Sie sind auf Seite 1von 5

Trabajo practico de

Música contemporánea

Conservatorio: Julián Aguirre

Tema: técnicas extendidas en la percusión

Profesor: Maspiandaro Rodrigo

Alumno: Lerose Pascual


XILOFONO:

Este efecto se logra cuando se golpean las


placas del xilófono con el lado del agarre de las
baquetas (la madera). Con este efecto se logra
mayor ataque.

PLATILLOS:
Este efecto se logra cuando colocamos una
muñequera de pesuñas o chajchas, como
también podría ser llaves, candados o
pulseras de metal. Para cuando se realice
el golpe, las vibraciones del platillo harán
vibrar también las chajchas logrando un
sonido conjunto.

De forma perpendicular al platillo,


se coloca del lado de la madera de
la baqueta para posteriormente,
pasarlo por el plato haciendo
fricción, generando así un sonido
chirrido.

Con un arco de cello se hace fricción


al borde de un platillo, generando un
sonido sin ataque, armónicos (estos
también se pueden generar
golpeando al costado del platillo con
las baquetas, pero eso es otra
cuestión) y ruidos estridentes.
También se usa sobre el cencerro, el gong o el tam tam.
TIMBAL:

Sobre el timbal se coloca un


platillo del lado de la campana,
este es tocado en los bordes y con
baquetas de felpa para quitar
ataque al golpe que se le dará al
platillo. Mientras se mueve el
pedal, el platillo es tocado, produciendo así alteraciones al sonido de este (más agudo
o más grave). También se puede usar crótalos para lograr un efecto parecido, solo que
golpeándolos una vez y no haciendo tremolo.

luego de que golpeo el timbal, muevo el


pedal, generando este glissando.

Este efecto se logra golpeando al timbal y en


la superficie del parche, luego de la ejecución,
se pasa una baqueta con cabeza de goma y de
palo flexible sobre la superficie del parche,
generando el glissando.

El primer golpe es el nodo del timbal o


centro, allí es seco el golpe, ideal para
un ostinato.

El segundo golpe es en el canto donde


hay más armónicos menor resonancia.
Y el último es en la caldera o cuerpo del
timbal, dando un sonido metálico y nítido.
VIBRAFONO:

Se coloca muy levemente la


baqueta en el medio de la
placa y se golpea en otro lado,
generando así el armónico
deseado (siempre va a ser la
octava ascendente)

Se arrastra la baqueta por todas las placas


del vibráfono (el pedal debe de estar
presionado), puede ser con la cabeza o el
cuerpo de la baqueta, depende de si se
prefiere un sonido envolvente o mayor
brillo.

Se hace lo mismo que con el


armónico, solo que en los
lados se hace un redoble o
tremolo (este redoble se hace
con dos baquetas en una
mano ya que la baqueta que
produce el armónico debe de
estar en el centro).

Se hace fricción en los extremos de las


placas, generando la nota pero sin
ataque. (También hay otras formas de
escribirlo como la ya explicada en la de
platillos y el arco)
Este sonido se logra golpeando la placa, pero
en vez de dejar que suene, en el choque se
tiene que quedar la baqueta haciendo presión,
asi el sonido no resuena y se queda en seco
(también se puede usar en la marimba).

Este sonido se logra cuando se


golpea con una baqueta la
placa y con la otra,
empezando del nodo, se la
arrastra hasta el centro de
esta pasa bajarle el tono. Se
recomienda usar una baqueta
que no rebote mucho y que el cuerpo sea flexible.

TOMS Y REDOBLANTE:

Para realizar el efecto


bien hecho, necesitamos
una bolita de madera
bien encerada y con un
mango flexible, algo
parecido a la bola del
flexatono. Luego se
presiona la bola sobre el
parche y se desliza por
el tom o redoblante. Lo
más es controlar la
presión a ejercer, ya que un exceso apagará la vibración producida, y una presión no
suficiente no conseguirá hacer vibrar todo el parche.