primeros escritos provienen de la segunda
mitad del segundo milenio antes de Cristo y las partes más recientes de alrededor de 300 antes de
Cristo.

Eso fue hace mucho tiempo. El Nuevo Testamento es más reciente, pero incluso esos libros fueron
escritos hace casi 2000 años. Fueron escritos en hebreo, arameo y griego antiguos por personas
que eran culturalmente diferentes a nosotros.

De hecho, a menudo entendemos mal el mensaje de la Biblia si no recordamos nuestra distancia


temporal y cultural de aquellos que la escribieron. Pero una cosa es decir que la Biblia fue escrita
por personas antiguas y otra cosa es decir que fueron escritos por personas primitivas.

Incluso sin tener en cuenta la afirmación de que estos autores hablan en nombre de Dios, tal
acusación sería el colmo de nuestra propia arrogancia cultural. Sí, las personas de la antigüedad no
tenían computadoras, teléfonos celulares, videojuegos o incluso electricidad o automóviles,
tampoco Shakespeare o Platón, y ¿diríamos también que estos escritores son demasiado antiguos
para decir algo verdadero o significativo?

Hemos hecho avances notables en nuestra comprensión del mundo natural desde los tiempos
bíblicos, y los autores bíblicos a menudo reflejan su antigua cosmovisión (por ejemplo, el mundo
era plano y tal vez en el centro del cosmos). Pero la Biblia no tiene la intención de enseñarnos
acerca de la cosmología, y la cosmología defectuosa que supone no afecta su mensaje previsto.

Otros creen que la Biblia es primitiva en su comprensión de lo sobrenatural. Los moribundos se


curan milagrosamente, los muertos cobran vida y el mar se abre para permitir que los israelitas
escapen de los egipcios. Pero quizás la visión moderna del cosmos como materialista aquí es la
equivocada. La Biblia es la revelación de Dios de una dimensión que escapa a nuestra percepción
empírica.

Los judíos y los cristianos valoran la Biblia mucho más que cualquier otra literatura, antigua o
moderna, ya que reconocemos que Dios nos habla a través de los autores humanos de la Biblia (la
parte hebrea para los judíos y el Antiguo y Nuevo Testamento para los cristianos). En otras
palabras, aunque los libros de la Biblia no fueron escritos para nosotros, fueron escritos para
nosotros y tienen una relevancia continua para nosotros hoy.

5. Los cristianos ni siquiera pueden ponerse de acuerdo sobre lo que dice,


entonces, ¿a quién le importa si es verdad o no?
Los cristianos a menudo llegan a conclusiones diferentes sobre lo que la Biblia enseña sobre una
gran cantidad de temas. Todo lo que tenemos que hacer es conducir por la calle y ver una Iglesia
Bautista en una esquina, luego una Iglesia Luterana en otra, luego una Iglesia Católica, una Iglesia
Presbiteriana, y así sucesivamente para llegar a la conclusión de que no hay una, pero una gran
cantidad de mensajes cristianos diferentes.

Los cristianos no están de acuerdo en muchas cosas, como la forma de interpretar Génesis 1-2,
cómo entender la soberanía de Dios y la responsabilidad de los humanos, lo que sucede durante la
comunión, cuándo alguien debe ser bautizado, cómo se manifiestan los dones del Espíritu. En
nosotros, cuando Cristo va a regresar, y sigue y sigue.

Tales diferencias pueden llevar a algunas personas a concluir que, si los cristianos no pueden
ponerse de acuerdo sobre lo que la Biblia enseña, entonces ¿por qué molestarse con todo?

Pero tal conclusión pierde un punto muy crítico. En medio de todos los desacuerdos sobre asuntos
secundarios (que lamentablemente algunos cristianos tratan como más importantes que ellos),
casi todos los cristianos están de acuerdo en los asuntos más importantes.

¿Cuáles son estos asuntos? Bueno, los cristianos están unidos en la clara enseñanza de que la
Biblia nos dice que fuimos creados por Dios, que somos pecadores que necesitamos un salvador, y
que este salvador es Jesucristo, el hijo de Dios, quien murió en una cruz y resucitó de la muerte.

Como dice la Confesión de Fe de Westminster (un credo cristiano escrito en el siglo XVII), estas son
las cosas que "son necesarias para ser conocidas, creídas y observadas para la salvación", y estos
asuntos son claros porque "son tan claros, propuesto, y abiertos en algún lugar de la Escritura u
otro, para que no solo los eruditos, sino los no aprendidos, en el debido uso de los medios
ordinarios, puedan alcanzar una comprensión suficiente de ellos".

Conclusión

Permítanme terminar diciendo que nunca está mal expresar las preguntas sobre la Biblia, y que
estas son preguntas naturales. Yo me las he preguntado a lo largo de los años, pero me han llevado
a un estudio más profundo de la Biblia.

A medida que he estudiado más, he llegado a un respeto más profundo por la Biblia a medida que
la Palabra de Dios y mi estudio continúan. Mi esperanza para los demás sería que estas preguntas
podrían ser catalizadores para una mayor interacción con la Biblia y no convertirse en una excusa
para descartar la Biblia.

El Dr. Tremper Longman III (B.A. Ohio Wesleyan University; M.Div. Westminster Theological
Seminary; M.Phil. Y Ph.D. Yale University) es un distinguido erudito de estudios bíblicos en
Westmont College.

Ha escrito más de 30 libros que incluyen comentarios sobre Job, Salmos, Proverbios, Eclesiastés,
Cantar de los Cantares, Jeremías, Lamentaciones, Daniel y Nahúm. Su libro más reciente (con el
psicólogo Dan Allender) es God Loves Sex: An Honest Conversation about Sexual Desire and
Holiness.

Publicado en: NOTICIACRISTIANA.COM - Entérate diariamente de todas las noticias


cristianas evangélicas.