Sie sind auf Seite 1von 7

31 RAZONES PARA ORAR POR

TU PASTOR
2019-01-08 DEJA UN COMENTARIO

Nota: En Evangelio Real creemos que es necesario que una iglesia tenga
una pluralidad de pastores o ancianos (es lo mismo en la Biblia), de tal
forma que pueda tener esto en mente al leer el estudio que cada uno de los
pastores de nuestras congregaciones necesita de sus oraciones.

Sin duda los pastores tienen una importante y grandísima labor, pues se
trata de la responsabilidad de predicar, enseñar y aplicar la Palabra del
Dios Altísimo.

Que Dios siga levantando pastores fieles a su Palabra esa es la gran


necesidad que tienen las iglesias hoy.

En relación a esto publico esta guía de oración tomada de la página Revive


Our Hearts de la excelente autora Nancy Leigh Demoss, que Dios nos de
un corazón intercesor por los pastores de nuestras iglesias. Dios les siga
bendiciendo.

“Hermanos, orad por nosotros” (1 Tes 5:25)

Deje que el pensamiento llegue a lo profundo del corazón de cada iglesia,


de que su ministro será tal como le hagan sus oraciones. . .

Qué tan llena de riesgos es la condición de ese ministro. . . aquel cuyo


corazón no esté alentado, cuyas manos cuyas manos no son fortalecidas, y
quién no es sustentado por las oraciones de su pueblo! . . .

Es un temor desgastante que a los ministros se les permita entrar al púlpito


sin antes ser precedido, acompañado, y seguido por las oraciones
fervorosas de las iglesias.

No es de extrañarse que el púlpito sea tan impotente, y los ministros


muchas veces desalentados cuando hay tan pocos que sostengan en alto
sus manos.

Cuando las iglesias dejan de orar por los ministros, los ministros ya no
serán una bendición para las iglesias”.

Gardiner Spring (1785-1873)

No hay mayor regalo que usted pueda dar a sus pastores y a los líderes
espirituales de su iglesia que orar por ellos.

Los pastores no pueden ganar la batalla a solas; necesitan que intercesores


comprometidos les levanten en oración ferviente y específica.

Imagine cómo podría ser el poder de Dios liberado en nuestras iglesias si


orásemos fielmente por nuestros pastores.

¡Los pastores son humanos – afrontan los mismos retos que su pueblo
afronta, ¡con algunas cosas adicionales! Se cansan en el ministerio, son
tentados a pecar, y puede ser difícil hallar un balance entre sus muchos
papeles y responsabilidades.
Necesitan el ánimo y el apoyo de aquellos a quienes guían. La oración por
sus pastores es crucial para la salud espiritual de su pastores, sus familias,
y sus iglesias.

Dios recompensará sus esfuerzos por cubrirlo de oración. ¡Si usted quiere
alentar a sus líderes espirituales (¡y a sus esposas!) Hágales saber que esta
orando por ellos.

Pregúnteles periódicamente sobre cualquier petición específica de oración


y asegúreles que usted orará por consiguiente.

Utilice la siguiente guía de oración acompañada de Textos Bíblicos, como


sugerencias prácticas para orar por aquellos que proveen liderazgo
espiritual al rebaño.

Día 1: Ore para que sus pastor ame a Dios de todo corazón, alma, mente y
fuerza.

Pida que Espíritu de Dios obre en su corazón en el poder y que él valore y


siga las prioridades bíblicas. (Deut. 6:5; Mat. 6:33)

Día 2: Ore para que su pastor cultive un carácter fortalecido e integridad


inflexible.

Ore para que su testimonio sea genuino, y que él nunca haga cualquier
cosa de la cual tenga que esconder a los demás de otros. (1 Tim. 1:5, 3:7;
Efes. 6:10-12)

Día 3: Ore por su andar personal con Dios – que su alma y su espíritu sean
alimentados y fortalecidos en su tiempo de quietud con Dios, más allá de
la preparación de su sermón.

Ore para que él pase más tiempo en la Palabra de Dios que leyendo
artículos y libros cristianos. (Mar. 1:35; 2 Tim. 2:15-16)

Día 4: Ore para que su pastor aconseje y enseñe con discernimiento a


través del uso sabio de la Sagrada Escritura y que surta efecto la fe en el
poder de Dios.
Ore para que sea protegido de los efectos de actitudes pecaminosas o
negativas que él encuentre cuando aconseje. (Mal. 2:7; Stgo. 1:5-6; Juan
17:15)

Día 5 Pida a Dios que proteja el matrimonio de su pastor y lo mantenga


fuerte como un modelo de la relación de Cristo con la Iglesia.

Ore para que su pastor tiernamente aprecie mucho y guíe a su esposa, y


que ella respete y aliente a su marido, sometiéndose a su liderazgo. (Efes.
5:23-33) (Si su pastor no está casado, ore por sus relaciones con sus seres
queridos y aquellos que les sean cercanos)

Día 6 Ore para que Dios proteja a la esposa de su pastor de resentimiento


cuando su marido sea criticado.

Ore para que su oración y su vida devocional sean consistentes, y que ella
proteja su mente y corazón. (Heb. 12:15; Prov. 4:23)

Día 7 Ore para los niños de su pastor, y especialmente que las presiones
del ministerio no los desalienten o los irriten.

Ore para que su pastor no provea un liderazgo piadoso en la casa basado


en el miedo al que piensen los demás, sino según la verdad bíblica. (Efes.
6:4; Col. 3:20-21) (Si su pastor no tiene hijos, pídale que Dios le dé
muchos “hijos espirituales” cuando comparta el Evangelio.)

Día 8 Pida a Dios protección para su pastor de los estratagemas malvados


de Satanás.

Ore para que él no se corrompa cuando el roce sus hombros con el mundo
en el transcurso del ministerio. (Juan 17:15; Is. 54:17; 2 Cor. 2:11; 1 Pedro
3:12; Prov. 9:9-10, 91:9-11)

Día 9 Ore para que Dios edifique un cerco de protección en el matrimonio


de su pastor, y que él y su esposa sean conscientes del potencial de
cualquier relación impropia.

Ore para que su tiempo familiar sea protegido. (Ezeq. 22:30a; 2 Cor. 10:4-
5; Mat. 19:6)
Día 10 Ore para que su pastor use el discernimiento en el uso de correos
electrónicos, Internet, y los medios de comunicación. Pídale a Dios que
proteja su corazón en relación al uso del tiempo libre.

Ore para que se mantenga moralmente puro y que él lleve puesta la


armadura de Dios a fin de que él no caiga en la tentación sexual. (Rom.
13:14; 1 Pedro 1:16; Efes. 6:10-18; 2 Cor. 10:4)

Día 11 Ore para que Dios traiga alentadores y amigos piadosos para su
pastor y para su familia, para fortalecerlos en el ministerio y provea
camaradería significativa en tiempos de descanso. (Fil. 2:19-25)

Día 12 Ore para que su pastor no sea humilde y auténtico en su fe debido


al orgullo o la hipocresía.

Ore para que él tenga motivos puros y dar a Dios la gloria por cada logro
o victoria. (Miq 6:8; Gal. 6:14; Juan 7:17-18; 1 Cor. 10:13)

Día 13 Ore que su pastor haga elecciones sabias de estilo de vida para
proteger su salud, especialmente en las áreas del ejercicio, comer
moderadamente, y obteniendo suficiente descanso.

Pida por tiempos de relajación y renovación que equilibren el estrés de


ministerio. (Rom. 12:1-2; 1 Cor. 9:27, 10:13, 6:19-20; Stgo. 3:1-2)

Día 14 Ore para que su pastor enfoque la atención en la Palabra de Dios y


camine en el temor del Señor como él – más que en el temor del hombre –
cuando prepare sermones.

Ore para que él trate de complacer a Dios en vez de a los hombres, y


busque la santidad en vez de la alabanza de los hombres. (Hech. 6:4; Prov.
19:23; 2 Tim. 2:15; Heb. 11:6; 2 Tim. 4:1-2)

Día 15 Alabe a Dios por el liderazgo de su pastor y ore para que él tome
decisiones piadosas.

Ore para que él guíe con un corazón de pastor, y que él siempre hable la
verdad en amor. (1 Retes 3:9 1 Pedro. 5:2; Rom. 12:6-8; Jer. 3:15)
Día 16 Ore para que su pastor sea valiente en el púlpito al proclamar a
Cristo, y el confiado en el uso de la Palabra de Dios.

Pídale a Dios para que le ayude a predicar con un entendimiento profundo,


con transparencia y con humildad. (Col. 1:28, 4:3a; Efes. 6:19)

Día 17 Ore para que su pastor sea un “un hombre de la Gran Comisión” –
comprometido al evangelismo personal y preparando a los santos para
buscar a los perdidos.

Ore para que él tenga un buen corazón para desarrollar un programa


próspero de misiones en su iglesia. (Rom. 10:15; Mat. 28:19-20; Lucas
19:10)

Día 18 Ore para que su pastor sea un hombre de oración y adoración, y


que él lleve el dirija con el ejemplo – enseñándole a la congregación a
cómo andar en una relación cercana con el Padre. (1 Tes. El 5:17; Hechos
1:14a; Mat. 4:10; Marc 1:35; Lucas 22:46)

Día 19 Ore para que su pastor use el tiempo de una manera sabia, y que él
busque la perspectiva de Dios para su horario, protegiendo su tiempo en
interrupciones innecesarias. (Efe. 5:15-16; Col. 4:5 ; Sal. 90:12; Juan 9:4)

Día 20 Ore por una divina llenura del Espíritu en el ministerio de su pastor.

Pídale que la obra de Dios sea poderosamente evidente tanto en su vida


personal y como en la vida espiritual de la congregación. (1 Cor. 9:27; 2
Tim. 1:7; Rom. 15:18-19a)

Día 21 Ore para que su pastor no ceda al desánimo, sino que trate con
conflicto y la crítica inevitable sometiéndose a las manos de Dios, quien
juzga con justicia. (1 Ped. 2:23)

Día 22 Ore para que su pastor practique el liderazgo del siervo, edificando
a la congregación con sabiduría y sirviendo con el amor “agape” de Dios.
(Gal. 5:13b; Efes 6:7; Lucas 10:43b 45, 9:23-24; Juan 13:5-9; Fil. 2:3-4)

Día 23 Ore para la unidad espiritual entre el personal de la iglesia y el


liderazgo espiritual de la iglesia (ancianos, diáconos, etc.).
Ore para que el enemigo no se le permita crear divisiones, contiendas, o
mal entendidos entre los líderes de la iglesia. (Rom. 14:19; 1 Cor. 12:25)

Día 24 Ore para que Dios le de a su pastor una visión clara y bíblica de lo
que su iglesia puede y debería ser para Su gloria, y que él comunique esa
visión claramente y confiadamente a la iglesia. (Prov. 29:18; Juan 15:16,
17:17; 2 Tim. 3:5; Mal. 3:11)

Día 25 Ore para que su pastor busque a Dios para un avivamiento personal,
y un avivamiento en su iglesia y la comunidad. (2 Cron.7:14; Sal. 69:32)

Día 26 Ore que su pastor piense bíblicamente, con la mente de Cristo. (1


Cor. 2:16; Col. 2:6 8; Efes. 4:17)

Día 27 Ore para que él busque seriamente la voluntad de Dios y esté


comprometido a la obediencia inmediata y total – preparado para que Dios
obre poderosamente a través de su ministerio. (2 Cor. 10:3-5; Lucas 9:23-
24)

Día 28 Ore para que él luche por la excelencia personal y crea a Dios en
todo lo él quiera hacer en la congregación. (2 Pedro 1:3; Col. 3:23-24)

Día 29 Ore para que su pastor sea un hombre de fe y de amor apasionado


para con Dios, sin entregarse a las preocupaciones, miedos, o a un espíritu
tenso y ansioso. (1 Juan 4:18; Prov. 3:5-6)

Día 30: Pida a Dios que provea las necesidades financieras de su pastor y
su familia. Ore para que él sea un mayordomo sabio de sus finanzas
personales y de los fondos de la iglesia. (Fil. 4:19; Heb. 13:5; 1 Tim. 6:11;
Sal. 37:25)

Día 31: Pida a Dios que sane cualquier daño que su pastor haya sufrido en
el ministerio. Ore para que él sirva al Señor con gozo, y motive a la
congregación a adorar a Dios en un espíritu rendido y gozoso. (Isa. 61:3)