Sie sind auf Seite 1von 3

Datos de Identificación:

Alexander Apóstol CI: 24.32506


Danielkys López CI: 24354374
Meribeth Oviedo CI: 24.002.316
Sección 1. Psicología Social 4to Semestre.

Trabajo tipo ensayo sobre la película “Te doy mis ojos”

La violencia de género, un problema, un inconveniente, una traba que durante siglos ha


sido y es una realidad desgarradora e insufrible para las mujeres, en el presente, en la
actualidad algunas de las personas piensan que este infortunio se encuentra superado,
mesurado, casi extinto pero la verdad es que esto aún se mantiene adherido en nuestra
sociedad y en muchas de las conductas y comportamientos que se han naturalizado en
nuestro diario vivir, la película española “Te doy mis ojos” no es más que una muestra
alusiva de esta situación que se vive a lo largo de cada día en múltiples hogares y familias.

El film hace un estupendo trabajo en mostrarnos una realidad genuina y autentica al no


deslumbrar solamente el daño físico al que es sometido la mujer sino también las otras
agresiones y desgastes que se manifiestan en ella, al también no mostrar al típico hombre
agresor que es duro y cruel sin presentar sentimiento alguno; esta película nos hace percibir
de una forma totalmente amplia y profunda estos entornos de violencia de género, por lo
cual es la candidata ideal para hacer con detalle la siguiente vinculación entre estos
escenarios de constreñimiento exhibidos o ejemplificados en esta y la ley orgánica
venezolana sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia.

Comenzamos con la identificación de la violencia psicológica quien es probablemente la


columna vertebral del resto de las formas de violencia, pues de alguna u otra manera todas
involucran el factor psicológico, dentro las agresiones y desdichas experimentadas, todas
presentan elementos que logran perturbar e irritar la estabilidad mental, emocional y
conductual de la mujer; en la película la violencia psicológica se despliega a lo largo de
numerosas escenas pero una de las más perceptibles es la escena en que Antonio emprende
contra Pilar y su hijo su disgusto (por razones de las que ellos no eran responsables),
violentamente deteniendo el vehículo a un lado de la carretera, saliendo de él y
golpeándolo, aquí se puede apreciar la violencia psicológica sobre Pilar y Juan. Pues
basándonos en el artículo 15 de la Ley orgánica venezolana sobre el derecho de las mujeres
a una vida libre de violencia, este tipo de violencia incluye -entre otros aspectos- tratos
humillantes y abandono, que fueron característicos en esta escena; causándole a Pilar un
gran temor y perjudicando de modo radical su sano desarrollo como persona. Esta misma
escena del vehículo también puede servir como ejemplo para la violencia domestica, que al
igual que la psicológica se puede distinguir a lo largo de toda la película pues las
agresiones que recibió Pilar durante el film fueron por parte de Antonio, su conyugué y
concubino, haciendo así mención directa a este forma de violencia.
Por otro lado la forma de violencia de acoso u hostigamiento fue una de las más
manifiestas en la película, Antonio se muestra bastante proclive ante esta forma pues se
muestra inseguro e irritable al dejar a Pilar sola; una escena muestra de esto es cuando
Antonio insistía en mandarle mensajes de texto a Pilar para saber dónde estaba, acosándola
al querer saber qué hacía en cada momento y persistiendo en su idea de que ella no le
contestaba porque no quería que supiese donde se encontraba, pensando así que el fin de
ello era propiciar un encuentro con otro hombre, deliberación que luego ocasionaba
comportamientos en él que perjudicaban la integridad física de Pilar con maltratos y
generando daños sobre su bienestar psíquico con palabras ofensivas que a la vez atentaban
contra su dignidad y prestigio.

Ahora en cuanto la forma de violencia de amenaza esta también se percibe en diversas


escenas de la película, Antonio amenaza a Pilar con la intención de intimidarla, no son
amenazas dónde implican directamente una agresión física pero si involucran la finalidad
de amedrentarla y hacerle impartir temor, como por ejemplo en la escena donde Antonio
llama a Pilar a la puerta de la casa de su hermana y amenaza con no irse de allí hasta que
esta no le abra.

Sobre a la violencia física aunque esta no fue la de mayor predominio durante en la


película se exhibe en la ocasión en que Pilar se dirigía al trabajo y Antonio, en el momento
en que ella salía del departamento, hace contacto físico con Pilar, la agarra del cuello y
empuja hacía la terraza, lastimándola y haciéndole un daño físico que aunque quizás como
menciona posteriormente no le deja una herida visible si logra afectar su integridad física.
Además de esto, al comienzo de la película la hermana de Pilar hace mención que
anteriormente Antonio la había lastimado físicamente dejándole graves secuelas en su
cuerpo. También en esta escena de la terraza; un poco antes podemos ver la violencia
patrimonial al visualizar en dónde Antonio al ver que Pilar se viste elegante para ir al
trabajo se llena de ira y celos y comienza a romper el libro de pinturas que esta poseía y era
de su propiedad; esto acompañado de insultos y frases sarcásticas llena de falsas
suposiciones logran lastimar la integridad de Pilar.

Por su parte la forma de violencia sexual se contempla de manera muy particular, donde
no se ve involucrado directamente el contacto genital, pero que vulnera el derecho a la
mujer a decidir libremente su sexualidad, nuevamente podemos ver en la escena cuando
Pilar es expuesta al balcón o terraza de su apartamento sin ropa interior, esta no lo hizo de
manera voluntaria, fue sometida, forzada a esto, a lucir sus genitales públicamente, fue así
un suceso totalmente violento por parte de Antonio, violando el derecho de Pilar a tener
autonomía sobre su sexualidad e involucrando de esta forma la violencia de género sexual
en la película.

Continuando con la escena del balcón, reiteradamente esta escena sirve como ejemplo
para identificar otra forma de violencia, la violencia mediática debido a que Pilar está
siendo expuesta públicamente sirviendo la terraza como medio de difusión hacia sus
vecinos; siendo así humillada socialmente con un fin de dominación por parte de Antonio.
Prosiguiendo con la identificación de formas de violencia también podemos encontrar la
violencia simbólica en la escena en que la madre de Pilar les comunica a sus hijas que una
mujer siempre debe permanecer con su esposo pase lo que pase. Éste suceso refleja valores
que transmiten desigualdad y discriminación en las relaciones que se dan entre hombres y
mujeres favoreciendo la prevalencia de la dominación patriarcal mediante el mensaje de
que da la madre y además naturalizando la dependencia de la mujer al régimen que su
esposo, en este caso, desee imponerle. Aparte de esta escena, la escena del grupo de
hombres con problemas de violencia de género con el psicólogo también nos permite ver
como aún se encuentran encarnados en la identidad de ellos esos valores e iconos que
transmiten desigualdad y dan apertura a la subordinación de la mujer en las relaciones
sociales.

En síntesis y a modo de reflexión mencionar lo que describíamos al comienzo del


ensayo, el hecho de que estas situaciones violentas aún permanecen y se mantengan
adheridas en la sociedad quizás de una manera no tan evidente como en tiempos anteriores
sino más bien de una forma disimulada y usando estrategias como la alienación y el engaño
para afianzar la exaltación a los hombres y la sumisión a las mujeres; la realización de estás
leyes es un logro, pero aún no se han alcanzado todos los objetivos que se pretenden, ya
que si bien existen estás normas o patrones de gran carácter que de algún modo inciden a la
igualdad de género de nada sirven si se irrespetan, si están ilegitimadas por las personas,
los hombres e inclusive por las propias mujeres; nosotros como futuros psicólogos, como
personas, como mujeres y como hombre, nos comprometemos a dar un paso adelante en
pro a la igualdad de género en conjunto con los derechos humanos, apoyando mediante
nuestro discurso el afianzamiento y aceptación de diversas oportunidades dadas por igual y
defendiendo estas ideas aún más ante personas o situaciones en que tal explicación
argumentativa pueda incidir a un cambio bien hecho en nuestra sociedad y en próximos
momentos históricos, haciendo un llamado con nuestro comportamiento que invite a evitar
usar palabras, realizar acciones que minusvaloren a las mujeres, sus logros y esfuerzos,
siendo garantes de la justicia y de la equidad.

Así mismo comprendiendo con mayor profundidad la alienación causada en parte por
los distintos mensajes y refuerzos que protegen el ideal patriarcal donde la mujer es inferior
al hombre y depende de él en muchos sentidos, la película, las clases, la información
consultada y el presente ensayo nos permitió quitarnos lo que quedaba de la venda en
nuestros ojos y descubrir que en el conocimiento esta la fuerza que nos promueve el
empoderarnos de derechos que como mujeres en particular tenemos motivos a ejercer y
hacer respetar, y que como hombre en particular debemos reconocer e igualmente hacer
llamado a otros a que reconozcan y respeten, no se trata de rebeldía si no de justicia y ese es
el mensaje, la voz que verdaderamente hay que comunicarle a todas las personas que tienen
ideas erróneas de aquellas que luchan por el reconocimiento que les corresponde a todas las
mujeres y esa es la realidad que debemos naturalizar.