Sie sind auf Seite 1von 2

4 herramientas para resolver conflictos

Fundación Gizagune
En el post de hoy os hablamos de algunas herramientas para resolver
conflictos. En esta ocasión tomamos como referencia el libro de Brian Muldoon
“El corazón del conflicto” para recoger las 4 “metaestrategias” que el autor
propone utilizar a la hora de gestionar un conflicto. Cada una, en su debido
momento.
En primer lugar, resulta conveniente aclarar que la
palabra “meta” significa “cambio”.
Cada una de estas estrategias constituyen herramientas para resolver
conflictos que permiten modificar sustancialmente elementos del mismo para
hacerlo más manejable y, por tanto, más fácil de resolver.
1. Contención
Esta estrategia nos ayuda a poner el conflicto bajo control, esto es,
ayuda a poner orden en una situación que se ha vuelto caótica. Como Muldoon
explica, el orden emerge de los sistemas caóticos, por tanto, la contención
implica poner límites al caos.
2. Confrontación
Confrontar significa ponerse “frente a frente”, por ello requiere valor.
Cuando reprimimos un conflicto, lo hacemos más destructivo y menos
manejable, el conflicto se vuelve frío y puede hacer mucho daño antes de salir
a la luz. Mediante la confrontación se saca el conflicto frío de las profundidades
y se desmenuza para que sea más manejable.
3. Compasión
Otra de las herramientas para resolver conflictos es la compasión, la
cual ayuda a restablecer en cierta medida la confianza perdida en el conflicto,
ya que permite que pueda generarse algún tipo de comunicación funcional
permitiéndonos comprender lo que nuestros adversarios piensan, y sus
razones.
No es necesario estar de acuerdo con nuestros enemigos, pero si no le
comprendemos, nuestra eficacia se ve reducida, ya que nos privamos de
información relevante para que el conflicto pueda resolverse.
4. Colaboración
La colaboración resuelve el conflicto reorganizando el modo de
relacionarse de las personas. Ayuda a las partes a trasladar sus atenciones
más allá del conflicto, y a trascenderlo, creando una nueva relación. Para
adoptar una actitud colaboradora en conflicto es necesario aprender a trabajar
en equipo, y aceptar, que dos cabezas, aunque tiendan a chocar, piensan
mejor que una.
Para que la colaboración sea posible, las partes han
de comprometerse entre ellas y con el proceso.
Sin embargo, para que pueda darse la colaboración, a veces es
necesario utilizar medidas de contención, con el fin de eliminar la desconfianza
entre los oponentes y construir juntos una meta común que elimine las
posibilidades de reaparición de la hostilidad en el conflicto.
La mediación como estrategia completa
Una de las formas más útiles de emplear estas 4 herramientas para
resolver conflictos es la mediación, que las aplica de forma sucesiva. Además
la mediación también constituye una estrategia por sí misma, ya que se utiliza
cuando las partes han llegado a un impasse, a un punto muerto en el que no
son capaces de seguir adelante y, la simple presencia de un tercero en el
contexto cambia drásticamente la dinámica que mantienen y permite que se
alcancen progresos.
La tarea del mediador es facilitar y ordenar la comunicación entre las
partes para que lleguen a su propio acuerdo. La imposibilidad del mediador
para tomar decisiones y su falta de autoridad para resolver el asunto hace que
las partes perciban una ausencia de poder y decidan llenarla produciéndose así
una energía nueva y creativa.
http://www.fundaciongizagune.net/herramientas-resolver-conflictos/