Sie sind auf Seite 1von 17
eset uno eos os empl de brad pad y de a concep en ‘cl arte romano de los primeros siglos que hayamos podido observar. ‘Con algunas de Tas teorlas mds difundidas en la historia del arte romano se han fundado en la concepcién del espacio, y como hemos de volver a este problema en el prbeimo capitulo, recordemos este dealle, La datacién de este relieve es rodavia objeto eCaiscusiones a causa de ls diferentes hipétesis relativas al altar del que podia forma: parte Desde el punto de vista del estilo, parece que es preciso incluitlo en el are julio-claudio de los afios 30 a 50 después de J.C. EL RETRATO) EI haber definido wna corriente de arte eplebevor nos ha ayudado 2 comprender Sepnide Masicomene Cee ee como se formaron clertos aspectos ceracteristcos Ce los peigyeg). de tema histo giosg=—y que pertenecen a menudo 2 “Kepresentacién_del_con so de la Gigantomaquia_para_ cantnemorar sua vistorias sobre los pucblos bigbaros. No obstante, el erligus istic ‘Soudguiere en clare somano.une umpocianes excepeioial ¥cobra.un desarrollo ave FaTESE como fundamental en caracterizacion de esta civilizactom ards oe ‘Bromo Tipo de producciOy arisiicy QUE CaTaCTeriza GE Arte. Se COMMA par eselgitiaio, Uno ¥ otro, relieve historico v retrato, son manifestaciones que pact SETETTEIO TORE y sobre su origen se han escrito muchas cosas (desgra- ‘iadamente, también algunas inexactas) que han quedado. admitidas por la opinién Comin con la sufciente autoridad para que resulte hoy harto dificil reemplazaras por Seas gue nos parece hiséricamente mis exacias. Para no perdernos en Tox eandos Ce Je una polemica que solo interesa a especialistas, expondremos nuestras opiniones, ieee Tivitandonos a alutir, Unicamente, cuando sea necesaro, alas que rechazamos 3o™ Diremos, pues, acto seguido que, ) Siriteo J. gracilis sipica de la-mentalidad 9d da ‘un fuerte impulso sentimental o ideolégico, pero se realiza mas con una técnica que ton una intuieién, Por otra parte, no florece en todas las civilizaciones ni en todas las . Generalmente, aides ise: ETHOS febablemence el dg latin, que PamBinere gue ne ra griego, fiz colocar, en Honor del fissofo, cn un lugar publico Jedicade alae Musna, después de su muerte, es decir despus de la segunda mitad del siglo 1v antes de J.C. Era también un getzacasaiblign, y» en todos los tiempos, este griego que se adapta.a todos Jos matices fisondmicos y- expresivos de J ratados: desde el realismo agudo del retrato de Antioco I de Siria (aproximadamente sages a. de J.C) ¥ €l objetivismo del de Mitsidates IV, rey de! Ponto (169-150 Bekinadamente a. ée }.C), haste ls inspiracion exaltada del &¢ Miwidates Vi crores ade J.C), con sus labios francis, su mirada fijay sa agitadaeabellera, Se fan olvideds a menudo algunos documentos del arte del cerato griego que han z ‘ante la masa de reproduccones mediocres y de copias de mala calidad “jie postentos y/que se produjeron en Ja época romana para adornar las bibliotecas, tos reatros, las 585 | [Compras on exe producin comers os sxe iia” g-deLaie comand Gue tenemos contastat por su carter ineBvo y su frescurd. Pov < 2 2 8 were: ( SFCCVUUTTCCUUUy VUUUUUUUTUUU UWS Pequetias cabezas de cera, colocadas directamente a _en_un Jarario de Pompeys (sata de Menandro.). Fran probablemente imigenes ‘completamente genéricas, y en todo caso no debian derivar de la mascarilla tomada Sobre el-toato del muerto. Su descubrimiento ha reforzado la opinién segtn Ia cual _zlaso dela miscara (que no est aestguado por ninglin documento de época anterior fl paije-de Poibio) no se remonta muy lejos en el tiempo, peo era ya wa forma de caprear el deseo de fiir los rasnos dels antepasados; ste deseo debia de ser particu Estas imagenes. En todo caso, como [os gricgos_atribulan al- ~pgamano dat cicuior Lisipo.a Tn segunda mitad, pues, del siglo v, la javencion del _ _saciado en yeso, previo a la ejecucion de la mascara de cera (aunque &€ ejecuraron los vaciados en yeso en Egipto desde énoca muy antigua) tenemos aqui un elemento que ros permite establecer Ja fecha mis remota del empleo de esta técnica aplicada a las imagenes en los antiguos somanos. El mejor dosumentp que tenemos de selasin ents scary ceatecs tuna cabeza en terracota del Museo del Louvre (coleccién Campana), cuyo.cucllo se apoya sobre un pequedo 2icalo. Proviene sin duda, de lz misma Roma 0 del Lacio, pero atestigua ya una sxepublicanoe tipico. 6 Ihlenistico, la civiizacion romana enconiee en un Gige en su testamento, 11, 24)- Asi, upicaldel arte romano, una de sus gloria. Pero fa historia de su-fummaciin, como hemos intentado aclarar, os muy comple. Se podria resumir ls problemitica, dicien- do_gue representa por una parte un efueczo de conciliasiin entre as cxivencias formales de un_cstilo plistice, dil sensiblea Jas yaniasiones dela epidermis vil. valoc expresivo de ova diferent, ¥, is cracta doses condicion previa patriias a ‘Hasta casi ol fin de Ja época republicana, no se pudieron conciliar estas diferentes xigencias.en pale conirariag, ni. consttulrse el revao romano. Paro 10 que s en ~ "que TT Forma plisticat En este momen to, ol retrato realsta del segundo trunviraca se establece también en los monuments 3 t ( POU CC CCU UU UU UU UU UU UUW Cw UUW Tre wuwrewwrry ~~ ~~, rr Nazionale) o aquella de una familia a finales del siglo 1 antes de J.C; sgaangide_on sscerdote del cde Ostia, retratos que pertenecen a imagen jentina de. Ostia ar rotratos donde no 9s 7.96? subsinte nada ‘on_peinado alto, (ec: Adriano?) ofrece el e: veo 2 Vibia Ma tidie, he