Sie sind auf Seite 1von 17

MICROFINANZAS :

Las microfinanzas son préstamos que se dirigen a personas o a grupos con


pocos medios económicos y que normalmente están excluidos del sistema
financiero tradicional, y también define los negocios que crecieron
alrededor de estas actividades.
Es importante entender que las microfinanzas son negocios con ánimo de
lucro, es decir, son negocios donde se busca rentabilizar los préstamos.
Sus dos puntos diferenciadores fundamentales son que los préstamos
son destinados a prestatarios que normalmente no reciben financiación
ajena o, si lo reciben les cobran intereses a niveles usureros que les
consume todo o más de lo que pueden generar en beneficios.
En las microfinanzas también han aflorado grupos que practican esta
actividad, aunque sin ánimo de lucro, y se pueden considerar más tipo
organizaciones no gubernamentales (ONGs) con el objetivo de ayudar al
desarrollo.
Un fuerte impulso registraron las microfinanzas en Colombia tras la
implementación del programa de gobierno Banca de las
Oportunidades que tiene como objetivo promover el acceso a servicios
financieros formales a familias en la pobreza, hogares no bancarizados,
microempresarios y pequeñas empresas.
Quedan muy pocas instituciones no reguladas en el sector. La mayoría de
las grandes instituciones de microfinanzas se han convertido en bancos o
están en proceso de colocarse bajo la órbita de supervisión de la
Superintendencia Financiera de Colombia. Las cooperativas están vigiladas
por la Superintendencia de Economía Solidaria (SES).
las ventajas de las microfinanzas, que incluyen las siguientes:
 Abre el mercado financiero a personas con pocos medios
económicos.
 Permite que personas con pocos medios económicos puedan hacer
frente a proyectos más allá de sus posibilidades.
 Permite el desarrollo a personas con pocos medios económicos.
 Como los que más se benefician son las mujeres, están
especialmente dirigidos a ayudar los más desfavorecidos y
desamparados de la sociedad.
 Como las mujeres suelen ayudar a su familia y a su entorno
inmediato, ayudan al desarrollo en los barrios más desfavorecidos.
 Como son préstamos para usos concretos, cada desembolso implica
la creación directa de desarrollo.
 Los banqueros que ofrecen microcréditos provienen de la
comunidad local, conocen su ambiente y están cerca para ayudar.
 Aunque los microfinanzas cobran intereses, los niveles están muy
por debajo de los cobrados por las otras alternativas, normalmente
irregulares o ilegales.
 La posibilidad de las microfinanzas protege a los más desfavorecidos
de las garras de los que se aprovechan los que tienen más
necesidades.
 Trae dentro de la red de crecimiento a estratos de la sociedad
tradicionalmente marginada.

MICROCREDITO :
El microcrédito en Colombia se define como el conjunto de operaciones de
crédito con destino productivo que se otorgan a las microempresas y cuyo
monto individual no supere los 120 Salarios mínimos mensuales legales
vigentes (Smmlv) (COP $99’373.920).
Los establecimientos de crédito pueden otorgar microcréditos (uno o varios) por
un monto superior 25 SMMLV (COP $20’702.900), siempre y cuando el saldo
de endeudamiento del deudor con el sector financiero y otros sectores,
excluyendo créditos hipotecarios para vivienda, no exceda de ciento veinte
(120) SMMLV al momento de aprobación de la respectiva operación. No
obstante, en estos créditos no podrán cobrarse las comisiones y honorarios
autorizados en la Ley 590 de 2000.
Para efectos de tales cobros, el monto máximo por operación de microcrédito
es de veinticinco (25) SMMLV siempre y cuando cumplan las actividades
definidas por ley.
El microcrédito se ha constituido en una herramienta que permite alejar a la
población de los mecanismos de financiación informal y, además, es la puerta
de entrada a otros productos financieros formales como los seguros o
productos de ahorro, generando mayores mecanismos de protección y
formalidad. Específicamente para las mujeres, la evidencia ha señalado que el
microcrédito tiene un impacto importante debido a que fortalece su base
financiera, mejora la contribución económica a sus familias y aumenta su poder
de negociación, lo que, a su vez, deriva en un mayor empoderamiento
femenino. A pesar de los avances, en Colombia el acceso al financiamiento de
las empresas de menor tamaño sigue siendo limitado, lo cual restringe su
capacidad de crecimiento e incluso supervivencia. Según datos de Banca de
las Oportunidades y la Superintendencia Financiera de Colombia (2018), solo
el 20,6% de las microempresas tiene acceso a algún crédito formal, el 6,4% a
créditos formales no financieros, el 7,5% a mecanismos de crédito informal y el
65,5% no tiene ningún crédito. Además, cerca del 98% de los emprendimientos
que mueren cada año pertenece a la categoría de microempresas
(Confecámaras, 2017). En este contexto, resulta fundamental que el sector
privado y el sector público continúen trabajando en la dinamización de la
inclusión financiera y, en particular, del crédito a los microempresarios, línea de
acción definida en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022.

Ley 590 de 2000


"Por la cual se dictan disposiciones para promover el desarrollo de las micro,
pequeñas y medianas empresas",(Mypime) modificado por el artículo 2° de la
Ley 905 de 2004 y por el artículo 43 de la Ley 1450 de 2011, define las micro,
pequeñas y medianas empresas, así:
"Artículo 2°. Definiciones de tamaño empresarial. Para todos los efectos, se
entiende por empresa, toda unidad de explotación económica, realizada por
persona natural o jurídica. en actividades agropecuarias, industriales,
comerciales o de servicios, en el área rural o urbana. Para la clasificación por
tamaño empresarial, entiéndase micro, pequeña, mediana y gran empresa, se
podrá utilizar uno o varios de los siguientes criterios.
 Número de trabajadores totales.
 Valor de ventas brutas anuales.
 Valor activos totales.
Para efectos de los beneficios otorgados por el Gobierno nacional a las micro,
pequeñas y medianas empresas el criterio determinante será el valor de ventas
brutas anuales.

Según la ley, la financiación debe otorgarse a las unidades productivas que


cumplan con las condiciones de una microempresa (que tenga entre uno y diez
empleados y sus activos totales estén entre 1 y 500 salarios
mínimos mensuales legales vigentes).
 El saldo de endeudamiento de la microempresa no puede exceder los
120 smmlv al momento de la aprobación.
 La fuente de pago del crédito debe provenir de los ingresos de su
microempresa.
 En línea con el objetivo del microcrédito, algunas entidades financieras
tienen como norma no otorgar créditos a personas asalariadas.
 Las entidades que otorguen este tipo de créditos pueden cobrar la
comisión mipyme que no está incluida en los intereses, siempre y
cuando el monto por operación puntual no supere los 25 smmlv y
cumpla los parámetros definidos por el Consejo Superior de la
microempresa.
 Es importante destacar que el cálculo de la Tasa de Usura que certifica
la Superintendencia Financiera de Colombia para el microcrédito es
diferente a la tasa de los créditos de consumo. La variación de esta tasa
se debe a los costos administrativos que implican las operaciones de
microcrédito, el costo de conocer al cliente y el elevado riesgo que
asume el banco al prestar sus recursos.
 Así mismo, que este tipo de financiamiento solo puede ser otorgado por
microfinancieras, organizaciones no gubernamentales y algunos bancos
comerciales, quienes con programas de educación financiera y
asesoramiento le dan la posibilidad de generar empleo formal.

LA PENETRACIÓN DEL MICROCRÉDITO EN MUNICIPIOS RURALES ES


ALTA
El microcrédito ha sido el producto con mayor participación en los municipios
rurales en términos de tenencia y número de desembolsos. A diciembre de
2018 el 9,25% de los adultos colombianos tenía al menos un microcrédito
vigente. Por ruralidad, se destaca la importancia que tiene el microcrédito como
herramienta fundamental en el camino hacia el cumplimiento de los objetivos
de inclusión financiera en las zonas más desatendidas: mientras que 6,5% de
los adultos en las ciudades tenía microcrédito, en los municipios rurales y
rurales dispersos este indicador fue de 15,6% y 14,2%, respectivamente. En
2018 se desembolsaron 2,4 millones de microcréditos, de los cuales 57,8% se
efectuó en ciudades, 26,1% en municipios intermedios y 16,1% en municipios
rurales y rurales dispersos (Gráfico 6.3). En cuanto al microcrédito por cada
100.000 adultos, en las ciudades se desembolsaron 5.996,6 microcréditos, en
los municipios intermedios 11.077,6, en los rurales 7.171,3 y en los rurales
dispersos 6.162,8.
La mayoría de los desembolsos fue aportada por los bancos y las ONG micro
crediticias en todos los niveles de ruralidad, los cuales concentraron el 70,9% y
el 22,3% del total respectivamente. Sin embargo, la proporción de los
desembolsos de las ONG micro crediticias en municipios rurales y rurales
dispersos fue proporcionalmente mayor que la de los bancos. El 24,8% de los
desembolsos de las ONG se hizo en municipios rurales y rurales dispersos y el
46,4% en ciudades. En los bancos, estas cifras fueron del 14,5% y 58,6%,
respectivamente. El monto promedio desembolsado por estos dos tipos de
entidades exhibió diferencias importantes. Esta cifra fue de $4,5 millones en los
bancos y de $3,0 millones en las ONG micro crediticia.

intermedios

intermedios
¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES RETOS QUE ENFRENTAN LAS
ENTIDADES MICROFINANCIERAS REGULADAS EN COLOMBIA?

El principal reto es volver el microcrédito una operación sostenible y para ello


debería eliminarse la restricción a la tasa de interés que se cobre (como
sucede en muchos países) para así llegar a la mayor cantidad de personas,
con muchos servicios y en la medida que la regulación lo permita, poder entrar
a reemplazar a los agiotistas como la fuente principal de financiación de los
pequeños empresarios del país.
Otro reto importante para las entidades financieras es no solo concentrarse
únicamente en el microcrédito, sino desarrollar productos complementarios que
suplan necesidades adicionales de los clientes.(seguros, cuentas de ahorro,
servicio de corresponsal bancario Bancolombia)

CLASIFICACIÓN DEL TAMAÑO EMPRESARIAL


Artículo 2.2.1.13.2.1. Criterio para la clasificación del tamaño empresarial. Para
efectos de la clasificación del tamaño empresarial se tendrá como criterio
exclusivo los ingresos por actividades ordinarias anuales de la respectiva
empresa.
El nivel de ingresos por actividades ordinarias anuales con base en el cual se
determina el tamaño empresarial variará dependiendo del sector económico en
el cual la empresa desarrolle su actividad.
Artículo 2.2.1.13.2.2. Rangos para la Definición del Tamaño Empresarial. Para
efectos de la clasificación del tamaño empresarial se utilizarán, con base en el
criterio previsto en el artículo anterior, los siguientes rangos determinar valor
los ingresos por actividades ordinarias de acuerdo con el económico que se
trate:

1. PARA SECTOR MANUFACTURERO:


MICROEMPRESA: Aquella cuyos ingresos por actividades ordinarias sean
inferiores o iguales a veintitrés mil quinientos sesenta y tres Unidades Valor
Tributario (23.563 UVT).

2. PARA EL SECTOR DE SERVICIOS:


MICROEMPRESA: Aquella cuyos ingresos por actividades ordinarias anuales
sean inferiores o iguales a treinta y dos mil novecientos ochenta y ocho de
Valor Tributario (32.988 UVT).
3. PARA EL SECTOR DEL COMERCIO
MICROEMPRESA: Aquella cuyos ingresos por actividades ordinarias anuales
sean inferiores o iguales a cuarenta y cuatro mil setecientos y nueve Unidades
de Valor Tributario (44.769 UVT).

LEY MIPYME
http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley_0905_2004.html

COMISIÓN MIPYME
El Gobierno de Colombia, a través del Ministerio de Comercio, Industria y
Turismo, busca introducir nuevas obligaciones a cumplir por los operadores de
microcréditos que quieran cobrar una Comisión Mipyme a sus clientes. Dentro
de los temas tratados por la norma se incluye:
 Definición de honorarios y comisiones aplicables al microcrédito
 Características de las IMF (Instituciones Microfinancieras)
 Creación de un registro centralizado de las IMF
 Procedimiento de solicitud de registro como IMF
 Cancelación del registro como IMF
 Derechos y obligaciones derivadas de la inscripción como IMF
De acuerdo con la ley, la comisión MIPYME remunera las actividades de
conocimiento, seguimiento, acompañamiento y educación financiera al
microempresario que realizan las IMF, las cuales son el insumo primordial del
estudio de riesgo y viabilidad del microcrédito, al tener como objeto a personas
excluidas de los sistemas tradicionales de información financiera (centrales de
riesgo).
Para su cobro, es necesario que el monto de endeudamiento del cliente en el
mercado no supere los 120 Salarios Mínimos Mensuales Legales Vigentes
(SMMLV) en Colombia (Aproximadamente COP $99’373.920 = USD $30.576),
el monto de la operación puntual no supere los 25 SMMLV (Aproximadamente
COP $20’702.900 = USD $6.370); y su tarifa no podrá ser superior al 7.5%
anual sobre el saldo insoluto del crédito para créditos inferiores a 4 SMMLV, o
del 4.5% anual para los que igualen o superen dicho monto.
La norma busca contrarrestar la práctica de algunas IMF del mercado que
realizan el cobro de la tasa especial y de la comisión MIPYME del microcrédito,
sin realizar los procesos de orientación y asesoría que la ley impone al
prestamista en este tipo de operaciones crediticias, impidiendo así una
colocación irresponsable de este tipo de cartera en el mercado.
TASA DE USURA
Para los efectos de la norma sobre usura (Artículo 305 del Código Penal),
puede incurrir en este delito el que reciba o cobre, directa o indirectamente, a
cambio de préstamo de dinero o por concepto de venta de bienes o servicios a
plazo, utilidad o ventaja que exceda en la mitad del Interés Bancario Corriente
que para los períodos correspondientes estén cobrando los bancos.

 Tasa de Usura (01/04/2019 - 30/06/2019)


Microcrédito 55.34%
 Interés Ban. Cte. (01/04/20189 - 30/06/2019)
Microcrédito 36.89%

o TASAS EN BANCOS
BANCOS abr-2019 mar-2019 abr-2018
BOGOTA 38,52 39,08 39,39
POPULAR 55,33 55,27
BANCOLOMBIA 22,11 23,55 28,47
CAJA SOCIAL BCSC 33,46 33,01 34,18
DAVIVIENDA 41,30
RED MULTIBANCA COLPATRIA 39,28
BANCO AGRARIO 30,52 28,52 29,35
AV VILLAS 29,06
PROCREDIT COLOMBIA 21,00
BANCAMIA 42,33 41,20 37,94
BANCO W 38,72 39,18 40,40
BANCO COOPERATIVO COOPCENTRAL (*****) 18,32 17,45 17,45
BANCO MUNDO MUJER 40,94 40,90 41,46
BANCO COMPARTIR 38,20 38,11 37,46

Destinaciones del crédito


Es posible usarlo de forma individual o en grupo. Y también existen
microcréditos que ayudan a negocios que ya existen pero que necesitan
fortalecerse, como lo puede ser una tienda que no cuente con inventario y
necesite reabastecerse para continuar con su actividad productiva.
También existe una rama de microcréditos que está diseñado específicamente
para mujeres, mediante los cuales se busca dar empoderamiento y avance a
las comunidades menos favorecidas.
Y en algunos casos los microcréditos tienen la posibilidad de convertirse en
créditos personales o para la remodelación del hogar.

EVOLUCIÓN

¿Cuál ha sido la evolución del microcrédito en Colombia en los últimos


años?
En América Latina la estructura de las microfinanzas, no ha cambiado mucho
en los últimos seis años. Aproximadamente, el 50 por ciento de los clientes son
atendidos por ONG’s, un 25 por ciento por entidades vigiladas como son las
Compañías de Financiamiento Comercial (CFC) y el 25 por ciento restante por
bancos comerciales.
El sector financiero colombiano ha hecho importantes esfuerzos para ampliar
los niveles de cobertura en la población a través de las microfinanzas. A pesar
de estos esfuerzos, las entidades no llegan al número de clientes que quisieran
atender, toda vez que las mismas ven limitada su operación por una tasa de
colocación que no permite la sostenibilidad de créditos de montos mínimos.
No obstante lo anterior, las CFC al igual que los bancos continúan
comprometidos en el desarrollo y diseño de productos y servicios financieros
para lograr mayor profundización con el microcrédito, efectuando préstamos a
sectores que puedan desarrollar proyectos y pagar sus obligaciones.
CIFRAS
A diciembre de 2018, el saldo total de la cartera de microcrédito se ubicó en
$15 billones (Gráfico 6), destinados a 3,1 millones de adultos y 12.952
empresas colombianas con microcréditos vigentes . Según Confecámaras, en
Colombia hay 1,5 millones de empresas activas y renovadas, de las cuales
más del 90% corresponde a microempresas y, de éstas, el 77,9% están
constituidas como personas naturales, el hecho de que haya más personas con
microcréditos vigentes que empresas activas está asociado a las dinámicas de
informalidad del país.
De los adultos que tenían microcrédito, 2,4 millones lo tenía en los bancos,
834.407 en las ONG microcrediticias y 159.932 en las cooperativas vigiladas
por la Supersolidaria3 . La mitad era hombres y la otra mitad mujeres,
tendencia que se ha mantenido en los últimos años4 . Respecto a su ubicación,
el 48,0% se encontraba en ciudades, 24,7% en intermedios, 16,9% en rurales y
10,3% en rurales dispersos. La concentración del microcrédito en las ciudades
y aglomeraciones fue menor a la observada en las demás modalidades de
crédito.
Grafica 1
Saldo total

Cartera Bruta
Grafica 2
Grafica 3

Grafica 4
Grafica 5
DESEMBOLSOS

Durante 2018, se otorgaron 2,4 millones de microcréditos, 2,8% menos que en


2017. Los bancos desembolsaron el 70,9% de los créditos, seguidos por las
ONG microcrediticias con el 22,3% y las cooperativas con el 5,5%.
En 2018, además, se desembolsaron más créditos para mujeres que hombres.
El 42,6% del total de desembolsos de microcrédito se hizo a favor de las
mujeres y el 34,4% de los hombres. No obstante, el monto promedio del
microcrédito de los hombres fue superior al de las mujeres en cerca de un
millón de pesos: $4,8 millones frente a $4,0 millones.
Por otro lado, los desembolsos de microcréditos tuvieron una menor
participación en las ciudades y aglomeraciones que las demás modalidades de
crédito, demostrando su relevancia para llegar a población históricamente
desatendida. Del total de microcréditos desembolsados en el país durante
2018, el 16,1% se hizo en los municipios rurales y rurales dispersos con el
18,9% de los montos.
La mayoría de los desembolsos tanto en número como en monto fue aportada
por los bancos, seguidos por las ONG microcrediticias en todos los niveles de
ruralidad. Al respecto, el mercado de las compañías de financiamiento se
concentró solo en las ciudades y municipios intermedios, mientras que las
demás entidades otorgaron préstamos en todos los niveles de ruralidad. Cabe
señalar que la relevancia de las ONG en el número de desembolsos es mayor
en los municipios catalogados como rurales y rurales dispersos.
A nivel departamental se observó que la distribución de los desembolsos de
microcrédito mostró un comportamiento más homogéneo frente a las demás
modalidades de crédito, con el 40,2% del número y el 44,2% del monto
desembolsado se concentró en cinco departamentos: Antioquia (10,7%), Valle
del Cauca (8,3%), Santander (7,5%), Nariño (7,4%) y Bogotá (6,3%). En
contraste, otras modalidades de crédito como vivienda concentraron el 60,4%
de sus desembolsos en tres departamentos y consumo con el 61,5%
%

%
LA INCLUSIÓN FINANCIERA EMPRESARIAL
Al finalizar 2018, 947.464 empresas tenían al menos un producto financiero formal. Aunque en
los últimos años el número de empresas incluidas financieramente ha aumentado, la tasa de
crecimiento durante el último año disminuyó. La mayoría de las empresas colombianas
incluidas tenía sus productos financieros en los establecimientos de crédito (946.520) y una
menor proporción en las cooperativas con actividad financiera vigiladas por la Supersolidaria
(4.050) y las ONG micro crediticias (718)13. El producto financiero de mayor penetración entre
las empresas colombianas fue la cuenta de ahorro; 650.189 empresas tenían este producto. En
productos de depósito, le siguieron la cuenta corriente (502.986) (Gráfico 1.3). Por su parte, el
crédito comercial fue el producto de crédito con mayor penetración (255.410), seguido de las
tarjetas de crédito (96.499) y el microcrédito (12.952) (Gráfico 1.4). Del total de empresas con
algún producto financiero, el 71,6% los tenía activos o vigentes (677.971). Vale la pena resaltar
que, si bien el número de empresas con algún producto financiero activo o vigente ha crecido
en los últimos años, este crecimiento ha sido menor al del número de empresas con productos
financieros. Esto ha hecho que el nivel de uso de las empresas haya caído ligeramente en los
últimos años, al pasar de 72,1% en 2017 a 71,6% en 2018. El nivel de uso de las empresas fue
inferior al registrado por las personas naturales. Al respecto, es relevante resaltar que el nivel
de uso varía considerablemente dependiendo del producto. Mientras que la cuenta de ahorro
tenía un nivel de uso del 47,7%, la cuenta corriente del 89,0%.
Productos depósito

Tarjeta de
crédito consumo