Sie sind auf Seite 1von 3

PROCESOS PEDAGÓGICOS

Los procesos pedagógicos son recurrentes, no tienen un orden lineal, ni secuencial se acuden a ellos en cualquier momento que sea necesario en función a las
necesidades de los estudiantes
PROCESOS DIDÁCTICOS

Partimos de la vida para volver a la vida, puede ser un hecho de vida, un problema del estudiante, una si
Experiencia de vida: tuación de la realidad social, un acontecimiento o suceso del contexto, vivencias concretas, contempl
contemplar la realidad ar la situación actual de la que se parte para transformarla a la luz del mensaje de Dios..

 Lectura, comprensión
y reflexión de la La realidad detectada se ilumina con la Palabra de Dios (Se recomienda leer el texto de la misma Biblia
Palabra de Dios para que los niños se familiaricen con las Sagradas Escrituras), así también se puede entronizar la
Palabra de Dios con cirios o velas y cantos. Se realizan preguntas de comprensión lectora que nos lleve
a la reflexión bíblica e interiorización.

 Desarrollo doctrinal Análisis de la doctrina contenida en el catecismo o documentos del Magisterio de la Iglesia que
ayude a discernir y contrastar para que haya coherencia entre la fe y la vivencia cristiana.

 Transferencia Aplicación de lo aprendido a otras situaciones de vida. No perdamos de vista la contemplación:


Mirar como Dios nos mira.

 Compromiso de la Los estudiantes elaboran su compromiso de vida, una acción concreta que puede ser personal,
asumir en clima comunitario, eclesial, ecológico y detallan como lo vivirán durante la semana, ofrecen en oración
oracional su compromiso a Dios
ORIENTACIONES METODOLÓGICAS

 Partir de las preguntas: Ayudar a los niños a buscar a Dios, implica primero suscitar en ellos preguntas que
sólo un corazón inquieto puede tener.
 Uso de imágenes: Jesús, utilizaba imágenes para simbolizar la realidad más profunda y espiritual.
 Nuevo lenguaje para propiciar la fe: Que ayude a crear las disposiciones para que el Evangelio sea
escuchado por todos. Entrar en diálogo con las ciencias que se desarrollan.
 Síntesis: Es bueno usar frases que resuman lo esencial del contenido.
 Lenguaje positivo: Mostrar la belleza de seguir a Jesucristo haciendo vida las bienaventuranzas.
 La Palabra de Dios: El centro de nuestra sesión es la Biblia, no sólo para corroborar lo que decimos, sino
dejarnos interpelar por ella ¿Qué hacer para que nuestros niños lean y mediten la Biblia en familia?
 Orden: Debe sobresalir el tema central y las relaciones con los puntos a tratar.
 Fe y vida: Opinar y levantar nuestra voz cuando la fidelidad al Evangelio nos lo reclama.
 Encuentro con los niños: Aprovechar los trabajos en grupo y los recreos para salir al encuentro de los
estudiantes que necesiten ser escuchados.Tomar la iniciativa.
 Preparar la clase: Quien no se prepara es deshonesto e irresponsable con el don recibido.
 Intercesión: Amar a nuestros niños, implica orar a Dios por ellos y sus familias.