Sie sind auf Seite 1von 5

D M." ÁNGELESBALSELLSBAILON NUEVOSPARÁMETROS

ENLAINTERVENCIÓNEDUCATIVA

DELEDUCADORSOCIAL

Eleducadorespecializadose vienedefiniendocomoaquelprofesional de la educaciónquese dedicaa interveniren procesosde inadaptación social,marginaciónsocialy de situacionesde riesgosocial.Surgeen y para un cambiode paradigmaen tornoal fenómenode la inadaptación social,introduciendode formadefinitivael componenteeducativoen la intervenciónsocial. En el siguienteartículose reflexionasobrela historiade esta figura profesionaly las consecuenciasque ha tenidoestatrayectoriaen la ac- tualmetodologíade intervencióndeleducadorsocial,dandoalgunospa- rámetrosparaconfigurarunametodologíacoherenteconel denominado paradigmacomunitario.

l.

Introducción

La definición del concepto de inadaptaciónsocial y las consecuentesmanerasde abordarloha sufridocam- bios considerablesa lo largo de la historia. Desde un primermodelorepresivoen el que el tratamientode las personasmarginadaso inadaptadasse basaba en su

institucionalización(reclusiónde las personasinadapta- das en grandes institucionespara ser vigiladosy sepa- radosde la sociedad),se pasa a otro modeloen el que, si bien se mantienela idea de que la génesis del pro- blema está en el individuo,se van introduciendocam- bios en su tratamiento,considerandoque se podía pa- sar del vigilar al educar. De un modelo basado en la represiónde los sujetos,se pasa a un modelo basado en una conceptualizaciónde inadaptadacomo persona

enfermaque necesitaayuda para «curarse»

del modelomédicoel cual, a través de importantes aportacionesdel mundo de la psicología,de la medici- na y de la psiquiatríava dando más importanciaa la re- lación personalcon el sujeto, al respeto de sus dere-

Se trata

Bordón 50 (4), 1998

chos,

Es

en este momentoen el quesurgela figura

del educadorespecializado:«seempiezaa haceruna

distinción (

cuidan, los vigilan, etc., por personasque puedenfavo-

recer procesosde educación.Son muy importanteslas aportacionesde profesionalesde la medicinay la psi- quiatríaen este campo.» (Martinell,1995:29).

hace falta sustituir las personasque los

)

2. Iniciosdel educadorespecializado y primerasconsecuenciasen la actual metodología

Estaconcepcióndel problemade la inadaptaciónso- cial como algo inherenteal sujeto,cuya génesisse en- cuentraen «unconflictosubyacentedel individuo»(Me- rino, 1994:98) 1 , considerandoa la personainadaptada como una persona enferma, hace que las respuestas profesionalesse centrenen el trabajo con el sujeto;así se da un amplio desarrollode explicacionescientíficas desde el mundode la psiquiatríay la medicina,y como

355

M." Angeles Balsells Bailón

prácticas habituales se dan la rehabilitación y el trata- miento psicológico a través de diagnósticos y terapias (Ayerbe, 1996).

Las consecuencias de este modo de entender la ina- daptación social se ven reflejadas en el estilo de los edu- cadores especializados que surgieron en esta etapa y en el enfoque predominante que se daba en el trabajo social: acción socioeducativa de predominiopsicoló- gicoa través del trabajode casos.Como dice Ayerbe (1996} la andadura del educador se inicia con un fuer-

te componente psicológico y bajo la influencia del mun-

do de la psiquiatra, sin una teoría propia e impregnados de términos médicos como diagnóstico, tratamiento, ex- ploración y terapia. El trabajo de casos se caracteriza por estar centrado en el diagnóstico de las variables psicológicas del indi- viduo, dejando a un lado las sociales y las interaccio- nistas, y se plantea como objetivo la adaptación de la persona a la sociedad, con lo que se entiende a ésta como «algo permanente y definitivamente estructurado» (Bueno, 1991:18).Este modelo de servicios sociales, ba-

sado en la entrevista del cliente con el técnico, atravie- sa diferentes influencias en función de la corriente psi- cológica predominante. Ayerbe (1996)señala tres, cada una de las cuales han dejado importantes aportaciones

a la intervención socioeducativa actual:

1. Psicoanálisis:centra la explicación de la ina-

daptación social en las primeras experiencias, dando importancia a los mecanismos internos y a los de re-

educación.

más importante a la inter-

vención socioeducativa miento.

La aportación

es la humanización del trata-

2. Permisividady no directividad:influenciada

por la psicología de Rogers, la intervención se cen- tra en la relación privilegiada del educador y el edu- cando, en la creencia en las potencialidades del su- jetos para resolver sus problemas (desplazando los problemas sociales) y se basa en las actitudes no di- rectivas. Como aportaciones positivas, el autor seña- la la «atención a la persona, creencia en sus posibi- lidades, expectativas positivas respecto a las mismas, la no utilización de personas y grupos para manipular finalidades que son sean las de la promoción perso- nal, respeto a las peculiaridades individuales» (Ayer-

be,1996: 213).

3. Enfoquecognitivo:aporta las tareas preventivas

en la escuela y en la familia, así como los programas de

356

habilidades sociales cognitivas, dando valor al sujeto como ser activo y al valor diagnóstico previo.

Como se observa, las aportaciones de las diferentes corrientes psicológicas son muy importantes en la ac- tual configuración de la intervencion educativa, sin em- bargo se da una desconsideración de las variables con- textuales y de la interacción de éstas con el sujeto para definir la inadaptación social, por lo que lo preocupan- te llega cuando los educadores se quedan con este en-

foque individualista, confundiendolas funcionesedu- cativascon las terapéuticas.

Con ello se llega a las consecuencias que este pre- dominio de enfoques psicológicos, ha tenido y tiene en la intervención socioeducativa del educador social. La primera es la que se acaba de mencionar; los educa- dores pueden tener importantes dificultades en distin- guir lo que es terapia y lo que es intervención educati- va, si centralizan sus actuaciones en entrevistas individualizadas persiguiendo como único objetivo esta- blecer una relación de ayuda con el usuario, para ejer-

cer cambios en él. Sin duda la entrevista es una de las técnicas, pero no la principal; de igual modo, los obje- tivos educativos referentes al sujeto deben estar enca- minados a producir cambios en el educando, pero el educador social no debe olvidar los objetivos educati-

La ex-

cesiva individualización en las intervenciones educativas soslaya el sentido global de éstas, así como centra el problema el sujeto. De hecho, en el trabajo de casos, los objetivos de es- tas intervenciones individualizadas pueden ser diferen- tes; Bueno (1991) plantea los siguientes tipos, todos ellos presentes en la actualidad, y relacionados con las corrientes psicológicas antes mencionadas:

Intervenciones de clarificación y de apoyo: a través de la escucha, la observación y las preguntas pertinen- tes, se persigue como objetivo que el usuario gane con- fianza en si mismo. Intervenciones de información y educación: pretender conocer y responder a las necesidades de los usuarios, y educarlo para promover el desarrollo personal o la rein- serción social. «La intervención educativa se centra so- bre la personalidad del usuario, y los ejes de actuación se centran en la búsqueda de mecanismos de sociali- zación, en donde se prima las relaciones entre adulto y menor con problemática, tratando de individualizar los proyectos educativos y atendiendo y comprendiendo la

vos referentes a los entornos (familiar, social,

).

Bordón 50 (4), 1998

Nuevosparámetrosen la intervencióneducativa del educador

problemática a partir de la historiopersonal del menor y las circunstanciasde la situación personal, socialy fa- miliar.» (Bueno, 1991: 22) Intervencionesque pretendenpersuadire influir: a tra- vés del consejo, la confrontacióny la persuasión, la in- tervención del Casse-work, pretende ejercer una in- fluenciaen el cliente. Intervenciones que pretendencontrolaro ejercer au- toridad: a travésdel trabajo de despacho, la imposición de .límitesy el control. Todasestasfuncionesy todas estastécnicas son uti- lizadas por el educador social, y no se debe menos- preciar su utilidad en la intervencióneducativa; sin em- bargo, al igual que la entrevista,no se puede quedar

aquí

mentocontextualy el interaccionistacomo parte funda- mentaldel problemade la inadaptaciónsocial, reclama algo más que las intervencionesindividualizadas, cen- tradasen lascaracterísticaspsicológicasde los sujetos. Otra de las consecuenciasen la intervencióneduca- tiva que llega del modelomédico, es la focalización del diagnóstico de los perfiles individuales a aspectos es-

táticosdel sujeto.La utilizaciónde largos protocolos,de largas listas de datos familiares, escolares, persona-

les,

como unaconcepciónclaramenteinfluenciapor el mun- do de la medicinay de la psicología. Ayerbe(1996)plan-

tea la importanciade hacer diagnósticoseducativos,

recogiendosolo la informaciónrelevanteal proceso de aprendizajey de ayuda al sujeto.

De nuevo, la importancia de considerar el ele-

reflejanunaconsideraciónestáticadel usuario, así

3. La consolidaciónde la figuradel educador:

búsquedade unametodologíapropia

De todas estas reflexiones, se deduce la evolución del concepto de inadaptación social: las críticasso- ciológicashicieronver la ingenuidaddel modelomédi- co que sitúa toda la génesis del problemaen el sujeto, para situarlaen el producto social. Y de estas críticas se pasó a la concepción que hoy es más ampliamente defendida:la inadaptaciónsocial se concibe como una interaccióninadecuadadel sujeto con el medio, situan- do la génesis en un proceso de aprendizaje:«El plan- teamientodialéctico integral expuesto y defendido en estetrabajo significa un avanceteórico asumido gene- ralmente por la comunidadcientíficay un cambiode óp- tica al abordar el proceso de inadaptación. Desde el

Bordón50 (4), 1998

mismo, la inadaptaciónno es un mal, un conflicto, una enfermedado un determinismoque hay que corregiro aislar, sino un proceso inadecuado de socialización, donde los factores indicados son posibilitanteso difi- cultantes,y cuyo mejor tratamientoes impedir que se inicie y corregirlo ocasionalmente, si la acción preventi- va no hubieratenido éxito.» (Merino, 1994:92). Esta nueva forma de definir la inadaptaciónplantea nuevasformas de intervención:es en el seno de este nuevomodelocomunitarioen el que se consolidade- finitivamentela figura del educador especializado, ya que ante un problemade educación la respuestatam- bién debe ser educativa; conceptoscomo intervención educativa, prevencióno acción socioeducativason los que se desarrollan. Como dice Núñez (1990:115)esta profesión«inscribe el trabajo de acción social en pará- metroseducacionales» Veamoscualesson las principalescaracterísticasdel modelocomunitario:

• La Inadaptaciónes una interaccióndesajustada entreel sujetoy el medio, por lo que supera las con-

cepciones centradas en el sujeto que habían dado lu- gar al modelo médico y una predominanciade trata- mientospsicológicosa travésdel trabajode casos,y las concepciones centradas en la predominanciadel me- dio.

La inadaptaciónsociales un problemade edu-

cación, de aprendizaje de experienciaspasadasrefe- rentesa como establecerrelaciones con el medio,a los

valores,habilidadesy actitudes,

blema es la prevención,antes que la reparación; con- siste en interveniren los factoresde riesgoidentificados

para evitar que surja la inadaptación social. (Ayerbe, 1991,1996).«La intervencióncomunitariasuponeunadi- mensiónpara desarrollarestrategiasde prevencióny de promoción, desde los enfoques interdisciplinares, para intentar desarrollarcambios en los contextos de equi-

La solucióna este pro-

pamientosy

recursos sociales de las comunidades,y

cambios en los comportamientosde los individuos». (Bueno, 1991: 36)

Perspectivaecológica(Ayerbe, 1991, 1996, Bue- no, 1991): si el problemaes la interacciónse debe in- tervenirde forma global, en y desdela comunidad: en- señandoal sujetoa establecerrelaciones adecuadascon su entorno, desde ese entorno,y actuandoen la comu- nidad para mejorarlay que sirva para satisfacernecesi- dades y evitar situacionesde riesgo (González y otros,

357

M.3Angeles BalsellsBailón

1995).Para Martínez(1991),que desarrollaun modelo de inteNenciónecológico,la intervencióneducativadebe atenderel contextosocializador(familia,barrio y vecin- dario)y el contextoinstitucional(escuelae instituciones) En definitiva,promueveel cambio institucionaly la ge- neralización,ya que actúa en el ambientenatural,ac- tuando en problemasreales del menor o del joven.

Normalización:el modelocomunitarioquieresusti- tuir el tratamientosegregacionistadel inadaptadosocial, proveyerJdOa la comunidad de suficientes iniciativas para que la red socialsea capaz de dar repuestaal ina- daptado social en el medionaturalde éste.(Ayerbe, 1996:189). Creaciónde serviciosmás pequeñosy más

distribuidospor el territorio.Vegadefine esta caracterís- tica como aquella que «implica que el menor conviva con su familia,siempreque sea posible,que se integre,

o que no salga de los servicios educativos normales,

que participe con todo derecho en los seNicios comu-

cia de interveniren niños que viven en situacionesde riesgo social, y, fundamentalmente,en los padres de esosniños, y que estose hagaen el medionatural,aten- diendo a una detección precoz que evite la gravedad de la situación hasta límitesque recomiendenla sepa- ración del núcleoparental,se configuracomo un nuevo encargo institucionalpara el educador.

Por otro lado, la intervencióndel educadorsocial

debe ampliarse,de tal maneraque su acción alcance, al sujetoy a sus entornos,favoreciendoque su inte-

racción sea la adecuada; es decir, planteándosecomo objetivo últimola normalizacióny la integracióna las re- des socialesnormalizadasde las personasen situación de riesgo social. Su inteNencióndebe abarcar los en- tornosfamiliares,los entornossociales,los entornoses-

colares,

cativos y estrategias adecuadas para cambiar el

contexto del sujeto, igual que se los planteaa

del sujeto y debe plantearseobjetivosedu-

nivel in-

nitariossin exclusionesde ningúntipo» (1994:VI)

dividualizado. Autores como Ayerbe (1996) o Amorós

Atenciónen redes:muy relacionadocon la nece-

(1993) ya plantean que los objetivos de los proyectos

sidad de normalización,la atención en redes se refiere

educativos individualizadoshagan referenciaa

la per-

al

aprovechamientode recursosy la potenciaciónde su-

sona o individuo objeto de dicho proyecto, en

sus di-

jetos y de grupos para modificar el medio. Ello implica

promoverla ayuda mutua entre los diferentessistemas de la comunidad,profesionalesy no profesionales(Ayer- be, 1996: 194)

Actuaciónporprogramascomunitariosque tienen

diferentesfrentes de acción para proveer de oportuni- dades escolares,sociales, económicas y culturales al sujeto(Ayerbe, 1991:55)

• Impulsa la coordinacióny la interdisciplinarie-

dad, precisamentepor tener que abarcar todo el entor- no y toda la comunidad:educador,pedagogo, asisten-

te social, maestro,psicólogo,

(Bueno,1991).

Desdeeste nuevoparadigmala inteNencióndel edu- cador socialdebe sufriralgunoscambios, de tal manera que asumiendolos aspectospositivosde modelosante- riores,evolucionehacia una intervenciónsocioeducativa coherentecon el modelocomunitario. En primer lugar, la importanciacreciente de la pre- vencióndentrodel modelocomunitario,haceque el edu- cador socialadquieranuevasposibilidadesde interven- ción; si tradicionalmentese habíadedicado a jóvenesy adolescentesen situacionesde conflictosocial,con este

nuevoenfoquese legitimala intervencióndel educa- dorsocialen niñosde edadesmástempranas,en si-

tuaciónde desamparoo de riesgo social. La importan-

358

mensionespersonalesy relacionales,y a los entornos que lo rodean. Por lo tanto, el educador acompañay mediaen el proceso de interacciónpara ajustarloa la idiosincrasia de cada caso, siendo una de sus principalesfunciones la derivacióna recursosadecuados que provoquenla actividad del sujeto, así como la sensibilizaciónde es- tos recursosa las necesidadesde las poblacionesde riesgo y la creación o catalizaciónde nuevosrecursos comunitarios, en base a la existencia(siempreque sea posible) de iniciativas sociales comunitarias(Balsells, 1998).Superando,pues la tendenciadel modelomédi-

co, el educador no debe centrar sus intervencionesen el trabajoindividualizadoutilizandola entrevistacomopi- lar metodológico,sino en la optimizaciónde recursosy en la derivacióndel sujeto a los recursosmás adecua- dos para conseguir su integraciónen la red normaliza- da y su preparaciónpara acceder a ésta sin repetirex- periencias de fracaso o insatisfacción. «El educador

especializado (

para facilitar la inserciónsocial de los ciudadanos» (Pe- trus, 1993:193) Enestaconsideraciónde la inadaptaciónsocialcomo un procesode aprendizaje,el diagnósticoestáticodeja de tener sentido, de tal maneraque el educador debe

considerar el diagnósticoeducativocomoalgo pro-

)

desarrolla los recursos necesarios

Bordón 50 (4), 1998

Nuevosparámetrosen la intervencióneducativa del educador

cesual,que acompañade formaconstantesu propia in- tervención.Parahacer este diagnóstico,el educadorno debe preguntarse¿cómoes este sujeto?Sino¿cómoes este sujeto cuando recibe una educación de calidad? (Ayerbe,1996). Porlo tanto, conformeel educadorhaga sus primerasintervencionespara conocery ofrecerpo- sibilidadesde mejoraa un niño,unjoveno unospadres, cada uno de ellos responderáde una maneradetermi- nada lo cual le permitirávalorar cuales son sus posibi- lidades de recibir un trabajo educativo. Esa susceptibi- lidades lo que permitiráhacerun diagnósticoeducativo, el cual será paralelo y constanteal proceso de inter- vención. Para Núñez (1993) realizar una correcta eva- luación sobre las posibilidades educativas es funda- mentalen el trabajo con inadaptadossociales. Con lo que se resaltala importanciade la Interacción educativaen la intervencióncon inadaptadossociales, aun cuandoes uno de los principalesrecursosdel edu- cador . Unarelaciónque debe recogerlas aportaciones del modelo anterior: el protagonismo del educando como persona activa en los procesos de aprendizaje (aportaciónde la EscuelaNueva),la dimensiónsocioa-

fectiva de la comunicación, la empatía, la confian-

za,

municaciónpersonalizaday los estiloscognitivos(apor- tación de la psicologíacognitiva) 3 (Rosales,1994). Finalmente,en el encargo de activar procesosedu- cativos,el educadorsocialdebeteneren cuentaque los

sujetossonpersonasactivasy autónomasquetoman

sus propiasdecisiones(Ayerbe, 1996);sin la motiva- ción de la personaobjetode la intervencióneducativano se conseguiráncambiossignificativos, no se consegui- ráncambiosde actitudesy por lo tanto,nose conseguirá que la personaseaautónomae independientede la mis- ma intervenciónprofesional.Porello, la motivaciónha de ser un objetivofundamentalen las intervencionesedu- cativas,lo cual pasa por consideraral sujetocomo par- te de su propioproyecto,comoalguienparticipativoque controlasus propias accionesy que debe decidir,provi- sionalmentecon la ayuda del educador,cualesson sus metasy objetivos. Unaaccióneducativaestáreñidacon una relaciónde dependenciaentre el usuario, el profe- sionaly la institución, ya que el objetivoúltimoo de toda acción educativaes la autonomíade la persona.

(aportaciónde

la psicologíahumanista) 2 y la co-

NOTAS

' Merino(1994:98)resumeen un cuadro la evolucióndel fenó-

menode la inadaptaciónrelacionandoel criterioexplicativo,la gé-

nesisy el sistemaorganizacionalresultante.

2 Dos importantespropuestasque se desarrollanen esta línea son Costa,M. &López,E. (1994):El Manualpara el educadorso- cial. Madrid: Ministeriode Asuntossociales,en el que se plantean un menú de habilidadesdel educador para estableceruna rela- ción de ayuda, tales como la escucha,ser positivoy recompen-

sante,resumir,

y Amorós,P. (cood.)(1993): Metodologíad'inter-

venció en medi obert. Barcelona: Centred'EstudisJurídicsi For- mació Especailitzada, en el que tambiénse planteanlas habilida- des a desarrollaren la entrevistacon menoresinfractores: capta- ción, escucha,empatía,aut~rítica,

3 En esta líneadestacaGuasch,M. (1994):•Los programasde intervencióncognitivapara inadaptadossociales•Revistade Edu- cación Especial,17. Salamanca., en el que se revisanlos resulta- dos de la inter.,encióneducativacon inadaptadossocialesdesde estosparámetros.

Bordón50 (4), 1998

359