Sie sind auf Seite 1von 15

“AÑO DEL BUEN SERVICIO AL CIUDADANO”

DOCENTE:
EDIN HELI ABARCA LALANGUI

CURSO:

ECONOMIA

TEMA:
LA CIENCIA ECONOMIA

CICLO:

II CICLO

ALUMNO:

• PIMINCHUMO ACUÑA Edwar.

2017
LA CIENCIA ECONÓMCA

1.1 ECONOMÍA

A la Economía se le consideraba como la técnica de administrar la casa, tarea muy compleja


dado que la gestión de la casa implica determinar las necesidades básicas, priorizarlas y
tomar decisiones de asignar los recursos escasos a los diferentes gastos familiares, distribuir
las tareas domésticas entre los miembros de la familia y monitorearlos a que se cumplan
con la finalidad de lograr un crecimiento y desarrollo ordenado con plena satisfacción de las
necesidades.

1.2 LA ECONOMÍA COMO CIENCIA SOCIAL

Una ciencia social, es una disciplina que estudia al hombre en sociedad utilizando un método
y una metodología científica. “La ciencia es un estilo de pensamiento y de acción:
precisamente el más reciente, el más universal y el más provechoso de todos los estilos”
(Bunge, 2004, pág. 3). En la actualidad, la Economía es una ciencia social que estudia los
problemas reales de la sociedad (desempleo, pobreza, desigualdades, globalización) en un
contexto real y verificable empíricamente. Además estos resultados servirán para el diseño
de políticas económicas orientadas a resolver las necesidades presentes y futuras de la
sociedad promoviendo un crecimiento y desarrollo sostenible.

Clasificación de las Necesidades Humanas

SEGÚN SU IMPORTANCIA.

Según la importancia para la vida estas necesidades pueden ser: a) Primarias: Son todas
aquellas necesidades de cuya satisfacción adecuada depende la vida, así como el
crecimiento y desarrollo humano, estas son: alimentación, vestimenta, vivienda, salud,
educación, esparcimiento. b) Secundarias: Son todas aquellas necesidades que al
satisfacerlas permite mejorar el desarrollo humano y la calidad de vida, estas son: tener una
vivienda en un lugar exclusivo del país, movilizarse en el automóvil del año, disponer de
joyas de oro, jugar todo tipo de disciplinas deportivas, comunicarse con un móvil smart, etc.

SEGÚN SU IMPORTANCIA PARA LA ECONOMÍA.

Según la ejecución de actividades económicas y obtener los recursos para poder satisfacer
las necesidades, estas pueden clasificarse en: a) Económicas: Se les considera a todos
aquellos bienes que tienen que ver directamente con la alimentación, vestimenta, vivienda,
salud, educación. Para satisfacer estas necesidades el hombre debe realizar actividades
económicas, utilizando los recursos de forma racional. b) No económicas: Están relacionadas
con aquellos bienes y servicios materiales o no, que para satisfacer una necesidad no
requiere realizar una actividad económica. Por ejemplo, recibir el calor del sol, respirar, etc.
Las necesidades humanas son observadas de forma general, sin embargo deben ser
resueltas de acuerdo a la prioridad.
LA PIRÁMIDE DE LA JERARQUÍA DE NECESIDADES DE MASLOW

OBJETO DE ESTUDIO DE LA ECONOMÍA


El objeto de estudio de la Economía son los hechos y los fenómenos económicos, es decir el
estudio de los problemas reales de cada sociedad y producir modelos económicos útiles que
permitan realizar predicciones y proponer alternativas de solución viables y sostenibles en el
tiempo. El objeto de estudio de la economía como ciencia social “es el comportamiento de los
individuos y de la sociedad” (Blanco, 2008, pág. 3). En este caso respecto a tomar decisiones
económicas.

No es sólo una cuestión de diferencias conceptuales e ideológicas entre autores, sino también
el hecho de que las diferentes definiciones se vinculan, en mayor o menor grado, al estado en
que se hallaba la disciplina en el momento de definirla. Así vemos cómo el objeto de la economía
es “la naturaleza y las causas de la riqueza de las naciones “ (A. Smith), “las leyes que rigen la
distribución de los productos de la tierra” (D. Ricardo); “poner al desnudo la ley económica del
movimiento de la sociedad moderna” (C. Marx); “las acciones del hombre en los asuntos
ordinarios de la vida” (A Marshall): “los precios y sus causas y sus corolarios” (Davenport); “la
conducta humana como relación entre fines y medios limitados que tienen vías alternativas” (L.
Robbiens). (Gomez, 2004, págs. 65-66)

ORIGEN DE LOS PROBLEMAS ECONÓMICOS


Cuando se presenta una necesidad cualquiera sea su naturaleza y no hay los recursos suficientes
para resolverlo, entonces el hombre se encuentra frente a un problema económico.

El problema económico se presenta por la escasez de recursos y se manifiesta cuando hay


necesidades y no hay los recursos para resolver o satisfacer dichas necesidades. Entonces se
presenta el dilema necesidades humanas ilimitadas y los recursos para satisfacerlos limitados.
De manera que, la Economía estudia las elecciones y decisiones que toman los agentes
económicos como (las familias las empresas y el gobierno) para resolver sus necesidades.
Los problemas económicos fundamentales que debe abordar toda sociedad y que debe resolver
como sistema se resumen en tres interrogantes: ¿qué producir?, ¿cómo producirlo? y ¿para
quién producirlo? por lo tanto la sociedad se debe organizar para dar respuesta a estas
interrogantes de la forma más eficiente posible. Esta organización se refleja en el sistema
económico que adopte, que puede ser un sistema económico capitalista neoliberal, un sistema
económico capitalista mixto y/o un sistema económico centralizado. Vamos a definir estas
interrogantes de la siguiente manera:

1.10.1 Qué producir. Los recursos disponibles de una sociedad tienen usos alternativos, pueden
utilizarse para producir distintos bienes y servicios. Por consiguiente se tiene que decidir en
asignarlos a una producción u otra. Por ejemplo, si se utiliza una parcela de tierra para producir
maíz amarillo para la obtención de biocombustibles o se produce trigo para alimentar a la
sociedad. Por consiguiente la sociedad se enfrenta a un problema de elección de qué bienes y
servicios producir. Esta elección va a depender mucho del sistema económico que se adopte.

1.10.2 Cómo producirlo. Existen varias formas de producir un bien o un servicio. Puede ser,
utilizando máquinas modernas y conocimientos modernos o máquinas antiguas y conocimientos
antiguos. Por lo tanto, se hace necesario decidir cuál de ellas es la más apropiada. A este proceso
se denomina elección de técnicas, que generalmente es política. Por ejemplo, en algunas
sociedades se 20 producen alimentos utilizando bastante mano de obra, palas, picos, machetes,
arados. No obstante, otras sociedades utilizan poca mano de obra, reemplazándola por
maquinarias modernas y conocimientos modernos en sus procesos productivos. Las dos
opciones anteriores son alternativas de producir; sin embargo los bienes producidos con
tecnología de punta son más competitivos respecto a los bienes que se producen con tecnología
antigua.

1.10.3 Para quién producirlo. Una vez producidos los bienes, la sociedad debe decidir cómo se
reparte lo producido, procurando siempre una distribución equitativa. Por lo tanto, la sociedad
se enfrenta a un problema de elección de la distribución de lo producido. Por ejemplo, se
produce bienes y servicios dirigidos a una sociedad cuyos ingresos económicos son altos en
desmedro de la sociedad cuyos ingresos son bajos, o se utilizan los recursos productivos para
producir bienes y servicios para satisfacer las necesidades básicas de la sociedad y los
excedentes se deben exportar, o simplemente se produce para la exportación. Entonces, las
sociedades se enfrentan a un gran problema económico que se denomina cómo distribuir los
recursos que son abundantes para satisfacer sus necesidades que son ilimitadas y resolver los
grandes problemas económicos tales como: el desempleo, la pobreza y la extrema pobreza. Para
resolver este problema, la sociedad debe tomar decisiones racionales, es decir, procurar
resolver sus necesidades teniendo en cuenta su prioridad. De otro lado, las elecciones
individuales como personas naturales y jurídicas, así como las decisiones políticas, influyen
favorablemente o desfavorablemente en la sociedad.

Definición de Frontera de Posibilidades de Producción (FPP).


Se define como las posibilidades que tiene una sociedad, de producir bienes y servicios
utilizando plenamente sus recursos disponibles y con altos niveles tecnológicos. “La frontera de
posibilidades de producción (FPP) es un modelo que indica las combinaciones de cantidades
máximas de bienes que puede producir una sociedad con unos factores y una tecnología dados”
(Blanco, 2008, pág. 9). La FPP se define como el límite entre las combinaciones de bienes y
servicios que una sociedad puede producir dados sus factores de producción escasos y su
tecnología limitada.
ANÁLISIS ECONÓMICO Y LA ECONOMÍA.
Los bienes económicos son limitados. Los seres humanos buscan satisfacer sus necesidades
materiales a través del consumo de determinados bienes, ya sean estos materiales o
inmateriales (servicios). Pero si bien las necesidades humanas, con independencia de su origen,
son ilimitadas, los bienes disponibles para satisfacerlas son escasos y limitados.
Producción es el proceso que posibilita que los bienes sean aptos para el consumo directo. En
la producción se incluyen tanto las actividades encaminadas a producir el bien como las
destinadas al almacenaje y distribución. Para producir bienes es necesaria la utilización
de factores productivos.
La economía tiene por objeto el estudio de los modos en que las personas eligen y deciden cómo
satisfacer sus necesidades y la utilización de los recursos que se utilizan para la producción de
esos bienes y servicios: Qué bienes, en qué cantidad y para quién hay que producir.
Partiendo de la metodología de las ciencias sociales, la economía pretende dar una explicación
a cómo se producen las necesidades humanas y predecir el comportamiento futuro, sobre la
base de la construcción de modelos a partir de los elementos que se consideran relevantes,
prestando especial atención a la concordancia de las predicciones de estos modelos con la
realidad social.
El punto de partida será, necesariamente, el comportamiento racional de la persona tratando
de maximizar su bienestar económico y su proyección como índice del comportamiento medio
de la sociedad. Toda decisión humana es el resultado de la valoración de los costes y beneficios
de una determinada alternativa. El reto del análisis económico comienza, pues, en una correcta
valoración de esos costes y beneficios.
Inicialmente, la actividad económica viene marcada por la división del trabajo y la
especialización, a lo que se añade la utilización del dinero para facilitar los intercambios en el
comercio. En la actualidad, son tres los agentes básicos: las economías domésticas, las
empresas y el Estado. Durante el siglo XX, cuando el Estado cumplía el papel de garantía general,
pero eran las transacciones libres de los dos primeros los que fijaban los precios y las cantidades
a intercambiar estábamos ante una economía de mercado. Pero si era el Estado quien fijaba
qué y cuándo debía producirse, en qué cuantías y cómo debía distribuirse, estaríamos en
un sistema de dirección central. En el siglo XXI, el contraste entre estos dos sistemas
económicos se ha ido progresivamente desplazando por la diferencia entre el desarrollo de los
diversos países y el fenómeno de la globalización, siendo necesario el replanteamiento del
enfoque y dialécticas económicas que superan los acontecimientos actuales.
El flujo circular de la renta permite describir de forma elemental la actividad económica a través
de sus agentes básicos en los mercados de bienes y factores productivos. A la corriente de
factores productivos, que permite la producción de bienes para el consumo, le corresponde una
corriente de dinero en dirección opuesta. Producción, renta, gasto, valor añadido… son
magnitudes que ofrecen diferentes perspectivas de un mismo fenómeno.

Según los recursos disponibles y el desarrollo tecnológico alcanzado, una determinada sociedad
tendrá un límite de opciones de producción alcanzables, mientras que otros quedarán fuera de
sus posibilidades. Este límite podemos representarlo como la Frontera de Posibilidades de
Producción (FPP), que señalaría las distintas combinaciones que como máximo serían posibles si
la asignación de recursos es eficiente. Alcanzando esa asignación eficiente, cualquier deseo de
incrementar la producción de un bien obligaría a renunciar a parte de la producción de otros.

El análisis económico utiliza algunos instrumentos como son las variables y su distinción
entre flujos y stocks, endógenas y exógenas, reales o nominales…, además del uso del lenguaje
matemático y gráfico para ilustrar los enunciados de los diversos modelos y leyes económicas.
Flujo es un concepto que proviene de la física y en el caso de la economía se refiere al
movimiento de productos y servicios en un territorio y periodo de tiempo determinado. Se
clasifican en flujos físicos y flujos monetarios. Stocks son las existencias de productos, medios
de producción y saldos monetarios en una fecha de corte determinado. También se clasifican
en stocks físicos y stocks monetarios.
Las variables endógenas se explican dentro de un modelo económico a partir de sus relaciones
con otras variables (que a su vez pueden ser endógenas o exógenas). Las variables exógenas son
aquellas que utilizamos para explicar las variables endógenas y están determinadas fuera del
modelo, es decir, están predeterminadas, el modelo las toma como fijas y mantienen siempre
el valor constante.
Las variables nominales son medidas en unidades monetarias corrientes de un año
determinado. Las variables reales miden la capacidad adquisitiva, y se miden también en
unidades monetarias constantes de un año determinado.
Precio base es aquel sobre el que se determinan las tasas de crecimiento o decrecimiento de los
precios. Un índice de precios es una medida de las tasas de crecimiento de los precios de los
bienes, ponderadas en la importancia de cada bien, en un período determinado. Cuanto más
consumido sea un bien, mayor será el peso (ponderación) que recibirá en el índice de precios.
Para transformar una variable nominal en una variable real se divide la primera por el índice
de precios correspondiente, y se multiplica por 100. A esta operación de le denomina deflactar.
Las variables reales o constantes se ajustan a las variables nominales por un índice de precios a
fin de eliminar el efecto distorsivo de la inflación.
LOS FACTORES PRODUCTIVOS Y SU RETRIBUCIÓN.
FACTORES PRODUCTIVOS.

Los factores productivos son aquellos recursos necesarios para realizar cualquier proceso de
producción. Se clasifican en Tierra, Trabajo, Capital.

FACTOR NATURALEZA o TIERRA.

Está formado por el conjunto de recursos primarios o materias primas que ésta
brinda, necesarios para que toda empresa pueda comenzar con su ciclo de producción. Ej: la
tierra para el cultivo, la fauna y la flora, los cursos de agua, los yacimientos.

FACTOR TRABAJO.

Se entiende por trabajo a toda actividad física o intelectual desarrollara por una
persona que interviene en un proceso productivo.
El FACTOR TRABAJO, representa la parte de la población que desarrolla actividades de
tipo productivas.

FACTOR CAPITAL.

Se entiende por capital todos los medios de producción necesarios para desarrollar una
actividad. Dichos medios activan a los factores naturaleza y capital.

El CAPITAL puede adoptar diferentes formas:

CAPITAL FISICO: Constituido por todos los viene materiales necesarios para la producción de
otro bien o servicio. Contablemente se denominan bienes de uso o de capital.

CAPITAL FISICO FIJO: son aquellos que perduran en varios ciclos productivos, como ser:
maquinarias, herramientas, instalaciones, edificios, muebles).

CAPITAL FISICO CIRCULANTE: son aquellos que se utilizan en un solo proceso productivo y que
en algunos casos forman parte del bien terminado como herramientas o maquinarias
descartables de producción, mercaderías.

CAPITAL MONETARIO: Constituido por los fondos o recursos con que cuenta un ente para la
compra de capital físico. Puede ser PROPIO DE LA EMPRESA (formado por aportes de capital o
ganancias generadas por su actividad económica), o CAPITAL de TERCEROS (obtenidos a través
de préstamos o créditos).

CAPITAL HUMANO: Es el conjunto de conocimientos y habilidades que poseen los individuos


para desarrollar una determinada actividad económica. Es el encargado de aumentar la
capacidad productiva de la empresa.

RETRIBUCIÓN DE LOS FACTORES DE PRODUCCIÓN.

Los diferentes elementos que componen los factores productivos son viene sy servicios,
los cuales son demandados y afectados por diferentes mercados, con lo cual se entiende que
cada uno de ellos debe poseer un precio.
El precio que se paga por el consumo de los diferentes factores, adopta los siguientes
nombres:

PARA EL FACTOR TIERRA: RENTA o IMPUESTOS

PARA EL FACTOR TRABAJO: SALARIO en caso de relación de dependencia. BENEFICIO si se es


autónomo o independiente. (monotributista).

PARA EL FACTOR CAPITAL: interés.

RENTA: es la retribución que obtiene la tierra de acuerdo al valor de su productividad.

IMPUESTO: es la prestación requerida por el ESTADO a los sujetos económicos con el fin de
atender a las necesidades públicas.

SALARIO: es la retribución que obtienen los trabajadores en relación de dependencia por la


prestación de sus servicios.

BENEFICIO: es la unidad que perciben los propietarios de empresas a los largo de un ejercicio
económico o periodo determinado.

INTERES: es la retribución por el servicio de capital, o bien el precio de préstamo o crédito.

EL PRINCIPIO ECONÓMICO por excelencia consiste en obtener de todo acto o actividad


económica, el mayor aprovechamiento de todos los Factores de la producción y del tiempo, para
lograr la satisfacción de la mayor cantidad de necesidades posibles con eficacia y eficiencia.

http://economiaepja.blogspot.pe/2014/05/los-factores-productivos-y-su.html

El análisis de la escasez de los recursos productivos y de las inmensas necesidades humanas nos
debe haber llevado a la conclusión de que la economía es una ciencia esencialmente hacia tres
tipos de problemas. El primero se relaciona con la determinación del límite conjunto
de bienes y servicio que deben producirse, lo mismo que sus respectivas cantidades; ese primer
problema resulta de la imposible practica de producir todos los bienes y servicios deseados en
cantidades ilimitadas. El segundo se relaciona con la utilización óptima de los recursos
disponibles; es lógico que si los recursos son escasos, se haga necesario, además de
la selección y la limitación de aquello que debe producirse,
adoptar procedimientos tecnológicos que permiten extraer en la mejor forma el máximo posible
de su capacidad productiva a cada a cada uno de los recursos disponibles. El tercer problema se
relaciona con los procesos y la estructura de distribución de los bienes y servicios producidos;
este último problema también resulta de la imposibilidad de atribución a cada uno de los
participantes en el proceso productivo, una parte igual en el producto final obtenido; como las
capacidades productivas individuales son diferentes, las participaciones en el producto final no
pueden ser iguales. Sin embargo, ¿la estructura de distribución a que se llego fue realmente
justa?

Estos tres problemas principales, por su fundamento económico, están relaciones dos
directamente con la escasez de recursos y lo ilimitado de las necesidades. De ahí porque la
solución de cada uno de ellos conduce a la toma decisiones. Frente a todas las opiniones
concebidas siempre ha habido muchas alternativas. No se puede decir lo mismo de las
posibilidades. Frente a los escasos recursos optaron preferentemente por la subsistencia, por
la seguridad y por la guerra como medio de alcanzar el objetivo básico de supervivencia.
Las sociedades modernas, complejas y organizadas, no han conseguido superar las limitaciones
tecnológicas y mucho menos reprimir las necesidades humanas. Las numerosas alternativas que
hoy se ofrecen a las sociedades modernas, lejos de eliminar el problema de las opciones, tal vez
lo han complicado y hayan llevado a los economistas contemporáneos a pronosticar que tales
inconvenientes serán cada vez más graves.

Sin embargo como veremos, las opiniones básicas -espadas o arados, consumo o inversión-
constituyen solamente una primera aproximación al análisis de los problemas económicos
fundamentales.

Además de estas opiniones básicas se abren nuevas e innumerables alternativas. Si la sociedad,


sacrificando el bienestar y las posibilidades inmediatas de consumo, opta por la inversión
en producción de base y de infraestructura, queda por saber cuáles serán las industrias básicas
que se deben desarrollar, cuales los productos que se elaboran, como repartirán el producto de
esa actividad entre los miembros de la colectividad. De igual manera, si la sociedad opta por
la producción de bienes de consumo de uso inmediato, falta saber, frente a las grandes
posibilidades de producción de bienes de esa naturaleza, en que cantidad y cuáles serán
producidos efectivamente. Una vez escogidos los productos y decididas las cantidades, la
sociedad tendrá que optar por los posibles métodos de producción y, finalmente, por la
repartición del producto social entre los individuos que componen en cuadro de la actividad
económica.

En esas condiciones, detrás de las opciones básicas se ocultan problemas más graves, cuya
solución representa, como señala Shackle "la propia razón de ser de nuestra rama
del conocimiento". Estos problemas se refieren a tres cosas conocidas, contenidas en tres
preguntas aparentemente simples:

 1. ¿Qué y cunado producir?


 2. ¿Cómo producir?
 3. ¿Para quién producir?
Estas preguntas abarcan prácticamente todo el vasto campo de la Teoría Económica.
Decidir entre seguridad o bienestar, entre bienestar inmediato o producción básica para el
aumento del bienestar futuro, son hechos que constituyen dos dilemas fundamentales de las
sociedades siempre tendrán que afrontar. Pero, acabamos de señalar, además de esos
problemas fundamentales las sociedades tienen otras interrogantes que contienen más
específicamente toda la complejidad de la organización económica. Esas otras interrogantes,
que existen sea cual fue la decisión básica adoptada, se clasifican en tres niveles diferentes. En
el nivel económico se decide qué y cuándo producir; en el tecnológico, sobre como producir; en
el social, para quien producir, o más claramente, como distribuir el producto.

La escasa disponibilidad de recursos lleva a las sociedades a un sinnúmero de decisiones


económicas, sobre la naturaleza y la cantidad de bienes que deberán producirse en cada uno de
los sectores del sistema productivo. El sentido económico acerca de qué y cuándo producir
se desarrolló a partir del conocimiento de las máximas posibilidades económicas, pues
la eficiencia existe que las diferentes combinaciones se ubiquen sobre la curva de posibilidades
de producción. Si hay por determinadas cantidades de un conjunto de bienes y servicios, la
sociedad se sitúa dentro de los límites de su capacidad productiva, aunque ese conjunto de
bienes y servicios satisfaga perfectamente los deseos de la sociedad, el sentido económico de
las alternativas adoptadas no habrá sido alcanzado. La posición dentro de la curva implica
desperdicio de posibilidades no compartibles con la necesidad económica de la plena utilización
de los escasos recursos. De igual manera, no debe olvidarse que el conjunto de las
combinaciones sobre qué y cuándo producir no podrá, en virtud de los principios económicos,
situarse fuera de los límites de producción porque en ese caso, advierte McMonnel "la sociedad
estaría situando sus objetivos en lugares obviamente inalcanzables".

Al nivel tecnológico, corresponde solucionar la interrogante de cómo producir. Se trata de


obtener la máxima eficiencia productiva que deberá alcanzarse no solo por la movilización de
todas las posibilidades de producción, sino también por la mejor combinación posible de los
recursos disponibles. Deben adoptarse los mejores métodos. Las unidades de producción
tendrán que saber combinar, en la mejor forma posible, sus recursos patrimoniales y humanos
y la sociedad tendrá que saber graduar la absorción de tecnología, de manera que
la introducción de la técnica en el aparato productivo no implique desperdicio del potencial
humano por el desempleo tecnológico. Por el contrario, al hacer compatibles las metas
del empleo con las de la expansión tecnológica, la sociedad no deberá alcanzar el empleo
de técnicas que realmente le posibiliten la máxima eficiencia productiva.

Finalmente, a nivel social, el sistema económico deberá optar por el más complejo de los tres
principales asuntos. Se trata de decidir en qué forma será repartida la producción total obtenida.
En ese nivel, no se pensara solamente en alcanzar la máxima eficiencia productiva, sino también
en fomentar la distribución ideal de la producción obtenida.

Ese objetivo es tan antiguo como los anteriores. Los primeros pensadores economistas, aun en
la etapa pre científica de la economía, se preocuparon por la eficiencia distributiva, tal vez tanto
como la eficiencia productiva. El mismo Adam Smith, a pesar de haber desplazado el objeto de
la economía hacia el terreno de la producción, escribió en su "Riqueza de las Naciones" que
"ninguna sociedad puede ser floreciente y feliz si la mayoría de los que la constituye son pobres
y miserables". Con Ricardo y los socialistas, el objeto de la economía se trasladó al terreno de la
distribución y en el siglo XIX seguramente este fue el asunto que más interés despertó entre los
economistas. En el siglo XX, el análisis económico tuvo que atender el problema de las
fluctuaciones de la actividad. El pleno empleo de los recursos disponibles y la crisis de los años
´30 llevaron a los economistas a analizar con profundidad las determinantes del ingreso nacional
y del volumen de empleo. No obstante, el propio Keynes, admite que la incapacidad para
garantizar el pleno empleo y la arbitraria y desigual distribución de la riqueza constituyen los
dos principales defectos del mundo en que vivimos.

Los tres problemas principales: qué y cuándo, cómo y para quien


Dentro de esta línea de análisis, podemos ver que todas las sociedades siempre se han
enfrentado, además de los dilemas básicos, a tres problemas fundamentales, que se
interrelacionaba en los aspectos económicos, tecnológicos y social.
La cuestión económica solo se solucionara completamente si hay eficiencia tecnológica
convenientemente dosificada que se complemente con un eficiente sistema distributivo. Por el
contrario, la solución de la cuestión tecnológica solamente alcanzara su plenitud si las opciones
económicas y sociales son lógicas y pertinentes. Como observo Shckle, la eficiencia técnica
presupone la eficiencia económica; ningún método de producción puede lograr su máxima
eficiencia económica, si no alcanza su más alto grado de eficiencia técnica para determinada
combinación de cantidades de factores de producción. En igual forma, la cuestión social, ligada
íntimamente a los problemas del bienestar, solo será satisfactoriamente solucionada, cuando se
integre a la solución de los asuntos económicos y tecnológicos.

En la tabla 7.1, partiendo de sus niveles de referencia, resumimos los esquemas básicos de
solución aplicable a los tres problemas económicos principales. Como se observa, la solución del
problema que y cuando producir implica la adopción de opiniones lógicas, situadas
necesariamente dentro de las fronteras de producción de la economía. Las unidades de
producción instaladas en el sistema, solamente deberán dedicarse a la producción de té,
cacahuate, revistas, lana, medicamentos, aparatos eléctricos de uso doméstico y carne, si la
colectividad (o quien por ella este decidiendo) juzga que esos bienes en las cantidades en que
se están produciendo, son los que responden más adecuadamente a las necesidades y a los
deseos existentes. En caso contrario, como la finalidad esencial de la maquinaria productiva de
la economía es atender en escala optima las prioridades sociales manifiestas, so esos bienes no
satisfacen plenamente las aspiraciones colectivas deberán tomarse otras decisiones, hasta que
las unidades de producción realmente se ajusten a las escalas ideales de preferencia. Por otro
lado la solución a la pregunta como producir implica la obtención de máxima eficiencia en la
combinación y en la aplicación de los recursos disponibles. Como los recursos son escasos y las
necesidades ilimitadas, esas reservas de factores productivos deben combinarse con el fin de
lograr niveles óptimos de producción. Las técnicas de producción empleadas deben conducir a
la óptima relación entre la producción total obtenida y la cantidad de recursos empleados. Si la
combinación y la aplicación de los recursos movilizados no llegan a los máximos niveles posibles,
habrá que poner en práctica nuevos métodos de producción para que no se despidiesen los
potenciales existentes.

Finalmente, la solución a la pregunta para quien producir implica lograr eficiencia distributiva.
No se trata de alcanzar los límites de producción, sino los del bienestar social e individual. Sin
duda, maximizar el producto es una meta importante, pero, distribuirlo satisfactoriamente entre
los que participen en el proceso productivo, también en un objetivo importante y fundamental.
Es así los sistemas económicos enfrentan no solo los problemas relacionados con la
optimización de las posibilidades de producción y de empleo de los recursos, sino también con
los resultados de la atribución de parte justas y compatibles con las atribuciones individuales, a
los propietarios de los recursos movilizados. Esas consideraciones indican que la constitución de
un sistema económico social, capaz de armonizar perfectamente la solución de los tres
problemas económicos fundamentales, tal vez represente el objetivo principal de
la organización económica de las naciones. Como indicamos en la figura 7.1 los tres problemas
económicos principales se encuentran estrechamente relacionados, de suerte que -al hacer
compatibles las soluciones implícitas- un sistema ideal deberían obtener elevada eficiencia
productiva, combinada con apreciable eficiencia distributiva. La primera se alcanzaría mediante
decisiones económicas y tecnológicas acertadas; la segunda, a través de la correcta distribución
de la producción obtenida.

En tal sentido, la solución integrada de los problemas implícitos deberá llevarse hasta su punto
máximo, en tal forma que se eleven, a la máxima expresión posible, el área representada por la
superposición de los tres círculos de la figura en referencia. En una situación extrema, si hubiese
perfecta armonía y compatibilidad en el encauzamiento de los tres problemas fundamentales,
los tres círculos deberían yuxtapuestos y el área de superposición alcanzaría su más alta
expresión. En cualquier otra situación extrema -naturalmente indeseable en todos los aspectos
si no hubiera alguna armonización en el encantamiento y en la solución de los tres problemas
fundamentales, cada uno de los tres círculos estaría distante de los otros dos. La total falta de
superposiciones evidenciaría un sistema incapaz de armonizar la solución de los tres problemas
económicos fundamentales, en sus niveles económico, tecnológico y social.

Esa esquematización sugiere que si fuese posible medir el grado de perfección de un sistema
económico, la medición se había a través de elementos que hicieran posible la correcta
delimitación del área de superposición de los tres círculos -mientras más grande sea, mayor será
el grado de perfección del sistema. Por el contrario, mientras más alejados estén entre si los
circulo, menor será el área de superposición y menor el grado de perfección correspondiente.
No es fácil alcanzar la armonización de los tres problemas principales. Ella constituye la propia
razón de ser del análisis económico. Cada uno de los tres problemas básicos es de difícil solución,
ya que resumen objetivos económicos, tecnológicos y sociales no siempre alcanzados
plenamente, ni siquiera en forma aislada. Hay sistemas que tal vez han conseguido elevados
grados de eficiencia económica y tecnológica, sobre todo en periodos de plena movilización.
Otros tal vez se han aproximado a la ejecución de programas distributivos aparentemente justo.
Sin embargo, serán menos comunes los ejemplos de sistemas que han conseguido en el pasado
o que consigan en la actualidad una satisfactoria combinación de la necesaria eficiencia técnica
productiva con la justicia distributiva requerida.

Figura 7.1 Interrelación de los tres problemas económicos fundamentales

Los tres principales problemas y la organización de la actividad


económica

Las discusiones que acabamos de plantear deben haber dejado en claro que los tres poblemos
económicos principales, sobre todo cuando se examinan conjuntamente, distinguen un
conjunto de cuestiones de mucha complejidad no solo por sus raíces económicas, sino por su
contenido sigla, ético y político. Es tal el grado de complejidad, que los pueblos de todas las
épocas y lugares siempre se vieron frente a la necesidad de organizar mejor sus sistemas
económicos tratando de optimizar la solución de sus problemas fundamentales.
La organización de la actividad económica se encuentra directamente relacionada con la
solución de los problemas económicos fundamentales -que y cuando, como y para quien
producir. Siempre con el objetivo de asegurar mayor eficiencia para la asignación de sus
recursos, las naciones económicamente motivadas se dedicarían a la difícil y controvertida
búsqueda del sistema económico ideal. En el ámbito económico y tecnológico, incluso los
pueblos primitivos, que practicaron el autoabastecimiento, descubrieron que la polución de sus
problemas económicos fundamentales podría facilitarse por la división del trabajo- recurso que
implique mayor eficiencia de actividades económicas. Las ventajas de este descubrimiento serán
comprobadas definitivamente después de la Revolución Industrial, afianzándose durante el siglo
XIX y conduciendo a la especialización extrema de las funciones individuales, como se observa
en la actualidad.
Paradójicamente, si la división del trabajo condujo al condicionamiento y a la mejor solución de
los asuntos relacionados con la eficiencia productiva, tal vez haya dado mayor complejidad a las
cuestiones relacionadas con la justicia distributiva. El aumento de la eficiencia económica y
tecnológica, observado en las primeras décadas del siglo XIX, durante el periodo formativo
del capitalismo industrial había sido paralelo al agravamiento de los problemas
sociales atribuidos a los insatisfactorios patrones de distribución del producto social. A medida
que las actividades se especializan, se hace más compleja la valoración de las contribuciones
individuales. De ahí porque, junto con los objetivos de supervisar y coordinar las tareas
desarrolladas por los millones de individuos y unidades de producción que componen el cuadro
de las actividades económicas, es necesario desarrollar y aplicar modelos de organización que
reduzcan los desequilibrios de la distribución.
Los liberales de los siglos XVIII y XIX propusieron que las bases del modelo de organización
económica deberían ser el individualismo, la libre iniciativa y la competencia empresarial. Según
su propuesta, el libre funcionamiento del sistema de precios y de los mecanismos
del mercado conduciría a la óptima aplicación de los recursos disponibles, garantizándose el
pleno empleo y la eficiencia económica general. En contraste con el modelo, los críticos del
sistema liberal capitalista, partiendo del as bases ideológicas elaboradas por Marx, propusieron
el bloqueo de la libertad empresarial, el colectivismo y el intervencionismo de estado. En lugar
de los mecanismos libres antes propuestos se implantarían sistemas centralizados
de control capaces de coordinar las metas de producción de la economía, la aplicación de los
recursos y la distribución del producto.
Con estas dos proposiciones presentadas como diametralmente opuestas, aun son posibles
infinidades de modelos menos extremistas. Todos ellos, en relación con el análisis de su eficacia,
implican juicios de valor debido a sus contenidos éticos y políticos. ¿Cuál sería -se pregunta- el
modelo ideal? Entre las diferentes opiniones, ¿Cuáles son las que combinan mejor los supuestos
de la eficiencia económica con los ideales de la justicia distributiva? ¿Cuál será la forma de
organización ideal? ¿La sociedad deberá instituir una autoridad central que dirija y coordine
todas las actividades individuales? Deberá realmente existir esa autoridad suprema, para que
sea la que decida sobre cuáles serán los bienes que deben producirse, sus cantidades, como se
producirán y como se distribuirán? O por el contrario ¿las sociedades confiaran en
la acción autorreguladora de una organización espontánea y liberal? ¿Cómo organizar la
actividad económica? La planificación global, tipo colectiva, ¿se muestra más eficiente en la
solución de todos los problemas fundamentales, comparativamente con el laissez-faire? ¿Cómo
soluciona cada uno de esos sistemas los complicados problemas fundamentales con que se
enfrentan todas las sociedades?

La evaluación del a eficiencia del os sistemas alternativos constituye uno de los asuntos más
complejos del análisis económico. Debemos tener presente la acertada observación de Delfim
Netto ¨no hay sortilegio capas de reprimir la expansión de las necesidades de la colectividad ni
forma mística capaz de superar las limitaciones tecnológicas ni la limitación de los recursos¨.
Leer más: http://www.monografias.com/trabajos107/problemas-basicos-
economia/problemas-basicos-economia.shtml#ixzz4wmUINxHA