Sie sind auf Seite 1von 2

El acoso cibernético (o ciberacoso) consiste en utilizar la tecnología para amenazar,

avergonzar, intimidar o criticar a otra persona.

Amenazas en línea, textos groseros, agresivos o despectivos enviados por redes sociales,
comentarios publicados en Internet o mensajes: todo cuenta. Y también cuenta el hecho de
colgar en Internet información, fotografías o vídeos de carácter personal para herir o
avergonzar a otra persona.

Consecuencias del acoso cibernético:


El ciberacoso está presente las 24 horas del día. Siempre está en línea. Incluso si se apaga
el ordenador la víctima sabe qué página web está accesible, o qué personas están
propagando ese rumor sobre ti. La dureza de esto es psicológicamente devastadora.24Los
efectos secundarios de la violencia sistemática (ya sea psicológica, física o sexual) de
páginas difamatorias, suelen incluir, en la mayoría de los usuarios agredidos, estrés,
humillación, ansiedad, ira, impotencia y fatiga; y, aunque en pocos casos se han presentado
enfermedades físicas, en gran parte de estas situaciones el individuo acosado tiene una
enorme pérdida de confianza en sí mismo.

¿Qué deben hacer si eres menor?


Para prevenir y gestionar el ciberbullying:

 Sé muy cuidadoso con los datos, fotografías e información


personal que introduces en la red. Intenta que esta información
esté sólo disponible para tus contactos.

 Ten mucho cuidado con los que expones en chats o foros públicos,
no proporciones nunca información sobre ti, no sabe quién hay al
otro lado de la pantalla.

 No respondas a provocaciones por internet, sobre todo si no


conoces al provocador.
-Cuando seas acosado es preferible que guardes pruebas
del ciberbullying (mensajes, fotografías, etc.), apagues el ordenador o
móvil y consultes a un adulto.

¿Qué deben hacer los adultos?


Para solucionar un problema de ciberbullying es importante:

 Transmite confianza al menor para que si tiene algún problema como


este no dude en acudir a ti, si intenta solucionarlo por su cuenta la
cosa se puede complicar.

 Cuando seas informado responde con calma y serenidad, apoya al


menor y dile que le ayudarás a solventarlo.

 Indaga sobre el problema en cuestión, y presta atención a su


gravedad. Si el agresor posee datos personales como domicilio o
centro escolar y la violencia del acoso es elevada, no estará de más
acudir a la policía.

 Si el ciberbullying es menos grave ayuda a tu hijo a eliminar sus


cuentas de internet y borrar todos sus datos en la red para que el
agresor no pueda volver a contactar con él.

 Si el ciber-agresor es compañero de la víctima, acude a adultos de su


ámbito para que te ayuden a solventarlo (profesores del centro,
padres o familiares del agresor, etc.).