Sie sind auf Seite 1von 5

REPÚBLICA DE COLOMBIA

RAMA JUDICIAL DEL PODER PÚBLICO


TRIBUNAL SEXTO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DE PASTO
CALLE 19 No. 23-45 PALACIO DE JUSTICIA DE PASTO
Tel: 7234590– Email: tribunalsextopadm@ramajudicial.gov.co

MAGISTRADO PONENTE: JUAN FRANCISCO ROSEO HENAO

Pasto (N), once (11) de abril de dos mil diecinueve (2019)

ACCIÓN: REPARACIÓN DIRECTA


NÚMERO DE PROCESO: 2019-1106
ACCIONANTE: LAURA SOFÍA SUAREZ NARVÁEZ Y OTRO
ACCIONADO: NACIÓN – MINISTERIO DE DEFENSA -POLICÍA NACIONAL
ASUNTO: ACLARACIÓN DE VOTO
MAGISTRADA: ANAMARÍA BUSTOS BURBANO

Con el acostumbrado respeto por las decisiones de la Corporación, procedo a señalar los
motivos por los cuales, si bien, comparto la decisión adoptada en el proceso con radicado
señalado en la referencia, aclaro mi voto en relación con el aspecto de la parte motiva
referente a la falla del servicio como causal de responsabilidad estatal, que, de
conformidad con la posición mayoritaria, quedó plasmada en la respectiva sentencia.

I. ARGUMENTOS SOBRE LOS CUALES RECAE LA PRESENTE ACLARACIÓN


DE VOTO
En la providencia señalada, la Corporación condenó al Estado colombiano con motivo de
falla en el servicio al haber existido falencias en el servicio de protección asignado por la
Policía Nacional al señor MANUEL ANDRÉS GAMBOA DUARTE quien para el momento de
los hechos que han dado inició a la acción elevada por su cónyuge e hijo, ejercía como
Alcalde del municipio de Orito, Putumayo, y quien había recibido amenazas provenientes
de grupos insurgentes al margen de la ley como lo es el Ejército de Liberación Nacional
-ELN-. Amenazas que se materializarón con la fatídica muerte que sufrió el nombrado.

Pese a que el fundamento del fallo de la sentencia generada en el proceso cuenta con
sustentos fácticos y jurídicos amplios y acordes al ordenamiento jurídico; en mi concepto
la Sentencia en su argumentación jurídica ha omitido referirse a la negligencia del
servicio de escoltas como causa principal de que en el presente caso existiese la falla del
servicio que generó responsabilidad para la Nación colombiana.
II. RAZONES Y FUNDAMENTOS DE LA ACLARACIÓN
Considero que, en la parte motiva de la sentencia, el Tribunal debió haber tratado el
asunto mencionado anteriormente, debido a que esta Corporación terminó condenando
a la demandada y concediendo las pretensiones de los demandantes todo ello bajo la
figura de la falla del servicio, pero sin haber hecho mención de que esta se causó bajo el
título de la negligencia ejercida por la institución de la Policía Nacional.

El Real Diccionario de la Lengua Española ha definido la negligencia como el descuido o


la falta de cuidado, dentro del presente caso es evidente que la actuación cometida por
la Policía Nacional referente a otorgar un servicio de protección únicamente por unas
horas al burgomaestre no se hizo con la intención de causar daño, sino que se encuadra
en una actuación que configuró un daño por falta de previsión y atención a la delicada
situación de orden público que el municipio estaba viviendo, lo que si bien no es
justificable, ni exime de responsabilidad a la entidad y por tanto al Estado, bajo el
ordenamiento jurídico colombiano no cuenta con la misma gravedad que lo hace una
conducta dolosa ejercida con intenciones de transgredir. Dicho elemento no solo se
presenta dentro de casos de responsabilidad médica y/o hospitalaria, y aunque son pocos
los casos en que el Consejo de Estado ha hecho alusión a la falla del servicio como causal
de responsabilidad estatal por sucesos distintos a acontecimientos hospitalarios,
sentencias como la del catorce (14) de febrero de dos mil dieciocho (2018) con radicado
52616 del Consejo de Estado en Sala de lo Contencioso Administrativo, Sección Tercera
ocasionada por motivos de un soldado que piso una mina antipersona por lo que debió
perder su pierna, en diferentes ocasiones el Consejo menciona la negligencia como un
presupuesto necesario para imputar responsabilidad a la administración.

Así mismo el Consejo de Estado en sentencia con fecha del 10 de mayo de 2017 con
radicado 42796 en caso referente a inoperancia del sistema judicial en caso civil
determinó que el Estado tenía responsabilidad por las actuaciones negligentes de sus
funcionarios.

Con dichos pronunciamientos es evidente que la negligencia es un elemento que cada


vez toma mayor fuerza dentro de los casos de responsabilidad estatal y hubiese sido este
proceso que la judicatura ha conocido una oportunidad excepcional para que el honorable
Tribunal desarrollará con mayor detenimiento y profundidad el tema toda vez que los
hechos del caso como las apruebas aportadas al proceso dan fe de que se causo un daño
irreversible a causa de no asumir de manera efectiva una función como lo es la seguridad
y protección de la vida e integridad de los ciudadanos, tal y como lo manifiesta la la Corte
Constitucional en sentencia T-411 de 2018 en la cual determina que:
la seguridad personal tiene tres “manifestaciones en el ordenamiento
constitucional colombiano, como valor constitucional, derecho colectivo y derecho
fundamental. En su condición de valor constitucional, la seguridad personal
constituye uno de los elementos cardinales del orden público, en tanto garantiza
las condiciones necesarias para el ejercicio de todos los derechos y libertades
fundamentales por parte de las personas que habitan el territorio nacional. En su
carácter de derecho colectivo, la titularidad de la seguridad personal se predica de
“todos los miembros de la sociedad, quienes se pueden ver afectados por
circunstancias que pongan en riesgo bienes jurídicos colectivos tan importantes
para el conglomerado social, como el patrimonio público, el espacio público, la
seguridad y salubridad públicas, la moral administrativa, el medio ambiente o la
libre competencia económica (Art. 88, C.P.)

Respecto a todo lo demás manifestado en la decisión tomada por esta judicatura


comparto lo fallado y celebró ampliamente la reparación de los demandados por hechos
que no debieron acontecer y que no pueden seguir ocurriendo dentro de un Estado Social
de Derecho como lo es Colombia.

En estos términos doy por sentada mi aclaración de voto.

Atentamente,

ANAMARÍA BUSTOS BURBANO


Magistrada del Tribunal Sexto Administrativo de Nariño
REPÚBLICA DE COLOMBIA

RAMA JUDICIAL DEL PODER PÚBLICO


TRIBUNAL SEXTO CONTENCIOSO ADMINISTRATIVO DE PASTO
CALLE 19 No. 23-45 PALACIO DE JUSTICIA DE PASTO
Tel: 7234590 – Email: tribunalsextoadmp@ramajudicial.gov.co

MAGISTRADO PONENTE: JUAN FRANCISCO ROSEO HENAO

Pasto (N), once (11) de abril de dos mil diecinueve (2019)

ACCIÓN: REPARACIÓN DIRECTA


NÚMERO DE PROCESO: 2019-1106
ACCIONANTE: LAURA SOFÍA SUAREZ NARVÁEZ Y OTRO
ACCIONADO: NACIÓN – MINISTERIO DE DEFENSA -POLICÍA NACIONAL
ASUNTO: ACLARACIÓN DE VOTO
MAGISTRADA: NATALIA MARISOL VILLARREAL MERA

Con el respeto y consideración acostumbrada, presento la razón que me mueve a aclarar


el voto respecto del fallo proferido por la Sala el 11 de abril de 2019.

Aunque acompañé la decisión adoptada en el asunto de la referencia por la disciplina


propia de un sistema de precedente judicial con tendencia vinculante y atendiendo el
criterio sentado por la sala, me permito argumentar porqué el análisis en cuanto al hecho
de un tercero fue a mi modo de ver genérico y poco profundo, pues debió traerse a
colación precitadas sentencias que han desarrollado a profundidad el tema.

No es la primera vez que, frente al actuar de grupos al margen de la ley, se pretenda


excepcionar de modo que se otorgue la responsabilidad del daño a los mismos, obviando
el deber del Estado y la posición de garante que asume frente a sus asociados. En este
entendido, existe un asunto con similitudes sustanciales en donde el honorable Consejo
de Estado resuelve recurso de apelación y trata a fondo lo referente al hecho de un
tercero en la consecución del daño antijurídico.

En el fallo del 12 de febrero de 2014 de radicado 26013, con ponencia de Jaime Orlando
Santofimio Gamboa, se resuelve recurso de apelación en acción de reparación directa
interpuesta por los familiares de Yaneth Perez García, quien falleciere en medio de los
enfrentamientos en el municipio de Mesetas-Meta, entre los miembros de la estación de
Policía del lugar y miembros de la guerrilla de las FARC. En el caso concreto igualmente
existió una negligencia por parte de la institución en el momento de proteger a los
habitantes del municipio.

En el punto 7.5 del fallo se expone con mayor claridad como el hecho de un tercero en
tratándose del actuar de grupos insurgentes no exime de responsabilidad al Estado, y
cómo en reiterada jurisprudencia, que no puede dejarse de lado, se aborda la
responsabilidad estatal en el marco de las acciones violentas de grupos armados, bajo
los tres criterios de imputación ya conocidos y expuestos con anterioridad.

Así se contempla que el hecho de un tercero debe separarse de la relación de causalidad


principalmente, y cómo la presencia de esta excepción invita al juez a sumergirse en un
análisis profundo en cada caso concreto; al respecto concluye la Sala:

Sin duda, el tratamiento que se pueda dar la hecho del tercero en la visión propia
a los tiempos que corren, no permite que sigamos anclados en el modelo clásico
causalista, y nos centremos en la vocación que el instituto de la responsabilidad
debe atender: herramienta complementaria para tutela de los derechos de los
administrados, especialmente de los derechos humanos; factor de convivencia y
del logro de la paz, y; instrumento que permita la aplicación de una justicia
redistributiva donde sea el principio de solidaridad el que opere, no la visión
individualista propia a los orígenes del mismo instituto.

Con lo anterior, me permito dejar sentado que cada caso concreto implica un análisis a
fondo de esta causal eximente de la responsabilidad del Estado y sus agentes en pro de
la emisión de fallos suficientemente motivados.

En estos términos doy por sentada mi aclaración de voto.

Atentamente,

NATALIA MARISOL VILLARREAL MERA


Magistrada del Tribunal Sexto Administrativo de Nariño