Sie sind auf Seite 1von 6

Evolución de los modelos atómicos

Cuando hablamos de “modelo” hablamos de una representación o esquema de forma gráfica que nos
sirve como referencia para entender algo de forma más sencilla y, cuando hablamos de “atómico” nos
referimos a conceptos relacionados con los átomos. Según esto…

Un modelo atómico es una representación de la estructura que tienen los átomos que permite
lograr un mayor entendimiento de algo que no es posible observar a simple vista. Entre las más
importantes se destacan los siguientes:

Pensamiento filosófico de Demócrito de Abdera:

Este fue el primer pensamiento sobre el átomo, inventado por el filósofo


griego Demócrito de Abdera que vivió entre los años 460 al 370 a.C. (antes de Cristo).
Demócrito fue el desarrollador de la “Teoría atómica del universo”. Fue el primer
filósofo-científico que afirmó que los átomos son eternos, inmutables e indivisibles, es
decir, que duran siempre, que no cambian y que no pueden dividirse en partículas más
pequeñas.
Para Demócrito el átomo era la partícula más pequeña que había, una partícula homogénea, que no
se puede comprimir y que además no se podía ver. Su teoría era filosófica, no científica.
De hecho la palabra “átomo” proviene del griego “á-tómo” que significa “sin división”.

Teoría atómica de Dalton:


John Dalton fue un químico y matemático británico (entre otras muchas
cosas) que vivió durante los años 1766 y 1844. Fue el primero en desarrollar un
modelo atómico con bases científicas.
Basándose en la idea de Demócrito, Dalton concluyó en 1808 que el átomo
era algo parecido a una esfera pequeñísima, también indivisible e inmutable. Según la
teoría de Dalton:
1) Los elementos están formados por partículas discretas, diminutas e indivisibles, llamadas átomos, que
no se alteran en los cambios químicos.

2) Los átomos de un mismo elemento son todos iguales entre sí en masa, tamaño y en el resto de las
propiedades físicas o químicas. Por el contrario, los átomos de elementos diferentes tienen distinta
masa y propiedades.

3) Los compuestos se forman por la unión de átomos de los correspondientes elementos según una
relación numérica sencilla y constante. Por ejemplo, el agua está formada por 2 átomos del elemento
hidrógeno y 1 átomo del elemento oxígeno.

Hoy sabemos que ninguno de estos tres puntos es completamente cierto; sin embargo, Dalton
contribuyó enormemente a entender cómo estaba formada la materia.
Tanto Dalton como Demócrito ya se adelantaban y ya vislumbraban el Principio de conservación de
la energía en donde nada se crea ni se destruye, pero ambos modelos tienen insuficiencias o errores que
se conocieron mucho después y es que los átomos sí pueden cambiar y también pueden dividirse en
partículas más pequeñas.
El átomo NO es la partícula más pequeña. Sabemos ya que existen partículas subatómicas (que
significa más pequeño que el átomo) como ser los “electrones”, los “protones” y los “neutrones”.

Modelo atómico de Thomson:


Al ser tan pequeña la masa de los electrones, el físico inglés J.J. Thomson propuso, en 1904, que la
mayor parte de la masa del átomo correspondería a la carga positiva, que ocuparía la mayor parte del
volumen atómico. Thomson imaginó el átomo como una especie de esfera positiva
continua en la que se encuentran incrustados los electrones, más o menos como las
uvas pasas en un pudin.
En esta escena se puede observar cómo sería un átomo con este modelo:
Este modelo del “pudin de pasas” de Thomson era bastante razonable y fue
aceptado durante varios años ya que, además de explicar los rayos catódicos, era
capaz de explicar los siguientes fenómenos:
 La electrización: el exceso o defecto de electrones que tenga un cuerpo es el responsable de su carga
negativa o positiva.
 La formación de iones: Un ion es un átomo que ha ganado o perdido uno o más electrones. Los
electrones se pierden o se ganan con relativa facilidad, de manera que su número dentro del átomo
puede variar, mientras que el número de protones es fijo siempre para cada átomo.
Si un átomo pierde uno o más electrones adquieren carga neta positiva (catión) y si gana uno o
más electrones adquiere carga neta negativa (anión).
La electricidad fue lo que ayudó a Thomson a desarrollar su modelo. El error que cometió Thomson
fue que hizo suposiciones incorrectas de cómo se distribuía la carga positiva en el interior del átomo.

Modelo atómico de Rutherford:


Ernest Rutherford fue un químico y físico neozelandés que vivió entre los años 1871 y 1937 que
dedicó gran parte de su vida a estudiar las partículas radioactivas (partículas alfa,
beta y gamma) y fue el primero de todos en definir un modelo atómico en el que pudo
demostrar que un átomo está compuesto de un núcleo y una corteza. El Modelo de
Rutherford establecía:
- El átomo tiene un núcleo central en el que está concentradas la carga positiva y
prácticamente toda la masa.
- La carga positiva de los protones es compensada con la carga negativa de los electrones, que se hallan
fuera del núcleo. El núcleo contiene, por tanto, protones en un número igual al de electrones del
átomo.
- Los electrones giran a gran velocidad alrededor del núcleo y están separados de éste por una gran
distancia.
Rutherford supuso que el átomo estaba formado por un espacio fundamentalmente vacío, ocupado
por electrones que giran alrededor de un núcleo central muy denso y pequeño.
El átomo queda constituido por:
a) Una zona central o núcleo donde se encuentra la carga total positiva (la de los protones) y la mayor
parte de la masa del átomo, aportada por los protones y neutrones.
b) Una zona externa o corteza donde se hallan los electrones, que giran alrededor del núcleo.
Hay tantos electrones en la corteza como protones en el núcleo, por lo que el conjunto del átomo
es eléctricamente neutro.

Modelo atómico de Bohr:


Niels Bohr fue un físico danés que vivió entre los años 1885 y 1962 que se basó en las teorías de
Rutherford para explicar su modelo atómico.
En el modelo de Bohr se introdujo ya la teoría de la mecánica cuántica que pudo explicar cómo
giraban los electrones alrededor del núcleo del átomo. Los electrones al girar en torno al núcleo definían
unas órbitas circulares estables que Bohr explicó como que los electrones se pasaban de unas órbitas a
otras para ganar o perder energía.
Demostró que cuando un electrón pasaba de una órbita más externa a
otra más interna emitía radiación electromagnética. Cada órbita tiene un
nivel diferente de energía.
La distribución de los electrones en las capas se denomina
configuración electrónica y se realiza de la siguiente manera:
- La 1ª capa puede contener, como máximo, 2 electrones.
- La 2ª capa puede contener, como máximo, 8 electrones. Comienza a
llenarse una vez que la 1ª ya está completa.
- La 3ª capa puede contener, como máximo, 18 electrones. Comienza a llenarse una vez que la 2ª capa ya
está completa.

Modelo atómico de Sommerfeld:


Arnold Sommerfeld fue un físico alemán que vivió entre los años 1868 y 1951. La aportación más
importante de este físico alemán fue cambiar el concepto de las órbitas circulares
en 1916, que definían los electrones en el modelo atómico de Bohr por órbitas
elípticas.
Lo que hizo Sommerfeld fue perfeccionar el modelo de Bohr con las órbitas
elípticas lo que dio lugar al descubrimiento del numero cuántico Azimutal (o
secundario). Cuanto mayor era este número mayor era la excentricidad de la órbita
elíptica que describía el electrón.
El modelo atómico de Sommerfeld consiste en la explicación
del comportamiento de los electrones. Postula que:
1. Dentro de un mismo nivel energético (n) existen subniveles diferentes.
2. No solo existen órbitas circulares sino también órbitas elípticas determinadas
por el número cuántico azimutal (l) que toma valores desde 0 a n-1:
l = 0 → forma el orbital s (sharp) que tiene una forma circular.
l = 1 → forma el orbital p (principal) que tiene una forma semicircular
achatada.
l = 2 → forma el orbital d (difuso) que tiene una forma lobular con anillo nodal.
l = 3 → forma el orbital f (fundamental) y tiene una forma lobular con nodos
radiales.
Por ejemplo, con 3 niveles de energía (n = 1, 2 y 3) tenemos las siguientes órbitas posibles:
 un orbital s en n = 1
 un orbital s y un orbital p en n = 2
 un orbital s, un orbital p y un orbital d en n = 3
3. Adapta el modelo de Bohr a la mecánica relativista ya que los electrones se mueven a velocidades
cercanas a las de la luz.
4. Para Sommerfeld, el electrón es una corriente eléctrica.

Modelo atómico de Schrödinger:


Erwin Schrödinger fue un físico austriaco que vivió entre los años
1887 y 1961 cuyo modelo cuántico y no relativista explica que los electrones
no están en órbitas determinadas.
Describió la evolución del electrón alrededor del núcleo mediante
ecuaciones matemáticas, pero no su posición.
Deducía que su posición no se podía determinar con exactitud.
Schrödinger propuso entonces una ecuación de onda que ayuda a predecir
las regiones donde se encuentra el electrón, que se conoce como “ecuación
de Schrödinger”.
A partir de esto, Schrödinger postula que:
1. Los electrones son ondas de materia que se distribuyen en el espacio según la función de ondas (Ψ).
2. Los electrones se distribuyen en orbitales que son regiones del espacio con una alta probabilidad de
encontrar un electrón.
3. Se tienen en cuenta los siguientes números cuánticos:
 Número cuántico principal que determina el tamaño o nivel de energía (n)
 Número cuántico secundario o Azimutal que indica la forma de los orbitales (l)
 Número cuántico magnético que determina la orientación espacial (m)
 Número de espín que indica el sentido de giro (s)
4. En un átomo no puede haber electrones con los cuatro números cuánticos iguales

Estructura atómica
El átomo es una partícula increíblemente pequeña; es decir, es la mínima porción de la materia, capaz de
tener existencia independiente y ser divisible, con capacidad de combinación.
Desde el punto de vista moderno, el átomo es un sistema de energía en equilibrio, debido a que presentan
igual número de protones y electrones. Por ésta razón, es neutro. Al perder electrones se trasforman en un ion y ya
no son eléctricamente neutros.
En el átomo encontramos dos zonas bien definidas: el núcleo y la
corteza electrónica.
 Núcleo: El núcleo del átomo se encuentra formado por nucleones, los
cuales pueden ser de dos clases: protones y neutrones. En ella se
concentra toda la masa del átomo.
 Corteza electrónica: Se ubica alrededor del núcleo atómico y en ella
encontramos a los electrones en continuo movimiento.

Partículas fundamentales
Según la teoría electrónica sobre la constitución del átomo, las partículas subatómicas fundamentales son:
 Protones: Son partículas de carga eléctrica positiva (+)
ubicada en el núcleo. Fue descubierta por Rutherford en el 1911.
 Electrones: Son partículas de carga eléctrica negativa (-). Se
encuentran alrededor del núcleo atómico en una zona llamada corteza
electrónica; descubierta por J. J. Thompson en el 1897.
Neutrones: Son partículas que no tienen carga eléctrica (0) ubicadas
en el núcleo atómico junto al protón. Fueron descubiertas por
Chadwick en 1932.

Evolución de la Tabla Periódica


Los elementos químicos que se hallan libres en la naturaleza, fueron los primeros en identificarse en la
antigüedad, como el oro (Au), plomo (Pb), hierro (Fe), estaño (Sn), mercurio (Hg), plata (Ag) y cobre (Cu), entre
otros. El primer descubrimiento científico de un elemento químico, fue en 1669, cuando el comerciante y alquimista
alemán Henning Brand descubrió el fósforo (P).
En 1787, el químico francés Antoine Lavoisier creó una lista de 33 elementos que se conocían hasta ese
momento y las denominaciones asignadas se referían al color, sabor, propiedades medicinales o el nombre del
descubridor.
En 1829, el químico alemán Johann W. Döbereiner clasificó algunos elementos en grupos de tres, que
denominó “tríadas”. Descubrió que los elementos de una tríada tenían propiedades químicas similares y sus
propiedades físicas variaban ordenadamente, de acuerdo con sus masas atómicas.
La primera Tabla periódica habría que atribuírsela al geólogo mineralogista francés Alexandre-Emilé
Béguyer de Chancourtois publicada en 1862, quien acomodó los elementos químicos según el orden creciente de sus
masas atómicas. Cada vuelta contenía 16 elementos y el telurio (Te) ocupaba el puesto central. Esta disposición se
denominó tornillo telúrico. Esto llevó a Chancourtois, a notar que las propiedades de los elementos químicos se
relacionaban con el número atómico (Z) que el elemento ocupaba en la secuencia.
En 1864, el químico inglés John Newlands, observó que cuando los elementos se ordenaban según sus masas
atómicas, cada ocho elementos mostraba propiedades semejantes. A este hecho, Newlands le denominó la “Ley de
las octavas”, en analogía con la escala musical.
En 1869, el del químico alemán Julius L. von Meyer y el del científico ruso Dimitri Ivanovich Mendeleiev
aprovecharon los conocimientos existentes sobre la clasificación de los elementos químicos según sus propiedades y
encontraron que si estos se ordenaban de acuerdo aumentaba la masa atómica, cada cierto número de elementos
repetían las propiedades químicas y físicas o variaban de forma sistemática y regular.
De esta manera realizaron la clasificación de los elementos 63 elementos que se conocían en orden creciente
de su masa atómica, de tal manera, que las columnas relacionaran los elementos de propiedades semejantes. Así, es
que fue establecida la primera ley periódica, la cual manifiesta: las propiedades físicas y químicas de los elementos
químicos son funciones periódicas de sus masas atómicas. A este ordenamiento se le llamó Tabla periódica de los
elementos.
En 1871, ambos propusieron una nueva tabla que se conformaba por siete filas y, ocho columnas, a causa, de
que los elementos poseían propiedades semejantes.
Los trabajos del químico y físico inglés, Henry G. Mosseley referentes al estudio de los espectros de los
rayos X de los elementos permitieron conocer el respectivo número atómico. En 1914, Mosseley ordenó los
elementos según su número atómico y, así se reformuló el ordenamiento realizado por D. Mendeleiev a lo que se le
nombró: Tabla periódica moderna.
Mosseley en su concepto de número atómico (Z), demostró que la medida del número de electrones
determina la periodicidad de las propiedades de los elementos, de tal manera, que las configuraciones electrónicas
establecen las propiedades periódicas más que las masas atómicas. Resultado del trabajo de Mosseley, se enunció la
actual ley periódica, en la cual, establece: las propiedades características de los elementos son funciones periódicas
de sus números atómicos.
En la actualidad, este ordenamiento de más de 110
elementos se conoce como la tabla periódica. Los elementos
se organizan en filas horizontales a los que se les nombra
periodos y se enumeran con arábigos del 1 al 7.
Existen dos filas que habitualmente se ubican fuera
de la Tabla periódica llamadas tierras raras o metales de
transición interna. Por las propiedades que poseen deberían
ubicarse entre el lantano (La) y el actinio (Ac); cada una de las
filas en uno de ellos; por tal motivo, los elementos químicos
que tienen propiedades similares al lantano se llaman
lantánidos (primera fila) y los otros con propiedades similares al actinio, como actínidos (segunda fila).
Los elementos que tienen propiedades similares se
agrupan en 18 filas verticales o columnas llamadas grupos o
familias, por la similitud que existe de las propiedades químicas
entre sus integrantes; y son enumerados con arábigos del 1 al 18.
Los grupos 1 y 2 y del 13 al 18, se nombran elementos
representativos y los que están colocados al centro de la tabla,
se nombran elementos de transición; es decir, los que
corresponden a los grupos del 3 al 12.
Muchas propiedades de los elementos varían de forma
gradual al movernos a lo largo de un grupo o un periodo, con
patrones que se repiten periódicamente. Conocer la periodicidad
de las propiedades nos permite predecir el comportamiento
químico y las propiedades físicas de los elementos.

Elementos químicos
En la actualidad se conocen más de 118 elementos químicos de los cuales 92 se encuentran en forma natural
y los restantes son artificiales, es decir, obtenidos por el hombre en el laboratorio.
¿Cómo se representan los elementos químicos? Elemento Símbolo
Los elementos químicos se representan por medio de abreviaturas Plata Ag
convencionales, llamados símbolos. Estas abreviaturas se forman con la Hidrógeno H
primera letra en mayúscula del nombre en griego o latín, seguido por la Oro Au
segunda letra en minúscula, cuando es necesario diferenciarlo de otro con
Mercurio Hg
la misma inicial, ejemplo: carbono (C), cobre (Cu), nitrógeno (N), níquel
(Ni).
Para poder saber la cantidad de partículas subatómicas que forman a un determinado átomo, es necesario
conocer dos datos muy importantes, ellos son el número atómico (Z) y el número másico (A). Estos dos datos se
extraen de la tabla periódica, son dos números que identifican a
cada átomo (es como el documento de cada elemento).
El número atómico (Z) representa la cantidad de protones
que tiene un átomo en su núcleo.
El número másico (A) representa la cantidad de partículas
totales que hay en el núcleo atómico, es decir, es la suma de los
protones y los neutrones. Como la masa del electrón es despreciable frente a las masas de protones y neutrones, el
número másico es la suma de las masas de protones (Z) y neutrones (n). El número másico siempre se utiliza como
numero entero, por lo tanto, siempre deberás redondearlo.
El núcleo se puede representar como:

En todo átomo, la cantidad de protones y de electrones es igual, debido a que el átomo es neutro, por lo
tanto, la cantidad de carga eléctrica positiva debe ser igual a la cantidad de energía eléctrica negativa. Entonces
podemos decir que…
 Numero atómico (Z) = cantidad de protones = cantidad de electrones (Z = p+ = e-)
 Numero másico (A) = cantidad de protones + cantidad de neutrones (A = p+ + n)
 Cantidad de neutrones = número másico – número atómico (n = A – Z)

Masa atómica
Una propiedad estrechamente relacionada con el número de masa de un átomo es su masa atómica. La masa
atómica de un átomo individual es simplemente su masa total y generalmente se expresa en unidades de masa
atómica (u.m.a.). Por definición, un átomo de carbono con seis neutrones (carbono-12) tiene una masa atómica de 12
u.m.a.
La unidad de masa atómica (u.m.a.) se ha fijado arbitrariamente como la doceava parte de la masa del
isótopo de carbono C-12 y equivale a una masa de 1,66x10-24 g. La masa atómica del C-12 medida en unidades de masa
atómica es, por tanto, 12 u.m.a. Esta unidad tiene mucha relación con el número de Avogadro (6,022x1023)
Se calcula de la siguiente manera:
6,022x1023 at. de carbono  12 g de carbono
1 at. de carbono  X = 1,99x10-23 g de carbono / 12 = 1,66x10-24
Debido a que los isótopos de un elemento tienen diferentes masas atómicas, los científicos también pueden
determinar la masa atómica relativa (denominada algunas veces peso atómico) de un elemento. La masa atómica
relativa es un promedio de las masas atómicas de los diferentes isótopos en una muestra y la cantidad que
representa dentro de la muestra. Las masas atómicas relativas que aparecen en la tabla periódica (como la del
hidrógeno, que se muestra a continuación) se calculan en todos los isótopos naturales de cada elemento, los cuales se
ponderan con base en su abundancia en la Tierra.