Sie sind auf Seite 1von 7

“Un amigo fiel es un refugio seguro; el que lo halla ha encontrado un tesoro.

¿qué no daría uno por un amigo fiel? ¡No tiene precio!. Un amigo fiel es como un
remedio que te salva; los que temen al Señor lo hallarán. El que teme al Señor
encontrará al amigo verdadero, pues así como es él, así será su
amigo.”Eclesiástico (Sirácides) 6,14-17

La amistad no siempre es fácil de encontrar pero encontrarla es algo tan valioso que
vale la penar tener de por vida.

“Antes de formarte en el seno de tu madre, ya te conocía; antes de que tú


nacieras, yo te consagré, y te destiné a ser profeta de las naciones” Jeremías 1,5
Saber y entender que Dios nos ha planificado nos da la esperanza de que nuestra vida
tiene un propósito, haciendo de nuestra vida una gota en un mar que sin esa gota
estaría incompleto

“Los que en Él confían recuperaran fuerzas y les crecen alas como de águilas.
Correrán sin fatigarse y andarán sin cansarse” Isaías 40;31

Confiar es tener fe, la fe nos motiva, la motivación nos da fuerza y la fuerza nos hace
seguir.

“Esta es mi orden: Sé valiente y ten ánimo; no tiembles ni tengas miedo; Yavé tu


Dios está contigo adonde quiera que tú vayas” Josué 1,9

El llamado que Dios nos hace no siempre es fácil, pero Él tiene fe en nosotros,
seamos valientes al llamado que la grandeza de Dios se va a mostrar estemos o no
estemos, pero Él decide hacerlo con nosotros.

“No temas, pues yo estoy contigo; no mires con desconfianza, pues yo soy tu
Dios; yo te he dado fuerzas, he sido tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te he
sostenido.” Isaías 41,10

Confía en tu Dios que te protege y lucha por ti, es agradable saber que eres
importante para alguien y que ese alguien se esfuerza en protegerte y mas si es Dios
mismo.

“Mujer, ¿dónde están los que te acusan?¿Ninguno te ha condenado? Ella


contestó: -Ninguno, señor- Y Jesús le dijo: -Tampoco yo te condeno- Vete y en
adelante no vuelvas a pecar”Juan 8,1

A veces las palabras hieren más que el pecado, Dios es misericordioso y nos invita a
no seguir pecando, sino a seguir amando.
“Mira que estoy a la puerta y llamo: si uno escucha mi voz y me abre, entrare en
su casa, comeré con él y él conmigo”. Apocalipsis 3, 20

Jesús toca a la puerta de tu corazón, es tu decisión si dejas que entre, si ntra se


quedara y cenara contigo, no hay como una buena cena con quien te conoce y ama
como Él.

“¡Tú, Señor, no me niegues tu ternura, que tu amor y tu verdad me guarden para


siempre!” Salmos 40,12

Esta oración nos permite saber que también alguien sufrió y clamo a Dios en un
momento de dificultad, sepamos pedir fortaleza y sabiduría para actuar.

“El amor es paciente y muestra comprensión. El amor no tiene celos, no


aparenta ni se infla. No actúa con bajeza ni busca su propio interés, no se deja
llevar por la ira y olvida lo malo. No se alegra de lo injusto, sino que se goza en
la verdad. Perdura a pesar de todo, lo cree todo, lo espera todo y lo soporta
todo. El amor nunca pasará. Las profecías perderán su razón de ser, callarán las
lenguas y ya no servirá el saber más elevado. Porque este saber queda muy
imperfecto, y nuestras profecías también son algo muy limitado; 1y cuando
llegue lo perfecto, lo que es limitado desaparecerá”.Corintios 13

Amar es complejo, pero es pleno y permanente, comprenderlo y vivirlo es santificarse.

“El Rey responderá: «En verdad les digo que, cuando lo hicieron con alguno de
los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.»” Mateo 25, 40

A veces pensamos que hacemos muy poco en el servicio, pero no hay como saber
que lo mucho o poco que hagamos a nuestro prójimo es a Dios mismo, esto nos
permite servir con calidad en mínimo o en lo máximo, sabiendo que es a Él a quien
tanto queremos regresar algo de lo tanto que nos ha dado.
El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que cargue con su Cruz y que me siga”
Mateo 16,24

Jesús en repetidas ocasiones nos habla de su cruz y como también a nosotros sus seguidores,
nos toca cargar con nuestra cruz.

La cruz es en verdad el signo del cristiano, pero ¿qué hacer cuando esta cruz se hace muy
pesada? ¿Cuándo sentimos que sobrepasa nuestras fuerzas para poder llevarla?

A menudo al pensar en el evangelio hacemos énfasis en la cruz y el dolor que fue esto para
Jesús.
Ciertamente no es para menos, pero en ocasiones creemos que ser católicos es estar siendo
crucificado constantemente, y en parte esto es cierto pero no de una mala manera.

Jesús nos dice: Toma tu Cruz y sígueme

Pero también nos dice en su Palabra:

“Vengan a mi todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviare.


Carguen con mi yugo y aprendan de mí, que soy sencillo y humilde de corazón, y encontraran
descanso para sus vidas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera” Mateo 11,28-30

¡Jesús nos dice que si estas fatigado o cansado Él te dará alivio!

Cuando la cruz pese demasiado, ya sabemos a quién recurrir, Él nos hará descansar.
Además nos dice, carguen con mi yugo porque mi yugo es suave y mi carga ligera.

Mi yugo es suave

Quiero aprovechar para explicar esta palabra: Yugo.

El yugo es un instrumento formado por una viga de madera que suele ir sobre dos bueyes, los
cuales tiran de él y que sujeta normalmente un arado.

Que mejor que ver un par de imágenes…


A este yugo quiero hacer referencia cuando reflexionamos sobre este pasaje.

Este yugo no está hecho para cargarse solo, el yugo está hecho para cargarse
por dos.
¡Que pesado seria intentar cargar este yugo solo con mis fuerzas!

Por eso Jesús se presenta para ayudarnos a cargar este yugo, a la hora de
llevar nuestra cruz no estamos solos, El Señor quiere darnos descanso y
hacernos más llevadero el yugo sobre nuestros hombros. Él está contigo para
llevar esta cruz.

Jesús dice mi carga es ligera

Es posible que vayas con Jesús a tu lado al llevar tu cruz, pero quizá hemos
puesto mucho peso sobre nuestros hombros de este yugo.

Reajustando la Carga
¡Es tiempo de reajustar la carga!

Reajustar la carga significa darle más peso a Cristo que quiere ayudarnos a
cargar nuestro yugo.

De modo que cuando carguemos nuestra cruz junto con Jesús, debemos
confiar en Él y literalmente apoyarnos en Él. Si alguien sabe cómo cargar con
una cruz pesadísima es Jesús.

Confiemos en Él y así no se vuelve una carga tan pesada para nosotros, sino
que se vuelve una participación alegre en su amor por nosotros.

Jesús quiere ayudarnos a cargar la cruz, no se trata de que Él la cargue por


nosotros, se trata de que nos ayude en especial cuando se vuelve pesado el
caminar.

Jesús nuestro Cirineo


Cristo sabe lo difícil que puede ser esto, Él también tuvo ayuda de aquel
hombre Simón de Cirene mejor conocido como “El Cirineo”, que fue obligado a
ayudar a Jesús a cargar con su cruz.

Jesús es nuestro Cirineo! Él quiere libremente ayudarnos…

Cuando tu cruz se vuelva pesada, cuando sientas que ya no puedes llevar más
ese pesado yugo, recuerda recurrir a nuestro Buen Pastor, Él es quien nos
dice: Vengan a mí los que están cansados y agobiados, venga a mí que los
haré descansar, mi yugo es fácil y mi carga ligera, déjame ayudarte a llevar
esta cruz.
En tu oración muéstrale a Cristo tu confianza en Él y tu intención de seguir
hasta el final, pídele que te ayude y estoy seguro que verás a Jesús actuar en
tu vida, y más al recordar que no todo termina en la cruz, sino que la cruz nos
conduce a la gloria.

Recuerda que los santos se alegraban incluso al llevar sus cruces, también
nosotros carguemos nuestra cruz con alegría, más ahora que sabemos que
Cristo está con nosotros para cargar el yugo juntos.