Sie sind auf Seite 1von 8

Hola estimado Kamarada, su glosario analógico sobre el tema “mundo digital-universo creado” viene al

dedo, pues me va a permitir explicarme mejor sobre el tema que le remití sobre la crítica a su artículo.

Me parece, en primera instancia, acertados los términos que prohijó, y su relación equivalente
conceptual, pero debo confesar que yo no estoy muy versado en jerga electrónica ni computacional ajaja
(mi hermano es el de esos temas informáticos) , así que pido consideración si algún error técnico cometo.
Como ya dijimos, se hace perfecta la oportunidad didáctica para “meta-comprender” la dinámica de la
designación existencial material, y , obviamente, del Encadenamiento a esa realidad relativa.

En primera instancia, habrá que reconocer que el Demiurgo, como primer paso para crear, debe
ESTABLECER las piezas fundamentales de la programación , o “códigos fundamentales”, que harán posible
la efectiva representación material de las ideas pensadas (arquetipos, entelequia universal, y en el caso
del juego, la historia o argumento formal del juego) por el programador. A saber, a modo de lo que sucede
en computación, este “código binario” primordial, no sería más que esos “22” elementos con los cuales
el Demiurgo programa la totalidad del horizonte digital, que en realidad es un pluriverso de horizontes de
percepciones digitales ordenados a semejanza de un esquema o enlace, es decir, hazas rectangulares de
diferente orientación pero coincidentes en un centro o núcleo, que es la máxima oblicuidad.

Si usted lo piensa bien, su concepto de Vril o “posibilidad pura”, sería la aplicación del hackeo por parte
de un personaje digital puro (siddha) al haber llegado a ese centro y poder SABER (entender a la Serpiente)
el modo de la programación (kábala acústica), pues al haberse emancipado de la integración digital
(cultural en nuestro caso, superestructuración), que supone la afirmación de un solo plano contexto u
horizonte de percepción, puede ya programar sus propios códigos, y por ende sus propios contenidos
horizontales (cuyo centro es la oblicuidad misma). Pero si lo pensamos bien, tal acción está, por más regida
por la voluntad libre del personaje digital, a la CAPACIDAD ORIGINAL del MODO del código programacional
del Inicio; es decir, el personaje digital libre y puro de toda afirmación parcial de una parte del horizonte
total, no podrá “sobrepasar” arquetípicamente la posibilidad o potencia preestablecida que modula todo
horizonte posible. En pocas palabras, por más des-estructurado el personaje (es decir, desprogramado en
su percepción digital) no puede sobrepasar con su voluntad esos 22 elementos primigéneos, ni tampoco
la “idea del juego”, que son los arquetipos. En efecto, ni los mismos Siddhas Traidores pueden
“sobrepasar” lo arquetípico con su oblicuidad pura (es decir, su no terminación de los entes que saben
que son ilusorios), sino a lo sumo, modular con su hackeo las infinitas negativas posibilidades que le da
las infinitas negativas maneras de combinar esos elementos.

Sobre el tema, aquellos términos, es decir, Infinito activo o actual (positivo le llamo yo pero vamos a usar
la terminología de Nimrod mejor) y el Infinito Negativo o potencial, son explicados en los Fundamentos,
y valga la pena citarlo:

“Pero, lo dijimos, el Demiurgo "también es Espíritu". Y un Espíritu "infinito", cualidad que se aprecia, en
la figura 9, en la circunferencia exterior "infinito negativo o potencial". El carácter potencial o negativo
del infinito demiúrgico le viene por estar totalmente ajeno al plano material: el infinito, en efecto, no
puede penetrar en una estructura arquetípicamente determinada y evolutivamente orientada hacia
finalidades entelequiales.”


“El macrocosmos es un mundo de entes finitos y sucesivos. Ni en el plano arquetípico ni, aún, en la
memoria arquetípica del microcosmos existe un Arquetipo infinito. Mucho menos aun hay algún designio
que lo revele: el infinito, pues, es un conocimiento escencialmente vedado al pasú. Sin embargo, por la
intervención de los Siddhas Traidores, el Signo del Origen ha venido a causar la manifestación del Espíritu-
esfera en el microcosmos y la participación del Yo infinito en la evolución del pasú; en consecuencia ha
ocurrido este incomprensible hecho: EL VIRYA ES UN ENTE FINITO QUE PARTICIPA DEL INFINITO.

Pero, siendo así ¿en qué lugar del microcosmos, en que estructura, en cual dimensión, dónde, en fin, hay
que buscar ese infinito interior del virya? Respuesta: El infinito actual, real, completo, sólo puede estar en
el Yo Infinito; por lo tanto, sólo puede ser hallado cuando el Yo del virya trasciende la finitud del sujeto
consciente, del alma, del esquema de sí mismo, y se sabe ajeno a la evolución, un reflejo de la eternidad
del Espíritu. Sólo entonces, luego de tal liberación, después de que el Gran Engaño ha quedado roto, es
posible el tránsito impensable entre lo finito y lo infinito; sólo entonces es posible la Reversión del Espíritu
esfera revertido, la vuelta a su normalidad.

La clave genética de los Siddhas Traidores apunta a producir, en el pasú, un Yo lo más substancial posible,
es decir, una hipóstasis del Yo infinito: de ese modo queda atenuada su infinitud. Se obtiene así un Yo
perdido cuya total actividad puede ser aprovechada para impulsar la evolución del alma. El Yo perdido
surge en el seno del sujeto consciente, confundido con éste, como una hipóstasis del Yo Infinito
denominada PERSONA. Es decir: tras la personalidad del virya, en su persona, alienta un Yo perdido que
es hipóstasis del Yo Infinito, reflejo del Espíritu eterno. Solamente quien efectúe el tránsito inverso, desde
la mera personalidad hasta el Yo perdido substancial, y quien trascienda esa hipóstasis que se asienta en
el Símbolo del Origen y llega hasta el Símbolo mismo, tendrá la posibilidad cierta de acceder al infinito
actual, al Espíritu.”

“En el virya perdido la reducción de la intuición del infinito da lugar al CONCEPTO del infinito potencial, es
decir, a una tajada sémica de una Relación de la estructura cultural. El procedimiento es el siguiente: la
razón establece una Relación entre Principios unitarios; tal Relación puede ser posteriormente
equiparada, por operaciones sistemáticas del sujeto cultural, a cualquier objeto cultural o ideal extenso;
pues bien: en dicha Relación existen conceptos, es decir, significados contextuales en ciertos lenguajes
habituales, por ejemplo, idiomático, algebraico, geométrico, lógico, etc., que proponen LA POSIBILIDAD
DE DIVIDIR INTERMINABLEMENTE LA EXTENSIÓN O AUMENTARLA INDEFINIDAMENTE AGREGANDO
SIEMPRE UNA NUEVA UNIDAD. Por supuesto que esta indefinición racional es sólo un significado
proposicional y nada tiene que ver con el infinito actual, real, del Yo Infinito: la falta de fin de toda suma
o división interminable sólo demuestra la imposibilidad del sujeto para superar la duración que insumiría
REALMENTE tal operación interminable; (descontando los "limites" del cálculo infinitesimal que sólo son
supuestos, jamás alcanzados efectivamente por una operación continua). Naturalmente, este infinito
sistemático e inalcanzable no puede ser mas que "potencial" puesto que consiste en la "posibilidad",
encerrada en el concepto, de no alcanzar nunca el fin. A partir de aquí, todos los viryas perdidos que han
intentado superar al infinito potencial, buscando el transfinito, han acabado en la frustración o en la locura
debido a su desconocimiento de los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea; nuestra ciencia, en efecto,
enseña el camino hacia el infinito actual, el cual no es, ni puede ser, un mero concepto sino la más elevada
vivencia espiritual: el infinito actual es incomprensible, vale decir, es inabarcable por la razón; sólo puede
ser vivenciado por el Yo despierto, su propia esencia.”

“¿Y cómo debe entenderse, pues, el infinito actual, si no es posible comprenderlo racionalmente?
Respuesta: En principio hay que asumir que todo concepto del infinito actual ha de presentar una
estructura paradójica, vale decir, una estructura que resultará ambigua y hasta contradictoria para la
razón. Con esta advertencia digamos que el infinito actual, por ser perfecto, ES SIMPLE. Esto es: NO PUEDE
SER DIVIDIDO, NI SIQUIERA POR LA RAZÓN; Y, DESDE LUEGO, NO ES UNA SUCESIÓN INFINITA. El vallo
obsesso no se compone de puntos ni de partes: como cerco infinito todo el es infinito; su curva no
presenta abertura en parte alguna, es continua, y sin embargo es infinita.”

….. y por último, pero lo que nos dará la clave de todo esto:

“De todos estos ejemplos que estamos considerando surge con claridad que la clasificación no requiere
de nada óntico para existir puesto que los elementos con los cuales se conforman sus clases con conceptos
tajada de la estructura cultural, es decir, elementos sémicos, sistemas simples o complejos. Más aún: las
clases son también conceptos porque son sistemas de la estructura cultural; las clases son sistemas
complejos, subestructuras cuyos miembros son conceptos, y por lo tanto consisten en sistemas de
conceptos, vale decir, en conceptos de conceptos, conceptos de mayor extensión y menor comprensión
que otros conceptos constituyentes. Tales conceptos de extensión extrema se denominan GENEROS y los
conceptos de menor extensión pero de mayor comprensión que caen bajo aquellos son las ESPECIES. Pero
esto lo veremos con detalle enseguida. Ahora, lo importante es advertir que en la clasificación sistemática
solo intervienen conceptos tajada de la estructura cultural, vale decir, aspectos de la verdad del ente,
secciones de su esquema, pero no el ente en sí, el cual es exterior y del cual el pasú solo ha recibido el
designio y no el Arquetipo universal que lo sustenta. Pero entonces ¿qué relación guarda lo universal
cultural, aquella generalidad que el sujeto cultural ha ATRIBUIDO al ente, con lo universal real del ente,
con el SER REAL de su Arquetipo universal? Respuesta: Una relación equívoca, responsable de un
sinnúmero de errores gnoseológicos: el pasú ignora definitivamente la doble determinación del ente, la
finalidad y la suprafinalidad, y, como respuesta al objetivo macrocósmico de su propia finalidad, proyecta
sobre el ente el sentido; pero ese sentido es la expresión de un significado extraído del designio particular
del ente: nada universal hay en él; por eso es indudable que al afirmar el carácter universal de un ente lo
que en realidad hace es comprenderlo en un concepto universal, en una universalidad falsificada por la
facultad taxológica del sujeto cultural. El virya perdido, por su parte, en la civilización actual, ha sucumbido
a la Estrategia sinárquica y ha permitido que en su visión del mundo influya y predomine la herencia del
pasú: el virya tiene la posibilidad de localizar el selbst y crear un Yo despierto con el cual es posible la
aprehensión total del ente real, tanto en su universalidad como en su singularidad, porque tal Yo participa
del infinito actual y puede determinarlo todo sin ser determinado por nada. Pero en tanto el virya no
despierte quedará, como el pasú, definitivamente aislado de los entes. En este libro, no obstante, se
ofrece una posibilidad de despertar por el conocimiento de la Sabiduría Hiperbórea, de la
welstanschauung de los Siddhas Leales de Agartha, la cual, como comprobaremos muy pronto, explica
satisfactoriamente el problema de la doble determinación del ente, de la finalidad y de la suprafinalidad,
del Arquetipo universal y del designio.”
Tenemos entonces, que el infinito negativo o potencial, es aquella CAPACIDAD TOTAL sucesivamente
ordenada in crecendo que por la imposibilidad (espacio-temporal) de contabilizarla o “contenerla” en el
pensamiento, se aparece como límite arquetípico y existencial que RODEA Y DETERMINA, ASU VEZ, LA
CAPACIDAD PARTICULAR DE CUALQUIER OTRO PROCESO, incluido el de “no terminar los entes” o de
“valoran CUANTAS MÁS POSIBILIDADES MEJOR”. Esto es fácil de comprenderlo pues esas “infinitas
(negativas claro) posibilidades contextuales de este Universo, tienen un fin cierto, ciertamente, que es el
infinito negativo, es decir, la capacidad del Universo (la entelequia Manvantara y sus millones de “eternos
retornos” o rondas, muy bien intuído por Nietzsche). El Infinito positivo, entonces, es lo contrario, el
verdadero infinito, la eternidad del Espíritu, PERO EXPRESADO O CONTENIDO DENTRO DE LA CAPACIDAD
DEL INFINITO NEGATIVO. Y claro, si estamos dentro del Vril del Demiurgo¡, no puede ser entonces, que
nuestra capacidad propia de Vril pueda sobrepasar la de él porque estamos dentro, regidos por el límite
mismo de sus ideas y sólo podemos usar nuestro infinito relativizado ante ello. Pensar en contrario es
engañarse y creerse libre en una dimensión limitativa. Ahora bien, lo que quiero “expresar” es que el Vril,
como yo lo entiendo, claro está, no sería esa capacidad infinita activa aplicada sobre el Infinito Negativo,
la de re-signar, o la de “contemplar” cuantos espacios de significación existan, ni siquiera la de compartir
el poder de programación con el dueño (hackear). Ese “puede determinarlo todo sin ser determinado por
nada” lo entiendo yo ewn toda la plenitud de la oración, y me parece que ya tener que “no ponerle sentido
a la infinita variedad de planos contexto” es determinarse, determinarse para a su vez no determinar lo
ya determinado ajajaj. En todo caso aquello sería una especie de “Vril-caído”, Vril determinado por otro
Vril, por lo que ya no es Vril, sino semi-Vril (qué cantinfleada) :V

……………………………………………………………………………………..

En este punto tendré que cambiar el hilo argumental pues me ha llegado su segunda carta sobre el tema
ajajaj y como no voy a volver a componer lo ya compuesto, tendrá que ser una respuesta en dos partes.

Sobre el consenso creo que desde el principio hemos concordado que esa no es la motivación de nuestras
charlas, por supuesto que no, en tanto que queda recontra clarísimo que la SH, y por ende, la Verdad del
Espíritu es propia y particular (de otra forma no sería tal). Buenaventura la mía que no soy argentino :v y
no tengo la necesidad cierta de medirme la gónada con otros. Pero, ciertamente no puedo coincidir con
usted (vea lo circular de esto :v) en tanto que dice que “querer tener la razón” sea una aptitud animal.
Muy por el contrario, el deseo de estar por encima a nivel metafísico es esencia propia de un espíritu
egóico, máxime si “comparte” espacio (Universo creado) con otros. Y esto no quiere decir en absoluto
apetecer el “Alfa”, pues resulta siempre que el “alfa” animal resulta ser el más bruto, vulgar y simple. En
mi caso, yo disfruto como no tiene idea el que quieran tener la razón los otros, y que de ello nazcan
debates acalorados, pue es como afilar espadas, un duelo de preparación. Preparación para qué me
preguntará usted? Pues para cuando tenga que enfrentarme, dialéctica y espiritualmente contra el
Demiurgo, y si llega el caso contra Lucifer Mismo :V ; pues, si no lo ha advertido aún, todo esto de la
Guerra Esencial estriba en la imposición de tal o cual verdad sobre la del resto. Pero ciertamente, como
convenimos en un inicio, yo no le pido ni le pediré nunca que caiga en esta dinámica si no es de su estricto
parecer. Aquí no estamos exponiendo las ideas para que el otro se allane a ellas, sino porque el mismo
ejercicio de hacerlo significa ya una ganancia espiritual.

“Sobre lo comentado anteriormente -anoche- tengo que añadir que "Alcanzar el Vril" aunque lo hace
Posible, no significa "Ser Libre en el Origen". Encontrar una Puerta no significa Pasar por la Puerta.
Además, tampoco afirmo tal cosa en el escrito. Afirmo que "guarda relación", pero si usted decide que
"guardar relación" es lo mismo que afirmar "igualdad"... Pues no sé, es decisión SUYA. Poco puedo hacer
Yo con esa decisión. Y, desde luego, no me hago cargo de ella: no me corresponde.”

Sobre esto, coincido plenamente y no sé de donde saca usted que yo he sugerido si quiera que “alcanzar
el vril”, o concebirlo desde el Yo (intuirlo) quiera decir estar libre en el Origen, ni mucho menos. Uno
tendría que ser un Siddha si quisiera afirmar aquello, situación que no es el caso.

“Por otro lado, sospecho que puede estar confundiendo los objetivos. Es decir: cuando propongo la
búsqueda de "cuantas más posibilidades mejor", el objetivo no es tal cosa (no es acumular), sino que el
objetivo es Ejercicio de Voluntad y la dinámica que éste genera.”

Sobre tal cosa, le he entendido perfectamente cual es el objetivo, solamente que a mi parecer, tal cosa,
es decir, el “ejercicio de voluntad” no repercute en nada a efectos de alcanzar el Vril absoluto en el sentido
que:

"– Por lo pronto, tenemos la posibilidad, valga la redundancia, de buscar la mayor cantidad de
posibilidades frente a la interpretación de un ente o un argumento. Es decir: no se opta por ninguna, no se
decide que tal cosa es la realidad de ello, sino que se valoran CUANTAS MÁS POSIBILIDADES MEJOR, puesto
que en el extremo de esta tendencia es que ocurre la Pura Posibilidad. O sea: cuando mi “ejercicio de
voluntad” orientado a la resistencia, a oponernos al sentido propuesto, a lo que se ha designado que yo
perciba y comprenda sobre algo, es que estoy en la dinámica de no ponerle sentido."

Para mí “en el extremo de esta tendencia “no ocurre ni por asomo la posibilidad pura, sino la posibilidad
negativa que choca y nunca podrá pasar el extramuro inicial del Manvantara. Y vaya que no sabré Yo de
esto, que como usted mismo, estoy seguro, me la pasé en ese ejercicio, pero nunca encontré en el extremo
lo que encontré al estudiar, por el contrario, el rechazo de ese ejercicio ajajajaj. ¿De qué sirve el ejercicio
egóico de encontrar ese límite último de la oblicuidad (que es el Demiurgo) y optar por no ponerle sentido
a ninguno, afirmarlo, si desde el inicio ese ejercicio ya está limitado por el objeto de su actividad misma?

Vuelvo a reafirmar mi postura al decir que usted a definido negativamente al Vril (y por qué ocultarlo ya?,
el mismo Nimrod lo hace :V) en tanto que dice “es NO ponerle sentido a ninguno de los infinitos planos
que uno mismo ha llegado a comprender y trascender”. Pues yo podría decir que Vril, el bien entendido o
completo para mí ES el poder crear o no. Si lo pensamos bien la “posibilidad pura” es apenas, en términos
gramaticales digamos, solamente “el predicado”, sin sujeto de la oración. ¿Posibilidad pura de qué? Pues
como usted mismo reconoce. De ser un Demiurgo, de usar su Vril para lo que le de la gana. Para entender
esto debo ahora hacerle una pequeña crítica a Nimrod, que es más una aclaración:

“Consideremos, pues, una ESFERA HUECA, de substancia homogénea. Se trata, topológicamente, de una
SUPERFICIE BILATERA: un lado lo constituye la superficie esférica interior y otro la superficie exterior.
Supongamos ahora que tal esfera hueca representa a un Espíritu eterno ANTES de la caída. Cada uno de
los infinitos puntos de la superficie INTERIOR es un núcleo de gnosis absoluta QUE MIRA HACIA EL CENTRO.
En el centro, en un punto situado en el espacio hueco interior, convergen todas las MIRADAS de los puntos-
gnósticos y se realiza allí una síntesis total de Sabiduría. Se puede decir que en el centro de la esfera
espiritual existe un Yo absoluto, que SABE de cada punto de su ser porque, justamente, es la síntesis de
todos esos puntos. ¿Cómo ACTÚA un ser así? Contrayendo o expandiendo su volumen y aplicando su
Voluntad absoluta en el espacio interior. Si el Yo absoluto quiere, puede contraer la superficie hasta casi
confundirse con el punto central; o puede expandirla y crear tanto espacio interior como el de un universo
entero; y si lo desea, también, puede ORGANIZAR DICHO ESPACIO INTERIOR y convertirse en Pantocrátor,
como alguna vez hizo Abraxas. Pero el Espíritu no es un Demiurgo, no TIENE INTERÉS EN PERMANECER EN
EL MUNDO DE LA MATERIA Y LA ENERGÍA; procede de Lo Incognoscible y allí debe retornar. ¿Cómo llegó
hasta ese mundo demencial? Acompañando a la raza; siguiendo a los jefes; por A-mort a Ella, quizás.”

Yo tiendo a pensar que Nimrod dice esto, sobre que el Espíritu no es un Demiurgo para efectos estratégicos,
púes si de lo que se trata la Liberación Espiritual es hacerle entender al Yo perdido que no debe ponerle
sentido a la creación, lo primero que se debe hacer es hacerle “rechazar”, pues, el mismo acto de crear. Es
como que al soldado de infantería, se le deba martirizar con el trabajo físico, hacerle “enaltecer ello”, hasta
un momento en que se convierte en “oficial” (Espírito Normal), donde entonces ya podrá, si así lo quiere,
engordar en la medida que tenga en gana o de trasportarse en jeep o helicóptero de por vida. ¿Cómo
puede ser el Vril “posibilidad pura” si se la limita a “no puedes crear porque el espíritu no es así”? Una
mentira necesaria, piadosa se podría decir de Nimrod, que luego tiene a bien él mismo clarificar. En esta
cita, ahora sí, se hace más clara mi idea de Vril, que sería usar esa capacidad de CREAR realidades DENTRO
pero solamente alcanza el máximo potencial o capacidad cuando se hace NO DESDE EL INTERIOR DE OTRO
ESPÍRITU¡ Sino cuando está uno libre en Hiperbórea Increada, sin límites “horizontales”. Debe quedar claro
en este punto, que para mí, entonces, no hay posibilidad de verdadero Vril (de ejercitarlo) si se está todavía
dentro del Universo, “del Origen para acá”, por más que nuestra propia naturaleza eterna disponga del
poder de resignar, reordenar, comprender la máxima oblicuidad o de no ponerle sentido A esto, en tanto
que la capacidad del ese Vril depende del Infinito Negativo (mundo arquetípico) y no de nuestra propia
desnudez liberta increada. Snará “heterodoxo” y hasta herético para la SH que yo diga que ni siquiera los
propios Siddhas de Agartha poseen este Vril Absoluto, en stricto sensu, que propongo ajajaj.

Sobre la crítica que le hace a los tres principios reveladores del Yo que puse, seré breve.

Sobre el “filosofar”, concuerdo con usted que debe hacerse no desde la ´sique y sus motivaciones, sino y
JUSTAMENTE COMO LO VEO YO, desde ese “pensamiento del Usuario”¡ Ahí está la clave de todo esto (y e
s el fondo del asunto del otro tema que quedó pendiente sobre la “mejora cualitativa”), pues uno que ha
llegado a ese pensamiento de “Espíritu”, perfectamente puede llegar a punto más profundos de la SH y
sus fundamentos. Es a esto, a Pontificar desde sí mismo sobre TODO (pues Todo es una porción inferior
ante lo Absoluto de la Gnosis del Vultus Spíritus propio) a lo que yo lamo verdadera filosofía… no vaya a
pensar que yo designo como tal cosa la actividad racional y cultural por favor ajajaj

Sobre el pesimismo existencial como conducta natural y esencial del Yo despierto, nuevamente usted
asume cosas que no he dicho ni afirmado ajaj (y creo esta vez porque usted estuvo una buena temporada
víctima de esto que proyecta). Yo nunca he sugerido siquiera que ser pesimista es estar de víctima ni andar
llorando echando la culpa de todo a no se quién (aunque es cierto que la culpa, o buena parte de ella es
del demiurgo y los Traidores) entre cigarrillos y alcoholes, ahí destruido en un bar de mala muerte como
Sartre o Hemingway ajajaja, sino, por el contrario. Aquí el equívoco se encuentra, tal vez, en entender o
malentender el significado de “pesimismo”, que yo lo uso como sinónimo de negación, no de
peripatetismo (efecto que se produjo en la Vanguardia). Ya lo dije, ser pesimista es como Nietzsche,
Schopenhauer o Hitler, sujetos que lejos de seguir la conducta que sugiere, propusieron filosofías
superadoras y activas, pues nadie que no haya perdido la esperanza y la paciencia total para con esta
realidad, se levantará a cambiarlo. Yo también estoy totalmente de acuerdo con ese post que hizo sobre
que no hay mejor cosa para el virya que los Sidhas lo hayan abandonado, es más, yo siempre inicio con
eso cuando me vienen a “llorar” por orientación algunos seudos y perdidos incapaces. Yo he llegado a
aceptar esto, y hasta a desearlo, pues considero que no necesito nada más para liberarme que mi propia
capacidad espiritual. Ahora, si los eminentes Siddhas consideran o estiman que soy merecedor de alguna
ayudita, bienvenido sea :V

Sobre la amonestación que me hace sobre mis citas de Nimrod, vuelve a asumir ajajaj, pues en ningún
momento he sugerido que lo que se encuentra dentro de los paréntesis sea pensamiento nimrodiano. Es
que yo entiendo que, en las leyes del lenguaje, cuando uno usa paréntesis justamente es porque ve la
necesidad de inscribir una interpretación subjetiva y propia de lo que se cita o reproduce. Esto se
sobreentiendo supongo yo, y máxime para uno que ya haya leído a Nimrod y podrá saber qué es de su
cosecha y qué no.

No es que no coincidamos sobre nuestras ideas de Vril ajajaj sino que yo veo su concepción como una parte
del todo, una definición “de abajo para arriba”, desde el mundo creado hacia el Origen y de ahí al mundo
Increado, cuando yo propongo hacerlo de “arriba hacia abajo”, es decir, desde el mundo increado hacia
aquí. Para zanjar definitivamente el tema y como último recurso expositivo usaré la analogía ncon dos
películas. Tenemos a Matrix por ejemplo, donde Neo logra, gracias a su despertar comprender la totalidad
de la ilusión, comprende a la Serpiente (ve los numeritos verdes :V) y puede ,gracias a su infinitud de
espíritu, manipular a su vez (hackear) la matrix, y hasta llega a poder programar él mismo los espacios y
planos que le den la gana. Pero para mí eso no es Vril ajaja, o por lo menos es un Vril limitado a la capacidad
de la Matrix; por el contrario, Vril sería el poder del Arquitecto por crea su Matrix, y más aún, de esa “super
mente” máquina por crear su propio ordenador o arquitecto. El otro ejemplo sería la película “Ciudad
Oscura”, con Rufus Sewell, donde llega un punto en que el protagonista, merced a esa inyección
(SABIDURÍA) que le mete el doctor puede comprender el plan de los controladores, es decir, ve que existen
muchos planos que son propuestos, ordenados, cambiados, y alcanza el poder del Logos. Tampoco en ese
caso sería para mí el Vril total, sino el poder crearse su propia ciudad maldita ajaja, cuando sale de los
límites de esa cárcel y ve “un espacio vacío infinito”. Porque Posibilidad Pura yo lo veo en el mismo
Demiurgo, que por la independencia absoluta que tiene DENTRO de sí mismo, su Universo, puede cagarse
literalmente el Incognoscible, en Lucifer y en nosotros ajaja, posibilidad pura de hasta hacer mierda y
traicionar¡ (vuelvo a repetir que otro asunto diferente es estar de acuerdo con eso, pero el acto mismo
demuestra PODER PURO)

“Me temo, Señor Minnesänger, que crear Nuevos Designios más allá del propio espacio cercado, es decir:
crearlos y expresarlos fuera, en el Valplads; será considerado un Acto de Tración. Es muy probable que
todo aquel que lo intente tendrá una mala experiencia con algún Siddha que le soltará un buen sopapo,
jajajajajaja...”

Sobre esto, le debo confesar que me tiene sin cuidado una “amenaza” de los Siddhas ajajaj. Poco está por
importarme si tal o cual cosa es traición y si me ameritará una golpiza astral o espiritual. Otra cosa es que
por el momento “decido” estar “de acuerdo”, por el momento y plenamente, con la voluntad de Lucifer.
(puede ver que soy un espíritu muy atrevido ajajaj).

Y por fin¡ En su último texto ya me da elementos alegóricos para exponer todo esto como debió ser en un
inicio: de forma rápida y sencilla. Para mí Vril es tener nuestra propia computadora, nuestra propia PC, y
no estar dentro de la simulación de otra, por más que encontremos sus infinitas posibilidades, o
decidamos ponerles sentido o no.
Quiero concluir diciendo que todo esto queda solamente en el ejercicio “meta-dialéctico” y gnóstico de
dos viryas aburridos que tienen a bien entretenerse las tardes fuera de toda la mierda que hay en internet
sobre la SH ajajaj, pues al ser estas disquisiciones sobre REALIDADES ESPÍRITUALES INCREADAS
INDESCRIPTIBLES, no se puede aspirar, pues, a querer expresarlo mediante estas herramientas creadas y
ruines propias del microcosmos y el lenguaje. Yo sé que no hay obligación de coincidencia al estar
sumergidos en la tiranía material, y siempre habrá errores de expresión, de interpretación y de recepción,
pero mentiría si dijera que no disfruto, como resolver un buen sudoku :V, estas tertulias “contradictorias”.

Saludos a su vez caballero y SH¡