Sie sind auf Seite 1von 141

Módulo 1

Introducción a las
formas del
pensamiento
1.1- ¿De qué hablamos
cuando nos referimos a
formas de
pensamiento?
Nos convoca, en el inicio de una carrera universitaria, un espacio de
formación que pretende llegar a usted ofreciéndole esta asignatura
denominada Formas de Pensamiento.

El espíritu inicial de esta materia es acercarlo a poder “pensar el


pensamiento”. Esta inquietud es muy antigua y ya los primeros filósofos se
hacían preguntas como las que siguen: ¿Cómo es que el hombre piensa?
¿Es una posibilidad sólo del hombre? ¿Cuál es el origen de esa posibilidad?
¿Cómo es que las personas pueden resolver problemas, crear objetos,
generar variedad de ideas?

Seguramente usted ha tenido interrogantes de esta naturaleza. Será


primero la Filosofía la que ofrezca respuestas y las registre de modo
escrito, dejándonos un legado desde el cual se han construido diversidad
de especulaciones. En todas sus formas: por especulación (la Filosofía), por
revelación divina (la religión) o por verificación empírica (la ciencia), la
búsqueda se dirige siempre a encontrar la mejor verdad. Esta división que
se ajusta estrechamente a la historia del pensamiento estaría dando
cuenta de formas de pensamiento que fueron dando explicaciones acerca
del mundo natural y social.

Para esta asignatura haremos un recorte que se justifica en la necesidad de


orientar nuestros abordajes a aquellos elementos teóricos y prácticos que
mejor aporten a la formación inicial universitaria con miras al futuro
desempeño profesional. Por este motivo es que en el primer módulo
hablaremos sobre una pregunta central que refiere a cómo conocemos, es
decir, qué mecanismos psicológicos permiten al hombre construir
conocimiento, de tipo práctico y/o de tipo lógico. Luego haremos algunas
distinciones entre conocimiento, pensamiento y creencia con el objetivo de
discriminar aquellas formas de conocer que han sido trabajadas desde la

1
Filosofía y la ciencia. Luego, en los siguientes módulos, veremos tres tipos
de pensamiento: el lógico, el dialéctico y el sistémico. Al finalizar la materia
nos quedará un panorama global que ha sido presentado didácticamente
bajo este formato denominado Formas de Pensamiento que, en realidad,
pretende ser una invitación de apertura a la temática que los obligue a
seguir profundizando temas que siguen siendo debatidos por el hombre y
que , sin margen de duda, hacen al hombre, hombre.

1.2- El hombre y sus


explicaciones del
mundo.
Como ya dijimos, las preocupaciones que el hombre ha tenido en relación con
el conocimiento tienen larga data. Ya en los filósofos griegos encontramos
referencias a estos temas abordados desde distintas construcciones
especulativas. Serán tema del pensamiento occidental la relación del hombre
con la naturaleza y lo que lo distingue del resto de las especies, la construcción
de la realidad y el modo de conocer, los procesos de conocimiento y los objetos
cognoscibles, los modos de conocer y los procesos psicológicos puestos en
juego, los distintos tipos de conocimientos y el valor de cada tipo en la
transmisión de los conocimientos. En distintos lugares geográficos y en
diferentes momentos históricos se han ido generando ideas que han
pretendido explicar de alguna manera estos temas.

Empezaremos por tratar de entender cuáles son los procesos psicológicos que
se ponen en juego al momento de conocer, para luego adentrarnos en los tipos
de conocimiento en el hombre. Es importante considerar, desde una visión
diacrónica, los abordajes iniciales provistos por las especulaciones filosóficas
que permitieron al hombre ir despegándose de explicaciones míticas. La
Filosofía ofrecerá una base sobre la que se fue construyendo los sistemas
teóricos contemporáneos, ya que de una manera más o menos explícita, estos
sistemas se asentaron sobre concepciones ya construidas, sea para
fundamentarse, para diferenciarse o para superarse en una búsqueda
permanente de conocimiento.

En una mirada global podemos identificar tres grandes momentos en la historia


del pensamiento occidental. Tal como hemos enunciado hace un momento el
pensamiento filosófico permitió al hombre ir dando otras explicaciones que se

2
alejaban cada vez más de las concepciones míticas. Los mitos narraban la
creación de los seres o las cosas con explicaciones que otorgaban a seres
sobrenaturales dicho origen. Con estas explicaciones se sacralizaba la existencia
a través de una repetición ritual que ordenaba la cotidianeidad dando
respuesta a los grandes interrogantes como la creación del cosmos, la muerte,
el nacimiento. Todo mito cuenta una historia, pero esa historia se funda en
creencias mágicas, sobrenaturales.

La llegada del Cristianismo y su doctrina impregnará el pensamiento por varios


siglos centrándose la mayoría de los argumentos en la revelación y voluntad
divina.

El Renacimiento -en los siglos XV y XVI- será un movimiento cultural que dará
lugar a una nueva forma de concebir al hombre, al mundo y su relación.
Podemos ubicar en este movimiento el paso del teocentrismo, propio del
medioevo, al antropocentrismo. Otro movimiento originado en el siglo XVI que
influye en este nuevo lugar del hombre en relación con el conocimiento, es La
Reforma Protestante que cuestionaba la autoridad del Papa, entre otros
aspectos. Lo que interesa es que el lugar de la Iglesia se ve cuestionado y con
ello su poder. Estos cambios irán dejando mayor margen a la presencia del
hombre y su capacidad de razón en la explicación del mundo natural y social,
desdibujando la absoluta presencia de Dios como explicación de todos los
fenómenos. La fe en Dios se traslada en una fe a la razón humana.

La Filosofía va a tener un exponente francés llamado Descartes quien, en el


siglo XVII, ubicará al sujeto en el centro de la escena. Su expresión más
representativa es “pienso, luego existo”. El valor de la razón ocupará el centro
de las producciones filosóficas y científicas. Ya Copérnico, unos años antes de la
llegada de Descartes, había postulado un sistema astronómico heliocéntrico
por oposición al sistema tolemaico en el cual la tierra era el centro. Este aporte
indica una nueva concepción del universo en el cual nuestro planeta dejaba de
ser el único centro de los movimientos de los astros. Galileo- hombre del
Renacimiento- apoya las ideas de Copérnico y prosigue sus investigaciones
ofreciendo la primera ley del movimiento. Perfecciona el telescopio y con este
instrumento estudia el cielo descubriendo la naturaleza de la Vía Láctea, entre
otros grandes aportes a la ciencia. Recuperamos estos hitos ya que los mismos
nos permiten visibilizar el avance de los conocimientos físicos y astronómicos lo
cual fueorigen y consecuencia del valor que comienza a tener la razón humana
como vehículo de conocimiento de la realidad.

Por último, y porque no puede dejar de ser mencionada, la presencia de la


Ilustración. Se constituyó como un movimiento cultural que se expresa con
mayor fuerza en Francia e Inglaterra hacia fines del siglo XVII extendiéndose
hasta la Revolución Francesa (1879). Dicho movimiento, mejor conocido como
Siglo de las Luces, apostaba con absoluta convicción a la razón humana. Es una
época de avance en el conocimiento y la técnica. Los hombres de la Ilustración

3
abogaban por dirigir los cambios políticos y sociales hacia una idea de progreso
que liberara al hombre de las supersticiones, de las irracionalidades y de la
tiranía. Estas ideas serán el alimento de la Revolución Francesa.

Actividad 1
Leo detenidamente y establezco relaciones con el racionalismo y el empirismo
desarrollado en las páginas…
Desde el siglo XV al siglo XVII se van a ir proponiendo innovaciones a la física aristotélica que conducirán a la creación de
la “NUEVA CIENCIA”, personificada, entre otros, por Copérnico, Kepler y Galileo. Entre otras innovaciones, Copérnico propone un
universo Heliocéntrico y Geodinámico (en lugar de Geocéntrico y Geoestático); Kepler formula matemáticamente, en 1609, la
teoría de que los planetas se mueven alrededor del sol describiendo órbitas elípticas en vez de circulares; y Galileo construye uno
de los primeros telescopios astronómicos a la vez que sistematiza el nuevo método científico: el método hipotético-deductivo. Esta
“Nueva Ciencia”, de enorme influencia en la filosofía de Descartes, se caracteriza por:
1. La matematización del mundo: «el mundo está escrito en lenguaje matemático», dirá Galileo, por lo que el
conocimiento científico y verdadero del mundo será un conocimiento matemático del mismo, en el que todo lo que
ocurre –los fenómenos- se reduce a variables cuantitativas. Esta idea presidirá la filosofía cartesiana, cuyo método tiene
como modelo el proceder matemático.
2. El mecanicismo: el mundo deja de entenderse como un enorme organismo viviente, para ser entendido como una gran
máquina, similar a las construidas por el hombre. Así pues, los fenómenos quedan explicados cuando descubrimos la
causa eficiente de los mismos, eliminando la búsqueda de causas finales.
3. La experimentación: La única manera de acercarse a un conocimiento verdadero de la realidad es experimentar. Este no
es un rasgo muy presente en la filosofía cartesiana, precisamente por su carácter deductivo, basado en la matemática.
De hecho, incluso en la ciencia también tiene un valor secundario y casi exclusivo para la verificación de
hipótesismatemáticas previamente construidas. A veces, el cálculo o el razonamiento sustituían al experimento. Tal era
la confianza que se tenía en la capacidad de la razón.
4. La practicidad: no se busca un conocimiento meramente teórico sino un conocimiento útil y práctico que mejore la vida
de los seres humanos. En el siglo XVII, se inicia la unión entre la ciencia y la técnica.

Esta “Nueva Ciencia”, que tantos descubrimientos y éxitos alcanzará con su nuevo método, es la “reina” del panorama
intelectual de los albores de la Edad Moderna. Conocimiento verdadero será igual a conocimiento científico.

Fragmento extraído RENÉ DESCARTES [CARTESIUS] (1596-


1650)En: http://www.iesalbayzin.org/descargas/FILOSOFIA/tema7.doc Fecha último acceso. 13/’1/2014

Vimos de manera muy sintética este recorrido que nos permite vislumbrar los
pasos: del mito a la razón, de la razón a la fe, de la fe en Dios a la razón
humana.

Retomando, decimos entonces que hombre vuelve a ocupar un lugar central


siendo la razón una de las vías más confiables para el conocimiento del mundo.
Podemos hablar al menos de tres áreas de saber: la filosófica, la teológica y la
científica. La primera construida desde la especulación, la segunda cimentada
en los dogmas de la fe y, la última, construida en base a la objetivación y
verificación empírica.

4
Conocimiento y explicaciones
del hombre sobre el mundo
natural y social

Filosófico Teológico Científico

1.3- Las posibilidades y


los límites del
conocimiento
Sigamos haciendo un poco de historia. A partir del siglo XVII, para
responder a la pregunta ¿de dónde viene lo que sabemos? y retomando lo
que ya dijimos antes, nos encontramos con uno de los principales
representantes de esta época: Descartes, un filósofo paradigmático en
cuanto a este tema.

Descartes pertenecía al racionalismo, que es una corriente filosófica que


afirma que la razón humana es el fundamento último de todo nuestro
conocimiento. Fue matemático y una de sus principales preocupaciones
fue encontrar un método seguro para llegar al conocimiento verdadero.
Una de las condiciones para esto fue la de no tomar como verdadero nada
que no fuera evidente y, sabiendo que lo que había aprendido a través de
los sentidos a veces lo engañaba, decidió dudar de todo el conocimiento
sensible. Si mis sentidos me engañan, decía Descartes, ¿por qué pensar
que no lo van a hacer siempre? También pensaba que muchas veces
estamos dormidos y creemos estar despiertos, y se preguntaba ¿cómo
llegar a un conocimiento evidente, absolutamente verdadero? Sin
embargo, sostenía que las verdades matemáticas son las únicas seguras y
confiables, incluso aunque estemos soñando.

Descartes tiene una actitud escéptica estableciendo lo que se denomina la


duda metódica, que significaba dudar de todo para poder encontrar alguna
verdad sobre la cual construir un conocimiento verdadero; más adelante

5
plantea la duda también sobre aquellas proposiciones matemáticas, y
piensa que podría existir un genio maligno que nos estuviera engañando
todo el tiempo sin que nos demos cuenta. Si bien esta posibilidad pareciera
dejarnos sin la posibilidad de encontrar alguna respuesta a la pregunta por
el conocimiento, Descartes se da cuenta de que mientras duda, piensa y si
piensa, él mismo es algo. Es a partir de esto que surge la frase que
caracterizó su pensamiento: pienso, luego existo.

Actividad 2
Luego de una lectura detenida, extraigo dos ideas centrales que marcan la diferencia entre
la Edad Media y el Renacimiento. Las registro en papel.

El buen uso de la razón: la necesidad del método.

La Edad Media se caracteriza por el denominado “Giro teológico” de la filosofía, lo que supuso que ésta fuera
puesta al servicio de las creencias religiosas. Se trata de un período en el cual la razón se convierte en un instrumento de
aclaración y defensa de la fe (la filosofía esclava de la teología). La “filosofía cristiana” utiliza en esta labor a la filosofía
griega, fundamentalmente a Platón y Aristóteles, convirtiéndose este último en la autoridad racional por antonomasia (se le
llegó a denominar “el Filósofo”). La excesiva confianza en la autoridad aristotélica, unida a la función subsidiaria de la razón
respecto de la fe, provocó que durante trece siglos se tuviera como verdadera la Física aristotélica, en parte por la autoridad
que representaba Aristóteles, en parte por ser compatible con la Biblia. Será en el Renacimiento (siglo XV) cuando
progresivamente entren en crisis todos los pilares en los que se asienta la Edad Media (religión, política, filosofía y ciencia).
Intelectualmente, la novedad quizá más relevante es la revolución científica que, desde una concepción autónoma de la
razón va a hacer una revisión y refutación progresiva de la Física aristotélica, que representaba la imagen del Universo
predominante a lo largo de toda la Edad Media.
Para Descartes, las distintas ciencias son manifestaciones de un saber único ya que hay una sola razón. La sabiduría
es única porque la razón (bona mens) es única. La razón que distingue lo verdadero de lo falso, lo conveniente de lo
inconveniente, la razón que se aplica al conocimiento teórico de la verdad y al ordenamiento práctico de la conducta, es una
y la misma. De esta manera, Descartes volvió la espalda a la idea aristotélica y escolástica de los diferentes tipos de ciencia,
con sus diferentes métodos, y la reemplazó por la idea de unaciencia universal con un método universal. Para Descartes toda
la filosofía es como un gran árbol cuyas raíces son la metafísica, el tronco la física, y las ramas que salen de ese tronco las
demás ciencias.
En su búsqueda de un método adecuado, Descartes considera necesario realizar un análisis de la estructura de la
razón. De este análisis concluye que dos son los modos de operar la razón: la intuición y la deducción. La intuición es una
especie de “luz o instinto natural” que tiene por objeto las naturalezas simples 1: por medio de ella captamos
inmediatamente conceptos simples emanados de la razón misma, sin posibilidad alguna de duda o error (así sucede con los
axiomas matemáticos). Todo el conocimiento intelectual comienza con la intuición de naturalezas simples. Entre unas
intuiciones y otras aparecen conexiones que la inteligencia descubre y recorre por medio de la deducción hasta llegar a una
conclusión (la deducción es utilizada en matemáticas para demostrar los teoremas).
Como la intuición y la deducción constituyen el dinamismo interno y específico del conocimiento racional, éste ha
de aplicarse en un proceso de dos pasos:
1. Un proceso de análisis, de descomposición, hasta llegar a los elementos o naturalezas simples.
2. Un proceso de síntesis, de reconstrucción deductiva de lo complejo a partir de lo simple.

Fragmento extraído RENÉ DESCARTES [CARTESIUS] (1596-


1650)En: http://www.iesalbayzin.org/descargas/FILOSOFIA/tema7.doc Fecha último acceso.
13/’1/2014

Más adelante, en el siglo XVIII, sale al encuentro de este planteo cartesiano un


filósofo inglés llamado David Hume, quien perteneció a una corriente llamada
empirismo; éste respondió a la pregunta por el origen del conocimiento
diciendo que el fundamento de la misma es la experiencia. Para Hume, el

6
hombre tiene experiencia de dos tipos: las que son directas y llamamos
impresiones, y otras más débiles que dependen de las primeras a las que
llamamos ideas. Las que provienen del exterior con las impresiones de la
sensación; las que corresponden a los sentimientos y provienen de nuestro
mundo interno, son las impresiones de la reflexión. En cuanto a las ideas, son
representaciones mentales derivadas de las impresiones, lo que quiere decir
que después de haber tenido una experiencia tendré una idea de aquello que
afectó a mis sentidos, o después de haber experimentado un sentimiento
podremos tener una idea de él. Como las ideas dependen de las impresiones,
también pueden dividirse en ideas de la sensación e ideas de la reflexión. Lo
que queremos exponer con este punto, a diferencia del planteado por
Descartes, es que lo que tenemos en nuestra conciencia proviene de una u otra
manera de la experiencia. El problema que se le plantea a esta posición
filosófica sobre el conocimiento es cómo podemos tener ideas de aquellas
cosas de las cuales no tenemos experiencia empírica, de algo que nunca hemos
visto o sentido. Y lo que responde Hume es que tanto las impresiones como las
ideas, pueden ser simples o complejas, dependiendo de que puedan o no
separarse en partes más pequeñas; por ejemplo: la impresión de una manzana,
es compleja porque puede verse en ella el color rojo, el sabor dulce, entre
otros.

Actividad 3

Luego de la actividad 2 y, a partir de la lectura del artículo sobre Hume,


se sugiere armar un cuadro de doble entrada siguiendo el modelo que se
ofrece a continuación:

Racionalismo Empirismo

Representantes

Origen del
Conocimiento

Método

7
Filosofía
Hume, el futuro como pasado
Su manera de abordar la realidad supuso una crítica a la fantasía y la superchería religiosa
Por Juan Carrillo Armenta
14 Junio 2010. La gaceta de la Universidad de Guadalajara.

David Hume (1711-1776) continuó la tradición empirista que comenzó David Bacon (1561-1626),
cuyos postulados afirman que todo conocimiento deriva en última instancia de la experiencia
sensible, y que sin ella no se lograría saber alguno. Pero dentro del empirismo, en el que destacan
también John Locke (1632-1704) y George Berkeley (1685-1753), David Hume dio un paso
revolucionario al rechazar la idea de causalidad: “la razón nunca podrá mostrarnos la conexión
entre una causa y su efecto si no es por la experiencia y por su relación con situaciones del pasado,
llamada por él: ‘principio de regularidad en la naturaleza™, según la cual el futuro tiende a ser
semejante al pasado™ (base de la costumbre)”, señala el catedrático del departamento de Filosofía,
de la Universidad de Guadalajara, Sergio Alejandro Luna Bernal. Luna Bernal, especialista en los
estudios de este autor, apunta que el empirismo es la doctrina filosófica que fue desarrollada sobre
todo en los siglos XVII y XVIII, y basa sus postulados en la experiencia como origen del conocimiento,
que se contrapone al racionalismo, sistema que acentúa el papel de la razón en la adquisición del
conocimiento, cuya principal fuente y prueba final del conocimiento (razonamiento deductivo) está
basado en principios evidentes y axiomas. Agrega que David Hume es conocido como un filósofo que
hace una fuerte crítica a la inducción como forma de construir el pensamiento empírico. La tesis de
que de hechos particulares no se pueden derivar conclusiones universales es característica de su
pensamiento. “El atractivo del inductivismo parece residir en el hecho de que proporciona una
explicación formalizada de algunas de las impresiones populares sobre el carácter de la ciencia, su
poder explicatorio y predictivo, su objetividad y su superior flexibilidad en comparación con otras
formas de conocimiento”. Explica que las argumentaciones lógicas válidas se caracterizan por el
hecho de que si la premisa de la argumentación es verdadera, entonces la conclusión debe ser
verdadera. Las argumentaciones deductivas tienen ese carácter. El principio de inducción estaría de
seguro justificado si las argumentaciones inductivas también lo poseyeran, pero no es así. Las
argumentaciones inductivas no son argumentaciones lógicamente válidas. No se da el caso de que, si
las premisas de una inferencia inductiva son verdaderas, entonces la conclusión debe ser verdadera.
Es posible que la conclusión de una argumentación inductiva sea falsa y que sus premisas sean
verdaderas sin que ello suponga una contradicción. Supongamos, por ejemplo, que hasta la fecha
hayamos observado una gran cantidad de cisnes en una amplia variedad de circunstancias y que
todos ellos han sido blancos y, con base en eso, concluyo: “todos los cisnes son blancos”. Esta es una
inferencia inductiva perfectamente lícita. Pero no hay ninguna garantía lógica de que el siguiente
cisne que observe no sea verde o negro. Si esto fuera el caso, entonces “todos los cisnes son blancos”
sería falso. “La inducción, pues, no se puede justificar sobre bases estrictamente lógicas. De hecho,
esto pasó en tiempos de Hume cuando unos colonos ingleses, para sorpresa de muchos, trajeron de
Australia un cargamento de cisnes negros”, señala Luna Bernal. “En el ejemplo anterior se confirma
su al principio de regularidad en la naturaleza”, es decir, cuando nosotros observamos una serie de
casos particulares y de ahí deducimos que eso seguirá ocurriendo en el futuro. Hume asegura que
todo nuestro conocimiento de experiencia está basado en ese supuesto. Y al preguntarse de dónde
surge, va a mostrar con toda claridad que no tiene un origen en la razón sino en el hábito, en la
costumbre, en la disposición humana que piensa que eso que observamos una vez y otra vez y otra
vez seguirá ocurriendo siempre. Y ese es el origen no sólo de la inferencia causal, sino también de
muchas otras creencias”. “Hume aplica esos mismos principios para explicar la conducta humana, ya
que asociamos la causa al efecto por hábito y costumbre de manera similar a como asociamos el
motivo a la acción, pues esperamos que de la vanidad, la cólera, la envidia y otras actitudes humanas
produzcan el mismo tipo de actos. “Si una persona dijera que en un país lejano no hay envidia,
cólera, injusticia, egoísmo, etcétera, dudamos de su testimonio tanto como si dijera que en ese país
el fuego no quema o que del fuego sale hielo; es decir, también nos basamos en regularidades de
costumbres y hábitos, para inferir conclusiones acerca de la conducta humana (…)
Nota publicada en la edición 617

8
Con esta pequeña introducción, sumadas las actividades, lo que intentamos es
dar lugar a la explicación de dos grandes corrientes del pensamiento que son el
racionalismo y el empirismo.

Diremos entonces, siguiendo al filósofo canadiense Morton, que el empirismo


es uno de los movimientos más influyentes en la teoría del conocimiento y en
Filosofía. No sólo fue desarrollado por Hume como mencionamos antes, sino
también por los filósofos Berkeley y Locke en los siglos XVII y XVIII. Este
movimiento considera a la experiencia como criterio o norma de verdad en el
conocimiento. No se opone a la razón sino que niega la posibilidad de
establecer verdades necesarias que valgan al punto de que se haga innecesaria
su verificación en la realidad. En este sentido los caracteres fundamentales del
empirismo son:

- Si lo primero en el orden del conocimiento son las ideas, éstas habrán


de tener un origen distinto a la propia mente y su validez objetiva le vendrá
de las cosas mismas.
- La experiencia es una fuente de conocimiento y ésta se encuentra
constituida por la percepción de los datos sensibles y las operaciones internas
de la mente o sentimientos; la experiencia es el único criterio de verdad.
- Todo conocimiento ha de ser adquirido, por lo tanto, la mente no posee
ideas innatas sino que debe llenarse a partir de la experiencia y el aprendizaje.
- La experiencia, si bien se presenta como fuente de conocimiento,
también es el límite; más allá de ella no es lícito ir si no queremos caer en el
error.
- Cualquier idea compleja tiene que explicarse por la combinación y la
mezcla de ideas simples; los conceptos universales o generales, sólo designan
estas combinaciones.
- El método ideal es el experimental e inductivo.

El racionalismo, por su parte, es una postura que se caracteriza por la


confianza en la razón humana, ya que considera que es la única facultad que
puede conducir al hombre al conocimiento de la verdad. La razón para esta
corriente, es autónoma, capaz de sacar de sí misma las verdades primeras y
fundamentales a partir de las cuales es posible deducir todas las demás. Estas
primeras ideas son innatas y la razón las conoce de forma inmediata a través de
lo que se llama intuición intelectual.

Algunos de los rasgos más importantes que caracterizan al racionalismo


son:
- Todos nuestros conocimientos acerca de la realidad proceden no
de los sentidos, sino de la razón.
- El conocimiento se construye deductivamente a partir de ciertos
principios que no se extraen de la experiencia sino que se encuentran en el

9
entendimiento, es decir, con esto lo que se plantea es que hay ideas que son
innatas.
- La deducción y más específicamente la intuición intelectual es el
método adecuado para este tipo de conocimiento.
- La razón no tiene límites y puede alcanzar todo tipo de
conocimiento.

Como podemos ver la Gnoseología, que es la ciencia que se ocupa del


problema del conocimiento, no tiene una tarea fácil. La delimitación de algunos
conceptos, su definición y la posibilidad de llegar a encontrar un criterio cierto
y de validez universal ha llevado largos años, en la historia de la Filosofía y de la
ciencia, y aún es un trabajo que no concluye.

Inconmensurable quizás es una de las palabras con las que podríamos


caracterizar este estudio, que abarca tantas posibilidades de delimitaciones y
de definiciones, haciendo necesario recorrer, uno a uno, los puntos sobre los
cuales estudiar y reconstruir la historia del conocimiento. No sólo el intento de
definir qué es el conocimiento, cuál es el criterio de verdad, y cuáles son las
condiciones para afirmar que conocemos algo llevaron a postular diversas
teorías, sino un problema más fundamental aun como lo es la posibilidad del
conocimiento y los límites del mismo, lo cual llevó a filósofos a plantear sus
diferentes posturas.

Nos centraremos en un problema que a través de los años se constituyó como


uno de los principales temas de discusión:
¿Qué podemos conocer?
¿Conocemos realmente las cosas como son?
¿Cuáles son los límites, si es que existen, de nuestro conocimiento?

Como no podemos establecer una sola respuesta a estos interrogantes,


expondremos algunas de las principales teorías que, desde que el hombre
comenzó a preguntarse por las cosas que lo rodean, han surgido como
posibilidad para responderlas.

El Escepticismo es una de ellas. Esta posición sostiene que hay que dudar de
todos nuestros conocimientos, que no es posible conocer, es decir que no es
posible para el sujeto salir fuera de sí para aprehender el objeto, o al menos
que no sabemos si es así. La palabra escepticismo proviene del griego sképsis
(indagación, revisión, duda). Por ejemplo, algunos afirman que no existen o que
no se pueden conocer entidades metafísicas como Dios o el alma y a estos los
llamamos escépticos metafísicos.

Otra de las posiciones es el Relativismo: ésta sostiene que no hay una verdad
absoluta, sino que siempre está en relación a un lugar y a una época
determinada, a las circunstancias y condiciones en la que se formula. Considera
que la verdad está en relación a la historia social y cultural. Los sofistas fueron

10
los primeros en defender puntos de vista relativistas; Protágoras en su célebre
planteo, afirmaba que el hombre es la medida de todas las cosas. Sócrates y
Platón consideraron inadmisible este punto de vista, ya que decían que era una
teoría que hace imposible el conocimiento.

La tercera teoría es el Dogmatismo. En este punto diremos que, opuesto al


Escepticismo, es una escuela filosófica que considera que la razón humana es
capaz de conocer la verdad, pero siempre sujetada a métodos y a la
investigación, dando por supuesto al conocimiento, es decir, al contacto entre
el sujeto y el objeto. Afirma que los objetos nos son dados de la misma manera
en su corporeidad. No pone en duda ni la capacidad del hombre para conocer,
ni la realidad misma. Dogma significa doctrina, pensamiento fijado y que no
necesita de análisis. En algún punto todos somos dogmáticos; un ejemplo
puede ser el siguiente: si no pensáramos que es posible conocer cierta
regularidad en los movimientos del sol y de la tierra, todas las noches nos
sorprendería la oscuridad. Pero sin dudas, esa regularidad existe y podemos
conocerla, y sabemos que mañana amanecerá nuevamente.

Actividad 4

En la filosofía griega se dan dos bloques antagónicos en relación al problema


del conocimiento.
El primer gran interrogante era: ¿si puede o no conocer el hombre?
1.- Respecto de esta pregunta sería significativo que escuches el video y
recuperes las ideas de los escépticos y los supuestos de los dogmáticos.
2.- Tal vez puedas pensar algún ejemplo para cada escuela.
(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de este módulo)

Presiona Ctrl + clic para seguir el vínculo.

11
1.4- El hombre y la
construcción del
conocimiento.
¿Cómo conocemos? Esta pregunta puede ser respondida de distintas maneras
por las diferentes disciplinas. Si nos interesa dar cuenta de los procesos
psicológicos que permiten al hombre el conocimiento acudimos a la Psicología
para investigar estos procesos. Si ponemos el acento en la idea de que el
conocimiento es una construcción colectiva estamos reconocimiento que hay
condiciones objetivas que condicionan esa construcción, por lo que apelaremos
a la Sociología para entender el modo de funcionamiento de las estructuras
sociales y de los procesos de socialización relaciones con los esquemas de
conocimiento de los sujetos. Pero además de ver la génesis del conocimiento y
el modo en que el hombre puede construir dicho conocimiento, también
merece nuestra atención que pensemos cuál es la validez de los conocimientos
que poseemos. Entonces en este punto comenzaremos a trabajar sobre los
distintos conocimientos diferentes de las creencias, qué validez tienen y cómo
justificamos dicha validez, qué papel ha tenido y tiene el lenguaje en la
constitución del conocimiento científico.

En este momento nos estamos preguntando por cómo conocemos, es decir,


nos interesa saber comeos que el hombre llega construir conocimientos del
tipo de los denominados científicos. Jean Piaget (1986-1980) fue un biólogo,
psicólogo y epistemólogo que llevó adelante un programa de investigación que
permitió dar cuenta de los procesos psicológicos que explican la génesis de las
estructuras intelectuales del hombre adulto investigando el desarrollo de
dichas estructuras desde la niñez y la adolescencia. Este científico pensaba que
había que estudiar el conocimiento desde cómo se pasa de un estado de menor
conocimiento a un estado mayor conocimiento. Para ello se propuso rastrear
en el niño nociones que a su vez son objeto de estudio de la Epistemología,
como tiempo, espacio, causalidad, número, para explicar el nacimiento de la
inteligencia y el desarrollo de las operaciones intelectuales. De esta manera
propuso una Epistemología científica, basada en la Psicología y preocupada por
la actividad cognoscente para explicar el desarrollo de la ciencia y la
elaboración de los conceptos de la misma, basándose también en la Lógica. La
indagación psicogenética centró sus análisis en la búsqueda de conocimientos
(leyes) en cierto modo universales, del desarrollo intelectual explicando los
mecanismos responsables en la construcción del pensamiento.

El planteo sobre el conocimiento no lo inaugura Piaget pero él propone una


pregunta que se diferenciará de los tratamientos anteriores. Los conocimientos

12
no son considerados como hechos sino como procesos. Es esta manera
particular de concebir al conocimiento que radicará el cambio paradigmático
que marcará el paso de una teoría que lo concibe de modo estático (como
venían haciéndolo las Teorías Clásicas) a entenderlo como proceso. De este
modo el conocimiento está siempre en devenir en tanto hay un proceso
constructivo que consiste en pasar de un menor a un estado más completo y
eficaz de conocimiento. En este devenir se conforman estructuras intelectuales
en un proceso de génesis de esquemas de acción que en una primera etapa de
la vida serán de tipo práctico, luego serán esquemas intuitivos y finalmente
esquemas operatorios.

El conocimiento para Piaget tiene un carácter constructivista, en tanto estudia


los estadios más elementales (como los esquema prácticos e intuitivos o pre-
lógicos) hasta los modos de construcción y creación científica (los esquemas
lógicos operatorios). El papel del sujeto en el conocimiento implica una
actividad que supone transformaciones internas y externas.

Actividad 5

Dediquemos dos minutos a escuchar al propio Jean Piaget Recuperemos ideas


centrales: (Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de este módulo)

http://www.youtube.com/watch?v=EstNtt0YHzo

1.- ¿El conocimiento se construye? Si - No. Argumenta la respuesta.

………………………………………………………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………………………………………………

2.- ¿Por qué este epistemólogo afirma que la acción del sujeto sobre el objeto no
es de sentido único?
………………………………………………………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………………………………………………

13
………………………………………………………………………………………………………………………………

3.- Jean Piaget, ¿es un empirista? SI - NO. Argumenta la opción.

………………………………………………………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………………………………………………

………………………………………………………………………………………………………………………………

La pregunta formulada por el autor será: ¿cómo pasa un sujeto de un estado de


menor conocimiento a un estado de mayor conocimiento? Sus investigaciones
nos ofrecen explicaciones acerca del desarrollo mental y las sucesivas etapas de
construcción del mismo.
El desarrollo mental del niño y el adolescente se da en un
proceso que puede sintetizarse en una sucesión de tres grandes
construcciones:

1. La construcción de los esquemas senso-


motores (que se construye desde el nacimiento hasta
los 18/24 meses), que prolonga y sobrepasa a las
estructuras orgánicas. En este período los niños se
relacionan con la realidad valiéndose de percepciones
y movimientos.
2. Las relaciones semióticas rebasan al
anterior. (2 a 6 años aproximadamente) Hay
representaciones interiorizadas de los objetos o
situaciones vividas por lo que los niños pueden evocar
las imágenes. En esta etapa se desarrolla el
pensamiento intuitivo o preconceptual, esto significa
que no pueden incluir en clases y subclases de modo
sistemático. El pensamiento es transductivo (que va de
lo particular a lo particular), lo que significa que “gato
“no es para el niño un concepto, ya que la referencia a
gato es el gato que él que él conoce, “su gato gris
llamado Romeo”. Es decir que los gatos para el niño
aún no son una subclase que pertenece a una clase
mayor como los felinos.
La etapa anteriormente descripta se denomina
preoperatoria.
La próxima construcción serán las operaciones
lógicas concretas. (6-7 a 12 años) Se denomina
operatoria porque los esquemas se hacen reversibles,
lógica porque ya hay conceptos e inclusión en clases, y

14
concretas porque dichas operaciones refieren a
objetos concretos. En este período el niño puede
realizar operaciones lógico aritméticas como, por
ejemplo, sumar y su inversa, restar; pero dichas
operaciones siempre serán relativas a objetos
concretos. Ejemplo: sumar o restar sillas.
3. Finalmente se construyen las operaciones
lógicas formales (de los 12 a los 16 años). Se
denominan formales ya que implican desprenderse de
lo concreto, es decir que ahora se vale de
proposiciones. Puede operar con lenguaje simbólico y
podrá entonces realizar operaciones como ecuaciones
que no necesariamente remitan a objetos concretos.
Trabaja con hipótesis, piensa en lo posible y pretende
comprobar empíricamente. En esta etapa puede
pensar sistemáticamente poniendo en juego el
método hipotético deductivo. Vemos en este período
la posibilidad de construir las nociones científicas que
han tenido su génesis desde el nacimiento del niño,
como por ejemplo, el tiempo, el espacio, la causalidad.

Esta explicación sintética sobre los procesos intelectuales nos


ubican en el modo en que se han construido las estructuras
cognoscentes que nos permiten entender cómo es que nuestro
pensamiento pasa de ser intuitivo (dóxico) a ser lógico (riguroso
y sistemático).

1.5- Creer, saber y


conocer.
En esta sección nos ocuparemos del creer, del saber y del conocer.
Intentaremos poner en evidencia sus diferencias, sus semejanzas, sus
implicancias y relaciones. Vamos a tener en cuenta conceptos como creencia,
conocimiento, justificaciones y razonamientos. Comenzaremos con una de las
nociones más básicas: la creencia.

¿Qué es creer? ¿Qué implica creer?

En primer lugar diremos que creer, en un sentido


restringido quiere decir tener algo por verdadero sin

15
estar seguro de ello ni contar con pruebas suficientes. Siguiendo esto, podemos
decir que equivale a suponer, presumir, conjeturar, pero no a tener certeza.

En sentido general, creer, significa tener un enunciado como verdadero,


aceptar la verdad y realidad de algo sin dar a entender que mis pruebas sean o
no suficientes.

¿Por qué Juan (J) cree que (p)?

Se pueden distinguir tres maneras para responder a la pregunta:


1- Una de esas maneras es la que se da por antecedentes,
es decir, aquellos que colocaron a Juan en situación de aprehender p al
modo como Juan la adquirió. Hace referencia principalmente a la
génesis de la creencia, a aquellas circunstancias, hechos sociales,
culturales o psicológicos relativos a Juan. Para decirlo en otras palabras,
remite a un pedazo de la biografía, a un fragmento de la historia del
sujeto Juan.
2- La segunda manera para contestar a esta pregunta, es
considerando los motivos que llevan a Juan a aceptar p, explicando la
función que tiene la aceptación de esa creencia en la realización de los
deseos, las intenciones y necesidades de Juan. Este punto se refiere a
los supuestos y consecuencias psicológicos de la creencia acerca de la
personalidad de Juan.
3- El tercer punto, y el que nos llevará a explicar lo que es el
conocimiento y el saber, es el que explica las razonesde la creencia. Este
aspecto señala las razones que tiene Juan para considerar que p existe,
señalando la justificación que Juan da a sus creencias y mencionando las
relaciones entre la creencia de Juan y otras creencias u operaciones
cognoscitivas, operaciones que tiene que realizar Juan para tener a p
por existente en el mundo y ciertas características de p por las que
resulta verdadera para Juan, es decir, remite a lo que se denomina
Teoría del Conocimiento, cuestión, esta última, que analizaremos más
adelante.

Estos tres motivos que se pueden encontrar y analizar en cada una de las
creencias, son compatibles ya que ninguna excluye a la otra. Toda creencia
tiene antecedentes puesto que fue adquirida, motivos porque forma parte de
una estructura psíquica y razones puesto que consiste justamente en tener por
existente el objeto de la creencia.

Para comprender lo que significa conocer, hablaremos ahora de las razones que
tiene una persona al momento de creer en algo, es decir, aquello que hace que
para Juan, siguiendo el ejemplo anterior, sea verdadera o más o menos
probable, la proposición p.

16
Las razones son las relaciones que le aseguran al sujeto que su acción se adecua
y está determinada por la realidad. En este sentido, la razón práctica, es un tipo
de razón que está dirigida a conectar las creencias con nuestras acciones en el
mundo. Por ejemplo: tengo ganas de tomar mate. Creo que el mate se
encuentra en la cocina o muy probablemente se encuentre ahí. Para satisfacer
mis ganas de tomar mate, la creencia que se seguiría es que debo ir a la cocina a
buscarlo.

Por lo general, este tipo de razones contiene dos elementos: un querer, que es
el fin que nos proponemos con la acción, y una creencia de que la acción
contribuye a lo que queremos. En este sentido si mi querer se dirige a tomar
mates, y tengo la creencia de que el mate se encuentra en la cocina, también
tengo la creencia de que dirigiéndome hacia allá, podré lograr el fin que me
propuse.

Si no tuviera ningún tipo de creencia en relación a dónde podría encontrarse el


mate, quizás no hubiera actuado con tanta certeza.

Si efectivamente, vamos a la cocina y encontramos el mate, sucede que


probablemente cada vez que nos surja el mismo deseo intentaremos con la
misma acción, lo cual, siguiendo a Peirce implica que aquellas creencia que
guían nuestras acciones y deseos, también es un indicativo de más o menos
seguro de que en nosotros se estableció un cierto hábito que determinará
nuestras acciones.

Para dar un paso más hay que sumarle al concepto de razón que justifica la
creencia de un sujeto, el concepto de justificación. Este último, hace referencia
a las razones teóricas por las que consideramos verdadera una creencia. Sin
embargo hay una característica que diferencia a las razones de la justificación y
es que si bien las razones en el sentido en el que las mencionábamos antes
pueden ser a su vez otras creencias, la justificación no puede ser a su vez una
creencia.

Para aclarar este punto diremos que la justificación (basada en razones


teóricas) es un proceso a través del cual se realiza una operación mental por la
que inferimos una proposición de otra y damos razón de una creencia por la
cual la consideramos verdadera. La justificación intenta responder a la
pregunta acerca del por qué de la creencia y es por ellos que se puede entender
de dos maneras: decimos que constituye una conexión causal, es decir aquella
que se da entre hechos; o como una conexión lógica, y ésta tiene lugar entre
proposiciones.

Por lo general, las razones teóricas sobre las que se fundamenta la justificación,
no son creencias, sino que se basan en hechos de la realidad o en proposiciones
comprobables o verificables.

17
Las razones guían nuestra acción en el mundo. Por lo general actuamos con la
tranquilidad de que tenemos razones más o menos seguras que son
proporcionadas por las creencias sin necesidad de estar fundadas en
razonamientos totalmente coherentes y objetivos. La justificación es una
expresión lógica o causal (si se quiere científica) de que aquellas acciones que
tenemos frente al mundo están fundadas en presupuestos teóricos que
proporcionan razones coherentes, explicadas y sistematizadas acerca de lo que
creemos, convirtiendo la simple creencia en un saber. Para ilustrar la diferencia
entre justificación y razón podemos pensar el siguiente caso: yo puedo tener la
creencia de que hoy va a llover; esa creencia tiene consecuencias en mi vida
práctica, por ejemplo salgo con un paraguas a la calle. Sin embargo, no podría
decir que tengo una justificación de esa creencia; en cambio, el servicio
meteorológico que también afirma que va a llover sí la posee, ya que ha
fundamentado esa creencia en base a datos empíricos precisos (mediciones de
temperatura, humedad, presión atmosférica, entre otros) y a presupuestos
teóricos que determinan relaciones causales (por ejemplo, que a una
determinada temperatura y una determinada presión atmosférica hay altas
probabilidades de que llueva).

Actividad 6

Esta una invitación a escuchar atentamente el diálogo entre Dr. Ezequiel de


Olaso, un filósofo argentino, y el Dr. Luis Villoro, filósofo mexicano.

Para ello debes acceder a la siguiente dirección:

http://www.youtube.com/watch?v=4wIOjDfwOok en la cual encontrarás el


video denominado

“Creer, saber y conocer”.

(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de este


módulo)

Hay preguntas que son significativas en relación a los intercambios:

a.- ¿Cómo define saber le Dr. Luis Villoro?, ¿Cuál es la diferencia con la
opinión verdadera? ……………………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………………………………..

………………………………………………………………………………………………………………..

18
b.- ¿Se puede afirmar que hay saberes definitivos, hay certezas absolutas?

………………………………………………………………………………………………………………….

………………………………………………………………………………………………………………….

c.- ¿Qué lugar ocupan las razones en relación con las creencias y cómo se
vincula con la noción de Ideología? Luis Villoro ofrece un ejemplo, ¿podrías
pensar en otro ejemplo semejante al dado por este filósofo mexicano?

…………………………………………………………………………………………………………………….

…….………………………………………………………………………………………………………………

Puedes compartir tu ejemplo en e-campus.

¿Qué es saber?

El paso siguiente es diferenciar la creencia del saber, la segunda noción de la


que vamos a hablar. Saber implica creer, ya que no se puede saber sin tener al
mismo tiempo algo por verdadero. Si alguien sabe que p también cree que p. Si
sé algo no puedo menos que creer en ello. Todo saber implica creencia, pero
no toda creencia implica saber.

Para decir que sabemos algo son necesarias tres condiciones:


a) Para que Juan sepa que p es necesario que Juan crea que p.
b) Que corresponda a la realidad, es decir, sólo a las creencias que
consideramos verdaderas llamamos saberes.
c) Tener razones suficientes que justifiquen la creencia.

El saber entonces, es creencia verdadera y justificada. Pero lo que va a


diferenciar el saber de la tercera noción de la que vamos a hablar a
continuación – el conocimiento- es que, para usos prácticos, aplicamos “saber”
a ciertas creencias que podríamos llamar razonables, porque están basadas en
razones sólidas que bastan para darnos la confianza de que, de someterlas a
examen minucioso, se confirmarían como suficientes. Las necesidades prácticas
de nuestra vida requieren que no nos detengamos a examinar con cuidado
cuáles serían razones suplementarias de un saber y nos tengamos que
contentar con las más obvias. Podemos querer lograr con éxito en una acción
específica, vinculada con un fin concreto; entonces queremos saber para que
nuestra vida práctica se adecue a la realidad y nos permita alcanzar ese fin
particular. Tenemos interés también en orientarnos en el mundo en forma
permanente de manera de asegurar el cumplimiento de los fines que nos
propongamos con acciones distintas. El acierto de mi acción en mi vida
cotidiana exige que dé por suficientes algunas de las razones en las que se
basan mis creencias que guían la práctica, con lo cual no dudamos en

19
considerar como saberes aquellas creencias razonables que bastan para lograr
una acción exitosa en las circunstancias particulares de la vida diaria. El número
de razones que consideramos, variará en cada caso con el interés en que
nuestra acción esté más o menos firmemente encadenada a la realidad. Lo que
queremos expresar con esto es que habitualmente usamos la palabra “saber”,
y no tanto conocer, para relacionarlo con cuestiones prácticas, ya que éste es
su matiz particular. Por ejemplo: decimos que sabemos que va a llover porque
hay nubes tormentosas y por ello llevaremos un paraguas cuando salgamos,
pero como dijimos anteriormente al no estar justificada rigurosamente (como
en el caso del servicio meteorológico) no podríamos decir que es un
conocimiento, por más que estemos en lo cierto.

¿Qué es conocer?

Con esto damos lugar a la tercera noción,


que es la del conocimiento. Conocer es un proceso
mental para el cual es necesaria la existencia de un
sujeto cognoscente y un objeto cognoscible para
lograr establecer una relación entre ambos. Es un
proceso a través del cual el sujeto sale de sí, se
dirige al objeto para aprehender sus
determinaciones, se centra en las cualidades que
tiene el objeto y, finalmente, vuelve a sí con el objetivo de obtener una imagen
del objeto, una idea o un concepto que reproduce esas determinaciones. El
sujeto es modificado por el objeto – puesto que una vez que captó al objeto, ha
obtenido un conocimiento de él que no tenía- mientras que el objeto no
padece modificación alguna.

Podemos hacer una distinción entre cuatro tipos de conocimiento:


- conocimiento intuitivo
- conocimiento mediato
- conocimiento apriori
- conocimiento a posteriori

El conocimiento intuitivo es aquel conocimiento inmediato. La inmediatez para


los empiristas está en la sensación mientras que para los racionalistas está en la
intelección. Está definido como la aprehensión inmediata de las experiencias
internas o externas.

El conocimiento mediato, por su parte, se realiza por medio de una serie de


razonamientos e inferencias, por ejemplo, el conocimiento lógico que se
desarrolla a partir de ciertos principios.

20
El conocimiento a priori expresión que significa “antes de” o “previo a”, es el
conocimiento sobre el que más ha hablado el filósofo alemán Immanuel Kant
refiriéndose a aquel conocimiento que es independiente de la experiencia. Se
trata de formalidades provenientes del sujeto y están presentes en el acto
intelectivo y actúan sobre una materia empírica dada en la sensación. Para este
tipo de conocimiento se utiliza solamente la razón y su validez es de carácter
universal y necesario.

Por último, el conocimiento a posteriori que significa “después de”, es el


conocimiento que, siguiendo a Kant, depende de la experiencia; depende de la
observación y de la experimentación. A diferencia del conocimiento a priori, su
validez es limitada y probable.

Conocer es, entonces, la actividad mediante la cual el ser humano se apropia


del mundo que lo rodea. Esta apropiación es una captación intelectual, un
proceso en el cual intervienen aspectos biológicos (como condición de
soporte), lingüísticos, culturales, sociales e históricos.

El conocimiento está determinado por dos dimensiones: la sensible y la


intelectual. Aun cuando se puede hacer una distinción entre ellas, cabe aclarar
que mantienen una conexión necesaria al momento de conocer.

Si bien parece claro este proceso, diversas teorías intentan dar una explicación
respecto a la verdad del conocimiento. ¿Qué significa que un conocimiento sea
verdadero? Sin embargo, para poder responder a esta pregunta, previamente
es necesario definir qué significa verdad.

Si decimos, por ejemplo, que un conocimiento se puede expresar en


proposiciones descriptivas, esto significa que su descripción de lo que dice que
pasa, coincide con lo que realmente pasa. En este punto estamos refiriéndonos
a un concepto de verdad como correspondencia o coincidencia entre lo que se
dice y el hecho al que se refiere. Decir: “está lloviendo”, será verdadero si
efectivamente está lloviendo. Parafraseando a Aristóteles, la verdad en este
sentido es decir de lo que es que es, o de lo que no es que no es; decir de lo
que es que no es, o de lo que no es que es, eso es la mentira. Con esto
queremos decir que si la proposición que expresa una descripción de lo que
ocurre, corresponde con lo que de hecho pasa en la realidad, esto es juzgado
como un tipo válido de verdad.

Por otra parte, hay que diferenciar este tipo de verdad con otro en el cual
decimos que la realidad de un sistema es coherente y una proposición es
verdadera si no se contradice con las demás que integran el sistema sino que,
por el contrario, se sustenta en las demás proposiciones que lo componen y
contribuye a volver más sólido el sistema; este concepto engloba lo que se
denomina la noción de verdad como coherencia. Un ejemplo clásico de este
tipo de verdad es el siguiente: si decimos que “todos los hombres son

21
mortales” y afirmamos que “Pedro es hombre”, de esto se sigue que “Pedro es
mortal”. Podemos ver que la verdad de esta última proposición se deriva de un
correcto razonamiento a partir de los principios establecidos. Para que esto sea
verdadero implica que no haya contradicción dentro del sistema.

Finalmente, un tercer concepto de verdad, es el de verdad como utilidad o


pragmático. Con este tercer concepto podemos pensar en aquellos casos en los
que se acepta algún tipo de teoría como verdadera, sin necesidad de precisar
más detalles acerca de su fundamentación pero que el sostenimiento de la
misma nos proporcionaría cierta utilidad para nuestro desenvolvimiento, es
decir, que nos proporciona efectos prácticos. Un ejemplo de ésta puede ser el
siguiente: el funcionamiento de la ley de gravedad, se sostiene como una
verdad. En este sentido, nos proporciona efectos prácticos que ayudan a
mantenerla como pie de otras teorías que sin más que la descripción que
proporciona dicha ley, le otorga una base para poder resolver problemas
teóricos relacionados con la física, para fundamentar los fenómenos del mundo
y sus proposiciones. Por ejemplo, cuando uno lanza un objeto desde
determinada altura, la ley de la velocidad, ya da por sentada la existencia del
fenómeno de la gravedad. Es en esto en que radica su utilidad.

La fundamentación. El paso que sigue y que se encuentra en estrecha relación


con lo que expusimos más arriba, y que nos acercará más a la noción de
conocimiento verdadero, es el relacionado con el tipo de fundamentación sobre
el que se apoya el conocimiento, es decir, los criterios sólidos sobre los cuales
diremos que algo se constituye como conocimiento válido.

A estos fundamentos los dividiremos en cuatro. El primero es aquel


proporcionado por la experiencia sensible; nuestros sentidos nos dan un
conocimiento empírico directo, pero a veces no puede traducirse en una
experiencia general, ya que es personal e intransferible. Por ejemplo cuando
decimos: “los vinos de esta bodega son más dulces porque los probé”. El
segundo es el razonamiento formal de base no empírica; es un tipo de
fundamentación más rigurosa y no se fundamenta en la experiencia sino que se
expresa mediante cálculos y es verdadero según un sistema en el cual las
verdades se prueban por procedimientos formales; un ejemplo es: “la suma de
los ángulos internos de un triángulo es de 180°”. El tercero es el criterio de la
autoridad; este método de fundamentación se basa en apelar a un especialista
y fundar la verdad de nuestro conocimiento en su palabra. Por último, el
criterio de la fe, el cual consiste en creer determinada afirmación por la propia
fuerza del espíritu; el ejemplo más claro respecto a este punto es el de la
religión. Esta última forma de fundamentación, junto con la que se basa en la
apelación a la autoridad, no es considerada válida para el conocimiento
científico.

22
Conocimiento Fundamentos para reconocer
o negar la validez
Experiencia sensible y directa Sentidos
Razonamiento formal Procedimientos formales despegados
de la experiencia sensible.
Autoridad de la fuente Apelación a un especialista
Fe Creencia religiosa

El objetivo de la fundamentación diremos que consiste en presentar ciertos


conocimientos como sólidos. Si bien el conocimiento puede quedar restringido
al ámbito personal, siempre está expuesto de forma que los demás integrantes
de la comunidad puedan acceder a él y pedir buenas justificaciones y
fundamentaciones sobre las cuales se apoya éste para considerarlo como
válido. De aquí que las fundamentaciones variarán en relación al tipo de
conocimiento al que hagamos referencia y resultarán suficientes. Es decir, si
queremos tener un conocimiento sobre algún tipo de religión no será menester
preocuparse por conseguir fundamentos empíricos, sino que a través de la fe
uno podría justificar y basar este tipo de conocimiento. Pero como dijimos más
arriba, si queremos establecer un conocimiento científico no podrán servirnos
solamente éstas como base, sino que será necesario recurrir a fundamentos de
la experiencia sensible o a un tipo de razonamiento formal.

1.6- Pensamiento
dóxico y conocimiento
científico.
Platón (427 - 347 a. C.) y los demás filósofos griegos distinguieron, según su
grado de profundidad y su relación a la verdad, entre doxa y episteme.

La doxa u opinión, es un conocimiento superficial, parcial y limitado, y está


vinculado a la percepción sensorial. Se trata de un conocimiento
fenoménico, ya que trata sobre las apariencias y por ello es engañoso y a
veces, falso. Por lo general es un conocimiento asociado al sentido común,
al saber vulgar, en contraposición con el conocimiento científico. Es por
ello que tiene un carácter acrítico y asistemático.

23
La episteme, en contraposición con la doxa, se asocia al conocimiento
científico. Era, para los griegos, un saber especializado como el que se
atribuye hoy a la ciencia. Una de las características de este conocimiento es
que se constituía como necesario ya que trataba de las causas y de los
fundamentos de las cosas. Otra de las características es la objetividad, y
con esto hacemos referencia a que depende de la naturaleza misma y no
de nuestras construcciones subjetivas. En tercer lugar, es sistemático,
porque se organiza de acuerdo con parámetros racionales y lógicos. A
diferencia de la doxa, este conocimiento es explicativo, sistemático,
metódico y crítico. El significado de episteme ha cambiado a lo largo del
tiempo, pero su aspiración inicial fue alcanzar un conocimiento cierto,
verdadero y bien fundamentado; también riguroso, organizado y exacto.

El saber vulgar está asociado con la creencia; es adquirido a través de la


experiencia y no tiene un objeto en particular al cual estudiar. A menudo
consiste en una serie de afirmaciones no comprobadas ni sistematizadas en
un razonamiento. El conocimiento científico, por su parte, se caracteriza
por tener un objeto de estudio particular y una mirada específica respecto
a éste. Debe organizarse de manera que una proposición se concluya de
otra de un modo coherente, es decir, sin contradicciones.

1.7- Conocimiento
fáctico y conocimiento
formal.
A lo largo de su historia el hombre ha intentado conocer el mundo y
entenderlo. Esto constituye, podría decirse, la característica fundamental del
hombre en tanto que es un animal que razona y que puede interrogarse acerca
de lo que ve, siente, experimenta y lo que le acontece. Para poder responder a
algunas de las preguntas y buscar explicar qué es aquello que constituye su
mundo, creó lo que se llama ciencia, entre otros saberes, que constituyen un
cuerpo de ideas que se caracteriza por ser racional y como dijimos más arriba,
sistemático, exacto y falible. A través de este conocimiento, el hombre alcanzó
una reconstrucción conceptual del mundo. El conocimiento científico es un
sistema de ideas establecidas y una actividad productora siempre de nuevas
ideas.

24
Definida así, podemos hacer una distinción entre el conocimiento fáctico y el
conocimiento formal, dentro de las cuales ingresarán algunas disciplinas según
sus propias características.

Antes de comenzar con una descripción de cada una de ellas, diremos que la
palabra fáctico proviene de la palabra factumque significa “hecho” y hace
referencia a las ciencias de lo real; en cambio la palabra formal viene de
“forma”, es decir, los números, las figuras geométricas, las relaciones entre
símbolos, y que no se encuentran en la realidad.

Siguiendo la caracterización que hace Mario Bunge, filósofo de la ciencia, sobre


las Ciencias Formales y las fácticas explicamos que: la Lógica y la Matemática
son conocimientos formales, es decir, son racionales, sistemáticos y
verificables, pero no son objetivos ya que no nos proporcionan información
acerca de la realidad. Tratan sobre ideas que sólo existen en la mente humana,
ya que no tienen un objeto de estudio existente en la realidad. Por ejemplo: los
números no existen en la realidad, sino sólo en nuestra mente. Sus objetos no
son cosas ni procesos. Sin embargo, se aplican a la realidad, ya que otras
disciplinas como la Física, la Química y la Economía, por ejemplo, recurren a la
Matemática o a la Lógica para explicar algunas relaciones complejas entre los
hechos. Se emplean en la vida cotidiana y en las Ciencias Fácticas (las cuales se
oponen) estableciendo contacto con la realidad a través del lenguaje.

La distinción entre Ciencias Formales y Fácticas tiene en cuenta no sólo la


diferencia respecto de su objeto, sino también sobre los enunciados sobre los
que se establecen y el método que utilizan. Los enunciados formales se basan
en relaciones entre signos y los fácticos se refieren a sucesos y procesos. En
relación al método que utilizan, las formales utilizan la Lógica para dar prueba
de la veracidad de sus enunciados y demostrar sus teoremas. Las fácticas
tienen que acercarse a los hechos y mirarlos, recurrir a la observación o al
experimento para ver en qué medida sus hipótesis se adecuan a la realidad.

El método de las Ciencias Formales es la deducción. La verdad en Matemática


consiste en la coherencia del enunciado con el sistema establecido
previamente, por tanto, es relativa a ese sistema. Por ejemplo: una proposición
que es válida en una teoría puede dejar de ser verdadera en otra teoría. En las
Ciencias Fácticas, los enunciados deben poder verificarse en la experiencia. Se
requieren datos empíricos para poder afirmar que un enunciado es verdadero,
con lo cual se hace necesario un método inductivo, es decir, que parta de la
experiencia.

25
Ciencias Objeto Método
Fácticas Hechos Verificación
empírica
Formales Entes Deducción,
formales razonamientos lógicos

Ahora brindaremos algunas de las características que tiene el conocimiento


fáctico. En primer lugar diremos que parte de los hechos, intenta describirlos.
En segundo lugar, selecciona los hechos que considera relevante la experiencia
la colectiva y la teoría; los explica por medio de hipótesis, y si es necesario
inventa conceptos. En tercer lugar es analítico. Esto quiere decir que trata de
descomponer todo en elementos, en sus componentes y explicar sus
interconexiones. Sus resultados son generales y el análisis contribuye a
construir teorías. En cuarto lugar, este tipo de conocimiento es especializado y
ésta es una consecuencia del enfoque analítico. Pero aun siendo especializado,
esto no impide tareas interdisciplinarias, es decir, el trabajo en conjunto de
varias disciplinas cada una con su objeto en particular. En quinto lugar, es claro
y preciso, a diferencia del conocimiento vulgar. Para lograr la precisión define la
mayoría de sus conceptos, evita los errores creando lenguajes artificiales y
procura siempre medir y registrar los fenómenos. En sexto lugar es
comunicable y expresable en público, gracias a la precisión, lo cual posibilita la
verificabilidad de sus resultados.

Conocimiento científico

Ciencias Fácticas
Ciencias Formales

Matemáticas

Naturales Sociales

Para resumir las demás características del conocimiento fáctico, resaltaremos


las siguientes: este conocimiento es verificable a través de la experiencia; es
legal en el sentido de que busca establecer leyes de la naturaleza y de la
sociedad para aplicarlas; es un conocimiento predictivo y esto constituye una

26
manera eficaz de poner a prueba las hipótesis; y en último lugar diremos que es
útil, ya que busca la verdad y busca proveer de herramientas para el manejo
del hombre en la práctica, es decir, tiene una asociación directa con la
tecnología y la creación de instrumentos que le posibiliten un mejor acceso a la
naturaleza para su conocimiento y explicación.

1.8- Filosofía y Ciencia.


En esta parte trataremos de esclarecer las diferencias en los términos
“Ciencia” y “Filosofía” que a lo largo de la historia trajo controversias y
dudas sobre si la tarea y el discurso filosófico podían constituir una ciencia
en sentido estricto del término. También se asoció la distinción entre
Filosofía y ciencia a la distinción entre doxa y episteme, respectivamente.

Si bien ambos son discursos racionales, es decir, que dejaron atrás el


discurso mítico y poético que predominaba en la época antigua, el
conocimiento científico se caracteriza por dar explicaciones sobre los
hechos, por tener un objeto de estudio delimitado según el ámbito que
trate, logrando recortar la realidad que va a estudiar. La utilización de un
método también es propio de la Ciencia, lo cual le proporciona rigor a sus
estudios y sistematización en el avance del conocimiento, así como la
posibilidad de predecir y anticipar hechos a través de sus explicaciones. Es
un tipo de conocimiento que crea Teorías Abstractas pero que la
característica de la intersubjetividad permite que sea comunicable y
comprobable para cualquier sujeto. Algunos de los aspectos esenciales de
la Ciencia son:
- Posee conceptos epistémicos, un conjunto de
nociones que se refieren a las actividades de conocimiento y que
sirven para describirlas.
- El interés que motiva a conocer es el dotar de sentido
a nuestra acción en el mundo.
- Los sujetos de conocimiento son los miembros de
una comunidad de conocimiento socialmente condicionados.

Por su parte, el trabajo de la Filosofía en tanto que disciplina racional, es el


de la clarificación, distinción y sistematización de los términos hasta llegar
a un sistema ordenado de conceptos definidos con cierta precisión. Busca
dar una explicación de la realidad en su totalidad. Una de las características
fundamentales de la Filosofía es que no parte de un conjunto de verdades
ya establecidas a partir de las cuales desarrollar sus teorías, sino que es una
actividad crítica aplicable a cualquier saber teórico o práctico. En este

27
sentido, al abarcar cualquiera de los demás discursos y poder analizarlos,
adquiere la categoría de metadiscurso. Al filósofo le interesa conocer la
totalidad de lo que existe, y como no parte de verdades universales y
sostenidas por todos, cada una de las Teorías Filosóficas es una manera de
ver la realidad y de darle sentido. No han desarrollado métodos rigurosos
como sucede en el ámbito científico, pero sus intereses principales están
puestos en que sus desarrollos sean expuestos con buenos argumentos y
capacidad explicativa.

Algunas características del discurso filosófico:


- El discurso filosófico clarifica los términos lo cual conduce a
una precisión de los conceptos y a una determinación del objeto.
- Por su parte, la distinción de los conceptos implica su
delimitación respecto de otros conceptos.
- El discurso filosófico también tiene como tarea fundamentar
la realidad, saber en qué se basan nuestros conocimientos del mundo,
cómo y por qué conocemos.
- La Filosofía es una disciplina totalizadora en el sentido de
que tiende a la universalización de las teorías; toda la realidad y el
pensamiento es abarcado por la Filosofía, puede preguntarse
cuestiones científicas como también políticas y metafísicas a la vez.
- Se encuentra relacionada con la práctica porque, como
dijimos en el punto anterior, trata de problemas políticos, sociales,
religiosos, entre otros, y sus soluciones se refieren a derribar prejuicios
para despejar el camino y construir nuevas alternativas.

La Filosofía no es una ciencia en el sentido de que no descubre nuevos


hechos ni explica su comportamiento, sino que su pregunta es por la
verdad y la justificación de las creencias.

28
Bibliografía

Copi, Irving (1962) Introducción a la lógica. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

Carlos Alchourrón, Carlos; Mendez, J. (1995) Lógica. Enciclopedia Iberoamericana


de Filosofía. Editorial Trotta. Edición. Madrid.

Villoro, Luis (1982) Creer, saber y conocer. Ed. S XXI. México.

29
Módulo 2
Pensamiento lógico
"El Alma del Ebro" Escultura del artista catalán Jaume Plensa.

En esta lectura veremos los siguientes ejes temáticos:

 Lenguaje. Lenguaje: usos. Lógica y lenguaje. Componentes del


discurso.

 Lógica. Lógica Informal. Reglas y falacias. Falacias no formales.


Falacias de atingencia y falacias de ambigüedad.

 Reglas y falacias. Razonamientos simples. Enunciados simples y


complejos. Conectivas. Verdad y falsedad de los enunciados.

1
2.1 Lógica Informal
2.1.1 Lenguaje
Esta nueva sección nos abre el camino hacia la conceptualización y análisis
del lenguaje. Para ello es necesario tener en cuenta que - como
instrumento- el lenguaje, acompaña al hombre en su evolución histórica y
antropológica.

El lenguaje puede definirse como un


sistema de comunicación que los seres
humanos han desarrollado y
especializado que les permite abstraer
y comunicar conceptos.

En tanto que instrumento de


comunicación, para englobar las dos
principales características que
expusimos arriba, el lenguaje presenta
diversas funciones o usos de los cuales
los principales son: el uso informativo,
el uso expresivo y el uso directivo, dependiendo el objetivo que se persiga
con su utilización.

Comenzaremos con el primero de los usos: el informativo. Lo que se


persigue con él es comunicar información mediante la formulación y la
afirmación (o negación) de proposiciones; es usado para describir el mundo
y para razonar acerca de él, y el lenguaje con que se describe o se
transmite algo acerca de los hechos, es usado informativamente. Podemos
describir características del mundo, expresar conocimiento, describir
actitudes y creencias. La característica propia de las oraciones que se usan
para esta función del lenguaje es que pueden ser verdaderas o falsas y
tienen lo que se llama significado cognitivo, es decir aportan información
para el conocimiento de las cosas del mundo, de los hechos, etc.

----------------------------------------------------------------------------------------------------
----------------------------------------------------------------------------------------------------
-------------------------------------
1 Colaboró en la redacción: Agustina Rosa

2
El segundo de los usos mencionados es
el uso expresivo o también llamado
Características del Discurso emotivo.
Expresivo:
- Subjetividad, - Uso frecuente de la Esta función se puede encontrar en
1ª persona del singular (YO) textos poéticos ya que su propósito es
- Uso de oraciones exclamativas y comunicar, no conocimientos como sí se
dubitativas le atribuye al uso anterior, sino
- Uso de vocablos que denoten sentimientos y actitudes. Los versos se
sentimientos escriben para expresar ciertas
- Uso abundante de interjecciones emociones que el poeta experimenta
muy agudamente y para despertar en el
lector sentimientos similares. De las
oraciones utilizadas para expresar
emociones es en vano que nos
preguntemos si son verdaderas o falsas
ya que no podría haber una relación
directa hacia alguna cosa o un hecho del
mundo.

El tercer uso que vamos a mencionar es el uso directivo; es decir, cumple


esta función cuando se lo usa con el propósito de originar o impedir una
acción manifiesta, cuando queremos causar un cambio. Cuando
expresamos una orden o una petición son formas de usar de modo
directivo el lenguaje. De dichas oraciones no tiene sentido preguntarse
sobre su verdad o falsedad, sino, en todo caso, podemos estar o no de
acuerdo, obedecerla o no. Sin embargo, las órdenes tienen ciertas
propiedades que presentan alguna analogía con la verdad o falsedad del
discurso informativo. Estas cualidades son la de ser “razonables” o
“adecuadas”, y “no razonables” o “inadecuadas” y los problemas relativos
a la adecuación o inadecuación serán resueltos dentro del ámbito de la
lógica.

Actividad Nº 1

Clasifico en el siguiente cuadro los enunciados que se dan a continuación:

 Bourdieu es autor de una sociología constructivista

 ¡Qué hermosa la lluvia!

 Mi querido amigo, deseo que te vaya bien en el viaje

 La ira es una emoción humana, es una reacción de irritación y rabia

3
 Debes buscar el auto que ha quedado en el taller

 Silencio!

Usos Enunciados

Informativa

Expresiva

Directiva

Lo expuesto hasta aquí nos sirve para poder afirmar, ahora que conocemos
las características de cada uno de los usos del lenguaje, que es necesario
para la aplicación de la lógica, la distinción de las funciones del discurso, ya
que el trabajo de la lógica se centrará sobre los discursos informativos, es
decir, aquellos susceptibles de ser verdaderos o falsos.

A pesar de ello, y teniendo en cuenta la complejidad interminable de


nuestro lenguaje, hay que destacar la existencia de lenguajes o discursos
con funciones múltiples, y que por lo general en todo nuestro lenguaje
cotidiano englobamos las distintas funciones cuando expresamos algo;
algunos tipos de discursos están destinado a servir a dos o más funciones
del lenguaje simultáneamente. En tales casos, cada aspecto o función debe
juzgarse por su criterio adecuado: una parte que tenga una función
informativa deberá ser estimada como verdadera o falsa, y si hay una
parte directiva se la podrá valorar como propia o impropia, correcta o
incorrecta.

Es necesario profundizar más en el análisis del discurso y de las oraciones


que componen el discurso, es preciso que nos detengamos en las
proposiciones:

4
¿Qué es una proposición?

En lógica y en filosofía, una proposición es una entidad que tiene un valor


de verdad, es un producto lógico que se expresa mediante el lenguaje a
través de una oración gramatical o por medio de signos o símbolos. Para
Aristóteles, la proposición es un discurso enunciativo perfecto que expresa
un juicio y significa lo verdadero y lo falso.

En este sentido, las proposiciones son verdaderas o falsas, y es en esto en


que difieren de las órdenes y de las exclamaciones. Una orden puede
darse, una exclamación proferirse, pero ninguna puede ser juzgada como
verdadera o falsa. Las proposiciones cumplen una función informativa o
referencial. El que una proposición sea verdadera o falsa dependerá de las
circunstancias o del estado de cosas de la realidad.

El procedimiento a partir del cual se puede verificar la verdad o falsedad


de una proposición es el razonamiento que consiste en un
encadenamiento de juicios en el que partiendo de una proposición
conocida de descubre otra que puede ser desconocida. La forma del
razonamiento consiste en una conexión legítima de los juicios expresada
mediante conjunciones a través de las cuales se realiza el proceso de
inferencia hacia la consecuencia de un juicio a otro. Aristóteles afirma que
este proceso está sometido a reglas que permiten determinar su
corrección o incorrección, de tal modo que, si los juicios de lo que se parte
son verdaderos, y si la inferencia se realiza de acuerdo con las reglas
definidas, la conclusión será verdadera. En la lógica se estudian las
condiciones bajo las cuales estos pasos son correctos.

En sentido amplio se entiende por razonamiento a la facultad que permite


resolver problemas, extraer conclusiones estableciendo conexiones
causales y lógicas necesarias entre ellos. Por ejemplo:

 Todas las frutas cítricas contienen vitamina C.


 La naranja es una fruta cítrica;
 Por tanto la naranja contiene vitamina C.

5
Hay diferentes tipos de razonamientos,
entre lo que podemos encontrar el
razonamiento argumentativo, y el
razonamiento lógico o causal. El estudio de
los argumentos corresponde a la lógica, de
modo que a ella le corresponde también de
alguna forma, el estudio del razonamiento.
Dentro de este tipo de razonamiento lógico
se encuentran los razonamientos de tipo
deductivo y los de tipo inductivo, que
desarrollaremos de forma más detallada
más adelante.

Razonamiento deductivo.

 Toda figura de cuatro lados es un cuadrilátero.


 El cuadrado es figura de cuatro lados.
 Por tanto, el cuadrado es cuadrilátero.
Razonamiento Inductivo

 El cuerpo A cae en el vacío con la velocidad V.


 El cuerpo B cae en el vacío con la velocidad V
 El cuerpo C cae en el vacío con la velocidad V
 El cuerpo D cae en el vacío con la velocidad V
 Luego, todos los cuerpos caen al vacío con la misma velocidad.

Para poder desarrollar un razonamiento de manera correcta es


imprescindible que podamos contar con la definición de cada uno de los
términos que forman parte de las proposiciones. Para poder aclarar estos
conceptos tan cotidianamente utilizados, diremos que una definición es
una explicación deliberada del significado de los términos o de los símbolos
que no sólo implica dar una caracterización teórica adecuada del objeto al
cual deberá aplicarse dicho término, sino también implicará la eliminación
de la vaguedad y de la ambigüedad que son dos características de nuestro
lenguaje en tanto que es impreciso y que pueden generar problemas al
momento de la comprensión y el análisis de las proposiciones. Como
decíamos, definir un término lleva a limitar su aplicabilidad.

6
El término a definir se denomina definiendum y el símbolo o conjunto de
símbolos usados para explicar el significado de éste, recibe el nombre de
definiens.

Hay diversos tipos de definiciones y se pueden agrupar en cuatro:


definiciones estipulativas, lexicográficas, aclaratorias y teóricas.

El primer tipo de definición es la que se da de un término totalmente


nuevo. En este sentido, cualquiera que introduzca un nuevo término tiene
completa libertad de estipular qué significado le dará. En el ámbito de la
ciencia, es común que se de este tipo de definiciones ya que es preciso
para el científico para la economía del pensamiento de manera que este
nuevo término, signifique algo cuya formulación requeriría una larga
sucesión de palabras familiares, por un lado, y por otro, le permite la
eliminación de la carga emotiva que poseen las palabras de uso cotidiano y
que se constituye como un inconveniente para alguien que sólo está
interesado en su significación literal o informativa, con lo cual el
investigador se liberará de la distracción que puede derivarse de las
asociaciones emotivas de estos últimos. Este tipo de definiciones no puede
considerarse como una afirmación, sino que lo tendrá para el que acepte la
definición pero esto es algo posterior y no un hecho afirmado por ella.

Por ejemplo:

En el ámbito jurídico, el legislador determina a través de


una ley el significado de algunos términos o expresiones.
Así, en el Estatuto de los trabajadores, se define el término
“empresario” como todas las personas, físicas o jurídicas, o
comunidades de bienes, así como las personas contratadas
para ser cedidas a empresas unitarias por empresas de
trabajo temporal legalmente constituidas.

Esta definición es más precisa y rigurosa que el significado


corriente de “empresario” y es más específica que el uso
común del término, ya que no entrarían en esta definición,
las personas que no tengan contratados trabajadores,
siendo útil para cuestiones legales.

Las definiciones lexicográficas son aquellas que tienen como propósito


eliminar la ambigüedad o enriquecer el vocabulario de la persona para la
cual se la construye. Si el término definido no es nuevo sino que tiene ya
un uso establecido, la definición es lexicográfica: no da al definiendum un
significado que carecía sino que informa acerca del significado que ya
tiene. Es una definición básicamente descriptiva, con lo cual podemos decir
que una definición de este tipo puede ser verdadera o falsa y ésta es una
diferencia fundamental respecto de las definiciones estipulativas, ya que el
definiendum de una definición estipulativa no tiene ningún significado
aparte del que se le da al momento de definirla con lo cual ésta no puede

7
ser ni verdadera ni falsa. Pero dado que el definiendum de una definición
lexicográfica tiene ya un significado anterior e independiente, su definición
es verdadera o falsa según este significado se transmita correcta o
incorrectamente. Por ejemplo:

Al definir la palabra “árbol” decimos que es


una planta perenne de tronco leñoso y elevado
que se ramifica a cierta altura del suelo.

En tercer lugar, las definiciones aclaratorias, son aquellas que van más allá
del uso ordinario que se le da a una palabra, es decir, es una definición en
que su definiendum no es un nuevo término, sino que tiene un uso
establecido pero vago. Para poder superar la vaguedad, debe ir más allá del
uso establecido, llenar las lagunas y resolver los conflictos que hay en el
uso establecido. Para este tipo de definiciones, la verdad o falsedad, sólo
se aplican parcialmente; de mejor manera, podemos decir que la definición
concuerda o no concuerda con el uso establecido dentro del alcance de
éste; debemos hablar más bien de conveniencia o inconveniencia, su
cordura o desatino. Por ejemplo:

La palabra ciudadano que en su uso cotidiano


suele hacer referencia a cualquier persona que
habita en una ciudad, sin embargo una
definición aclaratoria ayudaría a establecer que
ciudadano es la persona que habita en un
Estado como sujeto de derechos civiles y
políticos y por ello se encuentra en condiciones
de emitir su sufragio.

Por último vamos a exponer las definiciones teóricas. Estas definiciones


son las que formulan una caracterización teórica adecuada de los objetos a
los cuales se aplica. Da el significado de una palabra en los términos de las
teorías de una determinada disciplina, y en tanto que proponer una
definición teórica equivale a proponer la aceptación de una teoría, y las
teorías son discutibles, las definiciones de este tipo pueden ser
reemplazadas por otras a medida que aumenta nuestro conocimiento y
nuestra comprensión teórica. Este tipo de definiciones son frecuentes en
contextos científicos. Por ejemplo:

8
El término materia tradicionalmente se ha
utilizado para referirse a la “sustancia de la que
todos los objetos están hechos”. Sin embargo a
lo largo del tiempo, los avances científicos y el
cambio de las teorías se han postulado nuevos
conceptos y definiciones para dicho término y
en este sentido podemos decir que la materia
se entiende “formada por electrones, protones
y neutrones interactuando entre ellos para
formar los átomos”. Y aquí vemos que cada
teoría formula las definiciones según su
disciplina y al ser discutible, pueden cambiarse
y reemplazarse.

Las definiciones se caracterizan por tener ciertas técnicas para lograr dar el
significado a un símbolo o término.

Aquí las dividiremos en dos grandes grupos bajo el nombre de definiciones


por intensión, por un lado, y definiciones por extensión, por el otro.

Comenzaremos por estas últimas que son quizás las más obvias o las más
utilizadas al momento de definir algún término, ya que es a partir de
ejemplos nombrados uno a uno que se puede establecer la definición; no
es necesario mencionar los ejemplos individuales de la clase que constituye
la extensión del término definido, sino sólo mencionando grupos enteros
de sus miembros es decir, la totalidad de los objetos a los que este término
se refiere.

Por otra parte, las definiciones por intensión lo que intentan es hacer una
exposición de las características que constituyen a ese término, es decir, su
significado o connotación. La extensión de los términos, contrasta con la
intensión. Para poner un ejemplo diremos que la extensión del predicado
"Sistema Solar" tiene su correlato con “un sistema planetario que está
formado por una estrella llamada Sol y nueve planetas entre los cuales se
encuentran Venus, Marte, Mercurio, Júpiter y demás”.

Las definiciones extensionales se utilizan cuando la lista de los objetos que


caen bajo la denominación de cierto término provee información más útil
que otro tipo de definición, o cuando provee demasiada información útil
sobre la naturaleza de esa expresión; siguiendo el mismo ejemplo diremos
que la definición extensional del término planeta estaría constituida por
Venus, Marte, Júpiter, etc. Sin embargo, a veces este tipo de definiciones
presenta limitaciones como por ejemplo cuando la enumeración resulta
difícil o imposible, con lo cual resulta intentar una definición intencional.

9
2.1.2 Lógica
Esta primer parte sobre el lenguaje tuvo
el objetivo de aclarar ciertos conceptos
para poder dar paso al punto que nos
interesa que es el referido a la Lógica. Las
principales cuestiones que trataremos
aquí son:

 ¿Qué es la Lógica?

 ¿Cuál es su función y su relación


con el lenguaje?

Casi todos los libros definen a la lógica como la ciencia del pensamiento.
Pero la más elemental observación nos demuestra que las leyes de la lógica
no son las leyes universales según las cuales pensamos realmente. La
definición de la lógica como el estudio de las leyes que deben regir nuestro
pensamiento no determina en realidad su objeto específico, ya que en
cierto sentido, los principios de cada ciencia son las leyes conforme a las
cuales debemos pensar, si queremos pensar correctamente sobre su
objeto peculiar.

Usualmente la palabra "lógico" es usada fundamentalmente en el mismo


sentido que "razonable". Una persona con espíritu lógico es una persona
razonable, se dice habitualmente; por lo tanto un procedimiento no
razonable es aquel que también es ilógico.

Para ir delimitando el concepto de lógica con el que vamos a trabajar hay


que aclarar, en primer lugar, que el trabajo que hace la psicología es
distinto del que realiza la lógica respecto a nuestros razonamientos y
entendimiento. Es decir, si por lógica entendemos un procedimiento
intelectual, claro, exacto y ordenado, el objeto de la lógica, definido
universalmente como el tratado de las leyes de nuestro razonamiento, no
podría distinguirse de la psicología. La lógica no puede ser la ciencia de las
leyes del pensamiento: la psicología es una ciencia que trata de esas leyes
(entre otras) y la lógica no es una rama de la psicología, sino que es un
campo de estudio separado y completamente distinto. Tampoco sería
sensato pensar en la certeza de que la lógica sirva para enseñar a adquirir
el hábito de pensar con claridad. En segundo lugar, hay que hacer la
distinción entre lógica formal e informal. Y a esto lo desarrollamos a
continuación.

10
ENTONCES:

1. El estudio de la lógica es el estudio de los métodos y los principios


usados para distinguir el razonamiento correcto del incorrecto.

2. Esta distinción es el problema central que debe tratar la lógica, es


decir, el interés del lógico es por los razonamientos.

3. Se dirá que la lógica es una ciencia que estudia las propiedades de


lenguajes formalizados (aquellos que difieren de los lenguajes
naturales y críticos tales como la significatividad de las
expresiones), estudiando los razonamientos desde el punto de vista
de su validez. Parte de la tarea del lógico es examinar el lenguaje
con el objetivo de descubrir aquellos aspectos que tienden a
oscurecer la diferencia entre el razonamiento correcto e incorrecto.

Una parte tradicional del estudio de la lógica consiste en el examen y el


análisis de los métodos incorrectos de razonamiento, o sea de las falacias.
Esta parte de la lógica no sólo da una visión más profunda de los principios
del razonamiento en general, sino que el conocimiento de esas trampas,
nos ayuda a evitarlas.

Hay que hacer entonces la distinción entre lógica formal e informal. Por lo
que respecta a la lógica informal es preciso decir que trata de la
explicitación y el análisis detallado de ciertos criterios para razonar que
implícitamente adoptamos en nuestro trato cotidiano. Discute las falacias
como un tipo de razonamiento engañoso, que parece correcto pero no lo
es. Se centra en el análisis de los razonamientos y su clasificación como
correctos o falaces.

La lógica informal también llamada "lógica de las buenas razones", tiene en


cuenta a la hora de su análisis, los aspectos no formales como el contexto y
el contenido de lo afirmado, es decir, si las premisas son las adecuadas, si
los datos de partida pueden realmente justificar la conclusión, si los
elementos del contexto pueden perturbar la validez del razonamiento,
entre otras.

Como nuestro objetivo es esta sección es trabajar con este tipo de lógica,
comenzaremos, con algunas definiciones que nos ayudarán a entender el
lugar que ocupa ésta en el análisis de los razonamientos.

Para ello comenzaremos diciendo lo que es un argumento, ya que es allí


donde se expresan habitualmente los problemas del lenguaje y de los
razonamientos que utilizamos corrientemente, y es sobre el cual recae la
tarea de la lógica informal. Y diremos que un argumento consiste en
esgrimir una serie concatenada de razonamientos convenientemente
expuestos para persuadir al destinatario sobre la veracidad o validez de

11
una tesis que, por lo general, no está demostrada fehacientemente o para
hacer labor de divulgación persuasiva sobre la verdad o validez ya
demostrada pero aún no conocida por todos.

Argumentar es una manera de dar cuenta y razón de algo a alguien o ante


alguien, no es una actividad privada, sino que supone la adopción pública
de un papel discursivo como el de defensor o debelador de una posición –
una opinión, una tesis, una decisión-, acerca del objeto de debate, frente a
algún interlocutor que a su vez representa, al menos potencialmente,
alguna otra tentativa al respecto. El argumento comporta ciertas reglas de
entendimiento y reconocimiento de ciertos compromisos. Argumentamos
cuando exponemos razones a favor o en contra de una propuesta, para
sentar una opinión o rebatir la contraria, para suscitar un problema o
defender una solución. Argumentamos cuando aducimos valores o motivos
para mover cierta dirección el sentir de un auditorio o el ánimo de un
jurado, para fundar un veredicto, para justificar una decisión o para
descartar una opción.

2.1.3- Reglas y falacias. Falacias no


formales. Falacias de atingencia y
falacias de ambigüedad.

Los argumentos presentan algunos problemas que se denominan falacias, y


que constituyen una maniobra verbal destinada a conseguir que alguien
acepte una afirmación u obedezca una orden por motivos que no son
buenas razones. La palabra falacia es en sí misma un poco vaga. Podemos
decir que hace referencia a cualquier idea equivocada, sin embargo los
lógicos la utilizan en el término más estrecho y técnico y significa un error

12
en el razonamiento o la argumentación. Una falacia, en el sentido en el que
vamos a utilizar el término, es un tipo de razonamiento incorrecto pero
que además en lógica, son psicológicamente persuasivos y por tanto con
un análisis cuidadoso podemos descubrir su error.

Comenzamos diciendo que las falacias se dividen en dos


grupos. Por un lado encontramos las falacias formales y
por otro las no formales. Dejaremos las primeras para
un análisis posterior y vamos a dar lugar en esta sección
a las falacias no formales.

Las falacias no formales son los errores de


razonamiento en los cuales se puede caer por inadvertencia, falta de
atención o por alguna ambigüedad en el lenguaje. A estas falacias las
podemos dividir, a su vez, en falacias de atingencia y falacias de
ambigüedad.

A.- Las falacias de atingencia son aquellas que carecen de conexión lógica
con respecto a la verdad o falsedad de las conclusiones que pretenden
establecer. Se comete cuando a un razonamiento que se supone dirigido a
establecer una conclusión particular, es usado para probar una conclusión
diferente. En otras palabras, podemos decir que cuando un argumento
descansa en premisas que no son pertinentes para su conclusión, o cuando
la conclusión a la que se llega no proviene de las premisas señaladas pero
se vuelven convincentes para ello, se logra una conexión psicológica entre
las premisas y la conclusión que parece válida a pesar de que no proviene
de esas premisas.

Estas falacias se dividen a su vez en:

- Falacias de conclusión inatingente: éstas consisten en probar otra


cosa diferente de la que se cuestiona. Se la conoce también como
“elusión del asunto” y es una de las más habituales. Se comete
cuando se demuestra la conclusión distinta del tema que está en
discusión con la finalidad de desviar la atención del oponente y
conseguir su aprobación. Por ejemplo: el tema en discusión es la
aprobación de alguna ley sobre la vivienda, y uno de los legisladores
que está a favor de esta ley argumenta diciendo que “todos deben
tener viviendas decentes”. Aquí se comete una falacia de este tipo
ya que el argumento que utilizó no está implicado en la razón de ser
de la ley.

- Argumento ad hominem: esta falacia es una de las más poderosas


en lo que respecta al poder persuasivo. “Ad hominem” significa
“contra el hombre” y lleva este nombre porque se comete cuando
se intenta desacreditar una afirmación haciendo referencia a ciertas
características de quien la enuncia, en vez de refutar la verdad de
su argumentación. Dentro de este tipo de falacias encontramos:

13
 las llamadas ofensivas, por un lado, que hacen referencia a
que la afirmación es falsa sobre la base de que quien la
emite tiene ciertas características criticables, es decir, arroja
dudas sobre la plausibilidad o consistencia de la persona que
defiende esta posición.

Un ejemplo de esta puede ser: alguien sostiene que la filosofía


de Heidegger debe ser rechazada porque Heidegger colaboró
con el gobierno nazi de Alemania.

 la segunda variante de la falacia ad hominem es la


circunstancial que consiste en sostener que una oración es
falsa porque no es coherente con otras oraciones que
debería aceptar quien la afirma debido a ciertas
circunstancias especiales en que se encuentra. Hay una
relación entre las creencias de una persona y las
circunstancias que la rodean.

Por ejemplo: un cazador que, enfrentado a un argumento que


establece la inadecuación de la caza deportiva, dijese ¿acaso
usted no come carne?

- Argumento ad Ignorantiam: se da cuando se sostiene que una


proposición es verdadera simplemente porque no se ha
demostrado su falsedad. Por ejemplo: tenemos que admitir que los
malos espíritus existen porque no se ha demostrado su no
existencia. Las estructuras de dichos argumentos pueden ser:

 No se puede demostrar A. Por lo tanto A es falso: por


ejemplo “no se puede probar la existencia de los malos
espíritus, por lo tanto los malos espíritus no existen”.

 No se puede refutar A, por lo tanto A es verdadero.


Ejemplo: “no se puede refutar la existencia de los
malos espíritus por lo tanto los malos espíritus
existen”.

14
- Argumento ad misericordiam: también denominado “apelación a
la piedad”, es aquel que consiste en apelar a la piedad para lograr el
asentimiento cuando se carece de argumentos, es decir, forzar al
adversario jugando con su compasión no para complementar las
razones de una opinión sino para sustituirlas. Se apela a la piedad
para que se tenga por cierta determinada conclusión dejando de
lado el hecho debatido.

La estructura del argumento es:

 A merece compasión o misericordia por una


circunstancia b, por lo tanto se le concede B
como verdadero.

 Ejemplo: Ante un examen un alumno le


solicita al profesor que no
le tome porque no pudo
estudiar porque vive lejos
y además se le rompió el
vehículo mientras se
dirigía a la universidad.

15
- Argumento ad populum: que significa “llamado al pueblo”, se
comete este tipo de falacias cuando se apela a un llamado emocional
al pueblo para ganar su asentimiento en un argumento que no se
asienta en razones valederas. La opinión más extendida es la que
ocupa el lugar de la autoridad para sostener la verdad de un
argumento como si la razón dependiera del número de los que la
apoyan. Este recurso es falaz ya que lo único seguro es que “lo dicen
muchos” y, probablemente, se trate de un interés colectivo.

Este argumento tiene la siguiente estructura:


A afirma b, la mayoría de las personas
afirman b, por tanto b es verdadero. Por
ejemplo: La gente dice que los microondas
generan cáncer, por ese motivo debieran
prohibir la venta.

- Argumento ad verecundiam o falacia de la apelación a la


autoridad, se comete cuando se apela a la autoridad que no está
bien visto discutir para intimidar al adversario. Implica la apelación
al sentimiento de respeto que siente la gente por las personas
famosas, para ganar asentimiento a una
conclusión. La estructura de este
argumento es la siguiente:

A defiende la idea b como verdadero porque C


lo afirma y es un experto en la materia.

Ejemplo: los cánones religiosos son infalibles


porque Einstein era fervientemente
católico y también lo admitía.

- Por causa falsa: se produce cuando se toma, por causa de un


efecto, algo que no es su causa real, o cuando se establece que un
acontecimiento es causa simplemente por ser cronológicamente
anterior. Consideraremos todo razonamiento que trata de
establecer una conexión causal erróneamente, como un ejemplo de
falacia de la causa falsa.

Un ejemplo de esto puede ser: “el día anterior a que cayeras


enfermo de tifoidea, comiste queso y eso seguro te hizo mal”.

- De pregunta compleja: cuando se realiza una sola pregunta que no


admite un simple sí o no como respuesta, porque no es una
interrogación única, sino una pregunta en la cual se encuentran

16
entrelazadas muchas preguntas. Su objeto es inducir al adversario a
contestar globalmente con un sí o con un no a sabiendas de que la
respuesta no es posible sin distinguir cada una de las preguntas y
proceder por partes.

Por ejemplo: ¿Ha dejado usted de golpear a su esposa? En caso


de que la respuesta sea un “no”, se le podría adjudicar que
“según usted mismo, no sólo no ha golpeado a su esposa en el
pasado, sino que sigue haciéndolo”. En este sentido, se plantea
la pregunta para la cual se espera una sola respuesta, pero
quien responda tendrá que asumir que su respuesta debe ser
afirmativa o negativa a dos asuntos o a dos interrogantes
distintos.

- Argumento ad baculum este tipo de falacias es también


denominada “de apelación a la fuerza”, y se comete cuando como
su nombre lo expresa, se apela a la fuera o a la amenaza de fuerza
para provocar la aceptación de una conclusión, para establecer una
verdad o inducir una conducta. En este tipo de argumentos se
reemplaza la razón por el miedo, y su empleo exige dos requisitos:
por un lado carecer de argumentos, y por otro, disfrutar de alún
poder. El uso y la amenaza de los métodos de “mano dura” para
doblegar a los opositores políticos suministran ejemplos
contemporáneos de esta falacia como métodos no racionales de
intimidación. La estructura de este argumento sería:

Si A no acepta que B es verdadero, entones


ocurre C (siendo C una amenaza o coacción)
Ejemplo: Si no dejas de hablar de conversar
con tus compañeros de curso, recibirá un
uno como calificación.

- Falacia del accidente: este tipo de falacias se comete por tomar una
propiedad accidental como esencial, lo que conduce a errores al
generalizar y al definir, por ejemplo, un triángulo como un polígono
verde. Es decir atribuimos como esencial a todos los individuos de
una especia una cualidad que sólo conviene accidentalmente a
alguno de ellos.

17
B.- Las falacias de ambigüedad aparecen en razonamientos cuya
formulación contiene palabras o frases ambiguas, cuyos significados
cambian de manera más o menos sutil en el curso del razonamiento y lo
hacen falaz. Se cometen debido a la alteración del sentido de alguna
expresión lingüística del razonamiento. Y son las siguientes:

- El equívoco: es el tipo más simple de las falacias de


ambigüedad. Se comete cuando al menos un término
es usado más de una vez en un razonamiento con
significados distintos y este cambio de significado hace
que el razonamiento sea criticable en algún sentido. El
uso de términos con distintos significados puede ser la
causa de que un argumento sea falaz. La mayoría de las
palabras tienen más de un significado literal. Si distinguimos
claramente los sentidos diferentes, no se planteará ninguna
dificultad, pero si confundimos los diferentes significados que
puede tener una palabra y la usamos dentro del mismo contexto
con distintos sentidos sin darnos cuenta de ello, entonces la
estamos usando de manera equívoca.

Uno de los ejemplos tradicionales de este tipo de falacias es el


siguiente: “El fin de una cosa es su perfección; por lo tanto, la
muerte es la perfección de la vida”. En este argumento se
confunden dos sentidos diferentes de la palabra “fin” ya que
ésta puede significar “objetivo” o “último acontecimiento”.
Ambos significados son legítimos, pero lo que es ilegítimo es
confundirlos como en el ejemplo mencionado.

- El énfasis: se comete cuando a lo largo del razonamiento se resalta


una o más palabras que alteran el significado o sentido de toda la
expresión. En un razonamiento cuya naturaleza engañosa y carente
de validez depende de un cambio o una alteración del significado, y
la manera en que los significados cambian en la falacia del énfasis
depende de las partes de él que se recalquen o destaquen.

Ejemplo: “No debemos faltar el respeto a las personas


mayores”. Se pone en énfasis en las palabras “personas
mayores”, de lo que se infiere que podríamos faltar el respeto a
quienes no son mayores.

- Anfibología: se produce esta falacia cuando se construyen


razonamientos a partir de premisas equívocas y ambiguas, no por el

18
significado de sus palabras sino porque su construcción gramatical
es tal que hace ambiguo el significado del sentido de la proposición.
Su significado es confuso debido a la manera descuidada en que sus
palabras están combinadas.

Decir que “Juan habló solo diez minutos” puede ser interpretado
en dos sentidos: o Juan habló estando solo o habló sólo durante
diez minutos.

- Falacia de composición: se produce cuando atribuimos a un


conjunto cosas que solamente son ciertas en las partes como
cuando decimos: como todos los componentes son buenos, el
conjunto es bueno.

Ejemplo: Como el violinista es muy bueno, toda la orquesta es


buena

- Falacias de división: esta falacia es simplemente a la inversa de la


falacia de composición. En ella se presenta la misma confusión,
pero en la dirección opuesta. Es cuando se le atribuye una
propiedad a cada una de las partes (o a una en particular) de un
todo sobre la base de que el todo tiene esa propiedad.

Un ejemplo sería sostener que puesto que una sociedad


comercial es muy importante y Juan es funcionario de esa
sociedad, por tanto Juan es muy importante.

19
Actividad Nº 2
Unimos los pares.

Dios respeta tu libertad y no se nos muestra


explícitamente para que puedas tener la
oportunidad de rechazarlo. Si no Lo quieres, Él
no se te impone. Pero el rechazo de Dios
supone para el hombre un verdadero infierno.
AD VERECUNDIAM
La decisión es tuya.

CAUSA FALSA

AD BACULUM "En promedio, un chino gasta mucha menos


energía proveniente de fuentes contaminantes que
un norteamericano. Por eso es que China es un país
mucho más limpio que los Estados Unidos."

Isaac Newton era un científico genial


y creía en Dios.

No llevemos a Manuel al paseo,


porque cada vez que salimos con
él, llueve.

DE COMPOSICIÓN

20
Bibliografía

Barwise, J, Etchemendy, J (1992) El lenguaje de la lógica de primer orden.


Editorial Brujas. Córdoba.

Comesaña, J.M. (2001) Lógica informal, falacias y argumentos filosóficos.


Ed. Eudeba. Buenos Aires.

Copi, Irving (1962) Introducción a la lógica. Editorial Universitaria de


Buenos Aires. Buenos Aires.

Elena T. J. (2006) Conocimiento pensamiento y lenguaje. Ed. Biblos.


Buenos Aires.

21
Módulo 2
Pensamiento lógico
2.2- Lógica Formal
2.2.1- Historia de la Lógica

La Lógica fue una de las ramas tradicionales de


la Filosofía; si bien culturas no occidentales
como la india o la china tuvieron importantes
desarrollos de la Lógica, durante siglos, se
consideró en Occidente que la Lógica
Silogística de Aristóteles era el paradigma
definitivo de esta ciencia, aceptada como un
cuerpo de conocimiento acabado.

La historia de la Lógica se remonta a la Grecia


Antigua, se le atribuyó a Aristóteles, quien fue
su primer sistematizador. Sus obras fueron
agrupadas en un conjunto que se denominó
Organon. Los filósofos siempre pretendieron recalcar que el conocimiento
de las leyes del razonamiento que proporcionaba esta ciencia, era
fundamental como paso previo y fundamental para cualquier tipo de
estudio, sobre todo respecto a la Filosofía. La Lógica Aristotélica parte del
supuesto de que las formas de pensamiento reproducen la realidad; se
ocupa de los conceptos y de las categorías del pensamiento completándose
con el análisis de los juicios y de las formas de razonamiento centrándose
en las formas de demostración adecuadas al conocimiento científico. En la
parte central de su teoría, Aristóteles expone cuatro tipos de proposiciones
a partir de las cuales formula sus propuestas de argumentación válida,
junto con la Teoría de los Silogismos.

Estos enunciados son: el universal afirmativo (A) por ejemplo “todos los
hombres son mortales”, el universal negativo (E), por ejemplo “ningún
hombre es mortal”, el particular afirmativo (I) por ejemplo, “algunos
hombres son mortales”, y el particular negativo (O) “algunos hombres no
son mortales”. Una manera de representar esto que expusimos, es a través
del cuadro de la oposición:

1
Las relaciones lógicas que se dan entre estos enunciados son: contrarias
entre A y E; subcontrarias entre I y O; subalternas entre los particulares es
decir, entre A e I y E y O.

Los contrarios pueden ser ambos falsos, pero no ambos verdaderos, los
subcontrarios por su parte, pueden ser ambos verdaderos, pero no ambos
falsos. Sin embargo, la verdad de la subalternante, es decir, de A o de E, se
sigue la verdad de las subalternadas, de I y O, pero no a la inversa. Por
último, los enunciados contradictorios, si uno es verdadero entonces el
otro es falso y a la inversa. Ejemplos: decir que “todos los hombres son
mortales” (A) y decir que “algunos hombres no son mortales” (O), como
son relaciones contrarias pueden ser ambos enunciados falsos pero no
ambos verdaderos ya que si decimos que “todos” son mortales, en la
categoría “todos” no pueden existir “algunos” que no lo sean.

Aristóteles elaboró la Silogística y el planteamiento de la investigación


según el método deductivo, que junto con los estoicos, quienes se
dedicaron a una Lógica de las Proposiciones, caracterizaron la historia de la
Lógica Clásica.

2
Actividad Nº 3

Mira el video atentamente pudiendo identificar premisas y conclusiones con


sus correspondientes términos.
https://www.youtube.com/watch?v=gMgDQOVnJ1c
(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de este
módulo)

Puedes encontrar este video en la Carpeta Anexos, dentro de la Carpeta


Lecturas del Módulo 2.

Ahora organiza las proposiciones y conclusiones de los tres


silogismos siguientes:
Todo arquitecto es creativo
Alguna mujer es argentina
Toda mujer es dedicada
Ningún reptil es roedor
José es creativo
Toda ardilla es roedor
José es arquitecto
Alguna argentina es dedicada
Ningún reptil es ardilla

En este sentido Aristóteles afirma que los silogismos consisten en una


inferencia que se produce a partir de dos premisas de las que se deriva
necesariamente la conclusión; es una estructura de pensamiento en que
tres juicios están relacionados entre ellos de manera tal que uno deriva de
los otros dos.

Un silogismo se compone de una premisa menor, una premisa mayor y una


conclusión:
Premisa menor: todo B es C

3
Premisa mayor: todo C es D
Conclusión: todo B es D

Lo que hace Aristóteles es denominar el término D, el predicado de la


conclusión, como el término mayor; B, el sujeto de la conclusión se
denomina término menor; y C, el término que figura sólo en las dos
premisas, se denomina término medio. Para facilitar un ejemplo diremos:

Todos los hombres son mortales


Todos los africanos son hombres
Todos los africanos son mortales
En este caso, el término medio está identificado con la palabra “hombres”
que aparece en la premisa menor como en la mayor pero no en la
conclusión; el término mayor es “mortales” presente en la premisa menor
y el término menor representado por la palabra “africanos”, estos dos
últimos presentes en la conclusión.

El gran paso de la Lógica se dio con la evolución de la ciencia moderna y el


desarrollo del pensamiento matemático, que dio origen a la Lógica como
disciplina exacta1. Después de que Descartes descubriera que los
problemas geométricos se podían traducir a problemas algebraicos, los
métodos geométricos fueron reemplazados por éstos. Los métodos
simbólicos descubiertos por Newton y Leibniz, hicieron posible que las
sucesivas generaciones usaran cálculos ordinarios para desarrollar la
ciencia. Leibniz por su parte, no estaba satisfecho con la Lógica Aristotélica,
y desarrolló sus ideas para mejorarla.
Cabe mencionar que a lo largo de la historia, tanto filósofos clásicos como
modernos y contemporáneos, pusieron de relieve la necesidad de la Lógica
como el estudio de las estructuras formales, que era por medio de la forma
de las proposiciones como se podían evaluar los argumentos y determinar
los casos de consecuencias lógicas correctas.

En el siglo XIX se hizo un esfuerzo por desarrollar una base firme sobre la
cual fundamentar las Matemáticas, con definiciones precisas, axiomas y
construcciones. La imprecisión en las definiciones provocaba confusión.
Algunos de los principales exponentes de esta época que han intentado
desarrollar la Lógica en sus pensamientos son Descartes, Leibniz y Frege.
Descartes afirmó que era posible la construcción de un lenguaje como la
Aritmética teniendo como punto de partida nuestras ideas claras y simples.
Formuló reglas lógicas para el descubrimiento, estableciendo como criterio
de verdad la claridad y la distinción de las ideas y su método fue la duda
metódica.

1La Lógica también llamada formal o simbólica desarrollada por algunos de estos pensadores, será
desarrollada en esta lectura.

4
Por su parte, Leibniz, planteó aplicar la deducción matemática al contexto
de los razonamientos filosóficos; por último Frege fue quien consiguió la
elaboración de un cálculo lógico perfecto, desarrolla el primer sistema
axiomático plenamente simbolizado, que tiene relación con un trabajo
matemático y también filosófico. Su principal aporte es un sistema de
lógica en el que en lugar de analizar las proposiciones en sujeto y
predicado, propone verlas bajo la forma de función y argumento. Su
propósito es establecer la mejor forma de establecer la verdad de una
proposición. Otro de los aspectos sobre los que Frege hace hincapié es que
encuentra que su lenguaje simbólico puede facilitar, para los propósitos
científicos, el análisis, y el conocimiento de nuevas verdades para el avance
de la ciencia.
En la época moderna lo que surge es el desarrollo del pensamiento lógico-
matemático que aumentó las posibilidades de aplicación a mecanismos
automáticos y a computadoras, utilizando métodos algebraicos,
aritméticos, axiomáticos, entre otros. Lo que se logró con esto es una
mayor abstracción y autonomía respecto al contenido de las proposiciones.

Actividad Nº 4

Vemos otro video que resulta esclarecedor de la lectura.

https://www.youtube.com/watch?v=NTxLFE9W8RI
(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de este
módulo)
A partir de la explicaciones dadas se solita que redactes un texto en
el que registres lo principal del video.
Para ello puedes guiarte con las siguientes ideas centrales:
- Definición de Lógica
- Estructura del pensamiento
- Lógica y pensamiento
- Fundador de la Lógica
- Conceptos y juicios

5
2.2.2 -Tipos de lenguaje: natural y
artificial.
Ya hemos hablado de las dificultades que el lenguaje natural —el que
usamos habitualmente en nuestra vida cotidiana— trae aparejado a la hora
de elaborar razonamientos y extraer conclusiones correctas. Suele llamarse
lenguaje natural al que utilizamos los seres humanos para comunicarnos y
expresarnos y que ha ido formándose paulatinamente con el paso de los
siglos. El adjetivo “natural” se contrapone al de “artificial” indicando que
este tipo de lenguaje se ha conformado sin el diseño ni la prescripción de
ninguna disciplina. No ha sido forjado por nadie sino que se ha ido
haciendo “naturalmente” a causa de la interacción cotidiana entre los
hablantes y las comunidades de hablantes.

Los razonamientos formulados en castellano o en cualquier otra lengua


natural son a menudo difíciles de evaluar debido a la naturaleza vaga y
equívoca de las palabras usadas. Una expresión cualquiera de las que
escuchamos habitualmente puede considerarse una expresión del lenguaje
natural, por ejemplo: “La margarita es una flor blanca de corazón amarillo”

Si bien todo lenguaje es en cierta forma artificial, suele llamarse natural al


que aprendemos sin mayores esfuerzo desde el momento de nuestro
nacimiento y utilizamos habitualmente. El lenguaje artificial, en cambio,
como su nombre lo indica, es un lenguaje creado deliberadamente con la
intención de que cumpla alguna función, algún objetivo específico. Es un
lenguaje diseñado y aplicado adrede a diferentes fenómenos o aspectos de
la realidad con el propósito de lograr mayor precisión y rigurosidad.

El lenguaje artificial puede dividirse en dos subtipos de lenguaje: el


lenguaje técnico y el simbólico. El primero de ellos consiste en todas las
“jergas” que se utilizan en las diferentes profesiones y oficios. No obstante,
aun este tipo de lenguaje, aunque gane precisión y economice recursos
lingüísticos sigue utilizando las formas y los términos del lenguaje natural,
sólo que su significado está más acotado. Volviendo a nuestro ejemplo,
“Margarita” podría ser el nombre de una mujer a la que un amigo poeta se
refiere a ella a través de la metáfora “flor blanca de corazón amarillo”. Por
más que ese no sea el caso, debemos admitir que el lenguaje natural
admite esa posibilidad por su riqueza expresiva y, simultáneamente, por su
ambigüedad y vaguedad intrínsecas. Sin embargo, la expresión “La
Chrysanthemun leaucanthemum es una flor que tiene un centro discoidal
de color amarillo y pétalos blancos” es una expresión que deja menos
margen a la confusión porque su significado es más acotado. Es porque esa
expresión está formulada en un lenguaje técnico.
El lenguaje formal o simbólico, en cambio, consiste en la utilización de
símbolos —de ahí su nombre— que guardan cierta autonomía con las

6
expresiones del lenguaje natural. Por ejemplo lo que en lenguaje natural
puede leerse como “La margarita es blanca” en lenguaje simbólico podría
leerse como “M es B” donde M significaría “Margarita” y B significaría
“Blanca”. Posteriormente podríamos operar con los símbolos M y B sin
preocuparnos por su contenido, es decir por su significado. Esto posee una
ventaja que no posee ni el lenguaje natural, ni el lenguaje técnico: no hay
vaguedades ni ambigüedades ya que se constituye a nivel sintáctico.

La rama de la Lógica que opera con símbolos vacíos de contenido se


denomina, obviamente, Lógica Simbólica. También se le denomina Lógica
Formal, porque nos interesa la forma del enunciado y no el contenido. Por
ejemplo, M es B puede ser la Margarita es Blanca, pero también puede ser
“Marta es Buena”, y si nos alejamos de relación entre las letras y las
iniciales de nuestras expresiones podemos decir que también podría ser “el
cuervo es negro” o “la pelota es redonda”, todos estos enunciados tienen
la misma forma: “P es Q”. Habrán observado que cambiamos las letras, de
“M es B” a “P es Q”, esto es porque en realidad en Lógica Formal no
importa en sí mismo que símbolo (letra en este caso) se utilice sino la
forma de los enunciados, en este caso la forma del enunciado es “algún X
es Y” (nótese que ahora usamos X e Y para insistir en que no importa el
símbolo sino la forma).

2.2.3. -Lenguaje formal y simbólico


Las ventajas del lenguaje formal no solamente se reducen a la capacidad de
eliminar ambigüedades y vaguedades del lenguaje ordinario o natural, sino
también que nos permiten operar con mayor precisión con los
razonamientos y proposiciones que la pesadez del lenguaje natural
obstaculizaría.

La aparición de la Lógica Simbólica es comparable con la


situación a la que condujo el reemplazo de los números
romanos por los números arábigos, estos son más fáciles
de comprender y de manipular pero eso sólo se evidencia
cuando calculamos: “Cualquier niño de escuela primaria
puede multiplicar 113 por 9”. Irving Copi (1962, p.110)

Pero multiplicar CXIII por IX es una tarea más difícil y la


dificultad aumenta si consideramos números mayores. De
manera similar, la adopción de una notación lógica
especial facilita grandemente la derivaci6n de inferencias y
la evaluación de razonamientos.”

7
Pero veamos cuál es esa notación específica que ha facilitado tanto la
Lógica en estos últimos dos siglos. En principio deberíamos decir que gran
parte de los enunciados del lenguaje natural pueden ser expresados con
bastante similitud a partir de cinco símbolos básicos que nos permitirían
hacer razonamientos simples, por ejemplo:

2.2.4 -Enunciados atómicos


Nuestro lenguaje es un sistema complejo de símbolos y significados del
cual es muy difícil dar cuenta con algún sistema lógico, sin embargo
podríamos decir que una buena manera de comenzar sería por los
elementos más simples de nuestro idioma. Los enunciados atómicos serían
esos elementos simples, que consistiría en algún nombre (no
necesariamente un nombre propio) , por ejemplo “miedo” “margarita”
“rosas” “Belgrano” “atleta”, etc. conectado a un predicado con el que
caracterizamos a los objetos designados con esos nombres, por ejemplo
“tener”, “flor”, “rosa”, “prócer” ,“saltar”. Así algunos de los enunciados
más simples de nuestro idioma serían, por ejemplo, “Tengo miedo”, “La
margarita es una flor”, “Las rosas son rosas”, “Belgrano es un prócer”, “Los
atletas corren” etc.

En la Lógica Formal generalmente se utilizan las letras P, Q, R, S, etc., para


simbolizar este tipo de enunciados atómicos del castellano.

Como hemos visto anteriormente, lo que convierte a estas expresiones en


enunciados es que pueden ser verdaderos o falsos. El término atleta, por sí
solo no es ni verdadero ni falso, tampoco el término “corre”, pero la
expresión “el atleta corre” sí puede ser verdadero o falso. Si es el caso que
el atleta esté corriendo diremos que el valor de verdad del enunciado
atómico es verdadero, si en cambio no es el caso de que el atleta esté
corriendo (podría estar sentado) diremos que el valor de verdad del
enunciado es falso. Lo mismo sucede con “Las rosas son rosas”, “Tengo
miedo”, “Belgrano es un prócer”, etc.

2.2.5 –Conectivas
Ahora bien, como dijimos el lenguaje es un sistema complejo de símbolos y
significados, por lo que es evidente que no se agota en esta clase de
enunciados simples o atómicos. Supongamos que quisiéramos expresar el
enunciado “Tengo miedo”, podríamos hacerlo, como dijimos con la letra P.
Supongamos ahora que quisiéramos expresar formalmente el enunciado
“Tengo frío”, podríamos hacerlo con la letra Q. ¿Pero qué pasa si queremos
expresar el enunciado “Tengo miedo y además tengo frío”?

8
Parece que, en ese caso, dos enunciados atómicos están conectados dando
origen a lo que llamaríamos un enunciado complejo (o compuesto) La
pregunta que nos debemos hacer es: ¿conectados por qué? Nuestra
respuesta será: por una conectiva.

Las conectivas son símbolos lógicos que reemplazan a términos del


lenguaje natural con los que formamos enunciados compuestos a partir de
enunciados simples. En principio diremos que estos términos reemplazados
son “y”, “o” y “no”, aunque luego agregaremos un par más.

Antes de pasar a las conectivas, debemos decir que el lenguaje formal es


un lenguaje veritativo-funcional, esto significa que la verdad o falsedad de
los enunciados compuestos dependen de la verdad o la falsedad de los
enunciados atómicos. Por ejemplo: “Tengo miedo y tengo frío” será
verdadero si es el caso que “tenga miedo” (enunciado atómico) y además
sea el caso que “tenga frío”; si alguna de las dos es falsa, el enunciado
compuesto “Tengo miedo y frío” será falso.

a) Conjunción
Justamente esta conectiva que abordaremos será la conjunción (∧) que es
el equivalente a “y” en el lenguaje natural. Por ejemplo, si tuviéramos las
siguientes expresiones en el lenguaje natural: “La margarita es blanca y
perfumada”, “tengo un auto que es grande y rojo”, “mi sueldo es pequeño
y tardío” podríamos coincidir en que todas ellas tienen coinciden en que las
une una conjunción, una “y”.

Para formalizar reemplazaremos los enunciados atómicos (“auto es


grande”, “auto es rojo” “sueldo es tardío”, etc.) por símbolos cualesquiera.
Como dijimos por convención suelen usarse las letras P, Q, R, S, etc. Al
traducir al lenguaje formal nos encontramos que los tres enunciados tienen
la misma forma: P ∧ Q. (se lee: “P y Q ”). Esta expresión es la forma que
comparten los tres enunciados, así como la que comparten con nuestro
anterior ejemplo “Tengo frío y miedo”. Es decir, podríamos también
traducir esta expresión del lenguaje natural por esta otra del lenguaje
formal: P∧ Q.

En tanto a la verdad y falsedad de este último enunciado diremos podemos


pensar que hay cuatro casos posibles, y el valor de verdad de la conjunción
en cada uno de ellos, pueden exponerse de la siguiente forma:
 si P es verdadero y Q es verdadero, P∧Q es
verdadero;
(si tengo frío y tengo miedo, es verdad que tengo frío y miedo)
 si P es verdadero y Q es falso, P∧Q es falso ;
(si tengo frío y no tengo miedo, es falso que tengo frío y miedo)
 si P es falso y Q es verdadero, P∧Q es falso ;
(si no tengo frío y tengo miedo, es falso que tengo frío y miedo)

9
 si P es falso y Q es falso, P ∧ Q es falso.
(si no tengo ni frío ni miedo, es falso que tengo frío y miedo)

Una forma convencional los valores de 'verdad' y 'falsedad' es mediante las


letras mayúsculas 'V' y 'F'. Como dijimos, establecemos los valores de
verdad de los enunciados atómicos y a partir de los valores de verdad de
los enunciados compuestos. El método utilizado generalmente para llevar a
cabo esta operación es conocido como tabla de verdad.

La determinación del valor de verdad de una conjunción por los valores de


verdad de sus enunciados atómicos puede representarse de la manera
siguiente:

P Q P∧Q

V V V

V F F

F V F

F F F

b) Disyunción (∨)

Siguiendo con nuestros ejemplos podríamos decir que estos enunciados


anteriores no son igual que otros enunciado donde en lugar de una
conjunción uniéramos los enunciados atómicos con una conectiva
diferente en donde en lugar de equivaler a una “y” equivaliera a una “o”.
Por ejemplo, “O bien la margarita es blanca o bien es perfumada”, “o bien
mi auto es rojo, o bien es grande”. En el caso de nuestro último ejemplo
diríamos “O tengo miedo o tengo frío”

En el lenguaje formal este tipo de enunciado se denominan disyunciones-


También se denomina así la conectiva que une los enunciados atómicos
(∨).

La disyunción de dos enunciados se forma en castellano insertando la


palabra 'o' entre ellos. Los dos enunciados constituyentes combinados de
este modo son llamados los disyuntos. Sin embargo, la palabra castellana
'o' es ambigua, pues tiene dos significados que, aunque relacionados entre
sí, son distinguibles.

Uno de ellos podríamos encontrarlo, por ejemplo, cuando se nos diga "Será
justificada la ausencia en caso de enfermedad o problemas de transporte”;

10
aquí, la intención, obviamente, es afirmar que la falta está justificada, no
solamente a personas que hayan faltado por haber estado enfermas, sino
también a las que al mismo tiempo no hayan podido llegar al lugar por
haber tenido algún inconveniente para transportarse. Este sentido de la
palabra “o” es llamado el sentido débil o inclusivo.
Una disyunción inclusiva es verdadera si uno de los disyuntos o ambos son
verdaderos; solamente en caso de que sean ambos falsos será falsa la
disyunción inclusiva. El “o” inclusivo tiene el sentido de “uno u otro, o
ambos”. En nuestro idioma se suele usar también la expresión “y / o”.

La palabra “o” también se usa en un sentido fuerte o exclusivo, cuyo


significado no es “uno u otro, o ambos” sino “o uno, o el otro”. Si en el
menú de un restaurante junto al precio del pollo aparece la leyenda "con
ensalada o papas fritas", lo que se quiere significar es que, por el precio de
la comida, el comensal puede elegir acompañar el pollo con una o con otra
guarnición, pero no ambas. Cuando se requiere precisión y se usa el 'o' en
un sentido exclusivo, suele agregarse la expresión "pero no ambos".

Este último sentido no es el que tomaremos aquí para los enunciados


disyuntivos. En Lógica Formal generalmente se entiende la disyunción en
sentido inclusivo, es decir “uno u otro, o ambos”. Por lo tanto
interpretamos la disyunción inclusiva de dos enunciados en el sentido de
que afirma la verdad de al menos uno de los enunciados.

Al igual que en la conjunción, hay cuatro casos posibles, y el valor de


verdad de la disyunción también dependerá de los enunciados atómicos:

• Si P es verdadero y Q es verdadero, P ∨ Q es verdadero


(si tengo frío y tengo miedo, es verdad que tengo frío o miedo)
• Si P es verdadero y Q es falso, P ∨ Q es verdadero
(si tengo frío y no tengo miedo, es verdad que tengo frío o miedo)
• Si P es falso y Q es verdadero, P ∨ Q es verdadero
(si no tengo frío y tengo miedo, es verdadero que tengo frío o
miedo)
• Si P es falso y Q es falso, P ∨ Q es falso.
(si no tengo ni frío ni miedo, es falso que o bien tengo frío o bien
tengo miedo)

Entonces, la representación de los valores de verdad de una disyunción en


la tabla de verdad correspondiente nos queda de la siguiente manera:

P Q P∨Q

V V V

11
V F V

F V V

F F F

c) Negación (¬)

Otra conectiva fundamental que nos permite operar con enunciados en


Lógica Formal es la negación. La negación de un enunciado se forma a
menudo en castellano insertando un “no” en el enunciado original.
También es posible expresar la negación de un enunciado en castellano
anteponiéndole la frase “es falso que” o “no se da el caso de que”.

De este modo, si M simboliza el enunciado "Todas las margaritas son


blancas", los diversos enunciados "No todas las margaritas son blancas", "
Algunas margaritas no son blancas", "Es falso que todas las margaritas sean
blancas", "No se da el caso de que todas las margaritas sean blancas", etc.,
pueden simbolizarse indistintamente como, ¬ M (donde el símbolo ¬ se lee
“no” o “no es el caso que”, etc.). La expresión ¬ M se leería de las
siguientes maneras: “no M” o “no es el caso que M”, o “no es cierto que
M”, etc.

Con mayor generalidad, si p es un enunciado cualquiera, su negación se


escribe, ¬ P. La negación de todo enunciado verdadero es falsa y la
negación de todo enunciado falso es verdadera.

• Si P es verdadero, ¬ P es falso
(si tengo frío, no es verdad que no tengo frío)
• Si P es falso, ¬ P es verdadero;
(si es falso que tengo frío, es verdad que no tengo frío)

Este hecho puede expresarse muy simplemente por medio de la tabla de


verdad correspondiente a la negación:

p ¬P
V F
F V

d) Condicional (→)

Una conectiva sumamente importante en Lógica Formal, además de las


que ya hemos visto, es el condicional (→). Esta conectiva es importante

12
porque nos permite incorporar la idea de implicancia que aparece en
nuestro lenguaje cotidiano.

Supongamos que tenemos dos enunciados atómicos (o sea, simples) como


“llueve” y “voy al cine”. Si se combinan estos dos enunciados colocando la
palabra “si” antes del primero e insertando entre ellos la palabra
“entonces”, el enunciado compuesto resultante es un enunciado hipotético
(también llamado un condicional, implicación o enunciado implicativo), en
nuestro caso: Si llueve voy al cine”. En un enunciado hipotético, el
componente que se encuentra entre el “si” y el “entonces' es llamado el
antecedente (en nuestro caso “llueve” es el antecedente del condicional “si
llueve voy al cine”) y el componente que sigue a la palabra “entonces” es el
consecuente (en nuestro ejemplo “voy al cine” es el consecuente del
condicional “si llueve voy al cine”).

Cabe aclarar que lo que afirma un enunciado condicional es que su


antecedente implica su consecuente. No afirma que su antecedente sea
verdadero, sino solamente que si el antecedente es verdadero, entonces su
consecuente también es verdadero. Tampoco afirma que el consecuente
sea verdadero, sino solamente que su consecuente es verdadero si el
antecedente lo es. El significado esencial de un condicional reside en la
relación de implicación que se afirma entre el antecedente y el
consecuente, en este orden.

Por ejemplo, supongamos que llamamos por teléfono a un amigo y le


decimos “Si llueve, vamos al cine” poniéndonos de acuerdo en una hora
para la cita. Supongamos que ese día no llovió y nuestro amigo fue a la cita
pero nosotros no. Si luego nuestro amigo nos reclama significa que no
entendió bien lo que significa un enunciado condicional. En primer lugar,
nosotros no confirmamos que llovería (es decir, no afirmamos que el
antecedente es verdadero); tampoco dijimos que iríamos al cine (no
afirmamos que el consecuente era verdadero). Lo que dijimos es que si
llovía íbamos al cine, es decir, que de ser verdadero el antecedente el
consecuente lo sería también. Lo que importa es la relación condicional de
los enunciados, no los enunciados en sí mismos.

Supongamos ahora, el caso contrario. Supongamos que no llovió y nuestro


amigo (que esta vez entendió que sólo iríamos si llovía) no fue a la cita. Sin
embargo, nosotros fuimos al cine de todas formas. Si luego nuestro amigo
nos reprochara haber ido aunque no hubiera llovido volvería a
malentender el enunciado condicional. Nosotros no dijimos que “si no
llovía, no íbamos al cine” (es decir que si era falso el antecedente también
era falso el consecuente), nosotros dijimos que “si llovía íbamos al cine” (es
decir que de ser verdadero el antecedente también lo sería el
consecuente), que es muy distinto.

13
Teniendo en cuenta esto, el único caso en el que nuestro amigo pudiera
enojarse con razón o con fundamentos lógicos sería si hubiese llovido y
nosotros no hubiéramos acudido a la cita. En términos de Lógica Formal, un
enunciado condicional sólo es falso si el antecedente es verdadero y el
consecuente es falso. En cualquier otra circunstancia es verdadero.

Veamos ahora, más detalladamente, cuáles serían los valores de verdad de


un enunciado condicional si tenemos en cuenta los valores de verdad de
sus enunciados atómicos.

• Si P es verdadero y Q es verdadero, P →Q es verdadero


(si es verdad que tengo frío y es verdad que tengo miedo; es verdad
que “si tengo frío, entonces tengo miedo”)
• Si P es verdadero y Q es falso, P → Q es falso
(si es verdad que tengo frío pero es falso que tengo miedo; es falso
que “si tengo frío entonces tengo miedo”)
• Si P es falso y Q es verdadero, P → Q es verdadero
(si es falso que tengo frío pero es verdadero que tengo miedo; es
verdadero que “si tengo frío entonces tengo miedo”)
• Si P es falso y Q es falso, P →Q es verdadero
(si es falso que tengo frío y es falso que tengo miedo; es verdadero
que “si tengo frío entonces tengo miedo”).

De este modo, si elaboramos la representación de los valores de verdad de


un condicional en la tabla de verdad correspondiente podemos ver más
claramente como el único caso en el que sería falso y si el antecedente es
verdadero y el consecuente es falso:

P Q P→Q

V V V

V F F

F V V

F F v

d) Bicondicional (↔)

Nuestra última conectiva es el bicondicional. Supongamos que le decimos a


nuestro amigo “Si y sólo si llueve vamos al cine”, este enunciado, al

14
contrario de un enunciado condicional. Supone si que si llueve vamos al
cine (verdad del antecedente y del consecuente) y que si no llueve no
vamos (falsedad del antecedente y del consecuente). Es decir, está
condicionado desde el antecedente y desde el consecuente; si uno fuese
verdadero y el otro fuese falso (cualquiera sea el orden) el enunciado “Si y
sólo si llueve vamos al cine” sería falso.

Veamos ahora, más detalladamente, cuáles serían los valores de verdad de


un enunciado bicondicional si tenemos en cuenta los valores de verdad de
sus enunciados atómicos.

P Q P↔Q

V V V

V F F

F V F

F F V

• Si P es verdadero y Q es verdadero, P ↔Q es verdadero


(si es verdad que tengo frío y es verdad que tengo miedo; es verdad
que “si y sólo si tengo frío, entonces tengo miedo”)

• Si P es verdadero y Q es falso, P ↔ Q es falso


(si es verdad que tengo frío pero es falso que tengo miedo; es falso
que “si y sólo si tengo frío entonces tengo miedo”)

• Si P es falso y Q es verdadero, P ↔ Q es falso


(si es falso que tengo frío pero es verdadero que tengo miedo; es
falso que “si y sólo si tengo frío entonces tengo miedo”)

• Si P es falso y Q es falso, P ↔Q es verdadero


(si es falso que tengo frío y es falso que tengo miedo; es verdadero
que “si tengo frío entonces tengo miedo”).

De esta manera, si elaboramos la representación de los valores de verdad


de un condicional en la tabla de verdad correspondiente podemos ver más
claramente como el único caso en el que sería falso y si el antecedente es
verdadero y el consecuente es falso.

15
2.2.6 -Estados de verdad
Como se habrá observado, en el caso de la negación sólo había dos filas
mientras que en las demás tablas de verdad había cuatro; esto se debe a
que la negación se da sobre sólo un enunciado atómico que tiene dos
valores de verdad: o es verdadero o es falso. En el caso de los demás
enunciados compuestos, en cambio, estaban constituidos por al menos dos
enunciados atómicos. Esto hace que la posibilidad de combinación de los
valores de verdad sean al menos cuatro cómo hemos visto en las tablas.

La fórmula para calcular la cantidad combinaciones posibles entre los


valores de verdad es la siguiente: 2n (donde n es la cantidad de enunciados
atómicos que conformen el enunciado complejo). Veamos un ejemplo.

Supongamos que tenemos el enunciado P∧Q∧R (que podría corresponder,


entre otros, al enunciado en castellano “Tengo frío, miedo y hambre”. Para
saber cuándo este enunciado es verdad en función de los enunciados
atómicos deberíamos, como vimos, calcular todas las combinaciones
posibles entre los valores de verdad de los enunciados atómicos.

Dada nuestra fórmula y dado que los enunciados que componen el


enunciado complejo (o compuesto) son tres, obtendríamos el siguiente
resultado 23=8. Por lo tanto sabríamos que son 8 las combinaciones
posibles.

P Q R P∧Q∧R

V V V V

V V F F

V F V F

V F F F

F V V F

F V F F

F F V F

F F F F

Cómo sabemos, una conjunción sólo es verdadera si todos los enunciados


que la conforman son verdaderos, por lo tanto sólo en la primera fila en la
que P, Q y R son verdaderas el enunciado complejo (que en este caso en
una conjunción) es verdadero.

16
2.2.7 -Razonamientos y validez
Hasta aquí vimos que la Lógica Simbólica sólo nos permite calcular cuando
un enunciado complejo es verdadero o falso, sin embargo, también
podríamos determinar cuando un razonamiento es válido o no.
Diremos que un razonamiento es una serie de enunciados que tienen una
relación lógica entre sí, en donde algunos de estos enunciados son
premisas y otras conclusiones.

Cuando los razonamientos son deductivos pueden ser válidos o inválidos,


según sea la forma de ese razonamiento deductivo. Diremos que es válida
la forma de un razonamiento cuando no admita ningún razonamiento que
tenga premisas verdaderas y conclusión falsa. Como un razonamiento
deductivo es aquel del cual a partir de las premisas se saca una conclusión
basada necesariamente en ellas, si las premisas son verdaderas la
conclusión lo será también. No puede haber razonamiento deductivo
válido en el que partiendo de premisas verdaderas se llegue a una
conclusión falsa.

Tomemos los siguientes ejemplos:

Todos los argentinos son latinoamericanos.


Todos los mendocinos son argentinos.

Todos los mendocinos son latinoamericanos

Todos los madrileños son latinoamericanos.


Todos los madrileños son peruanos.

Todos los madrileños son latinoamericanos

Todos los ucranianos son latinoamericanos.


Todos los bolivianos son ucranianos.

Todos los bolivianos son latinoamericanos

17
Todos estos razonamientos tienen la misma forma:
A)
Todo M es S
Todo P es M

Todo P es S

En el primer ejemplo vemos que tenemos dos premisas verdaderas y una


conclusión verdadera. No sucede lo mismo en los otros dos: el segundo
tiene premisas falsas y conclusión falsa; el tercero tiene premisas falsas, sin
embargo, la conclusión es verdadera.

Esta forma A) es una forma de razonamiento válida porque nos asegura


que si las premisas son verdaderas la conclusión lo será, como pasa en el
primer caso. Si, en cambio, las premisas son falsas, la conclusión puede ser
verdadera o falsa, pero eso no importa, porque de lo falso se sigue
cualquier cosa en un razonamiento deductivo válido. Entonces, una forma
de razonamiento es válida si nos asegura que al tener premisas verdaderas,
la conclusión será verdadera.2

Ordenemos lo abordado en el siguiente gráfico:

Premisas Inferencia Conclusión

Válida Verdadera

Verdaderas
(ambas lo son)
Inválida Verdadera o
Falsa

2
No debemos confundirnos aquí: Un razonamiento válido NO nos asegura que de ser
falsas las premisas será falsa la conclusión, sino que nos asegura que de ser verdaderas las
premisas será verdadera la conclusión.

18
Válida Verdadera o
Falsa

Falsas

Inválida Verdadera o
Falsa

Como vemos, un razonamiento válido es el único que garantiza que si hay


premisas verdaderas habrá necesariamente conclusión verdadera.

Una vez que hemos formalizado los razonamientos ya podemos comprobar


su validez o invalidez. Esto es así porque la validez de un razonamiento es
una característica estrictamente formal. No debemos confundir validez
con verdad. Los enunciados (premisas o conclusión) pueden ser verdaderos
o falsos, pero los razonamientos pueden ser válidos o inválidos según su
forma. Un razonamiento es válido si la conclusión se sigue de las premisas.

Consideraciones finales
La Lógica es una disciplina que estudia los principios y los métodos que
debemos usar para que nuestros razonamientos sean correctos. Sin
embargo, nunca razonamos en abstracto; no somos una computadora.
Estamos sujetos a un lenguaje que tiene sus limitaciones e inmersos en
diversas prácticas lingüísticas con sus ribetes y sus contradicciones.

Además, nuestros razonamientos siempre persiguen algún fin u objetivo


como alcanzar algún grado de certeza sobre nuestras acciones, convencer a
otros de nuestras creencias o darle cierta coherencia a nuestro discurso.
Estos propósitos, como también todas las situaciones de la vida cotidianas
y las limitaciones de nuestro lenguaje pueden llevarnos a equivocar
nuestros razonamientos llevándonos inevitablemente al error.

La Lógica es la disciplina que intenta que eso no suceda. El pensamiento


lógico es aquella forma de pensar en donde se deslegitiman todos los
intereses, sean políticos, morales, estéticos o metafísicos para darle
exclusividad al criterio de la corrección del razonamiento. Para el
pensamiento lógico, poco importa si un razonamiento es bueno o si es
bello, importa si respeta los principios lógicos que le dan consistencia.

19
La parte de la Lógica que estudia los argumentos tal como se presentan en
nuestra vida cotidiana se llama Lógica Informal y la hemos explorada en la
primer lectura; aquella que estudia, en cambio, las formas abstractas de los
razonamientos para lograr mayor precisión se llama Lógica Formal y ha
sido examinada en la segunda lectura.

Esperamos que este material haya brindado adecuadamente un panorama


de la Lógica en general y de ambas ramas —formal e informal— en
particular.

20
Bibliografía
Copi, Irvin (1962) Introducción a la lógica. Editorial Universitaria de Buenos Aires.

Barwise, J., Etchemendy, J (1992) El lenguaje de la lógica de primer orden.


Editorial Brujas. Córdoba.

Elena, Teresa José (2006) Conocimiento pensamiento y lenguaje. Ed. Biblos.


Buenos Aires.

Comesaña, J.M. (2001) Lógica informal, falacias y argumentos filosóficos. Ed.


Eudeba. Buenos Aires.

21
Módulo 3
Pensamiento
dialéctico
Introducción
El pensamiento dialéctico es otra de las formas de pensamiento que, a lo
largo de la historia, ha sido elaborada con el propósito de interpretar,
acrecentar y precisar los saberes humanos. Sin embargo, el término
“dialéctica” no suele (o no suele ya) designar nada muy preciso. En efecto,
se trata de una de esas palabras cuyas connotaciones y sentidos se han
multiplicado y diversificado con el paso de los siglos hasta el punto actual
en que se llama "dialéctica" a muy diversas cosas. Por mencionar algunos
ejemplos, en ciertas ocasiones este término suele utilizarse para hacer
referencia a la incompatibilidad entre dos sistemas, pero también se suele
apelar a él para indicar las oscilaciones en la realidad, mientras que en
otros contextos se suele denominar con él a un proceso político en el que
intervienen y negocian las posiciones de dos o más actores.

Para que tomemos conciencia del amplio abanico de significaciones que


posee el término nos basta con pensar que, desde un punto de vista
histórico, el término “dialéctica” ha sido caracterizado de diversos modos.
Generalmente suele entenderse lo dialéctico como el simple arte de la
conversación y discusión, pero en el medioevo, por ejemplo, Dialéctica era
la manera con que denominaba a lo que hoy entenderíamos por “lógica”.
Ya en la modernidad y contemporaneidad, la Dialéctica se ha convertido en
un complejo sistema de pensamiento de uno de los filósofos más
importantes de la historia, Hegel, para luego transformarse en un método
adecuado de interpretación de la realidad, sobre todo social, en otro de los
más grandes filósofos de todos los tiempos, Karl Marx.

1
Es por esto que en este capítulo, y como dice Ferrater Mora en su
diccionario al intentar definir este concepto, “No podemos limitarnos a un
solo significado de “dialéctica”; tenemos que desplegar todos los
significados posibles tal como se han dado en el curso de la historia de la
filosofía.” (Ferrater Mora, 1965, p.444)

3.1- Dialéctica: Origen


del Término. Distintas
acepciones
Por lo pronto, el término "dialéctica", y más propiamente la expresión
“arte dialéctico” —dialektikhtexnh—, estuvo en estrecha relación con el
vocablo “diálogo”. Puede definirse primariamente entonces como “ el arte
del diálogo".

Así como en el diálogo hay (por lo menos) dos pensamientos que se


contraponen entre sí, en la Dialéctica hay dos "razones" o "posiciones"
entre las cuales se establece precisamente un diálogo, es decir, una
confrontación en la cual se establece un acuerdo en el desacuerdo; sin este
requisito el diálogo no sería posible. No obstante, la Dialéctica implica
sucesivos cambios de posiciones inducidos por cada una de las posiciones
"contrarias".

2
Ahora bien, este sentido "dialógico" de 'dialéctica', aunque necesario, no es
suficiente: no todo diálogo es obligatoriamente dialéctico. Ya en los
primeros diálogos de Platón, la Dialéctica aparece como el arte o esfuerzo
de hallar definiciones y no solamente como el arte de dialogar. Al parecer
la Dialéctica era un método para lograr algún tipo de saber o de
conocimiento.

Veamos este video


en:http://www.youtube.com/watch?v=46gXEechF6g

(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de


este módulo)

3.2- La dialéctica en el
pensamiento griego.
3.2.1 Platón y la dialéctica como
método para conocer.
Lo primero que debemos mencionar al tratar la importancia que tiene el
arte de la Dialéctica en Platón es que éste estuvo fuertemente influenciado
por su maestro, Sócrates, quien solía resolver las inquietudes filosóficas
más generales a través de un método de preguntas y respuestas conocido
como mayéutica.

Para Platón, la Dialéctica es la Filosofía misma, es decir, es la mejor forma


de pensamiento a la que podemos aspirar. Si le preguntáramos a Platón
cómo se debe pensar, él respondería: “dialécticamente”. Es decir, ése es
“el método” y no una opción que el filósofo pudiera usar o no. Pero, ¿cómo

3
es este método? Es difícil contestar esta pregunta. En principio debemos
decir que con la Dialéctica se podría superar las simples opiniones,
subjetivas y arbitrarias, que cualquiera puede tener para alcanzar algún
tipo de conocimiento más objetivo y justificado. De este modo, la
Dialéctica sería la forma por la que podríamos ascender de la opinión
(doxa) al conocimiento (episteme).1

En rigor, tenemos en Platón dos formas de dialéctica. Se ha observado que


mientras en ciertos diálogos (el Fedón, el Fedro y, en parte, LaRepública)
caracteriza a la Dialéctica como un método de ascenso de lo sensible a lo
inteligible, en algunos de los llamados "diálogos últimos" (como el
Parménides y, en particular, el Sofista y el Filebo) la presenta como un
método de deducción racional de las formas. A continuación intentaremos
explicar esto.
Para Platón, el conocimiento que proviene de los sentidos es engañoso y
poco nos dice de la realidad. Pensemos, por ejemplo, en qué es un perro y
qué conocemos cuando decimos que sabemos lo que es un perro. Platón
sostiene que haríamos mal en
basarnos en nuestros sentidos.
Supongamos que miráramos a
nuestro alrededor y, al ver un
perro, dijésemos “esto es un
perro”. Supongamos también que
alguien nos preguntara “¿Qué
es?”; si apeláramos a nuestros
sentidos diríamos, por ejemplo,
que es negro, pequeño, tiene
cuatro patas y ladra. Todos esos
datos los obtenemos por los
sentidos. En este caso, de la vista.
Ahora bien, que sucede si al rato
vemos otro perro y los sentidos
nos dan datos totalmentecontradictorios con relación al anterior: es
grande, blanco y tiene tres patas pues perdió una en un accidente.
¿Diríamos que no se trata de un perro? No, seguiríamos sosteniendo que lo
es. Pero ¿por qué? ¿No tendríamos un problema si nos quedamos sólo en
los sentidos ya que éstos nos han dado datos completamente diferentes en
ambos casos? Lo que afirma Platón es que podemos saber que ese es un
perro a pesar de las apariencias contradictorias porque accedimos a la idea
de Perro.

Es ése el verdadero conocimiento: el conocimiento de las ideas. Éstas no se


conocen con los sentidos sino con el intelecto. Nunca los sentidos nos

1
Esta distinción entre doxa y episteme ha sido tratada en el módulo I.

4
ayudarían a conocer qué es un perro porque la multiplicidad es enorme: los
hay de muchos colores, tamaños, formas, pelajes y características tan
disímiles que hace imposible obtener un saber al respecto. En cambio,
nuestro intelecto nos permite acceder a una Idea de Perro en la que
podemos englobar a toda esa multiplicidad.

Actividad Nº 1:

Para pensar luego de ver el video.

a.- Por qué Platón señala hacia el cielo en la imagen del


video?

b.- El hombre se compone de cuerpo y lama, ¿Qué


relación hay entre ambos?

c.- Caracterice, en un cuadro comparativo, al alma y la


cuerpo.

d.- Realice una breve síntesis sobre el Idealismo Platónico

e.-Investigue acerca de la influencia del Idealismo


Platónico en el pensamiento moderno y contemporáneo.

http://www.youtube.com/watch?v=F8vPBJAdBIs
(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo
Videos de este módulo)

Para ilustrar esta concepción nos sirve recordar aquel pasaje del cuento de
Borges, en donde el personaje central que tenía una memoria infinita,
Funes, no podía alcanzar las Ideas de las cosas que veía.

5
Éste [Funes], no lo olvidemos, era casi
incapaz de ideas generales, platónicas. No
Puedes acceder al sólo le costaba comprender que el símbolo
genérico perro abarcara tantos individuos
cuento completo en :
dispares de diversos tamaños y diversa
forma; le molestaba que el perro de las tres
http://www.literatura.us/borges/funes.html y catorce (visto de perfil) tuviera el mismo
nombre que el perro de las tres y cuarto
(visto de frente). (Fragmento extraído del
cuento "Funes el memorioso" de Jorge Luis
Borges)

Para Platón, de alguien que tuviera esa “patología” intelectual no podría


decirse que conoce porque estaría atrapado permanentemente en el
mundo de las apariencias y de los sentidos. Pero, ¿cómo hacemos para
pasar del mundo de la multiplicidad de los sentidos a la realidad de las
Ideas? Es allí donde aparece como método la Dialéctica.

A esta concepción del


conocimiento se la conoce
como Teoría de las Ideas y
supone que la realidad no
está en lo que percibimos
con los sentidos (mundo
perceptible) sino en lo que
captamos con el intelecto
(mundo cognoscible o mundo
de las ideas). El método con
el cual podemos pasar del
engañoso mundo de los
sentidos al de las ideas es la
Dialéctica.

Para explicar cómo la Dialéctica es el método de ascenso de lo sensible a lo


inteligible, Platón utiliza un recurso esquemático conocido como el símil de
la “línea dividida”. En su obra La República, nos invita a que tomemos una
línea, la cortemos en dos segmentos desiguales y volvamos a cortar cada
uno de los dos segmentos, siguiendo la misma proporción. Seguidamente
indica que uno de los segmentos representa lo visible (CB) y el otro lo
inteligible (CA).

6
En el ámbito visible, que constituye la sección inferior (CB) de la línea, se
ubica un primer segmento, el de las imágenes (DB). La capacidad humana
que le permite al hombre conocerlas es la imaginación (en griego, eikasía).
Las imágenes, para Platón, no son la imágenes de las cosas aún, sino que
son las sombras que las cosas proyectan o las figuras (la sombra de un
perro, por ejemplo) que reflejan en el agua, supongamos, es decir, ni
siquiera son las cosas del mundo visible.

El siguiente segmento (DC), siempre dentro del ámbito visible, ubica a la


cosa de lo cual lo anterior es imagen (el perro que proyecta su sombra, por
ejemplo). Este segmento abarca la multiplicidad del mundo que percibimos
por los sentidos: los animales que nos rodean, las plantas y las cosas
fabricadas por el hombre (esta computadora en la que escribo, por
ejemplo).

Por otro lado, en el segmento de lo cognoscible o de los inteligible (AC) se


encuentran las ideas que son, como hemos dicho, los entes reales a las que
debemos aspirar si queremos tener un conocimiento verdadero del
mundo. Hay allí dos procedimientos de los cuales se vale el alma para
acceder a ellas. Por un lado tenemos las matemáticas y por otro —de suma
importancia para nosotros— la dialéctica.

Fig.1. Extraída de: Apuntes Filosóficos, v.18, n.34, Caracas, 2009.

Platón llama Dialéctica a la capacidad que tiene aquel que es experto en el


estudio de las Ideas. Se trata de un pensamiento que no se ocupa de lo que
cambia o se modifica con el tiempo (por ejemplo todos los perros del
mundo sensible, que además de ser diferentes envejecen y mueren) sino
de aquello que es siempre idéntico a sí mismo (la idea de perro es y ha sido
siempre la misma, no se ha modificado a pesar de los millones de perros
que han atravesado el mundo sensible). En este sentido, Platón sugiere que
el dialéctico no es otro que el filósofo, que procura acceder al
conocimiento (episteme) a través del único método que lo garantiza: la
dialéctica.

7
Ésta se encuentra por encima de cualquier disciplina empírica (es decir, de
cualquier disciplina que trata con el mundo sensible; en nuestros días
podríamos pensar en la Física o la Química). Incluso está por encima de las
Matemáticas.

Pero ¿en qué consiste concretamente este método dialéctico?


Básicamente es una manera de lograr combinaciones de formas y géneros
que engloben a las cosas del mundo sensible a través del uso de la razón. El
buen dialéctico es aquel que sabe distinguir lo idéntico y lo diferente de los
genero-formas en juego. Por ejemplo en el caso de Funes, éste no sería un
buen dialéctico porque no puede encontrar lo que tienen de igual “el perro
de las tres y catorce (visto de perfil)” y “el perro de las tres y cuarto (visto
de frente)” y sólo puede ver todo lo que tienen de diferente.

Para ser un buen dialéctico hay que valerse de operaciones tales como la
"división" y la "composición". La Dialéctica permite entonces, pasar de la
multiplicidad (los diferentes perros) a la unidad (la Idea de perro) y mostrar
a ésta como fundamento de aquélla. Las cosas que vemos, tocamos, oímos,
saboreamos y olfateamos existen porque son un reflejo, un eco, de las
Ideas de esas cosas.

Por otro lado, como método de deducción racional, la Dialéctica permite


discriminar las Ideas entre sí y no confundirlas. Claro está que no es fácil,
Platón mismo reconoce las dificultades del "ejercicio dialéctico", pues, una
vez discriminadas las Ideas se debe saber cómo pueden combinarse. Si
todas las Ideas fueran completamente heterogéneas unas a otras, no
habría problema.

Esa sería una pregunta que debería resolver un buen dialéctico. Porque
siempre se está en riesgo de caer en el infinito: La Idea de perro negro, la
Idea de perro negro pequeño, la idea de perro negro pequeño sentado,
etc. El dialéctico, como vimos, es quien maneja el arte de combinar las
formas encontrando lo semejante.

Pero, por otro lado, si todas las ideas se redujeran a una sola Idea —a la
Idea del Ser o de lo Uno— no se podría decir nada de las cosas. Un perro
pertenece a la Idea de Ser, también una mesa, también una flor. Si bien la
Idea de Ser abarca todas las cosas, la habilidad del dialéctico consiste en
discriminar lo que diferencia unas ideas de otras, por más que todas
participen de la Idea de Ser por ejemplo.

8
3.2.2- Aristóteles y la dialéctica como
forma de razonamiento.
Para Aristóteles, discípulo de Platón, la palabra “dialéctica” tenía que ver
menos con la búsqueda del conocimiento que con el arte de construir
razonamientos para vencer la posición contraria en una discusión.
Aristóteles pensaba que la Dialéctica era un método, no para conocer las
Ideas o la realidad, sino para debatir con otras personas y convencerlas de
nuestro punto de vista.

Idealmente, en un proceso comunicativo que busca persuadir de aquello


que es verdad. Sin embargo, a menudo nuestras afirmaciones no pueden
proponerse como verdaderas o ciertas sino sólo como plausibles o
razonables. De hecho, para Aristóteles, tal es nuestra situación en gran
parte de asuntos importantes. Pensemos en cualquier debate que tenga
como finalidad determinar cómo viviremos en sociedad, es decir, cualquier
debate político. ¿Quién puede decir que conoce la verdad sobre ello? La
respuesta es, evidentemente, nadie. No obstante, podríamos decir que hay
algunos supuestos que están en la base de la discusión que sin ser
verdades definidas son más bien razonables o aceptados por todos, por
ejemplo, que sea como sea que vivamos deberíamos intentar que haya
condiciones de igualdad entre los individuos o sectores de la comunidad. El
razonamiento que se basa en esta clase de premisas plausibles es lo que
Aristóteles llama dialéctica.

De este modo, aunque el objetivo de la Dialéctica no es el conocimiento


sino la persuasión, Aristóteles asume —al igual que Platón en diversos
pasajes— que decir la verdad es inútil si carecemos de modos efectivos de

9
persuadir a los demás de ella. Las decisiones correctas sobre qué creer y
qué hacer se llevan a cabo a la luz de los buenos argumentos.

Sin embargo, hay una diferencia con Platón. Para éste, los argumentos
basados en la opinión tienen una connotación negativa, no deben ser
tomados en cuenta. Para Aristóteles, en cambio, las opiniones son la base
de la Dialéctica precisamente porque ésta es el estudio del discurso en
tanto mecanismo persuasivo. Es por ello que incluye el estudio de aquellos
argumentos que se emplean para persuadirnos unos a otros sobre asuntos
en los que la prueba y la demostración resultan esquivas y la búsqueda de
la verdad ha de dejar paso a la búsqueda de la verosimilitud.

Aquí tendríamos que marcar la diferencia que existe entre un


razonamiento demostrativo y un razonamiento dialéctico, lo que implica la
diferencia entre verdad y verosimilitud o plausibilidad. Como hemos visto
anteriormente todo razonamiento consta de una serie de premisas y una
conclusión que se deriva de ellas. Ahora bien, para Aristóteles estas
premisas pueden ser o bien verdaderas o bien verosímiles (razonables,
plausibles, etc.).

Por ejemplo;

Todos los organismos necesitan alimento


El cuerpo humano es un organismo
Por tanto, el cuerpo humano necesita alimento.

Parece ser un razonamiento demostrativo porque parece difícil que no sea


verdad que todos los organismos necesiten alimento y si admitimos que el
cuerpo humano es uno, entonces mediante el método lógico de
razonamiento se desprende la conclusión.

Veamos ahora otro razonamiento:

El mercado debe ser regulado por el poder político.

El Estado representa la máxima expresión del poder político de una


Nación.

Por lo tanto, el Estado debe regular el mercado.

Este razonamiento parece ser un poco más controversial que el


anterior. Efectivamente, la premisa de que el mercado debe ser regulado
por el poder político está sujeto a opinión, nadie podría decir que eso es
una verdad absoluta; tampoco lo contrario lo sería. Para Platón,
caricaturizando un poco su concepción, a través de la Dialéctica podríamos
acceder a la verdadera Idea de Estado y obtener el conocimiento que

10
necesitamos para saber si este razonamiento es correcto. Para Aristóteles,
en cambio, no. Hay temas en los cuales no se puede obtener un
conocimiento certero, por lo tanto no podemos partir de premisas
verdaderas sino siempre de premisas razonables.

La diferencia entre la Dialéctica y la Lógica, es que esta última estudia los


razonamientos demostrativos, es decir que parten de premisas verdaderas,
evidentes. La primera, en cambio, estudia los razonamientos en los cuales
no podemos partir de tales premisas sino de premisas verosímiles; es decir,
que podrían ser verdad, aunque no podemos asegurarlo.

La idea de verosimilitud es importante porque si bien no podemos partir de


enunciados verdaderos no por ello vamos a aceptar cualquier premisa.
Debemos aceptar las premisas más probables o razonables. La palabra que
utiliza Aristóteles para denotar a este tipo de premisas es “endoxa”. ¿Pero
quién determina lo que es razonable admitir o lo que es plausible? La
respuesta de Aristóteles es: “Son endoxa las opiniones sostenidas por
todos los hombres, por la mayoría o por los sabios, y, entre estos últimos,
sea por todos, por la mayoría o por los más notables e ilustres”.

Volviendo a nuestro ejemplo en relación con el Estado y el mercado, según


la concepción de Dialéctica aristotélicadeberíamos aceptar como verosímil
la premisa de que el poder político debe intervenir en el mercado si todos
los hombres opinan eso. En el caso de que no todos los hombres opinen
eso, deberíamos aceptarla si al menos lo hace la mayoría; si esto no fuese
así al menos deberían sostener esa posición los que más saben sobre esta
cuestión. Finalmente, si no se pusieran de acuerdo los que más saben,
deberíamos ver qué opina la mayoría de los que más saben: ésa sería una
opinión verosímil.

En consecuencia, el dialéctico podrá ocuparse de toda cuestión partiendo


de lo culturalmente admitido, del sentido común de un pueblo. Podrá
preguntar metódicamente acerca de cuestiones físicas, astronómicas,
políticas, médicas, etc., sin saber especializadamente lo que estas ciencias
tratan. Sólo debe recoger las opiniones aceptadas como verdaderas —sin

11
preocuparse de que lo sean— y operar lógicamente con rigurosidad para
obtener las mejores decisiones.

La Dialéctica es un arte universal que “no sólo es capaz de criticar al


adversario... sino que sabe responder y defender su tesis por medio de
argumentos dados en la comprensión cotidiana y en tanto más
comúnmente admitidos” —dice Aristóteles—. La interrogación crítica del
dialéctico parte de la cotidianidad.

Aristóteles diferencia al dialéctico del sofista, quien usa la Dialéctica como


mero arte de la refutación, es decir, para convencer sin preocuparse por la
verosimilitud de las premisas. Por su parte, la Dialéctica tendría por objeto
determinar la aceptabilidad de los principios y evidencias de los que
partimos a la hora de elaborar tales juicios. En tanto instrumento para el
conocimiento, su función es la de ver cuáles de nuestras opiniones
(endoxa) son capaces de resistir el escrutinio.

En la Dialéctica no habría conflicto entre el conocimiento y la retórica.


Podríamos pensar que es el mismo caso que se da entre la ciencia de un
médico y los consejos que éste puede dar a su paciente. Los consejos
deben ser dados de modo que convenzan al paciente y siempre es más
eficaz si se utiliza algún tipo de retórica para ello, pero sin desviarse del
conocimiento médico en los que están fundados.

En primer lugar, Aristóteles afirma que tenemos la capacidad para


preservar la racionalidad incluso en ámbitos donde la demostración no es
posible. A menudo, conocimiento y verdad quedan fuera de nuestro
alcance, pero aún podemos aspirar a formarnos creencias correctas
conduciendo nuestras opiniones de manera adecuada. Es decir, retomando
nuestro ejemplo anterior, por más que la cuestión del Estado y el mercado
sea discutible, no por ello podemos decir cualquier cosa ni dejarnos llevar
por desvaríos e incoherencias.

Por otro lado, en Aristóteles encontramos también la idea de que justificar


es hacer evidente a los otros la verdad de lo que afirmamos y, para lograr
este objetivo, la dimensión retórica de la argumentación habría de aportar
elementos normativos que debemos tener en cuenta. En otras palabras,
justificar una conclusión, por ejemplo que el estado debe intervenir en el
mercado, implica mostrar a las demás personas que esa conclusión es
verdadera por más que sea inalcanzable la certeza. Sin embargo, no
debemos usar cualquier recurso para convencer a los demás de la verdad
de nuestra afirmación, sino que debemos hacerlo con cierta rigurosidad
lógica y partiendo de premisas que sean verdaderas para las personas a las
que queremos convencer. La disciplina que se ocupa de ello es la
Dialéctica.

12
De ahí que Aristóteles tienda a considerar en un mismo nivel al debate, la
probabilidad y la dialéctica. La Dialéctica, dice Aristóteles, es disputa y no
ciencia; probabilidad y no certidumbre; "inducción" y no propiamente
"demostración". Los razonamientos dialécticos son justamente los que
parten de premisas que sólo representan opiniones admitidas (endoxa). La
Dialéctica es aquí el arte de discutir, de dialogar con miras a dominar al
adversario; esto se opone al silogismo (o demostración), capaz de sacar
conclusiones verdaderas (apodeixis).

La Dialéctica es para Aristóteles una forma no demostrativa de


conocimiento: se parece a la Filosofía, pero no es la Filosofía misma
(Recordemos que para Platón la Dialéctica sí lo era). Para Aristóteles, más
que ciencia sería una técnica que puede ser aplicada a cualquier saber, lo
cual resultaría coherente con la idea de que su interés por la
argumentación remite a inquietudes metodológicas más que al deseo de
elaborar una ciencia –en el sentido de un saber demostrativo semejante a
la Lógica Formal que hemos visto en otro módulo.

13
3.3- La dialéctica en la
Modernidad.
Durante siglos la Dialéctica tuvo la impronta que Aristóteles le dio en la
Grecia clásica cinco siglos antes de Cristo. Los Estoicos, en la misma época,
hicieron una identificación de la Lógica con la Dialéctica, idea que también
llegará a la Edad Media. Hacia el siglo XI aparecen los primeros dialécticos
escolásticos, que, frente al único recurso de la revelación y la Biblia, apelan
también al “uso de la razón” y a la “sabiduría de la razón”, que llaman
Dialéctica.

Posteriormente la Dialéctica adquirió de nuevo un sentido peyorativo, se la


comenzó a comparar con la Sofística, pero ya en el siglo XIII se tendió a
establecer una distinción entre ellas. Santo Tomás, por ejemplo, admitió la
definición aristotélica, pero estimó al mismo tiempo la Dialéctica como una
parte justificada de la lógica. De hecho, la Dialéctica se fue convirtiendo
más y más en Lógica simplificada. En el Renacimiento, en cambio, fue
frecuente el rechazo de la dialéctica, interpretada en muchas ocasiones
como designando el contenido formal de la Lógica Aristotélica. La anterior
exposición de las concepciones de la Dialéctica y juicios sobre ella desde
sus orígenes hasta los comienzos de la época moderna es confirmada por
los varios usos del término “Dialéctica”.

Ya en los siglos XIII y XIV el nombre Lógica fue usado de nuevo con
frecuencia para designar aproximadamente el mismo contenido de la
anterior "Dialéctica” (la de Aristóteles) pero en el siglo XVI, volvió a
predominar el término “Dialéctica” para ello. Sólo en el siglo XVII se
comenzó a utilizar nuevamente el término “Lógica” por la mayor parte de
los autores.

Es sabido, además, que varios filósofos del siglo XVII criticaron los métodos
dialécticos. Así, por ejemplo, Descartes explica en las Regulae (X) que este
método conduce a ciertas conclusiones que la razón no puede dejar de
negar. Ello se debe, a su entender, a que la verdad escapa con frecuencia
de tales cadenas de razonamiento. "Los dialécticos —escribe Descartes—
no pueden formar ningún silogismo en regla que desemboque en una
conclusión verdadera si previamente no han tenido la materia, es decir, si
no han conocido antes la verdad misma que deducen de su silogismo”. De
ahí "la inutilidad" de la "dialéctica ordinaria".

El sentido peyorativo de la Dialéctica fue común también en el siglo XVIII.


Así Kant la consideró una "lógica de apariencia”. La crítica kantiana

14
constituye la segunda parte de la lógica trascendental, es decir, la dialéctica
trascendental, título que, según Kant, lleva "no como arte de suscitar
dogmáticamente esta apariencia, sino como crítica del entendimiento y de
la razón en su uso hipercrítico". 2

Mucho más central es, desde luego, el papel desempeñado por la


Dialéctica en el sistema de Hegel. Sin embargo, las dificultades para
comprender el significado preciso de la Dialéctica en este filósofo son
considerables, por lo que le dedicaremos todo el siguiente apartado.

3.3.1- Hegel y la dialéctica como


forma de razonamiento.
Sin lugar a dudas, si el nombre de algún filósofo está asociado al término
“dialéctica” es el de Georg Wilhelm Friedrich Hegel, que nació a finales del
siglo XVIII y murió a principios del XIX. La vida de Hegel transcurre durante
la época de la Revolución Francesa y Napoleón; su obra es considerada
como la cumbre del idealismo filosófico.

Lo primero que debemos decir es que a Hegel le preocupa comprender lo


real, comprender lo que hay en el mundo, y piensa que no hay cosas
aisladas sino que todo tiene que ver con todo. Si alguien me pregunta
quién soy, se podría decir que “soy profesor” pero soy profesor en relación
a los alumnos. También se podría decir que soy un ciudadano pero lo soy
en relación justamente a una Nación y a leyes que me otorgan ciertos
derechos y obligaciones. Podría decir que soy, a la vez, argentino lo que me
relaciona con una cultura y una historia, etc. Si se quiere saber quién es
uno, independientemente de las relaciones, se encuentra un vacío. Algo es
una tiza en relación a un pizarrón. Si alguien dice “esto es una tiza” es un
conocimiento abstracto, que no tiene que ver con la realidad hasta que no
se la relacione con el entramado de elementos de la que forma parte. Así,
lo que para el sentido común es algo concreto, para Hegel es algo
abstracto. En cambio, para Hegel lo concreto es, justamente, esas
relaciones que hace que las cosas sean lo que son.

Por otro lado, lo que Hegel aporta es la idea de que la realidad no es


estática sino que está en movimiento permanente. Lo real es un devenir
constante y la forma en qué se produce ese devenir es precisamente
dialéctica.

2
KANT, I.: Crítica de la razón pura. Edición preparada por Pedro Ribas. Ediciones
Alfaguara. Madrid, 1978.

15
En la versión de Hegel, la Dialéctica supone siempre el contraste de dos
elementos opuestos o contradictorios, que pone en evidencia el carácter
cambiante y progresivo de la realidad. La mejor evidencia con la que
contamos para demostrar que lo real tiene esta característica es la misma
historia del mundo. Basta que tomemos cualquier manual de historia para
corroborar que se desarrolla en fases históricas que, por la misma fuerza
de esta contradicción interna, suponen transformación y ruptura y no una
simple evolución acumulativa y lineal. Efectivamente, en la historia hay
revoluciones, guerras, genocidios, grandes contradicciones que no dan
cuenta de una modificación gradual del destino humano sino más bien de
una contradicción entre elementos y una resolución no siempre agradable.

Hegel describe al movimiento dialéctico como un proceso de negación y


mediación que sigue a un primer momento de simple afirmación de una
cosa o un concepto. Las fases de este movimiento, o momentos de la
Dialéctica, han recibido corrientemente los nombres de tesis, antítesis y
síntesis. La tesis es una posición o simple afirmación de algo que por
necesidad se presenta, al poco de examinarlo, como simple apariencia. A
su vez, la negación o antítesis es generada y supone un contraste y un
conflicto con la tesis. Todo desarrollo de las cosas y del pensamiento en el
tiempo es sustancialmente contradictorio por este proceso de
tesis/antítesis. Esto, que podríamos llamar el empuje dialéctico, lleva a un
tercer momento de mediación o intento de solución de la contradicción, y
que se resuelve en una nueva posición de la cosa o del concepto: la
síntesis, que contiene y a la vez supera el punto de partida inicial. Se puede
ejemplificar este proceso pensando que el régimen monárquico que existía
antes de la revolución francesa era la tesis, ya que se afirmaba en el
mundo; sin embargo, engendraba al mismo tiempo la revolución que es la
antítesis pues niega al sistema monárquico y, de hecho, lo destruye.
Finalmente, esta contradicción, esta disputa, encuentra su síntesis y
resolución en el periodo napoleónico. Una vez que esta etapa se ha
alcanzado puede iniciarse nuevamente el proceso dialéctico.

16
Fig. 2- Esquema extraído de www.workforentry.com, 2/12/2011.

Por otra parte, para Hegel, la razón misma es esencialmente contradictoria


(al igual que la realidad) pues sólo puede captar parcelas del mundo y en
periodos sucesivos. La conciencia humana es una fase, una etapa, en la
historia del pensamiento que va desarrollándose a través de una
interacción entre sujeto y objeto, concepto y mundo, donde éstos se
confunden en una misma realidad, a la que llama autoconciencia y Espíritu.
La realidad no existe toda al mismo tiempo ni es conocida toda por entero
en un solo momento sino que, sea mundo o conciencia, va siendo a lo largo
del tiempo. La fuerza que impulsa este movimiento hacia un saber
absoluto, una autoconciencia total o un Espíritu Absoluto no es otra que la
de la Dialéctica.

Es importante comprender que la síntesis conserva y supera a la tesis y la


antítesis. No obstante, es el promedio de ambas. La síntesis posibilita el
progreso del devenir histórico, el cual no es un progreso lineal sino que es
quebradizo, con avances y retrocesos.

De este modo, la Dialéctica es principalmente el modo en que se


desenvuelve la realidad, a la vez que es la forma en que evoluciona la
conciencia. El pensamiento dialéctico es el pensamiento que piensa
procesos y totalidades en lugar de pensar al mundo como una colección de
cosas aisladas y estáticas. Este pensamiento se diferencia de la Lógica
Formal —que hemos visto en módulosanteriores— para la cual las cosas
son o no son (una proposición del mundo es verdadera o falsa, no hay otra
posibilidad) mientras que para el pensamiento dialéctico las cosas son y no
son porque devienen. Se van modificando en la historia según sus
relaciones.

17
Actividad Nº 2:
Luego de ver el video represento la relación entre el amo y
el esclavo.

Haz clickhttp://www.youtube.com/watch?v=GQWhlCgkwaQ

(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de este


módulo)

Fundamentalmente, el pensamiento dialéctico sostiene que tanto el pensar


como el ser (o bien, el conocimiento y la realidad) son movimientos hacia
un punto final: el absoluto.

El proceso no es, sin embargo, infinito, porque ha de acabar con la


comprensión total de la realidad y del pensamiento como un saber
completo, o absoluto. El recurso al método dialéctico y a su estructura
tripartita puede observarse en toda la obra de Hegel. La Dialéctica no es la
forma de toda la realidad, sino aquello que le permite alcanzar el carácter
verdaderamente positivo. En otras palabras, Hegel no se declara
"partidario" de la Dialéctica porque sienta una tendencia a ver la realidad
desde el punto de vista del movimiento, sino que aspira a ver la realidad
desde el punto de vista del movimiento porque sólo éste le permitirá a la
realidad realizarse verdaderamente. Por lo tanto, es la "realidad realizada"
lo que interesa a Hegel y no sólo el movimiento dialéctico que la realiza.

18
3.3.2- Marx y el materialismo
dialéctico.

Sin lugar a dudas uno de los filósofos más importantes de toda la historia
es Karl Marx. No sólo por la originalidad y potencia de su planteo filosófico
sino por las consecuencias filosóficas, culturales y políticas que este ha
tenido en el siglo XX y que perduran notablemente en nuestros días.
Aunque Marx no prosiguió nunca su proyecto de una exposición de su
metodología Dialéctica y si bien él no empleó nunca las palabras
"materialismo dialéctico" para designar su doctrina, los elementos de su
pensamiento son incontestablemente los que expresan estos términos.

Antes que nada, debemos decir que la época de Marx era la de la


revolución industrial provocada por la aplicación de la máquina de vapor a
la producción. También era la época de importantes luchas sociales.

Marx, que era un adolescente cuando Hegel murió, adopta el método


dialéctico hegeliano de comprensión de la realidad; pero, cambia el
concepto de realidad ideal por el de realidad material socioeconómica y el
de fases sucesivas del Espíritu por el de fases de la historia real de la
humanidad. El motor de la dialéctica, que en Hegel es la contradicción en la
conciencia y en la realidad, son en Marx las contradicciones de la sociedad,
debidas al conflicto entre las “relaciones de producción” y las “fuerzas de
producción”.

19
Actividad N° 3

Veamos la primera parte del video sobre la dialéctica en el


pensamiento de Marx en donde se aborda lo que este discípulo
toma de Hegel para explicar las relaciones de clase en el
Capitalismo.
En: http://www.youtube.com/watch?v=Fc1eCYVuilQ

(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos de


este módulo)

Puedes ir tomando nota a partir de la siguiente relación entre


conceptos:

Negatividad, explotación del proletariado, negación de la


burguesía, positividad, revolución y comunismo.

Elabora una síntesis:

……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………

20
No menos central es el papel desempeñado por la Dialéctica en el
marxismo. Sin embargo, esta Dialéctica no se presenta ya como una
sucesión de momentos especulativos, sino como el resultado de una
descripción "empírica" de lo real. Por lo tanto, la Dialéctica marxista —que,
dicho sea de paso, fue elaborada más bien por Engels que por Marx— no
se refiere al proceso del "espíritu", sino a "la propia realidad". Partiendo de
esta base, los marxistas clásicos y los marxistas actuales han acentuado la
importancia decisiva de la Dialéctica.

La filosofía de Marx es el materialismo y se opone al idealismo del que era


representante Hegel. Para Marx la materia tiene un movimiento dialéctico
y también histórico. Esto lo toma de Hegel, la historia tiene una lógica; sin
embargo se distancia fuertemente de él porque no se trata del desarrollo
de una Idea, una Razón o un Espíritu, sino de fuerzas materiales que se
expresan en las luchas de clases sociales.

Es por esto que la concepción filosófica marxista lleva a privilegiar el


análisis económico, pues en la base de la sociedad se encuentra la
economía. El intercambio entre las mercancías se realiza en definitiva por
el tiempo de trabajo socialmente necesario para la producción de cada
una. Pero Marx descubre que en el mercado hay una mercancía muy
especial: la fuerza de trabajo humano. Es esta mercancía que compra el
capitalista para que se consuma en la fábrica de su propiedad. Esto sirve
como ejemplo para ilustrar el proceso dialéctico entendido en términos
materialistas de Marx ya que la burguesía que es la dueña de los medios de
producción (fábricas, máquinas, etc.) es, en el esquema marxista, la tesis
que genera en su seno a su antítesis, los proletarios, los trabajadores.

21
Según Marx, como la historia lleva una lógica dialéctica, es inevitable una
revolución social llevada adelante por el proletariado generando una
síntesis: una nueva sociedad que no esté dividida entre dueños de los
medios de producción y proletarios que venden su fuerza de trabajo. Por
este motivo, las ideas de Marx han inspirado decenas de procesos políticos
revolucionaros en todo el mundo a lo largo de todo el siglo XX y continúan
aún vigentes.

Algunas consideraciones
finales
Como hemos visto, el pensamiento dialéctico es una forma de
pensamiento que ha sido caracterizado de muchas maneras a lo largo de la
historia. Hemos tratado de exponer las principales, según nuestro criterio,
pero debemos reconocer que no deja de ser una selección arbitraria y
subjetiva. Sin embargo, cada vez que nos topemos con ese término ya
sabemos que debemos intentar precisar el contexto en el que se enmarca,
el sentido con el que se lo utiliza y la función que se pretende de él en un
texto o argumentación.

Muchas veces encontraremos el término “dialéctica” en el sentido de


“diálogo”, de intercambiar opiniones. Otra veces, observaremos que se
utiliza este término para significar un proceso de razonamiento que se
desarrolla a partir de ciertos principios y que busca convencer, persuadir.
En otras ocasiones veremos que se usa el adjetivo “dialéctico” para
caracterizar un proceso donde se enfrentan dos opuestos. Todas estas
acepciones son posibles y aceptables, porque todas tienen alguna raíz en la
manera que se ha pensado a la Dialéctica a lo largo de la historia del
pensamiento.

Esperamos haber contribuido con brindar un panorama general de esa


historia y de alguna de esas formas de entender la Dialéctica, desde los
griegos hasta el siglo XX.

22
Lecturas ampliatorias.
Lectura 1.
MARXISMO Y PRÁCTICA REVOLUCIONARIA
Bosch, Fernando ; Fabre, Amalia

Introducción:

El objetivo central del siguiente trabajo es aproximarse a formular las


implicaciones, los supuestos teóricos-fácticos de la teoría marxista en
cuanto a la creación de una sociedad, una economía y una cultura
comunista a través del derrumbe del orden social vigente como teoría y
praxis de la revolución.
* Como primer supuesto encontramos que la total comprensión de Marx
solo resulta posible desde Hegel., escribía Lenin que 1“ no se puede
comprender El Capital de Marx y en especial su primer capítulo, si no se ha
estudiado y comprendido toda la lógica de Hegel”, por ello debemos
recordar que Hegel consideraba la filosofía como el resultado del
envejecimiento de la vida, de ese modo resulta que el espíritu llegaría a
saber de sí mismo, llegaría a tener autoconciencia cuando un pueblo,
cuando una época, cuando un mundo hubieran entrado en un proceso de
decadencia.
Feuerbach decía por ejemplo que 2“quienes entiendan el lenguaje con que
habla el espíritu de la historia del mundo no se podrán sustraer el
conocimiento de que nuestro presente constituye el término de un gran
período de la historia de la humanidad” y Goethe hacia 1829 hablando de
la situación de Europa dijo que el S,XIX “ no era la simple continuación del
anterior sino que parecía destinado a comenzar una nueva era”
Todo esto muestra un clima de fin de una era, que estuvo signada por casi
20 siglos de judeo-cristianismo y el comienzo de otra que rechaza toda
trascendencia y se aferra a la inmanencia, la misma situación se producía al
término de la filosofía griega y comienzo del cristianismo, fue Marx quien
tuvo plena conciencia de la analogía existente entre la consumación de la
filosofía griega y su posterior disolución histórica, con la consumación de la
filosofía hegeliana y la disolución que a ella le siguió (proceso en el cual el
propio Marx es protagonista).
Para la comprensión de Marx debemos pues insertar su actitud en aquel
contexto histórico que fue la disolución de la filosofía hegeliana y el
cristianismo.
*Como segundo supuesto, debemos hablar de la alineación y del hombre,
para Marx el trabajo en una determinada situación histórica puede
provocar y provoca la alienación del hombre, la existencia fáctica del
hombre queda entonces en conflicto con su esencia cuando entra en
circulación en el mercado esta mercancía llamada trabajo , pues se quiebra
la primitiva circularidad que permitía que la objetivación del trabajo en un
producto retornara y beneficiara al hombre que había realizado esa
objetivización.

23
Por el trabajo enajenado el hombre se pierde, se aliena; en este tipo
negativo de trabajo vigente en la libre economía de mercado se encuentra
el fundamento último 23 de la alienación: el hombre ya no se pertenece a
sí mismo ni a si mismo puede realizarse.
Debemos aclarar que la alineación del hombre no termina en él como
hombre individual, el hombre es un ser genérico y por ello la alienación de
uno de los individuos significa la alienación del género, del hombre como
tal.
*El tercer supuesto, surge de la pregunta: ¿Quién y cómo se podrá
entonces salvar la humanidad de su alienación?
Quien podrá hacerlo para Marx es alguien que en sí mismo encarne la
negación de esa humanidad, alguien que signifique la negación de todo
que sea pura negatividad: ese alguien es el proletariado. La revolución
plena y conscientemente social solamente puede ser obra de un agente
revolucionario cuya situación real esté caracterizada por una
desapropiación absoluta y por la pérdida total de toda particularidad. Sólo
el proletariado es el agente o sujeto revolucionario, el demiurgo. La
revolución proletaria será la revolución social por excelencia al suprimir
toda alienación, todo trabajo dividido y alienado.( es bastante clara la
influencia de la dialéctica del señor y el siervo que desarrollara Hegel en la
“Fenomenología del Espíritu”),
Por qué es la clase obrera quien puede liberar al hombre de su alienación?
Porque el proletariado no solo es un ser que nada tiene ni posee sino que
es la absoluta negación, Marx dice3: “ la clase relegada a último plano en la
sociedad actual, la clase que entraña la negación de todas las clases,
nacionalidades etc.”
También se refiere al proletariado así4: “Los proletarios no tienen nada que
salvaguardar, tienen que destruir todo lo que hasta ahora ha venido
garantizando y asegurando la propiedad privada existente, El proletariado
no puede enderezarse ni levantarse, sin hacer saltar toda la
superestructura formada por las capas de la sociedad oficial”
Esta negación que en sí mismo el proletariado encarna, constituye el
fundamento de la negación hacia todas las estructuras existentes y posee
un carácter universal por la universalidad de su negatividad .(…)
Recuperado de
http://www.uccor.edu.ar/paginas/medicina/publicaciones/MarxismoYprac
ticaRevolucionaria.pdf
___________________________
1 Lenin, U.I, “Prologo a la edición rusa de 1907 de las cartas a Kugelmann”
2 García Astrada, Arturo, “Introducción a la filosofía”
3 Marx, Kart, “La ideología alemana” 24

24
En Introducción al Marxismo. (ErnestMandel)
2. La desigualdad social en las sociedades anteriores.
En todas las sociedades que se han sucedido en el curso de la historia (es
decir, en el curso del período de existencia de la humanidad sobre la tierra,
del que disponemos de testimonios escritos), encontramos una
desigualdad social comparable a la que existe en el mundo capitalista.
Veamos una descripción de la miseria de los campesinos franceses, a
finales del siglo XVII, tomada de los ”caracteres” de La Bruyére:
”Se observan varios animales salvajes, machos y hembras diseminados por
el campo, negros, lívidos y quemados por el sol. aferrados a la tierra que
cavan y remueven con una obstinación invencible; poseen algo parecido a
una voz articulada y. cuando se yerguen sobre sus pies, muestran un rostro
humano; y, en efecto, son hombres. Por la noche se retiran a sus chozas,
donde viven de pan negro, de agua y de raíces ... ” Comparar este retrato
de los campesinos de la época con las brillantes fiestas que celebraba Luis
XIV en la corte de Versalles. con el lujo de la nobleza y los derroches del
Rey, nos proporciona una imagen sobrecojedora de la desigualdad social.
En la sociedad de la Alta Edad Media, en la que predominaba la
servidumbre, el señor disponía frecuentemente de la mitad del trabajo o
de la mitad de la cosecha de los campesinos-siervos. Numerosos señores
tenían centenares, o incluso millares de siervos. Por tanto, cada uno de
ellos obtenía anualmente bienes equivalentes a los de centenares o
millares de campesinos. Algo parecido ocurría en las sociedades del
Oriente clásico (Egipto, Sumeria, Babilonia, Persia, India, China, etc.)
sociedades basadas en la agricultura, en las que los propietarios de la tierra
eran o los señores, o los sacerdotes, o los reyes (representados por los
agentes recaudadores del fisco real).
La ”Sátira de los Oficios”, escrita en el Egipto de los faraones, hace 3.500
años, nos ha dejado la imagen de los campesinos explotados por esos
escribas reales, a quienes comparaban con las bestias nocivas y los
parásitos. En cuanto a la antigüedad greco-romana, su sociedad estaba
basada en la esclavitud. Abandonando progresivamente el trabajo manual
sobre los esclavos, los habitantes de las ciudades antiguas pudieron
consagrar gran parte de su tiempo a actividades políticas, culturales,
artísticas y deportivas: en parte gracias a ello, la cultura pudo alcanzar
entonces un nivel elevado. 25

25
3. Desigualdad social y desigualdad de clase
Toda desigualdad social no es una desigualdad de clase. La diferencia de
remuneración entre un peón y un obrero cualificado no hace que estos dos
hombres se conviertan en miembros de dos clases sociales diferentes.
La desigualdad de clase es una desigualdad que tiene sus raíces en la
estructura y el funcionamiento normal de la vida económica, y que se
conserva y acentúa por las principales instituciones sociales y jurídicas de la
época.
Precisemos esta definición con algunos ejemplos:
En Bélgica, para llegar a ser un gran industrial, es preciso reunir un capital
que puede evaluarse en medio millón de francos por obrero empleado. Así,
una pequeña fábrica de 100 obreros exige la concentración de un capital
de, al menos, 50 millones de francos.
Ahora bien, el salario neto de un obrero casi nunca supera los 260.000
francos anuales.
Incluso trabajando cincuenta años, y no gastando ni un céntimo en comer y
en vivir, no podría reunir suficiente dinero para convertirse en un
capitalista. El sistema de salarios, que es una de las características de la
estructura de la economía capitalista, representa, pues, una de las raíces
de la división de la sociedad capitalista en dos clases fundamentalmente
diferentes; la clase obrera que, a partir de sus rentas, jamás puede llegar a
ser propietaria de medios de producción, y la clase de los propietarios de
los medios de producción, los capitalistas.
Es cierto que, junto a los capitalistas propiamente dichos, algunos técnicos
pueden acceder a los puestos de dirección de las empresas. Pero ello
requiere una formación técnica de nivel universitario. Y, durante las
últimas décadas, en Bélgica, sólo de un 5 a un 7 por 100 de los estudiantes
eran hijos de obreros. Lo mismo ocurre en la mayoría de los países
imperialistas.
Las instituciones sociales impiden el acceso de los obreros a la propiedad
capitalista, tanto a causa de sus rentas como por el sistema de la
enseñanza superior. Así mantienen, conservan, perpetúan la división de la
sociedad en clases, tal como existe actualmente.
Incluso en los Estados Unidos, donde se exhiben orgullosamente los
ejemplos de ”beneméritos hijos de obreros que han llegado a ser
multimillonarios a fuerza de trabajar”, una encuesta ha demostrado que el
90 por 100 de los directores de las empresas más importantes, provienen
de la alta y la media burguesía.
De este modo, a lo largo de la historia, encontramos una desigualdad social
cristalizada en desigualdad de clase. En cada una de esas sociedades
podemos hallar una clase de productores que hace vivir de su trabajo al
conjunto de la sociedad y una clase dominante que vive del trabajo de los
demás.

26
Bibliografía
García Astrada, A. Introducción a la filosofía. Córdoba, Editorial Multi Editora.
1984

Ernest, Mandel Introducción al Marxismo En


http://www.marxists.org/espanol/mandel/1977/feb/introd_al_marxismo.htm

27
Módulo 4
Pensamiento
sistémico
Introducción
Si afirmamos que el pensamiento es una manera de organizar
subjetivamente los fenómenos que nos rodean para comprenderlos de
alguna forma que nos sea útil o verosímil, debemos también decir que ha
habido muchas maneras de “pensar la realidad” que pueden ser, incluso,
analizadas históricamente. Una de esas maneras ha sido el pensamiento
sistémico.

Si tuviéramos que decir algo para empezar a adentrarnos en esta forma de


pensamiento, sin lugar a dudas, debemos poner el acento en la noción de
“sistema”. El pensamiento sistémico es aquel que considera que los
fenómenos reales pueden ser explicados y comprendidos como “sistemas”.
Esto implicaría que dichos fenómenos se comportan de determinada
manera y siguen ciertos principios, los cuales expondremos más adelante.

Por el momento diremos que el término sistema tiene su origen en los


inicios mismos de la Filosofía y la Ciencia. Esta palabra proviene de la
palabra systêma, que a su vez procede de synistanai (reunir) y de synistêmi
(mantenerse juntos).

La utilización de este término puede ser rastreada ya en el siglo V a.C. en


filósofos presocráticos como Anaxágoras y, posteriormente, en Aristóteles
y los Estoicos. Entre los siglos XVI y XIX se sigue pensando sobre la idea de
sistema, en lo que respecta a su funcionamiento y a su estructura. Se
puede nombrar, entre otros, a Descartes, a Spinoza, a Leibniz y a Hegel —
de quien hemos hablado en los módulos anteriores.

Recién en el siglo XX la idea de sistema se constituirá como una idea


revolucionaria en el campo del conocimiento, tanto por su potencia
explicativa como por la rapidez con que se propagó en las distintas
disciplinas científicas.

Podemos ver cómo en los últimos 70 u 80 años hemos sido partícipes del
surgimiento de "sistemas" como concepto clave en la investigación
científica. El enfoque sistémico ha ganado terreno en disciplinas como la
Biología, la Física, la Psicología, la Historia, la Sociología, Economía y
también en el campo de las investigaciones tecnológicas, sobre todo en la
Cibernética.

Por otro lado, también fue innovador el uso y aplicaciones que se ha hecho
de la noción de sistema para la administración, el análisis y la
estructuración de las organizaciones. Estos enfoques han ido en
aumento;su amplia aplicabilidad al igual que sus principales características

1
(que hacen referencia a las partes en proceso en un todo coherente) han
hecho de esta teoría un verdadero fenómeno en las Ciencias Sociales desde
la aparición del término.

4.1- La teoría general


de sistemas
Si bien, como vimos, la noción de “sistema” siempre ha estado rondando el
ámbito del pensamiento y el conocimiento del mundo, fue a mediados del
siglo XX cuando el biólogo y epistemólogo austriaco, Ludwing Von
Bertalanffy, formuló lo que se conoció como la Teoría General de Sistemas
(TGS). Bertalanffy trabajó el concepto de sistema abierto e inició el
pensamiento sistémico como un movimiento científico importante.

Muchos años después, y analizando la influencia que sus planteos


produjeron en las diversas ramas de la ciencia y la organización
social, dirá lo siguiente:
Si alguien se pusiera a analizar las nociones y muletillas de moda
hoy por hoy, en la lista aparecería “sistemas” entre los primeros
lugares. El concepto ha invadido todos los campos de la ciencia y
penetrado en el pensamiento y el habla populares y en los medios
de comunicación de masas. El razonamiento en términos de

2
sistemas desempeña un papel dominante en muy variados campos,
desde las empresas industriales y los armamentos hasta temas
reservados a la ciencia pura. Se le dedican innumerables
publicaciones, conferencias, simposios y cursos. En años recientes
han aparecido profesiones y ocupaciones, desconocidas hasta hace
nada que llevan nombres como proyecto de sistemas, análisis de
sistemas, ingeniería de sistemas y así por el estilo. Constituyen el
meollo de una Tecnología y una tecnocracia nuevas; quienes las
ejercen son los “nuevos utopistas” de nuestro tiempo (…) están
creando un mundo nuevo, feliz o no.(Bertalanffy, 1987, p.1)

Como Bertalanffy proviene de la Biología, sus ideas surgen a partir


de la carencia de conceptos y elementos que le permitieran, en esa
época, estudiar los sistemas vivos (posteriormente se consideran a
los sistemas sociales también), en tanto sistemas complejos con
propiedades particulares y diferentes a las de los sistemas
mecánicos.

Actividad Nº 1
Para Reflexionar:
Los seres humanos no pueden ser estudiados desde fueradel
vidrio de la granja de las hormigas, el hombre es el queestá
dentro de esa granja de su propia granja, dentro de la misma
sociedad, y prisión mental cultural con identidad compartida,
onto y filogenéticamente, a partir de la construcción social de
los individuos o sujetos sujetados aesa sociedad, el hombre
interpreta su realidad desde varios niveles, tácitos más
abstractos, más inconscientes, a más explícitos, pre
conscientes, desde la ontología de su ser por medio de la
socialización, y dentro de la sociedad en la cual está inscrito.
El hombre que es participe de esa sociedad, le resultaentonces
más difícil comprender las fuerzas que lo mueven ya que están
dentro de él, han sido, además, introyectadas como parte de su
estructuración social, así en sociedades, con ideales del yo
social que son sujetos agresivos, sin temor, valientes, que
finalmente y en realidad no tiene escrúpulos porque ha
conseguido el poder a través de la depredación, generarán un
símbolo de un deber ser social perverso, si límites y sin moral,
de esta forma los líderes, tendrán dentro de las organizaciones
ese tipo de características puesto que la misma sociedad se los
demanda para su sobrevivencia, ya que el valor social es la
competencia y la depredación más que la cooperación y el
respecto a los prójimos y al medio ambiente.
Como se puede ver la configuración de los sistemas complejos
parten, si bien de la estructuración socialaprendida, también lo
hacen de las decisiones individuales, y las interpretaciones y
pequeñas libertades y el ejercicio individual del poder dentro
de los mecanismos de regulación, finalmente quizá se pueden
encontrar ciertas tendencias estadísticas a partir de la división
en el análisis de los comportamientos complejos, aunque no se

3
comprendan las razones últimas o primeras. No se entenderá
de todas formas dentro de este esquema porqué, un sistema
humano es como es y no de otra forma, es decir cuáles son las
cualidades particulares del sistema social que lo hacen ser
complejo y poco matematizable.

Pablo Guerrero Sánchez Los sistemas complejos y las ciencias sociales: un enfoque
organizacional. En http://goo.gl/ABVqdqFecha del último acceso. 09/01/2014

La Teoría General de Sistemas no busca solucionar problemas ni


proponer soluciones prácticas pero si producir teorías y
formulaciones conceptuales que puedan crear condiciones de
aplicación en la realidad empírica.

Sin embargo, Bertalanffy consideró la posibilidad de que el objeto


de estudio de todas las ciencias llegara a ser los sistemas. Esto
implicaría una tendencia hacia la integración de diferentes tipos de
ciencias: las Ciencias Naturales podrían concebir a los fenómenos
naturales como sistemas abiertos en la naturaleza, las Ciencias
Sociales podrían estudiar los fenómenos sociales como sistemas
abiertos en la dinámica social e incluso las Ciencias Exactas podrían
abocarse a dar soluciones más integradas a los problemas
presentes en los sistemas. Esta idea va a contramano de la
creciente especialización del conocimiento que se había dado hasta
ese entonces y que seguía en aumento.

Al día de hoy, si bien este proyecto ha producido algunas


modificaciones en los métodos de investigación científica, debemos
decir que las diferentes disciplinas poseen aún cierta autonomía en
sus objetos de estudio y nada demuestra lo contrario.

Básicamente la Teoría de Sistemas posee tres principios


fundamentales:

1. Los sistemas existen dentro de sistemas. Por


ejemplo, podríamos decir que existe un sistema de moléculas que
se relaciona entre sí, pero existen dentro de las células; a su vez a
nivel celular encontramos otro sistema conforme se relacionan las
células entre sí; simultáneamente las células están dentro de otro
sistema, el tejido, los tejidos dentro de órganos, los órganos dentro
de organismos, los organismos dentro de un nicho ecológico, y así
sucesivamente.

2. Los sistemas son abiertos. Cada sistema que se


examine, excepto el menor o el mayor recibe y descarga algo en los

4
otros sistemas. Estos sistemas tienen como prioridad el constante
intercambio infinito con su ambiente constituido por los demás
sistemas.

3. Las funciones de un sistema depende de su


estructura, las características de sus elementos y la manera en que
éstos se relacionen definen al sistema y determinan cómo
funcionará y cuál será su producto y/o finalidad. Además necesitará
un impulso para funcionar y para que su estructura cumpla su
función. Generalmente, la entrada de energía y materia al sistema
es lo que proporciona el impulso necesario.

Pero para poder entender mejor estos principios es necesario que


nos adentremos en el objeto fundamental de esta teoría: los
sistemas.

4.2- La noción de
sistema.
Supongamos que somos biólogos y queremos estudiar el
funcionamiento de los seres vivos. Podríamos decir que están
conformados por átomos que, aparentemente, son las unidades
básicas de la materia. Sin embargo, eso no nos alcanzaría para
estudiar a los organismos pues, por ejemplo, las piedras también
están conformadas por átomos. Podríamos luego pensar que esos
átomos conforman moléculas pero lo mismo sucede con otras
partes de la naturaleza que no son seres vivos: la molécula de agua,
por ejemplo, está constituidas con átomos de hidrógeno y oxígeno.
Sin embargo, la manera en que algunos tipos de moléculas
serelacionan entre sí conforman tejidos, la manera en que los
tejidos se relacionan entre sí conforman órganos y, desde luego, la
manera en que los órganos se relacionan entre sí conforman
organismos.

Ahora bien, si pensamos lo que sabemos de un átomo y lo que


sabemos de los organismos, difícilmente diremos que un
organismo es la suma de átomos. A no ser que no podamos
distinguir entre una silla y un perro, nos daríamos cuenta enseguida
de que esas dos “cosas”, si bien son “suma de átomos”, no son

5
iguales ya que la cosa “perro” tiene propiedades que la cosa “silla”
no tiene. Por ejemplo, si el perro se lastima, sus tejidos se
regeneran y sana, pero si la silla se raya no vuelve a regenerarse la
madera de la que está hecha. A su vez, por ejemplo, el perro puede
incorporar otras sustancias de la naturaleza, procesarla y eliminar
lo que su organismo no necesite. Eso no lo pueden hacer todos los
“conjuntos de átomos”, por ejemplo, la silla.

En definitiva, por más que supiéramos cómo funcionan los


elementos constituyentes (átomos) del perro, no nos alcanzaría
para explicar cómo “funciona” el perro, ya que tiene propiedades
que no resultan de la simple suma de átomos. Si fuese así, la silla
también tendría esas propiedades. En definitiva, como ya es de uso
popular la frase que puede sintetizar esto es “el todo es más que la
suma de las partes”.

Es aquí donde aparece la noción de sistema.


 Sistema:
Según la definición que da Rolando García en su Libro Sistemas
complejos podríamos entender que

“El término sistema designa a todo conjunto organizado que


tiene propiedades, como totalidad, que no resultan
aditivamente de las propiedades de los elementos
constituyentes. La organización del sistema es el conjunto de las
relaciones entre sus elementos, incluyendo las relaciones entre
las relaciones” (García, 2006, p. 181)

Un sistema por definición está compuesto de partes o elementos


interrelacionados. Esto se aplica a todos los sistemas mecánicos (un
reloj), biológicos (un perro) y sociales (un mercado). Todos los
sistemas deben tener más de dos elementos y éstos a su vez estar
interconectados. Desde esta definición podemos decir que el ser
humano es un sistema, el lenguaje que usamos es un sistema y
estas mismas lecturas lo son.

 Elemento

Podríamos definir a un elemento como la parte integrante de una


cosa o porción de un todo. Un individuo es un elemento de un
sistema social, un engranaje es un elemento de un sistema
mecánico, un órgano es parte de un sistema biológico, etc.

Desde el enfoque de la Teoría de Sistemas, los elementos tienen


propiedades particulares que afectan o se ven afectadas por las

6
características del sistema total. Por ejemplo, un órgano que tenga
la propiedad de estar enfermo va a afectar el funcionamiento total
del organismo. Pero también esto ocurre al revés, las
características de los sistemas afectan o influyen en las
características de los elementos. Por ejemplo, si dejamos de comer
pronto se producirá un desorden a nivel de todo el organismo que
irá afectando a los distintos órganos. Esta particularidad se da
porque el elemento está relacionado con otros formando un todo
organizado.

Un punto siempre complicado consiste en determinar en qué


consiste un elemento del sistema. Por ejemplo, tomemos el caso
de nuestro sistema visual y ocular. Podemos decir que está
compuesto por algunos elementos como la pupila, la córnea, el
globo ocular, los músculos extraoculares, el nervio óptico, etc. Pero
supongamos que no veamos bien por lo que, incorporamos a este
sistema un nuevo elemento que interactúe con ellos. Por ejemplo
un par de cristales colocados frente a los ojos. ¿Forman los
anteojos parte de nuestro sistema visual y ocular? Una respuesta
apresurada sería decir que no, porque no son un órganos de
nuestro cuerpo. Pero si nos atenemos a nuestra definición de
sistema, los anteojos interactúan con otros elementos del sistema
visual y el funcionamiento del sistema visual no es el mismo con
anteojos que sin ellos. Por lo que el sistema visual tiene otra
propiedad (buena visión, por ejemplo) que no tiene cuando este
nuevo elemento no está presente. Por otro lado, si me sacara los
anteojos mi sistema visual seguiría funcionando como un sistema,
sólo que con un elemento menos. Lo que podríamos decir, es que
son dos sistemas distintos mi-sistema -con-lentes y mi-sistema-sin-
lentes.

Si alguien analizara el sistema visual pensándolo como la


interacción de los órganos con los que nacimos, no contaría a los
lentes como un elemento del sistema. Si en cambio alguien
analizara el sistema visual pensando en todo lo que produce una
determinado efecto visual, sin duda incorporaría a los lentes como
un elemento dentro del sistema visual. Esto sucede porque, en la
Teoría de Sistemas, siempre depende del analista del sistema
determinar con qué detalle y qué elementos considerar cuando
evalúa un sistema.

Una analista puede considerar que un ser humano está formado


por cabeza, tronco y extremidades; otro a su vez, estimar que los
componentes son el sistema digestivo, el sistema circulatorio, el
sistema endocrino y sistema nervioso.

7
 Subsistema.

Un elemento puede considerarse como un sistema. En este caso, se


lo denomina Subsistema. Por ejemplo, el organismo humano puede
considerarse como un sistema y el aparato circulatorio es uno de
los elementos que lo conforman. Pero a la vez el aparato
circulatorio es un sistema en sí mismo por lo que se puede
considerar un subsistema dentro del sistema que es el organismo
humano.

Si pensáramos, por ejemplo, a la computadora con la que estoy


escribiendo como un sistema, sus elementos serían el CPU, el
teclado, el monitor, el mouse, etc. Pero a su vez si pensamos cada
uno de estos elementos en detalle, nos daremos cuenta que
también son sistemas compuestos por otros elementos a los
cuales, si pensamos con cierto detalle nuevamente, podemos
también concebirlos como sistemas.

Lo mismo ocurre con el ser humano, como veíamos anteriormente,


el sistema general que es un organismo humano poseen dentro de
sí, otros sistemas (por ejemplo el circulatorio, digestivo, etc.) cada
uno de ellos compuestos por elementos que se relacionan de
determinada manera y que generan una propiedad general al todo
y, al mismo tiempo, al interaccionar con otros sistemas producen
ciertas propiedades en el organismo.
A su vez, el organismo humano puede ser un subsistema de otro
sistema mayor como puede ser su familia, que es un subsistema de
una comunidad, que a su vez es un subsistema de una ciudad, que

8
también es un subsistema de un país, de un continente, etc. Sin
embargo debemos recordar que la determinación entre qué es un
subsistema y qué es el sistema que lo contiene siempre es decisión
del analista.

 Entorno o contexto

El entorno es el medio que rodea externamente al sistema, es una


fuente de recursos y de amenazas. Se conoce también con el
nombre de ambiente. En el caso de que tomáramos un organismo
como un sistema, el entorno es todo el ambiente que lo rodea.

El sistema y el entorno mantienen una interacción constante, está


interrelacionados y son interdependientes. La influencia que el
sistema ejerce sobre el entorno regresa a él a través de la
retroalimentación; por ejemplo si estamos en invierno nuestro
cuerpo, que es un sistema, enviará calor a la habitación donde nos
encontremos que tendrá una temperatura diferente una vez que
nosotros hayamos entrado en ella, así el sistema (nuestro cuerpo)
afecta al entorno (la habitación); pero supongamos ahora que
venimos de la calle donde hace mucho más frío que en la
habitación, al entrar en ella sentiremos una cálida sensación y
dejaremos, por ejemplo, de temblar. Así, el entorno condiciona al
sistema y determina su funcionamiento.

La supervivencia de un sistema depende de su capacidad para


adaptarse, cambiar y responder a las exigencias y demandas del
ambiente externo. Debido a que el ambiente está cambiando
continuamente, el proceso de adaptación del sistema es sensible y
dinámico. Nuestro cuerpo tiembla cuando hace frío porque el
movimiento produce calor, se trata una clara reacción que tiene
como propósito adaptarse al nuevo entorno, si no tembláramos
sería más difícil permanecer en él.

Es importante destacar que el ambiente también puede ser


analizado como un sistema, en ese caso se denomina
Supersistema. Para determinar si algo es parte del ambiente se
debe establecer que el sistema no tiene control sobre ese
elemento, es decir que no puede modificar sus características y
conducta, aunque sí puede ser afectado por el mismo. Una flor
(sistema) puede crecer en un jardín, en un campo o en una maseta,
pero no controla a estos entornos diferentes, sin embargo la
manera en que la flor crezca dependerá altamente de ese entorno.
Otro ejemplo evidente es el de un pez (sistema) de agua salada que
es puesto en agua dulce, evidentemente el sistema no de adaptará

9
al nuevo entorno, sus elementos (órganos, tejidos, subsistemas,
etc.) no interaccionarán correctamente entre sí ni con el medio y el
sistema colapsará. El pez morirá.

La frontera o límite es la línea que separa al sistema de su entorno


(o supersistema) y que define lo que pertenece y lo que queda
fuera de él. La línea puede ser visible o imaginaria y determina
hasta dónde puede llegar el sistema.

El establecimiento de las fronteras de un sistema puede ser un


problema difícil de resolver. No siempre existe una frontera física, o
ésta no está tan clara. Por otro lado, no siempre está claro cuáles
son las funciones o actividades del sistema y cuáles son los del
medio, pues siempre esta relación implica una articulación de
actividades y tareas. Si para un sistema se han establecido
diferentes fronteras, éstas se pueden superponer y variar de
acuerdo con el grado de permeabilidad que tienen. Recordemos el
ejemplo de los anteojos ¿podemos decir que los lentes pertenecen
al entorno? Pero, si cumplen la misma función que algunos
elementos del ojo, ¿no lo podríamos considerar como parte del
sistema visual?

La definición de la frontera delimita los conceptos de subsistema y


supersistema. Así se puede definir el sistema en relación con su
medio inmediato y con sus principales componentes.

Actividad Nº 2:
Para seguir investigando….en la web…
Luego de la lectura:
1.- Buscar referencias de Jean Piaget y de Edgar
Morin. Ver datos biográficos.
2.- ¿Qué noción de estructura plantea Piaget y cómo
se relaciona con la idea de sistema?
3.- Morín habla del paradigma de la complejidad,
¿de qué se trata?

10
La postura de Rolando García
García comienza relatando la génesis de la metodología de
sistemas complejos, una génesis que tiene un carácter
netamente empírico pero no empirista como reiteradas
veces advierteGarcía(2)
Uno de los párrafos es de omisión imposible:
“A este respecto, resulta asombroso tener que insistir en
no pocas ocasiones, sobre la necesidad de diferenciar
claramente entre “empirismo” y “ciencia empírica”. Toda
ciencia no puramente formal es empírica… o no es
ciencia. Y es empírica en el doble sentido de tener como
objetivo el dar cuenta de hechos o fenómenos empíricos y
de someterse al test de la experiencia para justificar la
validez de sus asertos”(3)
El carácter empírico está dado por los trabajos de campo
en meteorología que García relata, ya que con el fin de
investigar prolongadas sequías en África, India y el Norte
de Brasil, de desastrosas consecuencias para esas
poblaciones, se creó un grupo interdisciplinario bajo su
dirección.
García comienza con buen tino, explicando lo que no es la
complejidad; el buen tino se refleja en que este uso de
“complejidad” –el de Edgar Morin- es el más popularizado
(4)
García afirma, en una frase muy piadosa para con el
filósofo francés: “El gran prestigio de Morin en su propio
campo no parece transferible a otros dominios”(5)
Luego califica muy adecuadamente a la postura de Morin
como oscurantista e injustificable frente al desarrollo de
la ciencia.
No ocurre así con su discípulo Jean Luis Le Moigne que,
en cambio, se inspira en los planteos clásicos de Von
Bertalanffy y menciona como autores de obras esenciales
de referencia a Piaget, Herbert Simon, Alexandre Koyré,
etc. A éste García le reprocha no dilucidar el sentido del
aporte de cada autor.
El Concepto de Sistema Complejo
Según García un sistema complejo es “una representación
de un recorte de la realidad compleja, conceptualizado
como una totalidad organizada (de ahí la denominación
de sistema)en la cual los elementos no son “separables” y
por lo tanto no pueden ser estudiados aisladamente”. Es
decir que los elementos de un sistema complejo son
“interdefinibles”…Los componentes de un sistema, como
García advirtió previamente son interdefinibles, es decir
que se determinan mutuamente. A su vez cada uno de
ellos, suele constituir también una unidad compleja, es
decir un subsistema.

Citas.
2 García, Rolando “Sistemas Complejos” Ed. Gedisa , 2006p.17 p40, p73 y p 76
3 García op.cit. p. 76
4Morin, sin embargo calificó al artículo de Hayek sobre sistemas complejos
como muy interesante en “La

11
Epistemología de la Complejidad” en Gazeta de Antropología nro. 20, 2004
5 García op.cit

En Rafael E. BeltraminoLos Sistemas Complejos. Las posiciones de Rolando


García y de Friedrich A. Hayek - UCEL
En:
http://www.econ.uba.ar/www/institutos/epistemologia/marco_archivos/ponen
cias/Actas%20XIII/Trabajos%20Episte/Beltramino_trabajo.pdf
Fecha del último acceso: 13/01/2014

4.3- Clasificación de los


sistemas: según su
relación con el entorno,
según su naturaleza,
según su origen y
según sus relaciones.
Cómo hemos visto, la Teoría General de Sistemas sostiene que
muchos, sino la totalidad, de los fenómenos y las existencias que
nos rodean pueden ser concebidos como sistemas. Sin embargo,
como hemos visto también, no todos los sistemas son iguales, es
por eso que deberíamos hacer, si más no sea, alguna clasificación
para diferenciar los tipos de sistemas con los que nos podemos
encontrar en la realidad.

Debemos advertir, no obstante, que la clasificación de un sistema al


igual que el análisis de los aspectos del mismo es un proceso
subjetivo; depende del individuo que lo hace, del fin que persiga y
de las circunstancias particulares en las cuales se desarrolla. De
acuerdo Mauricio Alba (1995), algunas de las clasificaciones de los
sistemas podrían llevarse a cabo son:

I. Según su relación con el medio ambiente:

12
• Sistemas abiertos: Sistema que intercambia materia,
energía o información con el ambiente. Cualquier organismo o ser
vivo es un ejemplo de este tipo de sistemas, ya que toma
elementos del ambiente y agrega elementos en el ambiente
permanentemente. Podemos pensar en una célula que intercambia
elementos con el organismo que la contiene. Por otro lado,
pensando en sistemas sociales una familia es un sistema que
intercambia elementos con la comunidad (entorno); si luego
tomamos la comunidad como un sistema veremos que también es
abierto porque interactúa, por ejemplo, con una nación (entorno) y
la nación, entendida a la vez como un sistema, también es un
sistema abierto ya que interactúa con el continente.

Actividad Nº 3. Enumera al menos cinco sistemas


abiertos:

• Sistemas cerrados: Son los sistemas que no intercambian materia,


energía o información con el ambiente. Un reloj por ejemplo
funciona siempre de la misma manera independientemente del
entorno en que funcione. Distinto es en los casos que
mencionábamos anteriormente. Si pensáramos en el universo
como un gran sistema podríamos considerarlo como un sistema
cerrado ya que todos los intercambios de energía y materia se dan

13
en su interior y no con el entorno, por lo menos hasta donde
conocemos actualmente.

II. Según su naturaleza:

• Sistemas concretos: Podemos decir que hay algunos


sistemas que están conformados por elementos físicos que
podemos tocar, ver u oír. Además están en algún lugar en el
espacio. Por ejemplo esta computadora con la que escribo está
aquí al frente mío, y tiene un teclado, un CPU y un monitor que
puedo romper y arreglar si se rompe porque es tangible. Para
buscar otro ejemplo, podemos decir que un organismo también es
un sistema concreto ya que está conformado por partes que son
perceptibles y se deterioran con la interacción del medio. Además
está en el espacio, en un lugar físico: “ese perro que está allí”, “el
canario que está en la jaula”, etc.

• Sistemas abstractos: Por otro lado, existen sistemas que no


podemos percibir con los sentidos y que no están en un lugar sino
que son sistemas simbólicos o conceptuales. Pensemos en nuestro
lenguaje, por ejemplo. Como habíamos dicho es un sistema que
tiene elementos que interactúan entre si y posee ciertas
propiedades. Pero, ¿dónde está nuestro lenguaje? Puedo decir que
este material, que también puede ser percibido como un sistema y

14
está escrito utilizando nuestro lenguaje, está aquí. Pero, ¿el
lenguaje? Ese sistema de símbolos y significados con el que nos
comunicamos parece ser algo abstracto que podemos graficar en
una hoja o concretarlo en sonidos con nuestra habla, pero en sí es
un sistema abstracto.

III. Según su origen:

• Sistemas naturales: Podríamos pensar en sistemas


generados sin la intervención de la mano del hombre como
cualquier eco-sistema. Un río, un bosque cualquier célula que
componga un ser vivo son sistemas que han llegado a conformarse
a través del paso del tiempo, producto de la evolución bilógica o la
erosión. Si consideramos esta clasificación, nuestro ejemplo del
sistema visual humano dejaría a los anteojos como un elemento
ajeno al sistema, pues no es un elemento natural mientras que los
demás sí lo son.

• Sistemas artificiales: Son los sistemas que han sido producidos o


construidos por el hombre y forman parte de la cultura humana.
Tal es el caso de un sistema de transporte en general o un tren o
avión en particular. Nuestro sistema político por ejemplo ha sido
construido a los largo de la historia al igual que nuestro sistema

15
económico. Todos estos casos pueden clasificarse como sistemas
artificiales.

Actividad Nº 4. Buscamos ejemplos:

Sistemas Naturales Sistemas Artificiales

IV. Según sus relaciones:

Como hemos dicho todo sistema está compuesto de


elementos y relaciones entre estos elementos, además de las
relaciones entre estas relaciones. De acuerdo a la forma en que
estas relaciones se produzcan podemos clasificar a los sistemas en:

• Sistemas simples: Son sistemas con pocos elementos y


relaciones entre ellos y fáciles de aislar. Por ejemplo un reloj puede
ser desarmado y armado nuevamente y seguirá siendo el mismo
sistema. Podemos describir el funcionamiento de tal engranaje y de
tal mecanismo independientemente del sistema y luego describir el
sistema como la suma de todas esas funciones. Esto significa que el
funcionamiento del sistema es lineal, podemos saber cómo
funcionó el reloj en la última media hora y sabemos que seguirá

16
funcionando por mucho tiempo más debido a que conocemos
como funcionan sus partes aisladamente y en conjunto.

• Sistemas complejos: Según Rolando García (2006, p.182) un


sistema complejo es “…un sistema en el cual los procesos que
determinan su funcionamiento son el resultado de la confluencia
de múltiples factores que interactúan de tal manera que el sistema
no es descomponible. Por lo tanto, ningún sistema complejo puede
ser descrito por la simple adición de estudios independientes sobre
cada uno de sus componentes”. Si, por ejemplo pensamos en el
cerebro, nos daremos cuenta que el funcionamiento de este
sistema no puede ser descripto por la suma de sus partes; podemos
saber cómo funcionan las neuronas y los axones pero no podemos
describir la características del conocimiento, del lenguaje, de las
emociones, etc. a partir de esos elementos. A diferencia del reloj
(que es un sistema simple) no podemos explicar cómo funciona
nuestro cerebro a partir de cómo funcionan las neuronas por
separado. Si pensamos en sistemas sociales complejos, tampoco
podemos hacerlo: la universidad, por ejemplo puede ser
considerada como la suma de los docentes, los alumnos, los
pizarrones, las computadoras, los textos y los estatutos. Si
tuviéramos todo eso por separado y tuviéramos que predecir cómo
va a ser la universidad que emergerá de la interacción de todos
esos elementos estaríamos en problemas, porque la universidad es
un sistema complejo cuyo funcionamiento está determinado por la
confluencia de todos esos elementos y no por la simple sumatoria
de los mismos. Al contrario del reloj no podremos saber —con
absoluta certeza— cómo funcionará esta universidad en los
próximos 20 años.

17
Como veremos más adelante toda organización es
considerada un sistema complejo.

4.4- Propiedades de
los sistemas.
Cada uno de los aspectos revisados anteriormente sobre un
sistema le da características que lo hace diferente de cualquier otra
entidad considerada en otras áreas del conocimiento. Las
propiedades atribuidas a los sistemas han generado el desarrollo
teórico y práctico de nuevas disciplinas, por esta razón es
importante introducir en esta parte de nuestro desarrollo lo que
tiene que ver con este tema.

 Propiedades emergentes

Hacíamos referencia anteriormente a la frase, ya popular, “el todo


es más que la suma de las partes”, esa puede ser una buena
síntesis de lo que se quiere decir generalmente cuando se habla de
“propiedades emergentes”. Si un sistema funciona como un todo,
entonces tiene propiedades distintas a las de las partes que lo
componen y que “emergen” en él cuando está en acción. Estas
propiedades no se encuentran si el sistema se divide en sus
componentes y se analiza cada uno de ellos por separado. Un tejido
biológico, pongamos por caso el muscular, tiene propiedades que
no tienen las células que lo componen, y un órgano compuesto por
este tejido, por ejemplo el corazón, tiene propiedades que no tiene
el tejido por sí mismo. Un auto cuenta con elementos como un
carburador y una serie de pistones, pero si ponemos estos
elementos sobre la ruta no se moverán, así el movimiento es una

18
propiedad que emerge cuando se organizan todos estos elementos
en un sistema.

El concepto de propiedad emergente está relacionado con la idea


de niveles de complejidad en los sistemas; las propiedades
emergentes son el resultado de la aplicación de restricciones
(pérdida de grados de libertad) a los elementos de un nivel inferior,
de manera que se establezca la conexión con el nivel siguiente de
complejidad en el sistema. Las células no pueden relacionarse de
cualquier forma para generar un tejido muscular, sólo si lo hace de
cierta manera este sistema tendrá alguna propiedad característica.

 Sinergia

Para explicar lo que decíamos recién se suele usar la palabra


“sinergia”, que tiene su origen en el griego: “syn” significa “con” y
“ergos” significa “trabajo”. La sinergia existe en un sistema cuando
la suma de las partes del mismo es diferente del todo, es decir,
cuando el estudio de una de las partes del sistema de manera
aislada no puede explicar o predecir la conducta de la totalidad.

Actividad Nº 5:

SINERGIAS EN EL DÍA DE LA TIERRA

GUSTAVO MANRIQUE S. economia@prensa.com

15/04/2012 - OPINIÓN

El domingo 22 de abril se celebra el Día de la Tierra, un hito anual muy especial,


considerando la importancia de crear conciencia común para la conservación de la
biodiversidad y otras preocupaciones ambientales para proteger el planeta.

La próxima semana será un período oportuno para profundizar en el acercamiento


multisectorial, que permita generar sinergias a favor de la humanidad y no un
proceso basado en agendas individuales que generan distancias entre las ONG,
los empresarios y el gobierno.

19
Por ello, estimo oportuno compartir nuevamente con usted, apreciado lector,
algunas reflexiones realizadas por Stephan Schmidheiny en su conferencia
titulada El Abordaje Empresarial del Desarrollo Sostenible, las cuales se
mantienen vigentes y que cada día cobran más valor.

Schmidheiny, un reconocido empresario y promotor de diversas iniciativas para


proteger el medio ambiente en Latinoamérica, destacó la importancia de
establecer vínculos con líderes de la sociedad civil y del sector empresarial con el
fin de promover el desarrollo sostenible.

La Tierra necesita aliados para su conservación. El poder y la sinergia que se


producen cuando organizaciones no gubernamentales (ONG), gobiernos,
empresarios y sociedad civil se unen con una visión compartida para lograr
objetivos comunes es incuantificable.

En su ponencia, este visionario comentó el avance de un ambicioso trabajo


titulado Formas de vida sostenibles: la conexión con los negocios en el que
plantea diversos casos en los cuales se demuestra que “existe una cantidad
creciente de empresas y líderes empresarios con la suficiente mentalidad social,
como para trabajar con las ONG. Y hay una cantidad creciente de gente en las
ONG con la suficiente mentalidad empresarial como para trabajar con esas
compañías. Menciono estas mentalidades porque el punto de conflicto en estas
asociaciones casi nunca es un tema tan obvio como los objetivos o los recursos.
Por lo general se trata de un abismo psicológico o cultural difícil de superar, una
profunda falta de interés y valoración de lo que piensa el otro. Los empresarios no
logran comprender las motivaciones y la cultura del exótico mundo de las ONG, y
en consecuencia, sienten desconfianza. Y las ONG sienten una visible sospecha
respecto de la motivación que guía a las empresas”.

Este vacío de confianza es uno de los peores enemigos de nuestro medio


ambiente y una de las mayores barreras para atender las necesidades de los más
pobres. Pero hay aspectos positivos que en Panamá tienen una gran relevancia.

Grupos organizados de la sociedad civil como Alianza Pro Ciudad o el Centro de


Incidencia Ambiental están aportando espacios para la reflexión ciudadana.
Creadores de opinión y consciencia como la Fundación Albatros Media, dirigida
por Alejandro Balaguer y George Hanily, los esfuerzos de Raisa Banfield por alzar
la voz para monitorear el buen desempeño de empresas y gobierno en temas
altamente sensibles, la Comisión de Medio Ambiente de la Apede; entre otros, son
eslabones fundamentales de una cadena de valor en torno al desarrollo
sostenible.

El rol activo de organizaciones como el Smithsonian, Mar Viva, Fundación Natura,


Ancón, TheNatureConservancy, Audubon, por sólo citar algunas, son la viva
expresión del amplio capital humano e intelectual que tiene Panamá, que unidos
en proyectos comunes con el sector privado y el Gobierno, aportarán sinergias
como el mejor regalo en el Día de la Tierra.

En La Prensa. Recuperado de http://goo.gl/GtsMx1Fecha del último


acceso: 09/01/2014

20
 Entropía
La palabra entropía viene del griego “entrope” que significa
“transformación” o “vuelta”. Es un proceso mediante el cual un
sistema tiende a consumirse, desorganizarse y morir. Se basa en la
segunda ley de la termodinámica que plantea que la pérdida de
energía en los sistemas aislados los lleva a la degradación,
degeneración, desintegración y desaparición. Para la TGS la
entropía se debe a la pérdida de información del sistema, que
provoca la ausencia de integración y comunicación de las partes.

Aunque la entropía ejerce principalmente su acción en sistemas


cerrados y aislados, afecta también a los sistemas abiertos; éstos
últimos tienen la capacidad de combatirla a partir de la importación
y exportación de flujos desde y hacia el ambiente, con este proceso
generan neguentropía (entropía negativa).

 Retroalimentación
Se conoce también con los nombre de “Retroacción”,
“Realimentación”, “Reinput” o “Feedback”. Es un mecanismo
mediante el cual la información sobre la salida del sistema se
vuelve a él convertida en una de sus entradas, esto se logra a través
de un mecanismo de comunicación de retorno, y tiene como fin
alterar de alguna manera el comportamiento del sistema. Otros la
consideran como un retorno de los efectos de una acción que
influye al sistema en el siguiente paso. Por ejemplo el calor que
nuestro cuerpo emite en la habitación donde nos encontramos
(salida) vuelve a nosotros cuando percibimos el cambio de
temperatura en la habitación (entrada)

 Homeostasis
El término proviene de las palabras griegas “homeos” que significa
“semejante” y “statis” que significa “situación”. La homeostasis es
el ensamble de regulaciones orgánicas que actúan para mantener
los estados estables de los organismos. En otros términos, es la
capacidad de los sistemas de mantener sus variables dentro de
ciertos límites frente a los estímulos cambiantes externos que
ejerce sobre ellos el medio ambiente, y que los fuerzan a adoptar
valores fuera de los límites de la normalidad. Es la tendencia del
sistema a mantener un equilibrio interno y dinámico mediante la
autorregulación o el autocontrol (utiliza dispositivos de
retroalimentación).

21
Actividad Nº 6:
A partir de la observación de la figura contigua y de la visualización
del video se solicita que elabores un glosario con los conceptos que
se ofrecen, considerando las características de los sistemas.

1- Figura

2- Video.

22
Recuperado de:
http://www.youtube.com/watch?v=W3JUMUA3dvM

(Encontrarás este enlace dentro de la carpeta Anexo Videos


de este módulo)

GLOSARIO
SISTEMA

INPUT

OUTPUT

ORGANIZACIÓN

ENTORNO

4.5- La organización
social como sistema.
Algunos autores y pensadores han planteado que la teoría de
sistemas es una herramienta muy poderosa para conocer, analizar
y predecir el funcionamiento de las organizaciones. Para muchos la
organización debe ser considerada como un sistema abierto, es
decir un sistema que intercambia materia, energía y/o información
con el entorno. Este sistema posee objetivos o funciones múltiples.

A su vez, la organización debe ser visualizada como una entidad


constituida de muchos subsistemas que están en interacción
dinámica unos con otros. El aporte que nos hace la TGS consiste en
la idea de que en cualquier sistema, los subsistemas que lo
componen son mutuamente dependientes, es decir que, un cambio
en uno de ellos, afectará a los demás.

Por otra parte, también debemos concebir a la organización como


un sistema que existe en un ambiente dinámico que comprende
otros sistemas. Por ejemplo el sistema político, económico, social.
Además, está ubicada en una ciudad determinada, que constituye
un sistema y se relaciona con otras organizaciones que también son

23
sistemas. Los múltiples eslabones entre la organización y su medio
ambiente hacen difícil definir las fronteras de cualquier
organización.

Esta concepción sistemática de las organizaciones no es algo


novedoso. Hace ya treinta años, dos autores llamados Daniel Katz y
Robert Kahn (1978), desarrollaron un modelo de organización más
amplio y complejo a través de la aplicación de la Teoría de Sistemas
y la Teoría de las Organizaciones.

Los autores mencionados, sostienen que las organizaciones son una


clase de sistemas sociales y, por lo tanto, son sistemas abiertos. Las
organizaciones comparten con todos los sistemas abiertos
propiedades como las que vimos anteriormente.

Los sistemas sociales, consisten en actividades estandarizadas de


una cantidad de individuos. Ellas son repetitivas, relativamente
duraderas y ligadas en el espacio y el tiempo. La estabilidad o
recurrencia de actividades existe en relación con la entrada de
energía en el sistema, en relación con la transformación de
energías dentro del sistema y en relación con el producto
resultante o salida de energía. Mantener dicha actividad, requiere
renovación constante de energía. Es lo conocido como entropía
negativa, según hemos visto.

Los sistemas sociales, al contrario de las demás estructuras básicas,


no tienen limitación de amplitud. Las organizaciones sociales están
vinculadas a un mundo concreto de seres humanos, recursos
materiales, fábricas y otros artefactos, aunque éstos no se
encuentren interactuando. El sistema social, es independiente de
cualquier parte física determinada, pudiendo aligerarla o
sustituirla. El sistema social es la estructuración de eventos o
acontecimientos y no la estructuración de partes físicas.

Los sistemas sociales necesitan entradas de producción y de


mantenimiento. Las entradas de mantenimiento son las
importaciones de energía que sustentan al sistema; las entradas de
producción son las importaciones de energía, procesadas para
proporcionar un resultado productivo. Supongamos que
consideremos el sistema productivo de una nación con un gran
sistema social, las entradas de mantenimiento será todo aquello
que el país importe de otros países (entorno) para poder seguir
funcionando y no decaer o diluirse, mientras que las entradas de
producción son aquellas que se necesitan para producir, para
obtener productos a partir del funcionamiento del sistema.

24
Los sistemas sociales tienen su naturaleza planeada, esto es, son
sistemas esencialmente inventados, creados por el hombre e
imperfectos. Presentan mayor variabilidad que los sistemas
biológicos. Los sistemas sociales necesitan fuerzas de control para
reducir la variabilidad e inestabilidad de las acciones humanas.

Las funciones, normas y valores son los principales componentes


del sistema social. Las funciones describen formas específicas de
comportamiento asociado a determinadas tareas. Las normas son
expectativas con carácter de exigencia, que alcanzan a todo lo que
le concierna al desempeño de una función, en un sistema o
subsistema. Los valores son las justificaciones y aspiraciones
ideológicas más generalizadas.

En una organización cualquiera cada uno de los individuos que la


compone tiene una función, pero es la función la que es un
componente del sistema, no el individuo. Si éste es reemplazado en
esa función el sistema permanece intacto en cambio si esa función
es reemplazada por otra, el sistema se modifica. A su vez, hay una
norma que dice que expectativa debe cumplir el individuo que
cumpla esa función y finalmente un grupo de valores que justifican
porqué es bueno que esa función sea realizada y sea realizada de
esa manera.

Actividad Nº 7:

Para leer y elaborar un resumen luego de una búsqueda


bibliográfica.

¿Qué es una visión holística de la sociedad humana?

Una visión holística es una actitud en que aquello que se pone en estudio es
visto como un conjunto de partes interdependientes entre sí y donde el
investigador debe tratar considerar la forma en que todas estas partes
trabajan y se afectan y condicionan mutuamente en forma simultánea. De
allí que se diga que la visión holística considera al fenómeno estudiado
como un todo. Lo contrario de la visión holística es la visión atomista,
donde las cosas se estudian parte por parte, aclarando cómo funciona cada
parte y cuál es su aporte al todo.

La visión holística[5] de la sociedad, es una posición filosófica acerca del


conocimiento y de la ciencia y es opuesta a la visión atomista (a partir de la
física newtoniana) que ve a la sociedad compuesta de partes --reales o
conceptuales-- completamente independientes unas de otras y en el que el
todo no es más que la suma de las partes.

25
Por ejemplo, estudiar una escuela desde la visión holista significa verla con
toda sus partes funcionando simultáneamente y preguntarse cómo es que eso
ocurre y qué resulta de ese sistema funcionando. En cambio en la visión
atomista, se estudiarán parte por parte de la escuela, aislándolas de la demás
partes --usualmente estudiando sus funciones-- para ver así sus resultados.

La visión holística asume que el todo es superior o diferente a las partes,


algo que nos viene del mundo de la física y la química desde comienzos de
siglo. Como dice Johansen, "...los fenómenos no sólo deben ser estudiados a
través de un enfoque reduccionista. También pueden ser vistos en su
totalidad. En otras palabras, existen fenómenos que sólo pueden ser
explicados tomando en cuenta el todo que los comprende y del que forman
parte a través de su interacción."[6]

-----------------------

[5] Holismo: (filosofía) Tendencia de la naturaleza a formar totalidades/todos que son más que la
suma de sus partes agrupadas en orden. (Holo: 1. prefijo= entero; todo. 2. Prefijo que entra a formar
muchos vocablos con la significación de totalidad, Holocausto, holoédrico, holopétalo) // “La
palabra holismo proviene del griego “holos”, cuyo significado es totalidad, globalidad, calidad de
entero, integridad. Tan importante como los constituyentes de un cuerpo (los átomos de un cuerpo
físico, los integrantes de un cuerpo social) es la configuración en que dichos componentes se
disponen”. Dr. Carlos Wernicke: “Abordaje holístico: qué es y qué no es...”, en EL FILÓSOFO
CALLEJERO, Abril 1995

[6] Oscar Johansen B., 1989, INTRODUCCION A LA TEORIA GENERAL DE SISTEMAS, Limusa,
México, Pág. 18

En Tomás Austin Milán Teoría de sistemas y sociedad Recuperado de

http://www.lapaginadelprofe.cl/sociologia/sistemas/sist.htm Fecha del último


acceso: 09/01/2014

1.- Haz una búsqueda en google académico y amplía las referencias sobre las
diferencias entre posturas atomistas y posturas holísticas.

2.- Elabora un resumen. Recuerda colocar las citas de las fuentes que has
consultado.

4.5.1- Propiedades de una


organización.
En definitiva, según este modelo, la organización debe pensarse
como un sistema abierto y como tal presenta las siguientes
propiedades:

26
Importación (entrada): la organización recibe insumos del
ambiente y necesita provisiones energéticas de otras instituciones,
personas o del medio. Ninguna estructura social es autosuficiente.

Transformación (procesamiento): los sistemas abiertos


transforman la energía disponible. La organización procesa y
transforma insumos en productos acabados, mano de obra,
servicios, etc.

Exportación (salidas): los sistemas abiertos exportan ciertos


productos hacia el medio ambiente.

Así, una organización puede ser vista como un sistema cíclico: el


funcionamiento de cualquier sistema consiste en ciclos repetitivos
de importación-transformación-exportación. La importación y
exportación son transacciones que envuelven al sistema en ciertos
sectores de su entorno inmediato, la transformación o
procesamiento es un proceso contenido dentro del propio sistema.
Una empresa, podríamos decir simplificando, recibe materia prima
y energía, la transforma y obtiene un producto que luego coloca en
el entorno.

Entropía negativa: por otro lado habíamos visto que los sistemas
tienden a consumirse o desorganizarse; en el caso de los sistemas
abiertos, para que esto no suceda es necesario incorporar
elementos del entorno permanentemente. Necesitan moverse para
detener el proceso entrópico y reabastecerse de energía
manteniendo indefinidamente su estructura organizacional. A
dicho proceso se le llama entropía negativa porque va en contra del
proceso de entropía definido anteriormente.

27
Homeostasis y entropía:

La homeostasis es la propiedad de un sistema que define su nivel


de respuesta y de adaptación al contexto.
Es el nivel de adaptación permanente del sistema o su tendencia a
la supervivencia dinámica. Los sistemas altamente homeostáticos
sufren transformaciones estructurales en igual medida que el
contexto sufre transformaciones, ambos actúan como
condicionantes del nivel de evolución.
La entropía de un sistema es el desgaste que el sistema presenta
por el transcurso del tiempo o por el funcionamiento del mismo. Los
sistemas altamente entrópicos tienden a desaparecer por el
desgaste generado por su proceso sistémico. Los mismos deben
tener rigurosos sistemas de control y mecanismos de revisión,
reelaboración y cambio permanente, para evitar su desaparición a
través del tiempo.
En un sistema cerrado la entropía siempre debe ser positiva. Sin
embargo en los sistemas abiertos biológicos o sociales, la entropía
puede ser reducida o mejor aun transformarse en entropía
negativa, es decir, un proceso de organización más completo y de
capacidad para transformar los recursos. Esto es posible porque en
los sistemas abiertos los recursos utilizados para reducir el proceso
de entropía se toman del medio externo. Asimismo, los sistemas
vivientes se mantienen en un estado estable y pueden evitar el
incremento de la entropía y aun desarrollarse hacia estados de
orden y de organización creciente.

En http://selajp.hypermart.net/Lecturas.html

Retroalimentación: si hacemos una comparación con cualquier


organismo, veremos que éstos reciben como insumos, materiales
conteniendo energía que se transforman por el trabajo hecho (en
otras palabras, comida). También reciben información,
proporcionando señales sobre el ambiente (información sensorial,
por ejemplo). La entrada de información permite al sistema
corregir sus desvíos de la línea correcta. También las
organizaciones reciben información del entorno que le permite
mejorar su actividad y dirigirse con mayor eficacia a sus objetivos,
es por eso que una organización no podría nunca concebirse como
un sistema cerrado. En cuanto a la materia, desde una consultora
que recibe insumos de librería hasta una empresa láctea que recibe
miles de litros de leche diariamente, toda organización intercambia
materia con el entorno.

Estado firme y homeostasis dinámica: los sistemas abiertos se


caracterizan por un estado firme, ya que existe un influjo continuo
de energía del exterior y una exportación continua de los productos
del sistema. La tendencia más simple del estado firme es la

28
homeostasis, pero su principio básico es la preservación del
carácter del sistema, es decir, un equilibrio casi-estacionario. Los
sistemas reaccionan al cambio o lo anticipan por intermedio del
crecimiento que asimila las nuevas entradas de energía en la
naturaleza de sus estructuras. La homeostasis es un mecanismo
regulador.

Diferenciación: la organización, como todo sistema abierto, tiende


a la diferenciación, o sea, a la multiplicación y elaboración de
funciones, lo que le trae también multiplicación de roles y
diferenciación interna.

Equifinalidad: los sistemas abiertos se caracterizan por el principio


de equifinalidad, esto es, un sistema puede alcanzar, por una
variedad de caminos, el mismo estado final, partiendo de
diferentes condiciones iniciales. Por ejemplo una organización
dedicada a proveer un servicio como Internet, puede hacerlo por
pedio de la línea telefónica, utilizando el servicio de televisión por
cable o la vía satelital. Según como se organice el sistema, los
elementos que incorpore y la manera que los haga interactuar
entre sí podemos obtener la misma finalidad (brindar servicio de
Internet) utilizando diferentes vías.

Límites o fronteras: como sistema abierto, la organización presenta


límites o fronteras, esto es, barreras entre el ambiente y el sistema.
Definen el campo de acción del sistema, así como su grado de
apertura. Existe por ejemplo una frontera entre una industria y la
ciudad en donde opera, por más que todo el tiempo estén
ingresando y egresando personas, materiales y energía. Quien
analice una industria como un sistema establece siempre donde
termina el sistema y donde comienza el entorno.

29
4.5.2- Cultura y clima
organizacional

Quizá si tuviéramos que distinguir a los sistemas sociales en general


y a las organizaciones en particular, de otros sistemas (como los
biológicos por ejemplo) deberíamos decir que toda organización
crea su propia cultura, con sus propios tabúes, costumbres y usos.
El clima o cultura del sistema refleja tanto las normas y valores del
sistema formal como su reinterpretación en el sistema informal, así
como las disputas internas y externas de los tipos de personas que
la organización atrae, de sus procesos de trabajo y distribución
física, de las modalidades de comunicación y del ejercicio de la
autoridad dentro del sistema. Dichos sentimientos y creencias
colectivos, se transmiten a los nuevos miembros del grupo.

Actividad Nº 8:

Hacemos lectura comprensiva:

1.- Lectura del texto

2.- Subrayado de ideas centrales

3.- Resumen

4.- Formulamos tres preguntas al texto, como por ejemplo:

a.-¿qué diferencia hay entre una cultura balcanizada y otra colaborativa?,


b.-¿por qué se denominará balcanizada?

c.- ………………………………………………………………………………….

d.-…………………………………………………………………………………..

e.- ………………………………………………………………………………….

LA CULTURA INSTITUCIONAL

Cultura balcanizada y cultura colaborativa

La institución escolar no suele tener una cultura única sino que, en el


interior de cada escuela se teje un entramado propio de acuerdo a las
características de los actores y de la institución. Esto se relaciona con su
pasado, su sistema de tradiciones; características de los objetivos

30
específicos que plantea la institución; características de su curiculumoculto
que favorece la configuración de determinadas redes de acciones, etc.

La cultura, entonces, es un espacio mediador entre la organización


estructural de una institución y los individuos que la conforman.

Es en el interior de esta cultura escolar donde se encuentran las distintas


culturas profesionales de la enseñanza, que pueden ser identificadas como
los supuestos cuerpos de conocimientos y creencias compartidas vigentes,
así como las formas de relación y articulación en el contexto organizativo y
laboral de las escuelas.

De acuerdo a cómo se establezcan las relaciones entre los individuos de la


institución, la relación que se establezca entre los medios con que cuenta y
los fines que persiguen, los factores que aglutinen a distintos miembros o,
por el contrario, aquellos que generen dispersión entre ellos es posible
identificar distintos tipos de culturas. En algunas el acento está puesto
más en las actividades que realizan grupos aislados de personas y en
otras se favorece un trabajo en conjunto, en pos de fines que se traducen
en mejoras para el trabajo docente y para la oferta educativa de la
institución en su totalidad.

Siguiendo las ideas de Andy Hargreaves (1996), pueden identificarse dos


estilos en cierto modo contrapuestos:

-Cultura escolar balcanizada

-Cultura escolar colaborativa

El modelo de la cultura balcanizada está representado por grupos de


individuos que poseen algunos elementos en común. Se concentran
generalmente en estructuras fijas y poco flexibles. Un factor importante que
ostentan los individuos que están inmersos en estos grupos se relacionan
con la demostración de posesión de determinado poder.

El factor de poder puede estar dado en el saber que los reúne, como por
ejemplo lo que sucede en las áreas departamentales en la escuela media,
donde ciertos cuerpos de disciplinas tienen más importancia o prestigio
que otras, o en aquellos casos en que el grupo se reúne en tanto “son los
más antiguos de la institución”, “los primeros maestros que tuvo la
escuela”.

Estas situaciones muchas veces sirven para resistir cambios o


innovaciones propulsados por otros miembros de la institución, invalidando
toda argumentación novedosa o distinta por el sólo hecho de provenir de
un grupo externo al dominante.

Un arraigo muy fuerte hacia lo dado y una escasa visión hacia


posibilidades de mejora, restringen el aprendizaje profesional y el cambio

31
educativo dentro de la comunidad de maestros o profesores. Circula la
idea de que “se está bien como se está y entre los que se está”. El escaso
deseo de cambio está directamente ligado con el temor a perder
determinado lugar de poder que se supone poseer.

La identidad que conforman estos grupos carece de una perspectiva


institucional. Configura una identidad fragmentada, que representa al grupo
en cuestión.

Por otro lado, pensar en un estilo de cultura colaborativa implica situarse


en una perspectiva más amplia, donde lo que prima es mirar a la institución
de manera compartida y entender que es un espacio de aprendizaje,
también para los adultos.

Así, a partir de las directrices institucionales, se organizan las distintas


actividades y tareas y se definen los grupos que se harán cargo de ellas.
La distribución de los recursos personales, es entonces flexible. Se
organizan los recursos en función de los logros que se quieren alcanzar.

De esta forma, la cultura que se manifiesta, está abierta a afrontar los


cambios que sean necesarios para el logro de los distintos objetivos y
posibilita la implementación de innovaciones. Se basa en la confianza que
los distintos miembros van logrando entre sí, de modo tal que se perciba
como natural el aprender de y con los demás. En el camino de la
profesionalización docente.

Recuperado de:

http://www.um.edu.ar/catedras/claroline/backends/download.php?url=L0lF
OC1MQV9DVUxUVVJBX0lOU1RJVFVDSU9OQUxfLV9BLkhhcmdyZWF2Z
XMuZG9j&cidReset=true&cidReq=FP002

Fecha del último acceso: 13/01/2014

4.5.3- Dinámica del sistema


Por otro lado, las organizaciones carecen de la estabilidad de los
sistemas biológicos por lo que deben recurrir a una multiplicación
de mecanismos. Así, crean estructuras de recompensas para
vincular a sus miembros al sistema, establecen normas y valores y
dispositivos de control. Cuando se usa el término “dinámica de
sistema” en las organizaciones sociales se hace referencia a la
manera particular y específica que ese sistema trabaja o desarrolla
su función. El sistema principal y los subsistemas que lo componen
hacen que se vuelve cada vez más ese sistema y no otro.

32
4.5.4- Eficacia organizacional
La eficiencia se refiere a cuánto de entrada de una organización
surge como producto y cuánto es absorbido por el sistema. Si la
eficacia consiste en alcanzar la finalidad que el sistema posee, la
eficiencia radica en alcanzar esa finalidad absorbiendo la menor
cantidad de la energía y la materia que ingresa y busca incrementos
a través de soluciones técnicas y económicas.

EFICIENCIA vs EFICACIA

Ambos términos son etimológicamente similares; su


significado en el diccionario de la academia es prácticamente idéntico,
pero hace tiempo que en las modernas escuelas de negocios se vienen
utilizando para definir dos diferentes comportamientos.

La EFICIENCIA es la habilidad para conseguir cosas con la


menor inversión posible de recursos. Se centra en el método, en el mejor
sistema y el tiempo más corto para hacer bien lo que se hace. Se centra
en como hacer las cosas.

La EFICACIA es la habilidad para alcanzar los objetivos que se


establecen con la menor inversión posible, a la vez que el uso inteligente
de recursos. Se centra en los resultados.

LA EFICIENCIA ES CONDICIÓN NECESARIA PERO NO


SUFICIENTE PARA LA EFICACIA.

Las CUATRO condiciones esenciales de la EFICACIA son:

· Llevar un control del transcurso del tiempo, y manejar el disponible


de forma sistemática.

· Enfocarse hacia los resultados y no hacia el trabajo. No preguntarse


¿qué trabajo tengo que hacer?. Sino ¿qué resultados se esperan de
mí?.

· Trabajar sobre lo prioritario, sobre lo que nos acerca a los objetivos y


en un orden de mayor a menor.

33
· Tomar decisiones basadas en la comparación de alternativas.

Recuperado de http://perso.wanadoo.es/valzam1/lbreficienciaeficacia.htm

4.5.5- Finalidad
Chiavenato (2000) señala que las organizaciones son un sistema de
actividades, que están coordinadas y tienen la finalidad de lograr un
objetivo en común; así mismo; afirma que existe organización a partir de la
interacción de 2 o más personas. Los principales requisitos para la
existencia de un sistema que sea efectivo son los siguientes:

• Hay personas capaces de comunicarse.


• Están dispuestas a actuar conjuntamente.
• Desean obtener un objetivo en común.

Según este mismo autor, una de las características de los sistemas


organizacionales, es la disposición de los integrantes a sacrificar el control
de su propio comportamiento para beneficiar la coordinación para alcanzar
el objetivo que los une. Esta razón es la que fundamenta la existencia de
roles y funciones dentro de las organizaciones; diferenciadas, pero
interrelacionadas.

4.5.6- Complejidad
Según Chiavenato (2000) las principales características de la complejidad
de un sistema son las siguientes:
• Complejidad: Referente a la estructura, diferenciación vertical y
horizontal existente entre las organizaciones.
• Anonimato: Referido al énfasis que se hace en las tareas u
operaciones más no en las personas. Lo importante es que la actividad ser
realice no quién la ejecuta.
• Rutinas estandarizadas: Procedimientos y canales de
comunicación.
• Estructuras personalizadas no oficiales: Propios de la estructura
informal.
• Tendencias a la especialización y la proliferación de funciones: el
objetivo es separar las líneas de autoridad formal de la competencia
profesional o técnica.

34
• Tamaño: número de personas y dependencias que conforman la
organización.

4.5.7- Concepción funcional del


hombre
La TS se basa en la Teoría del Hombre Funcional. El individuo desempeña
un papel dentro de la organización, interrelacionándose con los demás
individuos, como un sistema abierto. En sus acciones basadas en roles,
mantiene expectativas respecto al rol de los demás y envía a los demás sus
expectativas. Esa interacción altera o refuerza el papel. Las organizaciones
son sistemas de roles, en las cuales los individuos actúan como
transmisores de roles y organizadores.

Actividad Nº 9:

Etapa y duración de vida de los equipo

Los equipos son entidades que como todo ser vivo, evoluciona y se
desarrolla
Se han identificado 5 etapas y con los siguientes contenidos y
atributos:
1 Etapa de formación u orientación. Se caracteriza porque los
miembros del equipo comienzan a conocerse, y a pasar de un
conjunto de individuos a ser parte de un grupo.
2 Etapa de conflicto e insatisfacción: Cada miembro quiere imponer
sus objetivos y maneras de trabajar y resolver los conflictos y
problemas, lo cual genera un clima de confusión y tensión, con
choques por la definición de roles, ámbitos de influencia y Poder.
3 Etapa de organización o resolución: Se caracteriza por la definición
clara de los objetivos, así como de los roles y ámbitos de
competencia y poder de cada uno de los miembros, se estructuran

35
relaciones más sólidas basadas en los mutuos reconocimientos y
valoración de los aportes a los otros miembros.
4. Realización o producción: Se desarrolla identidad y espíritu de
cuerpo, las diferencias y los desacuerdos son aceptados, no
constituyendo obstáculos para avanzar.
5 Finalización o duelo: En general, las personas que han pertenecido
a un equipo y que continúan en diferentes áreas de la organización,
se convierten en excelentes facilitadores de las relaciones y flujos de
información entre sus respectivas áreas formados para un proyecto
específico, una vez terminado éste, deben disolverse.

Luego de ver esta referencia teórica, redacta una situación en


las que hayas vivenciado estas etapas en la vida del grupo.
Puede ser en lo laboral o en los grupos de estudio universitario.
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………

Extraído de http://joelmondra.blogspot.com.ar/2012/07/integracion-de-equipos-de-trabajo.html

Algunas consideraciones
finales.
El pensamiento sistémico es una estrategia epistemológica entre tantas
otras para conceptualizar la multiplicidad de fenómenos que nos rodean.
Estos fenómenos pueden ser naturales o sociales, pueden consistir en un
abanico tan grande que incorpore desde la evolución biológica de las
especies hasta el comportamiento de los mercados en una crisis, desde los
procesos cerebrales que provocan un sueño hasta los procesos políticos

36
por los cuales ciertas sociedades logran lo que era impensado lograr, o
destruyen lo que era impensado destruir.

Esta manera de pensar todo los que somos y lo que hacemos, individual o
socialmente, ha sido desarrollada y enriquecida a lo largo de la historia por
diferentes pensadores y científicos que han considerado que se puede
estudiar la noción de sistema para perfeccionarla y hacerla cada vez más
útil. Así, se han descubierto y propuesto propiedades, clasificaciones y
comportamientos con el fin de describir mejor los sistemas e identificar sus
aplicaciones.

Una de ellas ha sido el que se ha hecho sobre las organizaciones sociales de


cualquier tipo. Todo el arsenal de información que se tenía sobre los
sistemas ha sido descargado sobre las preguntas: qué es y cómo funciona
una organización.

Esperamos haber facilitado un panorama general de este proceso en el


presente módulo.

37
Bibliografía
Bertalanffy Von, L. Teoría General de los Sistemas. Editorial Fondo de Cultura
Económica. México. 1976.

García Rolando. Sistemas complejos. Conceptos, método y fundamentación


epistemológica de la investigación interdisciplinaria, Barcelona, Gedisa 2006

Pablo Guerrero Sánchez Los sistemas complejos y las ciencias sociales: un enfoque
organizacional. En http://goo.gl/ABVqdq

38