Sie sind auf Seite 1von 1

 

 
 
La  Plasticidad  Cerebral  
 
Cuando   imaginamos   algo,   en   nuestro   cerebro   se   interconectan  
miles  de  neuronas  para  hacerlo  posible.  Se  crea  algo  que  no  existía.  
 
Ocurre   igual   que   cuando   nos   viene   una   idea,   la   imaginamos   y  
luego  la  llevamos  a  cabo.  Hemos  producido  un  cambio,  nuestro  cerebro  
ha   aprendido   y   luego   podremos   reproducirlo   tantas   veces   como  
queramos.  
 
Cualquier  cosa  nueva  que  entra  en  nuestro  cerebro,  lo  que  hace  
es   iluminar   esas   zonas   que   se   relacionan   con   dicho   cambio.   Por   eso  
estamos   creando   constantemente,   aumentando   nuestra   capacidad  
cerebral,   encendiendo   neuronas   nuevas   relacionadas   con   aquello   que  
estamos  imaginando.    
 
Esas   neuronas   se   conectan   entre   sí   mediante   la   red   sináptica   y  
cada  vez  que  lo  imaginamos,  esa  red  se  activa  y  se  hace  más  fuerte.  
 
Siempre   nos   han   dicho   que   cambiar   es   muy   difícil,   pero   en  
realidad   es   mucho   más   fácil   de   lo   que   creemos.   El   cambio   es   muy  
rápido,  el  problema  es  que  no  lo  reforzamos,  y  esto  se  consigue  con  la  
imaginación,  reforzando  esas  conexiones  neuronales.  
 
¿Cómo  vamos  a  reforzar  un  cambio  que  queramos  hacer?    
Hay   dos   fórmulas   fundamentales   para   que   un   cambio   se   grabe.  
Uno   es   la   repetición   y   el   otro   es   la   carga   emocional.   En   esta   lección  
hemos  aprendido  cómo  estimular  la  repetición  de  ese  cambio:  
 
Imaginándolo..  
 
Más   adelante,   aprenderás   a   estimular   la   carga   emocional   para  
hacer  ese  cambio  firme  y  duradero.