Sie sind auf Seite 1von 6

Celebración del Día del Idioma en la Corporación Arkos

Profesor: Nilson Beltrán

Orden del día:

1. Lectura de la importancia del día del idioma a cargo del profesor Nilson Beltrán

2. Lectura del origen del día del Idioma a cargo del estudiante Pablo Hurtado

3. Lectura del Día del Idioma en Colombia a cargo de la estudiante Yadira Páez

4. Lectura de un poema inédito escrito por el estudiante Edwin Méndez

5. Actividad con el público con frases populares colombianas y frases del escritor Gabriel
García Márquez.

Día del idioma

Día del Idioma Español. Es una conmemoración celebrada en todos los países
hispanohablantes, para festejar la importancia del español como lengua internacional, que ya
cuenta con más de 450 millones de hablantes en el mundo. Recordemos que, en el planeta,
la estadística estimada para el presente año, 2019, hay un promedio de 7.550 millones de
habitantes.

El idioma español se extiende hoy por todo el planeta, es la segunda lengua más importante
del mundo después del chino y la tercera más hablada con 400 millones de habitantes nativos.
El castellano, tal como hoy lo conocemos es fruto de un proceso de transformaciones de más
de un milenio, que involucra a diversas lenguas de los habitantes de la Península Ibérica que
se fueron modificando por influencia de los invasores romanos, godos y árabes. Hacia el final
del siglo XV, con la unión de los reinos de Castilla y Aragón, que extendieron su dominio
sobre la mayor parte de la península, la lengua de Castilla, el castellano, se fue imponiendo
sobre otros idiomas y dialectos y fue traída a América por los conquistadores.

El español llegó al continente americano a través de los sucesivos viajes de Cristóbal


Colón y, luego, con las oleadas de colonizadores que buscaban en América nuevas
oportunidades. En su intento por comunicarse con los indígenas, recurrieron al uso de gestos
y luego a intérpretes europeos o a indígenas cautivos. Gracias a la interacción entre las
múltiples culturas de América y los colonizadores, el español fue aprendido por los indígenas
en gran parte del continente. Sin embargo, muchos pueblos conservaron sus lenguas, y aún
hoy perduran en sus culturas, aunque también hablan castellano.
La lengua española (o castellana como la llaman otros lingüistas) es una de las más
expandidas en el mundo. Y el lenguaje lleva a su vez adosada una cultura propia de los grupos
sociales que lo utilizan, es por eso que se comparten tantas cosas en común entre España y
los países hispanoamericanos, pues la herencia de su lenguaje ha dejado huellas imborrables
en la religión, las costumbres, la raza, la cultura, el arte, la literatura, la descendencia, que
han permitido superar las grandes diferencias que se dieron en las luchas por la independencia
de los países americanos en el siglo XIX.

El español es una lengua muy rica en expresiones, sinónimos, adjetivación, vocablos que han
ingresado a la lengua desde los distintos aportes, desde la invasión de los árabes en la Edad
Media (Por ejemplo: almohada, albahaca, alhelí, alcachofa, alcaucil, etc), hasta las palabras
de origen indígena americanas desde la época de la conquista (por ejemplo: chocolate,
papa, tomate, mandioca, maíz, cacao, etc); o de la gauchesca y el lunfardo ríoplatense (como
rancho, tapera, mate, pingo, pibe, etc).

Origen

En Colombia celebramos el día del idioma desde 1938, en el gobierno del presidente Alfonso
López Pumarejo, instituido mediante decreto. Sin embargo, el Día del Idioma Español tiene
su origen en el año 1926, cuando el escritor valenciano Vicente Clavel Andrés propuso la
idea de un día especial para celebrar la literatura. La tradición comenzó en Valencia y se
diseminó gradualmente en toda España. En 1964, la celebración fue adoptada por todos los
países hispanohablantes. El 23 de abril se celebra el Día Mundial del Idioma Español en
honor al escritor Miguel de Cervantes Saavedra, quien murió el 23 de abril del año 1616 y
cuya novela "El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" está considerada la obra
cumbre de la lengua española. En la misma fecha, pero del calendario juliano, murió William
Shakespeare.

Colombia en el Día del Idioma

El escritor y periodista colombiano Gabriel García Márquez (1927-2014), autor de “Cien


años de soledad” y considerado uno de los mejores autores hispanoamericanos, recibió el
Premio Nobel de Literatura en 1982.

"La humanidad entrará en el tercer milenio bajo el imperio de las palabras [...] La lengua
española tiene que prepararse para un oficio grande en ese porvenir sin fronteras. Es un
derecho histórico. No por su prepotencia económica, como otras lenguas hasta hoy, sino por
su vitalidad, su dinámica creativa, su vasta experiencia cultural, su rapidez y su fuerza de
expansión...". —Gabriel García Márquez
1. A mí me gustan las cuentas claras y el chocolate espeso

2. Uno no es monedita de oro para caerle bien a todo el mundo

3. Píntemela a ver y yo le digo cuántos pares son tres moscas

4. Ni que estuviéramos bravos

5. ¿Durmió conmigo anoche o qué, que no saluda?

6. Esos dos son uña y mugre

7. Me la puso de pa´rriba

8. Que se va de playa, ¿no?

9. Uuuuuy sóbate

10. Tengo un filo, que si me agacho me corto

11. Está que se las pela

12. ¡Abeja con eseman o vieja!

13. ¡Quite de hay!

14. Bueno, se me van bajando del bus todos

15. ¿Y eso quién pidió pollo?

16. ¿Qué hay pa´hacer? Pues, empanadas que es lo que más se vende.

17. ¡Ay, no deja el cuento!

18. ¡Nanay cucas!

19. Esto está más largo que una semana sin carne

20. Váyase por la sombrita


21. ¡Lo visto pero no lo mantengo!

22. ¡Pero, comete alguito!

23. ¡Se ve que se toma la sopita!

24. ¿Cómo está? Regular, tres cuartos...

25. Nos tocó raspar fiesta como hasta las 5 de la mañana

26. Pilas... vengo pidiendo vía como Toyota nuevo en carretera destapada

27. Me sale lo comido por lo servido

28. ¡Full bacano!

29. Ese man baila como un trompo

30. Lo que le diga es mentira

“El día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo”.
El otoño del patriarca.

“Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita
compartir la tierra”.
La mala hora

“Le rogó a Dios que le concediera al menos un instante para que él no se fuera sin saber
cuánto lo había querido por encima de las dudas de ambos, y sintió un apremio irresistible
de empezar la vida con él otra vez desde el principio para decirse todo lo que se les quedó
sin decir, y volver a hacer bien cualquier cosa que hubieran hecho mal en el pasado”.
El amor en los tiempos del cólera.

“Pues bien: todo eso es cierto, pero circunstancial”, dijo, “porque todo lo he hecho con la
sola mira de que este continente sea un país independiente y único, y en eso no he tenido ni
una contradicción ni una sola duda”. Y concluyó en caribe puro: “¡Lo demás son
pingadas!”.
El General en su laberinto.

“La vida no es la que uno vivió sino la que uno recuerda y cómo la recuerda para contarla”.
Vivir para contarla.
“El oficio de escritor es tal vez el único que se hace más difícil a medida que más se
practica. La facilidad con que yo me senté a escribir aquel cuento una tarde no puede
compararse con el trabajo que me cuesta ahora escribir una página”.
Cómo comencé a escribir, en Yo no vine a decir un discurso, recopilación de discursos
del Nobel, 2010.

“Su nerviosismo era manifiesto cuando el profesor Gyllensten habló en sueco antes de
volverse al colombiano costeño que se puso en pie y miró ante el mundo entero con los
mismos ojos relucientes de aquel desventurado muchacho del colegio San José de
Barranquilla (…)”.
Gerald Martin, en el libro Gabriel García Márquez, una vida.

“Desde antes de que empezara la matanza política ella pasaba las lúgubres mañanas de
octubre frente a la ventana de su cuarto, compadeciendo a los muertos y pensando que si
Dios no hubiera descansado el domingo habría tenido tiempo de terminar el mundo”.
La soledad de América Latina. Discurso de aceptación del Nobel.

“… Se tendieron en la cama, uno al lado del otro, y compartieron sus rencores, mientras el
mundo se apagaba y solo iba quedando el cositeo del comején en el artesonado”.
Del amor y otros demonios.

“Pero nunca se sintió bien entre los ricos. Solía pensar en ellos, en sus mujeres feas y
conflictivas, en sus tremendas operaciones quirúrgicas, y experimentaba siempre un
sentimiento de piedad”. La prodigiosa tarde de Baltazar.
Los Funerales de Mama Grande.

“De pronto notó que se le había derrumbado su belleza, que llegó a dolerle físicamente
como un tumor o como un cáncer. Todavía recordaba el peso de ese privilegio que llevó
sobre su cuerpo durante la adolescencia y que ahora había dejado caer (…)”.
Cuento Eva está dentro de su gato.

“La novela es como el matrimonio: se lo puede ir arreglando todos los días, y el cuento es
como el amor: si no sirvió, no sirvió”.
Gabriel García Márquez, una vida, de Gerald Martin.

“El periodismo es una pasión insaciable que solo puede digerirse y humanizarse por su
confrontación descarnada con la realidad”.
El mejor oficio del mundo, discurso ante la asamblea número 52 de la SIP.

“El coronel necesitó setenta y cinco años -los setenta y cinco años de su vida, minuto a
minuto- para llegar a ese instante. Se sintió puro, explícito, invencible, en el momento de
responder: -Mierda”.
Final de El coronel no tiene quien le escriba.

“Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra”.


Cien años de soledad.
“Era lo último que iba quedando de un pasado cuyo aniquilamiento no se consumaba,
porque seguía aniquilándose indefinidamente, consumiéndose dentro de sí mismo,
acabándose a cada minuto, pero sin acabar de acabarse jamás”.
Cien años de soledad.

“Amaranta (…) creyó que la había picado un alacrán.


-¡Dónde está! -preguntó alarmada.
-¿Qué?.
-¡El animal! -aclaró Amaranta.
Úrsula se puso un dedo en el corazón
-Aquí-dijo”.
Cien años de soledad