Sie sind auf Seite 1von 2

CONCENTRACIÓN MICELAR CRÍTICA:

DETERMINACIÓN DE LA CMC Y EL GRADO DE IONIZACIÓN

DE UN TENSIOACTIVO.

Los representantes típicos de los sistemas dispersos liófilos son las dispersiones micelares de
sustancias tensioactivas. En ellas coexisten moléculas individuales de tensioactivo y partículas
coloidales formadas por la asociación de moléculas de sustancia tensioactiva denominadas
“micelas”. La formación de estas estructuras micelares ocurre a partir de una cierta concentración
de tensioactivo disuelto que se denomina “concentración micelar crítica (cmc)”. El número de
moléculas de tensioactivo que se incluye en cada micela se denomina “número de agregación
(N)”. En general las micelas presentan estructura esférica con número de agregación constante. En
el caso de tensioactivos iónicos la micela no libera el 100% de los contraiones al seno de la
disolución (como hace el monómero de tensioactivo libre) sino que una gran parte de ellos (70%-
80%) quedan en la superficie micelar contrarrestando el exceso de carga que existe, en definitiva
estabilizando el agregado. La proporción de iones liberados es el “grado de disociación, (a)“ de la
micela. Todos estos parámetros 2 son característicos del tensioactivo que forma el agregado
micelar y de las condiciones de formación del mismo. El gran interés de los sistemas micelares en
la industria farmacéutica, así como su uso como sistemas imitadores del comportamiento de
sistemas biológicos, justifican ampliamente el interés de la caracterización (cmc, N, a) de este tipo
de sistemas en diferentes condiciones.

MÉTODO CONDUCTIMÉTRICO:

La micelización produce un cambio cualitativo del sistema: la transición del sistema homogéneo a
un sistema disperso coloidal microheterogéneo. Este cambio cualitativo viene acompañado de una
variación brusca, que se registra experimentalmente, de las propiedades fisico-químicas del
sistema y que se manifiesta, en la mayoría de los casos, por la aparición de una inflexión en las
curvas de la variación de los parámetros físico-químicos con la concentración de las sustancias
tensioactivas. En las disoluciones de tensioactivos iónicos, cuando comienza la asociación micelar
se produce una disminución de la velocidad de aumento de la conductividad con la concentración
de tensioactivo. Este cambio de comportamiento se debe a que la micela no libera el 100% ( como
hace el monómero de tensioactivo libre) de los contraiones al seno de la disolución sino un 20-
30% según su grado de disociación. Este cambio de las propiedades eléctricas de la disolución
permite calcular los parámetros relacionados con el cambio: * concentración micelar crítica (cmc)
* grado de disociación micelar (a) del agregado que se forma. El método conductimétrico consiste
en medir la conductividad (k) de disoluciones que contienen distinta concentración de
tensioactivo. La representación de los datos de k vs [TA] es una curva cuyas pendientes, antes y
después de la cmc, son diferentes. El cambio de pendiente ocurre a la concentración de
tensioactivo a la que comienza la formación de micelas, por lo que la cmc se determina como la
intersección de las dos rectas antes y después del cambio. La velocidad de aumento de la
conductividad con la concentración de tensioactivo varía debido a la diferencia entre el grado de
disociación del monómero y de la micela; por ello la razón entre las pendientes 3 de las rectas de
ajuste de los datos experimentales de la conductividad, antes y después de la cmc, representa el
grado de disociación micelar (a). La técnica para la determinación de la conductividad de las
disoluciones con diferentes concentraciones de detergente, se basa en un procedimiento de
valoración volumétrica. Se prepara una disolución concentrada de tensioactivo. En un baño
termostático se introducen dos tres matraces: dos normales que contienen respectivamente la
disolución concentrada de tensioactivo y el disolvente y un matraz de corazón de dos bocas de 100
mL de capacidad. Este último está diseñado especialmente para este tipo de valoraciones pues por
una de las bocas se introduce el electrodo de medida, mientras que la otra queda libre para añadir
el disolvente. Todo el material y las disoluciones (disolvente y disolución de tensioactivo) se
mantienen a temperatura constante durante toda la valoración. Inicialmente se pone un volumen
conocido de la disolución más concentrada de tensioactivo en el matraz de corazón. Las
disoluciones mas diluidas se consiguen mediante adiciones sucesivas de volúmenes conocidos de
disolvente. Estas adiciones se realizan con la ayuda de pipetas de 2.0 y 5.0 mL de modo que la
concentración obtenida después de cada adición, C, viene dada por: C = (V0C0)/(V0+V) (Ec.1)
Dónde V0 representa el volumen inicial de la disolución, C0, la concentración inicial de la misma y
V el volumen añadido mediante pipeta. Después de cada adición de disolvente y una vez que la
disolución se ha estabilizado mediante agitación suave del electrodo, se hace la lectura de la
conductividad de la disolución resultante.