Sie sind auf Seite 1von 7

Departamento de Historia Geografía y Cs. Sociales.

Profesor: Rodrigo Salinas Correa.

GUÍA N° 1
LA DECADENCIA DE LA EDAD MEDIA.

Nombre:_____________________________ Curso: 8°___ Fecha:________ de 2012

OBJETIVO:

 Distingue la alta y la baja edad media.

 Identifican las características de la Alta Edad Media y las causas que llevan a la
decadencia del mundo medieval.

 Comprende cómo las características de la Alta Edad Media, afectaron a la sociedad.

 Comprende cómo la ciudad y las cruzadas afectan en la decadencia de la Europa


Medieval.

El Mundo Medieval, aquel que erróneamente


algunos historiadores llaman época oscura,
que más bien se trata de una época de
mantención y transcripción de culturas, una
época que guardo y protegió entre sus
castillos, abadías y templos el gran legado del
mundo antiguo, presenta dos etapas: Una Alta
Edad Media, que se desarrolla entre el siglo V y
el año 1000, que es la época de apogeo del
Feudalismo además y la Baja edad Media, que
coincide con el debilitamiento del sistema
feudal y el resurgimiento de las ciudades.

Prestemos atención a continuación en algunos


aspectos importantes de la alta edad media,
que nos permitirán comprender, cómo se dio
pie a la revolución económica y cómo ésta
afecto al desarrollo de la Europa Medieval.
La Alta Edad Media

Convencionalmente, se considera que la Alta Edad Media comprende el período que va desde la caída
del Imperio Romano de Occidente hasta el resurgir de la cultura y economía alrededor del año
1000. Es una época de claroscuros y fuertes contrastes.

La dinastía carolingia se mostró capaz de extender su influencia a la mayor parte de Europa occidental.

El rey Pipino el Breve se dedicó a ampliar los límites de su reino y desde entonces la Galia constituyó una
unidad territorial en manos de una sola corona. Sin embargo, fue su hijo Carlomagno, sucesor del trono,
quien llevó el reino de los francos a su mayor desarrollo. A lo largo de sus campañas militares derrotó a
los lombardos y anexó Italia a la esfera política de los francos. Del mismo modo, sometió a sajones,
frisones, bávaros y ávaros. Estableció un sistema de control y tributación sobre los pueblos eslavos
residentes en las fronteras de su reino y detuvo la expansión del Islam al sur de los Pirineos. Así,
Carlomagno fue proclamado como defensor de la cristiandad europea y de la Iglesia. Durante su reinado
Europa experimentó un notable desarrollo cultural, conocido con el nombre de Renacimiento carolingio,
en que se construyeron escuelas de enseñanza en catedrales y monasterios e incluso en su propia corte.

Cuando falleció Carlomagno, lo reemplazó en el poder su hijo Luis I (Ludovico Pío); pero la creciente
influencia de la nobleza y el aumento de las relaciones feudales fueron propiciando el debilitamiento de
la monarquía y la unidad política. Posteriormente, las luchas por la igualdad de herencia y reparto
territorial entre los hijos de Luis I precipitaron la separación del imperio fundado por Carlomagno.

En el año 843, el Tratado de Verdún definió las fronteras de los reinos asignados a los hijos de Luis I,
surgiendo tres entidades: el reino de Lotario I, a quien también correspondió el título imperial, el de Luis
el Germánico y el de Carlos el Calvo. Esta división se mantuvo entre los distintos sucesores de origen
carolingio y se disgregó con la abdicación de Carlos III el Gordo en 887, rey que había conseguido la
unificación de casi todos los territorios del imperio franco. Tras su desaparición se crearon seis reinos
independientes, que fueron Francia, Italia, el reino franco oriental (Alemania), Provenza, Borgoña y
Lorena.

NUEVA OLEADA INVASORA.

En España, los musulmanes constituyeron durante el siglo IX una fuerza política unitaria y expansiva. Sin
embargo, aunque se fundaron reinos cristianos, la tolerancia entre estos y los musulmanes prevaleció
por varios siglos. En este período de dominación árabe, la vida económica, las artes y las ciencias
alcanzaron un gran esplendor.

Asimismo, se produjo una segunda oleada invasora de los pueblos bárbaros procedentes del norte, tales
como noruegos, suecos y daneses, conocidos con el nombre de vikingoso normandos. Ellos efectuaron
una serie de ataques e invasiones especialmente dirigidos a las costas de Europa occidental.

Los ataques de los daneses se sucedieron a lo largo de la costa, provocando graves daños en el imperio
carolingio y también en España, donde fueron detenidos tanto por los musulmanes como por los reyes
católicos del norte de la península.

Los vikingos lograron igualmente penetrar el interior de Europa, alcanzando París y otras ciudades del
continente.

A fines del siglo IX, un pueblo conocido como húngaros o magiares atacaron las fronteras orientales de
Europa y ocuparon la zona del Danubio, desde donde realizaron incursiones a Italia, Francia y Alemania.
La desintegración del imperio carolingio y las nuevas oleadas invasoras dejaron al occidente europeo en
una situación de grave deterioro político y económico. Dicha situación duró hasta el siglo X, cuando se
estableció el Sacro Imperio Romano Germánico, que determinó la restauración del orden de la Europa
central.

En el siglo X (987) se reemplazó para siempre la dinastía carolingia. En esta misma época los reinos
cristianos de la península ibérica iniciaron una lenta recuperación y un avance frente al Islam.

Fue en el transcurso del siglo XI cuando las continuas guerras, las sucesivas oleadas de invasores y otros
hechos que incidían en la seguridad de las poblaciones, determinó el establecimiento del feudalismo,
cuyas raíces se remontaban a los últimos tiempos del Imperio Romano.

EL RESURGIMIENTO ECONÓMICO.

Es en éste período en donde se desarrolla un avance, que permitirá obtener un aumento de la


población, nos referimos en éste sentido a la revolución agrícola.

A principios de la Edad Media, Europa del Norte estaba densamente arborizada. Hacia el año 1000 d.C.,
muchos de los bosques habían desaparecido y la mayoría de los que quedaban estaban siendo
reemplazados por granjas y pastos. El suelo era generalmente excelente, un légamo de roca finamente
molida depositada durante la última etapa de la Era Glacial. Dos invenciones claves aceleraron la
deforestación de Europa y llevaron a un incremento de la producción alimentaria. La primera fue la brida
para los caballos que se inventó en China y que, gradualmente, llegó hasta Europa. Esta brida mejorada
se adapta al pecho del caballo en lugar de a su tráquea, permitiéndole tirar de cargas de mucho mayor
peso sin ahogarse. La segunda invención fue el arado pesado con ruedas, necesario para surcar las
profundas capas de légamo y el entramado de extensas raíces de los viejos bosques. El significativo
aumento de la producción alimentaria fue el detonante del resurgimiento económico de Europa, que se
acompañó de un crecimiento de la población.

La creciente población, que no era ya necesaria en los feudos, emigró hacia las ciudades que a su vez
crecían como respuesta a la necesidad de ampliar el mercado. Los excedentes de alimentos y los
productos de las nuevas industrias (como la confección de vestimenta, la construcción de barcos y la
fabricación de herramientas) se intercambiaban en mercados y ferias comerciales. Los reyes alentaban el
crecimiento de las ciudades porque sus habitantes solían ser aliados de la autoridad central en contra de
los señores feudales locales. Los ciudadanos pagaban impuestos, no servicios feudales. Apareció en las
ciudades una clase media que se mantenía gracias al comercio, la producción manufacturera y el
préstamo monetario. Los mercaderes dominaban la administración de la ciudad, adquiriendo riqueza y
poder, es entonces en donde era muy común escuchar la siguiente frase: “El aire de la ciudad hace a los
hombres más libres”.

Los artesanos y los comerciantes se organizaron en asociaciones conocidas como gremios. Estas
asociaciones controlaban los precios y la producción, aseguraban un alto nivel de servicio o de
manufactura, y organizaban la formación de los artesanos mediante el sistema del aprendizaje. Este
control aseguraba tanto la alta calidad de los productos como el buen nivel de vida de los miembros de
los gremios. Era frecuente que los gremios se concentraran en una parte de la ciudad cuyos barrios y
calles tomaban el nombre de los distintos oficios, como las londinenses Threadneedle Street (Calle de los
Costureros) y Ironmongers Lane (Calle de los Herreros).

EL incremento del comercio dio lugar a un nuevo auge en la fabricación. Ambos llevaron al desarrollo de
la banca, que en el S. XIII se centraba principalmente en el norte de Italia. Los nuevos negocios
necesitaban dinero para comenzar su actividad y funcionar eficazmente. El dinero actuaba como medio
de intercambio y referencia de valor, y era imprescindible para dejar atrás la deficiente economía de
trueque. Italia tenía excedentes de divisas de su lucrativo comercio en el Mediterráneo, especialmente
con Levante. El florín de oro de Florencia se convirtió en la moneda más popular de finales de la Edad
Media.

Éste proceso llevará a un debilitamiento de la Sociedad Feudal, y con ellos una nueva etapa en la edad
media; La Baja Edad Media. Éste período del medioevo, se desarrolla aproximadamente entre el año
1000 y el siglo XV, cuando ya la sociedad feudal decae y se da inicio al mundo moderno.

A partir de los siglos X y XII, la roturación de tierras, el incremento de la población y el aumento de los
rendimientos agrícolas generaron un excedente tanto de mano de obra como de producción agrícola,
que revirtió el desarrollo de las ciudades. Surgió así una nueva clase de comerciantes y artesanos,
llamada burguesía que impulsó el intercambio entre el campo y la ciudad, permitiendo la apertura de
rutas comerciales entre regiones alejadas. Estos hechos fueron decisivos para la expansión territorial de
los reinos cristianos y el desarrollo del comercio marítimo.

En esta etapa de la Edad Media uno de los hechos más destacados lo constituyó el ideal religioso de
defensa de los Santos Lugares (donde había vivido Cristo) conquistados por los musulmanes, lo que se
vio reflejado en la realización de una de las mayores empresas de la cristiandad medieval: las cruzadas.
Ellas sirvieron para aumentar los límites del poder europeo, desarrollar el comercio mediterráneo y
aliviar la presión musulmana sobre el imperio bizantino.

La primera cruzada tuvo lugar en el siglo XI por autorización del Papa Urbano II y culminó con la
conquista de Jerusalén por los expedicionarios. Más tarde, en los siglos XII y XIII, se llevaron a cabo
nuevas cruzadas, que dieron como resultado la fundación de efímeros reinos cristianos en el cercano
oriente, que terminaron en poder de los turcos otomanos.

Dentro de la expansión territorial de Europa se destaca la colonización de los alemanes en el este del
continente y el avance de la reconquista en España, empresas cuyo gran sentido religioso propició el
surgimiento de las órdenes de caballería.

En el siglo XII las monarquías europeas empezaron a imponer su autoridad sobre los señores feudales,
para lo cual se aliaron con la burguesía de las ciudades.

Los estados instituyeron nuevas organizaciones políticas, llamadas cortes o parlamentos, que aprobaban
las leyes e impuestos que debían aplicarse en todo el territorio de los respectivos reinos.

Durante el reinado de Felipe II Augusto, en Francia se desarrolló una política de centralización y


expansión de la Corona hacia los ducados (estado gobernado por un duque) independientes. En
Inglaterra, en tanto, se redactó la Carta Magna, primera expresión de las bases institucionales por las
que el poder inglés quedó regulado y sometido a las cámaras parlamentarias.

Durante la segunda mitad del siglo XII, el emperador alemán Federico I Barbarroja impuso su poder
sobre el papado de Roma; pero a finales del siglo el Papa Inocencio III logró imponer el poder de la
iglesia sobre todos los reinos cristianos.

A lo largo del siglo XIV tuvo lugar una profunda crisis económica, social y espiritual, detonada por
factores como el aumento demográfico, las revueltas campesinas contra los señores, la guerra de los
Cien Años entre Francia e Inglaterra, la gran epidemia de la peste, y la división de la Iglesia católica
conocida como Gran Cisma, cuando había simultáneamente dos o tres papas rivales.

El debilitamiento del sistema feudal y la estructura gremial repercutió en una mayor libertad comercial,
que poco a poco dio paso a la conformación del sistema económico capitalista.

La caída de Constantinopla en poder de los turcos otomanos en el año 1453 significó el cierre de las
actividades comerciales con el Mediterráneo oriental, por lo que la burguesía europea tuvo que buscar
nuevas rutas comerciales hacia el oeste, fomentando así el desarrollo de las técnicas de navegación que
posteriormente facilitarían los grandes descubrimientos geográficos.

A REFORZAR ALGUNAS IDEAS.

1. Realice una línea de tiempo en donde se señalen las etapas de la edad media.

2. Señale cuáles son los acontecimientos que dan origen y fin a la alta edad media.

3. Señale que elementos se integran a la agricultura, que permiten el resurgimiento de la población.

4. Explique como afecta la revolución agrícola y Las Cruzadas, al resurgimiento de las ciudades, señale en
que período de la edad media se realiza.

5. Explique cómo el resurgimiento de las ciudades afecta a la sociedad feudal.

6. Explique la siguiente frase: “El hombre de la ciudad, hace a los hombres más libres”.

7. Señale las nuevas clases sociales que surgen en las ciudades. Explique cuál es la diferencia que posee
con los señores feudales.

RECUERDA QUE ÉSTA GUÍA SE ENCUENTRA DISPONIBLE EN EL


BLOG:

www.blogeohistoria.wordpress.com