Sie sind auf Seite 1von 3

SOJA CON RESISTENCIA A LA ROYA : desarrollo y

mejoramiento de variedades

Ing. Agr. Fabio Centurión (*)

El Centro Tecnológico Agropecuario del Paraguay (Cetapar), ubicado en Colonia Yguazú, Alto Paraná, está finalizando un proyecto innovador iniciado en el 2010 con el apoyo del Jircas de Japón sobre mejoramiento de soja a través de marcadores moleculares. El emprendimiento incluye un material convencional conocido como Aurora, destinado principalmente al mercado nipón, con alta proteína, ideal para la alimentación humana.

Imágenes

Las variedades de soja Aurora y la IG203, registradas por Cetapar, fueron utilizadas para introducirle características deseadas de resistencia, teniendo en cuenta el problema, a nivel mundial, de la enfermedad conocida como roya, la cual, en muchos de los casos, únicamente es controlada con productos químicos.

Los genes de resistencia incorporados a los materiales mencionados corresponden a una variedad patentada por el Jircas.

GENES DE RESISTENCIA

Actualmente, los técnicos del Cetapar se encuentran en un proceso interesante con la introducción de tres genes de resistencia, con lo cual fue posible obtener un material nuevo y muy prometedor para el campo.

Con el proyecto iniciado hace cinco años, los profesionales están en la fase de desarrollo de variedades de soja, con tres genes de resistencia, que serían los primeros en el Paraguay, a pesar de la existencia de transgénicos con solo un gen de resistencia.

TRABAJO DE LABORATORIO

En el laboratorio del Cetapar se cuenta con la tecnología, a través de marcadores asistidos, que ayudan mucho a acelerar el proceso de obtención de un material nuevo. Los profesionales trabajaron directamente con la primera generación mediante retro

cruzas, debido a que resulta más fácil obtener una variedad original. El uso de Aurora y

la IG2013 permitió el mejoramiento.

A la fecha, el proyecto de desarrollo de variedades de soja ya cuenta con un ensayo

regional y dos materiales prontos a salir, los cuales son convencionales, medios y no precoces.

Cabe destacar que la iniciativa involucra al Centro de Investigación Capitán Miranda, dependiente del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), y a Cetapar.

INNOVACIÓN

El proyecto es muy innovador, ya que en el mercado no existente materiales similares o que hayan atravesado por este procedimiento; por ende, la experiencia debe ser el inicio del uso de biotecnología para la introducción de genética que mejore las variedades en el campo.

MATERIAL PROMISORIO

Mediante un material con tres genes de resistencia es posible la disminución en el uso de fungicida para tratar a la roya. Si bien existen cinco a seis aplicaciones de producto químico para el control de la enfermedad, con este material, el agricultor procederá como máximo a dos o tres, es decir, de forma preventiva. El material, según las experiencias de campo, es muy tolerante y puede producir hasta3000 kg de soja por hectárea.

EXPORTACIÓN

Un material convencional y con resistencia significará una oportunidad para enviarlo a países donde no reciben aquel producto genéticamente modificado, debido a que la tecnología utilizada no fue genéticamente transformada. De esta forma, el productor tendrá en sus manos un nicho de mercado con precios diferenciados.

La idea de los profesionales, al frente de este tipo de investigaciones, es adaptarse a las diferentes fases del productor, ya que no todos cultivarán variedades RR. En algún momento será necesario nuevamente apostar por materiales convencionales en los ciclos de la soja.

Por otra parte, hoy en día surgen nuevas posibilidades para las instituciones que acompañan a la agricultura local, con el seguimiento de nuevos proyectos similares a este.

(*) Director General - Cetapar

FUENTE : ABC Color Suplemento Rural

26/11/2015