Sie sind auf Seite 1von 13

7 Formas de Mantener al Cáncer Fuera de Su Hogar

Historia en Breve -
 Siete pasos importantes para eliminar los riesgos más obvios de cáncer de su hogar
involucran buscar y deshacerse: del radón, ollas y sartenes recubiertos con antiadherente,
maquillaje y productos para el cuidado personal con ingredientes tóxicos, latas y
recipientes de plástico recubiertos con BPA, productos de limpieza y aromatizantes,
materiales de construcción tóxicos y limpiadores domésticos, así como pesticidas y
herbicidas comunes

 Evitar los alimentos enlatados probablemente sea la mejor forma de evitar la peligrosa
sustancia química plastificante “bisfenol A”, ya que investigaciones han revelado que los
alimentos enlatados pueden elevar su nivel de BPA en un 1,000 por ciento en tan sólo
cinco días. Las investigaciones también han demostrado que los alimentos fermentados
pueden descomponer el BPA y reducir la cantidad de éste que absorbe su intestino

 Las investigaciones han encontrado que el riesgo de cáncer de seno es dos veces más
alto entre las mujeres que reportan utilizar productos domésticos de limpieza y
aromatizantes, en comparación con aquellas que raramente usan esos productos. Las
mujeres que utilizan maquillaje diariamente pueden absorber en el cuerpo cada año casi
cinco libras de sustancias químicas potencialmente tóxicas

Por el Dr. Mercola

Cuando se trata de cáncer, es probable que desee hacer lo posible por evitarlo.
Pero, ¿cómo hacerlo, cuando parece que todo lo que hay a su alrededor es
potencialmente cancerígeno?

Aquí encontrará siete pasos importantes para eliminar los riesgos más obvios de
cáncer de su hogar.

Involucran buscar y deshacerse: del radón, ollas y sartenes recubiertos con


antiadherente, maquillaje y productos para el cuidado personal con ingredientes
tóxicos, latas y recipientes de plástico recubiertos con BPA, productos de
limpieza y aromatizantes, materiales de construcción tóxicos y limpiadores
domésticos, así como pesticidas y herbicidas comunes.

1. Revise si Hay Radón en su Hogar


El radón es un gas inodoro e incoloro que se genera con la descomposición
natural del uranio de la tierra. Aunque no puede verlo u olerlo, el radón puede
entrar en su hogar a través de las grietas en los cimientos, el agua de pozo, los
materiales de construcción y otras fuentes, desde donde puede contaminar el
aire que respira.

Ya que el radón es radioactivo, también es cancerígeno; la exposición al radón


es la segunda causa principal del cáncer de pulmón en Estados Unidos, la única
causa que la antecede es el cigarro.

Cualquier hogar, ya sea nuevo o viejo, con sótano o sin él, bien aislado o con
viento, puede tener un problema de radón; la EPA estima que cerca de 1 de
cada 15 hogares tiene niveles elevados de esta sustancia. El radón se mide en
"picocurios por litro de aire" o "pCi/L". En general, los niveles de radón del aire
exterior son de aproximadamente 0.4 pCi/L, mientras que se estima que el nivel
de radón de los lugares cerrados es de aproximadamente 1.3 pCi/L.

Mientras que el Congreso de Estados Unidos ha establecido una meta a largo


plazo para que los niveles de radón no sean más altos en el interior que en el
exterior, la EPA recomienda tomar medidas únicamente si los niveles de su
hogar exceden los 4 pCi/L.

Sin embargo, esto no significa necesariamente que 4 pCi/L sean "seguros", ya


que NO hay realmente un nivel seguro de radiación. Incluso la EPA admite que
los niveles bajos pueden presentar un riesgo a la salud y lo ideal sería que tome
precauciones para reducir aún más la cantidad de radón en su espacio, incluso
si está a 4 pCi/L o menos.

Análisis de Radón y Descontaminación


Afortunadamente, es simple realizar un análisis de radón en su hogar y si los
niveles están elevados, hay formas de reducirlos para proteger su salud. Hay una
variedad de recursos para obtener juegos para el análisis:

Si desea que un técnico certificado mida los niveles de radón en su hogar o


en otro ambiente cerrado, puede contactar a la Asociación Americana de
Científicos y Tecnólogos del Radón.1 El análisis cuesta entre $100 y $300.
La EPA también puede informarle acerca de los técnicos certificados y del
análisis que puede realizar usted mismo.2 Aquí puede encontrar información
estatal y regional.
El National Radon Program Services de la Universidad del Estado de
Kansas ofrece juegos para el análisis con descuento, los cuales están de
3
venta en línea.3

Otros juegos para el análisis de radón que puede utilizar usted mismo están
entre $20 y $30 y están de venta en línea y en la ferretería de su localidad.

Si su hogar tiene un nivel elevado de radón, es importante encontrar a un


profesional calificado en servicios concernientes al radón que arregle
inmediatamente su hogar. Algunos de los estados de Estados Unidos tienen
listas de contratistas con certificaciones para atenuar el radón; el coordinador de
radón de su estado tendrá esta información4 También hay dos programas
privados y nacionales de radón que pueden ayudarle a encontrar a un profesional
calificado que le brinde este servicio:

La Asociación Nacional de Salud Ambiental (NEHA)5


El National Radon Safety Board (NRSB)6

El costo de las medidas para reducir el radón depende del tamaño y diseño de
su hogar y de los métodos específicos necesarios. El precio varía entre $800 y
$2,500, con un costo promedio de $1,200. Los sistemas de reducción del radón
podrían disminuir los niveles de radón en su hogar hasta 99 por ciento. Hay una
variedad de formas para reducir los niveles de radón en su hogar, como:

Sellar las grietas en el suelo y las paredes.


Aumentar la ventilación a través de la despresurización de baldosas, con
tuberías y ventiladores.
Eliminar las cubiertas de granito, si emiten altos niveles de radón.

Reemplazar los detectores de humo iónicos con detectores fotoeléctricos.

2. Reemplazar los Utensilios de Cocina Antiadherentes y Evitar las


Telas Antimanchas
Cerca del 70 por ciento de los utensilios de cocina que se venden en Estados
Unidos tienen un recubrimiento antiadherente que contiene PFOA (ácido
perfluorooctanoico) y otros compuestos perfluorados (PFC), los cuales son
utilizados para crear empaques antigrasa para los alimentos y la ropa
antimanchas. A pesar de que tienen muchos nombres, si el objeto en cuestión es
"antiadherente" o "antimanchas o grasa", tendrá algún tipo de recubrimiento
impregnado de fluoruro, el cual hay que evitar.

Recuerde que los utensilios antiadherentes son perfectamente seguros para


tener en casa, siempre y cuando no decida nunca calentarlos. A temperatura
ambiente, prácticamente no se libera ninguna cantidad de fluoruro en el aire.
Aunque, por supuesto, el objetivo de los utensilios de cocina antiadherentes es
calentarlos y cocinar alimentos, y es ahí cuando llegan los problemas.

Está bien documentado que cuando se calientan los sartenes antiadherentes, el


revestimiento comienza a descomponerse, lo que libera una variedad de gases
tóxicos en el aire. Cuando un sartén alcanza los 680 grados F (lo que toma entre
tres y cinco minutos en el fuego), se liberan al menos seis gases tóxicos. A los
1,000 grados F, el recubrimiento de su utensilio se descompone en una
sustancia tóxica conocida como PFIB.

Las investigaciones han revelado que estas toxinas pueden acumularse en su


sangre a un índice alarmante y, con el tiempo, pueden ocasionar enfermedades
crónicas. Usted puede mantener su exposición lo más baja posible al evitar (o
deshacerse de) los productos que contengan PFC. Entre estos encontramos:

Utensilios de cocina antiadherentes (en cambio, elija los de cerámica o


vidrio)

Palomitas de microondas

Empaques para alimentos grasosos (como los empaques de papel y cartón)

Ropa antimanchas

Retardantes de llamas y productos que los contengan

Alfombras antimanchas y telas con protección antimanchas

3. Purifique Su Régimen de Belleza


Las mujeres que utilizan maquillaje diariamente pueden absorber en el cuerpo
casi cinco libras de sustancias químicas potencialmente tóxicas cada año, así
que no es algo que debamos tomar a la ligera. Untar sustancias químicas en su
piel es mucho peor que ingerirlas, ya que cuando ingiere algo, las enzimas en su
saliva y estómago lo descomponen y lo sacan del cuerpo.

Sin embargo, cuando unta estas sustancias químicas en su piel, se absorben


directamente en su torrente sanguíneo, sin ningún filtro de cualquier tipo, así que
las sustancias que se encuentran en sus productos de baño y belleza van a dar,
en gran medida, directamente a sus órganos internos.

Literalmente, hay miles de sustancias químicas en los productos de cuidado


personal y tan sólo se ha analizado la seguridad de una minúscula fracción de
ellos. De acuerdo con el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud
Ocupacional, se sabe que cerca de 900 sustancias químicas utilizadas en los
cosméticos son tóxicas. Es imposible hacer una lista de todas ellas, pero
algunos de los culpables más comunes que hay que evitar son:

Lauril sulfato de sodio (SLS)

Almizcles

Mercurio

Parabenos

1,4-Dioxano

Plomo

Ftalatos, como el dibutil ftalato (DBP), dimetil ftalato (DMP) y el dietil ftalato
(DEP)

Aceites minerales, parafina y petrolato

Nanopartículas

Antibacteriales

Hidroquinona

Formaldehído

Tenga en cuenta que para evitar el formaldehído y el 1,4-dioxano, necesita saber


qué buscar, ya que generalmente NO se encuentran en la etiqueta; al menos no
con esos nombres.

Los ingredientes que probablemente contaminan los productos con


formaldehído son:

Para evitar el 1,4-dioxano, tenga cuidado con estos ingredientes, los


cuales generan 1,4-dioxano como subproducto:
Cuaternio-15

PEG-100 estearato

DMDM hidantoína

Lauril éter sulfato sódico

Imidazolidinil urea

Myreth sulfato de sodio

Diazolidinil urea

Polietileno

Ceteareth-20

Por suerte, actualmente hay más cosméticos naturales disponibles que en años
pasados. Cuando se trata de productos para el cuidado personal, me gusta usar
esta regla – si no puede comerlo, no lo ponga sobre su cuerpo.

Idealmente, debería buscar el sello de verificación orgánica de la USDA.


También recomiendo ampliamente usar la Base de Datos Skin Deep sobre la
Seguridad de los Cosméticos del Grupo de Trabajo,7 donde puede buscar una
gran variedad de productos y marcas para saber realmente de qué están hechos
y si son seguros.

4. Evite los Alimentos Enlatados y los Envases de Plástico


El Bisfenol A (BPA) es un componente muy utilizado en los envases de plástico y
en los empaques para la comida, como en el recubrimiento interno de las latas, a
pesar de que más de 200 estudios han demostrado que el BPA es dañino para
la salud humana. El uso de BPA es tan penetrante que los científicos han
encontrado que el 95 por ciento de las personas analizadas tienen niveles
peligrosos de BPA en el cuerpo.

Evitar los alimentos enlatados es, tal vez, la mejor forma de evitar el BPA.
Investigaciones recientes de la Escuela de Medicina Pública de Harvard8
revelaron que los alimentos y bebidas enlatadas aumentan sus niveles de BPA
¡hasta un impactante 1,000 por ciento en tan sólo cinco días! El investigador
principal afirmó que debido a este nuevo descubrimiento, los alimentos
enlatados podrían ser un mayor contribuidor a los niveles de BPA que los
plásticos.

Curiosamente, las investigaciones mostraron que puede protegerse de los


efectos dañinos de la exposición inevitable al BPA al consumir alimentos
tradicionalmente fermentados, como kéfir orgánico, sin pasteurizar y de animales
alimentados con pastura, vegetales fermentados, o un suplemento probiótico de
alta calidad.9

Estos alimentos contienen "bacterias buenas", algunas de las cuales tienen la


capacidad de descomponer el BPA, así como de reducir su absorción intestinal.
Naturalmente, evitar las fuentes de BPA es su mejor opción. He aquí 10 consejos
que le ayudarán a reducir su exposición al BPA en su casa:

Utilice únicamente biberones y vajilla de vidrio para su bebé

Utilice termos de cerámica, vidrio o acero inoxidable para café, en vez de


vasos de plástico o hielo seco.

Deshágase de sus platos y tazas de plástico y reemplácelos con vidrio

Evite usar el plástico para envolver alimentos (y nunca caliente nada en el


microondas envuelto en él)

Dele a su bebé juguetes de telas naturales en vez de juguetes de plástico

Si decide utilizar utensilios de cocina de plástico, al menos deshágase de los


que estén viejos y rallados, evite ponerlos en el lavavajillas y no los lave con
detergentes abrasadores, ya que esto puede hacer que liberen más
sustancias químicas en sus alimentos

Almacene sus alimentos y bebidas en contenedores de vidrio

Evite el agua embotellada; en cambio, filtre su propia agua con un filtro de


ósmosis inversa.

SI decide utilizar un microondas, no caliente los alimentos en recipientes de


plástico.
Antes de permitir que se aplique un sellador dental en su boca, o la de sus
hijos, pida al dentista que verifique que no contiene BPA.

En caso de que opte por utilizar recipientes de plástico para sus alimentos o
bebidas, asegúrese de evitar aquellos que tienen al reverso el símbolo de
reciclado número 7, ya que este tipo de plástico contiene BPA. Los recipientes
marcados con el símbolo de reciclado número 1, 2 y 4 no contienen BPA (aunque
podrían contener otras sustancias químicas desagradables que es mejor evitar al
utilizar vidrio en su lugar).

5. Purifique Sus Productos de Limpieza


Investigaciones han encontrado que el riesgo de cáncer de seno es dos veces
más alto entre las mujeres que reportan utilizar productos domésticos de limpieza
y aromatizantes, en comparación con aquellas que raramente usan esos
productos.

Mientras que es muy difícil probar que la exposición de una persona a los
limpiadores domésticos durante 10, 20 o 30 años es lo que causó su diagnóstico
de cáncer, se sabe que las sustancias químicas domésticas utilizadas
comúnmente, en verdad causan cáncer, entre otros efectos serios a la salud,
como problemas reproductivos y de desarrollo en los niños en crecimiento.

Los limpiadores contra el moho y hongos y los aromatizantes han demostrado


una gran correlación con el cáncer de seno. Algunas de las sustancias químicas
más preocupantes que debería evitar son:

Almizcles sintéticos

Ftalatos

1,4-diclorobenceno

Terpenos

Benceno

Estireno

Fenol
Etoxilatos de nonilfenol (NPE)

Formaldehído

Solventes de petróleo

Butil Cellosolve

Triclosán (antibacterial)

Mi lista de las principales estrategias para la prevención del cáncer siempre ha


contenido reducir su exposición a las toxinas ambientales, como los pesticidas,
limpiadores domésticos químicos y los aromatizantes sintéticos.
Afortunadamente, esto es relativamente fácil de lograr.

Para esas veces cuando necesita limpiar un poco, uno de los mejores
desinfectantes no tóxicos es el jabón puro y el agua. Puede utilizarlo para lavar
sus manos, cuerpo y otras cosas del hogar. Otro limpiador multiusos que
funciona perfectamente para la cubierta de la cocina, las tablas para cortar y el
baño son el peróxido de hidrógeno al 3% y el vinagre.

También puede mantener su hogar limpio y fresco con productos que prepare
usted mismo con artículos que probablemente ya tenga en su casa. Algunos
consejos más para hacer limpiadores simples, efectivos y completamente
naturales:

Utilice bicarbonato mezclado con vinagre de manzana para limpiar el


drenaje y las tinas de baño, o espolvoree bicarbonato con algunas gotas de
aceite de lavanda o de árbol de té (los cuales tienen cualidades
antibacterianas) como un producto simple para frotar el baño o la cocina.

Puede utilizar vinagre para limpiar casi cualquier cosa en su hogar. Pruébelo
mezclado con jabón de castilla líquido, aceites esenciales y agua para
limpiar el suelo, ventanas, baños y cocinas. Incluso puede utilizarlo como
suavizante natural para telas.
El peróxido de hidrógeno es más seguro que el cloro para desinfectar y
blanquear.

El vodka es un desinfectante que puede eliminar manchas de vino tinto,


matar avispas y abejas y revitalizar los tapizados (colóquelo en un
atomizador y rocíelo sobre la tela).
Para ver un excelente video acerca de cómo utilizar estos ingredientes y obtener
otros consejos para limpiar su hogar sin sustancias químicas peligrosas, vea el
artículo How to Keep Your Home Clean Naturally (Como Mantener Su Hogar
Limpio Naturalmente). Si realmente desea utilizar un producto comercial, busque
uno que tenga una base natural. Para conocer los ingredientes de los productos
domésticos comunes, Environment, Health and Safety Online (EHSO)10 tiene una
base de datos para consulta que podría parecerle útil.

6. "Enverdezca" Sus Materiales de Construcción y Muebles


Los materiales de construcción utilizados en su hogar pueden ser una gran fuente
de exposiciones tóxicas de varios tipos, que van desde emisiones de
formaldehídos de los productos de madera prensada, a los VOC de las
alfombras y pinturas, por nombrar algunos. Sus muebles también pueden
albergar sustancias químicas tóxicas.

Mientras que las pinturas se han vuelto menos tóxicas en los últimos 25 años, la
mayoría de ellas todavía emiten vapores dañinos, como VOC, formaldehído y
benceno. Estos tipos de vapores pueden liberarse diariamente durante
aproximadamente 30 días después de la aplicación. Hasta un año después,
puede continuar liberando niveles bajos en el aire, así que lo ideal es que se
asegure de ventilar el área repetidamente.

Otro peligro es la pintura a base de plomo, la cual puede encontrarse en muchos


hogares que fueron construidos antes de 1978. Cuando la pintura comienza a
despegarse, libera partículas dañinas de plomo que pueden ser inhaladas. En
1991, el gobierno de Estados Unidos declaró que el plomo es la mayor amenaza
ambiental para los niños.

Afortunadamente, cada vez es más fácil encontrar pintura de alta calidad y no


tóxica, conocida como pintura "baja en VOC" o "sin VOC". Tanto las compañías
grandes de pintura, como las pequeñas marcas alternativas, ofrecen actualmente
una selección de este tipo de pintura. Para ver una lista de los distribuidores y
fabricantes, échele un vistazo a healthyhomeplans.com.11

Además, limite o elimine la exposición al elegir cuidadosamente alfombras que


no sean tóxicas, como aquellas hechas de lana, u opte por un suelo no tóxico,
como madera pura o bambú. Uno de los peligros principales cuando se trata de
muebles son los retardantes de llama: éteres difenílicos polibromados (PBDE).
Éstos se encuentran comúnmente en:

Colchones
Tapicería, fundas y cortinas

Revestimiento de televisores y computadoras, y placas de circuito

Estudios han relacionado los PBDE con problemas de aprendizaje y la memoria,


menor conteo de espermas y mala función de la tiroides en ratas y ratones. Otros
estudios realizados con animales han indicado que los PBDE pueden ser
cancerígenos para los humanos, a pesar de que no se ha confirmado.

Su colchón podría ser particularmente preocupante, ya que no sólo podría


contener PBDE, sino también antimonio, ácido bórico y formaldehídos tóxicos.
Puede ser difícil comprar un colchón seguro, ya que no se requiere que los
fabricantes etiqueten o publiquen las sustancias químicas que contienen los
colchones.

Sin embargo, algunos fabricantes ofrecen ahora colchones sin toxinas, como los
que están hechos 100% de lana, la cual es naturalmente resistente al fuego.
También hay colchones que usan kevlar, un tipo de material a prueba de balas,
en vez de sustancias químicas resistentes al fuego. Estos están disponibles casi
en todas las tiendas principales de colchones y le ayudarán a evitar un poco de la
toxicidad.

7. Consuma Alimentos Orgánicos y No Aplique Sustancias


Químicas Dañinas en su Jardín
Muchos pesticidas y herbicidas son potencialmente cancerígenos y usted podría
estar expuesto a ellos a través de los alimentos que compra o que están en su
jardín.

La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en


inglés) considera que el 60 por ciento de los herbicidas, el 90 por ciento de los
fungicidas y el 30 por ciento de los insecticidas son cancerígenos, y la mayoría
de ellos también dañan su sistema nervioso. Algunos de los pesticidas y
herbicidas clasificados como posibles cancerígenos humanos por la Agencia de
Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) son:

Clordano

Heptacloro

Tetraclorvinfos

Carbaril
Propoxur

Lindano

Diclorvos

Fosmet

Permetrina

Por supuesto, la respuesta es optar por productos agrícolas cultivados de


manera orgánica y productos de animales criados de forma orgánica y
alimentados con pastura, y utilizar métodos de jardinería no tóxicos cerca de su
hogar.

Es bien sabido que las frutas y vegetales cultivados convencionalmente a


menudo están contaminados con niveles inaceptables de residuos de pesticidas,
pero también está expuesto cuando consume alimentos de origen animal.

Los animales criados en las operaciones concentradas de alimentación animal


(CAFO, por sus siglas en inglés) comen alimento lleno de pesticidas y estas
toxinas se acumulan en su carne y grasa durante el curso de su vida. Cuando
consume carne de granja industrial, ingiere estos pesticidas acumulados.

En cuanto a los productos agrícolas frescos, ciertas frutas y vegetales tienden a


estar más contaminados que otros, simplemente porque son más susceptibles a
varias invasiones y por lo tanto se rocían más. Además, algunos alimentos son
más "absorbentes" y tienen una cáscara más delgada y suave.

Tales alimentos deberían estar en los primeros lugares de su lista de compras


orgánicas. El Grupo de Trabajo Ambiental (EWG) genera una guía anual del
consumidor sobre los pesticidas en los productos agrícolas12 que usted puede
descargar. Contiene los productos con los mayores y menores niveles de
residuos de pesticidas, lo cual puede ayudarle a ahorrar dinero si no puede
permitirse comprar todo orgánico.

Los alimentos fermentados también pueden ser útiles para esto, ya que se ha
encontrado que algunas de las bacterias benéficas producidas por ellos le
ayudan a desintoxicarse del insecticida organofósforo. Un estudio realizado en
200913 demostró que durante la fermentación del kimchi, el insecticida se
degradó rápidamente hasta el día 3 y se había degradado completamente al día
9. Se identificaron cuatro bacterias ácido lácticas como responsables de este
efecto.

Finalmente, no utilice pesticidas sintéticos en su hogar o jardín, ya sea en la


forma de repelentes de insectos, shampoo contra piojos, aerosoles para
mascotas u otros similares. Existen alternativas completamente naturales
seguras y efectivas para prácticamente todos los problemas de pestes a los que
se enfrente.

Por ejemplo, el polvo de ácido bórico es un repelente muy efectivo contra las
cucarachas y hormigas. Espolvoree un poco en las esquinas internas de sus
armarios y en las esquinas debajo de éstos. Las pestes lo llevarán a su nido en
sus patas y matarán al resto de la infestación. El ácido bórico no es tóxico para
los animales y únicamente mata insectos.

O, para un rocío casero para el jardín que disuada a la mayoría de las pestes,
utilice un poco de pasta de ajo machacado combinado con un poco de pimienta
de cayena o rábano picante. Añada una pequeña cantidad a un bote de un galón
lleno con agua y déjelo reposar durante un día o dos, y agítelo ocasionalmente.
Simplemente rocíe primero una pequeña cantidad en algunas hojas para
asegurarse de que no sea demasiado fuerte y las queme.

Para obtener más detalles acerca de este tipo de soluciones naturales para todo
tipo de pestes, le recomiendo el libro Dead Snails Leave No Trails de
Nancarrow y Taylor, o visite la página de internet BeyondPesticides.org.14
Tienen una sección acerca de soluciones naturales para hacer usted mismo para
una amplia variedad de problemas de pestes, además de un recurso para
encontrar compañías de control de pestes que utilizan productos que no son
tóxicos.