Sie sind auf Seite 1von 21

UN LLAMADO A LA SANTIDAD

1 Tesalonicenses 4:1-12
Seguimos viendo en esta hermosa iglesia de Tesalónica, una iglesia viva, vibrante, que está
enfocada en lo que Dios le llamó a hacer, en progreso continuo, como toda iglesia de Cristo debería
estar.

Autor y fecha.

Escrita por Pablo entre el 51 – 52, d.C., desde la ciudad de Corinto, la cual, probablemente fue la
primera, o la segunda carta inspirada que Pablo escribió, y se ha catalogado como la carta más
antiguamente escrita del NT.

Tesalónica sigue existiendo y se conoce por el nombre de Salónica, y es una de las ciudades más
importantes de Macedonia en Grecia. En los tiempos de Pablo no era diferente, ubicada en el Golfo
Temaico, en el norte del mar Egeo, era la capital de Macedonia.

Teniendo uno de los puertos más impresionantes del área, y cruzando por ella la importante calle
romana llamada la vía Ignacia, una calle principal Romana, haciendo de esta ciudad un importante
centro de negocios y política, al punto que se le dio el nombre de “la llave a t oda Macedonia”, y
“la madre de toda Macedonia”.

Con una población de cerca de 200 mil personas, la mayoría eran griegos, algunos romanos,
muchos judíos tenía un trasfondo moral y espiritual muy bajo, idolatría pagana, y mucho
desenfreno como toda ciudad griega.

La gente vivía en una cultura como la nuestra, con la filosofía de que “si todos lo hacen ya es
algo normal así que, nadie diga nada” o, celebremos a los que descaradamente lo hacen, y entre
otras muchas cosas malas los pecados sexuales eran cotidi anos en la sociedad, por lo tanto, esta
carta es muy aplicable a nuestra generación.

Esta iglesia fue fundada por Pablo en su segundo viaje misionero, justo después de haber sido
expulsado violentamente de Filipos se traslada 100 millas hacia abajo pasand o por Anfípolis y
Apolonia, hasta finalmente llegar a Tesalónica.

Y estando ahí Pablo les comunica el Evangelio por tres semanas consecutivas: Cristo padeció por
nuestros pecados, pero resucitó venciendo al pecado y a la muerte, ofreciéndonos vida eterna,
cumpliendo la ley, etc. Muchos griegos creen, pero como siempre sucedía la mayoría de los judíos
rechazan a Pablo.

Los judíos incrédulos se vuelven hostiles en contra de Pablo, contratan a gente ociosa y malvada
ociosos utilizándola para crear un alborot o, atacan la casa de Jasón, y no encontrando a Pablo y a
Silas, agarran a Jasón y a algunos de los creyentes, los llevan al tribunal, y finalmente el alboroto
se disuelve, pero, Pablo y los suyos son forzados a salir de la ciudad.
En estas tres semanas escuchando las doctrinas más importantes del cristianismo, una iglesia
fuerte nace, al punto que la iglesia de Tesalónica se convierte en una plataforma de donde su fe se
extiende en todo lugar en Macedonia y Acaya, al extremo en el que Pablo menciona: no te nemos
necesidad de hablar nada.

Tres semanas de predicar el Evangelio fueron suficientes para que la vida de muchas personas
cambiara en Tesalónica, lo cual nos muestra que escuchar el Evangelio y creerlo con fe genuina
es suficiente para cambiar la vida de cualquier persona en un momento, porque es la gracia de Dios
en acción, es el Señor buscando y salvando lo que se había perdido.

Por eso recuerda, no importa cuál haya sido tu vida en el pasado, cuál es tu presente, Dios puede
transformar tu corazón, si solo escuchas con atención lo que él tiene que decir, si lo crees, si lo
pones por obra, y dejas al Espíritu actuar en ti.

¿Qué sucede después? Pablo y Silas salen de Tesalónica con la carga en su corazón de dejar atrás
a una iglesia recién nacida, el S eñor los dirige 350 millas abajo hasta Corinto, en su camino allá
sigue predicando, pasando por Berea, y siendo expulsado, pasando por Atenas con muy poco fruto,
y finalmente llegando a Corinto el Señor le habla, y le anima a quedarse ahí, y se establece e n
Corinto por un año y seis meses enseñando la Palabra.

Desde Corinto, preocupado por la joven iglesia de Tesalónica, y al haberla dejado en medio de
gran persecución, envía a Timoteo y Silas, los cuales regresan a él con un buen reporte de ellos, y
es justamente ahí donde encontramos a Pablo en Corinto escribiendo su primera carta a los
Tesalonicenses.

Propósito

Pablo escribe esta carta por cuatro razones: 1º Los alienta en medio del crecimiento. 2º Los
fortalece en medio de las dificultades. 3º Los exho rta a vivir en Pureza en medio de la inmoralidad,
y 4º Los instruye en medio de la confusión, con respecto al regreso de nuestro Señor por nosotros,
la iglesia.

En otro bosquejo sencillo podríamos decir que les recuerda su pasado, cómo creyeron, su presen te,
cómo deben vivir, y su futuro, lo que deben esperar.

Esta carta nos alienta de igual manera a nosotros, a responder como los tesalonicenses al llamado
de nuestro Señor, a la obediencia a la verdad, a responder al amor de Dios y cómo esta respuesta
es capaz de transformar una iglesia pasiva, en una iglesia dinámica, vibrante, fresca y llena de
esperanza.

También encontramos en esta carta un muy buen parámetro para poder mantenernos en el curso
adecuado, en cuanto a nuestra fe y nuestro carácter, podemo s ver en ella cómo se ve una iglesia
con gente nacida de nuevo, y en qué consiste una fe viva y real.
Claro que no hablamos de perfección, porque eso no existe en este lado de la eternidad, pero sí
de la gracia de Dios actuando eficazmente en gente pecado ra que responde a al amor de Dios con
una fe genuina y creciente. Dios eligió a esta gente, y sus vidas dieron evidencia de haber sido
escogidos por Dios, ellos conocieron el amor de Dios y su vida y carácter dieron evidencia de esto.

En el primer capítulo vimos lo que es una iglesia viva y en progreso continuo a la santificación,
arrepentimiento genuino que se manifiesta en un amor sacrificial, y una fe a toda prueba, la cual
persevera en medio de la prueba, con una expectación por el regreso del Señor.

En el segundo capítulo vimos como al Pablo ser acusado de ser un falso maestro, se da a la tarea
de recordar a los Tesalonicenses su mensaje y su conducta; lo cual nos deja buen modelo para lo
que un siervo genuino de Dios debe ser, recordando que, de una manera u otra, todos somos siervos
del Señor.

Pablo les recordó: hey, nos conducimos entre ustedes en santidad, no abusamos de su necesidad,
les tratamos como una madre trataría a su bebé, como un padre instruiría a sus hijos, les instamos
a seguir a Cristo.
Vimos también de dónde surgió esta fe, dice la palabra que la fe viene por el oír, y el oír por la
Palabra de Dios, y estos hombres y mujeres tuvieron la actitud y la disposición correctas para
recibir la verdad del Evangelio. Ellos tuvieron la actitud y la disposición correctas en su corazón
ante la Palabra de Dios, ciertamente la recibieron como Palabra de Dios, y no de hombres, y esto
marcó sus vidas, y los transformó.

En cuanto al liderazgo del servidor vimos la semana pasada su corazón, lo que un siervo de Dios
debe amar y anhelar de aquellos quienes sirven, lo que le ocupa y preocupa en su mente y corazón,
lo que le causa gozo y esperanza a un siervo de Dios con respecto a sus discípulos.

Aprendimos que, ama sinceramente a sus discípulos y su motivación es verlos vencedores en su


fe en el día de Jesucristo. Que su mayor preocupación es que su fe madure. Y que la mayor causa
de gozo de un siervo de Dios es ver a sus discípulos caminando con el Señor.

Hoy tenemos esta transición: “por lo dem ás”. En este capítulo estamos entrando al siguiente
propósito de su carta, ya los alentó a seguir creciendo en su fe, los fortaleció en medio de la
persecución, y en esta porción los exhortará a vivir en pureza en medio de la inmoralidad.

Hoy recordaremos a qué nos ha llamado el Señor, ya hemos sido salvos, ok, hemos visto en qué
consiste una fe viva, pero en especial hoy veremos cómo Dios nos llama a la pureza, ya que todos
seguimos batallando con esta naturaleza pecaminosa y vivimos en medio de una socie dad hundida
en la inmoralidad sexual. ¿Cómo debe vivir un creyente? ¿Cómo debemos vivir nosotros en el
presente tiempo que nos tocó vivir y que ciertamente no es bueno?

Por ejemplo, hoy en día se reclama como un derecho humano el vivir un estilo de vida i nmoral,
películas, programas televisivos, dirigidos por la gente más rara, gritando a los cuatro vientos:
¡está bien tener relaciones sexuales fuera del matrimonio, está bien tener fantasías sexuales, está
bien ser infiel de vez en cuando, está bien llevar a cabo un estilo de vida homosexual, no dejes
que nadie te arrebate eso!

Organizaciones no gubernamentales y aún el mismo gobierno, dedicados a proteger y a promover


todo este tipo comportamiento, por ejemplo: tus hijos menores de edad no pueden hacer mu chas
cosas sin tu consentimiento, pero, sí pueden ir por anticonceptivos de todo tipo sin pedirte permiso
para poder seguir con un estilo de vida inmoral, la ley los protege.

El gobierno da todo tipo de ayuda a mujeres solteras por cada hijo que tengan, e n lugar de
fortalecer el matrimonio, y así se promueven más y más relaciones sexuales entre adolecentes,
también hijos sin padres y más y más inmoralidad. Además de todos estos lugares en pro del aborto
como un medio anticonceptivo: matar al bebé, es lo má s normal y un “derecho”.

La industria del sexo, la cual literalmente es una mafia que maneja millones y millones de dólares
traficando con almas, de niños, de mujeres, de hombres y trayéndolas a la esclavitud, sea de
aquellos que están sumidos en adicción, o mujeres, hombres y niños literalmente esclavizados,
utilizados para hacer más y más dinero, pornografía, clubes de desnudismo, clubes de prostitución
de todo tipo, bares diseñados para tener encuentros inmorales de lo que se te ocurra.

Nuestra sociedad ha declarado el matrimonio como algo obsoleto, o en el mejor de los casos lo ha
redefinido a una historia de amor basada en emociones y pasión desordenada que no dura a veces
ni un año.

En las películas de hoy en día ya no ves a una familia de p adres felices con sus hijos, ya ni siquiera
le llaman tu esposo o tu esposa, sino tu “pareja”, porque puede ser lo que sea, hombre, mujer,
perro, gato o árbol.

Celulares, computadoras, televisiones, tabletas, están diseñadas para resguardar con tus paswor ds
tu “privacidad” y tener lo que quieras ahí con una supuesta ley de “privacidad”, aunque mis
hermanos, Dios lo ve todo y ante él no hay nada escondido.

Y esta siempre ha sido la batalla de todo creyente, vivir en un mundo caído, hundido en sus
tinieblas, en su inmoralidad, de hecho, 1 Jn está escrita por este problema, porque muchas veces
como cristianos nos comenzamos a conformar a este mundo, y decimos, “vengo a la iglesia, sirvo,
oro con mi familia, tengo una biblia”; pero mi cuerpo, mis prácticas ínt imas así lo son, son mías,
eso es otra cosa, ahí que nadie se meta.

Pero, Pablo nos enseña que tanto uno como otro, cuerpo, espíritu y alma, son uno, y daremos
cuenta de nuestro cuerpo, de cómo lo utilizamos, si lo utilizamos para la gloria de Dios, o par a
darle rienda suelta a nuestra naturaleza pecaminosa.
Y en el tiempo de Pablo no era diferente, el hombre siempre ha sido pecador, en cada generación
de la historia humana lo único que muestra es una humanidad caída con una triste tendencia a todo
lo malo, violencia, corrupción, inmoralidad sexual, cómo sin importar cuán bien inicie, al ignorar
a Dios termina corrompida y en una triste situación.

Por ejemplo, los griegos, los romanos con su fama de inmoralidad, no comenzaron así, comenzaron
con leyes de moralidad, y vemos en la historia cómo terminaron, Nerón se paseaba desnudo
alumbrado por los cuerpos empalados y ardiendo de los cristianos a los que perseguía.

Pensamos en emperadores como Calígula, y no solo eso, en los tiempos de Pablo el divorcio est aba
a la orden del día, se dice que las mujeres contaban sus años por el número de divorcios, los
hombres decían: es necesario tener prostitutas para el placer, concubinas para los quehaceres y
esposas para tener hijos. Obviamente como hoy, los que cargaba n con lo peor eran los más
pequeñitos.

En los tiempos de Pablo en cada lugar de Grecia había templos a sus dioses, y por ejemplo los
servicios de adoración al dios Bacar, de donde viene Bacardí, eran tremendas borracheras, porque
así podías tener contacto con el dios.

La adoración a afrodita, la cual incluía que cientos y en lugares hasta miles de prostitutas,
“sacerdotisas” bajaban al pueblo a seducir a los hombres a tener un buen servicio de “adoración”
para ser bendecidos en todas las áreas. Hoy tienes todo esto al alcance de tu teléfono inteligente,
y los nuevos templos son todo ese tipo de antros, claro que en esos tiempos era en vivo y en directo.

En medio de esta cultura vivía Pablo, vivía la iglesia, en medio de esta cultura vivimos todos
nosotros y debemos saber responder, debemos tener razones de peso para no conformarnos a este
mundo, y me encanta la manera en la que Pablo trata estos asuntos, no comienza legalistamente
por ahí a decir: arrepiéntanse pecadores, tiren todos sus teléfonos y ipads.

No, Pablo nos da el orden, todo comienza con una fe viva, con una disposición a la Palabra con
un corazón sincero y sencillo, que lleva a la perseverancia, a un amor genuino por mi prójimo, por
el Señor, por la verdad, y esto dará como resultado una vida libre de la esclavitud del pecado, una
vida llena de gozo, paz y esperanza, la cual desemboca en una vida consagrada al Señor, un deseo
por pertenecerle, por ser solo suyos, y por eso yo titulé este mensaje: UN LLAMADO A LA
SANTIDAD. Veremos los versículos 1-12
1. La santidad es algo que agrada a Dios y es un proceso continuo, no un hecho pasado de una sola vez.
1 Ts 4:1 a Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús,
Podemos ver varios principios en este versículo, primeramente, Pablo lanza dos palabras: 1º hace
un ruego, y 2º hace una exhortación. Es bien importante ver a nuestro Dios de esta manera, él
podría obligarnos, o pulverizarnos si no lo hacemos, pero, él siempre está buscando nuestro
corazón.
Así como un Padre que sabe que puede obligar a los hijos a obedecer, pero que, también les ruega
por amor a que se sujeten a la verdad, a que la sigan por voluntad propia buscando su corazón.
Reforzando la autoridad y las reglas de la casa obligándolo a someterse para que aprenda respeto ,
disciplina, y al mismo tiempo rogándole para que aprenda a obedecer por amor, por el deseo de
darle honra a sus padres, no solo obedecer para que ya dejen de molestar.

Y así es nuestro Señor, él no solo nos obliga, nos da un ruego, Dios ruega por medio de Cristo y
su iglesia al mundo que se reconcilie con él, pero, al mismo tiempo, Dios manda, Dios exige, su
justicia reclama que todo ser humano se arrepienta y obedezca a la verdad, porque él es el supremo
juez, el creador y el sustentador de todo, él tie ne toda la autoridad para exigir adoración, honra,
obediencia.

Y al mismo tiempo es tan bueno, tan paciente, tan lleno de misericordia y gracia que sin nosotros
merecerlo nos extiende los brazos y nos ofrece reconciliación, amor, perdón, nos llama tiernam ente
para que voluntariamente, en toda mansedumbre y humildad nos rindamos ante él y él lejos de
recibirnos con su vara de justicia nos abre sus brazos, corre hacia nosotros como el papá del hijo
pródigo, humillándose y gozoso, ansioso por perdonar y recib ir al pecador arrepentido. Porque es
de parte de Jesucristo que recibimos esta invitación y esta exhortación, y dice Pablo:

1 Ts 4:1 b que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar
a Dios,

Y Pablo dice: así como nosotros les modelamos la verdad, así como nos vieron comportarnos, así
como ustedes recibieron la verdad, lo cual es conveniente, es necesario, es preciso, es bueno para
ustedes, es bendición para sus vidas, para sus matrimonios, para sus hijos, para su estanci a en esta
tierra, así sigan viviendo.

Y no solo eso, esa manera de vivir es agradable a Dios, lo cual debería ser nuestra principal
motivación interna: traerle agrado a Dios.

Para ilustrar esto, piensa en algo agradable, una buena noticia, un buen postre , etc., algo que te
causa gozo, ¿qué sientes en tu corazón? ¿Cómo te sientes? Felicidad, confort, comodidad, paz, un
sentido de plenitud, ¿qué gestos hace tu cara, tu expresión corporal? Sonrisa, un suspiro, aaaah
que bien.

Por el contrario, ¿cómo te sientes cuando las cosas no andan bien, dolor, angustia, estrés, miedo?
¿Cuál es tu expresión corporal cuando pruebas un delicioso bocado de pastel? ¿Cuál es tu expresión
cuando chupas un limón ácido, cuando te pegas en el dedo chiquito del pie, cuando te das con el
martillo, cuando ves algo desagradable?

Piensa en eso, ¿qué expresiones provocas de tu Señor cuando él ve tu vida, tus decisiones, tus
amistades, tu manera de divertirte, tus hobbies personales, lo que ves en tus electrónicos, con lo
que entretienes tus pensamientos.
Él está en todo momento viendo, no hay un solo momento en el que sus ojos se cierren, él no
necesita parpadear, todo está descubierto ante sus ojos en resolución celestial, infinitamente mayor
al HD. Estas son dos cosas muy importantes , pensar realmente que vivir mi vida de acuerdo a la
verdad, es conveniente a mi vida, me conviene en todos los sentidos, y además a Dios le agrada,
le hace dar un suspiro de satisfacción, una sonrisa de gozo. Y Dice Pablo:

1 Ts 4:1 c así abundéis más y más.

No dice: ahí cuando se acuerden, pues si de vez en cuando les sale bien, si les nace, “pues que
diga el Señor que le fue bien, porque tú y yo, ya nos conoces, si ya sabe cómo somos para qué nos
invita”. Nada que ver mis hermanos.

Pablo dice: ustedes ya lo están haciendo tesalonicenses, pero no se queden ahí, superabunden en
eso, que haya un exceso, que sobresalga más y más, que vaya en aumento, en un progreso continuo,
ayer eran dos, que hoy sean tres, y que para el año que entra sean 100, y el siguient e 300.

Mis hermanos, ciertamente el Espíritu Santo produce fruto de obediencia en nosotros, pero
nosotros necesitamos enfocarnos y procurarlo con todo nuestro corazón, lo he dicho miles de veces
desde este púlpito y fuera de él, la vida del creyente o va e n ascenso, o va en descenso, pero nunca
está quieta.

O vas en un progreso continuo pareciéndote más y más a tu Señor, o vas en u retroceso continuo
al pecado y a la degradación. Por eso el Señor nos manda:

Col 3:2 Piensen en las cosas del cielo, no en las de la tierra. (NTV)

Rom 8:5-6 Los que están dominados por la naturaleza pecaminosa piensan en cosas pecaminosas,
pero los que son controlados por el Espíritu Santo piensan en las cosas que agradan al
Espíritu. 6 Por lo tanto, permitir que la naturaleza pecaminosa les controle la mente lleva a la
muerte. Pero permitir que el Espíritu les controle la mente lleva a la vida y a la paz. (NTV)

Pro 4:18-23 Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que
el día es perfecto. 19 El camino de los impíos es como la oscuridad; No saben en qué
tropiezan. 20 Hijo mío, está atento a mis palabras; Inclina tu oído a mis razones. 21 No se aparten
de tus ojos; Guárdalas en medio de tu corazón; 22 Porque son vida a los que las hallan, Y medicina
a todo su cuerpo. 23 Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.

Los que todavía clavan con martillo, saben que el martillo va a pegar donde el ojo esté apuntando,
por eso si vas a martillar no ves tu dedo, porque es mac hucón seguro, no, ves el clavo, para
asegurarte que le estás pegando al calvo.

Así necesitas proponerte poner tus ojos en Cristo, en su verdad, en su palabra, no estar
entreteniendo tus pensamientos en lo que no es bueno, pretendiendo que lo vas a dominar , ese es
el camino directo al fracaso, eso es poner tu ojo en el dedo y no en el clavo.
Pablo dice: ustedes tesalonicenses ya están viviendo así, pero no es suficiente vivir así un día, un
mes, un año y luego descansar, no, en ese pequeño descanso ya frac asaste, la vida cristiana es una
carrera, y el que va en la competencia si se sienta a descansar ya perdió. Necesitamos tener en la
mira lo que Dios nos manda, quien es él, y perseverar, y sobreabundar, en exceso, más y más cada
día más. Y dice Pablo:

1 Ts 4:2 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús;

Ya saben, les hicimos saber lo que es conveniente para ustedes, lo que agrada a Dios, y no les
hablamos de nuestro corazón, o nuestra opinión, o nuestra inteligencia, o nuestra experienc ia, mis
hermanos cuando hablamos desde nosotros mismos, las conversaciones, la obediencia, lo que está
bien o mal se convierte en algo relativo, es tu opinión contra la de los otros.

Nuestro corazón perverso y engañoso hace nuestro caso, y nos convence de que tenemos razón en
ser como somos, en comportarnos como nos comportamos; y no es el caso, cuidado con eso, tu
opinión no le sirve a nadie, mi opinión no le sirve a nadie, es otra opinión como la de millones de
personas más, pregúntale al Chapo Guzmán, o a cualquier asesino en serie, ellos tienen su opinión
y su razón para hacer lo que hicieron.

Por eso dice Pablo: nuestras instrucciones son del Señor Jesús. Mis hermanos, debemos aprender
a hablar desde la autoridad de la Escritura, ella es la última aut oridad, es la verdad absoluta, esa
es la opinión de Dios, y esa es la única verdad, todo hombre es mentiroso, es voluble, es
manipulable, está en tinieblas y no sabe a dónde va, dice la Palabra.

Pero, solo la Palabra de Dios, estos 66 libros son verdad en toda su extensión y es digna de ser
creída y ser seguida y de que tenga toda tu confianza, y más nos vale. Y Pablo está hablando desde
esta autoridad. Ahora, ¿cuál es su voluntad? ¿Qué les pide el Señor? ¿Qué nos pide?

1 Ts 4:3 pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación;

Mucha gente siempre está diciendo: ¿qué querrá Dios para mi vida? ¿Qué difícil es saber la
voluntad de Dios? No lo es, ¿quieres saber qué quiere Dios para tu vida? Tu santificación, que te
apartes de fornicación, y esta es solo una de las muchas veces que Dios habla de su voluntad con
toda claridad.

Por lo mismo, si estás orando: ¿será voluntad de Dios que me vaya a vivir con mi novio o mi
novia para conocernos antes de casarnos? Voy a orar. No ore s, y que nadie ore por ti, ¿por qué?
Porque no es voluntad de Dios, aquí dice. Si estás pensando, ¿será voluntad de Dios que me case
o que siga en unión libre? Voy a orar. No ores, obedece. ¿Será voluntad de Dios que deje un estilo
de vida homosexual? Voy a orar, no ores, para tu desobediencia y comienza a obedecer.

De hecho, todos tus problemas, tus conflictos, de una manera u otra tienen que ver con tu falta de
sabiduría, tienen que ver con que no has tomado en cuenta a Dios en los principios más básicos .
Por ejemplo, la Biblia no te hablará directamente si debes ir a tal banco o tal institución a guardar
tu dinero, si debes o no trabajar en tal lugar, pero sí te hablará de contentamiento, de codicia, de
honra a Dios, a tus padres, a los necesitados.

La biblia no tiene un directorio de hombres o mujeres a escoger para casarte, pero, sí te enseña:
no te unas en yugo desigual, honra a Dios, di no a la inmoralidad sexual, y si sigues eso estarás a
salvo en tus decisiones.

Por eso, pon tus ojos en la verdad ella te protegerá, pero no solo tus ojos, también tu corazón, tu
voluntad, y ella será medicina a tu cuerpo, refrigerio para tus huesos, vida en abundancia a los que
los hallan. Y si tienes que hallarlos es porque no están visibles de manera natural en tu c orazón
engañoso, tienes que presionar para el bien, claro que el Señor te asistirá, te fortalecerá, te dará la
salida. ¿Qué dice 1 Corintios 10?

1 Co 10:12-13 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13 No os ha sobrevenido
ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo
que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis
soportar.

No es la voluntad de Dios que vivas en este mundo corriendo empujado por su fluyo inmoral, que
vivas en la idolatría al dios de la inmoralidad de este mundo, a darle rienda suelta a tus deseos,
todo eso es idolatría.

Hoy no hay templos a Baales, Aseras, y Afroditas, y Bacar, como en aquellos tiempos, hoy los
encuentras en antros, en los centros de cada ciudad, en ciudades como las vegas, y no solo eso, en
casas, en computadoras, en celulares, en la cama de millones de personas entregadas a sus pecados,
en el altar de sus corazones.

Y nosotros los cristianos hermanos no es tamos llamados a eso, estamos llamados a apartarnos, a
destruir todo altar a esos ídolos en nuestro corazón, y a sacar cualquier ídolo de nuestra casa, de
nuestras influencias o amigos, de nuestra manera de divertirnos, y apartarnos para Dios antes de
que nuestro ídolo termine por consumirnos y destruirnos a nosotros y a nuestras familias,
matrimonios, antes que nos termine por degradar, engañarnos y dejarnos perdidos.

Fornicación es todo tipo de inmoralidad sexual, todo lo que tenga que ver con impureza s exual,
la cual comienza en el corazón, se perfecciona en la mente y se manifiesta en infidelidad, en tener
intimidad antes del matrimonio, fuera del matrimonio, cualquier conducta homosexual,
pornografía, pedofilia, bestialismo, etc. La humanidad hoy en dí a no considera nada de esto como
malo, al contrario, lo exige como un derecho, por sobre los derechos de los que están siendo
abusados y utilizados.

Y lo peor de todo es que lo justifican en el nombre del amor, pero, eso no es amor, eso es una
pasión desordenada, pasión egoísta que no mira por los demás que mira por lo que yo quiero ahora,
mi satisfacción. Alguien dice: es que me acosté con mi novio porque nos amamos, ¿qué hay de
malo en eso? Bueno, la Biblia dice: el amor es paciente espera, el amor ama l a verdad, lo que es
justo, lo que es correcto, busca el bien del otro, no la satisfacción egoísta.

Todo tipo de justificaciones y de autoengaño surge para que yo me salga con la mía, pero te voy
a decir algo, en la inmoralidad sexual jamás vas a encontrar lo que buscas, finalmente te va a dejar
vacío, avergonzado, en miseria, y en última instancia lo más importante en condenación.

Pero, sí te prometo algo: solo en Cristo puedes encontrar eso que tanto buscas y mucho más; y
obviamente no hablo del deseo egoísta de auto gratificarte. Sino de verdadera plenitud, verdadera
felicidad, gozo que solo pueden venir de Dios quien nos creó.

¿Sabes? Quítate la mentira de que el sexo es algo malo, no, Dios lo creó, no solo para la
procreación, sino para la intimidad, para el gozo de una pareja unida en matrimonio, en el cual
gozan de intimidad emocional, sentimental, física y espiritual. El matrimonio es la imagen del
Evangelio, es la manera en la que Dios quiere tener comunión con nosotros.

Y la sexualidad es algo maravilloso que Dios creó, pero el único lugar donde se puede vivir a
plenitud y sin culpa, es en el santo estado del matrimonio. Lo he dicho otras veces, el sexo es
como el fuego, el cual pones en una chimenea en casa, y es maravilloso disfrutar de su calor , del
ambiente, hasta del olor a la madera, pero, toma uno de esos leños y ponlo en la alfombra,
consumirá toda la casa.

Dios nos dio la sexualidad como un regalo, pero no para que hagamos con él la perversión que
hoy en día ya tiene y que solo trae dolor y miseria, sino que Dios mismo necesita controlar por su
Espíritu nuestra sexualidad. Dale oportunidad a Dios de hacer lo que solo él sabe hacer con
nosotros porque él nos creó y te sorprenderás, entenderás que solo Dios hace al hombre feliz, y
eso incluye tu vida sexual.

Es su voluntad que nos apartemos de cualquier tipo de fornicación, pero, no que nos quedemos
ahí, sino que nos consagremos a él, a su verdad, abandonamos los ídolos y nos entregamos a él, y
nos dice:
1. La santidad es un llamado divino, es una posición de privilegio, no es un logro carnal.
1 Ts 4:4 que cada uno de vosotros sepa tener su propia esposa en santidad y honor; Otras
versiones traducen: 1 Ts 4:4 que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo de una manera
santa y honrosa. (NVI)
La palabra esposa es la palabra skeúos, que significa vaso, vasija, implemento, equipo, aparato,
utensilio, y también se utiliza para referirse a la esposa, en 1 Pedro dice:
1 Pe 3:7 Vosotros, maridos, igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como
a vaso más frágil, y como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no
tengan estorbo.
Y los dos significados caben muy bien en las dos interpretaciones, ya dijimos que el único lugar
donde se debe y se puede disfrutar a plenitud y sin culpa de la sexualidad es en el santo estado del
matrimonio, el cual también debemos cuidar de no ensuciar metiendo a nuestras alcobas y en medio
de nuestra intimidad cualquiera de estas inmoralidades sexuales, dice en Hebreos:

Heb 13:4 Tengan todos en alta estima el matrimonio y la fidelidad conyugal, porque Dios juzgará
a los adúlteros y a todos los que cometen inmoralidades sexuales.

Para nosotros los casados nuestra alcoba, nuestra intimidad debe ser por igual un altar no de
idolatría inmoral, sino un lugar donde se glorifica a Dios, un altar para Dios, por eso es tan
importante mantener nuestro corazón y mente libres de impureza sexual para no ensuciar nuestro
matrimonio.

Vuelvo a repetir, Dios creó la sexualidad para el go zo y la plenitud de la pareja, ahora, un


matrimonio no debe fundamentarse en ello, la sexualidad es una parte del matrimonio, no el
fundamento, porque cuando lo ponemos como fundamento, lo convertimos en un ídolo. Al meter
pornografía, y todo lo que eso conlleva, lo ensuciamos.

Por eso necesitamos tener en alta estima el matrimonio, la fidelidad conyugal y pedirle a Dios que
nos eduque al respecto, él nos creó para poder disfrutar nuestra intimidad, no hay pecado en eso,
el pecado está cuando torcemos nuestra sexualidad con las obras de la carne y terminamos por
hacerlo un ídolo, adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, etc.

En cuanto a usar la palabra como el vaso o como el instrumento, por igual, cabe perfectamente,
tanto nuestra intimidad marital como nuestro cuerpo requieren ser tratados de la misma manera,
esto aplica a casados o solteros, necesitamos tratar nuestro cuerpo con honra, como un instrumento
que trae gloria a Dios, no que lo deshonra con impureza.

1º Ya expliqué necesitamos

santificarnos,
apartarnos para aquel que nos compró, somos suyos. No debemos ensuciarnos con ídolos asquerosos, no debemos
ocupar nuestro cuerpo con altares de ídolos mundanos y degradarlo.
2º Debemos tratarlo con

honor,
¿de dónde viene esta palabra? Es la palabra timé, que significa valor, precio, dignidad, algo precioso.
Hermanos, nuestro cuerpo tiene valor. No solo se lo van a comer los gusanos, la Biblia declara
que vamos a ser levantados aún si morimos antes de que él r egrese, y este mismo cuerpo, este
envase será transformado, y no solo eso, hoy mismo, ¿sabes cómo la Biblia lo llama?
Es el templo donde habita el Dios vivo, por eso Jesús dijo: destruyan este templo y lo levantaré
en tres días, hablando de su cuerpo. Par a los cristianos el templo donde le damos adoración a Dios,
donde habita Dios es nuestro cuerpo; juntos, dice Pedro, somos piedras vivas que conformamos un
templo vivo y santo donde ofrecemos sacrificios agradables a Dios.

Cuando entregamos nuestros cuerp os a la fornicación estamos degradando algo hermoso, algo
valioso para Dios, lo estamos tratando como desperdicio, cuando es el único lugar donde podemos
tener comunión con Dios, y si lo degradamos de esa manera estamos contristando al Espíritu Santo,
estamos destruyendo la posibilidad de tener verdadera comunión con Dios y con mis hermanos, lo
cual incluye mi cónyuge, nos convertimos en cisternas rotas, templos destruidos.

Un ejemplo de lo que sucede cuando no limpias tu corazón, suponiendo que todos fuér amos
casados aquí, no creo que ninguno de nosotros nos sentiríamos cómodos de estar en la sala mientras
nuestro cónyuge está en la alcoba siéndonos infieles con una persona de por sí desagradable y
dañina.

Y que de repente saliera nuestro cónyuge y nos di jera: “oye, tenemos sed, tráenos un vaso con
agua, tenemos hambre, danos de comer, vete a trabajar, necesitamos sábanas nuevas y limpias,
¿verdad que no queda, que no lo aceptarías?

Y es lo que hacemos con Dios cada vez que de una manera u otra entregamos nuestros cuerpos,
corazones o mente a la fornicación, o a cualquier otro ídolo de codicia, de mundanalidad, ¿quieres
verlo en la Biblia? Mira:

1 Co 6:13-17 Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; pero tanto al uno como
a las otras destruirá Dios. Pero el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor, y el Señor
para el cuerpo. 14 Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su
poder. 15 ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros
de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. 16 ¿O no sabéis que el que se une
con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. 17 Pero el
que se une al Señor, un espíritu es con él.

En cualquier pecado de fornicación no solo estamos incluyendo nuestro cuerpo, sino nuestra alma
y nuestro espíritu, es un problema espiritual, de idolatría, de infidelidad a quien nos compró, por
eso dice Pablo:
1 Co 6:18-20 Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del
cuerpo; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. 19 ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es
templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois
vuestros? 20 Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo
y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.
No le estás dando a tu cuerpo el valor que tiene, además de que no es tuyo, es de Dios, y estás
utilizando algo que no es tuyo vent ajosamente y lo estás degradando, lo estás destruyendo, y no
va a quedar nada de él para verdaderamente ofrecer adoración a tu Señor Jesucristo, además de
que también estarás destruyendo tu capacidad de disfrutar verdaderamente de la intimidad que
Dios ha provisto para ti y para tu matrimonio, el cual existe para traerle gloria. Pablo nos dice otra
verdad:

1 Ts 4:5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; Estos dos
versos juntos así los traduce le NVI: 1 Ts 4:4-5 que cada uno aprenda a controlar su propio cuerpo
de una manera santa y honrosa, 5 sin dejarse llevar por los malos deseos como hacen los paganos,
que no conocen a Dios; (NVI)

Pasión,
pathos son deseos incontrolables, sentimientos absorbentes, impulsos internos, pasi ones
vergonzosas, se traduce en Romanos 1:26, también pasiones desordenadas.
Concupiscencia epithumias,
Ansias fuera de control casi siempre por algo ilegítimo o injusto.
Estas son características de la gente que no conoce a Dios, que no tiene el Espíritu Santo en su
interior, la gente sin vida nueva, sin vida espiritual, como lo mencioné al principio, así vive el
mundo incrédulo practicando toda clase de inmoralidad sexual sin reparo en su manera de vivir.

Y nosotros los creyentes tenemos el Espíritu Santo en nosotros, tenemos nueva vida, podemos
decir no, Cristo nos ha libertado. Ciertamente podemos cultivar pensamientos inmorales y cometer
actos inmorales si nos descuidamos, pero por eso la importancia de poner nuestra mente y corazón
en Cristo, en su Palabra, la importancia de no ver cosas que no necesitamos.

¿Sabías que en la tv hay en promedio una escena con contenido sexual cada 10 minutos? Eso sin
contar la violencia, la obscenidad y malas palabras al hablar, son miles de escenas y de palabras
al año, ¿cuánto habrás escuchado y visto solo en tv normal? Piensa en tus hijos, ahora con sus
tabletas, las encuestas dicen que a la edad de 10 a 12 años ya vieron pornografía explícita.

Sin contar canciones llenas de sensualidad, de violencia, igual de o bscenidades, hermanos,


necesitamos cuidar lo que vemos y lo que oímos, definitivamente Satanás está como autor de todo
eso, y no se trata de simple satanización religiosa, es real, cultiva tu mente, un pensamiento da a
luz un sentir que lleva a la voluntad y definitivamente a un acto inmoral.

Toda esa tendencia a la inmoralidad sexual tiene todo que ver con tu naturaleza pecaminosa y por
cómo la alimentas con lo que ves y con lo que escuchas, con tus pláticas, con tus influencias, y
también con lo que no ves y no escuchas.

Dos horas el domingo no puede contrarrestar toda esa basura, ni a ti ni a tus hijos, si tú no vuelves
a abrir tu biblia en la semana, si no pasas tiempo con tu Señor, si todo el día traes en tu auto música
obscena, o violenta, o de infidelidades, ¿en qué crees que vas a estar pensando? ¿De dónde vas a
sacar dominio propio?

No mis hermanos Dios no nos puso para someternos a tales cosas, podemos ser libres, la libertad
está ahí disponible, pero, ¿qué estás haciendo? ¿Estás cultivando tus p ensamientos? ¿Cuánto
tiempo pasas e la Palabra? La Palabra dice:

Rom 6:11-14 De la misma manera, también ustedes considérense muertos al pecado, pero vivos
para Dios en Cristo Jesús. 12 Por lo tanto, no permitan ustedes que el pecado reine en su cuerpo
mortal, ni obedezcan a sus malos deseos. 13 No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado
como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto
de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de
justicia. 14 Así el pecado no tendrá dominio sobre ustedes, porque ya no están bajo la ley sino
bajo la gracia.

Mis hermanos, ciertamente cultivar pensamientos y sentimientos lascivos nos puede llevar a los
creyentes a actuar completamente incongruente con nuestra posición en Cristo, y las consecuencias
son terribles, siervos de Dios han caído y lo han perdido todo, desde ministerio, hasta familia.
Claro que hay perdón, pero las consecuencias ahí quedan y son vergonzosas y dolorosas, Satan ás
vino a robar, a matar y a destruir, y lo puede hacer solo si se lo permitimos.

El fruto del Espíritu es dominio propio, no cultives, no entretengas esos pensamientos, llévalos
cautivos a la obediencia a Cristo, cambia tus hábitos televisivos, la música que escuchas, los
amigos que frecuentas, no te conviene. Y podrás decir, me duele, es muy difícil, bueno, mira lo
que dice el Señor:

Mat 18:8-9 Si tu mano o tu pie te hace pecar, córtatelo y arrójalo. Más te vale entrar en la vida
manco o cojo que ser arrojado al fuego eterno con tus dos manos y tus dos pies. 9 Y si tu ojo te
hace pecar, sácatelo y arrójalo. Más te vale entrar tuerto en la vida que con dos ojos ser arrojado
al fuego del infierno. (NVI)

Y ahí no termina, dice:


1 Ts 4:6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de
todo esto, como ya os hemos dicho y testificado.
Agraviar,
juperbaíno:
poner el pie sobre, pisotear, sobrepasarse, abarcar demasiado, agraviar, abusar, pecar contra, pasar por encima,
vencer, pecar contra, transgredir, agraviar, ir por ensima,
Transgredir, se refiere a traspasar los límites que marcan la separación entre la castidad y el
libertinaje, la santificación del pecado, se propase, no aprovecharse, peque, se atreva a
extralimitarse, oprima, agravie.
Engañar,
pleonektéo
: ser codicioso, abarcar demasiado, engañar, ganar ventaja, aprovecharse de, explotar, sacar provecho de, sacar el
mejor partido de, tomar ventaja, buscar conseguir más (pleon, más; eco, tener); de ahí conseguir ventaja sobre,
ganar ventaja de.
Y dice a un hermano, el Señor dijo también en Mateo:

Mat 18:6-7 Pero si alguien hace pecar a uno de estos pequeños que creen en mí, más le valdría
que le colgaran al cuello una gran piedra de molino y lo hundieran en lo profundo del mar. 7» ¡Ay
del mundo por las cosas que hacen pecar a la gente! Inevitable es que sucedan, pero ¡ay del que
hace pecar a los demás! (NVI)

En otras palabras, un cristiano que provoca tropiezo a otro cristiano más pequeño, le sería mejor
ahogarse, lo que dice directamente es que un creyente que engañe a otro en esta área merece la
muerte, mis hermanos, no es algo ligero, no es que: “ tú no me conoces Chuy, soy calenturioso”.
Nada que ver es algo muy serio.

Por otro lado, entiende que cada vez que tocas a una mujer que no es tu esposa, estás agraviando
la esposa de alguien más, y viceversa, mujer, cada vez que te dejas tocar por un hom bre que no es
tu esposo, estás defraudando al que va a ser tu esposo, sea que los dos consintieron o no.

Será tuya y es tuyo el día que se casen el día que firmen, antes no, el amor espera, el verdadero
amor no busca lo suyo, no se aprovecha, defiende, pr otege, cuida, el fuego del sexo fuera del
matrimonio es destructivo, y se las va a cobrar el día que estén en el lecho con el o la que vaya a
ser su cónyuge, no se defrauden el uno al otro.

En todos los sentidos, eres acreedor a la muerte delante de Dios, y además agravias a alguien que
quizá ni conozcas, y Dios va a tomar venganza, él está esperando, él es paciente, él no quiere que
nadie se pierda, pero su ira viene sobre aquel que no quiso y que deliberadamente le valió.

Y Pablo nos da la razón de por qué un creyente debe ser sexualmente puro:

1 Ts 4:7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación.

No olvides tu llamado, ¿has creído en el Evangelio, lo has recibido? ¿Has reconocido que Cristo
murió precisamente por causa de todos estos pecados y tomó tu lugar en la cruz? Entiende que esto
fue lo que lo llevó a morir y ser torturado como el peor de los criminales de la manera más infame
y vergonzosa que pudo haber existido.

Y si lo creíste debes saber que recibiste un llamado divino, una invitación majestuosa, y no fue a seguir en

akadarsía
, en impureza, en suciedad, en corrupción, en inmoralidad sexual, por el contrario, fuimos limpiados.
Dios es luz y en él no hay ningunas tinieblas, Cristo nos limpió con su sangre, y su llamado no e s
a que tengas nombre de que vives, o que digas que eres cristiano porque naciste en cuna cristiana,
o que tienes una membresía, o que vienes a la iglesia cada domingo y en tu estilo de vida sigues
en suciedad.

Recuerda, Dios te ha llamado a pertenecerle, a ser para él, a apartarte, a consagrarte para el que
pagó el precio de tu libertad. El incrédulo es el que tiene estos pensamientos de auto destrucción,
solo un incrédulo es como estas ballenas que van a la orilla del mar a morir, que por más que las
jalan hacia el mar profundo, tienen este sentido de auto destrucción, de suicidio.

No, Dios nos llamó para ser suyos, para ser santos, para apartarnos para él, y él hacer una obra de
transformación en nuestras vidas, y como lo vimos al principio, es algo de t oda nuestra vida, el
presionar hacia delante, como dicen, para atrás ni para tomar vuelo, Dios nos ha llamado a
manifestar su gloria, su imagen, no podemos seguir cargando la imagen torcida y podrida de una
humanidad caída hermanos.

Por eso decimos que la santidad no es un logro, porque mucha gente se excusa con eso, y dice:
“pues no soy santo”, ¿qué crees?, si Cristo te limpió, te lavó, te trasladó de las tinieblas a su luz
admirable, sí eres santo, ya estás ahí, la única manera en la que no lo seas es po rque no quieres,
porque eres desobediente y está sucediendo lo que dice el siguiente versículo:

1 Ts 4:8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio
su Espíritu Santo.

El que deshecha,
adsetéo
, el que pone a un lado, el que se separa de, el que desestima, el que neutraliza, viola, invalida, rechaza, el que se
rehúsa, el que toma esto como algo sin valor, que piensa que no vale la pena escucharlo, o lo siente exagerado, o
se justifica diciendo: no es para tanto.
Mira lo que dice, es claro, no me estás desechando a mí o al último pastor con el que estuviste,
no hay excusa, estás desechando a Dios, estás blasfemando al Espíritu Santo. La próxima vez que
pienses que esto es algo ligero, recuerda que no lo es, la norma n o la están poniendo monjitas
mojigatas, o pastores hipócritas, para que digas: “esos que dicen y no hacen, ¿ya oíste del último
pastor que lo agarraron en la movida? Por eso yo ni creo nada.”

No, no tienes excusa, la norma la pone Dios, es divina, es a él al que ese pastor infiel, o tú y yo
por igual vamos a responder delante de Dios. No rechaces a Dios, no te conviertas en su enemigo,
por más que tu orgullo te haga pensar lo contrario, no vas a ganar, vas a quedar mudo el día que
estés delante de su presencia, y él no quiere que te pierdas, él no quiere la muerte del impío.
Hermanos, necesitamos buscar arrepentimiento urgentemente, limpieza, necesitamos hacer
decisiones de cambio en nuestras vidas, necesitamos parar ya de estarnos auto engañando,
justificando, Dios no dará por inocente al culpable.

No deseches a Dios, no deseches su Espíritu, en él hay perdón, libertad, su misericordia es nueva


cada mañana, aprovechemos hoy porque se acerca la hora. Tú no sabes, ya te lo mencioné, un
primo mío de mi edad acaba de morir, Dios puede llamarte en cualquier momento, que no te
encuentre descuidado, siendo infiel. Y veamos el último punto:
 La santidad no solo se trata de lo que no debo de hacer, sino de lo que estoy llamado a hacer y perseverar
en ello más y más.
1 Ts 4:9 Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, porque vosotros
mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros;
Mira lo que debo de hacer mientras me deshago de la impureza, mientras recibo la palabra como
Palabra de Dios y no de hombres, mientras decido no rechazar a mi Rey y Señor y su verdad. Debo
ocuparme en el amor a mis hermanos, en este amor fraternal este amor por la familia en Cristo,
que me lleva a servir, les a sacrificarme por ellos, así como Cristo lo hizo por mí, estos actos de
servicio que satisfacen las necesidades y hacen cosas sacrificiales para el beneficio del cuerpo.

¿Te das cuenta cómo el verdadero cristianismo siempre va a desembocar en una fe viva, práctica
que sale a la calle en la vida normal y cotidiana, que afecta cada área de la vida del creyente, desde
su corazón, de dentro hacia fuera?

Una religión falsa jamás va a lograr esto, verdadera transformación, solo logrará religiosidad,
legalismo, pero un corazón todavía preso de su pecado. Por eso decía Pablo, regresando una vez
más al amor, es imposible que un creyente genuino no ame, no perdone, no manifieste las
características de su Señor. ¿Qué dijo Juan?

1 Jn 3:14-18 Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte a vida, en que amamos a los
hermanos. El que no ama a su hermano, permanece en muerte. 15 Todo aquel que aborrece a su
hermano es homicida; y sabéis que ningún homicida tiene vida eterna permanente en él. 16 En
esto hemos conocido el amor, en que él puso su vida por nosotros; también nosotros debemos
poner nuestras vidas por los hermanos. 17 Pero el que tiene bienes de este mundo y ve a su
hermano tener necesidad, y cierra contra él su corazón, ¿cómo mora el amor de Dios en
él? 18 Hijitos míos, no amemos de palabra ni de lengua, sino de hecho y en verdad.

Y este es un fruto, no lo puedes producir en un no creyente, tú no lo puedes producir en ti mismo,


es algo que Dios, que su Espíritu Santo hace en ti, parecerte a tu Padre celestial. Y dice:

1 Ts 4:10 y también lo hacéis así con todos los hermanos que están por toda Macedonia. Pero
os rogamos, hermanos, que abundéis en ello más y más;
Pablo lo vuelve a repetir, ustedes nos han imitado, han seguido la instrucción de la Palabra, se han
convertido en un ejemplo para toda la región d e Macedonia, pero no se queden ahí, es su
responsabilidad permanecer, perseverar, presionar hacia delante y abundar.

La misma frase que la del principio, superabundar, que haya exceso, que sobresalga, porque el
que ama ha cumplido la ley, el que verdadera mente ama a su prójimo no le codiciará ni querrá
hacerle tropezar en ningún pecado sexual ni de ningún tipo. Por eso dice Pablo, asegúrense de que
esté creciendo.

Recuerden la vida del creyente, o crece, o decrece, o progresa, o retrocede, cuiden que siem pre
esté en ascenso, conozcan el amor de Dios y síganlo que sea característico en todas las áreas de su
vida. Y dice:

1 Ts 4:11 y que procuréis tener tranquilidad, y ocuparos en vuestros negocios, y trabajar con
vuestras manos de la manera que os hemos mandado,

Procurar es la palabra jesujázo, mantenerse quito, tranquilo, abstenerse de trabajo, callarse,


desistir, descansar, vivir en paz, en reposo, sin perturbación, pero al mismo tiempo dice: ocúpense
y trabajen con sus manos.

Podría sonar a una contradicción, pero, no lo es, esta tranquilidad es una actitud de corazón, es la
paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento que lleva a tener una vida sencilla, libre de los
conflictos y peleas que caracterizan la vida de los no creyentes.

El creyente verdadero al llegar a Cristo, sabe que ya llegó, Cristo es la meta en cuanto a sus
aspiraciones en este mundo, sabe que depende de la gracia de Dios, sabe que la gracia es suficiente
para mantenerle firme, para sostenerse perseverando en todas estas cosas.

Sabe que a pesar de cualquier situación nada le puede arrebatar de la mano de su Señor, que no
puede hacer nada para ser amado menos, ni para ser amado más, que el Señor ya le amó con todo
lo que tenía para hacerlo, y lo hizo por que quiso, le dijo a Timoteo que así enseñara:

1 Ti 2:1-4 En primer lugar, te ruego que ores por todos los seres humanos. Pídele a Dios que los
ayude; intercede en su favor, y da gracias por ellos. 2 Ora de ese modo por los reyes y por todos
los que están en autoridad, para que podamos tener una vida pacífica y tranquila, caracterizada
por la devoción a Dios y la dignidad. 3 Esto es bueno y le agrada a Dios nuestro Salvador, 4 quien
quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad.

¿Te das cuenta? En todos estos mandatos está la clave del verdadero evangelismo eficaz, cuánto
hace falta creyentes orando por las autoridades, no quejándose ni blasfemán dolas, sabiendo que
Dios las puso y que él no se equivoca, procurando la tranquilidad, esperando en el Señor, libres
de la inmoralidad sexual y todos los problemas que ésta acarrea.
Al mismo tiempo dice: ocúpense en sus negocios, es decir, una conducta de sordenada o floja no
cabe en un creyente, eso estaba pasando con algunos de los tesalonicenses que poniendo como
pretexto que Jesús ya venía dejaron de trabajar, y esclavos dejaron de obedecer a sus amos, al
punto que otros creyentes tenían que estar carga ndo con los desordenados. Más adelante vamos a
ver cómo Pablo dice:

2 Ts 3:10-12 Incluso mientras estábamos con ustedes les dimos la siguiente orden: «Los que no
están dispuestos a trabajar que tampoco coman» 11 Sin embargo, oímos que algunos de ustedes
llevan vidas de ocio, se niegan a trabajar y se entrometen en los asuntos de los demás. 12 Les
ordenamos a tales personas y las instamos en el nombre del Señor Jesucristo a que se tranquilicen
y a que trabajen para ganarse la vida. (NTV)

Y dice Pablo el porqué:

1 Ts 4:12 a fin de que os conduzcáis honradamente para con los de afuera, y no tengáis
necesidad de nada.

Mis hermanos, una vida ordenada, disciplinada, responsable, es muestra de una vida sabia también.
Muchos quieren complicar el cristianismo, sob re espiritualizarlo y hablar con un estilo de Yoda,
no es así, la vida cristiana se vive de una manera simple, tan simple, sencilla y tranquila, aún en
medio de las peores circunstancias que llama la atención de los no creyentes.

Y dice, no tengan necesidad de nada, ¿qué significa esto? Que cuando yo pongo por obra los
principios bíblicos, Dios es capaz de transformar mi vida, y no importa qué tan indisciplinado haya
sido, no importa qué tan derrochador, si siempre fui una carga para todos y nunca tomé
responsabilidad de nada.

Al venir a Cristo soy transformado de tal manera que Dios puede hacer que en mi vida, a pesar de
cualquier circunstancia no tenga necesidad de nada, no tenga que ser carga para nadie, sino al
contrario, una bendición, un canal que Di os utiliza para bendecir a otros.

Dejar de ser el hermanito que siempre está causando problemas, sino el que es una bendición para
el que está delante de él. Mis hermanos esto es posible, independientemente de tiempos de
necesidad, Dios cuida de los suyos, dice la Palabra:

Sal 37:23-28 El SEÑOR dirige los pasos de los justos; se deleita en cada detalle de su
vida. 24 Aunque tropiecen, nunca caerán, porque el SEÑOR los sostiene de la mano. 25 Una vez
fui joven, ahora soy anciano, sin embargo, nunca he visto abandonado al justo ni a sus hijos
mendigando pan. 26 Los justos siempre prestan con generosidad y sus hijos son una
bendición. 27 Aléjate del mal y haz el bien, y vivirás en la tierra para siempre. 28 Pues el SEÑOR
ama la justicia y nunca abandonará a los justos. Los mantendrá a salvo para siempre, pero los
hijos de los perversos morirán. (NTV)
Sal 37:29-34 Los justos poseerán la tierra y vivirán allí para siempre. 30 Los justos ofrecen
buenos consejos; enseñan a diferenciar entre lo bueno y lo malo. 31 Han hecho suya la ley de
Dios, por eso, nunca resbalarán de su camino. 32 Los malvados esperan en emboscada a los
justos, en busca de una excusa para matarlos. 33 Pero el SEÑOR no permitirá que los perversos
tengan éxito ni que los justos sean condenados cuando los lleven a juicio. 34 Pon tu esperanza en
el SEÑOR y marcha con paso firme por su camino. Él te honrará al darte la tierra y verás
destruidos a los perversos.
Mis hermanos, es hora de despertar y de levantarnos, Dios nos ha llamado a santidad, D ios nos ha
llamado a procurar una vida tranquila y ordenada, eso es la vida cristiana, de eso se trata, ¿qué
escogerás, rechazar al Señor, a su Espíritu Santo, seguir justificándote creyendo neciamente que
vas a poder bailarte al Señor? Eso no va a pasar.

Sin embargo, él quiere darte esta vida, a cada uno de sus hijos, no una vida sin pruebas, no una
vida sin tentaciones, pero una vida santa, una vida pura, una vida que brilla con todas estas
características en medio de una generación perversa que no puede estar en paz con nada. ¿No lo
quieres? Quiero terminar con unos textos y vamos a orar, espero que no pongas tras tus espaldas
esto, y que en verdad lo hagas parte de tu vida:

Gál 5:19-21 Cuando ustedes siguen los deseos de la naturaleza pecaminosa, los resultados son
más que claros: inmoralidad sexual, impureza, pasiones sensuales, 20 idolatría, hechicería,
hostilidad, peleas, celos, arrebatos de furia, ambición egoísta, discordias, divisiones, 21 envidia,
borracheras, fiestas desenfrenadas y otros pecados parecidos. Permítanme repetirles lo que les
dije antes: cualquiera que lleve esa clase de vida no heredará el reino de Dios.

Gál 6:7-9 No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso
también segará. 8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el
que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna. 9 No nos cansemos, pues, de hacer
bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

1 Co 6:9-11 ¿No se dan cuenta de que los que hacen lo malo no heredarán el reino de Dios? No
se engañen a sí mismos. Los que se entregan al pecado sexual o rinden culto a ídolos o cometen
adulterio o son prostitutos o practican la homosexualidad 10 o son ladrones o avaros o borrachos
o insultan o estafan a la gente: ninguno de ésos heredará el reino de Dios. 11 Algunos de
ustedes antes eran así. Pero fueron limpiados; fueron hechos santos; fueron hechos justos ante
Dios al invocar el nombre del Señor Jesucristo y por el Espíritu de nuestro Dios.
1 Pe 3:10 Pues las Escrituras dicen: «Si quieres disfrutar de la vida y ver muchos días felices,
refrena tu lengua de hablar el mal y tus labios de decir mentiras. 11 Apártate del mal y haz el
bien. Busca la paz y esfuérzate por mantenerla. 12 Los ojos del Señor están sobre los que hacen
lo bueno, y sus oídos están abiertos a sus oraciones. Pero el Señor aparta su rostro de los que
hacen lo malo». 13 Ahora bien, ¿quién querrá hacerles daño si ustedes están deseosos de hacer
el bien? 14 Pero, aun si sufren por hacer lo correcto, Dios va a recompensarlos. Así que no se
preocupen ni tengan miedo a las amenazas.

1 Pe 3:15-18 En cambio, adoren a Cristo como el Señor de su vida. Y, si alguien les pregunta
acerca de la esperanza cristiana que tienen, estén siempre preparados para dar una
explicación. 16 Pero háganlo con humildad y respeto. Mantengan siempre limpia la conciencia.
Entonces, si la gente habla en contra de ustedes será avergonzada al ver la vida recta que llevan
porque pertenecen a Cristo. 17 Recuerden que es mejor sufrir por hacer el bien —si eso es lo que
Dios quiere —¡que sufrir por hacer el mal! 18 Cristo sufrió por nuestros pecados una sola vez y
para siempre. Él nunca pecó, en cambio, murió por los pecadores para llevarlos a salvo con Dios.
Sufrió la muerte física, pero volvió a la vida en el Espíritu.

¿Quiere alguien hacer una decisión por Cristo? ¿Quiere alguien hoy hacer una decisión definitiva
por pertenecer, por consagrarse al Rey, al único que es digno de ser creído?