Sie sind auf Seite 1von 9

UNIVERSIDAD CATÓLICA NTRA.

SRA. DE LA ASUNCIÓN

ENFERMEDADES TROPICALES Y
TRANSMISIBLES

Tema: Fiebre Amarilla

RESPONSABLES:

Eric Prieto
Ever Lezcano
Antonela Caballero

PROFESORA:

Lic. María Rosales

3º Lic. en Enfermería

Caaguazú - Paraguay
2019
INTRODUCCIÓN

La fiebre amarilla es una enfermedad viral que se transmite a través de la


picadura de mosquitos hematófagos que, para poder transmitir la enfermedad,
deben estar infectados previamente por el virus, un arbovirus perteneciente a la
familia Flaviviridae. Se describen clásicamente en América dos ciclos de
transmisión de la fiebre amarilla, el selvático y el urbano. En el ciclo selvático los
vectores son algunas especies de mosquitos típicos de la selva, que en América
son los mosquitos de los géneros Haemagogus y Sabethes. En el ciclo urbano el
vector es el mosquito Aedes aegypti, que tiene características domésticas. Esta
enfermedad es altamente transmisible en presencia de personas susceptibles y
vectores infectados pero no se transmite por contacto directo de una persona
sana a una enferma, ni a través de secreciones, ni de vehículos comunes. La
fiebre amarilla se ha convertido en una enfermedad reemergente y un problema
para la salud pública, por la coexistencia del virus, de personas no inmunizadas y
de una alta densidad de vectores, unidos al mayor desplazamiento de los
individuos. Sin embargo, hay medidas de prevención eficaces que permitirían
controlar el problema: la vacunación, el control del vector, y el diagnóstico precoz.
Para llevar esto a cabo, es importante la participación de todo el equipo de salud y
la comunidad, para organizar acciones que, progresivamente, contribuyan a
disminuir el riesgo de enfermar de la población expuesta en las zonas de riesgo.
FIEBRE AMARILLA

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica vírica transmitda por los


mosquitos que es endémica en las zonas tropicales de África y América del Sur.
El vector del virus de la febre amarilla en el ciclo de transmisión urbana de una
persona a otra es Aedes aegypt, mientras que en el ciclo selvátco de transmisión
de un mono a otro y accidentalmente de un mono a una persona intervienen
distntas especies de mosquitos. No todos los mosquitos contagian la febre
amarilla, sólo aquellos que previamente han picado a un individuo enfermo. Se
llama febre amarilla, porque a muchos de los que se enferman se les pone la piel
de ese color. Alrededor del 90% de los casos anuales de febre amarilla, estmados
en 200 000, se producen en África, donde los brotes son frecuentes y la
transmisión es tanto de ciclo urbano como selvátco. En América del Sur
predomina la febre amarilla selvátca, como el que está sucediendo en Brasil en
este momento.

Virología

La fiebre amarilla es una enfermedad vírica aguda, íctero-hemorrágica, causada


por el virus del mismo nombre (FAV, Familia Flaviviridae, género Flavivirus), el
cual fue aislado en 1927.

Es transmitida a los humanos por picadura de mosquitos infectados.

Hay una forma de transmisión selvática y otra forma de transmisión urbana.

Se distribuye principalmente en Sur América y África subsahariana.

Reservorios / Vectores

Reservorios: Monos de la familia Cebidae, especies Alouatta (monos


ahulladores), Ateles (Monos araña), Cebus, Aotes y Callithrix

Mosquitos: Ciclo selvático: Haemagogus spp. y Sabethes spp.

Ciclo urbano: Aedes aegypti


Ciclo

Síntomas

 Tiempo de incubación: 3 a 6 días.


 Produce fiebre, cefaleas, vómitos y dolores musculares en los casos leves.
 En los casos graves se asocian hemorragias con marcada ictericia.
 La mortalidad oscila entre el 5 y el 50%.

Diagnóstico

 Diagnostico virológico: Aislamiento viral o RT-PCR


 Diagnostico serológico: Determinación de IgM o determinación de IgG
(seroconversión), usando generalmente MAC-ELISA, inhibición de la
hemaglutinación, neutralización o fijación de complemento.
 Diagnóstico histopatológico o inmunohistoquímico en tejidos.

Tratamiento

 No hay tratamiento curativo para la fiebre amarilla.


 El tratamiento es sintomático y consiste en paliar los síntomas y mantener
el bienestar del paciente.
Factores de riesgo y prevención

 El mayor riesgo se da por la picadura de un mosquito infectado en zonas


de transmisión activa, mayoritariamente por incursión del hombre en zonas
selváticas.
 La vacunación es necesaria para todas las personas que acudan a zonas
de riesgo con las restricciones específicas para embarazadas y niños
recién nacidos.
 Los programas de control de mosquitos en zonas selváticas no son
factibles.
 El riesgo de transmisión en zonas urbanas se ha reducido con el control
del Aedes aegypti, pero el riesgo se mantiene.

Patogenia:

a) El virus de la fiebre amarilla se adquiere a través de la picadura de un mosquito


infectado; se multiplica en ganglios linfáticos locales con aumento concomitante
de TNFalfa a los 2 días. Durante los 4 días siguientes, la viremia propaga el virus
que se replica en la médula ósea, bazo, hígado y ganglios linfáticos. Se desarrolla
ictericia y hemorragias en superficies mucosas.

b) Recidiva de la fiebre y hemorragias en individuos en los que no se resuelve la


infección inicial. A los 7-10 días desarrollan shock, lo que provoca la muerte (50 %
casos).

 Inmunidad:

Anticuerpos neutralizantes como respuesta a la infección o a la vacunación


que confieren inmunidad de por vida.
 Epidemiología:

Prevalente en África y también en Sudamérica. No se ha descrito en Asia.


Principal vector de transmisión al ser humano: Aedes aegiptii. Otros
mosquitos contribuyen al ciclo y lo transmiten a monos, que se convierten
en reservorios.
 Diagnóstico:

a) Signos y síntomas clínicos en áreas endémicas


b) ELISA para IgM e IgG antivirales
c) Aislamiento de flavivirus ARNss(+)
d) Inmunohistoquímica para antígeno viral
 Control:

a) Control del mosquito


b) Una dosis subcutánea de vacuna de virus vivos atenuados protege un
95%
c) Antitérmicos no AAS y rehidratación oral para aliviar los síntomas
d) Tratamiento de soporte (directrices de la OMS)

PROFILAXIS

La vacuna contra la fiebre amarilla


La vacuna contra la fiebre amarilla puede prevenir la fiebre amarilla.

La vacuna contra la fiebre amarilla solo se da en centros de vacunación


designados.

Después de vacunarse le deben dar un ''Certificado Internacional de Vacunación


o Profilaxis'' (tarjeta amarilla) sellado y firmado. Este certificado pasa a ser válido
10 días después de la vacunación y dura 10 años.

Necesitará esta tarjeta como prueba de vacunación para entrar a ciertos


países
A los viajeros sin prueba de vacunación se les podría aplicar la vacuna cuando
entran al país o se les podría detener por hasta 6 días para asegurar que no estén
infectados.

Hable sobre su itinerario con su médico o enfermera antes de que lo vacunen


contra la fiebre amarilla. Consulte al departamento de salud o visite el sitio Web
(en inglés) de los CDC sobre viajes, en http://www.cdc.gov/travel para saber
cuáles son los requisitos y recomendaciones relacionados con la vacuna contra la
fiebre amarilla para diferentes países.
Otras medidas preventivas
Otra manera de prevenir la fiebre amarilla es evitar las picaduras de
mosquitos haciendo lo siguiente:
 permanezca en lugares protegidos por mosquiteros o con aire acondicionado

 use ropa que cubra casi todo el cuerpo

 use un repelente de insectos efectivo, como los que contienen DEET.

La vacuna contra la fiebre amarilla


La vacuna contra la fiebre amarilla es un virus vivo atenuado. Se da en una sola
dosis. Se recomienda una dosis de refuerzo cada 10 años para las personas que
siguen estando en riesgo de tener la enfermedad.
La vacuna contra la fiebre amarilla se puede dar al mismo tiempo que la mayoría
de las otras vacunas.

¿Quiénes deben vacunarse contra la fiebre amarilla?


 Las personas de 9 meses de edad hasta los 59 años, que viven en o viajan a
zonas en que se sabe que hay riesgo de fiebre amarilla o que viajan a países
que requieren esta vacunación para poder entrar a ellos.

 Los que trabajan en laboratorios en los que puedan estar expuestos al virus de
la fiebre amarilla o al virus de la vacuna contra la fiebre amarilla.

¿Quiénes no deben vacunarse contra la fiebre amarilla?


Las personas que tuvieron una reacción alérgica grave (que puso en peligro su
vida) a alguno de los componentes de la vacuna, incluyendo huevos, proteínas de
pollo o gelatina, o que tuvieron una reacción alérgica grave a una dosis anterior
de la vacuna contra la fiebre amarilla no deben vacunarse contra la fiebre
amarilla. Diga a su doctor si usted es gravemente alérgico a algo.

No se debe dar la vacuna a los bebés menores de 6 meses de edad.

Diga a su doctor si:

 Tiene VIH/SIDA o alguna otra enfermedad que afecte el sistema inmunológico.

 Tiene el sistema inmunológico debilitado a causa de cáncer o algún otro


problema médico o porque le hicieron un trasplante o un tratamiento con
radiación o con medicamentos (como esteroides, quimioterapia contra el
cáncer u otros medicamentos que afecten el funcionamiento del sistema
inmunológico).

 Le sacaron la glándula timo o tiene problemas con la glándula timo, como


miastenia grave, el síndrome de DiGeorge o timoma.

 Su doctor le ayudará a decidir si le pueden dar la vacuna.

Los adultos de 60 años de edad y mayores que no pueden evitar viajar a una
zona en la que hay fiebre amarilla deben preguntarle a su doctor si se deben
vacunar. Es posible que estén en mayor riesgo de tener problemas graves
después de ser vacunados.

Los bebés de 6 a 8 meses de edad, las mujeres embarazadas y las mujeres que
están amamantando deben evitar o posponer su viaje a zonas en las que hay
riesgo de fiebre amarilla. Si el viaje no se puede evitar, hable con su doctor sobre
la vacuna.

Si por algún motivo médico no se puede vacunar y el lugar al que viaja requiere
prueba de vacunación contra la fiebre amarilla, su doctor le puede dar una carta
de exención si considera que el riesgo es aceptablemente bajo. Si piensa usar la
exención, también debe ponerse en contacto con las embajadas de los países a
los que piensa viajar para obtener más información.

¿Cuáles son los riesgos de la vacuna contra la fiebre amarilla?


Las vacunas, como cualquier medicamento, pueden causar una reacción seria.
Pero el riesgo de que una vacuna cause un daño serio, o la muerte, es
sumamente bajo.

Problemas leves
La vacuna contra la fiebre amarilla se ha asociado a fiebre y a dolor, malestar,
enrojecimiento o hinchazón en el lugar donde se aplicó la vacuna.

Estos problemas ocurren en hasta 1 persona de cada 4. Por lo general empiezan


poco después de la aplicación de la vacuna y pueden durar hasta una semana.

Problemas graves
 Reacción alérgica grave a un componente de la vacuna (aproximadamente 1
persona de cada 55,000).

 Reacción grave del sistema nervioso (aproximadamente 1 persona de cada


125,000).

 Enfermedad grave que amenaza la vida con fallo de órganos


(aproximadamente 1 persona de cada 250,000). Más de la mitad de las
personas que padecen este efecto secundario mueren.

No se ha informado nunca de estos dos últimos problemas después de una dosis


de refuerzo.

¿Qué pasa si hay una reacción grave?


¿A qué debo prestar atención?
Preste atención a cualquier cosa fuera de lo común, como fiebre elevada,
cambios en el comportamiento o síntomas parecidos a los de la gripe que ocurren
entre 1 y 30 días después de la vacunación. Los signos de una reacción alérgica
pueden incluir dificultad para respirar, ronquera o sibilancias, ronchas, palidez,
debilidad, latidos rápidos del corazón o mareos desde pocos minutos a varias
horas después de haberse vacunado.

¿Qué debo hacer?


 Llame a un doctor o lleve a la persona inmediatamente a un doctor.
 Diga a su doctor lo que ocurrió, la fecha y la hora en que ocurrió y cuándo
recibió la vacuna.
 Pida a su doctor que informe la reacción presentando un formulario del
Sistema de Información sobre Eventos Adversos a una Vacuna (Vaccine
Adverse Event Reporting System, VAERS).
CONCLUSIÓN

Para concluir este trabajo se puede decir que la fiebre amarilla, ya que muchos de
nosotros no tenemos un conocimiento concreto lo que es la fiebre amarilla, en los
últimos años se han reportado casos de fiebre amarilla en los países
de Bolivia, Brasil y Perú. Se calcula que cada año se producen en el mundo 130
000 casos de fiebre amarilla que causan unas 44 000 muertes en países
endémicos africanos, donde se produce el 90% de los casos de la fiebre amarilla.
El virus es endémico en las zonas tropicales de África y América Latina, con
una población de más de 900 millones de habitantes. La finalidad que queremos
transmitir en este trabajo es la gran importancia de la vacuna, ya que nosotros
podemos prevenir la fiebre amarilla, pero no solamente esta enfermedad si no
cualquier tipo de enfermedad que existe en nuestro entorno.

Se debe tener en cuenta que hubo factores que favorecieron la propagación de la


enfermedad pero siguen existiendo, también se desarrollaron medidas de
prevención, planes de acción rápida para combatirla y están las necesarias para
prevenirla
Por lo tanto concluyo que no estamos exentos de un nuevo brote pero la mejor
medida para evitar es la información a través de la toma
de conciencia, responsabilidad por parte del Estado y de cada uno de nosotros
mismos.
Luego de la reflexión y del análisis de todas las cuestiones relacionadas con este
trabajo, pude llegar a la conclusión de que el factor principal que previene la
generación de fenómenos epidemiológicos dentro de poblaciones de riesgo es y
será siempre la información y sobre todo la prevención. En tal sentido,
permitía comunicación inmediata ante eventos de alarma, la implementación de
una vacuna eficaz, pero sobre todo del armado de un plan de acción que abarcara
a toda la población haciendo mayor hincapié en la población vulnerable; fueron
las herramientas indispensables.
Con la investigación propia, considero que hoy en día hay enfermedades que han
dejado de parecer tan peligrosas.
La información, la educación y la programación de planes preventivos son la mejor
solución