Sie sind auf Seite 1von 1

Principio de participación ambiental Al tratar de conceptualizar la idea de participación, se podría

definir como: “todo proceso en el que se adopta decisiones donde es susceptible la participación de
grupos organizados e individuos, influencia que al margen de su intensidad optimiza el uso de
recursos económicos o políticos. A su vez, una estrategia de participación debe tender al equilibrio
en la promoción de la participación como fortalecimiento de los actores de la sociedad civil y la
participación como desarrollo del aparato institucional en el que se toman las decisiones”
(Verdesoto Custode & Rojas Ortuste, 1997).

Esta participación ciudadana y sus mecanismos, deben darse dentro de un sistema político
democrático, cuyo prestigio se desprende de los sistemas adoptados en el siglo XIX, debiéndose
asimilar a la liberal-democracia. De ella (Sartori, 1992) distingue tres aspectos: 1) el principio de
legitimidad, el cual garantiza su continuidad al derivar ella del pueblo; 2) la resolución de problemas
de ejercicio del poder y; 3) la democracia como ideal. El poder del pueblo presupone que éste es un
sistema político que busca como ideal el autogobierno, lo que a su vez podría dar pie a pensar en la
democracia como un sistema auto otorgado. La construcción de la democracia está determinada
por la creación de mitos, símbolos, idearios y aspiraciones (Gutiérrez Castañeda, 1997), idealmente
comunes que van articulando un sistema homogeneizador y universal, valiéndose para ello del
concepto de nación.

Es bueno tener en cuenta que, para abrir los espacios de participación a la ciudadanía, resulta
necesario contar con una población de alta cultura política, la cual es difícil de encontrar en este
país, por lo que de la mano del proceso normativo para abrir paso a la descentralización, hay que
iniciar un proceso de educación y formación de las comunidades para que participen activamente y
con responsabilidad dentro de los nuevos espacios democráticos de la administración pública
(Muñoz & Torres, 2007). Entonces, se puede concluir que la descentralización llegaría a ser una
alternativa para la construcción de sociedad civil, el fortalecimiento del poder local, la
democratización del régimen público, la equidad, la expresión social de los sectores aislados, y la
consideración pública de los problemas de marginalidad económica, social y política (González Salas,
1993). Resulta entonces necesario reconocer al individuo la calidad de ciudadano con el fin de
garantizarle sus derechos y deberes al interior de la sociedad.

En las sociedades modernas, los ciudadanos mediante su participación social y política reivindican
sus derechos sociales, con el fin de sobrepasar las realidades de las diferencias en los ingresos entre
ciudadanos, intentando garantizar un mínimo de condiciones de vida de las personas. La
importancia del reconocimiento del ciudadano radica en que, si bien es cierto que no puede
modificar la estructura de riqueza, si puede asegurar a los sectores más pobres un conjunto de
bienes y servicios, independiente de su nivel de ingresos (Bustelo & Minujin, 1996).