Sie sind auf Seite 1von 14

La criminalización de la acción política.

Campesinos e indígenas, los sujetos


del castigo en la disputa por el territorio y los bienes naturales.

Ana Katia Troncoso Muñoz1

1. El uso del delito de usurpación para criminalizar la defensa del territorio.

En los extensos territorios de la Argentina2, la realidad registral y posesoria es muy


distinta. Así, grandes dimensiones de tierra no incorporada a la producción intensiva, se
encuentra en posesión de familias campesinas y comunidades indígenas desde generaciones,
éstas desarrollan una producción y economía de pequeña escala, con respeto de la diversidad
y el ambiente. Muchos de estos campos son de uso comunitario, existen fuertes lazos de
solidaridad entre las familias para garantizar la subsistencia de todas. Por este motivo,
generalmente no están alambrados, ni fraccionados.

Frente al modelo extractivista impulsado por el neoliberalismo como nuevo arte de


gobernar, la lucha por la producción, aumento y reproducción de la vida campesina indígena
implica necesariamente la defensa del territorio. El conflicto y la lucha se da en el campo
material de la política: los cuerpos de la comunidad organizada frente a las topadoras del
agronegocio. La función ideológica del derecho en este momento opera en su máxima
expresión, dado que mediante el ocultamiento de otras formas de estar en la tierra que no sea
la propiedad privada, individual, exclusiva y perpetua se sostienen las relaciones de poder
que esta forma de concebir la apropiación de los bienes vino a consolidar con los códigos
liberales del siglo XIX.

Esta lucha puede desarrollarse en el ámbito judicial también. Ello ocurre


principalmente cuando frente al intento de despojo y criminalización de las comunidades que
defienden su territorio, estás deben ejercer la defensa penal y luego recurrir al particular
oculto en el universal (Alvarez, 2013), a ese espacio de disputa que otorga la posesión en el
Código Civil, ahora Código Civil y Comercial.

1 Universidad Nacional de Cuyo. Doctoranda en Universidad de Barcelona.


2 En la mayoría de las Provincias que no pertenecen a la región pampeana se presenta esta situación: Córdoba,
Santiago del Estero, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Jujuy, Salta, Tucumán, La Rioja, San Juan, San Luis, La
Pampa, Misiones, Corrientes, Chaco.
Específicamente a través del instituto de la posesión, se habilita la ruptura del sistema
hegemónico que entiende propietario a quien tiene un título de propiedad, quien alambra,
quien siembra, quien desmonta. Frente a estas visiones que dominan todos los ámbitos: el
imaginario de los operadores policiales, judiciales, administrativos y el propio sentido
común, de los medios de comunicación etc., se puede disputar judicialmente la defensa de la
vida campesina indígena utilizando la herramienta de la posesión sobre la propiedad, y la
prescripción adquisitiva, como señala José Luis Faria (Faria, 2009).

Cuando un territorio se disputa es porque en ese vasto campo comunitario que se


encontraba fuera de la frontera productiva capitalista se presenta una persona con algún papel
(escritura, cesión de derechos, acta de remate, declaratoria de herederos, etc.) que viene a
tomar posesión del campo adquirido. Así, esta persona, que en el imaginario social es dueño
porque tiene un papel, empieza a desmontar, o alambrar. Si encuentra resistencia de las
familias que allí viven y reproducen su vida, comienza a desarrollarse esa lucha entre la vida
campesina indígena y el agronegocio (en sus diversas expresiones y escalas).

El primer momento la lucha es cuerpo a cuerpo, las familias, la comunidad organizada


resiste el ingreso de las topadoras, de los alambradores, y realizan las denuncias penales por
usurpación. A la par, el titular registral o portador de un título también realiza denuncias
penales en comisarías. El primer momento en que el derecho de propiedad liberal cumple su
función ideológica es éste, la policía pide papeles para recibir las denuncias, cuando la
posesión es un hecho que los Códigos Civil y Penal protegen. Todo lo contrario, al foráneo
que se presenta con papeles se le recibe la denuncia.

Los titulares registrales, o adquirentes de algún derecho sobre inmuebles rurales que
no detentan la posesión, buscan obtenerla principalmente a través de la vía penal, evitando
de este modo iniciar una acción reivindicatoria o de desalojo. En muchos códigos procesales
provinciales se habilita el desalojo como medida precautoria para el cese de los efectos del
delito.

El tipo penal de usurpación se encuentra legislado en el art. 181 del C.P. y establece
que será reprimido con prisión de seis meses a tres años:

1º el que, por violencia, amenazas, engaños, abusos de confianza o clandestinidad despojare a otro, total
o parcialmente, de la posesión o tenencia de un inmueble o del ejercicio de un derecho real constituido
sobre él, sea que el despojo se produzca invadiendo el inmueble, manteniéndose en él o expulsando a
los ocupantes;
2º el que, para apoderarse de todo o parte de un inmueble, destruyere o alterare los términos o límites
del mismo;
3º el que, con violencias o amenazas, turbare la posesión o tenencia de un inmueble.

El Proyecto de nuevo Código Penal impulsado por el gobierno de Cambiemos aumenta


el máximo de la pena de prisión a 4 años, e incorpora un agravante: cuando el inmueble
usurpado sea un Parque Nacional. Ello debe leerse en el marco de los diversos conflictos
territoriales de los últimos años, principalmente entre comunidades indígenas y la
administración de Parques. El caso paradigmático fue el asesinato de Rafael Nahuel en el
Lago Mascardi, Parque Nacional Nahuel Huapi.

Contrariamente a lo que señalan la mayoría de los autores de la doctrina penal


(Boumpadre, 2013, págs. 526-527; Villar, 1999, págs. 25-26; Rubianes & Rojas Perellano,
1960, pág. 586) y también la jurisprudencia respecto de que el bien tutelado por este tipo
penal es la posesión misma y no el derecho de dominio, ni el derecho a la posesión, los
operadores judiciales suelen favorecer las pretensiones de los titulares de dominio y limitan
el ejercicio de la defensa corporal promoviendo la persecución penal por el delito de
usurpación a quienes materialmente están en los campos. Es decir, la primera respuesta del
sistema de administración de justicia en los conflictos territoriales que involucran a
comunidades indígenas3 o campesinas, la constituye el poder punitivo del estado a través del
delito de usurpación.

Esta situación se reitera en todo el país y fue denunciada a diversos organismos


internacionales de Derechos Humanos por ONGs por ejemplo al Comité de Derechos
Humanos de Naciones Unidas ONU (MNCI, CELS, ANDHES, & Alimentaria, 2018), y al

3 Por ejemplo: causa N°58/16 Canido Orlando c/ Raúl Lela y otros s/usurpación, Juzgado del Crimen de
Primera Nominación de Santiago del Estero; causa N° 20693/P2-58168/12, caratulada Fiscal c/Ramírez Ángela,
Ortíz Daniel y Ortiz, Miguel por usurpación tramita ante el 1° Juzgado Correccional de la Segunda
Circunscripción Judicial de Mendoza; Corrientes Isla San Martín: Comunidad Guarani “Kaavity”; expte.
672/2011, Fs. c/Díaz, Félix p/delito de usurpación, Juzgado de Instrucción y Correccional N° 2, Clorinda, 2°
Circunscripción Judicial, Formosa. Legajo n° 2867/2017 Pereyra Domingo, Romero Ramón, Carrizo Mónica
s.d Usurpación E.P.Barbieri. Unidad de Investigación y Litigación. Circunscripción Capital.
En la zona de Miraflores, Departamento General Güemes de la Provincia de Chaco existen al menos 26 causas
de usurpación, repartidas en dos fiscalías correccionales (Las usurpaciones de Miraflores, grave precedente para
la provincia, 2018).
Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos (UPC, EdPAC,
GCCT, GIDHS, 2009; MNCI-Via Campesina, 2012).

El Ministerio Público Fiscal como órgano autónomo4, persigue constantemente a las


comunidades campesinas e indígenas cuando éstas defienden su territorio. La imputación y
procesamiento por el delito de usurpación, rara vez finaliza con una condena. En la mayoría
de los casos los miembros de comunidades campesinas son sobreseídos por prescripción o
archivo por atipicidad5, en instancias de alzada6 o absueltos en el juicio oral7. Todo lo
contrario, frente a las denuncias de las comunidades, los fiscales no toman medidas de
protección, no ordenan que paren con los desmontes ni los alambrados. Esto provoca que la
conflictividad se incremente.

Las estrategias de defensa son diversas. Sin embargo, sin la lucha corporal y territorial
aun frente a la criminalización, a los daños, a las amenazas, las comunidades habrían perdido
la tierra. Aquí radica la lucha política por la producción, la reproducción y aumento de la vida

4 Desde la reforma de 1994. Estas reformas judiciales, muchas de ellas incorporadas en las Constituciones
nacionales, fueron promovidas por el Banco Mundial, la USAID y Estados Unidos con el objeto de fortalecer
la institucionalidad de los países lationamericanos post- dictaduras militares, y de este modo, construir poderes
judiciales capaces de garantizar la seguridad jurídica del capital trasnacional, así como generar condiciones de
posibilidad para la judicialización de la política, y su expresión reciente el lawfare.
5 Por ejemplo: Mendoza: 2° Circunscripción Judicial 71942/5 Fs. c/Villegas Roberto, Villegas Ariel, Villegas
Julio, y Rojas Antonio p/delito de usurpación. 2°Fiscalía Correccional; 932/8 Fs. c/ Villegas, Luis, Villegas
Roberto, Villegas Ariel, Villegas Julio, Arenas Aliberto, Mansilla Matías, Rojas Antonio, Rodríguez Elena, y
ot. p/ usurpación p/ despojo, 2° Fiscalía Penal de Menores; 1° Circunscripción Judicial: 82658/16 Fs. c/Suarez
Horacio p/turbación de la posesión; 52.774/08 Fs. c/Quintero José Doril p/usurpación. 6° Fiscalía
Correccional; 80.359/08 Fs. c/ Quintero, José Doril, Montón Diego, Guisasola Amalia p/turbación de la
posesión; 3° Circunscripción: 135126/12 y 156248/12 Fs. c/Quintero Mario y otros p/delito de usurpación.
Juzgado Federal de Dolores, FMP 20.727/2017 Fs. s/usurpación.
6 Por ejemplo: Mendoza: 1° Circunscripción Judicial de Mendoza: 28360/14 Fs. c/Sarmiento Pablo, Sarmiento
González Luis Facundo, Maturano Emilio, Bordón Ernesto, Sarmiento Víctor, Sarmiento Pablo Emilio,
Quiroga Marcelo, y otros p/delito de turbación de la posesión en concurso ideal con amenazas coactivas
agravadas por el uso de arma, en concurso real con daño. Fiscalía de delitos especiales; 15500/16 Fs. c/ Flores
Beatriz p/usurpación, Fiscalía de Instrucción N°33, 4° Circunscripción Judicial: 12341/16 Fs. c/Castillo
Patricio, Castillo Dante y otro p/usurpación, Fiscalía Correccional de Tunuyán, 61.366/08 Fs. c/ Jiménez
Ruperto y Ordenes Raúl p/usurpación de aguas, 1° Fiscalía Correccional de Tunuyán.
7 Por ejemplo: expediente. N°2005/12, Denuncia penal formulada por el Sr. Carlos Rene Bustamante con el
patrocinio letrado del Dr. Fernando Daniel Barconte Ramos. Troncados en Paez, Rodolfo Gustavo p.s.a.
Usurpación, Tribunal 2 de San Salvador de Jujuy. Expte. Letra A n° 09/2005 Arévalo, Graciela del Valle;
Cuevas Navarrete, Prudencia Ricardo; Farias, Clara Maria; Faras, Roque Teótimo; Fernández, Ramón
Nicolás; Fernández, Santos Ernesto; Silva, Tomás Cornelio; Silva, Marta Ugina pss.aa. Usurpación. Cámara
en lo Criminal de Cruz del Eje, Provincia de Córdoba. Expte. n° 530096, Ramírez Orlando Sebastián, Rojas
Miguel Francisco p/usurpación. Resolución 24/2015. Cámara Criminal C. y C. Familia y Trabajo S1. Deán
Funes. Provincia de Córdoba.
en toda su dimensión: el agronegocio, las topadoras versus la vida campesina indígena.

Sobreseimiento por prescripción frente a la denuncia pública.

En el caso de la Comunidad Los Leones, los miembros de la comunidad fueron


imputados, indagados y procesados en 3 causas, dos por usurpación y una por daño agravado.
La Fiscalía ordenó un rodeo judicial en plena feria judicial de enero. Los domicilios de los
miembros de la comunidad procesados fueron allanados por la fuerza pública en el marco de
una denuncia por daño.

En las tres causas fueron sobreseídos por prescripción de la acción penal luego de una
marcha hacia tribunales y una denuncia de la actuación del fiscal ante la Suprema Corte de
Justicia de Mendoza. En esta primera marcha hacia los Tribunales realizada en San Rafael
del 03 de abril de 2008, con la presencia de más de 300 campesinos, las familias colocaron
un alambrado en el ingreso al edificio para que sepan lo que significa que les alambren su
casa y presentaron un escrito a las autoridades administrativas de la Corte (Mendoza, San
Rafael: Marcha campesina contra los desalojos y la protesta del campo, 2008; Popular, 2008).

Como señala Gabriel Liceaga, la acción política de alambrar el tribunal significaba


invertir simbólicamente los lugares de enunciación y de poder que les establecía el Poder
Judicial y económico de los abogados (Liceaga, 2017).

Las dos denuncias que realizó la comunidad fueron caratuladas como av. de hecho y
nunca se citó a dar explicaciones a los tres empresarios, abogados de la ciudad de San Rafael,
Provincia de Mendoza8. A los efectos de reconducir el conflicto que se mantenía en el
territorio, pero con una permanencia de la comunidad en el campo, la comunidad inició una
acción policial de despojo. Esta causa detuvo el intento de los empresarios abogados de
alambrar el campo, así como la criminalización de los campesinos.

Absoluciones en etapa de debate o superiores.

En el caso del Chacho, un campo comunitario de la Provincia de Córdoba, cuya


posesión comunitaria fue reconocida en sede civil (Arevalo, Graciela del Valle y otros. c/

8En los siguientes expedientes: n° 102.660 denuncia de Félix Rojas Cisterna, caratula Fs. Av. Hecho.
Zavattieri Vicente, Caro, Ricardo y Montini, Alberto, 1° Fiscalía Correccional (archivada), y n°72.098
denuncia de Ariel Villegas; Fiscal en Av. Hecho Denunciados Zavattieri Vicente, Caro, Ricardo y Montini,
Alberto, 2° Segunda Fiscalía Correccional (archivada).
J.Renar y otros. p/acción posesoria, 2011), la defensa de la posesión ejercida por la
comunidad y la organización APENOC MCC a través del cambio de candados de la tranquera
fue criminalizada y elevada a juicio. En el debate oral realizado ante la Cámara en lo Criminal
de Cruz del Eje, Provincia de Córdoba fueron condenados nueve campesinos aun cuando
existía gran cantidad de prueba que acreditaba la posesión de las familias y el Fiscal de juicio
no acusó. A pedido de la querella la Cámara los condenó.

El Tribunal Superior de Justicia de la Provincia de Córdoba en el marco del recurso de


casación interpuesto por la comunidad absolvió a sus miembros por el beneficio de la duda
(Arevalo, Graciela del Valle; Cuevas Navarrete, Prudencia Ricardo; Farías, Clara María;
Farías, Roque Teótimo; Fernández, Ramón Nicolás; Fernández, Santos Ernesto; Silva, Tomás
Corneliio; Silva, Marta Ugina pss.a..Usurpación, 2005).

Otro ejemplo, es el que involucra a Rodolfo Páez, de la Organización Tierra Fértil


Palma Sola MNCI Jujuy. En septiembre del año 2011 el encargado de la finca la Jujeña (finca
Agro-ganadera El Mistol) René Bustamente denunció penalmente que Páez estaba colocando
postes para realizar un alambrado. La policía se hizo presente con el encargado y detuvo los
trabajos que estaban realizando dos personas contratadas por Páez. Este fue citado a
indagatoria por el delito de turbación de la posesión.

Luego de dos incomparecencias Páez fue detenido en julio del año 2014, lo indagaron
y procesaron el mismo día, ordenando el desalojo precautorio en el mismo resolutivo todo
ello en el marco del expediente expte. n º 16.671/11 del Juzgado de Instrucción en lo Penal
Nº 5, Stría. Nº 10. La resolución fue apelada y se solicitó la suspensión de la medida. Luego
de varias ideas y vueltas recursivas, se logró suspender el desalojo en aplicación de la Ley de
Agricultura Familiar n° 27.118 sancionada en el medio del conflicto.

En el año 2019 se realizó el juicio oral ante el Tribunal 2 de San Salvador de Jujuy por
el delito de turbación de la posesión. El Fiscal de juicio reconoció la posesión sobre la zona
de casa y corrales, pero excluye el campo abierto que Páez utiliza para alimentar a sus
animales, por este motivo, solicitó pena de prisión en suspenso para Paez (Páez, Rodolfo
Gustavo, usurpación. Vinalito”, ex expediente n °2005/12, “Denuncia penal formulada por
el Sr. Carlos Rene Bustamante con el patrocinio letrado del Dr. Fernando Daniel Barconte
Ramos. Troncados en Páez, Rodolfo Gustavo p.s.a. Usurpación”, 2018).
Luego del debate y de diversos elementos de prueba, entre ellos, informes
antropológicos, de la Secretaría de Agricultura Familiar, testimonio de vecinos, policías,
jueces de paz, perito y funcionarios, se absolvió a Páez reconociendo su posesión y
delimitando el tipo penal.

Oposición de elevación a juicio.

Un caso de mayor complejidad lo constituye el gran conflicto territorial en la zona que


coincide con el antiguamente denominado Campo El Quemado. Allí viven, trabajan y ejercen
actos posesorios numerosas familias campesinas, divididas en distintas comunidades.

El Campo El Quemado abarca una gran extensión norte–sur ubicándose mayormente


al oeste de la ruta 40 en la zona de Jocolí, Lavalle, Provincia de Mendoza. Existen zonas
socio territoriales con características diferenciales, socio-productivas en función de las
posibilidades de acceso al recurso hídrico. Ellas, a la vez conforman una unidad en el uso
comunitario del pastoreo por todos los poseedores. Aquí podemos destacar la organización
comunitaria que tienen las familias que se fueron asentando en el lugar y que son poseedores
de la tierra hace generaciones.

En este vasto territorio la conflictividad es recurrente, ya que es un campo de grandes


dimensiones y el último plano catastral data de 1912 que, a la vez, no se corresponde con
ninguno de los títulos de propiedad de quienes invocan derechos sobre el mismo. En el marco
de la causa n º 1.541 caratulada Agropecuaria ELAIA S. A., C/ Sarmiento Pablo E. p/
Sumario, en el cual la empresa destruyó el puesto El Saucecito, el perito designado realizó
un informe en el cual se analizó la conflictividad registral y catastral de la zona.

En el marco del conflicto contra ELAIA, se imputó y procesó por usurpación a las
familias campesinas en el expediente P-44.732/11, caratulados Fs. c/ Sarmiento Jofré,
Sarmiento González p/ Usurpación de Inmuebles (art. 181). Luego, el Juez de Garantías
sobreseyó a los campesinos por inexistencia de delito. Recientemente se confirmó el
sobreseimiento por prescripción en una nueva audiencia. Todo lo contrario, en una de las
causas por privación de la libertad y lesiones con balas de goma por parte de personal policial
a los miembros de la comunidad (hecho ocurrido en el medio del campo el 19 de febrero de
2016), el Fiscal archivó las actuaciones aun cuando existía un gran cúmulo de pruebas, y se
había constituido una querella.
Para evidenciar cómo la justicia penal persigue selectivamente a las familias
campesinas, podemos observar en otro conflicto sobre ese mismo territorio, el caso Texone
S.A. en que actuaba un ex comisario de la zona, Pablo Sarmiento realizó incontables
denuncias9 con una nula respuesta del Poder Judicial. Ello provocó que el conflicto se
incrementara. El excomisario ingresó rompiendo una tranquera para colocar casillas de
vigilancia. Luego, a 8 km de ese lugar ingresaron e instalaron una segunda casilla. Al tomar
conocimiento los campesinos realizaron la denuncia correspondiente. Sin embargo, el
excomisario intentó introducir una tercera casilla, destruyendo alambrados y volteando
algarrobos, lo que no pudo concretar por la acción de defensa de la comunidad. La policía
igualmente se hizo presente y debieron retirarse, sin embargo, el apoderado de Texone S.A.
ingresó nuevamente con la tercera casilla.

El día 15 de marzo de 2014 la comunidad organizada decidió retirar las tres casillas del
campo en una jornada de lucha que inició a las 07 am. En esta oportunidad, sí se hicieron
presentes los abogados, la policía y la Fiscal de las Heras. Nueve campesinos fueron
indagados y elevados a juicio por el delito de turbación de la posesión, daño agravado y
amenazas (Fs. c/ Sarmiento, Paulo, Sarmiento Luis, Sarmiento Marta, Sarmiento Pablo,
Quiroga Marcelino, Suárez Horacio, Maturana Emilio, y Bordón Ernesto p/turbación de la
posesión, daño agravado y amenazas., 2017).

Así, la comunidad realizó una acción política de recuperación del territorio. El equipo
jurídico presentó la oposición de la elevación a juicio fundado en su carácter de poseedores
y señalaron la inexistencia de delito por atipicidad. El Juez de Garantías consideró la posesión
de la comunidad y los sobreseyó. La querella apeló, y en la instancia de revisión se mantuvo
el sobreseimiento por el delito de turbación de la posesión y se mantuvo el procesamiento
por los daños. Actualmente se ha celebrado una suspensión de juicio a prueba.

Para mostrar la conflictividad territorial y la selectividad penal de los ministerios


públicos fiscales que criminaliza a las comunidades campesinas basta con observar la enorme

9 El 30 de diciembre de 2013 denunció que Rivas había sido visto cortando alambrado y sustrayendo los palos
en su camioneta, esto dio lugar al expediente n ° 132074/13. Hechos similares fueron denunciados el 14 de
febrero de 2014, formando los autos n ° 16978/14. En estas causas Rivas se encuentra imputado. En el resto no
se tomó ninguna decisión: P-15302/14, P-16978/14, P-65328/13, P-27541/14, P-7966/14, P-383/14, P-
12847/14, P-15304/14, P-132075/13, P- 122331/13, P- 188/13, P- 127.787/13, P 122.331/13, P 126069/13.
lista de causas que tramitaban respecto de ese campo en la Fiscalía de Delitos Complejos al
20 de abril de 201610.De todas ellas, sólo fue elevada a juicio la causa de las casillas aun
cuando Texone S.A. no tiene ni tenía posesión (que intentó tomar por la fuerza) y tampoco
posee un título registrado que coincida con un plano. Sólo cuenta con cesión de derechos en
una quiebra que tramita en otra jurisdicción.

2. Frente a la criminalización, el habeas corpus preventivo como garantía para el ejercicio


de la defensa material de la posesión.
La defensa material de la posesión se ejerce cuerpo a cuerpo, deteniendo topadoras,
expulsando a alambradores, colocándose delante del poste para que no se pueda continuar
alambrando, y miles de formas que se van desarrollando en la práctica concreta de los
movimientos.
En un caso ocurrido en Jocolí, Lavalle (Campesinos de Lavalle denuncian que un
grupo armado los obliga a abandonar su tierra, 2017) se tomó conocimiento del remate de un
campo cuando fueron a tomar posesión de él. La comunidad organizada intento impedir el
desmonte que empezaron a realizar mediante incendios en horas nocturnas y el uso de
topadoras. A pesar de la oposición, de las denuncias policiales11, de la presentación judicial
en sede civil de una tercería de mejor derecho y nulidad del remate y la denuncia en la
Dirección de Recursos Naturales (los funcionarios fueron a secuestrar los elementos y la

10 P-28360/14 FI n °16, 18008/16 y autos n ° P-17904/16 FI16, están acumuladas y unidas por cuerda a los
autos P- 28.360/14 caratulados Fs. c/Sarmiento Paulo, Sarmiento Luis, Sarmiento Marta, Sarmiento Pablo,
Marcelino Venancio Quiroga, Horacio Suárez, Emilio Maturana y Ernesto Bordón p/turbación de la posesión
en concurso ideal con amenazas coactivas agravadas por el uso de arma (dos hechos); P-101775/14 caratulado
robo simple; P-119687/14 Av. Hecho; P- 123752/15 caratulados Av. Usurpación; P-132075/13 caratulados
Fiscal c/Ceferino Rivas p/robo calificado, P-16978/14 caratulados Fs. c/ Ceferino Rivas p/robo calificado; P-
15302/14 caratulado NN p/av. hecho; P- 93745/13 caratulado Fs. c/ NN p/apremios, P- 76818/15, caratulado
Fs. c/NN p/av. Hecho; P12847/14 caratulado Fiscal c/NN p av./usurpación; P120649/13 caratulado Fs. s/av.
usurpación; P4525/14 caratulado Fs. c/NN p/av. Hecho, P114469/14 caratulado Fs. c/NN p/av. hecho, P
132696/15 Fs. c/ NN p/av. Hecho; P 11878/14 caratulado Fs. c/NN p/av. hecho; P 27541/14 caratulado Fs.
c/NN p /av. hecho; P-33093/14 caratulado Fs. c/No av. Hecho; P 99829/14 caratulado Fiscal c/NN p/av. Hecho,
P104177/13 caratulado Fs. c/NN p av./usurpación; P120657/13, caratulado Fs. c/NN p av./usurpación; P
77727/15 caratulado Fs. c/NN p/av. hecho; P10790/16 caratulado Fs. c/NN p/usurpación; P-10689 caratulado
Fs. c/NN p/ Av. Hecho; P-7604/16 caratulado Fs. c/NN p av./usurpación; P-135326/15 caratulado Fs. c/NN p/
av./usurpación; P- 18004/16 caratulado Fs. c/NN p/encubrimiento; P-17996/16 caratulado Fs. C/NN p/ av.
lesiones leves dolosas; P-18242/16 caratulado Fs. c/NN p/ av./amenazas simples; P-20891/16 caratulado Fs.
c/NN p/Estafa Genérica (contra los abogados de la UST); P- 13852/16 caratulado Fs. c/NN p/robo simple.
11 Por ejemplo en los expediente n ° 53.025/08 denuncia formulada por Quintero José “Fs. c/N.N.”; expediente
n ° 53695/08 denunciante Quintero José Fs. c/Pablo Maguat, Carlos Ferreyra p/amenazas se dicta falta de
mérito; expediente n ° 60.343/08 denuncia Quintero José a Pablo Maguat se dicta falta de mérito; expediente
n ° 53.436/08 Fs. s/Av. Delito. Todas las causas tramitaron ante la 6ta Fiscalía Correccional.
policía no lo permitió) siguió la hostilidad y violencia, utilizando para ello a un expolicía
quien se presentaba portando un cuchillo. Finalmente, personal de Recursos Naturales de la
Policía Rural hizo retirar del campo el tractor que estaban utilizando para desmontar y
notificó a los empleados que no podían seguir quemando y desmontando (expediente n °
3291-Q-08- 03873-N).
En la defensa de la posesión realizada por la comunidad fueron denunciados12y
tramitaron diversas causas. Un día (07/10/08) el campesino junto a otros miembros de la
UST-MNCI estaba impidiendo que los alambradores terminaran de cerrar el campo
colocándose frente a los postes para que no pudieran pintarlos, fueron detenidos él y dos
miembros más de la organización por un período de 10 horas aproximadamente13. De este
modo, se limitó su capacidad de defensa de la posesión y el ejercicio de la legítima defensa
que prevé el artículo 2470.
Frente a las detenciones realizadas, el 27/10/08 el movimiento interpuso acción de
Habeas Corpus preventivo contra las Fiscalía Correccional que según dichos de la Policía
había ordenado la detención, pero también contra el personal policial del destacamento
policial de Jocolí. El fundamento fue el temor fundado de ser nuevamente detenido por la
policía local como mecanismo para limitar el ejercicio de sus derechos de legítima defensa
de la posesión. La primera presentación fue rechazada por el 4° Juzgado de Garantías de la
Primer Circunscripción Judicial de Mendoza. El fundamento fue que no encontraban los
expedientes y desde la Fiscalía se informó que no existía orden de detención en contra de Q.,
ni verbal ni escrita (Habeas corpus preventivo a favor de Quintero, José D., 2008).
Se interpuso nuevamente acción de Habeas Corpus el 22/12/2008 sosteniendo lo
grave de la situación, dado que los expedientes se habían extraviado, y la Fiscalía negaba
haber dado la orden de detención. Por su parte, la Policía se excusa afirmando que actuó por
órdenes de ella. En esta segunda oportunidad, el 2° Juzgado de Garantía, el 30/12/08 hace
lugar a la acción de habeas corpus (Habeas corpus preventivo a favor de Quintero, José D.,

12 Causas que tramitaron contra el poseedor: expedientes n ° 52.774/08 caratulado Fs. c/Quintero José Doril
p/usurpación, expediente n ° 80.359/08 caratulado Fs. c/ Quintero, José Doril, Montón Diego, Guisasola
Amalia p/turbación de la posesión. Todos ante la Sexta Fiscalía Correccional de la Primera Circunscripción
Judicial.
13 En este expediente fueron todos indagados en sede Fiscal, fueron obtenidos sus datos personales y
antecedentes. Luego de diversas prorrogas de la instrucción se sobreseyó definitivamente a los tres imputados
en febrero de 2010.
2008).
De este modo, la acción de Habeas Corpus, garantía constitucional que protege la
libertad ambulatoria, se utilizó como herramienta para sostener la lucha cuerpo a cuerpo que
se realiza en la defensa material de la posesión.

3. Conclusiones:
De la casuística desarrollada observamos cómo funciona el poder punitivo del estado,
siempre selectivo, en los conflictos territoriales. Dimos cuenta de cómo se criminaliza
mediante un uso ideológico del delito de usurpación a las comunidades campesinas e
indígenas que defienden sus territorios. Y como correlato, ninguna causa avanza contra los
empresarios que mediante la fuerza buscan obtener la posesión que no tienen.

Aquéllo que desconoce constantemente el Ministerio Público Fiscal, luego en etapas


de debate o superiores es reconocido. La acción legítima que se tipifica penalmente, esto es,
la defensa de la vida campesina indígena mediante la defensa de la posesión del territorio es
incorporada al plano de la legalidad cuando son absueltos los campesinos y campesinas. Ello,
no hace más que confirmar la estructura del C.P. en la materia, y que, por la visión
hegemónica e ideológica de la propiedad privada, de la tenencia de títulos de propiedad, es
soslayada por los funcionarios policiales y judiciales que actúan en los distintos conflictos.

La funcionalidad del sistema punitivo del estado para mantener las relaciones de poder
y la propiedad privada empresarial en detrimento de las familias campesinas e indígenas es
evidente. Y sólo la resistencia política, las acciones de publicidad y defensa, articuladas con
las estrategias jurídicas obtienen resultados en instancias superiores.

Como refiere Faria, la disputa política luego de hechos consumados que se presenta en
el ámbito judicial girará en torno de los postulados y respecto de los procedimientos formales
que aplican los códigos civiles y penales, por medio de los cuales se ganan o pierden juicios.
En estos casos se disputa el sentido en el propio marco normativo y luego de acciones
políticas concretas, ilegales pero legítimas.

Frente a la desobediencia de una norma fundada en la legitimidad de la demanda, los


tribunales pueden despojarse de la mera aplicación formal del derecho e incorporar la
realidad social y la legitimidad de las reivindicaciones y las luchas políticas o todo lo
contrario. En esta tensión legalidad/legitimidad que desarrolla Alvarez, donde el derecho se
encuentra en la Totalidad, este mismo derecho normado y ordenado permite un espacio de
disputa aun en las áreas menos visibles como el derecho civil o procesal.

En este sentido, hemos podido observar cómo a través de la creatividad, del uso de las
propias herramientas del derecho procesal incorporadas a la Constitución Nacional, se
encontraron formas de proteger a las comunidades campesinas frente a la criminalización de
la defensa de los territorios que constantemente formula el sistema de administración de
justicia en respuesta a la conflictividad social y política.

4. Bibliografía:

Alvarez, L. (2013). Derechos a la diferencia. El caso indígena en el discurso


jurídico argentino. Buenos Aires: Biblos.

Boumpadre, J. E. (2013). Manual de derecho penal. Parte Especial. Buenos


Aires: Astrea.

Bourdie, P. (2000). Poder, Derecho y Clases Sociales. Bilbao: Descleé.

Carcova, C. M. (1998). La opacidad del derecho. Madrid: Trotta.

Cifuentes, S. (2005). Código Civil Comentado y Anotado. Tomo I, IV. Buenos


Aires: La Ley. Fondo Editorial de Derecho y Economía.

Dussel, E. (2006). 20 Tesis de política. Madrid: Siglo XXI.

Faria, J. E. (2009). El poder judicial frente a los conflictos colectivos. En C. C.


(comp.), Desde otra mirada. Textos de la Teoría Crítica del Derecho (pág. 397/431).
Buenos Aires: Eudeba.

Ferrara, F. (2007). Los de la Tierra. De las Ligas Agrarias a los Movimientos


Campesinos. Buenos Aires: Tinta Limon.

Giarraca, N. y. (2009). La tierra es nuestra, tuya y de aquel... Las disputas por


el territorio en América Latina. Buenos Aires: Antropofagia.

Giarracca, N., & Teubal, M. (. (2013). Actividades extractivistas ene expansión


¿Reprimarización de la economía argentina? Buenos Aires: Antropofagia.

Herrera Flores, J. (2005). Los derechos humanos como productos culturales.


Crítica del humanismo abstracto. Madrid: Los libros de la catarata.

HRC. (2016). Observaciones finales sobre el quinto informe periódico de.


Recuperado el 25 de julio de 2018, de http://acnudh.org/wp-
content/uploads/2016/12/CCPR_C_ARG_CO_5_24580_S-2.pdf

Lander, E. (. (2000). La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias


sociales. Perspectivas latinoamericanas. Buenos Aires: Clacso.

Liceaga, G. (2017). Tesis Doctoral en Estudios Sociales Agrarios. Facultad de


Ciencias Agropecuarias. Universidad de Córdoba. Territorialidad y resistencias
campesinas: El conflicto de "Los Leones" (Mendoza, Argentina). Córdoba.

Melo, T. d. (2013). Direito e ideología. Um esetudo a partir de funcao social


de propiedade rural. Sao Pablo: Dabro.

MNCI, CELS, ANDHES, & Alimentaria, C. L. (2018). El acceso a los DESC


por parte de comunidades campesinas e indígenas en la. Recuperado el 21 de marzo
de 2019, de
https://tbinternet.ohchr.org/Treaties/CESCR/Shared%20Documents/ARG/INT_CES
CR_CSS_ARG_32412_S.pdf

MNCI-Via Campesina. (2012). Derecho al Territorio Campesino Indígena.


Córdoba: Gráfica 29 de mayo.

Rubianes, C., & Rojas Perellano, H. (1960). El delito de usurpación. Buenos


Aires: Omeba.

UPC, EdPAC, GCCT, GIDHS. (2009). Situación de los derechos humanos en


el Noroeste argentino en 2008. Barcelona: Creative Commons. Recuperado el 27 de
julio de 2011, de https://edpac.cat/docs/Publicacio_Informe_Argentina.pdf

Vía Campesina. (2017). Las luchas de la Vía Campesina. Por la Reforma


Agraria, en Defensa de la vida, la tierra y los territorios. Harare: La Vía Campesina.

Villar, A. (1999). Usurpación de inmuebles y aguas. Nemesis: Buenos Aires.

Citas jurisprudenciales:

Agropecuaria ELAIA S.A. c/ Sarmiento, Pablo E. p/ Sumario., 1541 (1° de Gestión


Asociada. Primera Circunscripción de Mendoza 2015).

Arevalo, Graciela del Valle y otros. c/ J.Renar y otros. p/acción posesoria, 450
(Juzgado Civil de Cruz del Eje. Provincia de Córdoba 2011).

Arevalo, Graciela del Valle; Cuevas Navarrete, Prudencia Ricardo; Farías, Clara
María; Farías, Roque Teótimo; Fernández, Ramón Nicolás; Fernández, Santos Ernesto; Silva,
Tomás Corneliio; Silva, Marta Ugina pss.a..Usurpación, "A" n°09 (Tribunal Superior de
Justicia de la Provincia de Córdoba 2005).
Fs. c/ Sarmiento, Paulo, Sarmiento Luis, Sarmiento Marta, Sarmiento Pablo,
Quiroga Marcelino, Suárez Horacio, Maturana Emilio, y Bordón Ernesto p/turbación
de la posesión, daño agravado y amenazas., P-28360/14, y acumulados P-180008/16,
P17.904 (Sexto Juzgado de Garantías. Primera Circunscripción Judicial de Mendoza.
2017).

Habeas corpus preventivo a favor de Quintero, José D., 84.258 (Cuarto Juzgado
de Garantías. Primer Circunscripción Judicial. Provincia de Mendoza 2008).

Habeas corpus preventivo a favor de Quintero, José D., 103.228 (Segundo


Juzgado de Garantías. Primera Circunscripción Judicial de la Provincia de Mendoza
2008).

Páez, Rodolfo Gustavo, usurpación. Vinalito”, ex expediente n °2005/12,


“Denuncia penal formulada por el Sr. Carlos Rene Bustamante con el patrocinio
letrado del Dr. Fernando Daniel Barconte Ramos. Troncados en Páez, Rodolfo
Gustavo p.s.a. Usurpación”, 16.671/11 (Tribunal n° 2 San Salvador de Jujuy
septiembre de 2018).

Citas periodísticas:

Aranda, D. (17 de septiembre de 2007). Topadoras para un desalojo. Página 12.


Recuperado el 09 de mayo de 2019, de https://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-
91508-2007-09-17.html

Campesinos de Lavalle denuncian que un grupo armado los obliga a abandonar su


tierra. (30 de mayo de 2017). Los Andes. Recuperado el 16 de marzo de 2019, de
https://www.losandes.com.ar/article/campesinos-de-lavalle-denuncian-que-un-grupo-
armado-los-obliga-a-abandonar-tierras

(01 de abril de 2008). Mendoza, San Rafael: Marcha campesina contra los
desalojos y la protesta del campo. Mendoza. Recuperado el 15 de marzo de 2019, de
http://la5tapata.net/noticias-mendoza-san-rafael-marcha-campesina-contra-los-
desalojos-y-la-protesta-del-campo/

Popular, N. (abril de 2008). El campo profundo.