Sie sind auf Seite 1von 3

Perspectivas económicas

Crecimiento Económico en la Ciudad de Arequipa

En 2018, los mayores precios de los minerales, el crecimiento de las exportaciones, la recuperación de la inversión
privada y el resurgimiento del sector construcción son las tendencias que configurarán los resultados económicos
en Arequipa, una región que ocupa el tercer lugar en competitividad en el país, después de Lima y Moquegua,
según el índice elaborado por el Instituto Peruano de Economía. En los dos últimos años, la región Arequipa ha
reportado un crecimiento económico del 3.5%, mayor al promedio general (3.3%). Este crecimiento se explica,
entre otros factores, por el aporte de la producción minera y las exportaciones regionales. Para el año 2018, el
crecimiento se verá impulsado por las exportaciones y los grandes proyectos de infraestructura, y se prevé un
mayor dinamismo de la inversión privada y del sector construcción.

Proyectos
Durante 2018 se continúa con la ejecución de Majes Siguas II, proyecto que se realiza bajo la modalidad de
asociación público-privada. Las obras de los túneles Trasandino y Pukará, que atravesarán la cordillera llevando
agua de la cuenca del Atlántico para irrigar 38,500 hectáreas en las pampas de Majes, iniciaron el 5 de noviembre
de 2017. Se espera que, para fines de 2018, Majes Siguas II tenga una ejecución física del 32%. De acuerdo con
el Ministerio de Agricultura, el proyecto, en plena producción, permitirá incrementar en US$ 850 millones el PBI y
se podrán generar 90,000 puestos de trabajo.

Relacionada con Majes Siguas II está la iniciativa privada de Luz del Sur para construir el componente
hidroenergético del proyecto. El 5 de diciembre de 2017, el Gobierno Regional aprobó la adjudicación directa, de
manera que la empresa deberá construir, operar y mantener como mínimodos centrales hidroeléctricas, una de
ellas no menor a 269 megavatios y la otra, no menor a 157 megavatios.

Entre otras inversiones, hacia mediados del año, la empresa Puerto Sur Perú debería contar con los permisos
necesarios para comenzar la construcción de un puerto para el envío de concentrado de hierro desde la provincia
de Andahuaylas (Apurímac) a la costa de Arequipa.

Una modalidad de inversión importante en Arequipa ha sido la de obras por impuestos. Entre los años 2010 y
2018, la región Arequipa registra S/ 503 millones en inversiones bajo esta modalidad (incluyendo inversión
ejecutada e inversión comprometida), lo que representa el 6.86% del monto total invertido bajo obras por
impuestos en el país, según datos de Proinversión. Por encima de Arequipa se ubican Áncash, con S/ 553.9
millones, y Piura, con S/ 549.7 millones; después de Arequipa siguen Cusco (S/ 336.0 millones), Tacna (S/ 262.0
millones), Ica (S/ 212.8 millones), La Libertad (207.0 millones) y Moquegua (S/ 204.7 millones).

El protagonismo de Arequipa en obras por impuestos se explica en gran medida por el proyecto “Puente Chilina”
(S/ 260.5 millones); después de este proyecto, las posibilidades del Gobierno Regional de recurrir a esta
modalidad se han visto limitadas. Hasta octubre de 2017, el 87% del monto invertido en proyectos concluidos bajo
obras por impuestos en Arequipa era para proyectos vinculados al sector transporte. En cambio, el monto actual
de inversión para proyectos adjudicados corresponde mayoritariamente a proyectos de saneamiento (54%). En
octubre de 2017, el Gobierno Regional de Arequipa priorizó 17 proyectos que pueden ser ejecutados bajo obras
por impuestos y que representan un monto de inversión conjunta de S/ 208 millones 818, 592.

Exportaciones
Luego de la caída de los precios de los minerales entre los años 2012 y 2014, y del retroceso en el valor de las
exportaciones desde US$ 4,536 millones en 2011 hasta US$ 3,077 millones en 2015, se ha registrado una clara
recuperación de las exportaciones. Las ventas al mercado externo han venido creciendo y, entre enero y
noviembre de 2017, las exportaciones arequipeñas registran un crecimiento interanual de 13.8%.
Las exportaciones arequipeñas representan el 11.5% del total nacional, lo que coloca a Arequipa en el primer
lugar entre las regiones al interior del país, seguida de Áncash (US$ 3,307 millones) e Ica (US$ 2.415 millones).
Para 2018, las exportaciones de la región superarían los US$ 5,000 millones.

Entre las exportaciones tradicionales de la región Arequipa, el cobre y sus concentrados representan el 61.4%
del total, con un valor de US$ 2,801 millones. Otros productos son oro, molibdeno y plata. Los principales
mercados para los productos tradicionales arequipeños son China (38%), Estados Unidos (15%) y Japón (13%).
Para el segmento no tradicional, el principal destino es Estados Unidos (21%), seguido de China (17%) y Bolivia
(14%).

Arequipa se ha posicionado como la tercera región más competitiva del país -después de Lima y Callao- y una
de las más dinámicas a nivel nacional. De igual forma, se la ubica en el puesto 30 del último ranking de ‘Las
mejores ciudades para hacer negocios 2014’ (elaborado por la revista América Economía), sobrepasando a
Barranquilla, Córdova, Santo Domingo, Fortaleza, Asunción, entre otras. Esto la constituye como un eje integrador
en el sur del Perú y un potencial hub de negocios con Chile, Argentina y Brasil.
Arequipa, la "Ciudad Blanca", es una región clave para los negocios e inversiones en el sector textil, servicios,
comercio, infraestructura, minería, energía y construcción. Asimismo, cuenta con una estructura turística
sofisticada, debido al desarrollo del sector hotelero y a sus recursos naturales que la convierten en la segunda
región con mayores atractivos para el turismo después de Cusco, y sede de megaeventos corporativos de talla
mundial.
El crecimiento sostenido que presenta esta región, pese a haber sufrido, como todas las regiones del Perú, una
desaceleración, en parte causada por asuntos socio ambientales (proyecto minero Tía María) y factores
económicos globales (bajo crecimiento del PBI, disminución del indicador compuesto de actividad económica,
tercera inflación más alta dentro de la Macro Región Sur, entre otros temas), se va a ir recuperando y consolidando
en gran medida por los aproximadamente US$10,000 millones de inversión a darse entre el 2016 y 2019.
Inversiones que corresponden principalmente a proyectos mineros (ampliación de Cerro Verde, Zafranal, June
Field Group y Pampa de Pongo), los cuales crearán alrededor de 11 mil puestos de trabajo, aumentarán las
exportaciones en aproximadamente US$ 1,500 millones y permitirán triplicar la extracción y procesamiento de
cobre y molibdeno. Así el Perú será uno de los mayores exportadores de minerales del mundo.
De otro lado, el proyecto hidroenergético y agroindustrial Majes – Siguas II, el cual ya se inició hace unas semanas
y comprende una inversión de US$550 millones, ampliará la frontera agrícola en aproximadamente 38,500
hectáreas, generará energía eléctrica para el sur y creará cerca de 145 mil puestos de trabajo. Sumado a esto,
existen megaproyectos energéticos y obras de infraestructura que traerán beneficios a la región Arequipa, como
la autopista Arequipa – La Joya, la ampliación del puerto de Matarani -ya está en fase de entrega de obra-, el
Gaseoducto Sur Andino -cuya inversión será de US$ 7,328 millones para toda la región Sur-, el Nodo Energético
del Sur – que contará con una inversión de US$800 millones y será desarrollado entre Arequipa y Moquegua-, la
Central Hidroeléctrica de Molloco –por US$750millones-, por mencionar algunos.
No olvidemos las obras de carácter regional que presentó hace unos días a la CONFIEP la reciente Gerencia de
Promoción de la Inversión Privada del Gobierno Regional de Arequipa, que consisten en aproximadamente 25
proyectos de inversión en sectores como salud, turismo, energía, construcción, infraestructura y cultura, de los
cuales destacan el nuevo Hospital Goyeneche con una inversión de S/.362 millones, la ampliación del IREN SUR
por S/.300 millones, el parque industrial de Yura por S/.300 millones y la Vía Troncal Interconectora de los distritos
de Miraflores, Alto Selva Alegre, Yanahuara, Cayma y Cerro Colorado por una inversión de S/.472 millones, entre
otros proyectos emblemáticos necesarios para el desarrollo integral de la región. Esta cartera de proyectos será
canalizada a través de las diferentes modalidades que permite el Estado, como son las Asociaciones Público
Privadas (APP), Concesiones y Obras por impuestos. Lo que garantizaría su ejecución y éxito.
Debemos tener en cuenta que esta ola de proyectos traerá consigo una gran demanda de empleos y, a la vez,
promoverá una mayor construcción de viviendas, por lo que este sector también tendría un crecimiento
asegurado.
De esta forma, se espera que la Región Arequipa continúe con un expectante avance en los próximos años,
incrementando una mayor participación empresarial. Situación que debe venir de la mano de un plan sostenido
para poder administrarlo, fortaleciendo las instituciones del Estado, los Gobiernos locales y Regionales, y el sector
privado. Por supuesto sin descuidar el aspecto ambiental y el trabajo con las comunidades. Esto permitirá que se
logre el círculo virtuoso inversión-empleo-consumo-inversión que debe de ser el punto al que toda Región debe
de enfocarse para reducir la pobreza y mejorar, en términos generales, la calidad de vida de la población.
Como vemos, Arequipa es una región con grandes oportunidades pero también con grandes retos que no se
deben dejar de lado. Retos que son una tarea de conjunto: Gobiernos locales y regionales, autoridades, gremios
empresariales, entidades privadas y población en general. Ello los obliga a continuar preparándose y a ser cada
vez más competitivos a fin de terminar de insertarse exitosamente en el mercado nacional e internacional. Para
ello, Arequipa debe de mantenerse como un punto de atracción de inversiones y de nuevas fuentes de capital,
que se irradien por toda la Región.